Boeing 777: Las prue­bas con­de­nan a Kiev. Las 18 falacias

¿Si Esta­dos Uni­dos hubie­ra teni­do las prue­bas con­cre­tas de que un misil de los inde­pen­den­tis­tas o de Rusia hubie­ra derri­ba­do al avión, no las hubie­ra mos­tra­do ya?

Mien­tras se lee esta colum­na, el ase­si­na­to de cien­tos de pales­ti­nos y ucra­nia­nos del este se difu­mi­na. Ese obje­ti­vo es logra­do por el aten­ta­do en el este de Ucra­nia a un Boeing 777 de Malay­sia Air­li­nes, que cubría la ruta de Áms­ter­dam a Kua­la Lum­pur con 283 pasa­je­ros y 15 tri­pu­lan­tes a bor­do, en una zona con­tro­la­da por las mili­cias que luchan con­tra el Gobierno de Kiev. Esta­ble­cien­do de inme­dia­to un cul­pa­ble a prio­ri por par­te de las Poten­cias EAIF, logra des­viar la aten­ción de esas masa­cres, impac­tan­do la con­cien­cia públi­ca aun­que no haya sido com­pro­ba­da la información.

Lo infa­me es que acu­san­do a las mili­cias y a la Fede­ra­ción Rusa, pese a ser evi­den­te­men­te fal­so, se obtu­vo lo per­se­gui­do maquia­vé­li­ca­men­te: dejar el regis­tro de supues­ta agre­sión por par­te de un país con­si­de­ra­do “enemi­go de la liber­tad”. Asi­mis­mo, las san­cio­nes de la ‘Unión’ Euro­pea a Rusia por la supues­ta des­truc­ción del MH17, sin nin­gu­na prue­ba, demues­tran las accio­nes deses­pe­ra­das por inser­tar a dicho país en una con­fla­gra­ción y el uso de la irra­cio­na­li­dad en el pun­to máxi­mo con tal de lograr su fin perverso.

7bef0c9d3f13802befaf2e56d00a689e_article

Por ello, es impor­tan­te saber que el régi­men de Poroshen­ko, obe­de­cien­do las órde­nes dadas por el encla­ve de Cor­po­ra­cio­nes Trans­na­cio­na­les, a tra­vés de los gobier­nos de Esta­dos Uni­dos y sus subor­di­na­dos (Ale­ma­nia, Ingla­te­rra y Fran­cia), tie­ne como axio­ma obli­gar a Rusia a entrar en con­flic­to para comen­zar una Ter­ce­ra Gue­rra Mun­dial, con las con­si­guien­tes ganan­cias de los empre­sa­rios de la gue­rra y apro­ve­chan­do la geo­es­tra­te­gia para refor­mu­lar los mapas del mundo.

Para ello, ha rea­li­za­do las más diver­sas y agre­si­vas accio­nes, que esta­ban en su pun­to máxi­mo al bom­bar­dear la fron­te­ra rusa, tal como con­ti­núa ocu­rrien­do, para for­zar la con­fla­gra­ción. Sin embar­go, el aten­ta­do al Boeing es la últi­ma tác­ti­ca apli­ca­da si se da por sen­ta­do que no hubo nin­gu­na explo­sión inter­na ni falla de moto­res, que es lo indi­ca­do por Malay­sia Air­li­nes, dejan­do como úni­ca alter­na­ti­va el derri­bo por un misil o un ata­que de un caza militar.

¿Los plan­tea­mien­tos ante­rio­res están liga­dos a la masa­cre aérea?

Obvia­men­te, la bús­que­da de la expli­ca­ción requie­re un cri­te­rio cien­tí­fi­co: todo hecho debe ubi­car­se en un con­tex­to, tiem­po y coyun­tu­ra, imbri­ca­do al aná­li­sis de los intere­ses que mar­can a los acto­res o protagonistas.

En este con­flic­to local entre ucra­nia­nos, que se ha con­ver­ti­do en glo­bal, hay tres acto­res cla­ve: el gobierno de Kiev, ava­la­do por el régi­men esta­dou­ni­den­se, acom­pa­ña­do de la ‘Unión’ Euro­pea (que son sim­ple­men­te tres paí­ses los que mar­can la deci­sio­nes del res­to subor­di­na­do), y la OTAN como el bra­zo arma­do de esta Alian­za; la Fede­ra­ción Rusa y el gobierno de la Repú­bli­ca Popu­lar de Donetsk.

La Casa Roja tie­ne un inte­rés tri­ple en esta situa­ción: a) Apo­de­rar­se de las fuen­tes ener­gé­ti­cas, mine­ra­les y ali­men­ti­cias de Ucra­nia; b) Man­te­ner un régi­men abso­lu­ta­men­te con­tro­la­do a tra­vés de pre­si­den­tes con gran fle­xi­bi­li­dad ósea; c) Man­te­ner en per­ma­nen­te ame­na­za a la Fede­ra­ción Rusa o, si es fac­ti­ble, aho­gar­la y exter­mi­nar­la defi­ni­ti­va­men­te. Para ello, se posee la deci­sión, tác­ti­ca, frial­dad y expe­rien­cia, espe­cial­men­te apor­ta­da por el sis­te­ma de “ban­de­ra fal­sa” como la auto­des­truc­ción de las Torres Geme­las, la supues­ta eje­cu­ción de Osa­ma Bin Laden, el ata­que a Gaza o el patro­ci­nio al terro­ris­mo en las for­mas que sea necesario.

La Fede­ra­ción ha teni­do un des­en­vol­vi­mien­to tal, que cada vez se per­ci­be con mayor vita­li­dad que es una nación pujan­te, con mayo­res ami­gos y en uni­dad con Chi­na, fór­mu­la imba­ti­ble en la are­na diplo­má­ti­ca, comer­cial y mili­tar, si se die­se el caso. La recien­te gira por Amé­ri­ca Lati­na, éxi­to his­tó­ri­co, abre un mun­do plu­ri­po­lar para el desa­rro­llo social de muchas nacio­nes en Com­ple­men­ta­rie­dad. Por tan­to, su inte­rés es tener el menor núme­ro de inci­den­tes, poseer una fron­te­ra sin con­tra­tiem­pos y lograr la paz en Ucrania.

La Repú­bli­ca Popu­lar de Donetsk es un baluar­te de la con­cep­ción inde­pen­den­tis­ta, some­ti­da a un ata­que bru­tal tan­to en su par­te civil, ciu­da­des, hoga­res, escue­las, hos­pi­ta­les, etc. Su deci­di­da opo­si­ción a gol­pes de esta­do y su visión sobe­ra­na con­tras­tan con su estruc­tu­ra de defen­sa, por lo que en este momen­to su prio­ri­dad es for­ta­le­cer­se para defen­der a la pobla­ción en peli­gro. De allí que lo menos impor­tan­te es crear pug­nas que pudie­sen debilitarlos.

De lo ante­rior, se des­pren­de que solo uno de los acto­res tie­ne inte­rés real en que el con­flic­to se expan­da y ha hecho todo lo posi­ble para que eso se dé, aun­que ha encon­tra­do la férrea y madu­ra opo­si­ción rusa. Si se ana­li­zan los dis­cur­sos de Putin y de Oba­ma, el len­gua­je cau­to, en pro de la paz, expli­ca­ti­vo, de un esta­dis­ta, con­tras­ta con el por­cen­ta­je de ame­na­zas, infun­dios, insul­tos, alta­ne­ría, del segun­do. Es en dicha direc­ción que el pre­si­den­te Poroshen­ko ha pedi­do la inter­ven­ción de la OTAN, apro­ve­chan­do que los Medios inter­na­cio­na­les acu­san a Rusia de haber mani­pu­la­do o entre­na­do a quie­nes mane­jan las herra­mien­tas anti­aé­reas, ade­más inclu­so de saquear cadá­ve­res por par­te de las milicias.

Aho­ra, defi­ni­do los intere­ses, se pue­de pasar al aná­li­sis concreto.

¿Quién derri­bó el avión malasio?

El pri­mer requi­si­to, indis­pen­sa­ble, para rea­li­zar esta pla­ni­fi­ca­da y san­grien­ta acción es una torre de con­trol des­de don­de se ubi­que con pre­ci­sión el des­pla­za­mien­to de la nave. Esto sig­ni­fi­ca con­tac­to, con­fir­ma­ción, iden­ti­fi­ca­ción. ‘Coin­ci­den­cial­men­te’, el gobierno de Poroshen­ko posee toda la infra­es­truc­tu­ra nece­sa­ria para vigi­lar su espa­cio, tener los pla­nes de vue­lo de aque­llos que cru­cen su terri­to­rio aéreo, cono­cer el esta­do del tiem­po, visi­bi­li­dad y coor­de­na­das con­cre­tas. Es decir, saber con exac­ti­tud cuán­do, dón­de y cómo pasa­rá esa aero­na­ve, man­te­nien­do con­tac­to y orien­tan­do su vuelo.

El segun­do requi­si­to es la exis­ten­cia de una herra­mien­ta que pue­da aba­tir­la a tra­vés de algún misil o dis­pa­ros pre­ci­sos, lo que sólo pue­de pro­ve­nir de otra nave con mayor opción béli­ca o de un arma pro­vis­ta de misi­les tie­rra-aire que le per­mi­tan alcan­zar­la a cier­ta dis­tan­cia, en este caso, a más de 10 kiló­me­tros. El úni­co que las posee es Ucrania.

Algu­nos ‘exper­tos’ han mani­fes­ta­do que es fac­ti­ble el uso de dichas armas por par­te de sec­to­res del Ejér­ci­to que no siguen las órde­nes del Coman­dan­te en Jefe, lo que exi­mi­ría de res­pon­sa­bi­li­dad a Kiev. Aún más, tam­bién han mani­fes­ta­do que podría ser un error de las auto­de­fen­sas que dis­pa­ra­rían sin saber iden­ti­fi­car. Son algu­nas ‘ideas’ sobre la situa­ción oca­sio­na­da que no logran des­vir­tuar lo sustentado.

La Fede­ra­ción no posee armas de este cali­bre en esa zona y la Repú­bli­ca de Donetsk ha acla­ra­do que los avio­nes y heli­cóp­te­ros derri­ba­dos no alcan­za­ban tal dis­tan­cia de nin­gún modo, inclu­so dos de ellos fue­ron impac­ta­dos al inten­tar ate­rri­zar. El Boeing-777 vola­ba a altu­ras comer­cia­les, que están fue­ra del radio de sus arma­men­tos anti­aé­reos portables.
El ter­cer requi­si­to, inocul­ta­ble, es el inte­rés que pue­den tener aque­llos que par­ti­ci­pa­ron de dicho cri­men. Ya es cla­ro que el úni­co bene­fi­cia­do y quién lo orde­nó no posee la míni­ma cor­du­ra huma­na para dete­ner­se ante tama­ña ‘haza­ña’. En una ter­ce­ra ‘coin­ci­den­cia’, un régi­men que bom­bar­dea a su pro­pio pue­blo, que ase­si­na a civi­les, que se sur­te de ejér­ci­tos terro­ris­tas y que pre­ten­de la liqui­da­ción o exter­mi­nio de los deno­mi­na­dos rebel­des, es capaz de hacer lo que sea por lograr lo que pre­ten­de. Ha cau­sa­do una gran inte­rro­gan­te el moti­vo que tuvo Kiev para cam­biar el plan de vue­lo de ese avión y, cono­cien­do dicha gra­ve pro­ble­má­ti­ca, lo haya con­du­ci­do cons­cien­te­men­te hacia una zona en con­fla­gra­ción y altu­ra en coor­de­na­da con una caza ucraniano.

Esta sin­di­ca­ción se for­ta­le­ce con las men­ti­ras de la Red Hou­se y el gobierno neo­na­zi, lo que los incri­mi­na directamente.

20 fala­cias que con­fir­man la culpabilidad.

Toda la supues­ta fun­da­men­ta­ción de CIA-Kiev para indi­car como res­pon­sa­bles a los inde­pen­den­tis­tas o a Vla­dí­mir Putin direc­ta­men­te, es casi ridí­cu­la: Un mapa que indi­ca des­de don­de supues­ta­men­te pro­ven­dría el ata­que o una ‘gra­ba­ción’ que se sabe cla­ra­men­te que es una suma de voces. Lo deli­ca­do es una fabri­ca­ción de prue­bas a nivel téc­ni­co o el ocul­ta­mien­to de otras, lo cual es per­fec­ta­men­te obvio, pues en su afán de cul­par a Rusia ha sido muy des­pro­li­jo en la argu­men­ta­ción. Por ejem­plo, no ha res­pon­di­do por qué exis­tían Buk-M1 en una zona don­de sus enemi­gos no tie­nen avio­nes, cómo están mane­jan­do la infor­ma­ción téc­ni­ca que poseen o si la están con­ta­mi­nan­do, debi­do a qué impi­den la asis­ten­cia de la comi­sión inter­na­cio­nal a rea­li­zar la inves­ti­ga­ción. La sin­di­ca­ción es incon­tro­ver­ti­ble y la fal­se­dad de las supues­tas prue­bas apor­ta­das por el gobierno y régi­men de Esta­dos Uni­dos, en una indis­cu­ti­ble aso­cia­ción, expli­ca su autoría:

1. El pre­si­den­te ucra­niano de inme­dia­to que ocu­rrió el cri­men hizo públi­ca su con­de­na y no des­car­tó que el avión fue­se derri­ba­do por los “sepa­ra­tis­tas” o “terro­ris­tas”, insis­tien­do en su ver­sión de la alian­za rusa… mien­tras tan­to aho­ra mesu­ra­da­men­te “exi­ge” una inves­ti­ga­ción inter­na­cio­nal por exper­tos reco­no­ci­dos, sin expli­car la rapi­dez con qué cono­ció el hecho, si no es por la pla­nea­ción ante­rior. Lo que aho­ra se sabe es que la infor­ma­ción pro­vino de la CIA y fue dis­tri­bui­da a tra­vés de los Medios en for­ma de obli­ga­to­ria difu­sión, tal como se hizo en los edi­to­ria­les de los cen­tros ideo­ló­gi­cos infor­ma­ti­vos para acom­pa­ñar la gue­rra mediática.

2. Por su par­te, el vice­pre­si­den­te Joe Biden ase­gu­ró que la aero­na­ve fue derri­ba­da y no se tra­tó de un acci­den­te, supo­nien­do que los sepa­ra­tis­tas o Rusia eran res­pon­sa­bles. Un día más tar­de, segu­ra­men­te cono­cien­do los mapas sate­li­ta­les de su nación, se calló y ha con­ti­nua­do en per­ma­nen­te silen­cio pese a cono­cer­se su locua­ci­dad.

3. Barak Oba­ma en una inter­ven­ción tea­tral denun­ció la masa­cre insis­tien­do en que, como siem­pre, los impli­ca­dos ten­drían una san­ción, pues se con­ta­ba con los saté­li­tes que com­pro­ba­ban a los cul­pa­bles del este. Pau­la­ti­na­men­te ha des­cen­di­do su tono para decla­rar su pésa­me a los falle­ci­dos y soli­ci­tar la con­for­ma­ción de un equi­po de espe­cia­lis­tas lo antes posi­ble. El lunes 21 de julio, el pre­si­den­te ya afir­ma­ba que resul­ta impres­cin­di­ble que la comi­sión desig­na­da arri­be al lugar para inves­ti­gar lo suce­di­do. Extra­ño cam­bio de actitud.

4. Las infor­ma­cio­nes mun­dia­les decían que el Boeing 777, con 280 pasa­je­ros y 15 miem­bros de la tri­pu­la­ción, se estre­lló cer­ca de la zona de con­flic­to de Ucra­nia con Rusia, y se habla­ba de que un misil habría derri­ba­do la nave. Lo ante­rior, con el obje­ti­vo de pre­sen­tar a esta nación como par­te del con­flic­to ucra­niano. Hoy se cono­ce, afor­tu­na­da­men­te, que exis­te un con­flic­to interno, un régi­men muy agre­si­vo y cuyo gobierno es pro­duc­to de la inje­ren­cia direc­ta en el derro­ca­mien­to de Yanu­ko­vich, el pre­si­den­te legí­ti­mo, por par­te de la CIA, la Otán y la ‘Unión’ Europea.

5. Tras pro­du­cir­se la tra­ge­dia, los mili­ta­res ucra­nia­nos nega­ron el mis­mo día 17 de julio que sus avio­nes hubie­ran rea­li­za­do vue­lo alguno, lo que se con­fir­ma como una men­ti­ra cla­ra pues estu­vie­ron en dicho lugar, lo que se esta­ble­ce por mapeo de la zona.

6. Las gra­ba­cio­nes de las pre­sun­tas con­ver­sa­cio­nes de las auto­de­fen­sas sobre el avión antes del sinies­tro se difun­die­ron inme­dia­ta­men­te des­pués de la catás­tro­fe, lue­go fue­ron ‘moder­ni­za­das’ y al final, al des­cu­brir­se su edi­ción mani­pu­la­da, des­apa­re­cie­ron mis­te­rio­sa­men­te. Un aná­li­sis espec­tral y del tiem­po ha demos­tra­do que el diá­lo­go se cor­tó en tro­zos y lue­go fue ensam­bla­do. El vídeo en el que, supues­ta­men­te, los rebel­des decían haber des­trui­do el avión se subió el día antes que ocu­rrie­se el evento.

7. El com­ple­jo anti­aé­reo Buk-M1, cuyas fotos y videos pre­sen­ta­ban los Ser­vi­cios de Segu­ri­dad de Ucra­nia como prue­bas de la impli­ca­ción de Rusia en el asun­to, real­men­te per­te­ne­cían al Ejér­ci­to ucra­niano. Sus mate­ria­les mues­tran el sis­te­ma con el núme­ro 312 pre­sun­ta­men­te cru­zan­do la fron­te­ra ruso-ucra­nia­na, pero el mis­mo com­ple­jo ya fue vis­to en mar­zo en áreas con­tro­la­das por los mili­ta­res. Ade­más, las pro­pias tro­pas ase­gu­ran que com­ple­jos de este tipo no caye­ron en manos de las mili­cias, mos­tran­do el tras­la­do del Buk ‘ruso’ que resul­tó en otro fias­co absur­do, pues corres­pon­día a ellos mis­mos. En sín­te­sis, Ucra­nia denun­ció, des­pués del cri­men, que las mili­cias habían cap­tu­ra­do sis­te­mas anti­aé­reos Buk-M1 demos­trán­do­se pos­te­rior­men­te que eran pro­pios. El día del derri­bo los sis­te­mas de moni­to­ri­za­ción rusos detec­ta­ron acti­vi­dad radar de sis­te­mas rela­cio­na­dos con las bate­rías anti­aé­reas ucra­nia­nas del sis­te­ma Buk M1 des­ple­ga­das en torno a Sty­la, a unos 30 kiló­me­tros al sur de Donetsk. Defi­ni­ti­va­men­te, han teni­do que acep­tar que en la región de Donetsk, don­de se estre­lló la nave, esta­ba ope­ran­do la divi­sión Búkov de las Fuer­zas Arma­das de Ucra­nia y, según el Fis­cal Gene­ral de Ucra­nia, Vita­li Yario­ma, los mili­cia­nos del sudes­te no dis­po­nían del sis­te­ma de misi­les Buk-M1.

8. Las prue­bas de saté­li­te que ‘con­fir­ma­ban’ lo dicho por Oba­ma, Biden y Poroshen­ko, no han sido entre­ga­das has­ta aho­ra. Lo que se sabe es que el régi­men esta­dou­ni­den­se moni­to­rea­ba la zona y no emi­tió nin­gún mapa que evi­den­cie ata­que o cau­san­te, excep­to decla­ra­cio­nes, lo que indi­ca cla­ra­men­te que borró la infor­ma­ción, la fal­si­fi­có o inter­pre­tó a par­tir de sus pro­pias con­je­tu­ras, pues son ellos los impu­tados. Se cono­ce que un saté­li­te espía esta­dou­ni­den­se sobre­vo­la­ba el terri­to­rio don­de fue derri­ba­do el avión mala­sio, super­vi­san­do el lan­za­mien­to de misi­les. El Minis­te­rio ruso de Defen­sa ha pro­pues­to a EE.UU. que haga públi­cas las imá­ge­nes, de las que dice dis­po­ner, que demues­tren que el Boeing de Mala­sia Air­li­nes fue derri­ba­do des­de el terri­to­rio bajo con­trol de la mili­cia popular.

9. Poroshen­ko mani­fes­tó públi­ca­men­te que Rusia que­ría apo­de­rar­se de las cajas negras, lo que nue­va­men­te fue des­men­ti­do por el repre­sen­tan­te espe­cial del Gobierno de Mala­sia, el coro­nel Mohd Saq­ri. Asi­mis­mo, denun­ció a Donetsk y Mos­cú de poner tra­bas a los espe­cia­lis­tas para que se acer­ca­ran al lugar de los hechos. Sin embar­go, los pro­pios obser­va­do­res de la OSCE han refu­ta­do que las auto­de­fen­sas les nega­ran el acce­so al lugar de la catás­tro­fe aérea.

10. De modo estram­bó­ti­co en estos días se ha plan­tea­do por los ser­vi­cios secre­tos esta­dou­ni­den­ses que un deser­tor del ejér­ci­to ucra­niano podría haber derri­ba­do el avión… aun­que no se sabe quién es, dón­de vive, su nom­bre ni cuá­les son sus hob­bies (¡sin comentarios!).

11. El pasa­do 18 de julio, el jefe del Ser­vi­cio de Segu­ri­dad de Ucra­nia, Valen­tín Nali­vái­chen­ko, anun­ció la cap­tu­ra de unos “obser­va­do­res” de los sis­te­mas Buk, supues­ta­men­te pro­ce­den­tes de Rusia, aun­que tras la publi­ca­ción de su decla­ra­ción no se difun­dió nin­gu­na otra infor­ma­ción sobre la cap­tu­ra de esas per­so­nas des­va­ne­cién­do­se las impor­tan­tes “prue­bas”.

12. En los Medios de las Trans­na­cio­na­les, des­pués de acu­sar, inju­riar, des­ca­li­fi­car, aho­ra se ha apa­ga­do subrep­ti­cia­men­te la noti­cia y atri­bu­yen más que una con­de­na, a una “res­pon­sa­bi­li­dad polí­ti­ca” de Rusia, cam­bian­do la ver­sión cuan­do en reali­dad se sabe que el régi­men ucra­niano fue impues­to por los fun­cio­na­rios esta­dou­ni­den­ses y euro­peos con el fin de gene­rar una guerra.

13. Des­pués de insis­tir que exis­tían fuer­zas rusas en Donetsk, inclu­so exper­tos en armas anti­aé­reas, el mis­mo Minis­te­rio de Defen­sa ucra­niano hizo hin­ca­pié en que la defen­sa aérea de las Fuer­zas Arma­das rusas no esta­ba en fun­cio­na­mien­to en esa zona el 17 de julio. Tam­po­co avio­nes de las Fuer­za Aérea de Rusia sobre­vo­la­ron las regio­nes rusas limí­tro­fes con la pro­vin­cia de Donetsk, lo que habría sido con­fir­ma­do por regis­tra­do­res de datos de vuelo.

14. En uno de los erro­res más gra­ves, el gobierno de Ucra­nia ha mani­fes­ta­do que el avión nun­ca aban­do­nó las rutas pre­vis­tas y que los exper­tos no han encon­tra­do nada inusual en el com­por­ta­mien­to de los controladores.
El pro­ble­ma radi­ca en que si no hubie­se sido des­via­do y baja­da su alti­tud, debi­do a la velo­ci­dad del Boeing, que es inal­can­za­ble para un caza Su-25 a esa altu­ra, no hubie­ra habi­do con­tac­to tan pró­xi­mo de 3 a 5 kiló­me­tros. Al dar­se éste, los sen­so­res del misil ya acti­va­dos cap­tan un blan­co, el cual en una ubi­ca­ción ideal pro­ce­de a conec­tar; de igual modo, tam­bién sus armas pue­den atra­ve­sar el fuse­la­je debi­do a su poder de fue­go. Por eso le ayu­dó el cen­tro de con­trol de vue­los en la ciu­dad ucra­nia­na de Dne­pro­pe­trovsk, que orde­nó al Boeing que se des­via­ra hacia la izquier­da, en la direc­ción del Su-25.

15. Poroshen­ko mani­fes­tó su total dis­po­si­ción a que hubie­se una inves­ti­ga­ción impar­cial para lo cual pres­ta­ría toda su cola­bo­ra­ción a los agen­tes encar­ga­dos, es decir, entre­gar los regis­tros de las con­ver­sa­cio­nes entre los ofi­cia­les de la torre de con­trol de trá­fi­co aéreo de Ucra­nia y los tri­pu­lan­tes del avión derri­ba­do, pla­nes de vue­lo, etc. No obs­tan­te, la BBC infor­mó que el ser­vi­cio secre­to de Ucra­nia ha con­fis­ca­do dicho mate­rial, que pue­de ser mani­pu­la­do para entre­gar­lo pos­te­rior­men­te “con algu­nas modi­fi­ca­cio­nes”. No hay que olvi­dar que las auto­ri­da­des de cada país son las res­pon­sa­ble de man­te­ner la segu­ri­dad de su espa­cio aéreo para las aero­na­ves civi­les y posee todo el regis­tro exigido.

Es impor­tan­te pre­ci­sar que el minis­tro de Trans­por­te de Mala­sia con­fir­mó que los con­tro­la­do­res aéreos ucra­nia­nos exi­gie­ron que los pilo­tos vola­ran a una alti­tud más baja que lo pre­vis­to, prohi­bi­da, des­ta­can­do que Rusia hacía todo lo posi­ble para garan­ti­zar la segu­ri­dad en el lugar del sinies­tro. El des­vío fue apro­xi­ma­da­men­te de 14 kiló­me­tros en direc­ción norte.
Kiev ha ocul­ta­do el deli­ca­do hecho de iden­ti­fi­car quién obli­gó al con­tro­la­dor del vue­lo en Dne­pro­pe­trovsk a des­viar de su ruta al MH17.

16. El gobierno ucra­niano infor­mó que un misil lan­za­do por los “pro­rru­sos” aba­tió el apa­ra­to. Sin embar­go, poco des­pués nue­va­men­te silen­cia­ron sus repli­ca­do­res, pues tes­ti­gos des­de tie­rra no vie­ron nin­gu­na este­la de pro­yec­ti­les, lo que es carac­te­rís­ti­co de éstos, tal vez des­alen­ta­dos ade­más por­que los docu­men­tos apor­ta­dos cien­tí­fi­ca­men­te por el Minis­te­rio de Defen­sa de la Fede­ra­ción Rusa visi­bi­li­za cla­ra­men­te un caza Su-25, uti­li­za­do por la Fuer­za Aérea de Ucra­nia, para­le­lo al avión antes de su caída.

17. Las san­cio­nes emi­ti­das por Esta­dos Uni­dos en con­jun­ción con la Unión Euro­pea para debi­li­tar a Rusia, men­cio­na­das como gra­ves por la inter­ven­ción supues­ta en esta masa­cre, ha fina­li­za­do en cas­ti­gos de no tan alto impac­to debi­do a que sus fun­da­men­tos no tie­nen nin­gún asi­de­ro, excep­to ata­car a un país sobe­rano. Las nue­vas medi­das puni­ti­vas pre­ten­den en reali­dad dar una prue­ba de pode­río y corres­pon­de a una acción deses­pe­ra­da pro­pia de la frus­tra­ción al no lograr sus obje­ti­vos. Por ello, al no poder some­ter al man­da­ta­rio ruso a apo­yar­los, se emplea este cri­men para imple­men­tar las san­cio­nes. La jus­ti­fi­ca­ción es la idea fija de que “si no hay coope­ra­ción total de Rusia en la cues­tión ucra­nia­na”, es decir, que coac­cio­ne a los inde­pen­den­tis­tas a dejar las armas, segui­rá la penalización.

18. Una de las for­mas en que la fala­cia se vuel­ve peli­gro­sa en extre­mo es ocul­tar los docu­men­tos que des­vir­túan la men­ti­ra expuesta.

En este sen­ti­do, la eva­sión a la ver­dad se da en varios actos: No se ha reve­la­do el con­te­ni­do de la con­ver­sa­ción entre el expe­di­dor en Polo­nia, la tri­pu­la­ción mala­sia y los con­tro­la­do­res ucra­nia­nos; se sabe que el avión fue des­via­do hacia el nor­te del corre­dor tra­za­do ini­cial­men­te por las foto­gra­fías sate­li­ta­les, pero no se han hecho públi­cas las razo­nes téc­ni­cas dadas para esa deci­sión; se des­co­no­ce el moti­vo polí­ti­co u homi­ci­da para des­viar a una zona de com­ba­te a un avión (cuyas con­ver­sa­cio­nes darían res­pues­ta pro­ba­ble­men­te); se cono­ce que el cen­tro de con­trol del trá­fi­co aéreo en Dne­pro­pe­trovsk fue quien des­vió al vue­lo MH71 de su ruta espe­cí­fi­ca, lle­ván­do­lo hacia la zona de peli­gro, aun­que se des­co­no­ce quién dio la orden. Lo que está con­fir­ma­do es que Ucra­nia tie­ne expe­rien­cia en derri­bar avio­nes a tra­vés de misi­les y que de una mane­ra ten­den­cio­sa hizo bajar al Boeing a una altu­ra don­de un caza ucra­niano lo con­tac­tó directamente.

Actual­men­te, los Ser­vi­cios de Segu­ri­dad tie­nen en su poder todo el mate­rial pro­ba­to­rio, inclui­do gra­ba­cio­nes de las con­ver­sa­cio­nes entre los pilo­tos y los des­pa­cha­do­res de vue­lo, así como las con­ver­sa­cio­nes de los encar­ga­dos de los sis­te­mas antiaéreos.

Sin embar­go, el régi­men de Esta­dos Uni­dos debe­rá apor­tar tam­bién sus pro­pios mapas aéreos y las gra­ba­cio­nes de las que dis­pu­sie­ra, pues se sabe cla­ra­men­te que ellos moni­to­rea­ron total­men­te esa zona a tra­vés de sus saté­li­tes espías, es decir, qué cap­ta­ron el día en que ocu­rrió la tra­ge­dia del avión civil de Mala­sia. Es difí­cil de creer que los saté­li­tes del Pen­tá­gono no pue­dan mos­trar imá­ge­nes sobre el des­pla­za­mien­to de los gran­des sis­te­mas anti­aé­reos Buk de Rusia a Ucra­nia y lue­go en sen­ti­do con­tra­rio. Más bien, ten­drán que expli­car con imá­ge­nes de espa­cio por­qué se tras­la­da­ron hacia otro lugar los misi­les Buk el día de la tragedia.

¿Qué con­fir­ma­rán las cajas negras?

Se ha rati­fi­ca­do que las cajas negras del Boeing 777 fue­ron entre­ga­das sin alte­ra­ción por las auto­de­fen­sas de Donetsk, tal como lo mani­fes­tó la auto­ri­dad mala­sia, pese a la nue­va men­ti­ra de los neo­na­zis según los cua­les habían sido mani­pu­la­das y se opo­nían a su entre­ga.

Al res­pec­to, es fac­ti­ble que la Comi­sión inves­ti­ga­do­ra del hecho lle­gue a con­clu­sio­nes trans­pa­ren­tes o inten­cio­na­das ideo­ló­gi­ca­men­te. Si la ONU envía repre­sen­tan­tes crea una des­con­fian­za alta en sus resul­ta­dos, tal como ocu­rrió con las armas tóxi­cas en Siria y como lo sos­tu­vo este país, Rusia e Irán, corro­bo­ra­do por la Orga­ni­za­ción para la prohi­bi­ción de armas quí­mi­cas: fue­ron pro­por­cio­na­das por poten­cias y monar­quías ára­bes a Al Qae­da, con el fin de exter­mi­nar civi­les y cul­par a Al Assad.

Se espe­ra que exis­ta un orga­nis­mo o equi­po cien­tí­fi­co que pue­da deter­mi­nar con hones­ti­dad la ver­dad, ya que, si las cajas negras se entre­gan al equi­po del Con­se­jo de Segu­ri­dad holan­dés, la des­con­fian­za es aún mayor sabien­do su depen­den­cia del régi­men nor­te­ño. Estas deter­mi­na­rán los últi­mos momen­tos de lo suce­di­do aun­que los diá­lo­gos inclu­so pue­den ser mani­pu­la­dos en su inter­pre­ta­ción. Sólo una super­vi­sión in situ podría garan­ti­zar un gra­do rela­ti­vo de cer­te­za. Lo pro­ba­ble es que se mani­fies­te que es com­ple­jo inter­pre­tar los resul­ta­dos o que no con­du­cen a estu­dios con­clu­yen­tes. Se hará todos los esfuer­zos por par­te de las trans­na­cio­na­les de la infor­ma­ción de ocul­tar los datos a tra­vés de titu­la­res que con­fun­dan o con­duz­can a inter­pre­ta­ción ses­ga­da, pues acep­tar su equi­vo­ca­ción y obje­ti­vo maquia­vé­li­co no es conducente.

Si se fue­ra más allá, lo que se deno­mi­na­ría una teo­ría cons­pi­ra­ti­va, las seme­jan­zas entre el avión sinies­tra­do y el corres­pon­dien­te al pre­si­den­te Vla­di­mir Putin, tan­to en su ima­gen exter­na como en el cru­ce exac­to en la mis­ma direc­ción con dicha máqui­na, lle­van a pen­sar en un inten­to de ase­si­na­to mayor no des­car­ta­ble cuan­do se tra­ta con indi­vi­duos sin éti­ca ni sen­ti­mien­to humano.

Lo cier­to es que des­de la lógi­ca racio­nal, sopor­ta­da en una cos­mo­vi­sión geo­po­lí­ti­ca, el pro­ta­go­nis­ta o autor inte­lec­tual que­da bajo sos­pe­cha, pues la argu­men­ta­ción es irre­ba­ti­ble: quien posee obje­ti­va­men­te los ins­tru­men­tos para derri­bar un avión es úni­ca­men­te el que pue­de hacer­lo. Lo otro sería con­fiar en un des­tino divino o en una casua­li­dad improbable…aunque siem­pre posi­ble. Lo evi­den­te, inde­pen­dien­te­men­te de las inter­pre­ta­cio­nes, es lo evi­den­te. De deter­mi­nar­se públi­ca­men­te la cul­pa­bi­li­dad de Kiev, segu­ra­men­te será rein­ter­pre­ta­da, es decir, silen­cia­da. Así, no hay nin­gu­na cer­te­za de que ocu­rran cam­bios en la polí­ti­ca de las poten­cias EAIF sobre el exter­mino de la pobla­ción étni­ca­men­te rusa en dicho país. Cesar la gue­rra es lo que los códi­gos inter­na­cio­na­les obli­gan a los diri­gen­tes que poseen algún ras­go de huma­ni­dad, aun­que en esta situa­ción es indefinible.

Las inte­rro­gan­tes sobre el vue­lo MH17 ten­drán que ser res­pon­di­das por los sin­di­ca­dos: ¿Cómo se expli­ca­rá que en los res­tos del avión se encuen­tre el roce de dis­pa­ros tan­to en un ala como en la cabi­na de los pilo­tos? ¿Sería un deser­tor ucra­niano que robó un avión con la inte­li­gen­cia que las pelí­cu­las de Holly­wood le atri­bu­yen? ¿Por qué no se han apor­ta­do aho­ra todos los datos que se poseen supues­ta­men­te por el régi­men esta­dou­ni­den­se y el de Ucra­nia, y se espe­ra sim­ple­men­te el dic­ta­men de los espe­cia­lis­tas? ¿Habrá algo ocul­to? ¿Se con­clui­rá que no exis­ten datos “con­clu­yen­tes” y, por tan­to, pese a las prue­bas evi­den­tes que con­de­nan a Kiev, nada es cla­ro? ¿Por qué no se ha hecho mun­dial­men­te cono­ci­do que repre­sen­tan­tes de los ser­vi­cios secre­tos esta­dou­ni­den­ses no saben quién es el res­pon­sa­ble ni han encon­tra­do docu­men­ta­ción que impli­que a las auto­de­fen­sas o a Rusia? Y lo más deli­ca­do en cuan­to un aten­ta­do a la liber­tad de infor­ma­ción: ¿Cómo fue posi­ble que los medios de comu­ni­ca­ción publi­ca­ran una acu­sa­ción fun­da­da en espe­cu­la­cio­nes y sin un docu­men­to fia­ble, excep­to men­sa­jes de Twit­ter, en el mis­mo momen­to y con tan­ta difu­sión? ( Un extra­or­di­na­rio infor­me se encuen­tra en la fun­da­men­ta­da pági­na El espía digi­tal. )

Aho­ra que ha dimi­ti­do Arse­ni Yatse­niuk, pri­mer minis­tro de Ucra­nia, indi­can­do como una de las razo­nes que no se acep­tó dar una par­ti­ci­pa­ción del 49% en el sis­te­ma de trans­por­te de gas a empre­sas esta­dou­ni­den­ses, se vuel­ve níti­da la pelí­cu­la real. Así, para quie­nes cono­cen el actuar de la CIA y los orga­nis­mos terro­ris­tas aso­cia­dos, la reali­dad es que el cri­men fue pre­pa­ra­do des­de el régi­men con el fin de acu­sar a Rusia, razón por la cual de inme­dia­to ocu­rri­do el hecho esta­ba orga­ni­za­da la gue­rra mediá­ti­ca. Lo que se sabe es que dicha pla­nea­ción incluía el cri­men, de tal mane­ra que si el caza no logra­ba su obje­ti­vo de impul­sar­lo hacia la fron­te­ra rusa inter­na con el fin de denun­ciar mun­dial­men­te al agre­sor supues­to, un misil cer­cano a la fron­te­ra podría cul­mi­nar ‘la tarea’. Sin embar­go, las cosas falla­ron pese a toda la oscu­ri­dad que se ha plan­tea­do al no res­pon­der las inte­rro­gan­tes científicas.

Cono­cien­do la polí­ti­ca comu­ni­ca­cio­nal del régi­men esta­dou­ni­den­se, reite­ra­da nue­va­men­te por la agen­cia Reuters al ter­gi­ver­sar una entre­vis­ta al coman­dan­te del bata­llón Vos­tok, Ale­xán­der Joda­kovs­ki, es impo­si­ble creer las noti­cias inter­na­cio­na­les según las cua­les el gru­po terro­ris­ta Esta­do Islá­mi­co ‘irá’ por Barack Oba­ma. Es sim­ple­men­te para pre­sen­tar­lo como un com­ba­tien­te por la paz, per­se­gui­do por ‘los malos’, cuan­do en reali­dad entre socios no se hacen daño. Así es la per­ver­si­dad estructurada.

En esta línea, recien­te­men­te mani­fes­tó Marie Harf, la jefe adjun­ta del ser­vi­cio de pren­sa del depar­ta­men­to de Esta­do de EE.UU., que las seña­les de daños en el ala y cabi­na de los pilo­tos no corres­pon­de­rían a los misi­les, por lo que, nue­va­men­te, no podía negar ni con­fir­mar las infor­ma­cio­nes rusas según las cua­les habría un caza ucra­niano cer­cano al Boeing. Pese a ello, los emplea­dos del ser­vi­cio ucra­niano de emer­gen­cias halla­ron un ala daña­da por metra­lla en los res­tos del sinies­tro. Esta for­ma de ‘infor­mar’ es un des­ca­ro anti­cien­tí­fi­co para una poten­cia que se pre­cia de tener exper­tos del mayor nivel, hoy en paña­les en tec­no­lo­gía si no posee la docu­men­ta­ción sufi­cien­te. Es pre­ci­so con­si­de­rar que, des­pués de una sema­na, se pue­den fabri­car ‘prue­bas’ que no se tuvie­ron por­que no exis­tían y, por ello, no fue­ron pre­sen­ta­das, igual que se pre­ten­de cam­biar el des­tino y rum­bo de vue­lo ahora.

En sín­te­sis, si las inves­ti­ga­cio­nes son rea­li­za­das por exper­tos dig­nos, con inde­pen­den­cia éti­ca, reite­ran­do la tesis del caza Su-25 ucra­niano como autor de la acción cri­mi­nal, Rusia debe­rá exi­gir a todos los gobier­nos impli­ca­dos que emi­tan dicha infor­ma­ción con sufi­cien­cia y cla­ra­men­te, con el fin de demos­trar el modo como tra­ba­ja el espio­na­je y la pren­sa corrup­ta. Sin embar­go, que espe­cia­lis­tas bri­tá­ni­cos u holan­de­ses des­ci­fren las cajas negras impli­ca un alto ries­go dada la mani­pu­la­ción que pue­de hacer­se por pro­fe­sio­na­les con­di­cio­na­dos o finan­cia­dos por éli­tes de poder. Todo lo impen­sa­ble pue­de suce­der, inclu­so que se cam­bie el for­ma­to de la audi­ción, pues ya se ha hecho en otras oportunidades.

Aho­ra cuan­do los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia esta­dou­ni­den­ses mani­fies­tan que los datos que poseen no le per­mi­ten sacar nin­gu­na con­clu­sión sobre el autor del aten­ta­do terro­ris­ta y que, posi­ble­men­te, fue por error, se corro­bo­ra la acti­tud de doble moral uti­li­za­da per­ma­nen­te­men­te. Si se des­cu­bre la ver­dad, la hipó­te­sis, enton­ces, no sólo será com­pro­ba­da total­men­te sino que pro­pon­drá nue­vas pre­gun­tas basa­das en la per­ver­si­dad de los gobier­nos EAIF, pre­su­mien­do que, si el caza falla­ba, los misi­les tie­rra-aire del gobierno de Kiev debe­rían cum­plir la misión cri­mi­nal completa.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.