[Video] Intro­duc­ción a Psi­co­lo­gía de masas del fas­cis­mo de W. Reich- Iña­ki Gil de San Vicen­te

Intro­duc­ción a Psi­co­lo­gía de masas del fas­cis­mo de W. Reich[1] El libro Psi­co­lo­gía de masas del fas­cis­mo, fue edi­ta­do por pri­me­ra vez en 1933, jus­to cuan­do el nazis­mo triun­fa­ba en Ale­ma­nia y el movi­mien­to fas­cis­ta y mili­ta­ris­ta lle­va­ba una déca­da expan­dién­do­se por Euro­pa y suman­do apo­yos muy sig­ni­fi­ca­ti­vos en la bur­gue­sía bri­tá­ni­ca y nor­te­ame­ri­ca­na. El capi­ta­lis­mo impe­ria­lis­ta se agi­ta­ba en una inso­por­ta­ble cri­sis glo­bal que en lo socio­po­lí­ti­co se remi­tía al esta­lli­do de la revo­lu­ción bol­che­vi­que de 1917, en lo socio­eco­nó­mi­co a la cri­sis de 1929 y en lo mun­dial a la mul­ti­pli­ca­ción de los con­flic­tos inter­im­pe­ria­lis­tas des­de fina­les del siglo XIX y al giro popu­lar de las luchas de los pue­blos opri­mi­dos como la revo­lu­ción mexi­ca­na de 1910. Se tra­ta­ba de la peor cri­sis del impe­ria­lis­mo has­ta el momen­to, cri­sis de la que las bur­gue­sías inten­ta­rían salir pro­vo­can­do la Segun­da Gue­rra Mun­dial y las gue­rras loca­les ante­rio­res. El fas­cis­mo apa­re­ció como un com­ple­jo movi­mien­to reac­cio­na­rio de masas sobre todo en los Esta­dos euro­peos que se habían suma­do tar­de a la indus­tria­li­za­ción y que por eso mis­mo sus bur­gue­sías no habían podi­do desa­rro­llar un efec­ti­vo sis­te­ma de con­trol e inte­gra­ción de las cla­ses explo­ta­das. Aun­que había bur­gue­sías pro fas­cis­tas muy poten­tes en Gran Bre­ta­ña, Esta­dos Uni­dos, Esta­do fran­cés, Holan­da, Bél­gi­ca, etcé­te­ra, estos y otros Esta­dos dis­po­nían de recur­sos inte­gra­do­res y cohe­sión demo­crá­ti­co-bur­gue­sa más efec­ti­vos y arrai­ga­dos que los desa­rro­lla­dos por la bur­gue­sía ale­ma­na, ita­lia­na, espa­ño­la, por­tu­gue­sa, etc. Aún así, la gra­ve­dad extre­ma de la cri­sis impe­ria­lis­ta arri­ba des­cri­ta expli­ca por qué en todos los Esta­dos capi­ta­lis­tas exis­tían cons­cien­tes sim­pa­tías y has­ta movi­mien­tos fas­cis­tas, nazis y mili­ta­ris­tas. La obra de W. Reich que aquí comen­ta­mos tie­ne la doble vir­tua­li­dad de expli­car el fas­cis­mo como, pri­me­ro, expre­sión de la cri­sis ale­ma­na en con­cre­to, y, segun­do, de la cri­sis gene­ral del orden bur­gués en sí mis­mo en aque­lla épo­ca. W. Reich nació en 1897. Sus inquie­tu­des socia­les por un psi­co­aná­li­sis revo­lu­cio­na­rio die­ron un sal­to en 1927 a raíz de la olea­da de lucha de cla­ses en Vie­na, que lle­gó a la repre­sión de una mani­fes­ta­ción obre­ra y popu­lar con más de 100 muer­tos y 1.000 heri­dos en aquél verano. Reich se hizo comu­nis­ta y mul­ti­pli­có sus esfuer­zos teó­ri­cos y prác­ti­cos por unir la revo­lu­ción sexual con la revo­lu­ción social, la lucha socia­lis­ta con la lucha por la ple­na salud men­tal y físi­ca del pue­blo, con espe­cial aten­ción a la juven­tud tra­ba­ja­do­ra, al papel de la fami­lia bur­gue­sa y peque­ño bur­gue­sa, a los efec­tos terri­bles de la repre­sión sexual y geni­tal, a la fun­ción de la dis­ci­pli­na auto­ri­ta­ria y mili­ta­ris­ta, etcé­te­ra. En un prin­ci­pio, y has­ta 1923, sus tesis en for­ma­ción y aún no ple­na­men­te mar­xis­tas son bien aco­gi­das por la orto­do­xia psi­co­ana­lí­ti­ca, pero des­de ese año van cho­can­do cada vez más con la ver­sión ofi­cial sobre todo a par­tir de los años trein­ta cuan­do Reich impul­sa el movi­mien­to de la Sex-Pol y del freu­do-mar­xis­mo como arma revo­lu­cio­na­ria anti­fas­cis­ta. Como Reich no aca­ta las cada vez más duras «reco­men­da­cio­nes» del psi­co­aná­li­sis orto­do­xo y domi­nan­te de que se abs­tu­vie­ra de «poli­ti­zar» las ideas de Freud, de que no inves­ti­ga­se las rela­cio­nes esen­cia­les entre sus con­te­ni­dos crí­ti­cos y el mar­xis­mo, todo lo cual azu­za­ba la repre­sión con­ser­va­do­ra en gene­ral y nazi en con­cre­to del movi­mien­to psi­co­ana­lí­ti­co, por esto fue expul­sa­do en verano de 1934 de las aso­cia­cio­nes psi­co­ana­lí­ti­cas ofi­cia­les. Ocu­rría que si bien el psi­co­aná­li­sis con­te­nía y con­tie­ne una crí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria del orden bur­gués, lo que le supu­so un recha­zo inme­dia­to y total, sin embar­go tal crí­ti­ca era y es con­tra­dic­to­ria y débil en muchos aspec­tos, sobre todo en el socio­po­lí­ti­co, como se apre­cia con una sim­ple lec­tu­ra de Freud. Seme­jan­te ambi­güe­dad inter­na fue rápi­da­men­te explo­ta­da por sus miem­bros con­ser­va­do­res y «apo­lí­ti­cos», posi­ti­vis­tas en lo meto­do­ló­gi­co, con­vir­tien­do a esta ver­sión del psi­co­aná­li­sis en una muy efi­caz buro­cra­cia dis­ci­pli­na­do­ra y nor­ma­li­za­do­ra del capi­ta­lis­mo. La ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción bur­gue­sa del psi­co­aná­li­sis no ha impe­di­do, pese a su fuer­za inclu­so den­tro de los apa­ra­tos de repre­sión con­tra­in­sur­gen­te, de tor­tu­ra espe­cia­li­za­da, de gue­rra de baja inten­si­dad y de cuar­ta gene­ra­ción, sin exten­der­nos a su papel deci­si­vo en las psi­co­téc­ni­cas de mar­ke­ting y mani­pu­la­ción polí­ti­ca y comer­cial, no ha impe­di­do, como deci­mos, que siem­pre resur­ja el lla­ma­do freu­do-mar­xis­mo en los momen­tos de cri­sis. De la mis­ma for­ma en que los con­te­ni­dos crí­ti­cos del psi­co­aná­li­sis son incom­pa­ti­bles con el orden bur­gués, tam­bién lo son con el orden buro­crá­ti­co del mar­xis­mo dog­ma­ti­za­do y ampu­tado en su esen­cia dia­léc­ti­ca. Aun­que Reich se hizo abier­ta­men­te comu­nis­ta des­de la pri­me­ra mitad de 1927, desa­rro­llan­do una inten­sa tarea revo­lu­cio­na­ria en lo psi­co­po­lí­ti­co y en el enri­que­ci­mien­to de la dia­léc­ti­ca entre lo cons­cien­te y lo incons­cien­te, tam­bién empe­zó a cho­car con la ver­sión meca­ni­cis­ta y deter­mi­nis­ta del mar­xis­mo que se esta­ba impo­nien­do des­de la segun­da mitad de la déca­da de 1920 en la URSS y bien pron­to en la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta. No hace fal­ta decir que el freu­do-mar­xis­mo era incom­pa­ti­ble con el eco­no­mi­cis­mo deter­mi­nis­ta, y con el retro­ce­so en las liber­ta­des sexo-poli­ti­cas y socia­les que empe­za­ba a sufrir­se en la URSS, país que Reich visi­tó en 1929 extra­yen­do unas lec­cio­nes que lue­go serían vita­les para una de sus mejo­res apor­ta­cio­nes: la crí­ti­ca de la con­tra­rre­vo­lu­ción sexual que hace en el libro La revo­lu­ción sexual, de lec­tu­ra obli­ga­da. El recha­zo ofi­cial del psi­co­aná­li­sis por el esta­li­nis­mo se basó en bue­na medi­da en las ideas con­ser­va­do­ras y machis­tas de Lenin sobre la sexua­li­dad libre, sobre las rela­cio­nes per­so­na­les basa­das en una sexua­li­dad y afec­ti­vi­dad eman­ci­pa­da, a pesar de que Lenin tuvo una aman­te, Ines­sa Ard­man, mien­tras esta­ba ofi­cial­men­te casa­do con N. Krups­kaia. En vez de apren­der de Engels y del femi­nis­mo socia­lis­ta, la buro­cra­cia de la URSS se opu­so al psi­co­aná­li­sis por­que, en el fon­do, sus con­te­ni­dos crí­ti­cos ata­ca­ban ‑y ata­can- a toda estruc­tu­ra físi­ca y men­tal auto­ri­ta­ria y dog­má­ti­ca. La mio­pía sexual de Lenin al res­pec­to coin­ci­día con la de Marx y otros socia­lis­tas en el mis­mo tema, pero en modo alguno en la con­cep­ción dia­léc­ti­ca y sub­ver­si­va del mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co y del mar­xis­mo en su con­jun­to, lo que no hace sino con­fir­mar la nece­si­dad de la revo­lu­ción socio-sexual inse­pa­ra­ble de la socia­li­za­ción de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. Recor­de­mos que ya en el Mani­fies­to Comu­nis­ta de 1848 se denun­cia que la mujer es un «ins­tru­men­to de pro­duc­ción» en pro­pie­dad de los hom­bres. Des­de 1932 Reich pug­na­ba cada vez más con la prác­ti­ca ofi­cial del Par­ti­do Comu­nis­ta de Ale­ma­nia y de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta: eco­no­mi­cis­mo que no tenía en cuen­ta las mise­rias coti­dia­nas de las masas, su mise­ria afec­ti­va y emo­cio­nal, su mise­ria sexual, su valo­res reac­cio­na­rios pro­fun­dos cada vez más mani­pu­la­dos por la bur­gue­sía y por el fas­cis­mo, su nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta reac­ti­va­do por la pro­pa­gan­da nazi con el mito de la «puña­la­da por la espal­da», su racis­mo refor­za­do, la car­ga machis­ta de la sim­bo­lo­gía nazi… y, en sín­te­sis, la des­preo­cu­pa­ción por la «fuer­za reac­cio­na­ria de lo irra­cio­nal» que carac­te­ri­za­ba al par­la­men­ta­ris­mo lega­lis­ta del Par­ti­do Comu­nis­ta de Ale­ma­nia en pleno auge de masas del nazis­mo. Reich se dedi­có a estu­diar cues­tio­nes del fas­cis­mo que ape­nas habían sido vis­tas por el mar­xis­mo ante­rior, por el últi­mo Lenin, por Grams­ci y por Trotsky, pese a sus inne­ga­bles apor­ta­cio­nes, como el papel de la peque­ña bur­gue­sía en lo polí­ti­co tan bién estu
dia­do por Trotsky desa­rro­llan­do ideas de Marx y Engels, pero que Reich, y otros freu­do-mar­xis­tas, pudie­ron ana­li­zar con más deta­lle. Des­de 1925 la III Inter­na­cio­nal sub­va­lo­ró la nove­dad his­tó­ri­ca del fas­cis­mo en la socie­dad impe­ria­lis­ta, incom­pren­sión que se agu­di­zó a par­tir de 1929 y en 1933. La III Inter­na­cio­nal creía que el fas­cis­mo era una res­pues­ta tran­si­to­ria y deses­pe­ra­da de la bur­gue­sía, y que era mucho más peli­gro­sa la social­de­mo­cra­cia que el fas­cis­mo. La III Inter­na­cio­nal ana­li­za­ba lo nue­vo en base a lo vie­jo, inten­ta­ba com­pren­der la cri­sis de la segun­da mitad de la déca­da de 1920 y sobre todo de los efec­tos de 1929 en base a los vie­jos aná­li­sis sobre la trai­ción de la social­de­mo­cra­cia en 1914 y sobre todo en 1918 – 1919 y, lue­go, en 1923. Por cir­cuns­tan­cias que no pode­mos expo­ner aho­ra, los mar­xis­tas que sí com­pren­die­ron la extre­ma gra­ve­dad de lo nue­vo, de lo que sig­ni­fi­ca­ba real­men­te el fas­cis­mo, esta­ban sien­do arrin­co­na­dos y lue­go macha­ca­dos por las pur­gas esta­li­nis­tas como Trotsky y otros, o ase­si­na­dos por el fas­cis­mo y el mili­ta­ris­mo ante­rior al nazis­mo como fue el encar­ce­la­mien­to de Grams­ci has­ta su muer­te. En cuan­to a los tex­tos de Marx y Engels que ade­lan­ta­ban ideas fun­da­men­ta­les para faci­li­tar una urgen­te y váli­da pri­me­ra apro­xi­ma­ción al auto­ri­ta­ris­mo bona­par­tis­ta pre-fas­cis­ta, a la fuer­za reac­cio­na­ria de lo irra­cio­nal en el pre­sen­te, al papel con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio de los cuer­pos arma­dos for­ma­dos por el lum­pem­pro­le­ta­ria­do, al san­gui­na­rio terror de masas que era capaz de apli­car la bur­gue­sía con el apo­yo de los sec­to­res popu­la­res alie­na­dos, etcé­te­ra, estos y otros tex­tos fue­ron rele­ga­dos a un segun­do plano. Como hemos dicho, en 1932 Reich ya esta­ba en ten­sión crí­ti­ca con el Par­ti­do Comu­nis­ta de Ale­ma­nia por su inca­pa­ci­dad de enten­der qué era real­men­te el fas­cis­mo. Su via­je a la URSS de 1929 le había ense­ña­do cómo allí se ges­ta­ba un retro­ce­so en las liber­ta­des socio-sexua­les, lec­cio­nes que se vie­ron con­fir­ma­das por la cre­cien­te opo­si­ción de la III Inter­na­cio­nal a la Sex-Pol, a las tesis de la nece­si­dad de la revo­lu­ción sexo-polí­ti­ca espe­cial­men­te en la juven­tud obre­ra para con­te­ner el fas­cis­mo, a la nece­si­dad de la lucha prác­ti­ca con­tra la sexua­li­dad bur­gue­sa y peque­ño bur­gue­sa y a sus res­pec­ti­vos sis­te­mas fami­lia­res como fábri­cas de obe­dien­cia, sumi­sión y reac­cio­na­ris­mo, a la lucha con­tra el terro­ris­mo moral de las Igle­sias, con­tra el poder cas­tra­dor de toda buro­cra­cia, etc. El Par­ti­do Comu­nis­ta de Ale­ma­nia ponía cada vez más obs­tácu­los a la publi­ca­ción de sus tex­tos y al fun­cio­na­mien­to de los colec­ti­vos de edu­ca­ción y libe­ra­ción sexo-polí­ti­ca. En diciem­bre de 1932 un dia­rio del Par­ti­do Comu­nis­ta de Ale­ma­nia prohí­be la edi­ción de sus tex­tos entre la juven­tud del par­ti­do y de las bases sim­pa­ti­zan­tes, pero la res­pues­ta en con­tra es tan poten­te que el par­ti­do cede y per­mi­te las edi­cio­nes. Has­ta ese momen­to Reich y el freu­do-mar­xis­mo eran recha­za­dos, ade­más de por la bur­gue­sía y la Igle­sia, tam­bién por la orto­do­xia psi­co­ana­lí­ti­ca y por el dog­ma­tis­mo auto­ca­li­fi­ca­do de «comu­nis­ta», pero en mar­zo de 1933 los nazi ata­can dura­men­te su libro La lucha sexual de los jóve­nes: todos los pode­res con­tra el freu­do-mar­xis­mo. Ata­que tan duro que Reich tuvo que escon­der­se en la clan­des­ti­ni­dad inclu­so den­tro mis­mo de Dina­mar­ca, no solo en Ale­ma­nia. Ambos par­ti­dos comu­nis­tas, el danés y el ale­mán, le expul­sa­ron de sus filas en verano de 1933. El libro Psi­co­lo­gía de masas del fas­cis­mo fue la excu­sa para la expul­sión por­que cues­tio­na­ba la polí­ti­ca de los par­ti­dos comu­nis­tas des­de un mar­xis­mo inta­cha­ble en lo teó­ri­co y des­de una pro­pues­ta de revo­lu­ción sexo-polí­ti­ca inacep­ta­ble por sus direc­cio­nes. En enero de 1934 el órgano de pren­sa de la III Inter­na­cio­nal -Der Gege­nan­griff- ata­ca y des­au­to­ri­za el tex­to Psi­co­lo­gía de masas del fas­cis­mo como con­tra­rio a las tesis de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta de que el nazis­mo era menos peli­gro­so que la social­de­mo­cra­cia y esta­ba a pun­to de ser derro­ta­do por la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Todos cono­ce­mos la tra­ge­dia que se des­en­ca­de­nó des­pués con la vic­to­ria nazi y el terror inme­dia­to, y los gigan­tes­cos cos­tos huma­nos que ella aca­rreó, pero casi nadie sabe que con esa «exco­mu­nión» ofi­cial no solo el freu­do-mar­xis­mo fue ana­te­ma­ti­za­do sino que tam­bién lo fue cual­quier posi­bi­li­dad de recu­pe­rar un mar­xis­mo crí­ti­co, dia­léc­ti­co, has­ta fina­les de la déca­da de 1960. El capi­ta­lis­mo actual ha tole­ra­do una cier­ta libe­ra­ción sexual arran­ca­da por las luchas femi­nis­tas, juve­ni­les, socia­lis­tas y de las izquier­das en gene­ral, así como por los pro­pios intere­ses de frac­cio­nes bur­gue­sas intere­sa­das en no abrir exce­si­vos cam­pos de com­ba­te con las muje­res y con el pue­blo tra­ba­ja­dor. Pero des­de que la con­tra­ofen­si­va neo­li­be­ral empe­zó a gol­pear­nos en todos los sen­ti­dos par­tir de 1973, poco a poco el sis­te­ma patriar­co-bur­gués, las reli­gio­nes todas, la ten­den­cia obje­ti­va a la mili­ta­ri­za­ción auto­ri­ta­ria, estas y otras diná­mi­cas repre­si­vas se han ido for­ta­le­cien­do cada vez más. La apa­ri­ción del VIH y de otras enfer­me­da­des de trans­mi­sión sexual ha refor­za­do la ten­den­cia a una nue­va repre­sión sexual has­ta aho­ra más sutil pero que tien­de a endu­re­cer­se con los ata­ques a los dere­chos de la mujer y de la juven­tud, a los dere­chos de abor­to segu­ro, libre y gra­tui­to… La cri­sis glo­bal des­de 2007 jus­ti­fi­ca los recor­tes de las liber­ta­des con­cre­tas, inclui­das las sexua­les, por­que la cla­se bur­gue­sa vuel­ve a nece­si­tar fuer­za de tra­ba­jo alie­na­da, reac­cio­na­ria, machis­ta, sumi­sa, racis­ta e impe­ria­lis­ta, y sobre todo una juven­tud men­tal y psi­co­ló­gi­ca­men­te mili­ra­ri­za­da, con una obe­dien­cia faná­ti­ca a un líder que diri­ja los ejér­ci­tos de la OTAN por el mun­do ente­ro. La bur­gue­sía apo­ya cada vez más a los par­ti­dos «de orden» que movi­li­zan votos de las lla­ma­das «cla­ses medias» empo­bre­ci­das, del pro­le­ta­ria­do des­mo­ra­li­za­do y de la juven­tud pre­ca­ri­za­da y embru­te­ci­da. Los ser­vi­cios secre­tos no aca­ban con los gru­pos nazis y les dejan actuar como ban­de­ri­nes de engan­che que en su momen­to pue­den ser masi­va­men­te impul­sa­dos por la indus­tria polí­ti­co-mediá­ti­ca. Sal­van­do todas las dis­tan­cias, reapa­re­cen las con­di­cio­nes obje­ti­vas y sub­je­ti­vas que die­ron for­ma al fas­cis­mo de enton­ces pero en el capi­ta­lis­mo pre­sen­te en el que las izquier­das revo­lu­cio­na­rias toda­vía siguen sien­do muy redu­ci­das, tenien­do que enfren­tar­se no solo a la bur­gue­sía sino tam­bién a un refor­mis­mo que ha acep­ta­do la lógi­ca lega­lis­ta y pací­fis­ta del sis­te­ma explo­ta­dor. Psi­co­lo­gía de masas del fas­cis­mo vuel­ve así a la pri­me­ra línea de com­ba­te, como el res­to de la vital corrien­te freu­do-mar­xis­ta, apor­tan­do una serie de pro­pues­tas que si bien tene­mos que estu­diar y apli­car en el impe­ria­lis­mo actual, siguen tenien­do un valor inne­ga­ble no solo en lo prác­ti­co sino tam­bién en lo teó­ri­co y en lo meto­do­ló­gi­co como se apre­cia leyen­do la cita que sigue extraí­da del libro que comen­ta­mos y reco­men­da­mos: La psi­co­lo­gía bur­gue­sa tie­ne por cos­tum­bre en estos casos que­rer expli­car median­te la psi­co­lo­gía por qué moti­vos, lla­ma­dos irra­cio­na­les, se ha ido a la huel­ga o se ha roba­do, lo que con­du­ce siem­pre a expli­ca­cio­nes reac­cio­na­rias. Para la psi­co­lo­gía mate­ria­lis­ta dia­léc­ti­ca la cues­tión es exac­ta­men­te lo con­tra­rio: lo que es nece­sa­rio expli­car no es que el ham­brien­to robe o el que el explo­ta­do se decla­re en huel­ga, sino por qué la mayo­ría de los ham­brien­tos no roban y por qué la mayo­ría de los explo­ta­dos no van a la huel­ga […] La eco­no­mía ha igno­ra­do has­ta el momen­to que la cues­tión esen­cial no resi­de en saber que la con­cien­cia de cla­se exis­te, y de qué modo, entre los tra­ba­ja­do­res (esto es una cues­tión evi­den­te) sino en ave­ri­guar qué es lo que impi­de el desa­rro­llo de la con­cien­cia de cla­se. La cita que aca­ba­mos de leer reavi­va una refle­xión siem­pre nece­sa­ria en el capi­ta­lis­mo, pero que en el ini­cio del siglo XXI adquie­re una mayor trans­cen­den­cia si cabe. Vaya­mos por par­tes. Para res­pon­der a la pre­gun­ta que nos hace Reich debe­mos, antes q
ue nada, estu­diar los cam­bios socia­les habi­dos des­de 1933 que expli­can por qué en las con­di­cio­nes des­cri­tas arri­ba, las que se han gene­ra­do sobre todo a par­tir de la cri­sis de 2007, está tar­dan­do en for­mar­se una radi­cal con­cien­cia anti­fas­cis­ta, si bien es inne­ga­ble su avan­ce. Muy en sín­te­sis y en el tema que tra­ta­mos, pode­mos expo­ner cua­tro gran­des cam­bios: Pri­me­ro, si bien en la déca­da de 1930 ya exis­tían pro­gra­mas de inter­ven­ción esta­tal para inten­tar con­tro­lar la cri­sis des­ata­da en 1929 en Ita­lia, Sue­cia, Ale­ma­nia, Esta­dos Uni­dos, etc., pro­gra­mas que serían una de las bases del key­ne­sia­nis­mo, sin embar­go aho­ra el poder de inter­ven­ción de los gran­des Esta­dos es mucho mayor, aun­que, como se ha demos­tra­do, no logran dome­ñar al mons­truo de las cri­sis, por razo­nes que no pode­mos expli­car aquí. Aque­llos pla­nes no sal­va­ron al capi­ta­lis­mo, sólo logró sal­var­lo la Segun­da Gue­rra Mun­dial des­ata­da en 1940. Aho­ra, el sis­te­ma dis­po­ne de medios que, mal que bien, han evi­ta­do un esta­lli­do de la catás­tro­fe al pre­cio de agra­var todas sus con­tra­dic­cio­nes. Sin embar­go, es pre­ci­sa­men­te esta capa­ci­dad de con­trol decre­cien­te la que aún ato­lon­dra y crea fal­sas expec­ta­ti­vas en las cla­ses y nacio­nes explo­ta­das, a la vez que ocul­ta en bue­na medi­da la gra­ve­dad del rena­ci­mien­to del fas­cis­mo como ten­den­cia de masas laten­te a la espe­ra de ser acti­va­da cuan­do la bur­gue­sía lo nece­si­te. Segun­do, esta men­guan­te capa­ci­dad de pos­po­si­ción de la cri­sis es refor­za­da ade­más por los avan­ces en las téc­ni­cas de mani­pu­la­ción psi­co­po­lí­ti­ca, emo­cio­nal e ideo­ló­gi­ca, cul­tu­ral, etc., que ha desa­rro­lla­do el mar­ke­ting pro­pa­gan­dís­ti­co apli­ca­do inten­sa­men­te sobre la estruc­tu­ra psí­qui­ca de masas. Hay que reco­no­cer que la psi­co­tec­nia de Goeb­bels es ya sólo una par­te de la pode­ro­sa maqui­na­ria de la mani­pu­la­ción incons­cien­te. A la vez, el sis­te­ma repre­si­vo actual es mucho más per­fec­to por cuan­to más sibi­lino e invi­si­ble, más com­ple­jo y mul­ti­fa­cé­ti­co que el fas­cis­ta: recor­de­mos que su tác­ti­ca del terror alea­to­rio y for­tui­to, impre­vi­si­ble, que gol­pea­ba a cual­quie­ra en cual­quier momen­to sem­bran­do el mie­do para­li­zan­te y angus­tia­do, esta tác­ti­ca sólo se apli­ca aho­ra en situa­cio­nes muy peli­gro­sas para el poder. Algu­nas de sus for­mas ya se apli­can en el pre­sen­te, como las mul­tas y las iden­ti­fi­ca­cio­nes alea­to­rias en mani­fes­ta­cio­nes y actos demo­crá­ti­cos, el endu­re­ci­mien­to de la ley repre­si­va, la impu­ni­dad de los malos tra­tos y de la tor­tu­ra, etc., pero la bur­gue­sía actual es más sabia y astu­ta que la fas­cis­ta de enton­ces y apli­ca­rá en terror alea­to­rio como par­te de una estra­te­gia, sis­te­ma y doc­tri­na repre­si­va supe­rior. Ter­ce­ro, en el capi­ta­lis­mo actual las «liber­ta­des sexua­les» bur­gue­sas están some­ti­das a una pre­sión cre­cien­te como hemos dicho arri­ba, pero aún así son toda­vía mayo­res que las que exis­tían en 1933, lo que ayu­da a man­te­ner la fic­ción demo­crá­ti­co-abs­trac­ta de «liber­tad per­so­nal» y de debi­li­dad del peli­gro fas­cis­ta. Otro tan­to suce­de con la ins­ti­tu­ción fami­liar bur­gue­sa que sien­do esen­cial­men­te la mis­ma que enton­ces sin embar­go aho­ra se camu­fla en otras for­mas fami­lia­res for­mal­men­te más libres: fami­lias mono­pa­ren­ta­les, fami­lias homo­se­xua­les y lés­bi­cas, etc. El vigi­la­do dere­cho al divor­cio y al abor­to, a los anti­con­cep­ti­vos, la «edu­ca­ción sexual» que se ofre­ce en mucha pren­sa, el nego­cio de la «ero­ti­za­ción social» rea­li­za­do por el mar­ke­ting, la moda y la indus­tria de la cul­tu­ri­lla bur­gue­sa, así como la «liber­tad del sexo en inter­net» que pro­du­ce miles de millo­nes de euros, esta reali­dad que a la vez ocul­ta el terri­ble poder sub­te­rrá­neo de la sexua­li­dad patriar­cal real­men­te exis­ten­te, difu­mi­na mucho la sen­sa­ción de peli­gro de la repre­sión de la sexua­li­dad eman­ci­pa­da y libre inhe­ren­te al fas­cis­mo. Y cuar­to, en el pre­sen­te mal­vi­vi­mos sexual y afec­ti­va­men­te bajo la derro­ta aplas­tan­te de la polí­ti­ca sexual prac­ti­ca­da por la izquier­da revo­lu­cio­na­ria a fina­les de los años 60 y bue­na par­te de los 70 del siglo pasa­do. Uno de los obje­ti­vos del neo­li­be­ra­lis­mo es el de anu­lar toda for­ma de vida no mer­can­ti­li­za­da ni sub­su­mi­da en la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta, como la de una coti­dia­nei­dad crí­ti­ca y comu­na­lis­ta que ayu­dA a crear per­so­nas revo­lu­cio­na­rias. La Sex-Pol de los años 30 fue des­tro­za­da por la cuá­dru­ple alian­za del fas­cis­mo, la bur­gue­sía, el psi­co­aná­li­sis ofi­cial y la buro­cra­cia supues­ta­men­te «mar­xis­ta»; los vita­les avan­ces en la «revo­lu­ción de la vida coti­dia­na» rea­li­za­dos des­de fina­les de los años 60 fue­ron barri­dos por el neo­li­be­ra­lis­mo con el apo­yo del refor­mis­mo y por la mio­pía de la muy debi­li­ta­da izquier­da. Aho­ra la juven­tud obre­ra y popu­lar, sobre todo las muje­res, topa con incon­ta­bles difi­cul­ta­des sexo-afec­ti­vas aun­que creen que su «liber­tad sexual» es apre­cia­ble. La izquier­da no ha (re)iniciado toda­vía la bata­lla radi­cal por una sexua­li­dad y una afec­ti­vi­dad libre den­tro de lo posi­ble en el capi­ta­lis­mo, liber­tad redu­ci­da y siem­pre en peli­gro que a pesar de todo pre­fi­gu­ra muy tími­da­men­te par­tes de la sexua­li­dad socia­lis­ta. En la medi­da en que la izquier­da revo­lu­cio­na­ria no (re)inicia abier­ta­men­te la lucha por una sexua­li­dad libre, en esa medi­da da tiem­po a reac­cio­nar al sis­te­ma patriar­co-bur­gués. Por ejem­plo, a raíz de los avan­ces teó­ri­cos de Mar­cu­se sobre la «desubli­ma­ción repre­si­va» en El hom­bre uni­di­men­sio­nal, y sobre el «ocio repre­si­vo» en Eros y civi­li­za­ción, por citar algu­nos, así como de otras apor­ta­cio­nes radi­ca­les femi­nis­tas de la épo­ca, en 1969 Reimut Reiche -La sexua­li­dad y la lucha de cla­ses, Seix Barral, Bar­ce­lo­na 1974- advir­tió sobre la apa­ren­te libe­ra­ción sexual que se ocul­ta bajo una «liber­tad» que en reali­dad opri­me con mayor efi­ca­cia que la repre­sión pura y dura por­que logra ocul­tar­la bajo un man­to de tole­ran­cia. Poco des­pués E. Gon­zá­lez Duro -Repre­sión sexual, domi­na­ción social, Akal, Madrid 1976- insis­tió en la mis­ma línea de crí­ti­ca de la desubli­ma­ción repre­si­va, le ocio repre­sor, el «sexo meca­ni­za­do», etc., como la «solu­ción» ade­cua­da para aumen­tar la pro­duc­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y la inte­gra­ción socio­po­lí­ti­ca de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Aun­que el capi­ta­lis­mo está mos­tran­do de nue­vo su into­le­ran­cia repre­si­va clá­si­ca, sin embar­go la flo­re­cien­te indus­tria del sexo refuer­za su poder alie­na­dor. Pero el pro­ble­ma es más gra­ve ya que el sis­te­ma acti­va su pode­ro­sa ins­ti­tu­ción psi­co­ló­gi­ca para refor­zar la dife­ren­cia­ción sexual bio­lo­gi­cis­ta de la épo­ca vic­to­ria­na en la socie­dad bur­gue­sa actual, cas­tran­do así cual­quier sexua­li­dad que rom­pa los estric­tos lími­tes «cien­tí­fi­ca­men­te esta­ble­ci­dos», según Sil­via Gar­cía Dau­der en «Inge­nie­ría bio­con­duc­tual al ser­vi­cio de la nor­ma­li­za­ción: vigi­lan­do las fron­te­ras del sexo», Antipsy­cho­lo­gi­cum, Virus, Bar­ce­lo­na 2006. Como se apre­cia, la nece­sa­ria crí­ti­ca radi­cal de la sexua­li­dad ofi­cial, domi­nan­te, siem­pre tie­ne que bus­car en los orí­ge­nes socia­les de la opre­sión, en este caso en la épo­ca vic­to­ria­na, si bien la izquier­da debie­ra ir has­ta el mis­mo fon­do del pro­ble­ma, o sea, has­ta las rela­cio­nes entre sexua­li­dad, libi­do, natu­ra­le­za y dine­ro al pre­gun­tar­se sobre si son posi­bles rela­cio­nes de pro­duc­ción que no repre­sen­ten una subli­ma­ción exen­ta de repre­sión, como lo inten­ta Horst Kur­nitzky al apli­car la crí­ti­ca mate­ria­lis­ta de El Capi­tal de Marx a la crí­ti­ca de la eco­no­mía libi­di­nal, en La estruc­tu­ra libi­di­nal del dine­ro, Siglo XXI, Méxi­co 2011. Roza­da muy por arri­ba la com­ple­ji­dad rica en inter­ac­cio­nes de la Sex-Pol, no se pue­de por menos que afir­mar que se equi­vo­ca quien reduz­ca sim­plo­na­men­te el pro­ble­ma actual del fas­cis­mo sólo a la supues­ta­men­te «nue­va com­po­si­ción de cla­se» en el capi­ta­lis­mo con­tem­po­rá­neo cre­yen­do que es el fun­da­men­tal o úni­co obs­tácu­lo para la lucha anti­fas­cis­ta. Las cri­sis par­cia­les cada vez peo­res des­de media­dos de la déca­da de 1990 y defi­ni­ti­va­men­te des­de su esta­lli­do en 2007, ha demos­tra­do que la com­po­si­ción cla­sis­ta es esen­cial­men­te la mis­ma que en 1933; más aún, demues­tra que la gran bur­gue­sía es cada v
ez más redu­ci­da a la vez que aumen­ta la asa­la­ri­za­ción y el empo­bre­ci­mien­to rela­ti­vo y en par­te abso­lu­to la cre­cien­te pobla­ción que vive sólo de su sala­rio o del sala­rio indi­rec­to. Hay que tener en cuen­ta las cua­tro razo­nes expues­tas para poder impul­sar la con­cien­cia orga­ni­za­da anti­fas­cis­ta; como tam­bién hay que saber que el fas­cis­mo de enton­ces y de aho­ra se basa en un nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta extre­mo, racis­ta, patriar­cal y euro­cén­tri­co, que jus­ti­fi­ca y exi­ge la des­truc­ción de las nacio­nes tra­ba­ja­do­ras que se resis­ten a la uni­dad bru­tal del impe­ria­lis­mo, y es por este últi­mo que el derecho/​necesidad a la inde­pen­den­cia socia­lis­ta de los pue­blos es una rei­vin­di­ca­ción de pri­mer orden. Iña­ki Gil de San Vicen­te Eus­kal Herria, 7 de agos­to de 2014

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *