FARC-EP acla­ran hechos del pasa­do 5 de noviem­bre en Tori­bío, Cauca

El Blo­que Occi­den­tal Coman­dan­te Alfon­so Cano de las FARC-EP, con el pro­pó­si­to de con­tex­tua­li­zar y acla­rar ante la opi­nión públi­ca los hechos suce­di­dos el pasa­do día 5 de noviem­bre en la vere­da Ses­tea­de­ro del muni­ci­pio de Tori­bío, Cau­ca, informa:

1. Que el día 4 de noviem­bre, como par­te de la con­me­mo­ra­ción del ter­cer ani­ver­sa­rio del ase­si­na­to de nues­tro Coman­dan­te Alfon­so Cano, las dife­ren­tes uni­da­des de las FARC-EP en el suroc­ci­den­te del país rea­li­zá­ba­mos, como se esta­ba hacien­do a nivel nacio­nal, diver­sas acti­vi­da­des de pro­pa­gan­da en su memoria.

2. El 5 de noviem­bre, en la vere­da men­cio­na­da, varias uni­da­des de la guar­dia indí­ge­na des­ple­ga­ron una insó­li­ta cam­pa­ña enca­mi­na­da a qui­tar y que­mar las vallas con­me­mo­ra­ti­vas, al tiem­po que se empe­ña­ron en agre­dir físi­ca­men­te y des­po­jar de sus armas a los tres com­pa­ñe­ros mili­cia­nos que las habían ins­ta­la­do. Otros mili­cia­nos que acu­die­ron en su apo­yo, se vie­ron for­za­dos a hacer algu­nos tiros al aire, como aler­ta para garan­ti­zar­les la reti­ra­da a sus compañeros.

3. Los guar­dias indí­ge­nas, en una acti­tud incom­pren­si­ble, se lan­za­ron en per­se­cu­ción de los mili­cia­nos, empe­ña­dos en arre­ba­tar­les sus armas y dete­ner­los. Pese a que los nues­tros los esqui­va­ron en varias oca­sio­nes, sus per­se­gui­do­res no desis­tie­ron has­ta caer sobre ellos para cum­plir su pro­pó­si­to. En esas con­di­cio­nes, aco­sa­do por una lucha cuer­po a cuer­po, uno de los mili­cia­nos empleó su arma, con el fatal resul­ta­do de la muer­te de los guar­dias Daniel Coicué y Manuel Anto­nio Tumi­ñá. En segui­da los mili­cia­nos se reti­ra­ron. Horas más tar­de, adver­ti­dos de que no podían vol­ver a usar sus armas, opta­ron por entre­gar­se al gru­po de guar­dias indí­ge­nas que los perseguía.

4. Lamen­ta­mos pro­fun­da­men­te este fatal des­en­la­ce, expre­sa­mos nues­tro pesar a las fami­lias de los guar­dias falle­ci­dos y a toda la comu­ni­dad, al tiem­po que deja­mos cla­ro, una vez más, que nues­tra lucha jamás ha sido ni lo será, con­tra el movi­mien­to indí­ge­na y popu­lar. Nues­tro bata­llar es con­tra un Esta­do oli­gár­qui­co, exclu­yen­te y vio­len­to, que sos­tie­ne los pri­vi­le­gios de un puña­do de fami­lias que con­cen­tran las rique­zas, las como­di­da­des y el poder, mien­tras las inmen­sas mayo­rías des­po­seí­das , entre ellas los indí­ge­nas, pade­ce­mos la más abo­mi­na­ble inequi­dad social y la impla­ca­ble per­se­cu­ción oficial.

5. Lla­ma­mos a la diri­gen­cia indí­ge­na a no dejar­se lle­var por las voces que quie­ren agu­di­zar con­flic­tos y sacar de ello divi­den­dos polí­ti­cos. Esas voces pre­ten­den poner­los a asu­mir abier­ta­men­te el papel con­tra­in­sur­gen­te del Esta­do, en actos de per­se­cu­ción, cap­tu­ra, desar­me y entre­ga de com­ba­tien­tes revolucionarios.

6. Expre­sa­mos igual­men­te nues­tra soli­da­ri­dad revo­lu­cio­na­ria con los mili­cia­nos dete­ni­dos. Espe­ra­mos de ellos la valen­tía y la fir­me­za de prin­ci­pios que carac­te­ri­za a los mili­tan­tes de las FARC-EP ante las adver­si­da­des, con­ven­ci­dos que la gran mayo­ría de ellos son ino­cen­tes de los hechos que se les imputan.

7. Man­te­ne­mos abier­ta nues­tra dis­po­si­ción de dia­lo­gar con las auto­ri­da­des indí­ge­nas en un espí­ri­tu de mutuo res­pe­to, con el obje­ti­vo de supe­rar de mane­ra fra­ter­nal y con­cer­ta­da las con­tra­dic­cio­nes que se pue­dan pre­sen­tar, y apos­tar­le entre todos los sec­to­res popu­la­res a la uni­dad, en pro­cu­ra de hallar la tan nece­sa­ria y anhe­la­da paz.

8. Recha­za­mos cate­gó­ri­ca­men­te el hecho de que se nos quie­ra adju­di­car la muer­te de otro indí­ge­na en con­di­cio­nes que des­co­no­ce­mos. A la vez des­men­ti­mos con vigor nues­tra auto­ría en las ame­na­zas que a nom­bre nues­tro han pues­to a cir­cu­lar per­so­nas ines­cru­pu­lo­sas, en las cua­les se decla­ra obje­ti­vo mili­tar a algu­nos líde­res indí­ge­nas, den­tro de un supues­to plan de gue­rra. Nada más apar­ta­do de la reali­dad. Los azu­za­do­res de la vio­len­cia des­co­no­cen que nues­tra his­tó­ri­ca lucha y sus pro­fun­das raí­ces se entron­can con las de la resis­ten­cia indí­ge­na. Las FARC-EP tam­bién somos pue­blo indígena.

ESTADO MAYOR BLOQUE OCCIDENTAL COMANDANTE ALFONSO CANO FARC-EP

Mon­ta­ñas del Sur Occi­den­te colom­biano, 10 de noviem­bre de 2014.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.