Entre­vis­ta del pre­si­den­te sirio Bachar al-Assad a Paris-Match

JPEG - 31.2 KB

Paris MatchSeñor Pre­si­den­te, des­pués de 3 años de gue­rra, ¿cuál es la situa­ción actual­men­te? ¿Deplo­ra usted no haber mane­ja­do las cosas de otra mane­ra al prin­ci­pio, cuan­do apa­re­cie­ron los pri­me­ros sig­nos de revuel­ta en mar­zo de 2011? ¿Se sien­te usted responsable?

Bachar al-Assad – Des­de los pri­me­ros días hubo már­ti­res entre los miem­bros del ejér­ci­to y de la poli­cía. Por lo tan­to, ya en aquel momen­to está­ba­mos enfren­tan­do el terro­ris­mo. Había mani­fes­ta­cio­nes pero no eran nume­ro­sas. Nues­tra úni­ca opción era defen­der al pue­blo en con­tra de los terro­ris­tas. No tenía­mos otra opción. No pode­mos decir que lo deplo­ra­mos por­que está­ba­mos luchan­do con­tra el terro­ris­mo des­de los pri­me­ros días. Eso no quie­re decir que no haya habi­do erro­res come­ti­dos en la prác­ti­ca. Siem­pre hay erro­res. Pero, hable­mos tam­bién fran­ca­men­te: si Qatar no hubie­ra finan­cia­do des­de el ini­cio a esos terro­ris­tas, si Tur­quía no les hubie­ra apor­ta­do apo­yo logís­ti­co y si Occi­den­te no les hubie­ra dado apo­yo polí­ti­co, las cosas habrían sido dife­ren­tes. En Siria había pro­ble­mas antes de la cri­sis, lo cual es nor­mal, pero eso no quie­re decir que haya que bus­car­le a lo suce­di­do un ori­gen anterior.

Paris MatchDuran­te esta gue­rra, al ejér­ci­to de usted se le cri­ti­ca por haber uti­li­za­do masi­va­men­te la fuer­za. ¿Por qué bom­bar­dear a los civiles?

Bachar al-Assad – Cuan­do un terro­ris­ta le ata­ca a usted, ¿cree usted que pue­de defen­der­se con diá­lo­go? El ejér­ci­to recu­rrió a las armas cuan­do la otra par­te hizo uso de las armas. Nues­tro obje­ti­vo nun­ca sería afec­tar a los civi­les. ¿Cómo pue­de usted resis­tir duran­te 4 años matan­do civi­les, o sea a su pro­pio pue­blo, y com­ba­tir al mis­mo tiem­po a los terro­ris­tas y los paí­ses hos­ti­les que los apo­yan, como los paí­ses del Gol­fo, Tur­quía y Occi­den­te? Si no estu­vié­se­mos defen­dien­do a nues­tro pue­blo, sería­mos inca­pa­ces de resis­tir. Por con­si­guien­te, no es lógi­co decir que bom­bar­dea­mos a los civiles.

Paris MatchImá­ge­nes sate­li­ta­les de Homs o de Hama mues­tran barrios arra­sa­dos. La ONU, orga­ni­za­ción de la que su pro­pio país es miem­bro, habla de 190 000 muer­tos duran­te esta gue­rra. ¿Los habi­tan­tes de esos barrios eran todos terroristas?

Bachar al-Assad – Pri­me­ro que todo, habría que veri­fi­car las esta­dís­ti­cas de las Nacio­nes Uni­das. ¿Cuá­les son sus fuen­tes? Las cifras que hoy cir­cu­lan en el mun­do, prin­ci­pal­men­te en los medios de pren­sa, son exa­ge­ra­das. Son falsas.

Des­pués, las imá­ge­nes de des­truc­ción no son sólo de las fotos sate­li­ta­les sino fotos toma­das en el terreno. Esa des­truc­ción es real. Cuan­do los terro­ris­tas pene­tran en una región y logran ocu­par­la, el ejér­ci­to tie­ne que libe­rar­la. Y se pro­du­cen com­ba­tes. Es por lo tan­to nor­mal que haya des­truc­ción. En la mayo­ría de los casos, cuan­do los terro­ris­tas se ins­ta­lan los civi­les huyen. La ver­dad es que el mayor núme­ro de víc­ti­mas en Siria se cuen­ta entre los par­ti­da­rios del Esta­do y no lo con­tra­rio. Muchos han resul­ta­do muer­tos en aten­ta­dos. Cuan­do usted tie­ne gue­rra y terro­ris­mo, des­gra­cia­da­men­te hay víc­ti­mas ino­cen­tes. Y, por cier­to, eso es lo que suce­de en todas par­tes. Pero no se con­ci­be que el Esta­do apun­te con­tra sus pro­pios ciudadanos.

Paris MatchTam­bíen según la ONU, 3 millo­nes de sirios se han refu­gia­do en los paí­ses limí­tro­fes, o sea la octa­va par­te de la pobla­ción siria. ¿Son todos alia­dos de los terroristas?

Bachar al-Assad – No, no. La mayo­ría de los que han sali­do de Siria lo ha hecho por cau­sa del terro­ris­mo. Entre esos refu­gia­dos hay algu­nos que apo­yan a los terro­ris­tas y otros que apo­yan al Esta­do. Estos últi­mos han sali­do del país por razo­nes de segu­ri­dad. Gran par­te de los refu­gia­dos no apo­ya a nadie.

Paris MatchDes­de el pun­to de vis­ta mili­tar, ¿dis­po­ne usted de los medios para ganar la guerra?

Bachar al-Assad – En este momen­to esta­mos luchan­do con­tra Esta­dos, no sólo con­tra ban­das. Están reci­bien­do miles de millo­nes de dóla­res. Han reci­bi­do armas de paí­ses como Tur­quía. No se tra­ta de una gue­rra fácil en el plano mili­tar. Sin embar­go, el ejér­ci­to sirio avan­za en muchas regio­nes. Nadie pue­de decir aún cuán­do ter­mi­na­rá esta gue­rra, ni cómo. Nues­tros adver­sa­rios pen­sa­ban, al prin­ci­pio, que con­quis­ta­rían los cora­zo­nes de los sirios. No lo logra­ron. Per­die­ron el res­pal­do de la pobla­ción local. Eso pre­ci­sa­men­te es lo que ha per­mi­ti­do el avan­ce del ejér­ci­to. Tene­mos que ver la gue­rra des­de un pun­to de vis­ta mili­tar, social y político.

Paris MatchPero ellos no han per­di­do toda­vía ya que la mitad del país no está bajo con­trol de usted.

Bachar al-Assad – El ejér­ci­to sirio no pue­de estar en todas par­tes a la vez. Don­de no está pre­sen­te los terro­ris­tas apro­ve­chan para cru­zar las fron­te­ras e infil­trar­se en tal o más cuál zona. Pero cada vez que el ejér­ci­to deci­de recu­pe­rar una región logra hacer­lo. Esto es otro tipo de gue­rra. Esta­mos ante terro­ris­tas que se infil­tran en una ciu­dad o en una aldea. Así que esta gue­rra será lar­ga y difícil.

Paris MatchMuchos dicen que la solu­ción es que usted se vaya. ¿Ha pen­sa­do usted en la posi­bi­li­dad de que la sali­da de usted sea la solución?

Bachar al-Assad – En todos los paí­ses del mun­do, un jefe de Esta­do lle­ga al poder a tra­vés de un meca­nis­mo cons­ti­tu­cio­nal y sale del poder a tra­vés de ese mis­mo meca­nis­mo. Un pre­si­den­te no pue­de impo­ner­se ni tam­po­co pue­de aban­do­nar el poder dejan­do el caos. La prue­ba pal­pa­ble son los resul­ta­dos de la polí­ti­ca fran­ce­sa en Libia con la deci­sión de ata­car a Kadha­fi. ¿Cuál fue el resul­ta­do? Des­pués de su sali­da se ins­tau­ró el caos. ¿La solu­ción era la sali­da de Kadha­fi? ¿Mejo­ró eso la situa­ción? ¿Se con­vir­tió Libia en un país demo­crá­ti­co? El Esta­do es como un bar­co. El capi­tán no huye en medio de la tor­men­ta. No aban­do­na el navío. Si los pasa­je­ros tie­nen que aban­do­nar el bar­co, el capi­tán será el últi­mo en hacerlo.

Paris MatchEso quie­re decir que el capi­tán está dis­pues­to a morir. Usted men­cio­nó a Muam­mar el-Kadha­fi. ¿Tie­ne usted mie­do de morir de la mis­ma mane­ra que Sadam Husein o Kadhafi?

Bachar al-Assad – El capi­tán no pien­sa en la muer­te, ni tam­po­co en la vida. En lo que pien­sa es en sal­var el navío. Si nau­fra­ga, todo el mun­do mue­re. Así que lo mejor que se pue­de hacer es hacer todo lo posi­ble por sal­var el país. Pero quie­ro sub­ra­yar algo impor­tan­te. Mi obje­ti­vo no es seguir sien­do pre­si­den­te, ni antes, ni duran­te, ni des­pués de la cri­sis. Pero, pase lo que pase, noso­tros los sirios no acep­ta­re­mos jamás que nues­tro país se con­vier­ta en un jugue­te en manos de Occi­den­te. Eso es un prin­ci­pio fun­da­men­tal para nosotros.

Paris MatchHable­mos del gru­po Esta­do Islá­mi­co. A veces se oye decir que al prin­ci­pio el régi­men sirio esti­mu­ló el ascen­so de los radi­ca­les isla­mis­tas para divi­dir la opo­si­ción. ¿Qué res­pon­de usted a eso?

Bachar al-assad – En pri­mer lugar, en Siria tene­mos un Esta­do, no un régi­men. Sea­mos cla­ros con la ter­mi­no­lo­gía. Si supo­ne­mos que lo que usted dice es cier­to y noso­tros apo­ya­mos el Esta­do Islá­mi­co, eso quie­re decir que noso­tros le pedi­mos que nos ata­ca­ran, que ata­ca­ran nues­tros aero­puer­tos mili­ta­res, que mata­ran a cien­tos de nues­tros mili­ta­res, que ocu­pa­ran nues­tras ciu­da­des y aldeas. ¿Qué lógi­ca tie­ne eso? ¿Qué ganá­ba­mos noso­tros con eso?

¿Divi­dir y debi­li­tar la opo­si­ción, dice usted? No nece­si­tá­ba­mos hacer­lo. Has­ta Occi­den­te reco­no­ce que se tra­ta­ba de una opo­si­ción títe­re. Es el pro­pio Oba­ma quien lo ha dicho. Así que esa hipó­te­sis es fal­sa. Enton­ces, ¿dón­de está la ver­dad? En reali­dad, el Esta­do Islá­mi­co fue crea­do en Irak en 2006. Que yo sepa no fue Siria quien esta­ba ocu­pan­do Irak sino Esta­dos Uni­dos. Abu Baker al-Bagh­da­di no estu­vo en las cár­ce­les sirias sino en cár­ce­les esta­dou­ni­den­ses. Enton­ces, ¿quién creó el Esta­do Islá­mi­co? ¿Siria o Esta­dos Unidos?

Paris MatchLos sirios que noso­tros hemos vis­to en Damas­co hablan más de las célu­las dur­mien­tes yiha­dis­tas en Occi­den­te que de la gue­rra con­tra el Esta­do Islá­mi­co. ¿No le pare­ce sorprendente?

Bachar al-Assad – El terro­ris­mo es una ideo­lo­gía, no orga­ni­za­cio­nes ni estruc­tu­ras. Pero la ideo­lo­gía no cono­ce fron­te­ras. Hace 20 años, el terro­ris­mo se expor­ta­ba des­de nues­tra región, en par­ti­cu­lar des­de los paí­ses del Gol­fo, como Ara­bia Sau­di­ta. Aho­ra nos lle­ga de Euro­pa, y sobre todo des­de Fran­cia. El mayor con­tin­gen­te de terro­ris­tas occi­den­ta­les que ha veni­do a Siria es de fran­ce­ses. Come­ten aten­ta­dos en Fran­cia. En Bél­gi­ca ata­ca­ron el Museo Judío. El terro­ris­mo en Euro­pa no está dur­mien­do, se ha despertado.

Paris MatchLos ame­ri­ca­nos [esta­dou­ni­den­ses] son actual­men­te alia­dos tác­ti­cos con­tra el Emi­ra­to Islá­mi­co. ¿Sigue con­si­de­ran­do usted sus inter­ven­cio­nes como una vio­la­ción del terri­to­rio sirio?

Bachar al-Assad – Usted ha uti­li­za­do la pala­bra «tác­ti­co» y eso es un pun­to impor­tan­te. Usted sabe bien que una tác­ti­ca no tie­ne nin­gún sen­ti­do sin estra­te­gia, por­que no logra­rá ven­cer el terro­ris­mo por sí sola. Es una inter­ven­ción ile­gal: en pri­mer lugar por­que no ha reci­bi­do la apro­ba­ción del Con­se­jo de Segu­ri­dad [de la ONU] y ade­más por­que no ha teni­do en cuen­ta la sobe­ra­nía de un Esta­do, que es Siria. La res­pues­ta es «», es una inter­ven­ción ile­gal y, por lo tan­to, es una vio­la­ción de la sobe­ra­nía nacional.

Paris MatchLa AFP repor­ta que la avia­ción de usted ha efec­tua­do 2 000 misio­nes aéreas en menos de 40 días, lo cual es enor­me. Cuan­do los avio­nes de usted se cru­zan con los avio­nes de ellos, por ejem­plo, yen­do a bom­bar­dear Raq­qa, ¿exis­te un pro­to­co­lo de no agresión?

Bachar al-Assad – No hay coor­di­na­ción direc­ta. Noso­tros ata­ca­mos el terro­ris­mo don­de quie­ra que se encuen­tre, sin tomar en con­si­de­ra­ción lo que hace Esta­dos Uni­dos o la coa­li­ción. Usted se sor­pren­de­ría segu­ra­men­te si supie­ra que la can­ti­dad de misio­nes dia­rias de la avia­ción siria para gol­pear a los terro­ris­tas es supe­rior a las de la coa­li­ción. Así que, en pri­mer lugar, no hay coor­di­na­ción. Y ade­más los ata­ques de la coa­li­ción son sólo cosméticos.

Paris MatchPero esos ata­ques lo ayu­dan a usted. La renun­cia del secre­ta­rio ame­ri­cano de Defen­sa Chuck Hagel se expli­ca en par­te por­que él pen­sa­ba que esos ata­ques for­ta­le­cían al gobierno de usted y las posi­cio­nes de ustedes.

Bachar al-Assad – Obser­ve que la pre­gun­ta que usted me está hacien­do con­tra­di­ce la pre­gun­ta en la que se nos acu­sa de apo­yar a Daesh [Acró­ni­mo ára­be del Emi­ra­to Islá­mi­co. Nota de la Red Vol­tai­re.]. Eso quie­re decir que noso­tros somos enemi­gos de Daesh.

Paris MatchLo que dije fue que se dice que, al prin­ci­pio, uste­des apo­ya­ron a Daesh para divi­dir la oposición.

Bachar al-Assad – No estoy acu­sán­do­le a usted. Me refie­ro más bien a quie­nes pien­san eso.

Paris MatchAho­ra, una de las con­se­cuen­cias ha sido esa renun­cia [del secre­ta­rio de Esta­do esta­dou­ni­den­se], des­de el pun­to de vis­ta ame­ri­cano. ¿Esti­ma usted, a pesar de todo, que los ata­ques de la coa­li­ción le ayu­dan a usted?

Bachar al-Assad – No se pue­de aca­bar con el terro­ris­mo median­te gol­pes aéreos. Son indis­pen­sa­bles fuer­zas terres­tres que cono­cen la geo­gra­fía y que actúan al mis­mo tiem­po. Es por esa razón que no hay resul­ta­dos reales al cabo de 2 meses de cam­pa­ña de la coa­li­ción. Así que no es cier­to que los ata­ques de la coa­li­ción nos ayu­den. Segu­ra­men­te nos habrían ayu­da­do si fue­sen serios y efi­ca­ces. Somos noso­tros quie­nes esta­mos libran­do los com­ba­tes terres­tres con­tra Daesh y no hemos com­pro­ba­do nin­gún cam­bio, sobre todo tenien­do en cuen­ta que Tur­quía sigue apor­tan­do un apo­yo direc­to [a los yiha­dis­tas] en esas regiones.

Paris MatchEl 14 de julio de 2008 esta­ba usted en la tri­bu­na de los Cam­pos Elí­seos en oca­sión de la Cum­bre del Medi­te­rrá­neo. Hoy el gobierno fran­cés le con­si­de­ra a usted un paria. ¿Cómo vive usted esta situación?

Bachar al-Assad – Las bue­nas rela­cio­nes [que exis­tie­ron] entre 2008 y 2011 no eran resul­ta­do de una ini­cia­ti­va fran­ce­sa. Pri­me­ro estu­vie­ron los esta­dou­ni­den­ses, quie­nes encar­ga­ron a la admi­nis­tra­ción fran­ce­sa de aque­lla épo­ca de pre­sio­nar a Siria sobre el tema de Irán. Des­pués estu­vo Qatar, que empu­ja­ba a Fran­cia a mejo­rar sus rela­cio­nes con Siria. Man­te­ner bue­nas rela­cio­nes con noso­tros no ema­na­ba por lo tan­to de una volun­tad inde­pen­dien­te por par­te de Francia.

Aho­ra, las cosas no han cam­bia­do. Hollan­de, al igual que Sar­kozy, no actúa por volun­tad propia.

Paris MatchFran­co­is Hollan­de sigue con­si­de­rán­do­le a usted como un adver­sa­rio. ¿Pien­sa usted que el con­tac­to podrá reanu­dar­se en algún momento?

Bachar al-Assad – Esto no es una cues­tión de rela­cio­nes per­so­na­les. Por cier­to, yo ni siquie­ra lo conoz­co. Se tra­ta de rela­cio­nes entre Esta­dos e ins­ti­tu­cio­nes y en inte­rés de los dos pue­blos. Noso­tros tra­ta­re­mos con cual­quier res­pon­sa­ble o gobierno fran­cés en aras del inte­rés común. Pero la admi­nis­tra­ción actual [de Fran­cia] actúa en con­tra de los intere­ses de nues­tro pue­blo y en con­tra de los intere­ses del pue­blo fran­cés. Yo no soy ni enemi­go per­so­nal ni rival de Hollan­de. Pien­so que su rival es más bien Daesh por­que están muy pró­xi­mos en mate­ria de popularidad.

Paris Match¿Sí o no hay hoy armas quí­mi­cas en Siria?

Bachar al-Assad – No. Lo hemos dicho cla­ra­men­te y cuan­do deci­di­mos renun­ciar a las armas quí­mi­cas fue de mane­ra defi­ni­ti­va y total.

Paris MatchSin embar­go, el secre­ta­rio de Esta­do amé­ri­cano John Kerry los acu­sa a uste­des de haber vio­la­do el tra­ta­do uti­li­zan­do clo­ro. ¿Es cierto?

Bachar al-Assad – Usted pue­de encon­trar clo­ro en cual­quier hogar sirio. Cual­quier fac­ción pue­de uti­li­zar­lo. Pero noso­tros no lo hemos uti­li­za­do por­que tene­mos armas con­ven­cio­na­les más efi­ca­ces que uti­li­za­mos en la gue­rra con­tra los terro­ris­tas. No ocul­ta­mos esto por­que esta­mos en nues­tro dere­cho. No nos sor­pren­den esas acu­sa­cio­nes. Por cier­to, ¿des­de cuán­do dicen los ame­ri­ca­nos la ver­dad sobre la cri­sis siria?!

Paris Match¿Uti­li­za­ron uste­des armas químicas?

Bachar al-Assad – No hemos uti­li­za­do ese tipo de armas. Si lo hubié­se­mos hecho se habrían regis­tra­do dece­nas, inclu­so cien­tos de miles de muer­tos, no unas 100 o 200 per­so­nas como se dijo el año pasa­do, sobre todo tra­tán­do­se de regio­nes pobla­das por cien­tos de miles, inclu­so millo­nes de sirios.

Paris MatchDuran­te la últi­ma estan­cia de usted en París, en noviem­bre de 2010, yo entre­vis­té a su espo­sa Asma. ¿No echan de menos los via­jes al extranjero?

Bachar al-Assad – No soy un aman­te de los via­jes y mis visi­tas no eran para hacer turis­mo. Lo que ver­da­de­ra­men­te echo de menos es la Siria de antes. Lo que echa­mos de menos, por supues­to, es un mun­do dife­ren­te, don­de reinen rela­cio­nes lógi­cas y mora­les. Tenía­mos enton­ces gran­des espe­ran­zas de desa­rro­llar nues­tra región, de garan­ti­zar­le una mayor aper­tu­ra en el plano inte­lec­tual. Pen­sá­ba­mos que Fran­cia era, por su patri­mo­nio cul­tu­ral, el país más ade­cua­do para desem­pe­ñar ese papel con Siria en el Medio Oriente.

Paris MatchSu espo­sa de usted se veía como una emba­ja­do­ra de la moder­ni­dad. ¿Cómo vive ella esta situa­ción, aho­ra que se ve reclui­da en Siria?

Bachar Al-Assad – Como todos los sirios, como yo mis­mo, ella sien­te dolor vien­do la des­truc­ción y la san­gre derra­ma­da. Sen­ti­mos el dolor de ver como nues­tro país vuel­ve dece­nas de años atrás y como se con­vier­te en cen­tro del terro­ris­mo des­pués de haber esta­do entre los 5 pri­me­ros paí­ses en mate­ria de segu­ri­dad. Los dos sen­ti­mos la pena de ver como Occi­den­te, al que creí­mos capaz de con­tri­buir en mate­ria de aper­tu­ra y desa­rro­llo, toma la direc­ción opues­ta. Peor aún, de ver que sus alia­dos son paí­ses medie­va­les del Gol­fo, como Ara­bia Sau­di­ta y Qatar.

Paris MatchA usted se le des­cri­be como alguien extre­ma­da­men­te cer­cano a sus hijos. Por las noches, cuan­do regre­sa a su casa, ¿cómo les expli­ca usted lo que está suce­dien­do en su país?

Bachar Al-Assad – Ese diá­lo­go tie­ne lugar en cada hogar sirio. Lo más difí­cil es cuan­do tra­ta­mos con niños cuya con­cien­cia social se ha for­ma­do duran­te la crisis.

Las dos pre­gun­tas prin­ci­pa­les que hacen son las siguien­tes: «¿Cómo es posi­ble que per­so­nas que dicen creer en Dios y en el islam o defen­der­los pue­dan matar y deca­pi­tar?» Es una con­tra­dic­ción difí­cil de expli­car. Los niños tam­bién pre­gun­tan si esas per­so­nas saben que están equi­vo­ca­das. La res­pues­ta es que algu­nas lo saben y explo­tan la reli­gión para sus pro­pios fines, otras son igno­ran­tes que no saben que la reli­gión es el bien, no el crimen.

Tam­bién nos hacen una últi­ma pre­gun­ta: «¿Por qué Occi­den­te nos ata­ca y defien­de a los terro­ris­tas?» No hablan, evi­den­te­men­te, de Occi­den­te como tal sino que se refie­ren a paí­ses pre­ci­sos como Esta­dos Uni­dos, Fran­cia, Gran Bre­ta­ña. «¿Por qué actúan así? ¿Aca­so les hemos hecho algo malo?» Noso­tros les expli­ca­mos enton­ces que los pue­blos son una cosa y los Esta­dos son otra.

Fuen­te
Paris-Match

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *