Eus­kal Herria y la lucha de cla­ses- Iña­ki Gil de San Vicente

Nota: Guión para la char­la-deba­te sobre lucha de cla­ses y Eus­kal Herria, a cele­brar el 30 de abril en Leioa. Como se ve más ade­lan­te, se reco­mien­da la lec­tu­ra del borra­dor titu­la­do: Resu­men y pro­pues­ta de his­to­ria mar­xis­ta vas­ca , del 30 de octu­bre de 2010 a libre dis­po­si­ción en internet.

1. Hablar de Eus­kal Herria y lucha de cla­ses es, en pri­mer lugar, hablar de qué méto­do teó­ri­co emplea­mos, por­que según el que use­mos obten­dre­mos un resul­ta­do u otro. Hay dos méto­dos teó­ri­cos enfren­ta­dos en todo: el capi­ta­lis­ta y el comu­nis­ta. En la actua­li­dad y para esta char­la-deba­te, pode­mos dis­cer­nir cua­tro gran­des opo­si­cio­nes abso­lu­tas entre ambos méto­dos en lo que con­cier­ne a la reali­dad vas­ca: la teo­ría de la pro­pie­dad pri­va­da o teo­ría de la explo­ta­ción; la teo­ría del Esta­do y de la vio­len­cia o teo­ría de la opre­sión; la teo­ría del cono­ci­mien­to o teo­ría de la domi­na­ción; y la teo­ría de la natu­ra­le­za o teo­ría de la pers­pec­ti­va histórica.

2. En las cua­tro cues­tio­nes ‑explo­ta­ción, opre­sión, domi­na­ción y visión his­tó­ri­ca- cho­can abier­ta­men­te el méto­do bur­gués o capi­ta­lis­ta y el méto­do mar­xis­ta o comu­nis­ta. No exis­te ni la más remo­ta posi­bi­li­dad obje­ti­va de coin­ci­den­cia siquie­ra tác­ti­ca y fugaz, pun­tual y pasa­je­ra, entre ambas, aun­que sí exis­te la creen­cia idea­lis­ta y sub­je­ti­vis­ta, irra­cio­nal, de que pue­den exis­tir «alian­zas inter­cla­sis­tas estra­té­gi­cas» entre explo­ta­do­res y explo­ta­dos, entre pue­blo tra­ba­ja­dor y bur­gue­sía. Sí pue­den dar­se «alian­zas tác­ti­cas» entre el pue­blo y la peque­ña bur­gue­sía, pero siem­pre carac­te­ri­za­das por una con­tra­dic­ción inter­na que pue­de hacer que fra­ca­sen; a saber, ¿qué blo­que social diri­ge esa alian­za y hacia dón­de, el obre­ro y popu­lar, revo­lu­cio­na­rio, o el peque­ño bur­gués, refor­mis­ta? Habla­mos de un deba­te clá­si­co en la his­to­ria revo­lu­cio­na­ria, al que vol­ve­re­mos en su momento.

3. En reali­dad las cua­tro cues­tio­nes son una, son y for­man la tota­li­dad social con sus con­tra­dic­cio­nes anta­gó­ni­cas en uni­dad y lucha per­ma­nen­te, en auto­mo­vi­mien­to como tota­li­dad. Des­de esta pers­pec­ti­va, y como ire­mos vien­do, no pue­de exis­tir sepa­ra­ción total y abso­lu­ta entre estas cues­tio­nes por­que se inter­pe­ne­tran e inter­re­la­cio­nan mutua­men­te de modo que si bien pode­mos ana­li­zar­las en ais­la­do en un momen­to pre­ci­so, siem­pre tene­mos que com­pren­der­las en su uni­dad sin­té­ti­ca, en su fun­cio­na­mien­to con­jun­to aun­que con velo­ci­da­des e inten­si­da­des rela­ti­vas en cada una de ellas. Par­tien­do de aquí, no tie­ne sen­ti­do sepa­rar la deno­mi­na­da «cues­tión nacio­nal» de la deno­mi­na­da «cues­tión social», como tam­po­co tie­ne sen­ti­do reci­tar el tópi­co de las dos caras de la mis­ma mone­da: la nacio­nal y la social y plan­tear que una, la nacio­nal, pue­de ser más impor­tan­te que la social debien­do vol­car­nos más en ella que en la otra, o vice­ver­sa, que la social es más impor­tan­te que la nacio­nal, que la lucha de cla­ses es más impor­tan­te que la lucha nacio­nal. Los dos erro­res aca­rrean con­se­cuen­cias nefastas.

4. Cuan­do al comien­zo de la ponen­cia a deba­te reco­men­dá­ba­mos la lec­tu­ra del borra­dor Resu­men y pro­pues­ta de his­to­ria mar­xis­ta vas­ca, del 30 de octu­bre de 2010 a libre dis­po­si­ción en inter­net, es por­que para poder seguir inves­ti­gan­do la lucha de cla­ses en la actual Eus­kal Herria nece­si­ta­mos uti­li­zar con­cep­tos cla­ves como el que defi­ne qué es la his­to­ria, qué son la explo­ta­ción de cla­se, de sexo-géne­ro, de nación opri­mi­da, y de nación ven­ci­da mili­tar­men­te; tam­bién qué es el modo de pro­duc­ción y for­ma­ción eco­nó­mi­co-social, expli­ca­dos en ese borra­dor; nece­si­ta­mos igual­men­te dis­cer­nir qué era y cómo se expre­sa­ba la iden­ti­dad colec­ti­va, la esci­sión social y las cla­ses enemi­gas en el comu­nis­mo pri­mi­ti­vo, en el escla­vis­mo, feu­da­lis­mo y capi­ta­lis­mo; nece­si­ta­mos estu­diar cómo fue­ron creán­do­se las cla­ses domi­nan­tes vas­cas has­ta lle­gar a la actual bur­gue­sía y qué rela­cio­nes esta­ble­cie­ron con los Esta­dos opre­so­res para, entre otros obje­ti­vos, seguir explo­tan­do a sus cla­ses explo­ta­das; nece­si­ta­mos mar­car las dife­ren­cias entre la lucha de cla­ses pre­ca­pi­ta­lis­ta y la capi­ta­lis­ta, y entre la opre­sión nacio­nal pre­ca­pi­ta­lis­ta y la capi­ta­lis­ta, etcé­te­ra. En esta ponen­cia no pode­mos desa­rro­llar estas y otras cues­tio­nes que sin embar­go son nece­sa­rias para cono­cer aho­ra el papel cru­cial del pue­blo tra­ba­ja­dor en un capi­ta­lis­mo mili­ta­ri­za­do, por lo que os remi­to a ese borrador.

5. Dicho lo ante­rior, pode­mos pasar aho­ra a expli­car las cua­tro deci­si­vas con­tra­dic­cio­nes que opo­nen al méto­do bur­gués con el mar­xis­ta. La pri­me­ra es la teo­ría de la explo­ta­ción y de la pro­pie­dad pri­va­da. Eus­kal Herria es una socie­dad divi­di­da entre una gran mayo­ría explo­ta­da y una mino­ría explo­ta­do­ra, una mino­ría que es pro­pie­ta­ria de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, de las rique­zas, de las tie­rras… Cuan­do habla­mos de pro­pie­dad pri­va­da no nos refe­ri­mos al vie­jo coche uti­li­ta­rio y al domi­ci­lio con sus bie­nes de pri­me­ra nece­si­dad y a algu­nos aho­rri­tos, cuan­do los hay. Cuan­do habla­mos de pro­pie­dad pri­va­da en su sen­ti­do fuer­te y deci­si­vo habla­mos de ese 1,3% de la pobla­ción que en 2012 acu­mu­la­ba el 44,4% del PIB de la CAPV; o dicho al con­tra­rio, habla­mos de ese pue­blo tra­ba­ja­dor asa­la­ria­do que a pesar de haber aumen­ta­do del 84,1% en 2001 al 85,4% en 2012 en todo Hegoal­de, sin embar­go ha vis­to cómo su acce­so al PIB ha des­cen­di­do del 51,5% al 46,7% en el mis­mo perío­do de tiem­po. Otros estu­dios reve­lan que el pue­blo tra­ba­ja­dor ha per­di­do 3.714 millo­nes de euros en lo que va de cri­sis, y que los sala­rios se han redu­ci­do en un 6% entre 2008 y 2011, o que en la CAPV las ren­tas del 34,7% no supera el umbral de pobre­za. No hace fal­ta decir que son las muje­res y las per­so­nas de ter­ce­ra edad las más empobrecidas.

6. La pro­pie­dad pri­va­da se con­cen­tra en una mino­ría cada vez más mino­ri­ta­ria, mien­tras que la mayo­ría popu­lar es empo­bre­ci­da cada vez más por la polí­ti­ca bur­gue­sa. Pero aun sien­do estre­me­ce­do­ras estas cifras y por­cen­ta­jes, lo real­men­te deci­si­vo es la estruc­tu­ra inter­na e invi­si­ble que man­tie­ne en pie esta reali­dad exter­na. Para cono­cer esa estruc­tu­ra invi­si­ble hay que recu­rrir a la teo­ría de la pro­pie­dad pri­va­da y de la explo­ta­ción social. La pri­me­ra demues­tra que la pro­pie­dad bur­gue­sa se sus­ten­ta sobre la vio­len­cia his­tó­ri­ca bru­tal ejer­ci­da en el perío­do de acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria del capi­ta­lis­mo, sobre la explo­ta­ción del tra­ba­jo asa­la­ria­do, domés­ti­co y sumer­gi­do en el pro­pio país y en el exte­rior, sobre la des­truc­ción de la natu­ra­le­za, sobre la per­ma­nen­te acu­mu­la­ción por des­po­se­sión, etc. En nues­tra his­to­ria, la acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria de capi­tal vas­co tam­bién se reali­zó median­te estos méto­dos y sigue rea­li­zán­do­se en el pre­sen­te, como lo indi­can los datos arri­ba pre­sen­ta­dos. La vio­len­cia reac­cio­na­ria tam­bién fue un deci­si­vo ins­tru­men­to de acu­mu­la­ción bur­gue­sa, y sigue siéndolo.

7. Para com­pren­der que la vio­len­cia sigue sien­do un medio esen­cial de acu­mu­la­ción actual de capi­tal, ade­más de ver la mate­ria­li­dad de la repre­sión poli­cial y mili­tar, tam­bién hemos de ver que la explo­ta­ción asa­la­ria­da se sos­tie­ne sobre una vio­len­cia invi­si­ble: el mie­do a la mise­ria, al empo­bre­ci­mien­to, al paro estruc­tu­ral, a per­der el empleo, lo que obli­ga al pue­blo tra­ba­ja­dor a acep­tar la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta. La vio­len­cia sote­rra­da, pro­fun­da e imper­cep­ti­ble a sim­ple vis­ta pre­sio­na a las muje­res a acep­tar sala­rios alre­de­dor de un 25% infe­rio­res a los de los hom­bres por el mis­mo tra­ba­jo, pero sobre todo la vio­len­cia patriar­cal apa­re­ce como terro­ris­mo puro cuan­do recu­rre a los malos tra­tos, gol­pes, pali­zas y ase­si­na­tos de muje­res por­que se nie­gan a obe­de­cer: la mujer es un ins­tru­men­to de pro­duc­ción en manos del hom­bre, y la vio­len­cia físi­ca, psi­co­ló­gi­ca, afec­ti­va, etcé­te­ra, es el ins­tru­men­to que garan­ti­za su sumi­sión. Otras for­mas de vio­len­cia tam­bién las ejer­ce el poder adul­to sobre la juven­tud, vio­len­cia afec­ti­va y chan­ta­je emo­cio­nal, vio­len­cia sala­rial y eco­nó­mi­ca, cul­tu­ral, y espe­cial­men­te poli­cial cuan­do la juven­tud cons­tru­ye su independencia.

8. La explo­ta­ción asa­la­ria­da pro­du­ce un bene­fi­cio eco­nó­mi­co al empre­sa­rio, a la bur­gue­sía en su con­jun­to, por­que al final del pro­ce­so de tra­ba­jo el empre­sa­rio obtie­ne más capi­tal, más dine­ro, que el que tenía al comien­zo. La dife­ren­cia entre el capi­tal ini­cial y el capi­tal final, esa dife­ren­cia es la ganan­cia que se embol­sa la bur­gue­sía, y que en reali­dad per­te­ne­ce a la cla­se tra­ba­ja­do­ra por­que ella la ha crea­do con su tra­ba­jo. Nin­gún empre­sa­rio comien­za un nego­cio sabien­do que va a per­der dine­ro al final; todos lo empie­zan con­ven­ci­dos de que van a ganar­lo, y cuan­to más mejor. Si en el pro­ce­so de tra­ba­jo com­prue­ban que la ganan­cia va a ser menor de lo pre­vis­to, enton­ces endu­re­cen la explo­ta­ción, los rit­mos e inten­si­da­des de tra­ba­jo y aumen­tan la dura­ción de la jor­na­da labo­ral, y si pese a estas medi­das ven que no ganan lo sufi­cien­te, enton­ces des­pi­den pri­me­ro a las tra­ba­ja­do­ras, lue­go a los sin­di­ca­lis­tas rojos y final­men­te cie­rran la empre­sa con­de­nan­do a la mise­ria a todos los tra­ba­ja­do­res. Así es el sis­te­ma capi­ta­lis­ta: así es la socie­dad vasca.

9. Explo­ta­ción asa­la­ria­da y pro­pie­dad pri­va­da de las fuer­zas pro­duc­ti­vas for­man una uni­dad que deter­mi­na estruc­tu­ral­men­te la vida dia­ria del pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co, que deter­mi­na sus con­di­cio­nes obje­ti­vas de mal­vi­ven­cia e infe­li­ci­dad psi­co­so­má­ti­ca, aun­que sub­je­ti­va­men­te una par­te del pue­blo crea que vive «feliz», o se resig­na a esa reali­dad inso­por­ta­ble. El sis­te­ma inven­ta muchos tru­cos para hacer sopor­ta­ble una vida insu­fri­ble como vere­mos al hablar de la domi­na­ción. Sin embar­go, la bur­gue­sía nie­ga la exis­ten­cia de la explo­ta­ción y sos­tie­ne que la pro­pie­dad pri­va­da es un dere­cho sacro­san­to e invio­la­ble, per­se­gui­ble y puni­ble con duras con­de­nas de cár­cel. Para esta cla­se, Eus­kal Herria no sufre explo­ta­ción y vive feliz en su pro­pie­dad pri­va­da, pero no duda en apli­car las fuer­zas repre­si­vas de los Esta­dos espa­ñol y fran­cés con­tra quie­nes se le resistan.

10. Esta reali­dad nos lle­va al segun­do pun­to, el del anta­go­nis­mo entre la teo­ría mar­xis­ta del Esta­do y de la vio­len­cia, de la opre­sión en suma, enfren­ta­da a la teo­ría bur­gue­sa de la paz social y del Esta­do demo­crá­ti­co. Nues­tra expe­rien­cia nos ense­ña que sin la acción esta­tal opre­so­ra el pue­blo tra­ba­ja­dor no habría retro­ce­di­do tan­to en sus con­di­cio­nes de vida y tra­ba­jo, a pesar de su tenaz resis­ten­cia coti­dia­na mos­tra­da en huel­gas gene­ra­les y par­ti­cu­la­res. Y es que la bur­gue­sía auto­no­mis­ta y regio­na­lis­ta de Hegoal­de pue­de ganar algu­nas bata­llas con­cre­tas en la lucha de cla­ses, pero las gran­des deci­sio­nes estra­té­gi­cas, las medi­das socio­eco­nó­mi­cas y lega­les que fijan los obje­ti­vos capi­ta­lis­tas y los medios ade­cua­dos para con­se­guir­las, estas deci­si­vas cues­tio­nes sólo las pue­de impo­ner el Esta­do. La bur­gue­sía vas­co-espa­ño­la no quie­re un Esta­do pro­pio por­que el espa­ñol le es mucho más ren­ta­ble y efec­ti­vo en la reso­lu­ción de sus gran­des nece­si­da­des de clase.

11. Dicho sucin­ta­men­te, el Esta­do es la for­ma polí­ti­ca del capi­tal, es su ins­tru­men­to esen­cial de poder coti­diano y estra­té­gi­co. Las bur­gue­sías sur­gen en espa­cios geo­pro­duc­ti­vos y cul­tu­ra­les pre­ci­sos; su enri­que­ci­mien­to exi­ge un terri­to­rio polí­ti­co, social y legal segu­ro en el que el mer­ca­do fun­cio­ne efi­caz­men­te, y en el que las cla­ses tra­ba­ja­do­ras sean fácil­men­te explo­ta­bles. Según los casos, varias bur­gue­sías dife­ren­tes se alían en lo esen­cial y crean un Esta­do mul­ti­na­cio­nal eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca­men­te cen­tra­li­za­do, en el que se crea una «cul­tu­ra-nacio­nal» arti­fi­cial que legi­ti­ma la opre­sión de las nacio­nes real­men­te exis­ten­tes. El Esta­do opre­sor es el que impo­ne como úni­ca esa cul­tu­ra-nacio­nal aun­que haya sido crea­da arti­fi­cial­men­te de tal modo que al cabo de varias gene­ra­cio­nes los otros pue­blos han per­di­do su iden­ti­dad ori­gi­na­ria y han ter­mi­na­do acep­tan­do la iden­ti­dad domi­nan­te. La vio­len­cia esta­tal físi­ca, lin­güís­ti­co-cul­tu­ral, social, eco­nó­mi­ca, edu­ca­ti­va, etcé­te­ra, es deter­mi­nan­te en el olvi­do de las iden­ti­da­des nacio­na­les ori­gi­na­rias y en la acep­ta­ción de la nueva.

12. En Eus­kal Herria esta reali­dad es inne­ga­ble: muchos bre­to­nes, cas­te­lla­nos, occi­ta­nos, cor­sos, galle­gos, anda­lu­ces, extre­me­ños, etcé­te­ra, creen que son úni­ca­men­te fran­ce­ses y espa­ño­les, lo mis­mo creen muchos vas­cos y vas­cas. La acción per­ma­nen­te de los Esta­dos fran­cés y espa­ñol, y de las cla­ses domi­nan­tes autóc­to­nas, ha sido deci­si­va en asen­tar y man­te­ner esta reali­dad. La visión auto­no­mis­ta y regio­na­lis­ta del Esta­do no acep­ta esta teo­ría mar­xis­ta sino que cree que el Esta­do es la admi­nis­tra­ción neu­tral de la socie­dad que tra­ba­ja en bien del con­jun­to social. Man­te­ner esta creen­cia es desas­tro­so para la eman­ci­pa­ción nacio­nal de cla­se y anti­pa­triar­cal de nues­tro pue­blo, y de los res­tan­tes. Según qué teo­ría que­ra­mos lle­var a la prác­ti­ca, la mar­xis­ta o la bur­gue­sa, toma­re­mos la vía de la libe­ra­ción o la de la acep­ta­ción del sis­te­ma opre­sor en la vital cues­tión de la con­cien­cia nacio­nal pro­pia o impuesta.

13. Pero el pro­ble­ma es más com­pli­ca­do que la sim­ple opción por tal o cual teo­ría. Las opcio­nes teó­ri­cas son opcio­nes polí­ti­cas, y en la socie­dad bur­gue­sa es muy difí­cil estu­diar y prac­ti­car la teo­ría mar­xis­ta por­que está mar­gi­na­da y silen­cia­da, o prohi­bi­da. Así lle­ga­mos a la ter­ce­ra cues­tión en dispu­ta: la teo­ría del cono­ci­mien­to o teo­ría de la domi­na­ción. Para la cla­se domi­nan­te el cono­ci­mien­to es una fuer­za pro­duc­ti­va más, mien­tras que para las y los explo­ta­dos el cono­ci­mien­to es pra­xis revo­lu­cio­na­ria: cono­cer la reali­dad para trans­for­mar­la has­ta la raíz. La visión bur­gue­sa exi­ge el con­trol de todo cono­ci­mien­to que no refuer­ce su poder, lo que en la prác­ti­ca le lle­va a mani­pu­lar, cen­su­rar y prohi­bir toda aque­lla inves­ti­ga­ción que des­cu­bra las con­tra­dic­cio­nes del sis­te­ma. La cla­se domi­nan­te no pue­de per­mi­tir que las explo­ta­das y explo­ta­dos des­cu­bran las ver­da­de­ras cau­sas de su explo­ta­ción y cómo supe­rar­la. Por tan­to, el cho­que entre estas dos visio­nes es un cho­que político.

14. La ideo­lo­gía domi­nan­te sos­tie­ne que siem­pre ha exis­ti­do pro­pie­dad pri­va­da y mer­ca­do, ricos y pobres, amos y escla­vos; que los hom­bres son más inte­li­gen­tes y fuer­tes que las débi­les y emo­cio­na­les muje­res; que la espe­cie huma­na es gené­ti­ca­men­te egoís­ta e indi­vi­dua­lis­ta, y que la civi­li­za­ción blan­ca, cris­tia­na y mas­cu­li­na es supe­rior estan­do des­ti­na­da a diri­gir el mun­do, según la teo­ría yan­qui del «des­tino mani­fies­to». El impe­ria­lis­mo invier­te gran­des masas de dine­ro en los irra­cio­na­lis­mos fun­da­men­ta­lis­tas reli­gio­sos como fuer­za reac­cio­na­ria de masas, y en ayu­dar a la repre­sión de las corrien­tes pro­gre­sis­tas que laten debi­li­ta­das en las reli­gio­nes. La polí­ti­ca capi­ta­lis­ta de paten­tes quie­re pri­va­ti­zar el cono­ci­mien­to humano para con­tro­lar su poten­cial cien­tí­fi­co-crí­ti­co des­na­tu­ra­li­zán­do­lo como dúc­til y man­sa fuer­za productiva.

15.
Por otra par­te, la domi­na­ción psi­co­ló­gi­ca, afec­ti­vo-emo­cio­nal, es una par­te de un vas­to com­ple­jo de suje­ción, paci­fi­ca­ción y guía del males­tar social cre­cien­te hacia des­agües con­tro­la­dos por el capi­ta­lis­mo. Ade­más, la alie­na­ción y sobre todo el feti­chis­mo refuer­zan esas y otras for­mas de nor­ma­li­za­ción de masas. En espe­cial, el feti­chis­mo logra que la gen­te ado­re el dine­ro y se pos­tre sumi­so ante el capi­tal como feti­ches omni­po­ten­tes y capri­cho­sos, y des­pre­cie al com­pa­ñe­ro, a la ami­ga y a sí mis­mo. La domi­na­ción refuer­za la efec­ti­vi­dad de la opre­sión y de la explo­ta­ción, las ocul­ta o las legi­ti­ma y nor­ma­li­za. La domi­na­ción se dis­fra­za de cos­mo­po­li­tis­mo cuan­do de hecho se escon­de en el nacio­na­lis­mo opre­sor y en el euro­im­pe­ria­lis­mo. En Eus­kal Herria se está libran­do aho­ra mis­mo un deci­si­vo com­ba­te cul­tu­ral, éti­co y psi­co­po­lí­ti­co entre todas las for­mas de domi­na­ción bur­gue­sa, que son muchas, y la eman­ci­pa­ción vasca.

16. Todo com­ba­te polí­ti­co requie­re de una pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca o está con­de­na­do a la derro­ta. Sin pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca no hay teo­ría revo­lu­cio­na­ria, y sin esta no hay lucha revo­lu­cio­na­ria, pue­de haber y hay lucha refor­mis­ta y sin­di­cal-eco­no­mi­cis­ta, pero nun­ca lucha revo­lu­cio­na­ria. Lle­ga­mos así a la cuar­ta y últi­ma cues­tión ele­men­tal para enten­der qué es la lucha de libe­ra­ción nacio­nal de cla­se. Vea­mos un ejem­plo: un día por sema­na en Donos­tia cató­li­cos rezan en voz alta y en espa­ñol un rosa­rio en fren­te del colec­ti­vo Aska­bi­de, colec­ti­vo meri­to­rio y digno que defien­de el dere­cho al abor­to segu­ro, libre y gra­tui­to de la mujer. La pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca nos expli­ca que este acto cató­li­co de agre­sión moral a un dere­cho bási­co supo­ne un retro­ce­so a opre­sio­nes, explo­ta­cio­nes y domi­na­cio­nes oscu­ras e inhu­ma­nas, y nos argu­men­ta por qué hemos de mul­ti­pli­car las movi­li­za­cio­nes en defen­sa de este y de todos los derechos.

17. La pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca tam­bién nos expli­ca que esta agre­sión cató­li­ca es par­te de una ofen­si­va gene­ral del auto­ri­ta­ris­mo y de la reac­ción con­tra las con­quis­tas popu­la­res y obre­ras, y nos ofre­ce una visión pano­rá­mi­ca sobre cómo el sis­te­ma patriar­co-bur­gués inten­ta recor­tar los esca­sos dere­chos de las muje­res tra­ba­ja­do­ras. Explo­ta­ción, opre­sión, domi­na­ción e his­to­ria for­man el méto­do mate­ria­lis­ta y dia­léc­ti­co que nos mues­tra que la eman­ci­pa­ción nacio­nal anti­pa­triar­cal es inse­pa­ra­ble de la socia­lis­ta e inde­pen­den­tis­ta al demos­trar­nos la uni­dad esta­tal del nacio­nal-cato­li­cis­mo espa­ñol con la ofen­si­va reac­cio­na­ria con­tra los dere­chos de las muje­res tra­ba­ja­do­ras vas­ca, y por tan­to con­tra Eus­kal Herria. Podría­mos eter­ni­zar­nos con otros ejem­plos parecidos.

18. Pues bien, una lec­ción per­ma­nen­te des­de 1848 indi­ca que debe ser el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio el que diri­ja la alian­za del pue­blo tra­ba­ja­dor con la peque­ña bur­gue­sía, y no a la inver­sa. Habla­mos de alian­za con la peque­ña bur­gue­sía y no alian­za estra­té­gi­ca con la bur­gue­sía. Son dos cosas muy dife­ren­tes, la pri­me­ra insis­te en un pro­ce­so tran­si­to­rio, tác­ti­co, que pue­de lle­gar a ser estra­té­gi­co en las rei­vin­di­ca­cio­nes demo­crá­ti­co-polí­ti­cas y demo­crá­ti­co-nacio­na­les comu­nes, que nun­ca rei­vin­di­ca­cio­nes estra­té­gi­cas de cla­se, impo­si­bles en el capi­ta­lis­mo. Ade­más es una alian­za con la peque­ña bur­gue­sía, cla­se inter­me­dia, timo­ra­ta, dubi­ta­ti­va y cobar­de en su con­jun­to, aun­que sí haya en ella algu­na frac­ción cons­cien­te y lucha­do­ra, sobre todo en lo nacio­nal. No se pue­den des­pre­ciar las lec­cio­nes de la his­to­ria uni­ver­sal y vasca.

19.
Otra cosa total­men­te dife­ren­te es la alian­za estra­té­gi­ca con la bur­gue­sía, alian­za que siem­pre se ha vuel­to con­tra el pue­blo tra­ba­ja­dor. No exis­te nin­gún pro­ce­so de libe­ra­ción en el que la lla­ma­da «bur­gue­sía nacio­nal» haya acep­ta­do sacri­fi­car­se pací­fi­ca­men­te como cla­se pro­pie­ta­ria para ace­le­rar la con­quis­ta de la inde­pen­den­cia y su avan­ce al socia­lis­mo. Aun­que muy con­ta­das «bur­gue­sías nacio­na­les» apo­ya­ron por algún tiem­po la libe­ra­ción de sus pue­blos, siem­pre ter­mi­na­ron nego­cian­do con la bur­gue­sía ocu­pan­te ‑her­ma­na mun­dial de cla­se- con­di­cio­nes bene­fi­cio­sas para ella a cam­bio de sua­vi­zar o aban­do­nar su inde­pen­den­tis­mo y obte­ner ayu­da para aplas­tar a las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias de su pro­pio pue­blo. Sin recu­rrir a la expe­rien­cia mun­dial anti­co­lo­ni­lis­ta y anti­im­pe­ria­lis­ta, la recien­te his­to­ria euro­pea de 1940 – 1945 es aplas­tan­te: la «bur­gue­sía nacio­nal» de los pue­blos ocu­pa­dos por el nazi­fas­cis­mo no diri­gió la lucha de libe­ra­ción sino que cola­bo­ró con el ocu­pan­te. Fue la izquier­da la que luchó con heroís­mo, no la bur­gue­sía supues­ta­men­te «nacio­nal». Y es aún más aplas­tan­te la clau­di­ca­ción actual de las «bur­gue­sías nacio­na­les» ante las exi­gen­cias de la Troika.

20. Cuan­do se com­pa­ra el méto­do mar­xis­ta con el bur­gués se apre­cia que la unión de la explo­ta­ción, de la opre­sión, de la domi­na­ción y de la his­to­ria se sin­te­ti­zan en el pro­ble­ma de la rela­cio­nes de pro­pie­dad. La pre­gun­ta es ¿de quién es Eus­kal Herria, de su pue­blo tra­ba­ja­dor o del capi­ta­lis­mo fran­co-espa­ñol y de la bur­gue­sía autóc­to­na cola­bo­ra­cio­nis­ta? Una alian­za estra­té­gi­ca con la bur­gue­sía nos lle­va a entre­gar nues­tra nación a esa cla­se y al Esta­do que la pro­te­ge por­que ambos se creen los úni­cos pro­pie­ta­rios de Eus­kal Herria. No tie­nen otra alter­na­ti­va que pen­sar­lo y creer­lo por­que la estruc­tu­ra social capi­ta­lis­ta en su tota­li­dad se sus­ten­ta sobre la pro­pie­dad pri­va­da bur­gue­sa que es su matriz y su sín­te­sis social a la vez. La pro­pie­dad de Eus­kal Herria en manos pri­va­das de esa alian­za entre la bur­gue­sía autóc­to­na y la fran­co-espa­ño­la sur­ge como una nece­si­dad cie­ga e impe­ra­ti­va para la acu­mu­la­ción de capi­tal en los Esta­dos espa­ñol y fran­cés. El pri­me­ro está dis­pues­to a tole­rar cier­ta des­cen­tra­li­za­ción admi­nis­tra­ti­va que per­mi­ta a la bur­gue­sía aquí resi­den­te que­dar­se con una par­te del bene­fi­cio obte­ni­do con la explo­ta­ción del pue­blo tra­ba­ja­dor, entre­gán­do­le otra par­te. Pero ni esta bur­gue­sía ni el Esta­do están dis­pues­tos a per­der esa pro­pie­dad privada.

21. En cuan­to a la alian­za con la peque­ña bur­gue­sía hay que decir que la úni­ca con­di­ción para que sea efec­ti­va es que la diri­ja la izquier­da aber­tza­le en base a un pro­gra­ma estra­té­gi­co cla­ro y públi­co. Como hemos dicho, la peque­ña bur­gue­sía es una cla­se dubi­ta­ti­va que osci­la mayo­ri­ta­ria­men­te entre el cen­tro y la dere­cha, y entre la izquier­da y el cen­tro de for­ma mino­ri­ta­ria. En Eus­kal Herria tam­bién se cum­ple esta espe­cie de «ley his­tó­ri­ca», por­que sólo una par­te muy redu­ci­da de esta cla­se apo­ya a EH Bil­du y Amaiur, y una toda­vía más redu­ci­da a Sor­tu. Sin embar­go, has­ta aho­ra la izquier­da aber­tza­le ape­nas ha ofre­ci­do un pro­gra­ma estra­té­gi­co ade­cua­do a los retos gigan­tes­cos a los que nos enfren­ta­mos. No pode­mos deba­tir aho­ra las defi­cien­cias de la izquier­da aber­tza­le por­que esta­mos aquí para ana­li­zar las rela­cio­nes entre la lucha de cla­ses y Eus­kal Herria y en con­cre­to, en este pun­to, sobre las rela­cio­nes entre la cla­se obre­ra y el pue­blo tra­ba­ja­dor, por un lado, y la peque­ña bur­gue­sía por otro.

22. La explo­ta­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra depen­de en bue­na medi­da del com­por­ta­mien­to de los peque­ños y media­nos empre­sa­rios, de esa peque­ña bur­gue­sía que explo­ta entre 1 y 10 o 15 tra­ba­ja­do­res. No pode­mos olvi­dar estos datos. La opre­sión del pue­blo tra­ba­ja­dor y su domi­na­ción tam­bién depen­de, aun­que en menor medi­da, del com­por­ta­mien­to polí­ti­co, social, cul­tu­ral, etcé­te­ra, de esa peque­ña bur­gue­sía que apo­ya mayo­ri­ta­ria­men­te a UPN y al PNV, y tam­bién en par­te al PP, en Hegoal­de. La ideo­lo­gía inter­cla­sis­ta y refor­mis­ta del «peque­ño empre­sa­rio pater­na­lis­ta» es una pode­ro­sa cade­na des­mo­vi­li­za­do­ra y alie­nan­te, y ade­más, la peque­ña patro­nal recu­rre muy fre­cuen­te­men­te a las rela­cio­nes de paren­tes­co y amis­tad para con­tra­tar a sus tra­ba­ja­do­res, lo que refuer­za las ata­du­ras labo­ra­les. No pode­mos olvi­dar esta realidad.

23. Una alian­za con un sec­tor redu­ci­do de la peque­ña bur­gue­sía debe saber que enfren­te tie­ne al grue­so de esta cla­se y que los sec­to­res que apo­yan a la izquier­da aber­tza­le deben ser el engan­che para arras­trar­la a las rei­vin­di­ca­cio­nes demo­crá­ti­co-nacio­na­les, socio­po­lí­ti­cas, lin­güís­ti­co-cul­tu­ra­les, etcé­te­ra, impo­si­bles de con­quis­tar bajo la actual opre­sión y domi­na­ción nacio­na­les. Pero esta alian­za demo­crá­ti­co-nacio­nal no pue­de ser­lo en modo alguno en lo cla­sis­ta y patriar­cal. Más aún, la alian­za en lo demo­crá­ti­co-nacio­nal sólo pue­de ser­lo en la medi­da en que la peque­ña bur­gue­sía renun­cie a su mode­lo inter­cla­sis­ta de nación, a su mode­lo ambi­guo e impre­ci­so de nación y acep­te el mode­lo de nación del pue­blo tra­ba­ja­dor, el pro­yec­to de nación tra­ba­ja­do­ra vasca.

24. Si esta redu­ci­da peque­ña bur­gue­sía le impo­ne a la nación tra­ba­ja­do­ra vas­ca su mode­lo nacio­nal inter­cla­sis­ta e impre­ci­so, enton­ces fra­ca­sa­rá el pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal de cla­se, se irá a pique. Aho­ra todo depen­de de qué blo­que social diri­ge, el del pue­blo inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta, o el de la social­de­mo­cra­cia alia­da tác­ti­ca­men­te en lo socio­eco­nó­mi­co y estra­té­gi­ca­men­te en lo demo­crá­ti­co-nacio­nal, es decir, en una pri­me­ra fase de las liber­ta­des nacio­na­les inacep­ta­bles por el poder capi­ta­lis­ta en sí mis­mo. Cuan­do las rei­vin­di­ca­cio­nes demo­crá­ti­co-nacio­na­les estén satis­fe­chas, enton­ces, se recru­de­ce­rá el cho­que entre la nación tra­ba­ja­do­ra vas­ca y la nación peque­ño-bur­gue­sa vas­ca apo­ya­da por las derro­ta­das fuer­zas bur­gue­sas. El inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta debe empe­zar des­de aho­ra mis­mo a con­cre­tar en lo estra­té­gi­co y en lo tác­ti­co qué pro­yec­to de nación tra­ba­ja­do­ra tie­ne para no ser derro­ta­da por el mode­lo burgués.

Iña­ki Gil de San Vicente
Eus­kal Herria, 28 de abril de 2014

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *