El prin­ci­pal enemi­go de los bos­nios no son los ser­bios, son los capi­ta­lis­tas de Bosnia

James Petras – La Hai­ne
Son los impe­ria­lis­tas, que impo­nen el neo­li­be­ra­lis­mo :: La gen­te está reac­cio­nan­do final­men­te al extre­mis­mo que sig­ni­fi­ca la inte­gra­ción en Euro­pa

Aná­li­sis de James Petras en Radio Cen­te­na­rio, 10 de febre­ro de 2014, www​.radio36​.com​.uy Escu­char aquí: http://​www​.ivoox​.com/​c​o​l​u​m​n​a​-​j​a​m​e​s​-​p​e​t​r​a​s​-​e​s​p​a​n​o​l​-​c​x​3​6​-​a​u​d​i​o​s​-​m​p​3​_​r​f​_​2​8​1​8​8​9​1​_​1​.​h​tml

Héc­tor Vicen­te: Que­ría­mos comen­zar pidien­do su opi­nión sobre la VIII Cum­bre de la Alian­za del Pací­fi­co que reúne a los pre­si­den­tes de Méxi­co, Colom­bia, Perú y Chi­le para fir­mar un pro­to­co­lo comercial.

JP: Es un pro­yec­to que tie­ne dos aspec­tos impor­tan­tes. Uno es que se tra­ta de un pac­to de los paí­ses de eco­no­mías neo­li­be­ra­les que inten­tan mon­tar una alter­na­ti­va al ALBA y al MERCOSUR, don­de el énfa­sis está pre­ci­sa­men­te en la inte­gra­ción lati­no­ame­ri­ca­na y la exclu­sión nor­te­ame­ri­ca­na. Pero en el caso del PAN Pací­fi­co hay otro con­cep­to de polí­ti­cas orien­tas hacia Esta­dos Uni­dos y Asia, para per­ju­di­car a los paí­ses más nacionalistas.

Enton­ces eso tie­ne una meta eco­nó­mi­ca y otra polí­ti­ca. Una es fomen­tar el pro­yec­to pro impe­ria­lis­ta y segun­do, es para faci­li­tar el neo­li­be­ra­lis­mo y pro­mo­ver un mode­lo basa­do en las expor­ta­cio­nes y no hacia el desa­rro­llo del mer­ca­do interno latinoamericano.

HV: En paí­ses como Méxi­co y Colom­bia, los pro­duc­to­res se que­jan por­que al final con ese pro­to­co­lo que redu­ce aran­ce­les, muchas de sus pro­duc­cio­nes se van a eliminar.

JP: Si, por­que hay una divi­sión en la cla­se domi­nan­te. Los manu­fac­tu­re­ros están orien­ta­dos hacia la pro­duc­ción para el con­su­mo interno y en menor gra­do a la expor­ta­ción. Pero el sec­tor agro mine­ral está bus­can­do entrar en los mer­ca­dos asiá­ti­cos y esta­dou­ni­den­ses, con sus pro­duc­tos agrí­co­las y de ener­gía, petró­leo y metales.

Enton­ces, el sec­tor domi­nan­te en este momen­to en muchos paí­ses, inclu­so en los paí­ses supues­ta­men­te pro­gre­sis­tas, es el sec­tor agro mine­ral. Y ellos están ela­bo­ran­do la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca y ellos están invo­lu­cra­dos en este pro­yec­to trans­pa­cí­fi­co. Los opo­si­to­res son los peque­ños pro­duc­to­res que no están meti­dos tan­to en el mer­ca­do externo, como los manu­fac­tu­re­ros y otros sec­to­res que van a ser per­ju­di­ca­dos por los pro­duc­tos más bara­tos que vie­nen de Asia prin­ci­pal­men­te y en menor gra­do de Norteamérica.

HV: Otro de los temas que que­ría­mos con­sul­tar­le, es res­pec­to a la gue­rra que lle­va ade­lan­te el pre­si­den­te de Vene­zue­la, Nico­lás Madu­ro, con­tra la espe­cu­la­ción y el aca­pa­ra­mien­to. Hoy [por el lunes] ven­ce el pla­zo para que los comer­cian­tes de todo el país se ajus­ten a la Ley Orgá­ni­ca de Pre­cio Jus­to que entró en vigen­cia el 23 de enero. Inclu­so esta Ley con­tie­ne fuer­tes san­cio­nes a quie­nes la infrin­jan. ¿Qué nos pue­de comen­tar sobre esto?

JP: Hay varios pun­tos. Mucho depen­de del regla­men­to de la nor­ma­ti­va, por­que una vez que uno aprue­ba un cam­bio de este alcan­ce, nece­si­ta un ejér­ci­to de admi­nis­tra­do­res y repre­sen­tan­tes capa­ces de ingre­sar a los comer­cios para ver si cum­plen con la mis­ma. En segun­do lugar, una vez que se los san­cio­na, tie­ne que ver­se con los Juz­ga­dos Admi­nis­tra­ti­vos qué san­cio­nes y mul­tas van a apli­car. Enton­ces, sim­ple­men­te anun­ciar nue­vas leyes es una cosa y la otra es la imple­men­ta­ción y su aplicación.

Pero más allá de eso cons­tan­te­men­te va a ser un pro­ble­ma por­que los capi­ta­lis­tas pue­den uti­li­zar muchos meca­nis­mos para evi­tar la apli­ca­ción de la ley. Por ejem­plo poner dis­tin­tos nom­bres a los pro­duc­tos, o dis­tin­tos pro­duc­tos con menor dife­ren­cia de pre­cio, y decir que a ese pro­duc­to no se apli­ca, etc. Enton­ces habría que ir a un pro­ce­so judi­cial para ver qué pro­duc­tos deben estar o no inclui­dos en la lis­ta de pre­cios controlados.

En ter­cer lugar es impres­cin­di­ble la par­ti­ci­pa­ción de los con­su­mi­do­res, de las orga­ni­za­cio­nes veci­na­les, para que noti­fi­quen a los fun­cio­na­rios que a su vez deben tomar las denun­cias y veri­fi­car­las. Lo que tam­bién es un pro­ble­ma para la estruc­tu­ra estatal.

Por tan­to, es un paso posi­ti­vo pero mucho depen­de de cómo se imple­men­ta y de qué nivel de par­ti­ci­pa­ción tie­nen los afec­ta­dos, los con­su­mi­do­res, en la implementación.

En todo caso el pro­ble­ma a lar­go pla­zo es que en Vene­zue­la se empie­cen a mon­tar indus­trias en las que el Esta­do esté direc­ta­men­te invo­lu­cra­do, por­que la regu­la­ción tie­ne su aspec­to posi­ti­vo pero siem­pre vas a encon­trar una opo­si­ción. Por ejem­plo, los comer­cian­tes pue­den tomar la medi­da de dejar de ven­der cier­tos pro­duc­tos para evi­tar la regu­la­ción, lo que va a pro­vo­car la fal­ta de pro­duc­tos. No habrá ni de pre­cios con­tro­la­dos ni de pre­cios descontrolados.

Al final de cuen­tas, la solu­ción es socia­li­zar en mayor medi­da, y con mejor efec­ti­vi­dad y efi­cien­cia, esos sec­to­res afectados.

HV: ¿Lo ideal sería que el gobierno tome las rien­das de la pro­duc­ción y de la comer­cia­li­za­ción de los productos?

JP: En el gra­do que fue­ra, por­que una cosa es que el Esta­do tome el con­trol y otra bien dis­tin­ta que lo haga fun­cio­nan­do con efi­cien­cia, por­que de lo con­tra­rio no tie­ne sen­ti­do. Enton­ces la regu­la­ción es un paso tran­si­to­rio pero nece­sa­rio para tra­tar que todos los bie­nes estén dis­po­ni­bles para los consumidores.

HV: Nos veni­mos al sur, a Chi­le, don­de la pre­si­den­ta elec­ta Miche­lle Bache­let ya reci­be crí­ti­cas y renun­cias antes de asumir.

JP: Bueno, el pro­ble­ma de la coa­li­ción de Bache­let es que inclu­ye a gran­des capi­ta­lis­tas que finan­cia­ron más del 80% de su cam­pa­ña. Es decir que un sec­tor del gran capi­tal apos­tó por Bache­let por­que saben que ella va a apli­car el doble dis­cur­so: un dis­cur­so pro­gre­sis­ta para obte­ner los votos pero apli­can­do una polí­ti­ca que esta­rá a favor del capi­tal y del libre mer­ca­do. Eso crea ten­sio­nes des­de la cam­pa­ña elec­to­ral, que com­bi­nó el gran capi­tal y algu­nas bases popu­la­res, inclu­yen­do el par­ti­do Comu­nis­ta y sec­to­res estudiantiles.

Aho­ra, con la imple­men­ta­ción del pro­yec­to apa­re­cen los pro­ble­mas, por­que el sec­tor que finan­ció la cam­pa­ña exi­ge limi­ta­cio­nes a las refor­mas y por otro lado, los movi­mien­tos y par­ti­ci­pan­tes pro­gre­sis­tas le exi­gen que cum­pla sus pro­me­sas. Esto podría pro­vo­car divi­sio­nes, o al menos ten­sio­nes, por­que no es fácil resol­ver entre el neo­li­be­ra­lis­mo que tra­di­cio­nal­men­te es la polí­ti­ca del par­ti­do Socia­lis­ta en Chi­le y las nue­vas bases, las nue­vas gene­ra­cio­nes sin­di­ca­les y estu­dian­ti­les, que están en la onda de pen­sar que el tiem­po de cam­bio es el presente.

HV: Una de esas pro­me­sas que le per­mi­tió a Bache­let lle­gar a La Mone­da nue­va­men­te fue la gra­tui­dad de la Ense­ñan­za. ¿Es posi­ble eso?

JP: Ella lo que va a hacer es tra­tar de divi­dir las exi­gen­cias, tal vez va a ofre­cer becas a los estu­dian­tes más pobres, o al menos per­mi­tir que los de meno­res ingre­sos pue­dan tener acce­so a la Ense­ñan­za con míni­mos cos­tos. Mien­tras que la mayo­ría de los estu­dian­tes de cla­se media y baja, segui­rán pagando.

Va a intro­du­cir un sis­te­ma de pagos gra­dua­dos, es decir los más pobres reci­ben gra­tui­dad, otros pagan algo, etc. Con esa tác­ti­ca ella bus­ca­rá divi­dir pues dirá que no se pue­de hacer todo de gol­pe sino que hay que hacer­lo gra­dual­men­te. Es una for­ma de divi­dir y con­quis­tar a los sec­to­res más diná­mi­cos en el recla­mo de Edu­ca­ción gratuita.

HV: El domin­go en Méxi­co hubo un des­fi­le de las Auto­de­fen­sas, con camio­ne­tas, armas, en una demos­tra­ción de fuer­zas jus­to don­de tie­nen su Cuar­tel Gene­ral ‘Los Templarios’.

JP: Es una ini­cia­ti­va muy posi­ti­va, tan­to por los resul­ta­dos inme­dia­tos como la pro­yec­ción de un mode­lo alter­na­ti­vo de lo que exis­te aho­ra polí­ti­ca­men­te, social­men­te en Méxi­co. Por años ya los car­te­les nar­co­tra­fi­can­tes domi­nan esta región entre otras. La poli­cía y el ejér­ci­to son cóm­pli­ces de los nar­co­tra­fi­can­tes, los gober­nan­tes también.

Y el hecho es que los ciu­da­da­nos hacen su pro­pia defen­sa, toman las armas en sus manos y en 24 horas hacen una lim­pie­za gene­ral de los nar­co­tra­fi­can­tes y con­si­guen la jus­ti­cia, la paz y la segu­ri­dad para los ciu­da­da­nos. Eso tie­ne un efec­to mode­lo para todas las ciu­da­des que están bajo el con­trol de los nar­co­tra­fi­can­tes y sus cóm­pli­ces ofi­cia­lis­tas y pue­de ser un mode­lo que se pue­de repe­tir en otras regio­nes de Méxi­co que están bajo el con­trol de los gangsters.

Pero más allá de eso las ini­cia­ti­vas des­de las bases, des­de las comu­ni­da­des, como la auto­de­fen­sa, podrían tener un efec­to múl­ti­ple, esti­mu­la­dor, para que la gen­te empie­ce a for­mar gobier­nos para­le­los des­pla­zan­do los sis­te­mas elec­to­ra­les corrup­tos y for­man­do sus pro­pios gobier­nos loca­les, empe­zan­do por la defen­sa pro­pia, la segu­ri­dad, etc.

Y eso podría ser­vir como una alter­na­ti­va a nivel regio­nal y nacio­nal. Por eso digo que tie­ne un doble efec­to posi­ti­vo. Es uno de los pasos más impor­tan­tes hacia la segu­ri­dad, la paz y la demo­cra­cia en México.

HV: ¿Has­ta qué pun­to estas Auto­de­fen­sas ‑que como usted decía han traí­do cier­ta tran­qui­li­dad a esta loca­li­dad que se lla­ma Apatzin­gán- tie­nen inde­pen­den­cia de gobierno nacio­nal o federal?

JP: Bueno, es rela­ti­vo. Obvia­men­te tra­tan de evi­tar cho­ques con los mili­ta­res, el enemi­go prin­ci­pal son los nar­co­tra­fi­can­tes. En algu­nas situa­cio­nes los mili­ta­res com­ple­men­tan la acti­vi­dad, no tie­nen acti­tud hostil.

Pero en otros luga­res, tal vez por­que los gene­ra­les están impli­ca­dos con los nar­co­tra­fi­can­tes, tra­tan de decir que el ejér­ci­to debe ser la prin­ci­pal fuer­za de paz y segu­ri­dad, lo que es una men­ti­ra. Pero en todo caso las auto­de­fen­sas repre­sen­tan, en el caso par­ti­cu­lar que tú citas, una expre­sión de independencia.

Aho­ra, el gobierno tie­ne inte­rés de mini­mi­zar la exten­sión de esta expe­rien­cia y va a tra­tar de decir que ellos van a asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad, etc. Enton­ces hay un peli­gro de 2 cosas: cho­ques entre el Esta­do y las auto­de­fen­sas inde­pen­dien­tes, y la coop­ta­ción, don­de tra­ta­rán de com­prar a algu­nos dirigentes.

El pro­ble­ma es que las orga­ni­za­cio­nes de auto­de­fen­sa tie­nen un lide­raz­go colec­ti­vo, es más difí­cil de corrom­per una direc­ción colec­ti­va que la de un individuo.

HV: Aho­ra nos ubi­ca­mos en Euro­pa, Petras, por­que hoy las imá­ge­nes nos mos­tra­ban a los ciu­da­da­nos en Sara­je­vo y otras ciu­da­des de Bos­nia enfren­tán­do­se con las fuer­zas poli­cia­les, en pro­tes­ta por la corrup­ción. ¿Qué refle­xión le merece?

JP: Bueno, la divi­sión de Yugos­la­via fue un pro­yec­to impe­ria­lis­ta, prin­ci­pal­men­te de Ale­ma­nia, Nor­te­amé­ri­ca, Ingla­te­rra y Fran­cia, de rom­per el sis­te­ma socia­lis­ta, la eco­no­mía auto­ges­tio­na­ria con todos sus defec­tos. Enton­ces, fomen­ta­ron las divi­sio­nes étni­cas entre los musul­ma­nes, los croa­tas, los ser­bios, etc., for­zan­do la rup­tu­ra de la Con­fe­de­ra­ción yugos­la­va. Y fomen­ta­ron odio, vio­len­cia y con­flic­tos para tapar los gran­des temas de des­ocu­pa­ción, de cri­sis, de desempleo.

Y aho­ra la gen­te se ha dado cuen­ta de que las con­se­cuen­cias de la divi­sión étni­ca han teni­do efec­tos nefas­tos por­que debi­li­tan a la cla­se obre­ra en su capa­ci­dad de luchar por empleos, sala­rios, sis­te­mas de salud nacio­nal, etc. La gen­te ya está har­ta de la ban­de­ri­ta, el etni­cis­mo, el etno­cen­tris­mo, etc., y han deci­di­do que el prin­ci­pal enemi­go de los bos­nios no son los ser­bios, son los capi­ta­lis­tas de Bos­nia, son los impe­ria­lis­tas que impo­nen el neoliberalismo.

Es un paso muy posi­ti­vo, superan­do las divi­sio­nes de pasa­do y bus­can­do la jus­ti­cia social a par­tir de la lucha de cla­ses y enfren­ta­mien­tos en las calles.

HV: Sí. Se habla de que en Bos­nia el 40% de la pobla­ción no tie­ne empleo y un 20% vive en la pobreza…

JP: Sí, es más que eso, esas cifras ofi­cia­les dan un mar­co. Lo mis­mo pasa en Ruma­nia, Bul­ga­ria y los otros paí­ses pos­co­mu­nis­tas. No lle­gó la inde­pen­den­cia y la demo­cra­cia, lo que lle­gó es la intro­mi­sión del FMI el impe­ria­lis­mo, los gran­des capi­ta­les que lan­zan una polí­ti­ca de pilla­je de los recur­sos esta­ta­les toman­do con­trol de empre­sas, diri­gien­do la eco­no­mía a la quie­bra, a la des­na­cio­na­li­za­ción. Lo que que­da es lo que exis­tía en Yugos­la­via antes del socia­lis­mo, las indus­trias manu­fac­tu­re­ras son un desas­tre, no exis­te más una base eco­nó­mi­ca por­que los neo­li­be­ra­les fomen­tan la impor­ta­ción de bie­nes de Ale­ma­nia y Fran­cia y han hun­di­do a los manu­fac­tu­re­ros loca­les, las inver­sio­nes públi­cas, etc.

Enton­ces, la gen­te está reac­cio­nan­do final­men­te al extre­mis­mo de lo que sig­ni­fi­ca la inte­gra­ción en Europa.

HV: El tema de Ucra­nia, según varios comen­ta­ris­tas inter­na­cio­na­les, reavi­vó la gue­rra fría entre Rusia y EE.UU por­que dice que EE.UU. está moles­to con el papel que vie­ne cum­plien­do Rusia en el con­flic­to en Ucra­nia inten­tan­do encon­trar una solución.

JP: Bueno, el hecho es que en elec­cio­nes libres las fuer­zas nacio­na­les sim­pa­ti­zan­tes de Rusia gana­ron elec­cio­nes lim­pias y enton­ces EE.UU. bus­ca des­es­ta­bi­li­zar al gobierno. Hoy en día tene­mos una noti­cia de que la secre­ta­ria de Rela­cio­nes Exte­rio­res, la seño­ra Nuland con­de­na los esfuer­zos de Euro­pa a nego­ciar una solu­ción por su cuen­ta. Los lla­ma “hijos de puta” en una entre­vis­ta tele­fó­ni­ca que apa­re­ce en internet.

¿Aho­ra, por qué está eno­ja­da? Por­que EE.UU. ha inver­ti­do U$S 5.000 millo­nes finan­cian­do a estos mani­fes­tan­tes, inclu­so los sec­to­res neo­na­zis. Hay que pre­gun­tar­se como es posi­ble que estos mani­fes­tan­tes lle­van meses en la calle y comen bien, pagan alqui­ler, elec­tri­ci­dad, etc. Es por­que reci­be sub­ven­cio­nes, no está allá sacri­fi­ca­dos, pro­tes­tan­do por prin­ci­pios. Están sub­ven­cio­na­dos por la cana­li­za­ción de dine­ro que vie­ne prin­ci­pal­men­te de EE.UU. para sub­ven­cio­nar cien­tos de miles de mani­fes­tan­tes. El trans­por­te, los cam­pa­men­tos y toda esta ope­ra­ción esta paga­do por Washington…

Por eso la secre­ta­ria Nuland dice que están fomen­tan­do y apo­yan­do a estos sec­to­res y los euro­peos están per­ju­di­can­do su tra­ba­jo. Por eso debe­mos con­si­de­rar con mucha cau­te­la el fon­do del asun­to: que las pro­tes­tas no vie­nen de nin­gún pro­ble­ma con Rusia, vie­nen por la intro­mi­sión nor­te­ame­ri­ca­na que quie­re divi­dir a Ucra­nia por lo menos en 2 par­tes. Una par­te occi­den­tal inte­gra­do en Euro­pa y la otra par­te vin­cu­la­da con Rusia. Como hace en todas par­tes, divi­dir y conquistar.

El úni­co gran pro­ble­ma es que los gober­nan­tes de Ucra­nia, los ele­gi­dos gober­nan­tes, son muy débi­les, no han apli­ca­do la fuer­za de la ley, no han inter­ve­ni­do por mie­do o por incom­pe­ten­cia, con­tra los que están tiran­do cóc­te­les molo­tov, ata­can con palos, gan­chos, etc. Están hacien­do con­ce­sio­nes bajo la pre­sión de la vio­len­cia. Eso sim­ple­men­te va a gene­rar más agresiones.

Pero, en todo caso, el pro­ble­ma no es con Rusia. Rusia ofre­ce prés­ta­mos de bajo inte­rés y con­di­cio­nes mucho mejo­res que la Unión Euro­pea. Cual­quier gober­nan­te míni­ma­men­te racio­nal daría el vira­je hacia Rusia por­que las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas, los ofre­ci­mien­tos son mucho mejo­res que lo que ofre­ce la Unión Europea.

HV: ¿Qué temas estás tra­ba­jan­do en estos días?

JP: Bueno, rápi­da­men­te voy a men­cio­nar Irán, don­de el gobierno está dis­pues­to a nego­ciar un acuer­do glo­bal sobre su pro­gra­ma nuclear, según el pre­si­den­te Roha­ni. El pro­ble­ma es que en EE.UU. los sio­nis­tas con­tro­lan el Depar­ta­men­to de Hacien­da, con David Cohen a la cabe­za, quien está encar­ga­do de las san­cio­nes. A cual­quier empre­sa que aho­ra quie­ra apro­ve­char los acuer­dos tran­si­to­rios que se han hecho, les están impo­nien­do san­cio­nes peo­res que antes del acuerdo.

Enton­ces Roha­ni, con un ges­to muy posi­ti­vo, está dis­pues­to a hacer arre­glos en rela­ción con los acuer­dos y la pro­duc­ción nuclear en Irán. Pero en EE.UU. los sio­nis­tas en el gobierno tie­nen una obse­sión de des­truir este acuer­do y fomen­tar un con­flic­to entre Irán y EE.UU. para bene­fi­ciar a Israel.

Cuan­do la gen­te dice que EE.UU. está hacien­do tal y tal cosa con­tra Irán es un error, son los sio­nis­tas en el gobierno, que con­tro­lan el Con­gre­so, con­tro­lan Hacien­da e influ­ye sobre la Casa Blan­ca, los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles de sabo­tear las mejo­res y gene­ro­sas con­ce­sio­nes de Irán.

Extrac­ta­do por La Haine

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.