“Esta­dos Uni­dos bus­car jus­ti­fi­car una inter­ven­ción en Venezuela”

4

“La inten­ción es una inter­ven­ción extran­je­ra en Vene­zue­la”. Sin más preám­bu­los, así sin­te­ti­za la situa­ción en Vene­zue­la Blan­ca Eekhout, segun­da vice­pre­si­den­ta de la Asam­blea Nacio­nal, en un diá­lo­go man­te­ni­do en Cara­cas con Mar­cha. Eekhout, que pro­vie­ne de la mili­tan­cia en la comu­ni­ca­ción popu­lar ‑fue fun­da­do­ra de la comu­ni­ta­ria Catia Tve‑, y tam­bién fue Minis­tra de Comu­ni­ca­ción; par­ti­ci­pó en el Encuen­tro de la Arti­cu­la­ción Con­ti­nen­tal de Movi­mien­tos Socia­les hacia el ALBA que se desa­rro­lla en Caracas.

Allí ana­li­zó que en la actua­li­dad exis­te “una cam­pa­ña de ata­ques” con­tra el país, y res­pon­sa­bi­li­zó por las accio­nes vio­len­tas a Esta­dos Uni­dos, quien bus­ca “jus­ti­fi­car una inter­ven­ción o una inje­ren­cia” con la “lamen­ta­ble par­ti­ci­pa­ción de los sec­to­res más ran­cios de la oli­gar­quía vene­zo­la­na, liga­dos al fas­cis­mo”. Para Eekhout, los pla­nes des­es­ta­bi­li­za­do­res des­ata­dos por la dere­cha “han teni­do expre­sio­nes bru­ta­les de vio­len­cia muy loca­li­za­das y sec­to­ri­za­das, que han sido derro­ta­das con la acción con­cre­ta, pero que tuvie­ron un gran impac­to mediá­ti­co inter­na­cio­nal con el obje­ti­vo de blo­quear y sata­ni­zar a Venezuela”.

En la entre­vis­ta, la diri­gen­te boli­va­ria­na tam­bién se refi­rió a la cam­pa­ña mediá­ti­ca que inten­ta mos­trar al gobierno del pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro como impul­sor de expro­pia­cio­nes arbi­tra­rias de vivien­das, y recuer­da que has­ta fina­les de 2013, el Esta­do vene­zo­lano entre­gó 500 mil vivien­das a los sec­to­res más humil­des. Eekhout tam­bién expli­ca la impor­tan­cia de seguir cons­tru­yen­do el Esta­do Comu­nal y el Poder Popu­lar, lega­dos impul­sa­dos por el coman­dan­te Hugo Chávez.

-Los gran­des medios plan­tean una situa­ción de gue­rra civil en Vene­zue­la, ¿pero cuál es la situa­ción real en la actualidad?

-Vene­zue­la es un país que está tra­ba­jan­do, cons­tru­yen­do, es un país que está yen­do a la escue­la, a la fábri­ca, a la uni­ver­si­dad, que tam­bién está en las calles movi­li­za­do. Vene­zue­la es un país que tie­ne que enfren­tar difi­cul­ta­des por­que toda esta agre­sión tie­ne muchas aris­tas. Es una agre­sión en el área comu­ni­ca­cio­nal, es una agre­sión vio­len­ta foca­li­za­da en algu­nos sec­to­res, pero sobre todo es una agre­sión con­tra nues­tra eco­no­mía. Se inten­tó poner al pue­blo de rodi­llas con el ham­bre pero no lo han podi­do hacer. Los res­pon­sa­bles son sec­to­res de la dere­cha muy peque­ños, por­que en todas las encues­tas la mayo­ría del pue­blo vene­zo­lano, tan­to de dere­cha como de izquier­da, están apos­tan­do a la paz. Estos sec­to­res tra­ba­jan arti­cu­la­dos con la delin­cuen­cia orga­ni­za­da, el nar­co­trá­fi­co y el para­mi­li­ta­ris­mo que entra por la fron­te­ra con Colom­bia, por­que tie­ne como arti­cu­la­dor a un agen­te de los Esta­dos Uni­dos, que es ‑el ex pre­si­den­te colombiano‑, Álva­ro Uri­be Vélez, quien lle­nó de muer­te Colom­bia y aho­ra pre­ten­de lle­nar de muer­te al continente.

Esas accio­nes han sido derro­ta­das, pero son focos que están pues­tos, sobre todo, para impac­tar mediá­ti­ca­men­te y ate­ner la cam­pa­ña que han dise­ña­do los medios inter­na­cio­na­les, prin­ci­pal­men­te CNN, cade­na que se ha muda­do a Vene­zue­la y ha cam­bia­do toda su pro­gra­ma­ción para mos­trar al país en un esta­do en vio­len­cia abso­lu­ta. Die­ron gol­pes para gene­rar y pro­vo­car una con­fron­ta­ción entre los vene­zo­la­nos, pero la con­cien­cia, la soli­dez del pue­blo, la con­fian­za que tie­ne en sus ins­ti­tu­cio­nes y en la demo­cra­cia, y el espí­ri­tu paci­fis­ta y huma­nis­ta que tie­ne nues­tro pue­blo, ha impe­di­do que esa rece­ta pasa­ra aquí. El efec­to mediá­ti­co está mon­ta­do, pero la reali­dad y la ver­dad de Vene­zue­la es la que vive el pue­blo todos los días para cons­truir paz, demo­cra­cia y socia­lis­mo bolivariano.

-Hay sec­to­res de la dere­cha que han con­de­na­do la vio­len­cia y se pue­den ver des­ave­nen­cias entre los mis­mos sec­to­res que están en con­tra del gobierno.

-Hay sec­to­res de la dere­cha que no son los que arti­cu­lan direc­ta­men­te con Esta­dos Uni­dos, que tie­nen una espe­cie de cau­dal polí­ti­co y espa­cios gana­dos que quie­ren man­te­ner­lo. Pero eso lo están per­dien­do por­que esta agen­da a nin­gún vene­zo­lano o vene­zo­la­na le pue­de inte­re­sar. Eso ha hecho que muchos sec­to­res de la dere­cha cues­tio­nen ese lide­raz­go. Y cues­tio­nan­do ese lide­raz­go ter­mi­nan cues­tio­nan­do a toda la opo­si­ción, por eso ha gene­ra­do con­fron­ta­cio­nes en la mis­ma dere­cha. Es una dere­cha que no tie­ne con­cien­cia nacio­nal, pero hay un sec­tor finan­cia­do direc­ta­men­te por los grin­gos, y hay otro sec­tor que tie­ne espa­cios que no quie­re per­der. La dere­cha ha demos­tra­do no tener tino, ni res­pon­sa­bi­li­dad y ser tre­men­da­men­te corrup­ta. Lo impor­tan­te sería hablar­le a los sec­to­res de la pobla­ción que has­ta aho­ra habían esta­do con la dere­cha y decir­les que hay un espa­cio de diá­lo­go y deba­te per­ma­nen­te, don­de todos y todas cabemos.

En Vene­zue­la, nues­tro mode­lo de demo­cra­cia es capaz de acep­tar la diver­si­dad, de enten­der las dife­ren­cias. Solo deci­mos que aquí man­dan las mayo­rías como en todas la demo­cra­cias, pero con­si­de­ra­mos la opi­nión del otro y de nin­gu­na mane­ra esta­ble­ce­mos meca­nis­mos para excluir o segre­gar a nin­gún sec­tor de la población.

-Los perió­di­cos de dere­cha difun­die­ron la inten­ción del gobierno de expro­piar depar­ta­men­tos y, de esta for­ma, no res­pe­tar la pro­pie­dad pri­va­da de las per­so­nas. ¿Cómo expli­ca­ría esta situación?

-Como nun­ca antes, el gobierno le ha garan­ti­za­do vivien­das a las fami­lias vene­zo­la­nas. Si alguien ha apo­ya­do la pro­pie­dad para las gran­des mayo­rías del país, esa fue la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na. En los años 2010 y 2011, el coman­dan­te Hugo Chá­vez ini­ció la Gran Misión Vivien­da Vene­zue­la. Esa misión debe garan­ti­zar techo digno a cada fami­lia vene­zo­la­na. Esto no es qui­tán­do­le a nadie, sino dán­do­les a todos. Hay que enten­der el dere­cho a la vivien­da no como un pri­vi­le­gio de una mino­ría sino como el dere­cho de todo el pue­blo vene­zo­lano. Las medi­das que se toma­ron fue con­tra terre­nos que la oli­gar­quía le había expro­pia­do al pue­blo vene­zo­lano, a tra­vés de diver­sos arti­fi­cios. Terre­nos en ple­na ciu­dad que no tenían nin­gún tipo de inver­sión real, que esta­ban lle­nos de cha­ta­rras, y en esos luga­res comen­za­mos a cons­truir urba­ni­za­cio­nes para todas las fami­lias. No ha habi­do nin­gún meca­nis­mo de expro­pia­ción hacia ciu­da­da­nos o ciu­da­da­nas, y menos de la vivien­da, por­que que la con­si­de­ra­mos el dere­cho fun­da­men­tal del pue­blo, al igual que la edu­ca­ción y la salud.

La vivien­da no pue­de ser mer­can­cía, por­que es el espa­cio de hábi­tat, de cons­truc­ción de la vida de cada fami­lia. Esto es par­te de todas las estra­te­gias de men­ti­ras y de infa­mias con­tra el país. Así lo inten­ta­ron con meca­nis­mos de aca­pa­ra­mien­to bus­car el des­abas­te­ci­mien­to en rubros y pro­pi­ciar saqueos, pero nun­ca han teni­do resul­ta­dos. La bur­gue­sía cuan­do se alza, que­ma los cen­tros de dis­tri­bu­ción de comi­das por­que ellos no nece­si­tan los ali­men­tos, e igual inten­tan crear cam­pa­ñas don­de dicen que hay hor­das que ocu­pan espa­cios de la cla­se media. El pue­blo con­fía en que su casa se le va a entre­gar, sabe que es un gobierno res­pon­sa­ble que ha entre­ga­do más de qui­nien­tas mil vivien­das. Por eso, segui­re­mos entre­gan­do casas, en el mar­co de nues­tra Cons­ti­tu­ción, y con el esfuer­zo coor­di­na­do de pue­blo y gobierno.

-¿Cuá­les son los prin­ci­pa­les desa­fíos del gobierno y la Revo­lu­ción para el 2014?

-La bús­que­da de la cons­truc­ción del Esta­do comu­nal y del poder popu­lar. Hemos avan­za­do muchí­si­mo, pero igual hay que con­so­li­dar­lo por­que es un ejer­ci­cio per­ma­nen­te en el cual apren­de­mos hacien­do y cons­tru­yen­do. Es una tarea del gobierno y del pue­blo. Es una tarea titá­ni­ca por­que es trans­for­mar un mode­lo cul­tu­ral, tenien­do en cuen­ta que las bases del Esta­do toda­vía siguen sien­do las bases del Esta­do bur­gués. Como nues­tra Revo­lu­ción fue a par­tir de un pro­ce­so elec­to­ral, aquí no hubo una acción vio­len­ta de rup­tu­ra con el vie­jo Esta­do, así que muchas de las estruc­tu­ras están pre­sen­tes y son anti­po­pu­la­res, por eso hay que modi­fi­car­las. Pero hay que modi­fi­car­las con la con­cien­cia del pue­blo, con la par­ti­ci­pa­ción de los pro­pios ser­vi­do­res públi­cos, trans­for­man­do la dis­cu­sión en una bata­lla de ideas que es lo pri­mor­dial. Una de las metas del pre­si­den­te es avan­zar en la trans­for­ma­ción del mode­lo eco­nó­mi­co y salir del mode­lo ren­tis­ta (del petró­leo). Eso es una tarea dura, sobre todo por­que tene­mos enemi­gos muy fuer­tes, exter­nos e inter­nos, que inten­tan boi­co­tear la eco­no­mía. Pero la con­cien­cia y la orga­ni­za­ción del pue­blo nos per­mi­ti­rán trans­for­mar el mode­lo económico.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *