“Esta­dos Uni­dos bus­car jus­ti­fi­car una inter­ven­ción en Venezuela”

4

“La inten­ción es una inter­ven­ción extran­je­ra en Vene­zue­la”. Sin más preám­bu­los, así sin­te­ti­za la situa­ción en Vene­zue­la Blan­ca Eekhout, segun­da vice­pre­si­den­ta de la Asam­blea Nacio­nal, en un diá­lo­go man­te­ni­do en Cara­cas con Mar­cha. Eekhout, que pro­vie­ne de la mili­tan­cia en la comu­ni­ca­ción popu­lar ‑fue fun­da­do­ra de la comu­ni­ta­ria Catia Tve‑, y tam­bién fue Minis­tra de Comu­ni­ca­ción; par­ti­ci­pó en el Encuen­tro de la Arti­cu­la­ción Con­ti­nen­tal de Movi­mien­tos Socia­les hacia el ALBA que se desa­rro­lla en Caracas.

Allí ana­li­zó que en la actua­li­dad exis­te “una cam­pa­ña de ata­ques” con­tra el país, y res­pon­sa­bi­li­zó por las accio­nes vio­len­tas a Esta­dos Uni­dos, quien bus­ca “jus­ti­fi­car una inter­ven­ción o una inje­ren­cia” con la “lamen­ta­ble par­ti­ci­pa­ción de los sec­to­res más ran­cios de la oli­gar­quía vene­zo­la­na, liga­dos al fas­cis­mo”. Para Eekhout, los pla­nes des­es­ta­bi­li­za­do­res des­ata­dos por la dere­cha “han teni­do expre­sio­nes bru­ta­les de vio­len­cia muy loca­li­za­das y sec­to­ri­za­das, que han sido derro­ta­das con la acción con­cre­ta, pero que tuvie­ron un gran impac­to mediá­ti­co inter­na­cio­nal con el obje­ti­vo de blo­quear y sata­ni­zar a Venezuela”.

En la entre­vis­ta, la diri­gen­te boli­va­ria­na tam­bién se refi­rió a la cam­pa­ña mediá­ti­ca que inten­ta mos­trar al gobierno del pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro como impul­sor de expro­pia­cio­nes arbi­tra­rias de vivien­das, y recuer­da que has­ta fina­les de 2013, el Esta­do vene­zo­lano entre­gó 500 mil vivien­das a los sec­to­res más humil­des. Eekhout tam­bién expli­ca la impor­tan­cia de seguir cons­tru­yen­do el Esta­do Comu­nal y el Poder Popu­lar, lega­dos impul­sa­dos por el coman­dan­te Hugo Chávez.

-Los gran­des medios plan­tean una situa­ción de gue­rra civil en Vene­zue­la, ¿pero cuál es la situa­ción real en la actualidad?

-Vene­zue­la es un país que está tra­ba­jan­do, cons­tru­yen­do, es un país que está yen­do a la escue­la, a la fábri­ca, a la uni­ver­si­dad, que tam­bién está en las calles movi­li­za­do. Vene­zue­la es un país que tie­ne que enfren­tar difi­cul­ta­des por­que toda esta agre­sión tie­ne muchas aris­tas. Es una agre­sión en el área comu­ni­ca­cio­nal, es una agre­sión vio­len­ta foca­li­za­da en algu­nos sec­to­res, pero sobre todo es una agre­sión con­tra nues­tra eco­no­mía. Se inten­tó poner al pue­blo de rodi­llas con el ham­bre pero no lo han podi­do hacer. Los res­pon­sa­bles son sec­to­res de la dere­cha muy peque­ños, por­que en todas las encues­tas la mayo­ría del pue­blo vene­zo­lano, tan­to de dere­cha como de izquier­da, están apos­tan­do a la paz. Estos sec­to­res tra­ba­jan arti­cu­la­dos con la delin­cuen­cia orga­ni­za­da, el nar­co­trá­fi­co y el para­mi­li­ta­ris­mo que entra por la fron­te­ra con Colom­bia, por­que tie­ne como arti­cu­la­dor a un agen­te de los Esta­dos Uni­dos, que es ‑el ex pre­si­den­te colombiano‑, Álva­ro Uri­be Vélez, quien lle­nó de muer­te Colom­bia y aho­ra pre­ten­de lle­nar de muer­te al continente.

Esas accio­nes han sido derro­ta­das, pero son focos que están pues­tos, sobre todo, para impac­tar mediá­ti­ca­men­te y ate­ner la cam­pa­ña que han dise­ña­do los medios inter­na­cio­na­les, prin­ci­pal­men­te CNN, cade­na que se ha muda­do a Vene­zue­la y ha cam­bia­do toda su pro­gra­ma­ción para mos­trar al país en un esta­do en vio­len­cia abso­lu­ta. Die­ron gol­pes para gene­rar y pro­vo­car una con­fron­ta­ción entre los vene­zo­la­nos, pero la con­cien­cia, la soli­dez del pue­blo, la con­fian­za que tie­ne en sus ins­ti­tu­cio­nes y en la demo­cra­cia, y el espí­ri­tu paci­fis­ta y huma­nis­ta que tie­ne nues­tro pue­blo, ha impe­di­do que esa rece­ta pasa­ra aquí. El efec­to mediá­ti­co está mon­ta­do, pero la reali­dad y la ver­dad de Vene­zue­la es la que vive el pue­blo todos los días para cons­truir paz, demo­cra­cia y socia­lis­mo bolivariano.

-Hay sec­to­res de la dere­cha que han con­de­na­do la vio­len­cia y se pue­den ver des­ave­nen­cias entre los mis­mos sec­to­res que están en con­tra del gobierno.

-Hay sec­to­res de la dere­cha que no son los que arti­cu­lan direc­ta­men­te con Esta­dos Uni­dos, que tie­nen una espe­cie de cau­dal polí­ti­co y espa­cios gana­dos que quie­ren man­te­ner­lo. Pero eso lo están per­dien­do por­que esta agen­da a nin­gún vene­zo­lano o vene­zo­la­na le pue­de inte­re­sar. Eso ha hecho que muchos sec­to­res de la dere­cha cues­tio­nen ese lide­raz­go. Y cues­tio­nan­do ese lide­raz­go ter­mi­nan cues­tio­nan­do a toda la opo­si­ción, por eso ha gene­ra­do con­fron­ta­cio­nes en la mis­ma dere­cha. Es una dere­cha que no tie­ne con­cien­cia nacio­nal, pero hay un sec­tor finan­cia­do direc­ta­men­te por los grin­gos, y hay otro sec­tor que tie­ne espa­cios que no quie­re per­der. La dere­cha ha demos­tra­do no tener tino, ni res­pon­sa­bi­li­dad y ser tre­men­da­men­te corrup­ta. Lo impor­tan­te sería hablar­le a los sec­to­res de la pobla­ción que has­ta aho­ra habían esta­do con la dere­cha y decir­les que hay un espa­cio de diá­lo­go y deba­te per­ma­nen­te, don­de todos y todas cabemos.

En Vene­zue­la, nues­tro mode­lo de demo­cra­cia es capaz de acep­tar la diver­si­dad, de enten­der las dife­ren­cias. Solo deci­mos que aquí man­dan las mayo­rías como en todas la demo­cra­cias, pero con­si­de­ra­mos la opi­nión del otro y de nin­gu­na mane­ra esta­ble­ce­mos meca­nis­mos para excluir o segre­gar a nin­gún sec­tor de la población.

-Los perió­di­cos de dere­cha difun­die­ron la inten­ción del gobierno de expro­piar depar­ta­men­tos y, de esta for­ma, no res­pe­tar la pro­pie­dad pri­va­da de las per­so­nas. ¿Cómo expli­ca­ría esta situación?

-Como nun­ca antes, el gobierno le ha garan­ti­za­do vivien­das a las fami­lias vene­zo­la­nas. Si alguien ha apo­ya­do la pro­pie­dad para las gran­des mayo­rías del país, esa fue la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na. En los años 2010 y 2011, el coman­dan­te Hugo Chá­vez ini­ció la Gran Misión Vivien­da Vene­zue­la. Esa misión debe garan­ti­zar techo digno a cada fami­lia vene­zo­la­na. Esto no es qui­tán­do­le a nadie, sino dán­do­les a todos. Hay que enten­der el dere­cho a la vivien­da no como un pri­vi­le­gio de una mino­ría sino como el dere­cho de todo el pue­blo vene­zo­lano. Las medi­das que se toma­ron fue con­tra terre­nos que la oli­gar­quía le había expro­pia­do al pue­blo vene­zo­lano, a tra­vés de diver­sos arti­fi­cios. Terre­nos en ple­na ciu­dad que no tenían nin­gún tipo de inver­sión real, que esta­ban lle­nos de cha­ta­rras, y en esos luga­res comen­za­mos a cons­truir urba­ni­za­cio­nes para todas las fami­lias. No ha habi­do nin­gún meca­nis­mo de expro­pia­ción hacia ciu­da­da­nos o ciu­da­da­nas, y menos de la vivien­da, por­que que la con­si­de­ra­mos el dere­cho fun­da­men­tal del pue­blo, al igual que la edu­ca­ción y la salud.

La vivien­da no pue­de ser mer­can­cía, por­que es el espa­cio de hábi­tat, de cons­truc­ción de la vida de cada fami­lia. Esto es par­te de todas las estra­te­gias de men­ti­ras y de infa­mias con­tra el país. Así lo inten­ta­ron con meca­nis­mos de aca­pa­ra­mien­to bus­car el des­abas­te­ci­mien­to en rubros y pro­pi­ciar saqueos, pero nun­ca han teni­do resul­ta­dos. La bur­gue­sía cuan­do se alza, que­ma los cen­tros de dis­tri­bu­ción de comi­das por­que ellos no nece­si­tan los ali­men­tos, e igual inten­tan crear cam­pa­ñas don­de dicen que hay hor­das que ocu­pan espa­cios de la cla­se media. El pue­blo con­fía en que su casa se le va a entre­gar, sabe que es un gobierno res­pon­sa­ble que ha entre­ga­do más de qui­nien­tas mil vivien­das. Por eso, segui­re­mos entre­gan­do casas, en el mar­co de nues­tra Cons­ti­tu­ción, y con el esfuer­zo coor­di­na­do de pue­blo y gobierno.

-¿Cuá­les son los prin­ci­pa­les desa­fíos del gobierno y la Revo­lu­ción para el 2014?

-La bús­que­da de la cons­truc­ción del Esta­do comu­nal y del poder popu­lar. Hemos avan­za­do muchí­si­mo, pero igual hay que con­so­li­dar­lo por­que es un ejer­ci­cio per­ma­nen­te en el cual apren­de­mos hacien­do y cons­tru­yen­do. Es una tarea del gobierno y del pue­blo. Es una tarea titá­ni­ca por­que es trans­for­mar un mode­lo cul­tu­ral, tenien­do en cuen­ta que las bases del Esta­do toda­vía siguen sien­do las bases del Esta­do bur­gués. Como nues­tra Revo­lu­ción fue a par­tir de un pro­ce­so elec­to­ral, aquí no hubo una acción vio­len­ta de rup­tu­ra con el vie­jo Esta­do, así que muchas de las estruc­tu­ras están pre­sen­tes y son anti­po­pu­la­res, por eso hay que modi­fi­car­las. Pero hay que modi­fi­car­las con la con­cien­cia del pue­blo, con la par­ti­ci­pa­ción de los pro­pios ser­vi­do­res públi­cos, trans­for­man­do la dis­cu­sión en una bata­lla de ideas que es lo pri­mor­dial. Una de las metas del pre­si­den­te es avan­zar en la trans­for­ma­ción del mode­lo eco­nó­mi­co y salir del mode­lo ren­tis­ta (del petró­leo). Eso es una tarea dura, sobre todo por­que tene­mos enemi­gos muy fuer­tes, exter­nos e inter­nos, que inten­tan boi­co­tear la eco­no­mía. Pero la con­cien­cia y la orga­ni­za­ción del pue­blo nos per­mi­ti­rán trans­for­mar el mode­lo económico.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.