Esta­dos Uni­dos y la OTAN: un mer­ca­do de men­ti­ras- Higi­nio Polo

El gol­pe de Esta­do con­su­ma­do en Ucra­nia el 22 de febre­ro de 2014 (con ayu­da finan­cie­ra, apo­yo logís­ti­co, ase­so­ra­mien­to y ampa­ro diplo­má­ti­co de la Unión Euro­pea y de Esta­dos Uni­dos) abrió una peli­gro­sa cri­sis que ha des­ata­do el des­or­den en el país y que ame­na­za con hun­dir­lo en el caos y en la gue­rra civil. Las dispu­tas diplo­má­ti­cas entre la Unión Euro­pea, Esta­dos Uni­dos y Rusia sobre la cri­sis, y el cru­ce de acu­sa­cio­nes mutuas, jun­to con la des­in­for­ma­ción de la pren­sa inter­na­cio­nal, han crea­do un espe­jo defor­ma­do don­de Washing­ton quie­re ver refle­ja­da la supues­ta res­pon­sa­bi­li­dad de Mos­cú. La his­te­ria anti­rru­sa ati­za­da des­de la Casa Blan­ca ocul­ta la reali­dad, y la men­ti­ra y la mani­pu­la­ción más des­ver­gon­za­da ocu­pan las pági­nas de los perió­di­cos occi­den­ta­les, los noti­cia­rios tele­vi­si­vos y las rue­das de pren­sa de Oba­ma y los res­pon­sa­bles de la OTAN. Una de las más gro­se­ras fue la per­pe­tra­da por el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano, defi­nien­do, en su rue­da de pren­sa con Mer­kel del 2 de mayo, al gabi­ne­te gol­pis­ta ucra­niano como gobierno “debi­da­men­te electo”.

Es con­ve­nien­te recor­dar que todas las deci­sio­nes del gobierno gol­pis­ta ucra­niano sur­gen de la ile­ga­li­dad, y que las pro­tes­tas pos­te­rio­res al gol­pe de Esta­do nacen, pre­ci­sa­men­te, por el recha­zo de bue­na par­te de la pobla­ción, espe­cial­men­te en el sur y este, a un gobierno impues­to. Para empe­zar, los acuer­dos fir­ma­dos entre la opo­si­ción y el gobierno de Yanu­kó­vich, el 21 de febre­ro, con la super­vi­sión de minis­tros de Exte­rio­res Euro­peos, se incum­plie­ron al día siguien­te. La reti­ra­da de la poli­cía de las calles de Kiev (en cum­pli­mien­to de esos acuer­dos) no lle­vó a la crea­ción de un gobierno con­jun­to de tran­si­ción como fue acor­da­do sino a la ocu­pa­ción de todos los orga­nis­mos guber­na­men­ta­les por las fuer­zas de extre­ma dere­cha que se habían con­ver­ti­do en la voz de los mani­fes­tan­tes del Mai­dán. Des­pués, todas las dis­po­si­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les se incum­plie­ron. El par­la­men­to, bajo la aten­ta vigi­lan­cia (inclu­so en los esca­ños y pasi­llos) de los mato­nes fas­cis­tas de Svo­bo­da y Pravy Sek­tor, votó la des­ti­tu­ción de Yanu­kó­vich por 328 votos y nin­guno en con­tra. Los gol­pis­tas lle­ga­ron a com­prar a algu­nos dipu­tados del Par­ti­do de las Regio­nes, ame­dren­ta­dos por la bru­ta­li­dad fas­cis­ta. De for­ma irre­gu­lar se res­ta­ble­ció la cons­ti­tu­ción de 2004. Pero no impor­ta­ba la ile­ga­li­dad: Washing­ton había dado la luz ver­de, y ya había deci­di­do un gobierno pre­si­di­do por Yak­se­niuk, en quien pen­só que podría ofre­cer un aspec­to más “civi­li­za­do” que los mato­nes del Maidán.

La Cons­ti­tu­ción esta­ble­cía que para des­ti­tuir a un pre­si­den­te el par­la­men­to debe crear una comi­sión de inves­ti­ga­ción que pre­sen­te un infor­me razo­na­do y, si el par­la­men­to lo acep­ta por una mayo­ría de dos ter­cios, podría ins­tar, enton­ces, ante el Tri­bu­nal Supre­mo la des­ti­tu­ción del pre­si­den­te, y, si ese Tri­bu­nal así lo apo­ya­ba, el Par­la­men­to debe­ría vol­ver a exa­mi­nar la cues­tión y, aho­ra con una mayo­ría de tres cuar­tas par­tes, podría des­ti­tuir for­mal­men­te al pre­si­den­te. Era un pro­ce­di­mien­to garan­tis­ta, como exis­te en otras cons­ti­tu­cio­nes del mun­do. Nin­guno de esos pasos se cum­plió, y ni tan siquie­ra con­si­guie­ron reu­nir en el Par­la­men­to, vigi­la­do por los mato­nes fas­cis­tas, la mayo­ría reque­ri­da de 338 dipu­tados sobre el total de 450. Era evi­den­te que no podía des­ti­tuir­se a Yanu­kó­vich, pero Washing­ton ya había deci­di­do aca­bar con el gobierno ele­gi­do, a cual­quier pre­cio. Se con­su­ma­ba así el gol­pe de Esta­do, ava­la­do por Esta­dos Uni­dos y la Unión Euro­pea, y, aun­que dota­do de una zafia facha­da demo­crá­ti­ca, se puso en mar­cha la maqui­na­ria pro­pa­gan­dís­ti­ca occi­den­tal, mien­tras Washing­ton impo­nía quien había de pre­si­dir el gobierno. A par­tir de ese momen­to, nin­gún medio rele­van­te de la pren­sa inter­na­cio­nal habló de gobierno gol­pis­ta, y las can­ci­lle­rías occi­den­ta­les reci­bie­ron a sus pro­ta­go­nis­tas, apo­ya­ron y die­ron tra­ta­mien­to de esta­dis­tas a los pro­ta­go­nis­tas de un gol­pe de Esta­do. Sigue sien­do el “gobierno inte­ri­no” o, sin más, el gobierno de Kiev.

Tras el gol­pe de Esta­do, se ini­ció la per­se­cu­ción de los opo­si­to­res, empe­zan­do por los comu­nis­tas, con la que­ma de sus sedes, el encar­ce­la­mien­to e inclu­so el ase­si­na­to de quie­nes resis­ten al gol­pe. Uno de los diri­gen­tes ultra­na­cio­na­lis­tas, Oleg Liash­kó, detu­vo con otros mato­nes, y gol­peó, al dipu­tado del Par­ti­do de las Regio­nes, Arsen Klin­chaev, y otros rufia­nes, y dipu­tados, del par­ti­do fas­cis­ta Svo­bo­da mal­tra­ta­ron y gol­pea­ron al direc­tor de la tele­vi­sión públi­ca ucra­nia­na, Olek­san­der Pan­te­le­imo­nov, obli­gán­do­le a dimi­tir. Oleg Tsa­riov, un diri­gen­te del Par­ti­do de las Regio­nes y can­di­da­to a la pre­si­den­cia, fue agre­di­do con saña por fas­cis­tas en Kiev y en Ode­sa, y se reti­ró de la cam­pa­ña elec­to­ral debi­do a la impo­si­bi­li­dad prác­ti­ca de hablar en bue­na par­te del país. Son ape­nas unos ejem­plos, por­que el cli­ma de per­se­cu­ción y de mie­do se ha exten­di­do por toda Ucra­nia. El 27 de abril, cele­bra­ron una mar­cha en Lvov (cen­tro del nacio­na­lis­mo ucra­niano) para con­me­mo­rar el 71 ani­ver­sa­rio de la crea­ción de la divi­sión nazi de las Waf­fen-SS Gali­zien. En el este y sur del país, la cri­sis abier­ta por el gol­pe des­ató las pro­tes­tas que lle­va­ron a un apre­su­ra­do refe­rén­dum en Cri­mea, don­de la pobla­ción deci­dió incor­po­rar­se a Rusia, mien­tras cre­cían las rebe­lio­nes en el este y en el sur, en Donetsk, Jár­kov, Lugansk, Odes­sa, y otras ciudades.

La repre­sión no se hizo espe­rar, acom­pa­ña­da del silen­cio infor­ma­ti­vo de la pren­sa occi­den­tal sobre los des­ma­nes del nue­vo gobierno gol­pis­ta: como en los años de Mus­so­li­ni en Ita­lia, los ultra­na­cio­na­lis­tas y fas­cis­tas impi­die­ron hablar en el Par­la­men­to, y le agre­die­ron físi­ca­men­te, al diri­gen­te comu­nis­ta Simo­nen­ko. No con­si­guie­ron amor­da­zar­lo. Las pala­bras del diri­gen­te comu­nis­ta fue­ron seve­ras: denun­ció que, por pri­me­ra vez en la bre­ve his­to­ria de dos déca­das de la Ucra­nia inde­pen­dien­te, un gobierno uti­li­za­ba al ejér­ci­to con­tra los ciu­da­da­nos del sur y del sur­es­te, que recla­ma­ban el reco­no­ci­mien­to del idio­ma ruso como coofi­cial (una de las pri­me­ras deci­sio­nes de los gol­pis­tas fue anu­lar­lo), un sis­te­ma fede­ral, y que recha­za­ban un gobierno que nadie había ele­gi­do. Las sim­pa­tías de ese par­la­men­to ucra­niano en manos de la extre­ma dere­cha son cla­ras: deci­dió, por ejem­plo, impul­sar una ley para anu­lar la fes­ti­vi­dad del 9 de mayo, jor­na­da que recuer­da la derro­ta del nazis­mo y la vic­to­ria de la Unión Sovié­ti­ca en la Segun­da Gue­rra Mundial.

La bien engra­sa­da maqui­na­ria pro­pa­gan­dís­ti­ca occi­den­tal azu­zó de inme­dia­to la his­te­ria anti­rru­sa, jugan­do con equí­vo­cos, men­ti­ras y luga­res comu­nes sobre una nue­va gue­rra fría… que Mos­cú no tie­ne nin­gu­na inten­ción de ini­ciar. Entre otras razo­nes, por­que la for­ta­le­za rusa actual dis­ta de ser la mis­ma que tuvo la Unión Sovié­ti­ca, y, ade­más, por­que tam­po­co aquel enfren­ta­mien­to de las déca­das de pos­gue­rra fue des­ata­do por Mos­cú. Las supues­tas tro­pas rusas des­ple­ga­das en Ucra­nia, según Washing­ton, no han sido vis­tas en nin­gún lugar, y las que se encon­tra­ban en Cri­mea (que no aumen­ta­ron) eran las que siem­pre han esta­do allí según los acuer­dos entre Mos­cú y Kiev, rela­cio­na­das con la base de la flo­ta rusa del Medi­te­rrá­neo en Sebastopol.

Ade­más, dos cues­tio­nes muy rele­van­tes han sido igno­ra­das por las can­ci­lle­rías occi­den­ta­les y por los medios de comu­ni­ca­ción afi­nes: la pri­me­ra, la res­pon­sa­bi­li­dad de los gol­pis­tas del Mai­dán en la acción de los mis­te­rio­sos fran­co­ti­ra­do­res que, el 20 de febre­ro, ase­si­na­ron a más de vein­te per­so­nas en las calles de Kiev, acción que fue acha­ca­da de inme­dia­to al gobierno de Yanu­kó­vich y que todo apun­ta a que, por el con­tra­rio, actua­ron por cuen­ta de la lla­ma­da “opo­si­ción proeuro­pea”: las reve­la­cio­nes de Ale­xán­der Yaki­men­ko, jefe de segu­ri­dad con Yanu­kó­vich, son con­tun­den­tes, así como la impli­ca­ción del “coman­dan­te” del Mai­dán, Andréi Paru­bíi, y de la emba­ja­da nor­te­ame­ri­ca­na. La pro­vo­ca­ción y la matan­za no sola­men­te fue­ron reco­no­ci­das, en pri­va­do, por minis­tros y res­pon­sa­bles de la Unión Euro­pea, sino que, hoy, tan­to el gobierno gol­pis­ta de Kiev, como la Unión Euro­pea y los Esta­dos Uni­dos, se nie­gan a crear una comi­sión de inves­ti­ga­ción sobre los hechos. Se limi­tan a echar tie­rra enci­ma. La segun­da cues­tión es la impli­ca­ción de mer­ce­na­rios occi­den­ta­les en las pri­me­ras pro­tes­tas. Jun­to a la gro­se­ra inje­ren­cia de minis­tros euro­peos, res­pon­sa­bles y sena­do­res nor­te­ame­ri­ca­nos lla­man­do al derro­ca­mien­to del gobierno de Yanu­kó­vich, y al apo­yo polí­ti­co y diplo­má­ti­co a la opo­si­ción, gru­pos de mer­ce­na­rios actua­ron enton­ces, azu­zan­do los enfren­ta­mien­tos, ayu­dan­do a crear el caos nece­sa­rio para jus­ti­fi­car el gol­pe de Esta­do. Des­pués, los mer­ce­na­rios han cola­bo­ra­do en la repre­sión de las pro­tes­tas, y actúan por cuen­ta del gobierno gol­pis­ta en dife­ren­tes regio­nes del país. Ser­guei Lavrov, minis­tro de Exte­rio­res ruso, ha denun­cia­do la pre­sen­cia e impli­ca­ción de, al menos, cien­to cin­cuen­ta mer­ce­na­rios de la com­pa­ñía Greys­to­ne, enti­dad que estu­vo liga­da a Black­wa­ter, la empre­sa de mer­ce­na­rios que pro­ta­go­ni­zó matan­zas en Iraq. Greys­to­ne fue fun­da­da por un miem­bro de las com­pa­ñías de ope­ra­cio­nes espe­cia­les de la Mari­na nor­te­ame­ri­ca­na. En abril de 2012, Greys­to­ne anun­ció en su pági­na web que había con­se­gui­do un impor­tan­te con­tra­to en la “región del Cáu­ca­so”, sin mayo­res pre­ci­sio­nes. Con el cíni­co len­gua­je de los mer­ca­de­res de la gue­rra, estas empre­sas de mer­ce­na­rios decla­ran que se dedi­can a ofre­cen “ser­vi­cios y solu­cio­nes de segu­ri­dad” a gobier­nos de todo el mun­do. En reali­dad, son ver­da­de­ras empre­sas de ase­si­nos pro­fe­sio­na­les, dis­pues­tos a todo, y tra­ba­jan con mucha fre­cuen­cia por cuen­ta del gobierno nor­te­ame­ri­cano. Ucra­nia es aho­ra cam­po de prueba.

La his­te­ria anti­rru­sa con­ti­nuó con Anders F. Ras­mus­sen, secre­ta­rio gene­ral de la OTAN, que alar­mó al mun­do con la men­ti­ra de que “dece­nas de miles de sol­da­dos rusos lis­tos para el com­ba­te, espe­ran en la fron­te­ra con Ucra­nia”, acu­san­do a Mos­cú de “sub­ver­tir el poder de las auto­ri­da­des de Ucra­nia”, como si el gobierno ucra­niano fue­se un gabi­ne­te ele­gi­do por la pobla­ción y no el resul­ta­do de un gol­pe de Esta­do. Ras­mus­sen, pese a las evi­den­cias, nie­ga que la OTAN se haya amplia­do incum­plien­do los acuer­dos y garan­tías que se die­ron a Mos­cú a ini­cios de los años noven­ta, y, entu­sias­ta del len­gua­je gue­rre­ro, acu­sa a Mos­cú de soca­var las bases de la cola­bo­ra­ción mutua. Tras las pala­bras de Ras­mus­sen, lle­gó el turno del jefe del Pen­tá­gono, Chuck Hagel, acom­pa­ña­do por el minis­tro de Defen­sa pola­co, que repre­sen­ta­ron un esper­pen­to alar­mis­ta sobre las supues­tas inten­cio­nes de Mos­cú para man­te­ner la his­te­ria anti­rru­sa, y jus­ti­fi­car la expan­sión de la OTAN y el movi­mien­to de tro­pas. Por su par­te, el nor­te­ame­ri­cano Ale­xan­der Versh­bow, secre­ta­rio gene­ral adjun­to de la OTAN, seña­ló a Mos­cú no como “socio” sino como enemi­go, y afir­mó que para “pre­ve­nir nue­vas agre­sio­nes rusas” la OTAN iba a moder­ni­zar los ejér­ci­tos de Ucra­nia, Mol­da­via, Arme­nia, Azer­bei­ján y Geor­gia: sin dar­se cuen­ta, Versh­bow mos­tra­ba un com­ple­to pro­gra­ma de expan­sión de la OTAN. Mien­tras esas esce­nas se pro­du­cían, avio­nes cazas fran­ce­ses, nor­te­ame­ri­ca­nos e inclu­so cana­dien­ses, fue­ron des­pla­za­dos a Ruma­nia y Polo­nia, acom­pa­ña­dos del des­plie­gue de varios cen­te­na­res de sol­da­dos nor­te­ame­ri­ca­nos en Polo­nia, Esto­nia, Leto­nia y Litua­nia. Sin temor a la men­ti­ra, los men­da­ces diri­gen­tes de la OTAN y del Pen­tá­gono repe­tían que hay que fre­nar la expan­sión de Rusia, con­fi­gu­ran­do así el nue­vo dis­cur­so de la OTAN.

En Kiev, las últi­mas esce­nas de la hipo­cre­sía nor­te­ame­ri­ca­na fue­ron la visi­ta del direc­tor de la CIA, Bren­nan, diri­gi­da a pre­pa­rar la ofen­si­va mili­tar sobre el este del país (visi­ta que Washing­ton pre­ten­dió ocul­tar, negan­do que se hubie­ra pro­du­ci­do y que se vio obli­ga­do a reco­no­cer ante las evi­den­cias), y, des­pués, la visi­ta del vice­pre­si­den­te Biden, para apo­yar al gobierno de extre­ma dere­cha. Eran los ava­les que nece­si­ta­ban los gol­pis­tas de Kiev: la pre­pa­ra­ción de la ofen­si­va mili­tar con­tra la revuel­ta en el Este se ini­ció de inme­dia­to: a prin­ci­pios de mayo, el gobierno de Kiev lan­zó sus uni­da­des mili­ta­res con­tra el Este, que han cau­sa­do ya varios muer­tos en Kra­ma­torsk, diez muer­tos en Sla­viansk, y la matan­za de Odes­sa, don­de 46 per­so­nas (la mayo­ría, miem­bros del Par­ti­do Comu­nis­ta y de otras fuer­zas de izquier­da) fue­ron que­ma­das vivas por la extre­ma dere­cha en el edi­fi­cio de los sin­di­ca­tos. La resis­ten­cia de la pobla­ción y de las lla­ma­das auto­de­fen­sas difi­cul­ta los obje­ti­vos de Washing­ton, pero la pen­dien­te hacia la gue­rra civil se había iniciado.

Euro­pa, y espe­cial­men­te Ale­ma­nia, se mues­tra más pru­den­te, no sólo por la repe­ti­da depen­den­cia ener­gé­ti­ca, sino por­que Ber­lín y Bru­se­las son cons­cien­tes de que no tie­nen nada que ganar en una espi­ral de gue­rra abier­ta, aun­que la pre­sión nor­te­ame­ri­ca­na va a for­zar­les a acep­tar el pro­gra­ma de los hal­co­nes de la OTAN y del Pen­tá­gono. En cam­bio, la acti­tud de los gobier­nos clien­te de Washing­ton (como Polo­nia y los bál­ti­cos), así como la de Lon­dres y París es más pro­cli­ve a seguir cie­ga­men­te las deci­sio­nes de Esta­dos Uni­dos. Ame­na­zas y san­cio­nes eco­nó­mi­cas sobre Mos­cú, y el envío de buques de gue­rra nor­te­ame­ri­ca­nos al Mar Negro com­ple­ta­ban el plan para ais­lar a Rusia, una ver­da­de­ra pro­vo­ca­ción, como han afir­ma­do los ex-can­ci­lle­res ale­ma­nes, Hel­mut Kohl, Hel­mut Sch­midt y Gerhard Schröder. 

¿Cuá­les son las razo­nes por las que Esta­dos Uni­dos y la Unión Euro­pea han lan­za­do un envi­te seme­jan­te en Ucra­nia, una ver­da­de­ra pro­vo­ca­ción? Pri­me­ro, seguir amplian­do los terri­to­rios bajo influen­cia euro­pea y nor­te­ame­ri­ca­na, con­ti­nuan­do la pre­sión sobre el anti­guo terri­to­rio sovié­ti­co, para dis­mi­nuir el área de influen­cia de Mos­cú y hacer irre­ver­si­ble la rup­tu­ra de las repú­bli­cas que has­ta hace dos déca­das vivían jun­tas. Según el pecu­liar razo­na­mien­to de Esta­dos Uni­dos, que la Unión Euro­pea quie­ra ampliar sus paí­ses miem­bros es razo­na­ble, pero si Mos­cú pre­ten­de lo mis­mo con su pro­pues­ta de Unión adua­ne­ra… esa opción se con­vier­te en una “expan­sión” que ame­na­za al mun­do. Por­que Washing­ton bus­ca el ais­la­mien­to de Rusia. El gol­pe de Esta­do de Kiev tenía, ade­más, una pre­ten­sión ocul­ta: con­se­guir la denun­cia y anu­la­ción de los acuer­dos ruso-ucra­nia­nos sobre el esta­ble­ci­mien­to de la flo­ta rusa en Sebas­to­pol, Cri­mea, obje­ti­vo que la reac­ción rusa ha hecho fra­ca­sar gra­cias a la rein­cor­po­ra­ción de Cri­mea a Rusia.

En segun­do tér­mino, Esta­dos Uni­dos quie­re dar­le una nue­va fun­ción a la OTAN, con una reno­va­da estruc­tu­ra mili­tar, tras años de una cier­ta con­fu­sión que, no obs­tan­te, no impi­dió la inte­gra­ción de todo el anti­guo Este socia­lis­ta euro­peo y de los paí­ses bál­ti­cos (en cla­ra vio­la­ción de los acuer­dos de París de la últi­ma déca­da del siglo XX). Jun­to a ello, un com­ple­to pro­gra­ma de rear­me, que ya ha sido recla­ma­do por Chuck Hagel, el res­pon­sa­ble del Pen­tá­gono, exi­gien­do de los alia­dos euro­peos un mayor gas­to mili­tar. La pers­pec­ti­va de inte­gra­ción de Ucra­nia, Geor­gia, e inclu­so Mol­da­via, cul­mi­na­ría el cer­co sobre Mos­cú, que, así, per­de­ría inclu­so la influen­cia sobre la peri­fe­ria rusa y que­da­ría con­de­na­da a ser una poten­cia regio­nal. La pers­pec­ti­va de una OTAN reno­va­da, cabal­gan­do en la his­te­ria gue­rre­ra (hoy, anti­rru­sa; maña­na, tal vez anti­chi­na), y con la Unión Euro­pea y Rusia enre­da­das en con­flic­tos bila­te­ra­les, situa­ría en mejo­res con­di­cio­nes a los Esta­dos Uni­dos para desa­rro­llar su gran reto de las dos pró­xi­mas déca­das: el com­ba­te a China.

En ter­cer lugar, por­que Washing­ton quie­re for­zar a la Unión Euro­pea a un nue­vo repar­to de las car­gas del rear­me: agi­tar el espan­ta­jo de la expan­sión rusa, por fal­so que sea, resul­ta útil para obli­gar a Ber­lín, París y Lon­dres a gas­tar más para ase­gu­rar el desa­rro­llo mili­tar de la OTAN, un bra­zo arma­do que Washing­ton con­tem­pla uti­li­zar (como ya hizo en Afga­nis­tán) en nue­vos esce­na­rios de con­flic­to, aun­que infrin­ja los pro­pios tra­ta­dos de la orga­ni­za­ción. Oba­ma y el Pen­ta­góno uti­li­zan para pre­sio­nar a los alia­dos a algu­nos des­ta­ca­dos miem­bros de gobier­nos clien­te, como el ultra­de­re­chis­ta minis­tro de Defen­sa pola­co, Tomasz Sie­mo­niak, que no ha duda­do en hablar de “la nue­va doc­tri­na rusa, que ampa­ra inter­ven­cio­nes bru­ta­les”, afir­ma­ción hecha sin que el pers­pi­caz minis­tro se haya per­ca­ta­do de las inter­ven­cio­nes mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nas en el exterior.

En cuar­to lugar, Esta­dos Uni­dos pre­ten­de la rup­tu­ra de los lazos que han desa­rro­lla­do Mos­cú y Pekín en los últi­mos años, en la esfe­ra de la coope­ra­ción estra­té­gi­ca, mili­tar y ener­gé­ti­ca, aun­que ese obje­ti­vo sea difí­cil: la pre­sión sobre Mos­cú refor­za­rá la incli­na­ción rusa hacia Asia. Sin embar­go, el Pen­tá­gono y la Casa Blan­ca aca­ri­cian la idea de con­se­guir el ais­la­mien­to de Mos­cú, refor­zar el dis­po­si­ti­vo mili­tar de la OTAN en el Este de Euro­pa y en el Cáu­ca­so, cer­car las defen­sas mili­ta­res rusas con el escu­do anti­mi­si­les, y con­ver­tir a Rusia en una poten­cia regio­nal que asis­ta impo­ten­te a la reduc­ción de su peso en el mundo.

El desas­tre de la Ucra­nia inde­pen­dien­te (con los par­ti­dos naran­jas y con los azu­les, defen­so­res ambos de la eco­no­mía capi­ta­lis­ta y par­tí­ci­pes del robo y de la corrup­ción) ha hecho que hoy el país ni siquie­ra ten­ga el nivel eco­nó­mi­co de 1991: casi un cuar­to de siglo per­di­do. Y, más allá del aná­li­sis de la cri­sis crea­da en Ucra­nia por el gol­pe de Esta­do de febre­ro, la cues­tión que deben resol­ver las fuer­zas polí­ti­cas ucra­nia­nas y su pobla­ción de casi cin­cuen­ta millo­nes de habi­tan­tes es la via­bi­li­dad de una Ucra­nia ale­ja­da y enfren­ta­da a Rusia. Todo apun­ta a que el inte­rés nacio­nal ucra­niano debe­ría ser el refor­za­mien­to de los víncu­los con Mos­cú. Que el gobierno de Putin sea nacio­na­lis­ta y con­ser­va­dor es, en este sen­ti­do, una cues­tión secun­da­ria. Sólo hay que recor­dar que el Par­ti­do Comu­nis­ta Ruso (que es la segun­da fuer­za polí­ti­ca del país) cri­ti­ca con dure­za a Putin y habla de “régi­men cri­mi­nal”, sin que eso le lle­ve a cola­bo­rar con los esfuer­zos occi­den­ta­les para mar­gi­nar a Rusia, y para cul­mi­nar la expan­sión de la OTAN hacia el Este.

Pese a la his­te­ria anti­rru­sa de los medios de comu­ni­ca­ción occi­den­ta­les, a Mos­cú no le intere­sa el agra­va­mien­to de la situa­ción en Ucra­nia, ni el ini­cio de una gue­rra civil. La situa­ción eco­nó­mi­ca de Ucra­nia es insos­te­ni­ble, pró­xi­ma a la quie­bra, el des­or­den cre­ce, el Esta­do no pue­de ni siquie­ra pagar el sumi­nis­tro de gas ruso, y cuen­ta con cen­te­na­res de miles de per­so­nas que no reci­ben sus sala­rios, y con incre­men­tos des­me­su­ra­dos de pre­cios, mien­tras el fan­tas­ma del ham­bre reapa­re­ce. Mien­tras, las pro­me­sas occi­den­ta­les de ayu­da eco­nó­mi­ca se han que­da­do en pala­bras vacías, y, de nue­vo, las rece­tas neo­li­be­ra­les de Washing­ton y Bru­se­las y del FMI anun­cian años de sacri­fi­cios para Ucra­nia y de mag­ní­fi­cos nego­cios para las empre­sas occidentales.

La acti­tud de la OTAN en Libia y Siria, con­tri­bu­yen­do a la gue­rra, se pare­ce mucho a la irres­pon­sa­bi­li­dad de impul­sar un gol­pe de Esta­do en Ucra­nia y apo­yar des­pués a una jun­ta (“gobierno inte­ri­no” le lla­man con su voca­bu­la­rio de tram­po­sos) que está pre­si­di­da por un per­so­na­je como Yak­se­niuk, tan gro­tes­co que es capaz de decir, sin aver­gon­zar­se, que Mos­cú “quie­re empe­zar la Ter­ce­ra Gue­rra Mun­dial”. Como si el mun­do hubie­ra olvi­da­do las cons­tan­tes men­ti­ras de Washing­ton y la OTAN, como si des­co­no­cié­se­mos el san­grien­to his­to­rial de inter­ven­cio­nes mili­ta­res y de gue­rras, como si hubié­se­mos olvi­da­do la leyen­da de las “armas de des­truc­ción masi­va” de Iraq, o las men­ti­ras para inva­dir Afga­nis­tán, como si nadie recor­da­se la pro­vo­ca­ción de la torre de la tele­vi­sión litua­na en 1991; como si aca­bá­se­mos de des­cu­brir las reve­la­cio­nes de Sey­mour Hersh sobre la ver­da­de­ra auto­ría de la uti­li­za­ción de armas quí­mi­cas en Siria, o la pro­pia pro­vo­ca­ción y gol­pe de Esta­do en Kiev, el gobierno nor­te­ame­ri­cano sigue inun­dan­do de men­ti­ras al mun­do, gra­cias a un ejér­ci­to de perio­dis­tas y mani­pu­la­do­res de la opi­nión públi­ca, y de gru­pos empre­sa­ria­les, que se hacen eco de las men­ti­ras de Washington.

Washing­ton y la OTAN inten­tan hacer olvi­dar que la cri­sis de Ucra­nia se ini­ció con una revuel­ta apo­ya­da por ellos, que sus pro­te­gi­dos incum­plie­ron los pri­me­ros acuer­dos de Kiev entre gobierno y opo­si­ción, que el actual poder ucra­niano sur­ge de un gol­pe de Esta­do, y que los acuer­dos de Gine­bra han sido incum­pli­dos por el gobierno gol­pis­ta, que pre­ten­día des­ar­mar a los rebel­des del Este y del sur del país, pero no a los extre­mis­tas del Mai­dán, ni a los fas­cis­tas de Svo­bo­da y del Pravy Sek­tor, res­pon­sa­bles de la matan­za de Odes­sa. El gobierno de Oba­ma, que alen­tó la revuel­ta con­tra el gobierno de Yanu­kó­vich, no tie­ne el menor pudor aho­ra en acu­sar a Mos­cú de estar detrás de las pro­tes­tas de quie­nes no acep­tan al gobierno gol­pis­ta. De esa for­ma, mien­tras se suce­dían las pro­tes­tas en Kiev y los ata­ques a la poli­cía, los par­ti­ci­pan­tes eran con­si­de­ra­dos por la pren­sa inter­na­cio­nal como “mani­fes­tan­tes pací­fi­cos”, pese a la dure­za de las imá­ge­nes, pese a los lin­cha­mien­tos y ase­si­na­tos. Cuan­do empe­za­ron las pro­tes­tas en el este y el sur, los ciu­da­da­nos pasa­ron a ser con­si­de­ra­dos “terro­ris­tas” y Washing­ton apo­yó el desa­rro­llo de lo que el pre­si­den­te gol­pis­ta, Tur­chí­nov, deno­mi­nó “ope­ra­ción con­tra­te­rro­ris­ta”, envian­do al ejér­ci­to y a nutri­dos gru­pos de fas­cis­tas que fue­ron enro­la­dos en la Guar­dia Nacio­nal crea­da para ese fin. Así, un bata­llón de 350 mato­nes fas­cis­tas fue envia­do a Slaviansk.

No son las pri­me­ras men­ti­ras de Washing­ton y de la OTAN, ni mucho menos. Has­ta aho­ra, Oba­ma se jus­ti­fi­ca­ba dicien­do que igno­ra­ba el alcan­ce de los pro­gra­mas de espio­na­je de la NSA y de otras agen­cias de espio­na­je de su país. Aho­ra, sabe­mos tam­bién que men­tía: el 15 abril de 2014, The New York Times reve­la­ba que Oba­ma había auto­ri­za­do a la NSA a espiar a dece­nas de millo­nes de per­so­nas y auto­ri­zó a la agen­cia para que apro­ve­cha­ran los fallos de segu­ri­dad para espiar a gobier­nos, diri­gen­tes de otros paí­ses y empre­sas. Rei­nan­do en el mer­ca­do de la men­ti­ra, en la cri­sis que han des­ata­do en Ucra­nia y que pue­de deri­var en el esta­lli­do de una nue­va gue­rra civil, Washing­ton y la OTAN se reve­lan como un peli­gro para el mun­do, ampa­ran­do la hipo­cre­sía y la doblez de sus diri­gen­tes, como hizo Oba­ma en su rue­da de pren­sa con Mer­kel, don­de tuvo el cinis­mo de cali­fi­car al gobierno gol­pis­ta de Kiev como “debi­da­men­te elec­to”, aca­ri­cian­do sin rubor el obje­ti­vo de dar­le la bien­ve­ni­da en la OTAN. Acu­mu­lan­do patra­ñas, inun­dan­do el mun­do de embus­tes, recu­rrien­do al enga­ño y a la fic­ción alar­mis­ta sobre las inten­cio­nes rusas, la OTAN se ha con­ver­ti­do en un bún­ker de men­da­ces emplea­dos de la guerra.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.