50 Ani­ver­sa­rio del ELN: Los Sue­ños de un Pueblo

En la pro­vin­cia Comu­ne­ra, en el cen­tro de San­tan­der, se encuen­tra Sima­co­ta, un peque­ño pobla­do, en don­de el Ejér­ci­to de Libe­ra­ción Nacio­nal (ELN) apa­re­ció públi­ca­men­te, por pri­me­ra vez el 7 de enero de 1965.

Allí los pri­me­ros ele­nos, los fun­da­do­res del ELN, se toma­ron a plo­mo el pues­to de poli­cía y com­ba­tie­ron con los refuer­zos, que el bata­llón del ejér­ci­to del gobierno, envió des­de la veci­na ciu­dad de El Socorro.

En Bogo­tá comen­za­ron a lla­mar a ésta, como “la gue­rri­lla de Sima­co­ta”, para dife­ren­ciar­la de las gue­rri­llas del sur del país, las que resis­tían una feroz arre­me­ti­da mili­tar en su con­tra, des­de hacía más de 7 meses. Es en ésta resis­ten­cia en el sur de Colom­bia, que nacie­ron las FARC.

Muchos vie­ron el ata­que de Sima­co­ta, como un hecho soli­da­rio con las gue­rri­llas del sur y en reali­dad así lo fue, pero en esen­cia el sur­gi­mien­to del ELN fue sobre­to­do un gri­to rebel­de por la libe­ra­ción nacio­nal y social, de unos gue­rre­ros, que veían en la lucha arma­da revo­lu­cio­na­ria, un camino, para que el pue­blo ten­ga el poder y pue­da hacer reali­dad sus sue­ños de dig­ni­dad para las mayo­rías nacionales.

Meses des­pués comen­zó a cir­cu­lar de mano en mano, por toda Colom­bia, una hoja escri­ta a máqui­na, cono­ci­da como el Pro­gra­ma de Sima­co­ta, en el que se decía por cuá­les cam­bios lucha el ELN. Éste pro­gra­ma de 12 pun­tos, dice así:

1 Ins­tau­rar un gobierno demo­crá­ti­co popular.

2 Hacer una revo­lu­ción agraria.

3 Desa­rro­llo eco­nó­mi­co, basa­do en la indus­tria nacio­nal, que bene­fi­cie al pue­blo y al inte­rés colectivo.

4 Refor­ma urba­na y plan de vivien­da popular.

5 Crear un sis­te­ma popu­lar de crédito.

6 Orga­ni­zar un plan nacio­nal de salud pública.

7 Ela­bo­rar un plan vial y de transporte.

8 Refor­ma edu­ca­cio­nal y fomen­to de la cul­tu­ra nacional.

9 Res­pe­to a los pue­blos indí­ge­nas y arti­cu­la­ción a la vida nacional.

10 Liber­tad de pen­sa­mien­to, de cul­to y supera­ción de las discriminaciones.

11 Polí­ti­ca exte­rior inde­pen­dien­te y defen­sa de la paz mundial.

12 For­mar un ejér­ci­to popu­lar per­ma­nen­te, que defien­da los intere­ses patrió­ti­cos y no sea ins­tru­men­to de repre­sión con­tra nin­gún pue­blo del mundo.

Como pue­de ver­se, los pro­pó­si­tos que die­ron lugar a nues­tro alza­mien­to en armas, siguen vigen­tes. Prue­ba de ello es la agu­da cri­sis que hoy sufre Colom­bia, 50 años des­pués de haber naci­do las gue­rri­llas de las FARC y el ELN.

Nos lo ense­ñó Cami­lo, el cura gue­rri­lle­ro, que la solu­ción está en que las mayo­rías ten­gan el poder, para que pue­dan hacer reali­dad sus sue­ños de dig­ni­dad huma­na e inde­pen­den­cia nacio­nal. Y es la mino­ría domi­nan­te, la que debe deci­dir, de qué for­ma le entre­ga el poder, si a las bue­nas o a las malas.

La vir­tud de los revo­lu­cio­na­rios es estar siem­pre jun­to al pue­blo y al ser­vi­cio de sus intere­ses his­tó­ri­cos, en esta tarea hemos esta­do las gue­rri­llas, duran­te medio siglo, y esta­mos dis­pues­tos a estar­lo, todo el tiem­po que sea necesario.

Nues­tra labor es man­te­ner vivo el sue­ño de cam­bio den­tro del pue­blo y ani­mar sus espe­ran­zas de libe­ra­ción, a ello dedi­ca­mos la vida, en una entre­ga total, que es nece­sa­ria para avan­zar tras obje­ti­vos tan nobles, como grandes.

Fuen­te: Ejér­ci­to de Libe­ra­ción Nacio­nal (ELN)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.