Gobier­nos pro­gre­sis­tas y movi­mien­tos anti­sis­té­mi­cos- Raúl Zibechi

Olea­das de acti­vis­mo social modi­fi­ca­ron la rela­ción de fuer­zas en Amé­ri­ca Lati­na y tuvie­ron como con­se­cuen­cia indi­rec­ta la ins­ta­la­ción de un con­jun­to de gobier­nos pro­gre­sis­tas y de izquier­da en la mayor par­te de los paí­ses de Suda­mé­ri­ca. La acción colec­ti­va can­ce­ló el perío­do neo­li­be­ral carac­te­ri­za­do por las pri­va­ti­za­cio­nes, la des­re­gu­la­ción y la aper­tu­ra de las cono­mías, y abrió una eta­pa más com­ple­ja en la que con­vi­ven ras­gos del mis­mo mode­lo con bús­que­das de cami­nos basa­dos en un mayor pro­ta­go­nis­mo de los esta­dos y la cons­truc­ción de la inte­gra­ción regio­nal. El pro­ta­go­nis­mo de los movi­mien­tos socia­les fue deci­si­vo al con­fi­gu­rar situa­cio­nes de cri­sis don­de la inci­den­cia de los suje­tos popu­la­res resul­tó deter­mi­nan­te a la hora de cerrar una eta­pa en rela­ción a las polí­ti­cas socia­les. A su vez, las res­pues­tas dadas por los esta­dos en las situa­cio­nes de mayor emer­gen­cia social, habi­li­ta­ron el naci­mien­to de una segun­da gene­ra­ción de polí­ti­cas socia­les que de algún modo sus­ti­tu­yen las polí­ti­cas foca­li­za­das y com­pen­sa­to­rias del perío­do neo­li­be­ral (Cle­men­te; Giro­la­mi, 2006). Esta nue­va gama de polí­ti­cas no sólo extien­de sino que pro­fun­di­za las diver­sas pres­ta­cio­nes ya exis­ten­tes, esta­ble­cien­do nue­vos modos de rela­ción socie­dad-Esta­do que influ­yen en el tipo de gober­na­bi­li­dad que, de algún modo, inau­gu­ran los gobier­nos lla­ma­dos pro­gre­sis­tas de la región. Las nue­vas for­mas de gober­nar, en las que las polí­ti­cas socia­les jue­gan un papel des­ta­ca­do, se rela­cio­nan y res­pon­den, a la vez, a las carac­te­rís­ti­cas de los movi­mien­tos naci­dos en esta eta­pa, que se dife­ren­cian de los del perío­do ante­rior en el cual los sin­di­ca­tos ocu­pa­ban el lugar cen­tral. Los movi­mien­tos que pro­ta­go­ni­za­ron la déca­da de 1990 son de base terri­to­rial, repre­sen­tan a los exclui­dos por el neo­li­be­ra­lis­mo, a los des­ocu­pa­dos, los sin techo, sin tie­rra y sin dere­chos, en suma a los que habi­tan el sótano de las socie­da­des, tie­nen una fuer­te impron­ta cul­tu­ral e iden­ti­ta­ria, y un papel pro­ta­gó­ni­co de las muje­res y las fami­lias (Zibe­chi, 2003).

Esos movi­mien­tos nacie­ron en un mar­co de acu­mu­la­ción por des­po­se­sión (Har­vey, 2003), y encar­na­ron la opo­si­ción al nue­vo patrón adop­ta­do por el capi­tal que pue­de sin­te­ti­zar­se en los pos­tu­la­dos del Con­sen­so de Washing­ton: libe­ra­li­za­ción de los movi­mien­tos de capi­ta­les, des­re­gu­la­cio­nes, aper­tu­ra eco­nó­mi­ca, ajus­te fis­cal y pri­va­ti­za­cio­nes. La nove­dad prin­ci­pal de la nue­va coyun­tu­ra regio­nal, con­sis­te a mi modo de ver en que el Con­sen­so de Washing­ton fue des­le­gi­ti­ma­do pero el neo­li­be­ra­lis­mo no fue derro­ta­do. Por el con­tra­rio, la acu­mu­la­ción por des­po­se­sión –ancla­da en el mode­lo extrac­ti­vis­ta- se sigue pro­fun­di­zan­do en esta eta­pa a tra­vés de la mine­ría trans­na­cio­nal a cie­lo abier­to, los mono­cul­ti­vos de soja, caña de azú­car y pal­ma, y del com­ple­jo fores­ta­ción- celu­lo­sa. Estos empren­di­mien­tos, con­du­ci­dos siem­pre por gran­des mul­ti­na­cio­na­les, se apro­pian de los bie­nes comu­nes ‑en par­ti­cu­lar agua y terri­to­rios- para con­ver­tir la natu­ra­le­za en mer­can­cías (com­mo­di­ties) expor­ta­das a los paí­ses cen­tra­les o emer­gen­tes como Chi­na e India.

La pri­va­ti­za­ción, con­clu­ye Roy, con­sis­te esen­cial­men­te en “la trans­fe­ren­cia de acti­vos públi­cos pro­duc­ti­vos a empre­sas pri­va­das. Entre estos acti­vos pro­duc­ti­vos se encuen­tran los recur­sos natu­ra­les: tie­rra, bos­ques, agua, aire. Estos son acti­vos que el Esta­do posee en nom­bre del pue­blo al que repre­sen­ta (…). Arre­ba­tár­se­los para ven­der­los a empre­sas pri­va­das repre­sen­ta un pro­ce­so de des­po­se­sión bár­ba­ro, a una esca­la sin pre­ce­den­tes en la his­to­ria” (Har­vey, 2003, 127).

Una segun­da carac­te­rís­ti­ca de la nue­va gober­na­bi­li­dad es que la acu­mu­la­ción por des­po­se­sión debe ser com­pen­sa­da, nece­sa­ria­men­te, por polí­ti­cas socia­les, por­que estruc­tu­ral­men­te la hege­mo­nía del capi­tal finan­cie­ro gene­ra exclu­sión y mar­gi­na­li­za­ción de la fuer­za de tra­ba­jo. Los empren­di­mien­tos mine­ros andi­nos, las cin­cuen­ta millo­nes de hec­tá­reas sem­bra­das con soja y los cul­ti­vos fores­ta­les, casi no nece­si­tan mano de obra, pero sí mucha agua que es devuel­ta con­ta­mi­na­da con mer­cu­rio y agro­tó­xi­cos. El mode­lo extrac­ti­vis­ta, a dife­ren­cia del mode­lo indus­trial que nece­si­ta obre­ros en la pro­duc­ción y obre­ros en el con­su­mo (o sea en la pro­duc­ción y en la rea­li­za­ción del plus­va­lor), pue­de fun­cio­nar con máqui­nas auto­ma­ti­za­das y robots, y no nece­si­ta con­su­mi­do­res ya que las com­mo­di­ties se ven­den en paí­ses remotos.

Por esta razón, una vez des­le­gi­ti­ma­da la era de las pri­va­ti­za­cio­nes, el mode­lo extrac­ti­vis­ta debe ser pilo­ta­do por gobier­nos pro­gre­sis­tas, que son los más aptos para lidiar con la resis­ten­cia social ya que pro­vie­nen de ella. Har­vey seña­la, con total acier­to, que los movi­mien­tos que se levan­ta­ron con­tra la acu­mu­la­ción por des­po­se­sión “empren­die­ron por lo gene­ral una vía polí­ti­ca pro­pia, en algu­nos casos muy hos­til a la polí­ti­ca socia­lis­ta” (Har­vey, 2003, 130). Pero no nos dice qué suce­de con los movi­mien­tos socia­les cuan­do el mis­mo mode­lo es diri­gi­do por una par­te de la coa­li­ción que enca­be­zó las revuel­tas. Cuan­do se dice que Amé­ri­ca Lati­na es un labo­ra­to­rio de resis­ten­cias socia­les, debe­ría no olvi­dar­se que, en para­le­lo, es tam­bién un ban­co de ensa­yo de pro­gra­mas para apla­car las insur­gen­cias socia­les. Como las nece­si­da­des de los más pobres no se cal­man con dis­cur­sos, por más radi­ca­les que sean, pare­ce nece­sa­rio inda­gar cómo se fue­ron cons­tru­yen­do los meca­nis­mos capa­ces de apla­car la con­flic­ti­vi­dad social de carác­ter terri­to­rial, cla­ve para lubri­car las nue­vas gobernabilidades.

Polí­ti­cas socia­les para garan­ti­zar la estabilidad

Pese a la varie­dad y diver­si­dad de situa­cio­nes, una pri­me­ra cons­ta­ta­ción es la amplia­ción cuan­ti­ta­ti­va de bene­fi­cia­rios de las polí­ti­cas socia­les. En Bra­sil el Plan Bol­sa Fami­lia alcan­za a casi 50 millo­nes de per­so­nas, un 30% de la pobla­ción, mien­tras que en algu­nos esta­dos del nor­des­te los bene­fi­cia­rios alcan­zan al 65% de los habi­tan­tes. Aun­que Bra­sil es el país don­de la cober­tu­ra tie­ne mayor ampli­tud, en nin­gún caso las cifras bajan del 15 – 20% de pobla­ción total que es asis­ti­da por polí­ti­cas socia­les. En toda la región los bene­fi­cia­rios son más de cien millo­nes de pobres que, por un lado, han mejo­ra­do su situa­ción mate­rial, pero tie­nen aho­ra menos moti­vos para orga­ni­zar­se en movi­mien­tos sociales.

Sin embar­go, lo más des­ta­ca­ble son los cam­bios intro­du­ci­dos res­pec­to a la pri­me­ra gene­ra­ción de polí­ti­cas socia­les, pre­ci­sa­men­te por la mag­ni­tud de la pro­ble­má­ti­ca que se pre­ten­de abor­dar. Uno de los más des­ta­ca­dos teó­ri­cos lati­no­ame­ri­ca­nos sobre el tema sin­te­ti­za­ba años atrás la nece­si­dad intro­du­cir cam­bios de fon­do en las polí­ti­cas foca­li­za­das y com­pen­sa­to­rias hacia la pobre­za, hege­mó­ni­cas en ese perío­do: “La masi­vi­dad de la exclu­sión y degra­da­ción del tra­ba­jo asa­la­ria­do y por cuen­ta pro­pia exis­ten­te requie­re un cam­bio de visión. La polí­ti­ca social asis­ten­cia­lis­ta diri­gi­da a com­pen­sar los estra­gos que gene­ra la eco­no­mía es inefi­caz y repro­du­ce e ins­ti­tu­cio­na­li­za la pobre­za” (Corag­gio, 2004, 318).

La pro­pues­ta tie­ne una doble dimen­sión: a esca­la gene­ral rom­per con las polí­ti­cas pri­va­ti­za­do­ras y de reti­ra­da de los esta­dos que carac­te­ri­za­ron la déca­da de 1990, y a esca­la local y terri­to­rial, espa­cios don­de las polí­ti­cas socia­les se plas­man en inter­ven­cio­nes con­cre­tas, “pro­mo­ver no la pasi­vi­dad sino la acti­vi­dad de la gen­te” (Corag­gio, 2004, 319), para que se inte­gre o pon­ga en pie ini­cia­ti­vas que redun­den en un aumen­to de sus ingre­sos. La deman­da de acti­vis­mo social, indi­vi­dual y colec­ti­vo, supo­ne un giro radi­cal res­pec­to al ante­rior con­cep­to del “bene­fi­cia­rio” como obje­to pasi­vo de polí­ti­cas com­pen­sa­to­rias ancla­das en las trans­fe­ren­cias mone­ta­rias. De ese modo, la nue­va gene­ra­ción de polí­ti­cas socia­les entron­ca con la olea­da de movi­li­za­cio­nes que fue el signo carac­te­rís­ti­co de los 90 en la región, apro­ve­chan­do y sumán­do­se al uni­ver­so de orga­ni­za­cio­nes y movi­mien­tos socia­les para inte­grar­los a las nue­vas políticas.

Por cier­to, este pro­ce­so no fue gra­dual ni uni­for­me, y no se regis­tró en todos los paí­ses con idén­ti­ca inten­si­dad. Pre­ten­do ras­trear el caso del apo­yo esta­tal a los pro­yec­tos socio-pro­duc­ti­vos, o eco­no­mía soli­da­ria, por con­si­de­rar que se tra­ta de uno de los vira­jes más pro­fun­dos en mate­ria de polí­ti­cas socia­les que afec­tan –o pre­ten­den hacer­lo- a la gober­na­bi­li­dad, al esta­ble­cer nue­vas rela­cio­nes sociedad-Estado.

Debe com­pren­der­se que no se tra­ta, sola­men­te, de una cues­tión cuan­ti­ta­ti­va res­pec­to a los recur­sos, sino de “redi­rec­cio­na­mien­to de los recur­sos de las polí­ti­cas socia­les” (Corag­gio, 2004, 314), en el con­ven­ci­mien­to de que la rein­ser­ción social de los exclui­dos deman­da un lar­go pro­ce­so de inten­so tra­ba­jo (que Corag­gio esti­ma en un míni­mo de una déca­da) pero sobre todo de com­pro­bar los lími­tes del asis­ten­cia­lis­mo como ele­men­to de supera­ción de la exclu­sión. En suma, el cómo tie­ne tan­ta o mayor impor­tan­cia que lo que se quie­re hacer. De ahí la pro­pues­ta de “’meter­se’ con la eco­no­mía para cam­bar la situa­ción actual” (Corag­gio, 2004, 319). En este pun­to se desa­rro­lla una pro­pues­ta que no pre­ten­de inven­tar sino apro­ve­char el impul­so de los movi­mien­tos socia­les para encau­zar un con­jun­to de ener­gías que, sobre la base del acti­vis­mo que gene­ró miles de empren­di­mien­tos pro­duc­ti­vos para paliar la mise­ria, per­mi­ta pro­fun­di­zar y mejo­rar esas ini­cia­ti­vas para encau­zar­las en el doble sen­ti­do de inte­gra­ción social y desa­rro­llo nacional.

En esa direc­ción, los gobier­nos pro­gre­sis­tas del Cono Sur supie­ron com­pren­der el fenó­meno e inter­pre­ta­ron con auda­cia teó­ri­ca y prác­ti­cas nove­do­sas, las rup­tu­ras implí­ci­tas en la nue­va gene­ra­ción de movi­mien­tos, en gran medi­da por­que sus cua­dros y admi­nis­tra­do­res pro­vie­nen del cora­zón de ese nue­vo acti­vis­mo de base, de fuer­te impron­ta terri­to­rial. La expe­rien­cia de la emer­gen­cia social de 1989 a raíz de la hiper­in­fla­ción en Argen­ti­na, per­mi­tió leer la res­pues­ta de los muni­ci­pios duran­te la emer­gen­cia de 2001 de un modo más com­ple­jo. El pun­to de par­ti­da pue­de haber sido simi­lar, en el sen­ti­do de que “los muni­ci­pios argen­ti­nos vol­vie­ron a lan­zar ráfa­gas de len­te­jas, polen­ta y leche en pol­vo, evi­tan­do el esta­lli­do social y pro­te­gien­do nues­tra demo­cra­cia” (Cle­men­te; Giro­la­mi, 2006, 9). Pero cuan­do se posa la mira­da en lo suce­di­do en el terri­to­rio, se colo­ca el énfa­sis en el “aná­li­sis de los víncu­los, con­flic­ti­vos y coope­ra­ti­vos, que se esta­ble­cie­ron en la cri­sis entre los gobier­nos loca­les y las orga­ni­za­cio­nes socia­les- espe­cial­men­te aque­llas sur­gi­das en la pro­tes­ta social de los noven­ta” (Cle­men­te; Giro­la­mi, 2006, 11).

Pese a la inten­si­dad de la cri­sis (la pobre­za en Argen­ti­na alcan­zó al 54,3% y la indi­gen­cia al 27,7% de la pobla­ción) y la poten­cia del con­flic­to (diez mil de cor­tes de rutas y calles en 2002, asal­to a super­mer­ca­dos y dece­nas de muer­tos en 2001), se com­pren­dió que la dis­rup­ción fue una opor­tu­ni­dad para gene­rar nue­vos cana­les para aten­der deman­das socia­les insa­tis­fe­chas. La cri­sis y la emer­gen­cia social, ade­más de un amplio movi­mien­to social terri­to­rial de los des­ocu­pa­dos, acti­va­ron nue­vas capa­ci­da­des: de gene­rar con­sen­so, de orga­ni­za­ción social y de con­ten­ción de las fami­lias. “La ges­tión de emer­gen­cia pone en jue­go y/​o incen­ti­va el desa­rro­llo de dife­ren­tes capa­ci­da­des que, si bien son pro­pias de la ges­tión públi­ca, no es habi­tual ver­las en con­jun­to des­ple­ga­das en el cam­po de la polí­ti­ca social” (Cle­men­te; Giro­la­mi, 2006, 92).

El no haber nega­do o repri­mi­do el con­flic­to, el empe­ño en pro­ce­sar­lo y cana­li­zar­lo para man­te­ner la gober­na­bi­li­dad, lle­vó a una cama­da de pro­fe­sio­na­les –una par­te de los cua­les ocu­pa­ron lue­go car­gos des­ta­ca­dos en minis­te­rios de desa­rro­llo social- a com­pren­der la nece­si­dad de con­tar con los movi­mien­tos para –pre­ci­sa­men­te- ase­gu­rar esa gober­na­bi­li­dad que pare­cía esca­par­se de sus manos en los momen­tos álgi­dos de la cri­sis. Por eso exis­te cier­to con­sen­so en que la cri­sis fue la par­te­ra de la nue­va gene­ra­ción de polí­ti­cas socia­les. Entre las capa­ci­da­des que acti­va la cri­sis, apa­re­ce la fuer­te inter­ac­ción entre orga­ni­za­cio­nes socia­les y Esta­do, que con­vir­tió a las pri­me­ras, más allá de su pro­pia volun­tad, “en una exten­sión ope­ra­ti­va de las polí­ti­cas muni­ci­pa­les des­ti­na­das a paliar la cri­sis” (Cle­men­te; Giro­la­mi, 2006, 97). Dicho de otro modo, la movi­li­za­ción social abre las puer­tas a nue­vas arti­cu­la­cio­nes terri­to­ria­les para plas­mar polí­ti­cas socia­les, en las que des­ta­can los muni­ci­pios, las igle­sias, las orga­ni­za­cio­nes empre­sa­ria­les, las orga­ni­za­cio­nes socia­les tra­di­cio­na­les (sin­di­ca­tos, aso­cia­cio­nes de fomen­to, coope­ra­ti­vas) y los nue­vos movi­mien­tos (pique­te­ros, asam­bleas barriales).

La movi­li­za­ción social pasa de ser con­si­de­ra­da un pro­ble­ma a visua­li­zar­se como una opor­tu­ni­dad. Jun­to a la lógi­ca ascen­den­te de la deman­da social, apa­re­ce una inver­sa –pero com­ple­men­ta­ria- cuyo suje­to es el Esta­do pero aho­ra com­par­ti­da con los acto­res terri­to­ria­les: “Al mis­mo tiem­po se gene­ra des­de el poder local una lógi­ca des­cen­den­te en don­de la exis­ten­cia de estas orga­ni­za­cio­nes cons­ti­tu­yen cana­les para la asis­ten­cia social del Esta­do y el pun­to más pró­xi­mo para la lle­ga­da de polí­ti­cas socia­les foca­li­za­das terri­to­rial­men­te a las fami­lias bene­fi­cia­rias” (Cle­men­te; Giro­la­mi, 2006, 57).

Éste ida y vuel­ta fue cap­ta­do por las auto­ri­da­des del área social como una opor­tu­ni­dad para modi­fi­car la pri­me­ra gene­ra­ción de polí­ti­cas socia­les, que en los hechos habían sido des­bor­da­das por la feno­me­nal deman­da pro­vo­ca­da por la cri­sis de 2001. Pero para dar ese paso hacía fal­ta con­tar con las orga­ni­za­cio­nes, no en el sen­ti­do de usar­las como apo­yo o vehícu­lo de las polí­ti­cas socia­les sino para poder co-cons­truir esas polí­ti­cas de modo que tuvie­ran mayor legi­ti­mi­dad y más pro­fun­di­dad en el terri­to­rio. Pue­de decir­se que se actuó con prag­ma­tis­mo, pero lo cier­to es que una cama­da de ana­lis­tas y ges­to­res fue­ron capa­ces de ver la opor­tu­ni­dad que se pre­sen­ta­ba ya que “en el terri­to­rio se tejió lo que podría­mos gra­fi­car como un amplio teji­do de con­ten­ción al que se suma­ron pro­gre­si­va­men­te acto­res socia­les has­ta el momen­to ausen­tes, como los empre­sa­rios y los gre­mios, y otros que esta­ban actuan­do des­de la pro­tes­ta, como el movi­mien­to de des­ocu­pa­dos” (Cle­men­te; Giro­la­mi, 2006, 86).

En este pun­to ope­ran como míni­mo dos ele­men­tos adi­cio­na­les, ambos vin­cu­la­dos a una nue­va com­pren­sión de los cam­bios intro­du­ci­dos por el mode­lo neo­li­be­ral. Por un lado, los efec­tos de la cri­sis de la socie­dad sala­rial y los pro­ble­mas estruc­tu­ra­les del mer­ca­do de tra­ba­jo, que lle­van a los exclui­dos a la bús­que­da de for­mas de auto­em­pleo “que se evi­den­cian en la gene­ra­ción de micro­em­pre­sas, empre­sas recu­pe­ra­das, empren­di­mien­tos fami­lia­res, ferias socia­les, redes de true­que, de comer­cio jus­to y de micro cré­di­to” (Arro­yo, 2009, 88). El Esta­do recons­trui­do lue­go del esta­lli­do social de 2001, ve en la con­so­li­da­ción de la eco­no­mía social un actor para gene­rar polí­ti­cas de desa­rro­llo con inte­gra­ción. Eso expli­ca el inte­rés del Esta­do, no sólo en Argen­ti­na sino de modo muy des­ta­ca­do en Bra­sil y Uru­guay, entre otros, por for­ta­le­cer un sec­tor que abre la posi­bi­li­dad de pro­mo­ver desa­rro­llo eco­nó­mi­co en direc­cio­nes dife­ren­tes a las que pre­go­na la eco­no­mía de mercado.

En segun­do lugar, se bus­ca supe­rar la pobre­za con medi­das que apun­tan, ade­más de hacia una nue­va eco­no­mía, hacia un con­cep­to más diná­mi­co de ciu­da­da­nía y menos ata­do a una mira­da reduc­cio­nis­ta que cosi­fi­ca a los pobres como “bene­fi­cia­rios”. Daniel Arro­yo, ex minis­tro de Desa­rro­llo Social de la pro­vin­cia de Bue­nos Aires y ex secre­ta­rio de Polí­ti­cas Socia­les del Minis­te­rio de Desa­rro­llo Social, apun­ta en esa dirección:

No se logra la inte­gra­ción social garan­ti­zan­do la super­vi­ven­cia de las per­so­nas, sino que se afir­ma en el dere­cho de todos a vivir dig­na­men­te en una socie­dad sin exclui­dos y la inclu­sión depen­de sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te de la par­ti­ci­pa­ción popu­lar en la vida comu­ni­ta­ria en un ejer­ci­cio pleno y acti­vo de la ciu­da­da­nía (Arro­yo, 2009, 125).

Estas for­mas de enca­rar la supera­ción de la pobre­za lle­va­ron a las auto­ri­da­des minis­te­ria­les a pres­tar espe­cial aten­ción a la eco­no­mía social o soli­da­ria. Mien­tras el con­tra­to social que dio ori­gen al wel­fa­re, de espe­cial impor­tan­cia en Argen­ti­na y Uru­guay, que se resu­mía en ries­go para el capi­tal y segu­ri­dad para el tra­ba­jo, el mode­lo des­re­gu­la­dor invir­tió la ecua­ción hacien­do que “la inse­gu­ri­dad sea par­te de la vida coti­dia­na de los tra­ba­ja­do­res y la segu­ri­dad figu­re como atri­bu­to exclu­si­vo del capi­tal” (Arro­yo, 2009, 127). Para modi­fi­car esta ecua­ción, sin crear páni­co en los capi­ta­lis­tas, se pro­po­ne en sin­to­nía con Pie­rre Rosan­va­llon, “la pro­mo­ción de empleos de pro­xi­mi­dad y el apro­ve­cha­mien­to de las redes terri­to­ria­les para la gene­ra­ción de empleo y la rede­fi­ni­ción de los segu­ros socia­les” (Arro­yo, 2009, 126).

Los pro­yec­tos socio-pro­duc­ti­vos o la gober­na­bi­li­dad a esca­la micro

Exis­te cier­to con­sen­so en que los lla­ma­dos pro­yec­tos socio-pro­duc­ti­vos, la eco­no­mía social o eco­no­mía soli­da­ria, han veni­do cre­cien­do des­de la imple­men­ta­ción del mode­lo neo­li­be­ral y que es una de las prin­ci­pa­les deri­va­cio­nes de la cri­sis de ese mode­lo entre 1998 y 2002. En Bra­sil la eco­no­mía soli­da­ria ocu­pa un papel des­ta­ca­do al pun­to que mere­ció la crea­ción de una Secre­ta­ría Nacio­nal (SENAES) en el Minis­te­rio de Tra­ba­jo enca­be­za­da por el eco­no­mis­ta Paul Sin­ger. El I Con­gre­so Nacio­nal de Eco­no­mía Soli­da­ria, cele­bra­do en 2006, fue con­vo­ca­do por los minis­te­rios de Tra­ba­jo, Desa­rro­llo Social y Desa­rro­llo Agra­rio. El regla­men­to de la con­fe­ren­cia esta­ble­ció que se eli­gie­ran más de mil dele­ga­dos en las con­fe­ren­cias esta­ta­les, de los cua­les la mitad repre­sen­ta­ron a los empren­di­mien­tos de eco­no­mía soli­da­ria, una cuar­ta par­te a órga­nos del poder esta­tal y la otra cuar­ta par­te a enti­da­des de la socie­dad civil (Minis­te­rio de Tra­balho e Empre­go, 2006). Un movi­mien­to que cuen­ta con 15 mil empren­di­mien­tos eco­nó­mi­cos de base y 1.200.000 aso­cia­dos fue ins­ti­tu­cio­na­li­za­do, al pun­to de inte­grar­se a las polí­ti­cas de desa­rro­llo del gobierno federal.

Se tra­ta de un movi­mien­to social naci­do con­tra el mode­lo, que aho­ra es pro­mo­vi­do como estra­te­gia y polí­ti­ca de desa­rro­llo. Paul Sin­ger sos­tu­vo, en el mar­co de la I Con­fe­ren­cia, que la eco­no­mía soli­da­ria “revier­te la lógi­ca capi­ta­lis­ta al opo­ner­se a la explo­ta­ción del tra­ba­jo y de los recur­sos natu­ra­les, median­te la emer­gen­cia de un nue­vo actor social”, que en su opi­nión pue­de “supe­rar las con­tra­dic­cio­nes pro­pias del capi­ta­lis­mo, lo que carac­te­ri­za su actua­ción como un pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio” (Minis­te­rio de Tra­balho e Empre­go, 2006, 11). Lle­ga más lejos al defi­nir, en con­so­nan­cia con el gobierno de Lula, a la eco­no­mía soli­da­ria como “here­de­ra de las más remo­tas luchas de eman­ci­pa­ción popu­lar”, y des­ta­car su capa­ci­dad para “cons­truir una socie­dad sin cla­ses, la socie­dad socia­lis­ta” (Minis­te­rio de Tra­balho e Empre­go, 2006, 11). Por dis­cu­ti­ble que pue­da pare­cer la posi­ción ofi­cia­lis­ta, lla­ma la aten­ción que en el mis­mo tex­to Sin­ger sos­ten­ga que ese poten­cial eman­ci­pa­to­rio no pue­de rea­li­zar­se sin la inter­ven­ción del Esta­do a tra­vés de sus polí­ti­cas sociales:

Como el desa­rro­llo soli­da­rio es pro­mo­vi­do por comu­ni­da­des pobres, nece­si­tan del apo­yo de los órga­nos guber­na­men­ta­les, de los ban­cos públi­cos, ONGs, uni­ver­si­da­des y orga­ni­za­cio­nes autó­no­mas de fomen­to para iden­ti­fi­car y desa­rro­llar sus poten­cia­li­da­des socio­eco­nó­mi­cas, étni­cas y cul­tu­ra­les. Un desa­rro­llo sus­ten­ta­ble con dis­tri­bu­ción de ren­ta, median­te un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co con pro­tec­ción de los eco­sis­te­mas, requie­re alian­zas entre las orga­ni­za­cio­nes soli­da­rias del cam­po y de la ciu­dad con los pode­res públi­cos en las tres áreas de gobierno (Minis­te­rio de Tra­balho e Empre­go, 2006, 11).

En el caso argen­tino la inten­cio­na­li­dad esta­tal es simi­lar. Se hace un para­le­lis­mo entre la hiper­in­fla­ción de 1989 y la deva­lua­ción de 2001. Mien­tras la pri­me­ra “ins­ta­ló las ollas popu­la­res como base de lo que lue­go serían los come­do­res comu­ni­ta­rios, la deva­lua­ción impul­sa las estra­te­gias de la eco­no­mía social como bús­que­da de res­pues­tas a la fal­ta de ingre­sos” (Cle­men­te; Giro­la­mi, 2006, 131). La línea de tra­ba­jo con­sis­te en “cons­truir con” ya que la defi­ni­ción uni­la­te­ral por el Esta­do de las polí­ti­cas socia­les ha demos­tra­do que pre­sen­ta lími­tes insu­pe­ra­bles. Se pro­ce­de a una suer­te de divi­sión del tra­ba­jo: el Esta­do apor­ta recur­sos y per­so­nal espe­cia­li­za­do en tan­to las orga­ni­za­cio­nes de base apor­tan el cono­ci­mien­to terri­to­rial y las rela­cio­nes cara a cara con otros des­po­seí­dos con los que tie­nen víncu­los hori­zon­ta­les y de confianza.

En esta nue­va fase, las polí­ti­cas socia­les deben ser par­ti­ci­pa­ti­vas y por tan­to reva­lo­ri­zan el com­po­nen­te de coope­ra­ción y aso­cia­ti­vi­dad como ele­men­tos cla­ves para gene­rar redes de con­ten­ción de las per­so­nas des­ocu­pa­das. “A más par­ti­ci­pa­ción y movi­li­za­ción de los sec­to­res afec­ta­dos, más posi­bi­li­dad de refe­ren­ciar el pro­ble­ma de la des­ocu­pa­ción como un pro­ble­ma social y no como défi­cit per­so­nal, lec­tu­ra que favo­re­ce el desa­rro­llo de las ini­cia­ti­vas socio­pro­duc­ti­vas como una estra­te­gia de las orga­ni­za­cio­nes del pro­pio sec­tor afec­ta­do” (Cle­men­te; Giro­la­mi, 2006, 135).

Des­de el pun­to de vis­ta estric­ta­men­te téc­ni­co, se pro­du­ce un cam­bio nota­ble: la aso­cia­ti­vi­dad, la capa­ci­dad de orga­ni­zar­se y movi­li­zar­se, empa­ta con la nece­si­dad de las polí­ti­cas socia­les de res­ti­tuir las per­di­das capa­ci­da­des para el tra­ba­jo y la coope­ra­ción entre diver­sos suje­tos y dife­ren­tes acto­res en la socie­dad. Esas capa­ci­da­des son, pre­ci­sa­men­te, las que desa­rro­llan los pobres orga­ni­za­dos en movi­mien­tos y las que los minis­te­rios de Desa­rro­llo Social nece­si­tan poten­ciar para que los recur­sos que vuel­can hacia los terri­to­rios de la pobre­za no sean dila­pi­da­das por prác­ti­cas clien­te­la­res, corrup­ción o sim­ple inefi­cien­cia buro­crá­ti­ca. Quie­ro insis­tir en que apo­yar al movi­mien­to social no es sólo una opción polí­ti­ca para los gobier­nos pro­gre­sis­tas del Cono Sur, sino el mejor modo de inver­tir con efi­cien­cia y más pro­ba­ble retorno los recur­sos siem­pre esca­sos con los que cuen­tan. Haber­lo com­pren­di­do es una de las rup­tu­ras más nota­bles que pro­du­jo la segun­da gene­ra­ción de polí­ti­cas sociales.

Por el tipo de arti­cu­la­ción, cen­tra­da en la pro­duc­ción y no en el con­su­mo de sub­sis­ten­cia, la rela­ción de los bene­fi­cia­rios con el Esta­do en estos pro­yec­tos tam­bién pue­de ser menos asi­mé­tri­ca. Final­men­te, la posi­bi­li­dad de res­ta­ble­cer sabe­res rela­cio­na­dos con el tra­ba­jo (espe­cial­men­te ofi­cios), que vuel­ven a ser social­men­te valo­ra­dos, tam­bién con­tri­bu­ye a la cons­truc­ción de cana­les de inte­gra­ción social (Cle­men­te, 2006, 136).

El apo­yo a los pro­yec­tos socio­pro­duc­ti­vos, hijos de los miles de empren­di­mien­tos crea­dos por los pique­te­ros para mul­ti­pli­car los esca­sos recur­sos que apor­ta­ba el Esta­do duran­te la emer­gen­cia social, tie­ne lec­tu­ras y deri­va­cio­nes diver­sas. El Esta­do fue modi­fi­ca­do por la cri­sis pero tam­bién lo fue­ron las orga­ni­za­cio­nes socia­les. En mar­zo de 2005, el pro­gra­ma esta­tal Manos a la Obra del Minis­te­rio de Desa­rro­llo Social lle­gó a finan­ciar 33.861 uni­da­des pro­duc­ti­vas lle­gan­do a un total de 425.670 peque­ños pro­duc­to­res (Cle­men­te; Giro­la­mi, 2006, 125). Una inter­ven­ción tan vas­ta no pudo menos que influir seria­men­te en el micro-rela­cio­na­mien­to interno en los empren­di­mien­tos. Estos gana­ron en esta­bi­li­dad, mejo­ra­ron con­si­de­ra­ble­men­te los ingre­sos de sus par­ti­ci­pan­tes y per­mi­tie­ron for­jar rela­cio­nes de con­fian­za con las ins­ti­tu­cio­nes. En suma, lubri­ca­ron la gobernabilidad.

Desa­fíos de los movi­mien­tos ante las polí­ti­cas sociales

En esta nue­va fase son los movi­mien­tos los que enfren­tan un pro­ble­ma nue­vo, para el que no esta­ban pre­pa­ra­dos. La gober­na­bi­li­dad en el esce­na­rio nacio­nal, o regio­nal, está ancla­da, y pre­fi­gu­ra­da, en miles de micro­es­pa­cios, y la una no podrá com­pren­der­se sin la otra. La rela­ción entre los gobier­nos pro­gre­sis­tas de la región sud­ame­ri­ca­na y los movi­mien­tos socia­les de nue­vo cuño, pasa nece­sa­ria­men­te por esos espa­cios y esos terri­to­rios don­de el mode­lo ins­pi­ra­do en el Con­sen­so de Washing­ton resul­tó depre­da­dor del víncu­lo social. Por­que la legi­ti­mi­dad de los gobier­nos no se jue­ga prin­ci­pal­men­te en el terreno de las polí­ti­cas macro, menos aún en el de los dere­chos uni­ver­sa­les, sino en su papel como pro­vee­dor de bien­es­tar de la pobla­ción (Chat­ter­jee, 2007). Fue pre­ci­sa­men­te en el perío­do de la emer­gen­cia, al mos­trar­se capaz de garan­ti­zar por lo menos la ali­men­ta­ción bási­ca dia­ria de millo­nes de pobres y empo­bre­ci­dos, cuan­do el Esta­do argen­tino comen­zó a remon­tar la agu­da des­le­gi­ti­ma­ción pro­vo­ca­da por la últi­ma dic­ta­du­ra mili­tar (1976−1982) y por una déca­da de neo­li­be­ra­lis­mo depre­da­dor (1990−2000). Otros esta­dos cose­chan su legi­ti­mi­dad, en gran medi­da, tam­bién por los resul­ta­dos de sus polí­ti­cas sociales.

El pro­ble­ma mayor que enfren­tan los movi­mien­tos naci­dos en la últi­ma déca­da, es que el mode­lo neo­li­be­ral, o más pre­ci­sa­men­te la acu­mu­la­ción por des­po­se­sión y el extrac­ti­vis­mo, está lejos de haber sido supe­ra­do. En toda la región este mode­lo se ha pro­fun­di­za­do agra­van­do las con­tra­dic­cio­nes socia­les y ambien­ta­les, gene­ran­do lo que el soció­lo­go bra­si­le­ño Fran­cis­co de Oli­vei­ra defi­ne como “hege­mo­nía al revés” (De Oli­vei­ra, 2007). En su opi­nión, lejos de aco­tar la auto­no­mía del mer­ca­do, el gobierno Lula siguió la sen­da abier­ta por los pre­si­den­tes Fer­nan­do Collor (1990−1992) y Fer­nan­do Hen­ri­que Car­do­so (1995- 2003), ya que “sólo ha aumen­ta­do la auto­no­mía del capi­tal, reti­ran­do a las cla­ses tra­ba­ja­do­ra y a la polí­ti­ca cual­quier posi­bi­li­dad de dis­mi­nuir al des­igual­dad social y aumen­tar la par­ti­ci­pa­ción demo­crá­ti­ca” (De Oli­vei­ra, 2009). El mode­lo neo­li­be­ral sigue fun­cio­nan­do pero ya no gira en torno a las pri­va­ti­za­cio­nes, la aper­tu­ra eco­nó­mi­ca y las des­re­gu­la­cio­nes, sino que se ha vol­ca­do en la apro­pia­ción de los bie­nes comu­nes. En todo caso, la des­igual­dad sigue cre­cien­do pese a las polí­ti­cas socia­les (que en Bra­sil repre­sen­tan ape­nas el 1% del PIB), los ban­cos tie­nen las mayo­res ganan­cias de su his­to­ria y el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co se basa en expor­ta­cio­nes de com­mo­di­ties agro­pe­cua­rias y mine­ral de hie­rro, en una suer­te de repri­ma­ri­za­ción de la estruc­tu­ra pro­duc­ti­va del país. Es el camino que siguen los paí­ses de la región, más allá de las fuer­zas polí­ti­cas encar­ga­das de admi­nis­trar el gobierno.

Las polí­ti­cas socia­les acom­pa­ñan y “com­pen­san” la pro­fun­di­za­ción del mode­lo neo­li­be­ral. Han con­se­gui­do la prác­ti­ca des­apa­ri­ción de los movi­mien­tos socia­les pero, por sobre todo, con­si­guen des­po­li­ti­zar la pobre­za y la des­igual­dad al trans­for­mar­las “en pro­ble­mas de admi­nis­tra­ción” (De Oli­vei­ra, 2007). Los deba­tes en torno a la pobre­za demues­tran la jus­te­za de esta apre­cia­ción, ya que apa­re­cen cen­tra­dos en cues­tio­nes téc­ni­cas y ope­ra­ti­vas en las que se eva­po­ran los con­cep­tos de opre­sión y explo­ta­ción y las cau­sas estruc­tu­ra­les de la des­igual­dad. La simul­tá­nea pro­fun­di­za­ción del mode­lo neo­li­be­ral y la exten­sión de pro­gra­mas socia­les como Bol­sa Fami­lia, nos colo­ca fren­te a un fenó­meno nue­vo, que exi­ge nue­vas refle­xio­nes. De Oli­vei­ra sos­tie­ne que los pro­gra­mas socia­les no están inte­gran­do a las cla­ses domi­na­das, como sos­tie­nen muchos ana­lis­tas, sino ape­nas mejo­ran­do sus ingre­sos. El nue­vo esce­na­rio, des­de el triun­fo elec­to­ral de Lula en 2002, impo­ne repen­sar el arse­nal teó­ri­co con el que se abor­da la realidad.

Sos­tie­ne que las cla­ses domi­na­das han con­se­gui­do la direc­ción de la socie­dad, pero al pre­cio de legi­ti­mar el capi­ta­lis­mo salvaje:

Esta­mos fren­te a una nue­va domi­na­ción: los domi­na­dos rea­li­zan la “revo­lu­ción moral” –derro­ta del apartheid en Sudá­fri­ca; elec­ción de Lula y Bol­sa Fami­lia en Bra­sil- que se trans­for­ma, y se defor­ma, en capi­tu­la­ción ante la explo­ta­ción desen­fre­na­da. En los tér­mi­nos de Marx y Engels, de la ecua­ción “fuerza+consentimiento” que con­for­ma la hege­mo­nía, des­apa­re­ce el ele­men­to “fuer­za”. Y el con­sen­ti­mien­to se trans­for­ma en su con­tra­rio: no son más los domi­na­dos los que con­sien­ten su pro­pia explo­ta­ción. Son los domi­nan­tes –los capi­ta­lis­tas y el capi­tal- quie­nes con­sien­ten en ser polí­ti­ca­men­te con­du­ci­dos por los domi­na­dos, a con­di­ción de que la “direc­ción moral” no cues­tio­ne la for­ma de explo­ta­ción capi­ta­lis­ta. Es una revo­lu­ción epis­te­mo­ló­gi­ca para la cual aún no tene­mos la herra­mien­ta teó­ri­ca ade­cua­da. Nues­tra heren­cia mar­xis­ta grams­cia­na pue­de ser el pun­to de par­ti­da, pero ya no es el pun­to de lle­ga­da (De Oli­vei­ra, 2007).

Para los movi­mien­tos es el peor esce­na­rio ima­gi­na­ble, si se pien­sa en tér­mi­nos de lar­ga dura­ción y de eman­ci­pa­ción. Que las cla­ses domi­nan­tes acep­ten ser gober­na­das por quie­nes se pro­cla­man como repre­sen­tan­tes de los de aba­jo, es, por un lado, el pre­cio que debie­ron pagar ante la irrup­ción masi­va de ese aba­jo orga­ni­za­do en movimientos21. Supo­ne, en para­le­lo, un cam­bio cul­tu­ral de lar­ga dura­ción en la rela­ción entre domi­nan­tes y domi­na­dos, sobre todo en aque­llos paí­ses –la mayor par­te de los de la región- don­de ha gober­na­do una oli­gar­quía for­ma­da duran­te el perío­do colo­nial que ha mos­tra­do hon­do des­pre­cio por los sec­to­res populares.

Has­ta el momen­to exis­ten esca­sos deba­tes sobre esta nue­va reali­dad. La mayor par­te de los movi­mien­tos y de los inte­lec­tua­les de izquier­da siguen empe­ña­dos en visua­li­zar a los gobier­nos pro­gre­sis­tas como el mal menor, ante el temor de la res­tau­ra­ción de las dere­chas con­ser­va­do­ras, con las cua­les algu­nas izquier­das tie­nen cada vez menos dife­ren­cias. El pro­ble­ma podría for­mu­lar­se, como lo hace el Gru­po Acon­te­ci­mien­to, de la siguien­te mane­ra: “¿Cómo ope­rar en el inte­rior de un cam­po en el que con­vi­ven el deseo de inven­tar ‑aquí y aho­ra- una nue­va radi­ca­li­dad polí­ti­ca y, al mis­mo tiem­po, ver­nos cons­tan­te­men­te obli­ga­dos a que­dar por fue­ra de los pro­ce­sos que se nos plan­tean día a día?” (Gru­po Acon­te­ci­mien­to, 2009, 7).

Para supe­rar esta difí­cil situa­ción, que algu­nos cali­fi­can como “impas­se” (Colec­ti­vo Situa­cio­nes, 2009), los movi­mien­tos y el pen­sa­mien­to crí­ti­co debe­rían enca­rar cua­tro desa­fíos inelu­di­bles, que paso a comentar.

1) El tipo de régi­men polí­ti­co que corres­pon­de a un perío­do sig­na­do por la acu­mu­la­ción por des­po­se­sión y el mode­lo extrac­ti­vis­ta no es el mis­mo que corres­pon­dió al perío­do de sus­ti­tu­ción de impor­ta­cio­nes y al desa­rro­llo indus­trial que per­mi­tie­ron cons­truir un Esta­do del Bien­es­tar, aún con todas las limi­ta­cio­nes que tuvo en Amé­ri­ca Lati­na. Vivi­mos bajo regí­me­nes elec­to­ra­les que per­mi­ten la rota­ción de los equi­pos diri­gen­tes pero blo­quean cam­bios estruc­tu­ra­les, sal­vo que exis­tan des­bor­des des­de aba­jo que impon­gan la bús­que­da de nue­vos mode­los. En suma, demo­cra­cias res­trin­gi­das, tute­la­das por el poder blan­do de los medios masi­vos de comu­ni­ca­ción que con­di­cio­nan y aco­tan la agen­da polí­ti­ca, y el poder duro del impe­rio, el capi­tal finan­cie­ro y las mul­ti­na­cio­na­les, que ame­na­zan con des­es­ta­bi­li­zar los gobier­nos que bus­can imple­men­tar cam­bios de fon­do. El Esta­do no podrá ser, por tan­to, la palan­ca prin­ci­pal de los cam­bios nece­sa­rios. Para que sean posi­bles, resul­ta indis­pen­sa­ble la irrup­ción de los sec­to­res popu­la­res orga­ni­za­dos en movimientos.

21 Exclu­yo los casos de Boli­via y Vene­zue­la don­de las cla­ses domi­nan­tes están vien­do afec­ta­dos sus intereses.

2) En la coyun­tu­ra actual, en sen­ti­do rigu­ro­so no pode­mos ya seguir hablan­do de movi­mien­tos socia­les sino de orga­ni­za­cio­nes socia­les. Estas se carac­te­ri­zan por la exis­ten­cia de jerar­quías inter­nas y divi­sión del tra­ba­jo entre quie­nes toman deci­sio­nes y los que las eje­cu­tan, que vie­nen a sus­ti­tuir los meca­nis­mos de demo­cra­cia direc­ta que carac­te­ri­zan a los movi­mien­tos. Estas orga­ni­za­cio­nes tie­nen ade­más pre­su­pues­tos fijos, fuen­tes de recur­sos regu­la­res, for­ma­ción polí­ti­ca y téc­ni­ca pro­pia, equi­pa­mien­tos y sec­tor admi­nis­tra­ti­vo, como par­te de la esta­ti­za­ción de la socie­dad civil (Ins­ti­tu­to Huma­ni­tas Uni­si­nos, 2009). Muchos movi­mien­tos que han sido for­ma­tea­dos por la coope­ra­ción inter­na­cio­nal y las polí­ti­cas socia­les pre­sen­tan un per­fil muy simi­lar, si no idén­ti­co, al de las ONGs con las que man­tie­nen flui­dos lazos y rela­cio­nes de depen­den­cia eco­nó­mi­ca e inte­lec­tual. Una de las con­se­cuen­cias es la pro­fe­sio­na­li­za­ción de los equi­pos diri­gen­tes de los movimientos.

No será posi­ble recu­pe­rar el pro­ta­go­nis­mo de los movi­mien­tos socia­les sin el retorno a las prác­ti­cas de base y una cla­ri­fi­ca­ción con­cep­tual que lle­ve a dese­char ideas inse­ri­das en el cuer­po social por la coope­ra­ción. O sea, el retorno al con­flic­to como eje estruc­tu­ra­dor de los movi­mien­tos y de su aná­li­sis y com­pren­sión de la reali­dad. El con­cep­to de socie­dad civil, a tra­vés del cual se tras­mi­te la pro­pues­ta polí­ti­ca de tra­ba­jar por una socie­dad armó­ni­ca inte­gra­da por acto­res que bus­can el con­sen­so y ope­ran a tra­vés de él, es uno de los varios lega­dos de la coope­ra­ción (Pérez Bal­to­dano, 2006).

3) Es nece­sa­rio com­pren­der las polí­ti­cas socia­les no como “con­quis­tas” sino como la for­ma de gober­nar y con­te­ner a los pobres para per­mi­tir la pri­va­ti­za­ción de los bie­nes comu­nes. El actual mode­lo extrac­ti­vis­ta no es sos­te­ni­ble sin polí­ti­cas socia­les por­que inhi­be la dis­tri­bu­ción de ren­ta, exclu­ye a amplios sec­to­res de la pobla­ción ya que no nece­si­ta ni tra­ba­ja­do­res ni con­su­mi­do­res, es pola­ri­za­dor y fomen­ta la mili­ta­ri­za­ción de los espa­cios que con­tro­la. Pro­pon­go que las polí­ti­cas socia­les sean enten­di­das como un nue­vo pan­óp­ti­co, como el modo de con­trol y dis­ci­pli­na­mien­to a cie­lo abier­to de las muche­dum­bres que se api­ñan en las peri­fe­rias urba­nas. El pro­ble­ma más gra­ve, que a menu­do obtu­ra la com­pren­sión del dis­po­si­ti­vo, es que las mallas de la domi­na­ción están teji­das aho­ra con las mis­mas hebras que sus­ten­ta­ron la resis­ten­cia: los movi­mien­tos tro­que­la­dos como organizaciones.

4) El pun­to final, el más com­ple­jo y polé­mi­co, es el que deri­va del aná­li­sis que hace De Oli­vei­ra: la polí­ti­ca es sus­ti­tui­da por la admi­nis­tra­ción, el con­flic­to por el con­sen­so, dis­mi­nu­ye la par­ti­ci­pa­ción demo­crá­ti­ca pero aumen­ta la auto­no­mía del capi­tal. “El lulis­mo es una regre­sión polí­ti­ca, la van­guar­dia del atra­so y el atra­so de la van­guar­dia” (De Oli­vei­ra, 2009). Exclu­yen­do una vez más los casos de Boli­via y Vene­zue­la, resul­ta impe­rio­so cla­ri­fi­car de qué se tra­ta, des­de una mira­da de lar­ga dura­ción y des­de la ten­sión por la eman­ci­pa­ción social, este con­jun­to de pro­ce­sos que hemos deno­mi­na­do como “gobier­nos pro­gre­sis­tas”. Si mira­mos la reali­dad des­de las urgen­cias de los más pobres y des­de las rela­cio­nes inter­es­ta­ta­les, con espe­cial aten­ción en la rela­ción con Esta­dos Uni­dos, no cabe duda que estos gobier­nos son un paso ade­lan­te. Pero si los obser­va­mos en pers­pec­ti­va, posan­do la mira­da en la con­ti­nui­dad de un mode­lo que pri­va­ti­za los bie­nes comu­nes y pola­ri­za las socie­da­des pro­fun­di­zan­do la exclu­sión, el resul­ta­do apa­re­ce mucho menos claro.

Peor aún si nos fija­mos en la pér­di­da de poder de los opri­mi­dos, que en estos años han vis­to eva­po­rar­se la poten­cia de sus orga­ni­za­cio­nes y son cada vez más depen­dien­tes de las ayu­das esta­ta­les para sobre­vi­vir, por­que sus terri­to­rios –rura­les y urba­nos- han sido ocu­pa­dos por el capi­tal finan­cie­ro en las diver­sas for­mas que asu­me de espe­cu­la­ción inmo­bi­lia­ria, apro­pia­ción y des­truc­ción de la natu­ra­le­za. En el hori­zon­te, no apa­re­cen aún sig­nos de reac­ti­va­ción del con­flic­to como señal de que los de aba­jo están recu­pe­ran­do su capa­ci­dad de actuar políticamente.

Biblio­gra­fía

Arro­yo, Daniel (2009): Polí­ti­cas socia­les. Ideas para un deba­te nece­sa­rio, Bue­nos Aires, La Crujía.

Cle­men­te, Adria­na y Móni­ca Giro­la­mi (2006): Terri­to­rio, emer­gen­cia e inter­ven­ción social, Bue­nos Aires, Espacio.

Colec­ti­vo Situa­cio­nes (2009): Con­ver­sa­cio­nes en el impas­se, Bue­nos Aires, Tin­ta Limón.

Corag­gio, José Luis (2004): De la emer­gen­cia a la estra­te­gia. Más allá del ‘ali­vio a la pobre­za’, Bue­nos Aires, Espacio.

Chat­ter­jee, Partha (2007): La nación en tiem­po hete­ro­gé­neo, Lima, Ins­ti­tu­to de Estu­dios Peruanos.

De Oli­vei­ra, Fran­cis­co (2009): “O aves­so do aves­so”, revis­ta Piauí No. 37, São Pau­lo, octubre.

De Oli­vei­ra, Fran­cis­co (2007): “Hege­mo­nia as aves­sas”, revis­ta Piauí No. 6, São Pau­lo, enero.

Gru­po Acon­te­ci­mien­to (2009): “La afir­ma­ción de otra polí­ti­ca de eman­ci­pa­ción”, revis­ta Acon­te­ci­mien­to, No. XX, Bue­nos Aires.

Har­vey, David (2003): El nue­vo impe­ria­lis­mo, Madrid, Akal.

Ins­ti­tu­to Huma­ni­tas Uni­si­nos (2009)” “Como o fim da era dos movi­men­tos socias foi-se a ener­gía moral da ousa­dia”, entre­vis­ta a Rudá Ric­ce, 30 de noviem­bre de 2009 en http://​www​.ihu​.uni​si​nos​.br

Kirch­ner, Ali­cia (2007): La bisa­gra, Bue­nos Aires, Minis­te­rio de Desa­rro­llo Social. Minis­te­rio de Desa­rro­llo Social (2007): Polí­ti­cas socia­les de desa­rro­llo y ciu­da­da­nía, Bue­nos Aires, Minis­te­rio de Desa­rro­llo Social. Minis­te­rio do Tra­balho e Empre­go (2006): “I Con­fe­ren­cia Nacio­nal de Eco­no­mía Soli­da­ria”, Bra­si­lia, http://​www​.mte​.gov​.br/​e​c​o​s​o​l​i​d​a​r​i​a​/​c​o​n​f​_​a​n​a​i​s​.​pdf Pérez Bal­to­dano, Andrés (2006): “Coope­ra­ción inter­na­cio­nal y socie­dad civil: el alto pre­cio de una rela­ción”, revis­ta Envío, No. 291, Mana­gua, junio. Zibe­chi, Raúl (2003) Genea­lo­gía de la revuel­ta, La Pla­ta, Letra Libre.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *