¿Qué será san­cio­na­do a par­tir de aho­ra en pro­tes­tas y manifestaciones?

El Con­gre­so de los Dipu­tados ha apro­ba­do este jue­ves el Pro­yec­to de Ley Orgá­ni­ca de pro­tec­ción de la segu­ri­dad ciu­da­da­na, cali­fi­ca­da como ley mor­da­za por los movi­mien­tos socia­les. Las últi­mas sema­nas han esta­do mar­ca­das por el deba­te sobre algu­nos de los pun­tos más polé­mi­cos de la nue­va ley, como el que lega­li­za las devo­lu­cio­nes en calien­te en la fron­te­ra con Marruecos.

Des­de que el Con­se­jo de Minis­tros apro­ba­se el pro­yec­to de ley se han intro­du­ci­do algu­nas modi­fi­ca­cio­nes en el pro­yec­to ini­cial. Por ejem­plo, el bote­llón, que ini­cial­men­te se con­si­de­ra­ba fal­ta gra­ve, pasa­rá a con­si­de­rar­se una fal­ta leve, y se ha reti­ra­do el “ultra­je” a Espa­ña. La difu­sión de imá­ge­nes de poli­cías en el ejer­ci­cio de sus fun­cio­nes, en cam­bio, pasa de cali­fi­car­se de infrac­ción leve a gra­ve. La opo­si­ción ha cri­ti­ca­do la “dis­cre­cio­na­li­dad” que faci­li­ta el redac­ta­do de la ley, como suce­de por ejem­plo el pun­to que cas­ti­ga la “fal­ta de con­si­de­ra­ción” a un poli­cía. “¿Será obli­ga­to­rio hablar­le de usted?”, se ha pre­gun­ta­do duran­te la tra­mi­ta­ción par­la­men­ta­ria el dipu­tado de la Izquier­da Plu­ral Ricar­do Sixto.

A con­ti­nua­ción, se expo­nen algu­nas de las infrac­cio­nes que que­da­rán tipi­fi­ca­das en la nue­va ley, prin­ci­pal­men­te aque­llas que afec­tan a los méto­dos de pro­tes­ta y mani­fes­ta­cio­nes que se han lle­va­do a cabo en los últi­mos años. Tam­bién se apun­tan las san­cio­nes que se apli­ca­rán por el con­su­mo de alcohol en la vía públi­ca, el con­su­mo de estu­pe­fa­cien­tes, el aban­dono de ani­ma­les o la soli­ci­tud de ser­vi­cios sexua­les. La opo­si­ción se ha com­pro­me­ti­do a dero­gar esta ley si lle­ga a la Moncloa.

Infrac­cio­nes leves (mul­ta de 100 a 600 euros) 

– “Fal­ta de res­pe­to y con­si­de­ra­ción” a un miem­bro de las Fuer­zas y Cuer­pos de Segu­ri­dad en el ejer­ci­cio de sus fun­cio­nes, así como pro­yec­tar sobre estos “haces de luz, median­te cual­quier tipo de dispositivo”.

– Mani­fes­ta­cio­nes no comu­ni­ca­das o que hayan sido prohi­bi­das por “razo­nes fun­da­das de que pue­dan pro­du­cir­se alte­ra­cio­nes del orden públi­co, con peli­gro para per­so­nas o bie­nes”, en cuyo caso serán san­cio­na­dos los pro­mo­to­res y organizadores.

– Incum­pli­mien­to del iti­ne­ra­rio en una movi­li­za­ción si se pro­du­cen “alte­ra­cio­nes menores”.

– Daños o “des­lu­ci­mien­to” de mobi­lia­rio o edi­fi­cios de uso públi­co, lo cual pue­de incluir la colo­ca­ción de adhe­si­vos y carteles.

– Esca­lar edi­fi­cios o monu­men­tos sin auto­ri­za­ción, cuan­do exis­ta un “cier­to ries­go de que se oca­sio­nen daños a las per­so­nas o a los bienes”.
Este ha sido un méto­do de pro­tes­ta habi­tual de orga­ni­za­cio­nes como Greenpeace.

– Negar­se a entre­gar la docu­men­ta­ción per­so­nal, como el DNI, “cuan­do se hubie­se acor­da­do su reti­ra­da o reten­ción”. Si un poli­cía pide que una per­so­na le ense­ñe el DNI y esta se nie­ga, será con­si­de­ra­do una infrac­ción grave.

– Ocu­pa­ción de un inmue­ble con­tra la volun­tad del propietario.

– Ocu­pa­ción de la vía públi­ca para la ven­ta ambu­lan­te no auto­ri­za­da, como suce­de con el top manta.

– Dejar suel­tos a ani­ma­les “fero­ces o dañi­nos”, así como aban­do­nar ani­ma­les domés­ti­cos “en con­di­cio­nes en que pue­da peli­grar su vida”.

– Con­su­mo de alcohol en la vía públi­ca, “cuan­do per­tur­be gra­ve­men­te la tran­qui­li­dad ciudadana”.

Infrac­cio­nes gra­ves (mul­tas de 601 a 30.000 euros) 

– “Per­tur­ba­ción gra­ve de la segu­ri­dad ciu­da­da­na” en mani­fes­ta­cio­nes fren­te al Con­gre­so de los Dipu­tados, el Sena­do y las asam­bleas regio­na­les, aun­que no estén reu­ni­dos en su inte­rior los repre­sen­tan­tes públi­cos. Es decir, final­men­te sólo se san­cio­na­rán las mani­fes­ta­cio­nes en estos luga­res cuan­do haya incidentes.

– Actos de “obs­truc­ción” que pre­ten­dan impe­dir a cual­quier auto­ri­dad o emplea­do públi­co “el ejer­ci­cio legí­ti­mo de sus fun­cio­nes, así como “el cum­pli­mien­to o la eje­cu­ción de acuer­dos o reso­lu­cio­nes admi­nis­tra­ti­vas o judi­cia­les”. Por ejem­plo, tra­tar de fre­nar un desahucio.

– Des­obe­dien­cia o resis­ten­cia a la auto­ri­dad, así como la nega­ti­va a iden­ti­fi­car­se, o dar datos fal­sos, en caso de que un agen­te lo solicite.

– Negar­se a disol­ver reunio­nes o mani­fes­ta­cio­nes en la vía públi­ca cuan­do así lo haya orde­na­do “la auto­ri­dad guber­na­ti­va”, por ejem­plo la Dele­ga­ción del Gobierno.

– Irrum­pir en infra­es­truc­tu­ras o ins­ta­la­cio­nes en que se pres­tan ser­vi­cios bási­cos, como pue­de ser el metro o un hos­pi­tal, así como obs­truir su fun­cio­na­mien­to, siem­pre que no incu­rra en una infrac­ción muy gra­ve. Las movi­li­za­cio­nes de Stop Puja­des con­tra el aumen­to de tari­fas en el trans­por­te públi­co, en algu­nas oca­sio­nes, para­ron con­vo­yes duran­te algu­nos minutos.

– Obs­ta­cu­li­zar la vía públi­ca con mobi­lia­rio urbano, vehícu­los, con­te­ne­do­res o neu­má­ti­cos oca­sio­nan­do “una per­tur­ba­ción gra­ve de la segu­ri­dad ciudadana”.

– El uso “no auto­ri­za­do” de imá­ge­nes o datos per­so­na­les o pro­fe­sio­na­les de auto­ri­da­des y poli­cías que pue­da “poner en peli­gro su segu­ri­dad per­so­nal o la de su familia”.

– Soli­ci­tar o acep­tar ser­vi­cios sexua­les, en el caso del deman­dan­te, en la vía públi­ca o cer­ca de luga­res don­de haya meno­res. A las per­so­nas que ofer­tan estos ser­vi­cios, se les pedi­rá que se abs­ten­gan de hacer­lo en estos lugares.

– Con­su­mo y tenen­cia de dro­gas tóxi­cas, estu­pe­fa­cien­tes y sus­tan­cias psi­co­tró­pi­cas en la vía públi­ca, o lle­var a per­so­nas en un vehícu­lo a bus­car este tipo de sus­tan­cias, como suce­de con las cun­das en la zona de Emba­ja­do­res en Madrid. Tam­bién per­mi­tir con­su­mo de estas dro­gas en loca­les o esta­ble­ci­mien­tos públi­cos, así como su plan­ta­ción y cul­ti­vo ilí­ci­to en luga­res visi­bles al públi­co, siem­pre que no sea cons­ti­tu­ti­vo de una infrac­ción penal.

Infrac­cio­nes muy gra­ves (mul­tas de 30.001 a 600.000 euros) 

– Reunio­nes y mani­fes­ta­cio­nes no comu­ni­ca­das o prohi­bi­das en infra­es­truc­tu­ras o ins­ta­la­cio­nes don­de se pres­ten ser­vi­cios bási­cos, u obs­truir su fun­cio­na­mien­to, “cuan­do se haya gene­ra­do un ries­go para las per­so­nas o un per­jui­cio en dicho fun­cio­na­mien­to”. Los res­pon­sa­bles san­cio­na­dos serán los pro­mo­to­res u organizadores.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.