El prin­ci­pal enemi­go de los bos­nios no son los ser­bios, son los capi­ta­lis­tas de Bosnia

James Petras – La Hai­ne
Son los impe­ria­lis­tas, que impo­nen el neo­li­be­ra­lis­mo :: La gen­te está reac­cio­nan­do final­men­te al extre­mis­mo que sig­ni­fi­ca la inte­gra­ción en Euro­pa

Aná­li­sis de James Petras en Radio Cen­te­na­rio, 10 de febre­ro de 2014, www​.radio36​.com​.uy Escu­char aquí: http://​www​.ivoox​.com/​c​o​l​u​m​n​a​-​j​a​m​e​s​-​p​e​t​r​a​s​-​e​s​p​a​n​o​l​-​c​x​3​6​-​a​u​d​i​o​s​-​m​p​3​_​r​f​_​2​8​1​8​8​9​1​_​1​.​h​tml

Héc­tor Vicen­te: Que­ría­mos comen­zar pidien­do su opi­nión sobre la VIII Cum­bre de la Alian­za del Pací­fi­co que reúne a los pre­si­den­tes de Méxi­co, Colom­bia, Perú y Chi­le para fir­mar un pro­to­co­lo comercial.

JP: Es un pro­yec­to que tie­ne dos aspec­tos impor­tan­tes. Uno es que se tra­ta de un pac­to de los paí­ses de eco­no­mías neo­li­be­ra­les que inten­tan mon­tar una alter­na­ti­va al ALBA y al MERCOSUR, don­de el énfa­sis está pre­ci­sa­men­te en la inte­gra­ción lati­no­ame­ri­ca­na y la exclu­sión nor­te­ame­ri­ca­na. Pero en el caso del PAN Pací­fi­co hay otro con­cep­to de polí­ti­cas orien­tas hacia Esta­dos Uni­dos y Asia, para per­ju­di­car a los paí­ses más nacionalistas.

Enton­ces eso tie­ne una meta eco­nó­mi­ca y otra polí­ti­ca. Una es fomen­tar el pro­yec­to pro impe­ria­lis­ta y segun­do, es para faci­li­tar el neo­li­be­ra­lis­mo y pro­mo­ver un mode­lo basa­do en las expor­ta­cio­nes y no hacia el desa­rro­llo del mer­ca­do interno latinoamericano.

HV: En paí­ses como Méxi­co y Colom­bia, los pro­duc­to­res se que­jan por­que al final con ese pro­to­co­lo que redu­ce aran­ce­les, muchas de sus pro­duc­cio­nes se van a eliminar.

JP: Si, por­que hay una divi­sión en la cla­se domi­nan­te. Los manu­fac­tu­re­ros están orien­ta­dos hacia la pro­duc­ción para el con­su­mo interno y en menor gra­do a la expor­ta­ción. Pero el sec­tor agro mine­ral está bus­can­do entrar en los mer­ca­dos asiá­ti­cos y esta­dou­ni­den­ses, con sus pro­duc­tos agrí­co­las y de ener­gía, petró­leo y metales.

Enton­ces, el sec­tor domi­nan­te en este momen­to en muchos paí­ses, inclu­so en los paí­ses supues­ta­men­te pro­gre­sis­tas, es el sec­tor agro mine­ral. Y ellos están ela­bo­ran­do la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca y ellos están invo­lu­cra­dos en este pro­yec­to trans­pa­cí­fi­co. Los opo­si­to­res son los peque­ños pro­duc­to­res que no están meti­dos tan­to en el mer­ca­do externo, como los manu­fac­tu­re­ros y otros sec­to­res que van a ser per­ju­di­ca­dos por los pro­duc­tos más bara­tos que vie­nen de Asia prin­ci­pal­men­te y en menor gra­do de Norteamérica.

HV: Otro de los temas que que­ría­mos con­sul­tar­le, es res­pec­to a la gue­rra que lle­va ade­lan­te el pre­si­den­te de Vene­zue­la, Nico­lás Madu­ro, con­tra la espe­cu­la­ción y el aca­pa­ra­mien­to. Hoy [por el lunes] ven­ce el pla­zo para que los comer­cian­tes de todo el país se ajus­ten a la Ley Orgá­ni­ca de Pre­cio Jus­to que entró en vigen­cia el 23 de enero. Inclu­so esta Ley con­tie­ne fuer­tes san­cio­nes a quie­nes la infrin­jan. ¿Qué nos pue­de comen­tar sobre esto?

JP: Hay varios pun­tos. Mucho depen­de del regla­men­to de la nor­ma­ti­va, por­que una vez que uno aprue­ba un cam­bio de este alcan­ce, nece­si­ta un ejér­ci­to de admi­nis­tra­do­res y repre­sen­tan­tes capa­ces de ingre­sar a los comer­cios para ver si cum­plen con la mis­ma. En segun­do lugar, una vez que se los san­cio­na, tie­ne que ver­se con los Juz­ga­dos Admi­nis­tra­ti­vos qué san­cio­nes y mul­tas van a apli­car. Enton­ces, sim­ple­men­te anun­ciar nue­vas leyes es una cosa y la otra es la imple­men­ta­ción y su aplicación.

Pero más allá de eso cons­tan­te­men­te va a ser un pro­ble­ma por­que los capi­ta­lis­tas pue­den uti­li­zar muchos meca­nis­mos para evi­tar la apli­ca­ción de la ley. Por ejem­plo poner dis­tin­tos nom­bres a los pro­duc­tos, o dis­tin­tos pro­duc­tos con menor dife­ren­cia de pre­cio, y decir que a ese pro­duc­to no se apli­ca, etc. Enton­ces habría que ir a un pro­ce­so judi­cial para ver qué pro­duc­tos deben estar o no inclui­dos en la lis­ta de pre­cios controlados.

En ter­cer lugar es impres­cin­di­ble la par­ti­ci­pa­ción de los con­su­mi­do­res, de las orga­ni­za­cio­nes veci­na­les, para que noti­fi­quen a los fun­cio­na­rios que a su vez deben tomar las denun­cias y veri­fi­car­las. Lo que tam­bién es un pro­ble­ma para la estruc­tu­ra estatal.

Por tan­to, es un paso posi­ti­vo pero mucho depen­de de cómo se imple­men­ta y de qué nivel de par­ti­ci­pa­ción tie­nen los afec­ta­dos, los con­su­mi­do­res, en la implementación.

En todo caso el pro­ble­ma a lar­go pla­zo es que en Vene­zue­la se empie­cen a mon­tar indus­trias en las que el Esta­do esté direc­ta­men­te invo­lu­cra­do, por­que la regu­la­ción tie­ne su aspec­to posi­ti­vo pero siem­pre vas a encon­trar una opo­si­ción. Por ejem­plo, los comer­cian­tes pue­den tomar la medi­da de dejar de ven­der cier­tos pro­duc­tos para evi­tar la regu­la­ción, lo que va a pro­vo­car la fal­ta de pro­duc­tos. No habrá ni de pre­cios con­tro­la­dos ni de pre­cios descontrolados.

Al final de cuen­tas, la solu­ción es socia­li­zar en mayor medi­da, y con mejor efec­ti­vi­dad y efi­cien­cia, esos sec­to­res afectados.

HV: ¿Lo ideal sería que el gobierno tome las rien­das de la pro­duc­ción y de la comer­cia­li­za­ción de los productos?

JP: En el gra­do que fue­ra, por­que una cosa es que el Esta­do tome el con­trol y otra bien dis­tin­ta que lo haga fun­cio­nan­do con efi­cien­cia, por­que de lo con­tra­rio no tie­ne sen­ti­do. Enton­ces la regu­la­ción es un paso tran­si­to­rio pero nece­sa­rio para tra­tar que todos los bie­nes estén dis­po­ni­bles para los consumidores.

HV: Nos veni­mos al sur, a Chi­le, don­de la pre­si­den­ta elec­ta Miche­lle Bache­let ya reci­be crí­ti­cas y renun­cias antes de asumir.

JP: Bueno, el pro­ble­ma de la coa­li­ción de Bache­let es que inclu­ye a gran­des capi­ta­lis­tas que finan­cia­ron más del 80% de su cam­pa­ña. Es decir que un sec­tor del gran capi­tal apos­tó por Bache­let por­que saben que ella va a apli­car el doble dis­cur­so: un dis­cur­so pro­gre­sis­ta para obte­ner los votos pero apli­can­do una polí­ti­ca que esta­rá a favor del capi­tal y del libre mer­ca­do. Eso crea ten­sio­nes des­de la cam­pa­ña elec­to­ral, que com­bi­nó el gran capi­tal y algu­nas bases popu­la­res, inclu­yen­do el par­ti­do Comu­nis­ta y sec­to­res estudiantiles.

Aho­ra, con la imple­men­ta­ción del pro­yec­to apa­re­cen los pro­ble­mas, por­que el sec­tor que finan­ció la cam­pa­ña exi­ge limi­ta­cio­nes a las refor­mas y por otro lado, los movi­mien­tos y par­ti­ci­pan­tes pro­gre­sis­tas le exi­gen que cum­pla sus pro­me­sas. Esto podría pro­vo­car divi­sio­nes, o al menos ten­sio­nes, por­que no es fácil resol­ver entre el neo­li­be­ra­lis­mo que tra­di­cio­nal­men­te es la polí­ti­ca del par­ti­do Socia­lis­ta en Chi­le y las nue­vas bases, las nue­vas gene­ra­cio­nes sin­di­ca­les y estu­dian­ti­les, que están en la onda de pen­sar que el tiem­po de cam­bio es el presente.

HV: Una de esas pro­me­sas que le per­mi­tió a Bache­let lle­gar a La Mone­da nue­va­men­te fue la gra­tui­dad de la Ense­ñan­za. ¿Es posi­ble eso?

JP: Ella lo que va a hacer es tra­tar de divi­dir las exi­gen­cias, tal vez va a ofre­cer becas a los estu­dian­tes más pobres, o al menos per­mi­tir que los de meno­res ingre­sos pue­dan tener acce­so a la Ense­ñan­za con míni­mos cos­tos. Mien­tras que la mayo­ría de los estu­dian­tes de cla­se media y baja, segui­rán pagando.

Va a intro­du­cir un sis­te­ma de pagos gra­dua­dos, es decir los más pobres reci­ben gra­tui­dad, otros pagan algo, etc. Con esa tác­ti­ca ella bus­ca­rá divi­dir pues dirá que no se pue­de hacer todo de gol­pe sino que hay que hacer­lo gra­dual­men­te. Es una for­ma de divi­dir y con­quis­tar a los sec­to­res más diná­mi­cos en el recla­mo de Edu­ca­ción gratuita.

HV: El domin­go en Méxi­co hubo un des­fi­le de las Auto­de­fen­sas, con camio­ne­tas, armas, en una demos­tra­ción de fuer­zas jus­to don­de tie­nen su Cuar­tel Gene­ral ‘Los Templarios’.

JP: Es una ini­cia­ti­va muy posi­ti­va, tan­to por los resul­ta­dos inme­dia­tos como la pro­yec­ción de un mode­lo alter­na­ti­vo de lo que exis­te aho­ra polí­ti­ca­men­te, social­men­te en Méxi­co. Por años ya los car­te­les nar­co­tra­fi­can­tes domi­nan esta región entre otras. La poli­cía y el ejér­ci­to son cóm­pli­ces de los nar­co­tra­fi­can­tes, los gober­nan­tes también.

Y el hecho es que los ciu­da­da­nos hacen su pro­pia defen­sa, toman las armas en sus manos y en 24 horas hacen una lim­pie­za gene­ral de los nar­co­tra­fi­can­tes y con­si­guen la jus­ti­cia, la paz y la segu­ri­dad para los ciu­da­da­nos. Eso tie­ne un efec­to mode­lo para todas las ciu­da­des que están bajo el con­trol de los nar­co­tra­fi­can­tes y sus cóm­pli­ces ofi­cia­lis­tas y pue­de ser un mode­lo que se pue­de repe­tir en otras regio­nes de Méxi­co que están bajo el con­trol de los gangsters.

Pero más allá de eso las ini­cia­ti­vas des­de las bases, des­de las comu­ni­da­des, como la auto­de­fen­sa, podrían tener un efec­to múl­ti­ple, esti­mu­la­dor, para que la gen­te empie­ce a for­mar gobier­nos para­le­los des­pla­zan­do los sis­te­mas elec­to­ra­les corrup­tos y for­man­do sus pro­pios gobier­nos loca­les, empe­zan­do por la defen­sa pro­pia, la segu­ri­dad, etc.

Y eso podría ser­vir como una alter­na­ti­va a nivel regio­nal y nacio­nal. Por eso digo que tie­ne un doble efec­to posi­ti­vo. Es uno de los pasos más impor­tan­tes hacia la segu­ri­dad, la paz y la demo­cra­cia en México.

HV: ¿Has­ta qué pun­to estas Auto­de­fen­sas ‑que como usted decía han traí­do cier­ta tran­qui­li­dad a esta loca­li­dad que se lla­ma Apatzin­gán- tie­nen inde­pen­den­cia de gobierno nacio­nal o federal?

JP: Bueno, es rela­ti­vo. Obvia­men­te tra­tan de evi­tar cho­ques con los mili­ta­res, el enemi­go prin­ci­pal son los nar­co­tra­fi­can­tes. En algu­nas situa­cio­nes los mili­ta­res com­ple­men­tan la acti­vi­dad, no tie­nen acti­tud hostil.

Pero en otros luga­res, tal vez por­que los gene­ra­les están impli­ca­dos con los nar­co­tra­fi­can­tes, tra­tan de decir que el ejér­ci­to debe ser la prin­ci­pal fuer­za de paz y segu­ri­dad, lo que es una men­ti­ra. Pero en todo caso las auto­de­fen­sas repre­sen­tan, en el caso par­ti­cu­lar que tú citas, una expre­sión de independencia.

Aho­ra, el gobierno tie­ne inte­rés de mini­mi­zar la exten­sión de esta expe­rien­cia y va a tra­tar de decir que ellos van a asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad, etc. Enton­ces hay un peli­gro de 2 cosas: cho­ques entre el Esta­do y las auto­de­fen­sas inde­pen­dien­tes, y la coop­ta­ción, don­de tra­ta­rán de com­prar a algu­nos dirigentes.

El pro­ble­ma es que las orga­ni­za­cio­nes de auto­de­fen­sa tie­nen un lide­raz­go colec­ti­vo, es más difí­cil de corrom­per una direc­ción colec­ti­va que la de un individuo.

HV: Aho­ra nos ubi­ca­mos en Euro­pa, Petras, por­que hoy las imá­ge­nes nos mos­tra­ban a los ciu­da­da­nos en Sara­je­vo y otras ciu­da­des de Bos­nia enfren­tán­do­se con las fuer­zas poli­cia­les, en pro­tes­ta por la corrup­ción. ¿Qué refle­xión le merece?

JP: Bueno, la divi­sión de Yugos­la­via fue un pro­yec­to impe­ria­lis­ta, prin­ci­pal­men­te de Ale­ma­nia, Nor­te­amé­ri­ca, Ingla­te­rra y Fran­cia, de rom­per el sis­te­ma socia­lis­ta, la eco­no­mía auto­ges­tio­na­ria con todos sus defec­tos. Enton­ces, fomen­ta­ron las divi­sio­nes étni­cas entre los musul­ma­nes, los croa­tas, los ser­bios, etc., for­zan­do la rup­tu­ra de la Con­fe­de­ra­ción yugos­la­va. Y fomen­ta­ron odio, vio­len­cia y con­flic­tos para tapar los gran­des temas de des­ocu­pa­ción, de cri­sis, de desempleo.

Y aho­ra la gen­te se ha dado cuen­ta de que las con­se­cuen­cias de la divi­sión étni­ca han teni­do efec­tos nefas­tos por­que debi­li­tan a la cla­se obre­ra en su capa­ci­dad de luchar por empleos, sala­rios, sis­te­mas de salud nacio­nal, etc. La gen­te ya está har­ta de la ban­de­ri­ta, el etni­cis­mo, el etno­cen­tris­mo, etc., y han deci­di­do que el prin­ci­pal enemi­go de los bos­nios no son los ser­bios, son los capi­ta­lis­tas de Bos­nia, son los impe­ria­lis­tas que impo­nen el neoliberalismo.

Es un paso muy posi­ti­vo, superan­do las divi­sio­nes de pasa­do y bus­can­do la jus­ti­cia social a par­tir de la lucha de cla­ses y enfren­ta­mien­tos en las calles.

HV: Sí. Se habla de que en Bos­nia el 40% de la pobla­ción no tie­ne empleo y un 20% vive en la pobreza…

JP: Sí, es más que eso, esas cifras ofi­cia­les dan un mar­co. Lo mis­mo pasa en Ruma­nia, Bul­ga­ria y los otros paí­ses pos­co­mu­nis­tas. No lle­gó la inde­pen­den­cia y la demo­cra­cia, lo que lle­gó es la intro­mi­sión del FMI el impe­ria­lis­mo, los gran­des capi­ta­les que lan­zan una polí­ti­ca de pilla­je de los recur­sos esta­ta­les toman­do con­trol de empre­sas, diri­gien­do la eco­no­mía a la quie­bra, a la des­na­cio­na­li­za­ción. Lo que que­da es lo que exis­tía en Yugos­la­via antes del socia­lis­mo, las indus­trias manu­fac­tu­re­ras son un desas­tre, no exis­te más una base eco­nó­mi­ca por­que los neo­li­be­ra­les fomen­tan la impor­ta­ción de bie­nes de Ale­ma­nia y Fran­cia y han hun­di­do a los manu­fac­tu­re­ros loca­les, las inver­sio­nes públi­cas, etc.

Enton­ces, la gen­te está reac­cio­nan­do final­men­te al extre­mis­mo de lo que sig­ni­fi­ca la inte­gra­ción en Europa.

HV: El tema de Ucra­nia, según varios comen­ta­ris­tas inter­na­cio­na­les, reavi­vó la gue­rra fría entre Rusia y EE.UU por­que dice que EE.UU. está moles­to con el papel que vie­ne cum­plien­do Rusia en el con­flic­to en Ucra­nia inten­tan­do encon­trar una solución.

JP: Bueno, el hecho es que en elec­cio­nes libres las fuer­zas nacio­na­les sim­pa­ti­zan­tes de Rusia gana­ron elec­cio­nes lim­pias y enton­ces EE.UU. bus­ca des­es­ta­bi­li­zar al gobierno. Hoy en día tene­mos una noti­cia de que la secre­ta­ria de Rela­cio­nes Exte­rio­res, la seño­ra Nuland con­de­na los esfuer­zos de Euro­pa a nego­ciar una solu­ción por su cuen­ta. Los lla­ma “hijos de puta” en una entre­vis­ta tele­fó­ni­ca que apa­re­ce en internet.

¿Aho­ra, por qué está eno­ja­da? Por­que EE.UU. ha inver­ti­do U$S 5.000 millo­nes finan­cian­do a estos mani­fes­tan­tes, inclu­so los sec­to­res neo­na­zis. Hay que pre­gun­tar­se como es posi­ble que estos mani­fes­tan­tes lle­van meses en la calle y comen bien, pagan alqui­ler, elec­tri­ci­dad, etc. Es por­que reci­be sub­ven­cio­nes, no está allá sacri­fi­ca­dos, pro­tes­tan­do por prin­ci­pios. Están sub­ven­cio­na­dos por la cana­li­za­ción de dine­ro que vie­ne prin­ci­pal­men­te de EE.UU. para sub­ven­cio­nar cien­tos de miles de mani­fes­tan­tes. El trans­por­te, los cam­pa­men­tos y toda esta ope­ra­ción esta paga­do por Washington…

Por eso la secre­ta­ria Nuland dice que están fomen­tan­do y apo­yan­do a estos sec­to­res y los euro­peos están per­ju­di­can­do su tra­ba­jo. Por eso debe­mos con­si­de­rar con mucha cau­te­la el fon­do del asun­to: que las pro­tes­tas no vie­nen de nin­gún pro­ble­ma con Rusia, vie­nen por la intro­mi­sión nor­te­ame­ri­ca­na que quie­re divi­dir a Ucra­nia por lo menos en 2 par­tes. Una par­te occi­den­tal inte­gra­do en Euro­pa y la otra par­te vin­cu­la­da con Rusia. Como hace en todas par­tes, divi­dir y conquistar.

El úni­co gran pro­ble­ma es que los gober­nan­tes de Ucra­nia, los ele­gi­dos gober­nan­tes, son muy débi­les, no han apli­ca­do la fuer­za de la ley, no han inter­ve­ni­do por mie­do o por incom­pe­ten­cia, con­tra los que están tiran­do cóc­te­les molo­tov, ata­can con palos, gan­chos, etc. Están hacien­do con­ce­sio­nes bajo la pre­sión de la vio­len­cia. Eso sim­ple­men­te va a gene­rar más agresiones.

Pero, en todo caso, el pro­ble­ma no es con Rusia. Rusia ofre­ce prés­ta­mos de bajo inte­rés y con­di­cio­nes mucho mejo­res que la Unión Euro­pea. Cual­quier gober­nan­te míni­ma­men­te racio­nal daría el vira­je hacia Rusia por­que las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas, los ofre­ci­mien­tos son mucho mejo­res que lo que ofre­ce la Unión Europea.

HV: ¿Qué temas estás tra­ba­jan­do en estos días?

JP: Bueno, rápi­da­men­te voy a men­cio­nar Irán, don­de el gobierno está dis­pues­to a nego­ciar un acuer­do glo­bal sobre su pro­gra­ma nuclear, según el pre­si­den­te Roha­ni. El pro­ble­ma es que en EE.UU. los sio­nis­tas con­tro­lan el Depar­ta­men­to de Hacien­da, con David Cohen a la cabe­za, quien está encar­ga­do de las san­cio­nes. A cual­quier empre­sa que aho­ra quie­ra apro­ve­char los acuer­dos tran­si­to­rios que se han hecho, les están impo­nien­do san­cio­nes peo­res que antes del acuerdo.

Enton­ces Roha­ni, con un ges­to muy posi­ti­vo, está dis­pues­to a hacer arre­glos en rela­ción con los acuer­dos y la pro­duc­ción nuclear en Irán. Pero en EE.UU. los sio­nis­tas en el gobierno tie­nen una obse­sión de des­truir este acuer­do y fomen­tar un con­flic­to entre Irán y EE.UU. para bene­fi­ciar a Israel.

Cuan­do la gen­te dice que EE.UU. está hacien­do tal y tal cosa con­tra Irán es un error, son los sio­nis­tas en el gobierno, que con­tro­lan el Con­gre­so, con­tro­lan Hacien­da e influ­ye sobre la Casa Blan­ca, los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles de sabo­tear las mejo­res y gene­ro­sas con­ce­sio­nes de Irán.

Extrac­ta­do por La Haine

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *