El ange­li­cal ros­tro del patriar­ca­do internacional

normal_gloss_(1)

por­tal oaca

El femi­nis­mo enten­di­do como un movi­mien­to con­tra la domi­na­ción del patriar­ca­do y por la com­ple­ta igual­dad y eman­ci­pa­ción social, cons­ti­tu­ye una gran ame­na­za para el capi­ta­lis­mo y las cla­ses domi­nan­tes de todo el mundo.

Es por ello que orga­nis­mos de la bur­gue­sía y el patriar­ca­do inter­na­cio­nal repre­sen­ta­dos en la ONU, han ficha­do a Emma Watson- popu­lar­men­te cono­ci­da por inter­pre­tar a Her­mio­ne Gran­ger en la saga Harry Pot­ter – como emba­ja­do­ra de bue­na volun­tad de la ONU y ros­tro prin­ci­pal de HeForShe (Él por ella), cam­pa­ña que se estre­nó el pasa­do sába­do 20 de sep­tiem­bre en la sede de Nacio­nes Uni­das de New York, median­te un vito­rea­do dis­cur­so pro­ta­go­ni­za­do por la cono­ci­da actriz que se pro­pa­gó ful­mi­nan­te­men­te por las redes sociales.

El dis­cur­so de Emma Watson

Emma Watson lue­go de salu­dar a sus exce­len­cias, al pre­si­den­te de la asam­blea y a los dis­tin­gui­dos invi­ta­dos, pre­sen­ta la cam­pa­ña HeForShe, diri­gién­do­se espe­cial­men­te a los hom­bres pero con la inten­ción de que todos y todas nos una­mos. Acto segui­do, desa­rro­lla el dis­cur­so mani­fes­tan­do que duran­te los últi­mos seis meses como emba­ja­do­ra de bue­na volun­tad de la ONU, ha obser­va­do que exis­te la erró­nea idea de que el femi­nis­mo es sinó­ni­mo de odiar a los hom­bres. Emma acier­ta en dicho apun­te. Lamen­ta­ble­men­te, muchas per­so­nas pien­san que el femi­nis­mo sig­ni­fi­ca odiar a los hom­bres, y no solo eso, tam­bién una par­te impor­tan­te de la socie­dad cree equi­vo­ca­da­men­te que el femi­nis­mo con­sis­te en una espe­cie de machis­mo des­de el cam­po feme­nino, cuan­do el femi­nis­mo, como bien apun­ta Emma Watson, es, entre otras cosas, una teo­ría polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y social de la igual­dad de sexos. Sin embar­go, Emma Watson en nin­gún momen­to del dis­cur­so cri­ti­ca pro­fun­da­men­te la des­igual­dad y la domi­na­ción con­tra las mujeres.

Emma eri­ge el dis­cur­so sobre la siguien­te pre­mi­sa: el femi­nis­mo es, por defi­ni­ción, ‑afir­ma- creer que tan­to hom­bres como muje­res deben tener igual­dad de dere­chos y opor­tu­ni­da­des. Es así como la ONU inte­li­gen­te­men­te pro­mo­cio­na, a tra­vés de la popu­lar actriz, la éti­ca meri­to­crá­ti­ca de igual­dad de opor­tu­ni­da­des, carac­te­rís­ti­ca fun­da­men­tal de las socie­da­des neo­li­be­ra­les, que en otras pala­bras sig­ni­fi­ca que todas y todos debe­mos tener las mis­mas opor­tu­ni­da­des para ‘sur­gir’ y ‘triun­far’, aplas­tan­do a los y las demás a tra­vés de rela­cio­nes de com­pe­ten­cia y dominación.

La igual­dad de opor­tu­ni­da­des, pie­dra angu­lar en el dis­cur­so de Emma Watson, está en sin­to­nía con el libe­ra­lis­mo cri­mi­nal domi­nan­te en la ONU. Es la “igual­dad” libe­ral de ser igual­men­te domi­na­dos por el capi­ta­lis­mo y el Esta­do. Es la igual­dad jurí­di­ca de las revo­lu­cio­nes bur­gue­sas, es decir, la mis­ma fal­sa igual­dad que han cri­ti­ca­do millo­nes de femi­nis­tas des­de la épo­ca en que se vie­ra a la luz el libro Vin­di­ca­ción de los dere­chos de la mujer (1792) de Mary Wols­to­ne­craft.

El dis­cur­so de Emma Watson ha sido pre­via­men­te dise­ña­do por un gru­po de repre­sen­tan­tes de las cla­ses domi­nan­tes a tra­vés de la ONU. No es casua­li­dad que la actriz bri­tá­ni­ca con­si­de­re la igual­dad de géne­ro como un dere­cho humano, lógi­ca bur­gue­sa para con el Esta­do y en sin­to­nía con el capi­ta­lis­mo y el refor­mis­mo guber­na­men­tal, como bien advier­te la femi­nis­ta Sil­via Fede­ri­ci en el libro Revo­lu­ción en pun­to cero:

Exis­te [en las con­fe­ren­cias sobre mate­ria de géne­ro de la ONU] una cla­ra ten­den­cia a con­si­de­rar los pro­ble­mas a los que se enfren­tan las muje­res como un asun­to de «dere­chos huma­nos» y a inten­tar prio­ri­zar las refor­mas lega­les como las herra­mien­tas bási­cas de la inter­ven­ción gubernamental.

Dicha dis­cur­si­va, pro­pi­cia – siguien­do con Fede­ri­ci- (…) al abri­go de las con­fe­ren­cias inter­na­cio­na­les pro­mo­vi­das por las Nacio­nes Uni­das, (…) una pers­pec­ti­va [que] no con­si­gue desa­fiar el orden eco­nó­mi­co mun­dial que es la raíz de las nue­vas for­mas de explo­ta­ción que sufren las muje­res. Tam­bién la cam­pa­ña de denun­cia de la vio­len­cia con­tra las muje­res, que ha des­pe­ga­do en los últi­mos años, se ha cen­tra­do en la vio­len­cia físi­ca y la vio­la­ción en el entorno domés­ti­co en línea con las direc­tri­ces de la ONU. Pero ha igno­ra­do la vio­len­cia inhe­ren­te al pro­ce­so de acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta, la vio­len­cia de las ham­bru­nas, las gue­rras y los pro­gra­mas de con­tra­in­sur­gen­cia, que han alla­na­do a lo lar­go de los años ochen­ta y noven­ta el camino para la glo­ba­li­za­ción económica.

En este con­tex­to, mi pri­mer obje­ti­vo es mos­trar que la glo­ba­li­za­ción del mun­do eco­nó­mi­co ha cau­sa­do una enor­me cri­sis den­tro de la repro­duc­ción social de las pobla­cio­nes de Áfri­ca, AsiaLati­noa­mé­ri­ca, y que sobre estas bases se ha asen­ta­do una nue­va divi­sión inter­na­cio­nal del tra­ba­jo que se apro­ve­cha del tra­ba­jo de las muje­res de estas regio­nes en bene­fi­cio de la repro­duc­ción de la mano de obra «metro­po­li­ta­na».

Esto sig­ni­fi­ca,- con­ti­nuan­do con Sil­via Fede­ri­ci- que las muje­res de todo el mun­do están sien­do «inte­gra­das» en la eco­no­mía mun­dial como pro­duc­to­ras de mano de obra no solo a nivel local sino tam­bién para los paí­ses indus­tria­li­za­dos, ade­más de pro­du­cir mer­can­cías bara­tas para la expor­ta­ción glo­bal. Defien­do que esta rees­truc­tu­ra­ción glo­bal del tra­ba­jo repro­duc­ti­vo abre una cri­sis den­tro de las polí­ti­cas femi­nis­tas, ya que intro­du­ce una nue­va divi­sión entre las muje­res que debi­li­ta la posi­bi­li­dad de una soli­da­ri­dad femi­nis­ta glo­bal y ame­na­za con redu­cir el femi­nis­mo a un mero vehícu­lo para la racio­na­li­za­ción del orden eco­nó­mi­co mundial.

Por si que­da­ban dudas de la com­pli­ci­dad del dis­cur­so de Emma Watson con el capi­ta­lis­mo cri­mi­nal, la actriz que­da en abso­lu­ta evi­den­cia cuan­do cita a la geno­ci­da Hillary Clin­ton como ejem­plo para el desa­rro­llo de las ideas femi­nis­tas en la ONU. ¿Sabrá Emma Watson que Hillary Clin­ton es una cri­mi­nal cuyo femi­nis­mo con­sis­te bási­ca­men­te en bom­bar­dear a todos por igual, hom­bres y muje­res sin dis­cri­mi­na­ción, para impo­ner regí­me­nes fun­cio­na­les a los intere­ses de la bur­gue­sía inter­na­cio­nal? Tam­bién resul­ta bas­tan­te deci­dor que Emma Watson, ade­más de nom­brar a la líder cri­mi­nal de EEUU, cita al padre del con­ser­va­du­ris­mo bri­tá­ni­co, Edmund Bur­ke, a quien lla­ma ‘esta­tis­ta’ como sinó­ni­mo de buen hom­bre.

Emma Watson y el femi­nis­mo heteropatriarcal

Emma Watson, des­pués de levan­tar ante el audi­to­rio en New York y para el mun­do, las ideas fun­cio­na­les a las cla­ses domi­nan­tes de fal­sa igual­dad, pro­si­gue hábil­men­te inten­tan­do sanear y ador­nar su dis­cur­so paseán­do­se por luga­res comu­nes de la socie­dad patriar­cal: Que los hom­bres tie­nen mie­do a pare­cer feme­ni­nos y que las muje­res son recha­za­das por rea­li­zar tareas con­si­de­ra­das mas­cu­li­nas. Y que tan­to los hom­bres como las muje­res sufri­mos pro­duc­to de las rela­cio­nes de des­igual­dad de géne­ro. Sin embar­go, Emma Watson ‘olvi­da’ un pun­to fun­da­men­tal en la cons­truc­ción his­tó­ri­ca de la crí­ti­ca femi­nis­ta: que las muje­res de cla­ses explo­ta­das son doble­men­te opri­mi­das, tan­to por el patriar­ca­do como por el capi­ta­lis­mo. Tam­bién olvi­da que el patriar­ca­do no es mera­men­te un pro­ble­ma de índo­le cul­tu­ral en la con­vi­ven­cia sino que las des­igual­da­des de sexo se agu­di­zan y for­ta­le­cen a la vez que se desa­rro­lla el capi­ta­lis­mo y la expan­sión del Esta­do con­tra las socie­da­des. A pesar de lo ante­rior, Emma Watson acier­ta cuan­do dice que:

Yo creo que es correc­to que yo pue­da ser capaz de tomar deci­sio­nes sobre mi pro­pio cuer­po, tras lo cual reci­be una jus­ta ovación.

Emma tam­bién acier­ta cuan­do excla­ma:

¡Hom­bres!, me gus­ta­ría apro­ve­char esta opor­tu­ni­dad para hacer­les lle­gar una invi­ta­ción for­mal: La igual­dad de géne­ro tam­bién es vues­tro problema.

Sin embar­go a lo lar­go del dis­cur­so, Emma Watson en nin­gún momen­to cues­tio­na la hete­ro­nor­ma pro­pia de las socie­da­des patriar­ca­les. Tam­po­co men­cio­na la igual­dad para gaisles­bia­nas ni para lo con­si­de­ra­do trans. Emma Watson se man­tu­vo siem­pre acor­de con las pos­tu­ras tra­di­cio­na­les de la fami­lia patriar­cal, defen­dien­do el rol del padre y la madre den­tro de una rela­ción hete­ro­se­xual. ¿Qué igual­dad es aque­lla don­de no se reco­no­ce ni con un míni­mo gui­ño a las millo­nes de per­so­nas que se rela­cio­nan fue­ra de los cáno­nes de la pure­za maria­na matri­mo­nial hombre/​mujer?

Tam­bién con­si­de­ro un pun­to intere­san­te en la con­ver­sa­ción de Emma cuan­do afir­ma que:

Es hora de que vea­mos a los géne­ros como un espec­tro en vez de como un jue­go de polos opues­tos. Debe­mos parar de desa­fiar­nos los unos a los otros.

De esto pode­mos pen­sar varias cosas pero des­ta­co dos: Por un lado, con­si­de­ro un apor­te al deba­te ima­gi­nar los géne­ros como un ‘espec­tro’, si es que por espec­tro enten­de­mos una gama de múl­ti­ples colo­res, un espa­cio mul­ti­for­me, no limi­ta­do ni some­ti­do a impo­si­cio­nes. Por otra par­te, si enten­de­mos el sen­ti­do de la pala­bra ‘espec­tro’ como un con­jun­to de colo­res que se com­ple­men­tan entre sí, Emma Watson no se esta­ría apar­tan­do mucho de la visión hete­ro­nor­ma­li­za­da de las rela­cio­nes entre las per­so­nas. Y, lamen­ta­ble­men­te, la segun­da opción es la que más toma peso si es que con­si­de­ra­mos el total del dis­cur­so de la actriz de la saga Harry Pot­ter, y si a eso le suma­mos que el nom­bre de la cam­pa­ña es Él por ella, me atre­vo a afir­mar que el dis­cur­so de Emma Watson está pro­fun­da y com­ple­ta­men­te con­ta­mi­na­do por la fala­cia patriar­cal de la com­ple­men­ta­rie­dad entre los géne­ros.

A modo de conclusión

El femi­nis­mo de Emma Watson es el sue­ño ame­ri­cano, la bús­que­da del dora­do, el colo­nia­lis­mo, la socie­dad de las mer­can­cías, el egoís­mo sis­té­mi­co, el sál­va­te si pue­des, el dar­wi­nis­mo social: La lucha por la sobre­vi­ven­cia, el recha­zo al apo­yo mutuo y la nega­ción de la auto­ges­tión. Dicho de otro modo, el femi­nis­mo de los salo­nes del poder de la ONU, que pro­mo­cio­na Emma Watson, es el no-femi­nis­mo, ya que abo­ga por la “igual­dad” de ser igual­men­te domi­na­dos y explo­ta­dos por el Esta­do, el patriar­ca­do y el capi­tal, y no por la igual­dad social enten­di­da como una rela­ción hori­zon­tal en libertad.

Emma Watson con su ange­li­cal ros­tro ‑según los cáno­nes de belle­za de la cul­tu­ra occidental‑, huma­ni­za las inten­cio­nes de las cla­ses domi­nan­tes para exten­der el capi­ta­lis­mo por el pla­ne­ta y la mer­can­ti­li­za­ción de las rela­cio­nes socia­les bajo la excu­sa de “pro­gre­so y liber­tad”. No es casua­li­dad que Emma cri­ti­que la esca­sa esco­la­ri­za­ción en Áfri­ca. Allí irá la ONU, pero no con escue­li­tas femi­nis­tas ni pelí­cu­las de Harry Pot­ter sino que con bom­bas y ejér­ci­tos coor­di­na­dos por el Con­se­jo de Segu­ri­dad para impo­ner una demo­cra­cia “libre”, mer­can­til y san­grien­ta, y por supues­to, libe­ral, y con ello, exten­der el desa­rro­llo del capi­ta­lis­mo en la faz de la tierra.

En resu­men, la ONU a tra­vés de la actriz Emma Watson, defien­de espec­ta­cu­lar­men­te el femi­nis­mo libe­ral-bur­gués de toda la vida: aquel que defien­de la igual­dad jurí­di­ca ante Esta­do sin cues­tio­nar las dife­ren­cias de cla­se, raza y sexo. Es el femi­nis­mo de la pari­dad en los pues­tos de Poder en las ins­ti­tu­cio­nes bur­gue­sas como minis­te­rios y par­la­men­tos. Es el femi­nis­mo de la mayor par­ti­ci­pa­ción de muje­res en las geren­cias de empre­sas capi­ta­lis­tas. Es el femi­nis­mo por la inclu­sión de muje­res en los ejér­ci­tos y las poli­cías, entre otras estruc­tu­ras de domi­na­ción del capi­ta­lis­mo y el patriar­ca­do.

Para fina­li­zar, creo muy opor­tuno recor­dar estos impor­tan­tes apun­tes de la com­pa­ñe­ra Sil­via Federici:

El poder de las muje­res no pro­vie­ne de arri­ba, no lo otor­gan las ins­ti­tu­cio­nes glo­ba­les como las Nacio­nes Uni­das, sino que debe cons­truir­se des­de aba­jo y que solo a tra­vés de la auto­or­ga­ni­za­ción podrán las muje­res revo­lu­cio­nar sus vidas. De hecho, las femi­nis­tas harían bien en tener en cuen­ta que las ini­cia­ti­vas de las Nacio­nes Uni­das en favor de las muje­res han coin­ci­di­do con los ata­ques más devas­ta­do­res con­tra ellas en todo el pla­ne­ta, y que la res­pon­sa­bi­li­dad de los mis­mos recae sobre las agen­cias miem­bro de las Nacio­nes Uni­das: el Ban­co Mun­dial, el FMI, la OIT y, por enci­ma de todo, el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU. Fren­te al femi­nis­mo fabri­ca­do por la ONU, con sus ONG, sus pro­yec­tos «gene­ra­do­res de ingre­sos» y sus rela­cio­nes pater­na­lis­tas con los movi­mien­tos loca­les, se levan­tan las orga­ni­za­cio­nes de base que las muje­res han cons­trui­do en Áfri­ca, Asia y Lati­noa­mé­ri­ca, para luchar por ser­vi­cios bási­cos (carre­te­ras, escue­las, clí­ni­cas), para resis­tir los ata­ques guber­na­men­ta­les con­tra la ven­ta callejera―uno de los modos pri­mor­dia­les de sub­sis­ten­cia de las muje­res― y para defen­der­se mutua­men­te de los abu­sos de sus mari­dos. (Sil­via Fede­ri­ci- Revo­lu­ción en pun­to cero)

Sil­via Fede­ri­ci es pro­fun­da­men­te cons­cien­te de la nece­si­dad de la auto­ges­tión y concluye:

Como cual­quier otra for­ma de auto­de­ter­mi­na­ción, el movi­mien­to de libe­ra­ción de las muje­res requie­re de con­di­cio­nes mate­ria­les espe­cí­fi­cas, que comien­zan por el con­trol de los medios de pro­duc­ción y subsistencia.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.