El impe­ria­lis­mo orques­tó la Pri­ma­ve­ra Ára­be- Juan Manuel Olarieta

Un docu­men­to con­fi­den­cial ela­bo­ra­do en 2010 por el Depar­te­men­to de Esta­do con­fir­ma que la deno­mi­na­da Pri­ma­ve­ra Ára­be no sólo no fue espon­tá­nea sino que estu­vo pro­mo­vi­da de for­ma acti­va por el impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se des­pués de un lar­go perio­do de madu­ra­ción.

El docu­men­to, que tie­ne cin­co pági­nas, lo ha publi­ca­do la orga­ni­za­ción Midd­le East Brie­fing (1), que pudo tener acce­so al mis­mo recu­rrien­do a la legis­la­ción sobre liber­tad de infor­ma­ción. Se titu­la «Midd­le East Part­nership Initia­ti­ve: Over­view» y está fecha­do el 22 de octu­bre de 2010.

La Pri­ma­ve­ra Ára­be comen­zó en diciem­bre de aquel año con el derro­ca­mien­to del gobierno en Túnez, deno­mi­na­da «Revo­lu­ción de los Jaz­mi­nes» y des­de enton­ces sacu­dió a varios paí­ses, afec­tan­do a Egip­to, Libia, Yemen y Siria y cau­san­do cruen­tas gue­rras civi­les y una con­mo­ción sin pre­ce­den­tes en el mun­do árabe.

No obs­tan­te, los pre­pa­ra­ti­vos empe­za­ron varios años antes, cuan­do en 2002 la Casa Blan­ca empe­zó a ela­bo­rar los pla­nes de des­es­ta­bi­li­za­ción que for­man par­te del pro­gra­ma regio­nal «Midd­le East Part­nership Initia­ti­ve» diri­gi­do con­tra paí­ses del nor­te de Áfri­ca y Orien­te Medio apo­yán­do­se en ONG loca­les que son los ten­tácu­los de la diplo­ma­cia impe­ria­lis­ta.

El gobierno de Oba­ma no esca­ti­mó en gas­tos para inter­fe­rir sobre los asun­tos inter­nos de los paí­ses ára­bes. En 14 años se han gas­ta­do 600 millo­nes de dóla­res en unos 1.000 gran­des pro­yec­tos polí­ti­cos. La finan­cia­ción de las ONG ha supues­to más de la mitad de los pro­yec­tos del plan, seña­la el docu­men­to. Los agen­tes de enla­ce con las ONG loca­les los desig­na la emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos en cada país.

La Ini­cia­ti­va «no sumi­nis­tra fon­dos a los gobier­nos extran­je­ros y no nego­cia acuer­dos bila­te­ra­les de asis­ten­cia», seña­la el infor­me, que esta­ble­ce una lis­ta de los paí­ses des­ti­na­ta­rios con prio­ri­dad: Yemen, Ara­bia Sau­di­ta, Túnez, Egip­to y Bah­rein. Libia y Siria fue­ron aña­di­dos un año des­pués de la ela­bo­ra­ción del infor­me por el Depar­ta­men­to de Estado.

En Egip­to el gobierno de Esta­dos Uni­dos se cen­tró en la Her­man­dad Musul­ma­na, a la que con­si­de­ra­ba com­pa­ti­ble con la polí­ti­ca impe­ria­lis­ta de Esta­dos Uni­dos. El gobierno de Oba­ma ase­gu­ra­ba inclu­so el «ser­vi­cio post-ven­ta» de las ofen­si­vas de des­es­ta­bi­li­za­ción, que for­man par­te de la remo­de­la­ción del «Gran Orien­te Medio».

En sep­tem­bre de 2011 la Ini­cia­ti­va creó una ofi­ci­na espe­cial de coor­di­na­ción de las tran­si­cio­nes polí­ti­cas en aque­lla región estra­té­gi­ca, ponien­do a William B. Tay­lor al fren­te. Se tra­ta de un diplo­má­ti­co con expe­rien­cia en cam­pa­ñas de des­es­ta­bi­li­za­ción ya que fue el emba­ja­dor de Esta­dos Uni­dos en Ucra­nia duran­te la «revo­lu­ción naran­ja» de 2006 a 2009.

Según el infor­me del Depar­ta­men­to de Esta­do, su tarea es la de coor­di­nar la asis­ten­cia de Esta­dos Uni­dos a las «demo­cra­cias emer­gen­tes» el nor­te de Áfri­ca y Orien­te Medio, inclu­yen­do a Egip­to, Túnez y Libia.

Con­tra vien­to y marea, San­tia­go Alba Rico y otros miem­bros sig­ni­fi­ca­dos de Izquier­da Anti­ca­pi­ta­lis­ta siem­pre sos­tu­vie­ron el carác­ter espon­tá­neo de la Pri­ma­ve­ra Ára­be (2) que, según dije­ron, sir­vió lue­go de deto­nan­te para que esta­lla­ra el movi­mien­to de los indig­na­dos del 15‑M en la Puer­ta del Sol. Esther Vivas lle­gó a decir que la Pri­ma­ve­ra Ára­be tuvo un carác­ter «inter­na­cio­na­lis­ta», pero eso nun­ca lo enten­dí muy bien. En aquel momen­to pen­sé que la indig­na­ción esta­ba diri­gi­da ‑entre otras cosas- con­tra la Casa Blan­ca. Aho­ra mis­mo me da la impre­sión de que la indig­na­ción no era de unos con­tra otros, sino que es muy posi­ble que se tra­ta­ra de la mis­ma indig­na­ción, es decir, que la Casa Blan­ca y los indig­na­dos com­par­tie­ran el mis­mo esta­do de ánimo.

Uno de los moti­vos que me lle­va a pen­sar de esa mane­ra es que tras la «Revo­lu­ción de los Jaz­mi­nes», el Foro Social Mun­dial se pudo reu­nir en Túnez en mar­zo de 2013. Creo que es a eso a lo que Vivas lla­ma «inter­na­cio­na­lis­mo»: el impe­ria­lis­mo abría las puer­tas a la «demo­cra­cia», no sólo en el inte­rior de aquel país ára­be, sino a 5.000 indig­na­dos pro­ce­den­tes de todas las par­tes del mun­do, que dos años des­pués se pudie­ron con­gre­gar allá en paz y liber­tad para que lue­go Vivas nos lo pudie­ra con­tar a noso­tros (3).

No sólo los ára­bes; todos los pue­blos del mun­do debe­mos sen­tir­nos deu­do­res de la polí­ti­ca bene­fac­to­ra del Depar­ta­men­to de Esta­do, el Pen­tá­gono, la CIA y la Casa Blanca.

(1) U.S. Sta­te Dept. Docu­ment Con­firms Regi­me Chan­ge Agen­da in Midd­le East, http://​mebrie​fing​.com/​?​p​=​789
(2) San­tia­go Alba Rico, Libia, el caos y noso­tros, Gara, 19 de sep­tiem­bre de 2011, http://​www​.anti​ca​pi​ta​lis​tas​.org/​L​i​b​i​a​-​e​l​-​c​a​o​s​-​y​-​n​o​s​o​t​ros
(3) Esther Vivas, Del Foro Social Mun­dial a las Revuel­tas Ára­bes, http://​cem​sen​mo​vi​ment​.word​press​.com/​t​a​g​/​m​o​v​i​m​i​e​n​t​o​-​a​n​t​i​g​l​o​b​a​l​i​z​a​c​i​on/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.