“El mar­xis­mo es un uni­ver­so abier­to”: Entre­vis­ta a Nés­tor Kohan

Entre­vis­ta a Nés­tor Kohan de Sal­va­dor López Arnal sobre «Nues­tro Marx – Feti­chis­mo y poder en Marx»


—Sal­va­dor López Arnal: Su últi­mo libro recien­te­men­te publi­ca­do en el esta­do espa­ñol y en Argen­ti­na lle­va por títu­lo Nues­tro Marx – Feti­chis­mo y poder en el pen­sa­mien­to de Karl Marx. ¿Nues­tro? ¿El de quién, el de quiénes?

—Nés­tor Kohan: Ese títu­lo lo ele­gí prin­ci­pal­men­te por dos razo­nes. En pri­mer lugar, a modo de home­na­je a Anto­nio Grams­ci. El 4 de mayo de 1918 el gran revo­lu­cio­na­rio ita­liano escri­bió un artícu­lo titu­la­do “Nues­tro Marx”. Allí inten­ta res­ca­tar al autor de El Capi­tal como un his­to­ria­dor que se opo­ne tan­to al mis­ti­cis­mo del cul­to a los héroes de Tho­mas Carly­le como a la meta­fí­si­ca posi­ti­vis­ta y evo­lu­cio­nis­ta de Her­bert Spen­cer. En el mis­mo movi­mien­to Grams­ci lo rei­vin­di­ca como “maes­tro de vida espi­ri­tual y moral”. Pero lo más intere­san­te es que ese joven y entu­sias­ta mili­tan­te comu­nis­ta, gran admi­ra­dor de la revo­lu­ción bol­che­vi­que y de Lenin, con ese artícu­lo y otros de la mis­ma épo­ca (como “La revo­lu­ción con­tra «El Capi­tal»”) se ani­mó a dis­cu­tir­le a las “gran­des auto­ri­da­des” mar­xis­tas de su tiem­po. Gran­des popes pres­ti­gio­sos que por enton­ces mono­po­li­za­ban los sabe­res y las orto­do­xias, las lec­tu­ras ofi­cia­les y cano­ni­za­das, con­vir­tien­do a Marx y El Capi­tal en algo com­ple­ta­men­te ino­fen­si­vo fren­te al orden esta­ble­ci­do. Algo no muy dis­tin­to de lo que ocu­rre hoy en día. Grams­ci se ani­ma a patear el table­ro esfor­zán­do­se por recu­pe­rar el espí­ri­tu radi­cal del mar­xis­mo. Por eso con ese títu­lo qui­se home­na­jear al Grams­ci revo­lu­cio­na­rio y su espí­ri­tu ico­no­clas­ta y des­obe­dien­te fren­te a “sus mayores”.

En segun­do lugar, el títu­lo hace refe­ren­cia a la plu­ra­li­dad de tra­di­cio­nes den­tro de la fami­lia mar­xis­ta. Aun­que por eco­no­mía de len­gua­je hable­mos y escri­ba­mos en sin­gu­lar, en reali­dad exis­ten muchos mar­xis­mos. Y de hecho hay muchos Marx. Debe­mos reco­no­cer­lo sin son­ro­jar­nos ni aver­gon­zar­nos. El nues­tro es, o al menos pre­ten­de ser, un Marx posi­ble, no el úni­co, sino el nues­tro. Es el Marx del mar­xis­mo revo­lu­cio­na­rio, inter­pre­ta­do des­de Amé­ri­ca Lati­na y el ter­cer mun­do, des­de el mun­do peri­fé­ri­co y depen­dien­te e inter­pe­la­do des­de una nue­va gene­ra­ción que aspi­ra a reto­mar en el mun­do con­tem­po­rá­neo la ofen­si­va polí­ti­ca, ideo­ló­gi­ca y cul­tu­ral por déca­das aban­do­na­da en fun­ción de derro­tas y fra­ca­sos aje­nos, sus­pi­ros y nos­tal­gias que no nos per­te­ne­cen. Ya es hora de dejar de sus­pi­rar “por los bue­nos y bellos tiem­pos que se han ido y no vol­ve­rán”. Ya es tiem­po de dejar atrás los com­ple­jos de infe­rio­ri­dad y las bien­in­ten­cio­na­das pero inope­ran­tes “defen­sas del mar­xis­mo” (como si este cor­pus teó­ri­co y polí­ti­co fue­ra un bar­co que va a nau­fra­gar, una for­ta­le­za sitia­da o una ciu­dad en cri­sis que se apres­ta a enfren­tar una inva­sión) para reto­mar la ofen­si­va ideo­ló­gi­ca. Que se defien­dan nues­tros enemi­gos. Hay que qui­tar­le la ini­cia­ti­va al enemi­go. Nues­tro Marx es enton­ces un Marx que pre­ten­de ser con­tem­po­rá­neo y al ataque.

—S. López Arnal: Belén Gope­gui [escri­to­ra y nove­lis­ta] pro­lo­ga la edi­ción espa­ño­la de su libro con un tex­to (her­mo­sa­men­te brech­tiano) que titu­la “Ni la ver­dad ni la razón se abren camino a solas”. ¿Cómo se abren enton­ces, en qué com­pa­ñía, con qué esfuerzos?

—N.K.: El títu­lo ele­gi­do por Belén para su pró­lo­go es acor­de al frag­men­to de la obra Gali­leo Gali­lei de Brecht que abre todo el libro. En ella un mon­je del Vati­cano pre­gun­ta “¿Y usted no cree que la ver­dad, si es tal, se impo­ne tam­bién sin noso­tros?”. Enton­ces Brecht le hace res­pon­der a Gali­leo que la ver­dad jamás se impo­ne sola, por sí mis­ma: “No, no y no. Se impo­ne tan­ta ver­dad en la medi­da en que noso­tros la impon­ga­mos. La vic­to­ria de la razón sólo pue­de ser la vic­to­ria de los que razonan”.

Esa obra de Brecht la leí en una tra­duc­ción de Osval­do Bayer [escri­tor argen­tino] hace muchos años cuan­do estu­dia­ba filo­so­fía. La pusie­ron dos veces en tea­tros argen­ti­nos y lle­vé a varios ado­les­cen­tes de la escue­la don­de yo daba cla­ses a ver­la. Todos que­da­ban mara­vi­lla­dos. Creo que con ese pasa­je Brecht des­plu­ma­ba muchos deba­tes de la filo­so­fía aca­dé­mi­ca (que dis­cu­te si exis­te la ver­dad o no, pero siem­pre al mar­gen de la his­to­ria y de los con­flic­tos socia­les) y al mis­mo tiem­po ponía en dis­cu­sión la pasi­vi­dad de la inte­lec­tua­li­dad ena­mo­ra­da de sus pro­pias ideas que se muer­de la cola y gira, eter­na­men­te, sobre su pro­pio cir­cui­to. Por eso me gus­tó tan­to ese pasa­je y, por lo vis­to, tam­bién le gus­tó a Belén. Por­que nos invi­ta a inter­ve­nir, a par­ti­ci­par, a luchar por lo que cree­mos ver­da­de­ro, jus­to, digno, genui­na­men­te valio­so. No bas­ta decir “estoy indig­na­do” por­que me doy cuen­ta que me están min­tien­do. Tam­po­co alcan­za con gri­tar “que se vayan todos” ante cada far­sa o mani­pu­la­ción de los pode­ro­sos. ¡Hay que hacer algo! Y hay que hacer­lo colec­ti­va­men­te y en for­ma orga­ni­za­da a par­tir de una estra­te­gia. No a par­tir del eno­jo indi­vi­dual o la ira espas­mó­di­ca (que pue­de ser muy rui­do­sa o escan­da­lo­sa pero dura poqui­to tiem­po y lue­go se dilu­ye sin pena ni glo­ria), sino des­de una estra­te­gia colec­ti­va, orga­ni­za­da y a lar­go pla­zo. Noso­tros somos de los que cree­mos que sí exis­te la ver­dad y que vale la pena luchar por ella. Recuer­do una vez una pro­fe­so­ra de guión, exce­len­te per­so­na, pero muy sedu­ci­da por las modas aca­dé­mi­cas del giro lin­güís­ti­co y el pos­mo­der­nis­mo, que insis­tió duran­te meses con que “todo es rela­to y no exis­te la ver­dad”. La escu­ché en silen­cio duran­te meses. Has­ta que un día no pude más, levan­té la mano y le pre­gun­té “¿Yo qui­sie­ra saber si los des­apa­re­ci­dos [los 30.000 secues­tra­dos y des­apa­re­ci­dos de Argen­ti­na en tiem­pos de la dic­ta­du­ra mili­tar] están muer­tos o están pasean­do por Paris [rela­to ofi­cial del gene­ral Vide­la]? ¿Están des­apa­re­ci­dos de ver­dad o es solo un rela­to?”. Allí se aca­bó la dis­cu­sión. Esta com­pa­ñe­ra, sin pala­bras, admi­tió que están des­pa­re­ci­dos, están muer­tos y eso es una ver­dad trá­gi­ca pero irre­ba­ti­ble. ¡Lograr que se acep­ta­ra esa ver­dad his­tó­ri­ca, la des­apa­ri­ción de 30.000 com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras, fue pro­duc­to de una lar­ga y esfor­za­da lucha social! Exis­te la ver­dad. Nun­ca se impo­ne sola, al mar­gen de la lucha de los pue­blos, al mar­gen de la prác­ti­ca. Aun­que enfren­te nues­tro haya miles y tal vez millo­nes de per­so­nas cre­yen­do que Hitler es un patrio­ta, que el gene­ral Fran­co defien­de la fami­lia, que el gene­ral Vide­la garan­ti­za los dere­chos huma­nos o que la tor­tu­ra sis­te­má­ti­ca que ejer­cen los mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nos es sinó­ni­mo de civi­li­za­ción, demo­cra­cia y plu­ra­lis­mo, debe­mos afe­rrar­nos con uñas y dien­tes a la ver­dad, debe­mos abra­zar­nos a la ver­dad y luchar jun­to a ella y por ella. Sople para don­de sople el vien­to. Al menos eso apren­dí al estu­diar a Marx, sus Tesis sobre Feuer­bach y tan­tos otros textos.

—S. López Arnal: En los ane­xos de su obra figu­ran tres epí­lo­gos. El pri­me­ro es de Toby Val­de­rra­ma, el tex­to de pre­sen­ta­ción de la edi­ción vene­zo­la­na de su obra. ¿Qué repre­sen­ta Vene­zue­la para usted?

—N.K.: La pri­me­ra edi­ción de este libro vio la luz pre­ci­sa­men­te en Vene­zue­la. Una edi­ción muy boni­ta, abso­lu­ta­men­te gra­tui­ta (de carác­ter “arte­sa­nal” ya que no fue dis­tri­bui­da en libre­rías), diri­gi­da a la cla­se tra­ba­ja­do­ra y los mili­tan­tes revo­lu­cio­na­rios. Se pre­sen­tó jun­to a los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras de la indus­tria petro­le­ra. Hubo encuen­tros muy intere­san­tes ya que pudi­mos con­ver­sar con estos com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras vin­cu­lan­do la teo­ría crí­ti­ca de Marx con inten­tos con­cre­tos de ini­ciar la tran­si­ción al socia­lis­mo. Recuer­do que en aque­llas pre­sen­ta­cio­nes se dis­cu­tió, ade­más de los temas tra­di­cio­na­les de El Capi­tal, el víncu­lo entre mar­xis­mo y cris­tia­nis­mo revo­lu­cio­na­rio. Un tra­ba­ja­dor vene­zo­lano del petró­leo, mar­xis­ta y cris­tiano al mis­mo tiem­po, nos sugi­rió que la defi­ni­ción de Marx acer­ca del comu­nis­mo, las nece­si­da­des y las capa­ci­da­des, coin­ci­de tex­tual­men­te con un pasa­je del libro La Biblia. En Cara­cas, tam­bién par­ti­ci­pa­ron de la pre­sen­ta­ción anti­guos mili­tan­tes de la insur­gen­cia vene­zo­la­na de los años ‘60 y ‘70, res­pe­ta­dos, que­ri­dos y admi­ra­dos por varias gene­ra­cio­nes nue­vas de mili­tan­tes. Fue real­men­te muy emo­ti­vo. Inclu­so se can­tó “La Inter­na­cio­nal”. Yo creo que en Vene­zue­la se está dan­do una de las bata­llas más duras y más agu­das con­tra el impe­ria­lis­mo. El pre­si­den­te Hugo Chá­vez, antes de morir (¿de ser ase­si­na­do?), logró reins­ta­lar en la agen­da de los movi­mien­tos socia­les el deba­te del socia­lis­mo, hori­zon­te ausen­te duran­te dos déca­das que ya no era ni siquie­ra men­cio­na­do en el len­gua­je del mun­do pro­gre­sis­ta y revo­lu­cio­na­rio. La social­de­mo­cra­cia, por ejem­plo, aban­do­nó hace lar­go tiem­po has­ta la sola men­ción del socia­lis­mo. En Euro­pa occi­den­tal y tam­bién en Amé­ri­ca Lati­na. Por eso se inco­mo­dó tan­to con la inso­len­cia y la rebel­día de Hugo Chá­vez. Creo que vol­ver a traer al pre­sen­te y reins­ta­lar el deba­te por el socia­lis­mo fue uno de los gran­des apor­tes a esca­la mun­dial del pro­ce­so boli­va­riano de Vene­zue­la. Y en ese deba­te El Capi­tal de Marx resul­ta fun­da­men­tal… Tan fun­da­men­tal como la refle­xión de Ernes­to Che Gue­va­ra sobre la tran­si­ción al socia­lis­mo y la ley del valor. En ambos casos el mar­xis­mo revo­lu­cio­na­rio pone en dis­cu­sión la posi­bi­li­dad de salir del capi­ta­lis­mo y comen­zar la tran­si­ción al socia­lis­mo de la mano del mer­ca­do. No hay un “capi­ta­lis­mo bueno” y un “capi­ta­lis­mo malo”. No exis­ten los “empre­sa­rios socia­lis­tas”. El pen­sa­mien­to mar­xis­ta tie­ne mucho que apor­tar en estos deba­tes pendientes.

—S. López Arnal: En aque­lla pri­me­ra edi­ción de dis­tri­bu­ción gra­tui­ta se inclu­yen a modo de pró­lo­gos otros dos tra­ba­jos de pre­sen­ta­ción escri­tos por diri­gen­tes de la insur­gen­cia lati­no­ame­ri­ca­na. ¿Por qué vin­cu­lar a Marx con la insurgencia?

—N.K.: Esos otros dos pró­lo­gos o pre­sen­ta­cio­nes del libro gene­ra­ron un revue­lo pro­pio y tuvie­ron con­se­cuen­cias polí­ti­cas direc­tas. En con­cre­to, diver­sos orga­nis­mos repre­si­vos de Amé­ri­ca Lati­na vin­cu­la­dos a la inte­li­gen­cia mili­tar comen­za­ron el hos­ti­ga­mien­to a tra­vés de pági­nas de inter­net acu­sán­do­me con nom­bre, ape­lli­do y foto­gra­fías mías (tru­ca­das) de ser algo así como el guía ins­pi­ra­dor de las insur­gen­cias lati­no­ame­ri­ca­nas. ¡Un deli­rio para­noi­co abso­lu­to! Un rela­to tira­do de los pelos que no resis­te el menor aná­li­sis serio. Inclu­so las foto­gra­fías mías que uti­li­za­ron en ese hos­ti­ga­mien­to esta­ban tru­ca­das. Toma­ron las fotos de una con­fe­ren­cia que di en Com­pos­te­la, Gali­cia, en un semi­na­rio teó­ri­co públi­co del año 2008, le cam­bia­ron el fon­do reem­pla­zan­do los sím­bo­los y ban­de­ras, pre­ten­dien­do con­ver­tir­me en un “adoc­tri­na­dor” de revo­lu­cio­na­rios lati­no­ame­ri­ca­nos. Una ope­ra­ción bur­da. Pero que no dejó de preo­cu­par­me por­que las ins­ti­tu­cio­nes mili­ta­res y para­mi­li­ta­res que la lle­va­ron ade­lan­te tie­nen muchí­si­mos inte­lec­tua­les ase­si­na­dos en la espal­da. Pro­fe­so­res, perio­dis­tas, abo­ga­dos, maes­tras, soció­lo­gas, his­to­ria­do­res, etc. ¡Muchos muer­tos, muchas ase­si­na­das en nom­bre de la “segu­ri­dad demo­crá­ti­ca”! A los que no logran ase­si­nar, los encar­ce­lan, los per­si­guen, los demo­ni­zan, los “mar­can”, los ame­na­zan de muer­te, aun­que vivan inclu­so fue­ra de Amé­ri­ca Lati­na. Esos orga­nis­mos de inte­li­gen­cia mili­tar y para­mi­li­tar con­ti­núan for­mán­do­se en pleno siglo XXI —bajo direc­ta influen­cia de los mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nos e israe­líes— en la pers­pec­ti­va anti­co­mu­nis­ta de la gue­rra fría, sólo que aho­ra han reem­pla­za­do el fan­tas­ma góti­co del “comu­nis­mo” y la “sub­ver­sión” que pro­ve­nía de la fría nie­ve sovié­ti­ca por el fan­tas­ma tro­pi­cal y cari­be­ño del “nar­co terro­ris­mo”, pero la matriz ideo­ló­gi­ca macar­tis­ta es exac­ta­men­te la mis­ma. A cual­quie­ra que pien­se dife­ren­te hay que eli­mi­nar­lo. Y si es mar­xis­ta… ¡mucho peor!
Yo creo que esos otros dos pró­lo­gos moles­ta­ron tan­to y gene­ra­ron seme­jan­te reac­ción des­me­su­ra­da prin­ci­pal­men­te por dos moti­vos. En pri­me­ra ins­tan­cia, por­que mos­tra­ban al públi­co lec­tor que la mili­tan­cia revo­lu­cio­na­ria e insur­gen­te de Amé­ri­ca Lati­na no cons­ti­tu­ye una ban­da de fora­ji­dos y ban­do­le­ros des­qui­cia­dos, que bus­can adre­na­li­na trans­pi­ra­dos y babean­do ni viven al rit­mo enlo­que­ci­do de la cocaí­na, sino que la insur­gen­cia se basa en una deta­lla­da y medi­ta­da lec­tu­ra de Marx, refle­xi­va, rigu­ro­sa y sere­na. Esos tex­tos demos­tra­ban que no hay nin­gu­na “irra­cio­na­li­dad” en las rebel­días lati­no­ame­ri­ca­nas. Por eso gene­ra­ron tan­to eno­jo de par­te de las fuer­zas repre­si­vas.
En segun­do lugar, esos tex­tos publi­ca­dos “a modo de pró­lo­gos” que cele­bra­ban explí­ci­ta­men­te nues­tro inten­to de repen­sar a Marx y El Capi­tal nos per­mi­tían comen­zar a reto­mar un víncu­lo duran­te muchos años per­di­do y olvi­da­do. Aquel que une la refle­xión de la teo­ría crí­ti­ca mar­xis­ta con la mili­tan­cia revo­lu­cio­na­ria. Una tra­di­ción de pen­sa­mien­to que en los años ’60 y ’70 habían desa­rro­lla­do, entre muchos otros nom­bres céle­bres, Frantz Fanon en el caso de la revo­lu­ción de inde­pen­den­cia de Arge­lia, la revis­ta cuba­na Pen­sa­mien­to Cri­ti­co, las pro­pias inter­ven­cio­nes teó­ri­cas del Che Gue­va­ra en el deba­te cubano de 1963 y 1964 sobre la teo­ría del valor, los escri­tos del pen­sa­dor bra­si­le­ro Ruy Mau­ro Mari­ni que unían su teo­ría mar­xis­ta de la depen­den­cia con la mili­tan­cia en la insur­gen­cia chi­le­na, etc.etc. Cuan­do en sus libros Con­si­de­ra­cio­nes sobre el mar­xis­mo occi­den­talTras las hue­llas del mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co el his­to­ria­dor bri­tá­ni­co Perry Ander­son se que­ja de ese divor­cio entre mar­xis­mo uni­ver­si­ta­rio-aca­dé­mi­co y mili­tan­cia social está hablan­do pre­ci­sa­men­te de este pro­ble­ma. Reto­mar ese hilo rojo, per­di­do y olvi­da­do, don­de mar­xis­mo teó­ri­co y mili­tan­cia prác­ti­ca son dos caras de la mis­ma mone­da sigue sien­do una tarea pendiente.

—S. López Arnal: Me ha pasa­do lo mis­mo que a Belén Gope­gui: me he emo­cio­na­do con su dedi­ca­to­ria. La soli­da­ri­dad, la gene­ro­si­dad, la amis­tad, la leal­tad, el com­pa­ñe­ris­mo, el estí­mu­lo moral, el hacer lo que se debe sin medir ni cal­cu­lar… esos valo­res, esa éti­ca, seña­la, pre­gun­ta usted, ¿no es aca­so el cora­zón del mar­xis­mo y el anti­to­do fren­te a tan­ta medio­cri­dad? ¿A qué medio­cri­dad hace refe­ren­cia? ¿El mar­xis­mo es enton­ces el desa­rro­llo de una éti­ca humanista?

Belén Gope­gui


—N.K.:
Esa dedi­ca­to­ria del libro está diri­gi­da a mi padre, ya que lo ter­mi­né de redac­tar y corre­gir en su últi­ma ver­sión cuan­do mi padre esta­ba ago­ni­zan­do por un cán­cer. Por suer­te lo pudo ver antes de morir. Estoy más con­ven­ci­do que nun­ca que el pro­ce­so por el cual una per­so­na se hace revo­lu­cio­na­ria, socia­lis­ta o comu­nis­ta, es mucho más com­ple­jo que aque­lla ima­gen tra­di­cio­nal, sim­ple e inge­nua, de nota­ble impron­ta ilu­mi­nis­ta, don­de la mera lec­tu­ra de un tex­to toca como una vari­ta mági­ca a alguien y a par­tir de allí cam­bia súbi­ta­men­te todo en su vida. No creo que las cosas suce­dan de ese modo. Los libros son fun­da­men­ta­les para cons­truir la con­cien­cia de cla­se y una iden­ti­dad per­so­nal revo­lu­cio­na­ria, pero son solo un aspec­to. Cen­tral, pero no úni­co. En la vida real de la gen­te las varia­bles son múl­ti­ples y los apren­di­za­jes tam­bién. Sos­pe­cho que antes de incur­sio­nar en El Capi­tal las per­so­nas se nutren de los valo­res soli­da­rios del mar­xis­mo y es ello lo que los mue­ve a rebe­lar­se, a leer, a estu­diar, a mili­tar de mane­ra orga­ni­za­da, etc. Esa dedi­ca­to­ria está diri­gi­da a mi padre por­que a tra­vés suyo y de sus ami­gos de mili­tan­cia yo me vin­cu­lé al mar­xis­mo. Fue­ron esos valo­res soli­da­rios que usted men­cio­na y que están en la dedi­ca­to­ria —valo­res que me fue­ron trans­mi­ti­dos fami­liar­men­te des­de la niñez por mi madre y mi padre en tiem­pos de la dic­ta­du­ra san­grien­ta del gene­ral Vide­la— los que me lle­va­ron a iden­ti­fi­car­me con los rebel­des, con los explo­ta­dos, con las humi­lla­das, a des­pre­ciar el dine­ro como rey abso­lu­to de nues­tra socie­dad, a odiar a los tor­tu­ra­do­res y repre­so­res, a sen­tir asco y repul­sión, inclu­so físi­ca, fren­te a la injus­ti­cia, a recha­zar la medio­cri­dad que han pre­ten­di­do ins­ta­lar­nos como hori­zon­te insu­pe­ra­ble de nues­tra épo­ca. Creo que ese pro­ce­so de ense­ñan­za-apren­di­za­je jun­to al ejem­plo coti­diano de mis padres fue prio­ri­ta­rio. Las lec­tu­ras de Marx vinie­ron des­pués a legi­ti­mar algo pre­vio … El mar­xis­mo, al menos para mí, ha sido y es una con­cep­ción del mun­do, de la his­to­ria y de la socie­dad que le dio sen­ti­do a mi vida, que me per­mi­tió com­pren­der —a esca­la uni­ver­sal— lo que yo sen­tía e intuía. Pero esos sen­ti­mien­tos, esos valo­res, esas ense­ñan­zas esta­ban des­de antes y venían de la niñez. Sos­pe­cho que a muchos com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras les ha pasa­do lo mis­mo en sus vidas. Por eso la niñez, épo­ca de la vida cuan­do se apren­den los valo­res y se “maman”, como una éti­ca vivi­da y pre­téo­ri­ca, inclu­so como una estruc­tu­ra de sen­ti­mien­tos, cons­ti­tu­ye un terreno de dispu­ta for­mi­da­ble. Tra­di­cio­nal­men­te la Igle­sia cató­li­ca, por ejem­plo, ha defen­di­do a capa y espa­da sus escue­las pri­ma­rias… ¿Por qué? ¿A qué edad un niño va al cate­cis­mo? En Argen­ti­na a los ocho años… Hoy en día el mer­ca­do tam­bién ha avan­za­do sobre la niñez. Las series de Dis­ney Chan­nelapun­tan a ese públi­co infan­til ino­cu­lan­do los valo­res del ame­ri­can way of life. Mucho antes de leer un libro ente­ro los valo­res del mer­ca­do o de la reli­gión ya mol­dean la per­so­na­li­dad. Los mar­xis­tas no pode­mos des­co­no­cer ese pro­ce­so de cons­ti­tu­ción de la per­so­na­li­dad, cen­tral en lo que des­pués Marx deno­mi­na­rá “la con­cien­cia de cla­se” de cada indi­vi­duo. Entre otras razo­nes, por eso creo que la éti­ca y los valo­res cons­ti­tu­yen un eje fun­da­men­tal del mar­xis­mo, no sólo a nivel teó­ri­co y refle­xi­vo sino en sus bata­llas polí­ti­cas coti­dia­nas por con­quis­tar la hege­mo­nía y la sub­je­ti­vi­dad de las gran­des masas popu­la­res. Una bata­lla que empie­za mucho antes de leer un tex­to o una revis­ta mar­xis­ta. Esta lucha comien­za en la niñez. Nues­tros enemi­gos lo tie­nen cla­ro.
Demás está decir que des­creo de las lec­tu­ras posi­ti­vis­tas, estruc­tu­ra­lis­tas o webe­ria­nas, “neu­tral­men­te valo­ra­ti­vas” que pre­ten­den cons­truir una cien­cia social al mar­gen de la éti­ca y los valo­res. Eso no es la teo­ría social y eso no es El Capi­tal. Si el refor­mis­mo evo­lu­cio­nis­ta y kan­tiano de Eduard Berns­tein pre­ten­dió con­ver­tir al mar­xis­mo sim­ple­men­te en una éti­ca y al socia­lis­mo en un mero impe­ra­ti­vo cate­gó­ri­co eso no impli­ca que los mar­xis­tas revo­lu­cio­na­rios aban­do­ne­mos la éti­ca. Sería un gra­ví­si­mo error teó­ri­co, epis­te­mo­ló­gi­co y polí­ti­co. Los valo­res de la éti­ca comu­nis­ta que pre­go­na­ba el Che Gue­va­ra son los mis­mos que guia­ron a Marx en su redac­ción de El Capi­tal. Creo que allí hay un teso­ro inmen­so, toda­vía inex­plo­ra­do, que pue­de ser­vir de anti­to­do fren­te a la medio­cri­dad per­ver­sa y mons­truo­sa en la que pre­ten­den hun­dir­nos el capi­ta­lis­mo y los valo­res del mercado.

—S. López Arnal: Dis­tin­go Marx del mar­xis­mo. ¿Cómo con­ci­be usted este segun­do? ¿Cómo una teo­ría crea­ti­va, como una pra­xeo­lo­gía trans­for­ma­do­ra, como una tra­di­ción revolucionaria?

—N.K.: Para noso­tros el mar­xis­mo cons­ti­tu­ye una con­cep­ción mate­ria­lis­ta de la his­to­ria, una teo­ría crí­ti­ca de la socie­dad capi­ta­lis­ta, una filo­so­fía de la pra­xis, una teo­ría polí­ti­ca de la revo­lu­ción y la hege­mo­nía, un méto­do dia­léc­ti­co, crí­ti­co y revo­lu­cio­na­rio y en últi­ma ins­tan­cia, una filo­so­fía de vida. Creo que el mar­xis­mo tie­ne esa mul­ti­pli­ci­dad de dimen­sio­nes, de nive­les y de “esca­las”. Que­dar­se úni­ca­men­te con una dimen­sión impli­ca cas­trar­lo, muti­lar­lo, con­ver­tir­lo en una cari­ca­tu­ra. Lamen­ta­ble­men­te en muchas oca­sio­nes se ha hecho esa ope­ra­ción para tra­tar de cla­si­fi­car­lo, inten­tan­do intro­du­cir­lo a la fuer­za en el lecho de Pro­cus­to de las dis­ci­pli­nas uni­ver­si­ta­rias, en la par­ce­la­ción del saber social tal como hoy lo cono­ce­mos (una filo­so­fía, una socio­lo­gía, una eco­no­mía, una antro­po­lo­gía, una his­to­rio­gra­fía, una psi­co­lo­gía, etc.). Creo que el gran desa­fío actual con­sis­te en res­ti­tuir­le al mar­xis­mo su carác­ter tota­li­zan­te, com­ple­ta­men­te a con­tra­mano de los sabe­res frag­men­ta­dos que expre­san la con­cep­ción social esqui­zo­fré­ni­ca del cono­ci­mien­to, típi­ca del capi­ta­lis­mo tar­dío y pos­mo­derno. Ese desa­fío debe venir acom­pa­ña­do de una bata­lla por la vida coti­dia­na. De nada ser­vi­rá el mar­xis­mo si no afron­ta la pelea por trans­for­mar la vida coti­dia­na. Por eso con­si­de­ro que el mar­xis­mo, ade­más de una gran teo­ría, toda­vía inigua­la­da, cons­ti­tu­ye una filo­so­fía de vida, muy supe­rior a las filo­so­fías de la auto­ayu­da, al modo de vida que nos pro­po­nen las reli­gio­nes y abso­lu­ta­men­te supe­ra­dor de las medio­cri­da­des inhe­ren­tes a la vida del mer­ca­do y de los shoppings.

—S. López Arnal: En sus agra­de­ci­mien­tos — “A quie­nes nos ense­ña­ron” —, per­dó­ne­me la mira­da un tan­to pro­vin­cia­na. no cita usted a nin­gún mar­xis­ta his­pá­ni­co (dejan­do apar­te a Adol­fo Sán­chez Váz­quez, un exi­lia­do repu­bli­cano). ¿Por qué es tan débil el mar­xis­mo en Espa­ña? ¿Exis­te algu­na excep­ción en su opinión?

—N.K.: Qui­zás fui injus­to en los agra­de­ci­mien­tos al no incluir a mucha otra gen­te. Puse a quie­nes tenía en ese momen­to más en men­te, a quie­nes cono­cí per­so­nal­men­te y de los que apren­dí en for­ma direc­ta, pero segu­ra­men­te uno se ha nutri­do de muchos com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras que una mera lis­ta no ago­ta. Dada la cri­sis edi­to­rial argen­ti­na y el vacia­mien­to ideo­ló­gi­co, yo me he for­ma­do leyen­do lite­ra­tu­ra mar­xis­ta edi­ta­da prin­ci­pal­men­te en Méxi­co, en Madrid y en Bar­ce­lo­na. Edi­to­ria­les que hoy ya no exis­ten o que han cam­bia­do paté­ti­ca­men­te su signo ideo­ló­gi­co…
Manuel Sacris­tán Luzón

Si tuvie­ra que men­cio­nar otros com­pa­ñe­ros, sabien­do que usted es un espe­cia­lis­ta en la obra del pen­sa­dor mar­xis­ta cata­lán Manuel Sacris­tán Luzón (que no incluí en mis agra­de­ci­mien­tos ya que nun­ca lo cono­cí per­so­nal­men­te, aun­que he leí­do muchos de sus libros) qui­sie­ra men­cio­nar­le una anéc­do­ta. Hacien­do memo­ria, mi padre me tra­jo de rega­lo apro­xi­ma­da­men­te en 1990 varios tomos de cubier­tas ver­des de una obra de Manuel Sacris­tán. Se titu­la­banPape­les de filo­so­fía. Pan­fle­tos y mate­ria­les [Bar­ce­lo­na, Iacria, 1984] Allí leí una defen­sa de Engels muy inte­li­gen­te y sutil, tra­ba­jos de lógi­ca mate­má­ti­ca ade­más de un pró­lo­go muy pero muy valien­te a la revo­lu­cio­na­ria ale­ma­na Ulri­ke Meinhof que poca gen­te se hubie­ra ani­ma­do a escri­bir. Por supues­to he leí­do la anto­lo­gía sobre Grams­ci de Sacris­tán. Tam­bién con­se­guí en un via­je al esta­do espa­ñol que hice hace pocos años una com­pi­la­ción de sus escri­tos, pró­lo­gos y pre­fa­cios a El Capi­tal titu­la­da Escri­tos sobre «El Capi­tal» (y tex­tos afi­nes)[Madrid, El. Vie­jo Topo, 2004]. Como todo salía tan caro para los lati­no­ame­ri­ca­nos el de Sacris­tán fue el úni­co libro que me pude com­prar en ese via­je. Valió la pena. Pero la anéc­do­ta que le que­ría con­tar sobre la influen­cia de Manuel Sacris­tán es muy ante­rior a todas estas lec­tu­ras, per­te­ne­ce a la niñez. Resul­ta que cuan­do yo tenía tre­ce años y comen­za­ba la escue­la secun­da­ria comen­zó a difun­dir­se en Bue­nos Aires una enci­clo­pe­dia de cono­ci­mien­tos gene­ra­les titu­la­da Uni­ver­si­tas [Zara­go­za, Sal­vat, 1979]. Eran varios tomos, creo que diez o doce de tapas naran­jas. Mi padre me la rega­ló cuan­do era un niño. En la escue­la la pro­fe­so­ra de latín, furio­sa­men­te anti­co­mu­nis­ta y apo­lo­gis­ta del terro­ris­mo de esta­do, que expre­sa­ba en cla­se su odio con­tra el Che Gue­va­ra cada vez que podía (eran tiem­pos de la dic­ta­du­ra mili­tar del gene­ral Vide­la y en mi escue­la des­apa­re­cie­ron diez estu­dian­tes), reco­men­dó calu­ro­sa­men­te esa enci­clo­pe­dia. Qui­zás los mili­ta­res per­mi­tie­ron su cir­cu­la­ción sin haber­la leí­do. Muy bien, en el tomo quin­to dedi­ca­do al “pen­sa­mien­to de la huma­ni­dad” había un capí­tu­lo sobre… Karl Marx. Me leí aquel capí­tu­lo Nº 22 a los tre­ce años. En esa épo­ca segu­ra­men­te debo haber enten­di­do bas­tan­te poco. La de aque­lla enci­clo­pe­dia fue la pri­me­ra foto­gra­fía de Marx que yo vi en mi vida. En esa épo­ca nun­ca había vis­to ni siquie­ra una foto­gra­fía del Che Gue­va­ra, igual­men­te prohi­bi­do. En Argen­ti­na no había afi­ches, ni posters ni reme­ras con su ros­tro. Cuan­do los mili­ta­res se die­ron cuen­ta de que en esa enci­clo­pe­dia naran­ja apa­re­cía la bar­ba de Marx… prohi­bie­ron su cir­cu­la­ción y obli­ga­ron a reti­rar­la de todos los kios­cos de la ciu­dad. En la escue­la se comen­tó esa prohi­bi­ción. Si esta­ba prohi­bi­da… ¡más atrac­ti­vo! Pero antes de la prohi­bi­ción y de que la saquen de cir­cu­la­ción algu­nos ya la había­mos com­pra­do. ¿Quién había escri­to ese capí­tu­lo que gene­ró tan­to revue­lo? Manuel Sacris­tán. En esa épo­ca yo no sabía quien era, ni Marx ni Sacris­tán. Mi padre no me habla­ba de esos temas. Había mucho mie­do. Inclu­so me ins­tru­yó para que si en la escue­la me inte­rro­ga­ban mis maes­tros o pro­fe­so­res yo tenía que decir que en mi fami­lia todos creía­mos en dios. El que un niño fue­ra ateo vol­vía a cual­quier fami­lia sos­pe­cho­sa. Así que sin saber quien era, me cho­qué con Marx.

Ese tra­ba­jo de divul­ga­ción de Manuel Sacris­tán fue lo pri­me­ro sobre Marx que yo leí en mi vida, a los tre­ce años. Aun­que no lo incluí en los agra­de­ci­mien­tos, enmien­do mi error y apro­ve­cho esta entre­vis­ta para agra­de­cer­le a la memo­ria de Sacris­tán el haber ino­cu­la­do el virus… Pocos años des­pués, toda­vía bajo dic­ta­du­ra mili­tar, el virus cobró nue­vos bríos gra­cias a un libri­to de filo­so­fía de Geor­ges Politzer y unas foto­co­pias gri­ses y des­gas­ta­das de Michael Löwy sobre el pen­sa­mien­to del Che Gue­va­ra. De allí en ade­lan­te… de la mano de Marx, del Che y de la mili­tan­cia en el cen­tro de estu­dian­tes, ya no hubo retorno.

—S. López Arnal: Mar­xis­mo, post­mo­der­nis­mo… ¿obser­va usted pun­tos de con­ci­lia­ción? ¿Por qué cree usted que una par­te de la izquier­da aca­dé­mi­ca usame­ri­ca­na, por ejem­plo, es tan par­ti­da­ria del postmodernismo?

—N.K.: En mi opi­nión no creo que haya pun­tos de con­ci­lia­ción. Los mar­xis­tas coin­ci­di­mos en algu­nos pun­tos con las des­crip­cio­nes pos­mo­der­nas, no son inven­tos, dan en el cla­vo. Los fenó­me­nos que ellos des­cri­ben muchas veces son cier­tos, son reales. Pero no sus­cri­bi­mos el balan­ce pos­mo­derno que ter­mi­na cele­bran­do lo que exis­te como el mejor de los mun­dos posi­bles. La gran fala­cia pos­mo­der­na con­sis­te en pegar un sal­to ile­gí­ti­mo entre lo que es y lo que debe ser. Habi­ta­mos la pos­mo­der­ni­dad, es cier­to que las iden­ti­da­des polí­ti­cas están muy débi­les, es ver­dad que debe­mos sobre­vi­vir entre frag­men­tos des­hi­la­cha­dos de cul­tu­ra, no es fal­so que cada vez se lee menos y el pen­sa­mien­to crí­ti­co ape­nas res­pi­ra, que la esfe­ra públi­ca lan­gui­de­ce, que el espa­cio plano de la ima­gen en video clip ter­mi­na pre­do­mi­nan­do sobre el tiem­po pro­fun­do de la his­to­ria. Nada de eso es fal­so. Pero a los par­ti­da­rios del mar­xis­mo, el socia­lis­mo y la revo­lu­ción nos pare­ce que esos fenó­me­nos socio cul­tu­ra­les cons­ti­tu­yen retro­ce­sos y poseen un carác­ter nega­ti­vo. De nin­gu­na mane­ra nos ale­gra­mos, ni aplau­di­mos ni fes­te­ja­mos la medio­cri­dad del rei­no pos­mo­derno y su cele­bra­ción del capi­ta­lis­mo tar­dío. En mi opi­nión, que no es sólo mía sino de muchos mar­xis­tas, el socia­lis­mo como pro­yec­to inte­gral de nue­va cul­tu­ra y nue­va civi­li­za­ción, ni es el sim­ple per­fec­cio­na­mien­to de la moder­ni­dad (don­de ven­dría­mos a com­ple­tar lo que la bur­gue­sía no hizo) ni tam­po­co cons­ti­tu­ye un sub­ca­pí­tu­lo más refi­na­do de la pos­mo­der­ni­dad. Como pro­yec­to inte­gral de una nue­va mane­ra de vivir y esta­ble­cer nue­vos víncu­los huma­nos la revo­lu­ción socia­lis­ta debe­ría apos­tar a la supera­ción tan­to de la moder­ni­dad como de la pos­mo­der­ni­dad.
¿Por qué ese tipo de pen­sa­mien­to pos­mo­derno tie­ne tan­to éxi­to en la Aca­de­mia de Esta­dos Uni­dos? No lo sé en deta­lle, pero me ima­gino como posi­ble res­pues­ta que eso suce­de por la derro­ta de la izquier­da radi­cal nor­te­ame­ri­ca­na que fue aplas­ta­da a san­gre, dine­ro y fue­go. Con pól­vo­ra y con dóla­res. No debe­mos olvi­dar que allí ase­si­na­ron des­de a Mal­colm X has­ta Mar­tín Luther King, pasan­do por el aplas­ta­mien­to sis­te­má­ti­co de las Pan­te­ras Negras a las que les intro­du­je­ron de mane­ra pla­ni­fi­ca­da la dro­ga como vía de neu­tra­li­za­ción polí­ti­ca en sus seg­men­tos juve­ni­les y barria­les más radicales.


Muchos movi­mien­tos socia­les esta­dou­ni­den­ses con­tes­ta­ta­rios fue­ron repri­mi­dos, sus diri­gen­tes encar­ce­la­dos (allí sigue toda­vía pre­so Mumia Abu Jamal, por ejem­plo) y final­men­te, median­te una serie inter­mi­na­ble de meca­nis­mos de domi­na­ción, fue­ron coop­ta­dos. El anti­co­lo­nia­lis­mo radi­cal y com­ba­ti­vo de las Pan­te­ras Negras devino en la Aca­de­mia nor­te­ame­ri­ca­na en los ino­fen­si­vos “estu­dios pos­co­lo­nia­les”. La teo­ría crí­ti­ca de la Escue­la de Frank­furt (exi­lia­da en EEUU), mar­xis­ta y radi­cal, se ter­mi­nó trans­for­man­do en los ino­cuos y asép­ti­cos “estu­dios mul­ti­cul­tu­ra­les” y así de segui­do. Tam­bién el femi­nis­mo radi­cal y el movi­mien­to homo­se­xual mili­tan­te pade­cie­ron la ofen­si­va del esta­do bur­gués, la mode­ra­ción y pos­te­rior­men­te la coop­ta­ción aca­dé­mi­ca de la mano del pos­mo­der­nis­mo y los “estu­dios de géne­ro”. No hay “demo­cra­cia nor­te­ame­ri­ca­na”, eso es un mito. Lo que allí exis­te es un régi­men neo­ma­car­tis­ta, opre­si­vo y vigi­lan­te, como han denun­cia­do des­de el más inte­lec­tual Noam Chomsky has­ta el más “téc­ni­co” Edward Snow­den. ¿Por qué iba a que­dar al mar­gen de ese régi­men de con­trol y vigi­lan­cia la Aca­de­mia esta­dou­ni­den­se? Tam­bién allí se sin­tió el talón de hie­rro del que nos habla­ba Jack London…

—S. López Arnal: ¿Es o no es esen­cial para usted la teo­ría del feti­chis­mo mar­xiano? ¿Por qué?

—N.K.: Bueno, esa es la tesis cen­tral del libro que me cos­ta­ría mucho resu­mir en dos ren­glo­nes. La teo­ría crí­ti­ca del feti­chis­mo no sólo cons­ti­tu­ye el núcleo de la teo­ría del valor (colum­na cen­tral en la arqui­tec­tu­ra lógi­co dia­léc­ti­ca de El Capi­tal).

György Lukács

Ade­más sin­te­ti­za la con­cep­ción mate­ria­lis­ta de la his­to­ria, como han demos­tra­do György Lukács en His­to­ria y con­cien­cia de cla­se o Isaak Illich Rubin en su for­mi­da­ble Ensa­yos mar­xis­tas sobre la teo­ría del valor. La teo­ría crí­ti­ca del feti­chis­mo recu­pe­ra la teo­ría de la alie­na­ción superan­do cual­quier posi­ble esen­cia­lis­mo ahis­tó­ri­co por don­de pudie­ra entrar den­tro del mar­xis­mo la meta­fí­si­ca. Marx extien­de esa expli­ca­ción des­de el ámbi­to de su crí­ti­ca del mer­ca­do capi­ta­lis­ta hacia el terreno de las ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­cas del régi­men capi­ta­lis­ta (en la cual la repú­bli­ca par­la­men­ta­ria resu­me un tipo de domi­na­ción anó­ni­ma, imper­so­nal, típi­ca­men­te moder­na y burguesa).

La teo­ría crí­ti­ca del feti­chis­mo ela­bo­ra­da por Marx no sólo per­mi­te des­anu­dar y des­mon­tar los dis­cur­sos de la eco­no­mía polí­ti­ca (de la clá­si­ca y cien­tí­fi­ca así como tam­bién de la vul­gar y apo­lo­gé­ti­ca, des­de el key­ne­sia­nis­mo has­ta los neo­clá­si­cos y neo­li­be­ra­les). Tam­bién per­mi­te supe­rar la crí­ti­ca hei­deg­ge­ria­na de la téc­ni­ca y la crí­ti­ca webe­ria­na de la polí­ti­ca moderna.

El dis­cur­so crí­ti­co de Marx con­tra el feti­chis­mo tie­ne un alcan­ce expli­ca­ti­vo muchí­si­mo mayor que el de Hei­deg­ger, el de Weber, el de todas las varian­tes de la eco­no­mía cuan­ti­ta­ti­va y el de la ensa­yís­ti­ca pos­mo­der­na. A par­tir de esa teo­ría crí­ti­ca del feti­chis­mo, Marx no sólo es el teó­ri­co de la explo­ta­ción. Tam­bién lo es de la domi­na­ción y el poder. Al menos eso inten­ta­mos demos­trar en el libro.

—S. López Arnal: La His­to­ria, en su opi­nión, ¿es un pro­ce­so sin suje­to ni fines?

—N.K.: En la obra de Marx se mane­jan varias nocio­nes de his­to­ria según el nivel epis­te­mo­ló­gi­co de sus escri­tos y sus inter­lo­cu­to­res. No es lo mis­mo cuan­do Marx pole­mi­za con un polí­ti­co a cuan­do pre­ten­der hacer cien­cia de lar­go alien­to. En tér­mi­nos gene­ra­les encon­tra­mos un pri­mer con­cep­to de his­to­ria como el deve­nir de una esen­cia per­di­da y alie­na­da, un segun­do con­cep­to de una his­to­ria como pro­ce­so obje­ti­vo suje­to a leyes y un ter­ce­ro que con­sis­te en una con­cep­ción his­tó­ri­ca que entien­de a la his­to­ria como un pro­ce­so abier­to, con­tin­gen­te y depen­dien­te de la pra­xis y la lucha de cla­ses. Creo que de esas dife­ren­tes nocio­nes de his­to­ria, la que res­pon­de más fiel­men­te al espí­ri­tu de la obra en su con­jun­to es esta ter­ce­ra con­cep­ción, que Rosa Luxem­burg resu­mió en una con­sig­na extraí­da de Engels: “Socia­lis­mo o bar­ba­rie”.

El futu­ro es con­tin­gen­te, está abier­to, no está pre­ase­gu­ra­do de ante­mano. La dia­léc­ti­ca de Marx en su con­cep­ción mate­ria­lis­ta de la his­to­ria y su filo­so­fía de la pra­xis no es sinó­ni­mo ni de “mito del ori­gen” ni de teleo­lo­gía; es una dia­léc­ti­ca abier­ta a las con­tra­dic­cio­nes de la pra­xis huma­na y sus con­flic­tos y a la inter­ven­ción de los pue­blos y cla­ses en lucha. Las leyes que Marx des­cri­be y expli­ca en El Capi­tal son leyes de ten­den­cia, cam­pos de con­di­cio­na­mien­tos y posi­bi­li­da­des abier­tas cuya reso­lu­ción depen­de de la lucha de clases.

—S. López Arnal: No son pocas las pági­nas en las que usted se apro­xi­ma a la obra de Althus­ser (y de algu­nos de sus dis­cí­pu­los). ¿Qué balan­ce hace de su obra?

—N.K.: Ten­go por Althus­ser un gran res­pe­to per­so­nal. Des­ta­co algo que gran par­te de sus epí­go­nos, deu­do­res y exege­tas, habi­tual­men­te cele­bra­to­rios y acrí­ti­cos, curio­sa­men­te pasan por alto. Althus­ser fue un mili­tan­te. Eso me atrae de él y me gene­ra res­pe­to. Creo que gran par­te de sus epí­go­nos no lo son, por eso no le lle­gan ni al talón. Viven de las glo­rias pasa­das del maes­tro sin tener su bri­llo ni su pro­fun­di­dad. Imi­tan su escri­tu­ra y sus giros expre­si­vos, pero se nota a pri­me­ra vis­ta que les fal­ta ese alien­to y esa ener­gía mili­tan­te que movía inter­na­men­te el pen­sa­mien­to de Althusser.

Louis Althus­ser

Al leer su auto­bio­gra­fía reco­noz­co que se vuel­ve en un pun­to una per­so­na que­ri­ble. No obs­tan­te, nun­ca me han con­ven­ci­do sus tesis filo­só­fi­cas, epis­te­mo­ló­gi­cas ni polí­ti­cas. Cuan­to más estu­dio a Marx y cuan­do más pro­fun­di­zo en el mar­xis­mo más lejos me voy de Althus­ser. Este libro sobre el que esta­mos hablan­do en gran medi­da pre­su­po­ne una crí­ti­ca dura del lega­do de Althus­ser, de su pre­ten­di­da “filo­lo­gía”, que tan­to pres­ti­gio le otor­gó en su épo­ca pero que hoy se cae a peda­zos y resul­ta ya insos­te­ni­ble si estu­dia­mos los mate­ria­les ori­gi­na­les de Marx tal como éste los fue escri­bien­do en sus varias redac­cio­nes de El Capi­tal. No lo que Althus­ser le hacía decir a Marx para “com­ple­tar­lo”, para dar­le, supues­ta­men­te, la filo­so­fía que “le fal­ta­ba a Marx”. Althus­ser nun­ca enten­dió, por ejem­plo, la teo­ría del feti­chis­mo en El Capi­tal. La pre­ten­dió redu­cir a una remi­nis­cen­cia juve­nil de la teo­ría de la alie­na­ción o a una hipó­te­sis sub­si­dia­ria de la teo­ría epis­te­mo­ló­gi­ca de la ideo­lo­gía. En ambos casos se le esca­pa­ba com­ple­ta­men­te su nexo con la teo­ría del valor a tra­vés de la noción fun­da­men­tal de “tra­ba­jo abs­trac­to”, el gran des­cu­bri­mien­to teó­ri­co de Marx. Creo que al final de su vida, en un arran­que de sin­ce­ri­dad, el pro­pio Althus­ser no sólo fue tajan­te con su movi­mien­to y su pro­pia escue­la a la que no dudó en cri­ti­car por sus “impos­tu­ras” sino que ade­más, en 1988, reco­no­ció explí­ci­ta­men­te que Marx en toda su obra y a lo lar­go de toda su vida jamás se des­en­ten­dió de la dia­léc­ti­ca… por lo tan­to su famo­sa “rup­tu­ra epis­te­mo­ló­gi­ca” se eva­po­ró por arte de magia. Creo que muchos de sus dis­cí­pu­los han bebi­do y se han ali­men­ta­do de sus equí­vo­cos pre­me­di­ta­da­men­te anti­dia­léc­ti­cos (tan­to los de juven­tud como los pos­te­rio­res a su libro Ele­men­tos de auto­crí­ti­ca) y no resul­ta casual, como ha reco­no­ci­do el pro­fe­sor Emi­lio De Ipo­la (uno de sus prin­ci­pa­les epí­go­nos y segui­do­res en Argen­ti­na), que de la mano de Althus­ser… se fue­ron del mar­xis­mo. Gran par­te de las meta­fí­si­cas “post”, enemi­gas a muer­te de toda con­cep­ción social dia­léc­ti­ca, son here­de­ras ver­gon­zan­tes del maes­tro, incon­fe­sa­das e ingra­tas por no reco­no­cer su deu­da. Pero insis­to. Todas mis crí­ti­cas, que son muchas y nume­ro­sas, no opa­can algo que nun­ca dejo de reco­no­cer­le, tan­to a Louis Althus­ser como a su prin­ci­pal dis­cí­pu­la, tra­duc­to­ra y divul­ga­do­ra lati­no­ame­ri­ca­na, Mar­ta Har­nec­ker: su carác­ter mili­tan­te. Los voce­ros aca­dé­mi­cos actua­les de esta escue­la, aho­ra cono­ci­da como “post”, no lo son y si son mili­tan­tes, están enro­la­dos en cau­sas suma­men­te ale­ja­das del pro­yec­to socia­lis­ta y comu­nis­ta. Usan el tra­je, la cor­ba­ta y los zapa­tos pres­ti­gio­sos de Althus­ser pero les que­dan bas­tan­te mal. Pare­cen imi­ta­do­res de barrio.

—S. López Arnal: No es que esté ausen­te, des­de lue­go que no, pero déjen­me pre­gun­tar­le por Engels. ¿Es un segun­dón? ¿No hay com­pa­ra­ción posi­ble entre la impor­tan­cia de Marx y de su amigo?

—N.K.: El mis­mo Engels reco­no­ció que no alcan­zó el bri­llo ni la genia­li­dad de Marx. No obs­tan­te, ade­más de tener una per­so­na­li­dad entra­ña­ble y en muchos casos más “moder­na” que Marx (pen­se­mos, por ejem­plo, su amor con una humil­de chi­ca irlan­de­sa, en esa épo­ca un escán­da­lo para cual­quier fami­lia bur­gue­sa ale­ma­na o ingle­sa), Engels hizo apor­tes per­du­ra­bles a nues­tra tra­di­ción. Recor­de­mos su des­cu­bri­mien­to de una corrien­te revo­lu­cio­na­ria den­tro del cris­tia­nis­mo, pre­cur­so­ra de lo que hoy sería la teo­lo­gía de la libe­ra­ción, cuan­do ana­li­za las gue­rras cam­pe­si­nas en Ale­ma­nia. O sus obser­va­cio­nes crí­ti­cas sobre la domi­na­ción patriar­cal, pre­cur­so­ras del femi­nis­mo mar­xis­ta. Sus aná­li­sis de los fenó­me­nos de la gue­rra, pro­ble­má­ti­ca que mane­ja­ba tan bien que reci­bió el sobre­nom­bre de “gene­ral” por par­te de la fami­lia de Marx. O su fun­da­cio­nal aná­li­sis crí­ti­co de la eco­no­mía polí­ti­ca en su “genial Esbo­zo”, ante­rior e ins­pi­ra­dor de la mira­da crí­ti­ca del pro­pio Marx. Pre­ci­sa­men­te con Manuel Sacris­tán diría que gran par­te de los erro­res y ter­gi­ver­sa­cio­nes que se cons­tru­ye­ron pos­te­rior­men­te sobre la filo­so­fía del mar­xis­mo, con­vir­tién­do­la en una meta­fí­si­ca “mate­ria­lis­ta dia­léc­ti­ca”, no per­te­ne­cen tan­to a Engels como a la his­to­ria trá­gi­ca pos­te­rior del movi­mien­to socia­lis­ta y comu­nis­ta. En esa épo­ca pos­te­rior se toma­ron escri­tos explo­ra­to­rios de Engels o redac­ta­dos en un tono polé­mi­co como si fue­ran “la Biblia” del mar­xis­mo, des­his­to­ri­zán­do­los y des­con­tex­tua­li­zán­do­los. Pero eso no fue cul­pa de Engels.

—S. López Arnal: Le seña­lo una casi ausen­cia: Jenny Marx. ¿No es tam­bién la com­pa­ñe­ra de Marx una par­te esen­cial de su vida, de su pra­xis polí­ti­ca e inclu­so de su obra?

—N.K.: Es ver­dad que sin esa mujer entra­ña­ble que lo ena­mo­ró des­de muy joven­ci­to, que aban­do­nó su vida bur­gue­sa para com­par­tir con Marx toda una vida de mili­tan­cia, penu­rias e inves­ti­ga­ción, el autor de El Capi­tal no habría sido quien fue. Com­par­tió y estu­vo codo a codo en todas sus luchas y bata­llas. Des­de las más “polí­ti­cas” y famo­sas, has­ta la lucha coti­dia­na por sobre­vi­vir en el exi­lio sin un cen­ta­vo en los bol­si­llos, con hijos que se morían y la pare­ja no tenía ni para com­prar­les un cajón, empe­ñan­do has­ta las sába­nas. Todas esas luchas las pelea­ron jun­tos. ¿Quién pue­de sobre­vi­vir en sole­dad? Cuan­do ella se murió Marx prác­ti­ca­men­te se dejó morir de tris­te­za. Fue un gol­pe del que no logró repo­ner­se. Y no era un hom­bre vie­jo, recién había pasa­do los sesen­ta años.

Los datos bio­grá­fi­cos de Jenny, por lo menos en las bio­gra­fías clá­si­cas de Meh­ring y Ria­za­nov, no sue­len ser des­ta­ca­dos. Recién en los últi­mos años han comen­za­do a apa­re­cer estu­dios bio­grá­fi­cos tan­to de su com­pa­ñe­ra Jenny como de sus hijas. Mucho que­da por inves­ti­gar en esa temática.

—S. López Arnal: Para usted, des­de lue­go, Marx no es un perro muer­to. ¿Seña­la­ría algún error en su obra?

—N.K.: El prin­ci­pal, des­de nues­tro pun­to de vis­ta, su erró­nea apre­cia­ción de Simón Bolí­var, como tra­ta­mos de ana­li­zar en Simón Bolí­var y nues­tra inde­pen­den­cia (Una lec­tu­ra lati­no­ame­ri­ca­na). Sin duda ese tra­ba­jo de 1858 sobre el Liber­ta­dor ame­ri­cano cons­ti­tu­ye su peor artícu­lo en el con­jun­to de una obra bri­llan­te. Tam­bién apun­ta­ría su ini­cial euro­cen­tris­mo que no fue un “error” sino todo un para­dig­ma de aná­li­sis, en gran medi­da supe­ra­do a par­tir de la déca­da de 1860, como inten­ta­mos demos­trar en Nues­tro Marx pero tam­bién en el últi­mo capí­tu­lo de Marx en su (Ter­cer) mun­do.

—S. López Arnal: ¿Cómo se rela­cio­nan en su apro­xi­ma­ción a la obra del clá­si­co el estu­dio de sus teo­rías y las prác­ti­cas polí­ti­cas trans­for­ma­do­ras en Amé­ri­ca Latina?

—N.K.: Toda nues­tras apro­xi­ma­cio­nes a Marx y El Capi­tal las hace­mos des­de las coor­de­na­das ideo­ló­gi­cas del mar­xis­mo lati­no­ame­ri­cano sin por ello renun­ciar a lo mejor y más radi­cal del mar­xis­mo revo­lu­cio­na­rio euro­peo, tan­to del mar­xis­mo occi­den­tal como de obras y pen­sa­do­res del este euro­peo, como son los casos de Isaak Rubin, Karel Kosik, Jin­drich Zeleny entre muchos otros y otras. El mar­xis­mo de Amé­ri­ca Lati­na (no sólo el mar­xis­mo en Amé­ri­ca Lati­na) posee una lar­ga his­to­ria que en tan cor­to espa­cio resul­ta impo­si­ble de resumir.

José Car­los Mariátegui 

Des­de la obra de José Car­los Mariá­te­gui has­ta la teo­ría mar­xis­ta de la depen­den­cia en sus corrien­tes más radi­ca­les, como por ejem­plo en los escri­tos y aná­li­sis de Ruy Mau­ro Mari­ni. De toda esa his­to­ria los pun­tos más altos, suge­ren­tes y per­du­ra­bles segu­ra­men­te han sido Mariá­te­gui y el Che Gue­va­ra. Recién hoy en día esta­mos publi­can­do la obra toda­vía iné­di­ta de Gue­va­ra, sus manus­cri­tos de lec­tu­ras mar­xis­tas del perío­do de Boli­via… (cuan­do los cua­der­nos se inte­rrum­pen por su ase­si­na­to). Para sin­te­ti­zar le diría que en nues­tro pro­yec­to de inves­ti­ga­ción nos hemos pro­pues­to estu­diar a Marx y sus recep­cio­nes, reapro­pia­cio­nes y deri­va­cio­nes lati­no­ame­ri­ca­nas. Son dos desa­fíos para­le­los que nos mul­ti­pli­can las tareas de inves­ti­ga­ción, el tiem­po de estu­dio y el tra­ba­jo, pero a los lati­no­ame­ri­ca­nos no nos que­da más reme­dio que enca­rar esa doble pers­pec­ti­va al mis­mo tiempo.

—S. López Arnal: Habla usted en oca­sio­nes de la lógi­ca dia­léc­ti­ca. ¿Es una lógi­ca alter­na­ti­va a la lógi­ca for­mal? ¿No cree usted enton­ces en el prin­ci­pio de contradicción?

—N.K.: Ese fue un lar­go deba­te de la déca­da del ’50. A mí me sir­vió mucho estu­diar aquel libro de Hen­ri Lefeb­vre Lógi­ca for­mal, lógi­ca dia­léc­ti­ca por­que reto­man­do los Cua­der­nos filo­só­fi­cos de Lenin sobre la Cien­cia de la lógi­ca de Hegel, Lefeb­vre des­pe­ja­ba muchas incóg­ni­tas como la que usted me plantea.

La lógi­ca dia­léc­ti­ca no anu­la ni aplas­ta a la lógi­ca for­mal (sea en su capí­tu­lo aris­to­té­li­co clá­si­co, sea en su capí­tu­lo mate­má­ti­co con­tem­po­rá­neo), sino que en todo caso deli­mi­ta su cam­po de apli­ca­ción. En tér­mi­nos gene­ra­les tien­do a pen­sar que la lógi­ca dia­léc­ti­ca cons­ti­tu­ye una herra­mien­ta fun­da­men­tal para los estu­dios socia­les y para tra­tar de pen­sar los pro­ce­sos his­tó­ri­cos, socia­les y polí­ti­cos, reple­tos de con­tra­dic­cio­nes, a veces anta­gó­ni­cas, a veces no anta­gó­ni­cas. El sopor­te lógi­co de un pro­gra­ma de compu­tación está arti­cu­la­do a par­tir de la lógi­ca mate­má­ti­ca. No me ima­gino cómo fun­cio­na­ría una compu­tado­ra vio­len­tan­do esa lógi­ca bina­ria que exclu­ye la contradicción.

Hen­ri Lefebvre

Pero a la hora de com­pren­der las luchas socia­les, los pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios, las con­tra­dic­cio­nes entre las cla­ses socia­les y los enfren­ta­mien­tos polí­ti­cos entre la revo­lu­ción y la con­tra­rre­vo­lu­ción, las dife­ren­cias no anta­gó­ni­cas entre poten­cia­les alia­dos y las con­tra­dic­cio­nes insal­va­bles e irre­con­ci­lia­bles entre cam­pos enemi­gos, la lógi­ca mate­má­ti­ca segu­ra­men­te nos ser­vi­ría de muy poco.

—S. López Arnal: Mar­xis­mo, comu­nis­mo… ¿Se pue­de ser comu­nis­ta y no ser mar­xis­ta? ¿Se pue­de ser mar­xis­ta y no ser comunista?

—N.K.: Aquí entra en jue­go la lucha por el sig­ni­fi­ca­do de las pala­bras. Marx y Engels deno­mi­na­ron al famo­so Mani­fies­to de 1848 “comu­nis­ta” por­que el tér­mino comu­nis­ta tenía un sabor más mili­tan­te y com­ba­ti­vo, como reco­no­ce el his­to­ria­dor Cole. En aque­lla épo­ca había muchas sec­tas (qui­zás como aho­ra…, no lo sé), algu­nas se lla­ma­ban “socia­lis­tas”, otras “socia­lis­tas ver­da­de­ros”, otros “comu­nis­tas”. Marx y Engels se sin­tie­ron más atraí­dos y cer­ca­nos a los gru­pos de obre­ros mili­tan­tes que a los filó­so­fos gené­ri­cos, por eso deno­mi­na­ron ese tex­to pro­gra­má­ti­co (escri­to a pedi­do de los obre­ros revo­lu­cio­na­rios… como demues­tra Ria­za­nov) con el nom­bre emble­má­ti­co “comu­nis­ta”. Lue­go los nom­bres fue­ron cam­bian­do. En tiem­pos de la segun­da inter­na­cio­nal un revo­lu­cio­na­rio radi­cal como Lenin o una revo­lu­cio­na­ria extre­ma como Rosa Luxem­burg no duda­ban en auto­ca­li­fi­car­se de…. ¡”social­de­mó­cra­tas”! Hoy eso daría risa. Más tar­de, con la trai­ción de la social­de­mo­cra­cia duran­te la pri­me­ra gue­rra mun­dial, el ase­si­na­to vil y bochor­no­so de Rosa Luxem­burg a manos de los social­de­mó­cra­tas ale­ma­nes, etc., el tér­mino adqui­rió una con­no­ta­ción abso­lu­ta­men­te peyo­ra­ti­va. Hoy en día la social­de­mo­cra­cia direc­ta­men­te se ha hecho neo­li­be­ral. No tie­ne nada de socia­lis­ta, ni siquie­ra el nom­bre. ¿Qué que­dó del tér­mino “comu­nis­ta”? Sufrió un gran des­pres­ti­gio a par­tir del sta­li­nis­mo… las matan­zas den­tro de la pro­pia fami­lia de revo­lu­cio­na­rios… tan­to en la URSS como inclu­so en la gue­rra civil espa­ño­la. En el caso argen­tino se dio la tre­men­da tra­ge­dia que el par­ti­do que se lla­ma­ba y era cono­ci­do como “Par­ti­do Comu­nis­ta” tuvo 106 mili­tan­tes secues­tra­dos y des­apa­re­ci­dos en 1976 pero a pesar de esa abne­ga­ción y esa entre­ga de su mili­tan­cia su direc­ción polí­ti­ca apo­yó a la dic­ta­du­ra mili­tar del gene­ral Vide­la. Trá­gi­co, inex­pli­ca­ble, deli­ran­te, loco, como quie­ra pen­sar­se. Pero la apo­yó. Hoy eso está fue­ra de dis­cu­sión. Los docu­men­tos y publi­ca­cio­nes de esa épo­ca son tre­men­dos. Inclu­so una nue­va cama­da de diri­gen­tes del PC hizo en 1986 una auto­crí­ti­ca públi­ca reco­no­cién­do­lo. Enton­ces el tér­mino está car­ga­do de con­no­ta­cio­nes no siem­pre posi­ti­vas. Sin embar­go, en Argen­ti­na otras corrien­tes polí­ti­cas inten­ta­ron dispu­tar el tér­mino y el nom­bre. Por ejem­plo, el máxi­mo ideó­lo­go del pero­nis­mo revo­lu­cio­na­rio John William Cooke, ami­go del Che Gue­va­ra y él mis­mo mar­xis­ta, estre­cho alia­do de la revo­lu­ción cuba­na y par­ti­da­rio de la lucha arma­da, lle­gó a escri­bir “en la Argen­ti­na los comu­nis­tas somos noso­tros”. Por su par­te Mario Rober­to San­tu­cho, líder de la insur­gen­cia gue­va­ris­ta argen­ti­na del PRT-ERP tam­bién se auto pen­sa­ba a él y su corrien­te polí­ti­ca como comu­nis­ta y lla­ma­ba a la uni­dad al Par­ti­do Comu­nis­ta para que este últi­mo se incor­po­ra­ra a la lucha arma­da por el socia­lis­mo y con­tra la dic­ta­du­ra. Pero como el PC tenía otra posi­ción polí­ti­ca y otra estra­te­gia, le daba la espal­da… En fin. Muchas dis­cu­sio­nes don­de los nom­bres, sím­bo­los y deno­mi­na­cio­nes no siem­pre se corres­pon­dían con las estra­te­gias polí­ti­cas. En el res­to del con­ti­nen­te, hubo “comu­nis­tas” (así se auto­de­no­mi­na­ban) que se opu­sie­ron a la revo­lu­ción cuba­na y a la revo­lu­ción san­di­nis­ta…
Por eso creo que la res­pues­ta a su pre­gun­ta debe dar­se his­tó­ri­ca­men­te. Los nom­bres están impreg­na­dos de deba­tes his­tó­ri­cos. En mi opi­nión Marx es un pen­sa­dor comu­nis­ta. Nues­tro pro­yec­to polí­ti­co de alcan­ce mun­dial es a lar­go pla­zo y a nivel estra­té­gi­co y por eso asu­me un carác­ter comu­nis­ta. Pero los nom­bres his­tó­ri­cos con­cre­tos y las deno­mi­na­cio­nes que adquie­re ese pro­yec­to estra­té­gi­co varían de país en país, de acuer­do a las tra­di­cio­nes cul­tu­ra­les, a los deba­tes del movi­mien­to popu­lar, a las polé­mi­cas… Creo que lo que hay que tener cla­ro es el rum­bo estra­té­gi­co. Los nom­bres van cam­bian­do… Un nom­bre en sí mis­mo no defi­ne nada. Toni Negri vive hablan­do de “comu­nis­mo” mien­tras en la vida real se limi­ta a pro­po­ner tími­das refor­mas que no moles­tan a nin­gún pode­ro­so ni le qui­tan el sue­ño a nin­gún empre­sa­rio. Lo que que­da, más allá de los nom­bres y las deno­mi­na­cio­nes, es el pro­yec­to y la estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria, anti­ca­pi­ta­lis­ta, anti­im­pe­ria­lis­ta, por el socia­lis­mo, para inten­tar cons­truir una nue­va socie­dad y un con­jun­to de comu­ni­da­des libre­men­te aso­cia­das a esca­la mun­dial sin cla­ses socia­les ni poli­cía o ejér­ci­to, sin Esta­do, sin explo­ta­do­res ni explo­ta­dos, y don­de inten­ta­re­mos aca­bar con todas las for­mas de domi­na­ción. Nun­ca lle­ga­re­mos a cons­truir­la sien­do “ami­gos de todo el mun­do”. Alguien se va a eno­jar… Habrá que enfren­tar­lo. Habrá que tener una estra­te­gia de poder… sino vol­ve­rán a ganar los Pino­chet… y todo ter­mi­na­rá en una nue­va tra­ge­dia. Ese pro­yec­to estra­té­gi­co de cam­bios socia­les radi­ca­les a esca­la mun­dial es el obje­ti­vo a lar­go pla­zo. En el medio debe­re­mos ir luchan­do por ini­ciar la tran­si­ción hacia esa supera­ción del capi­ta­lis­mo. Si lo tene­mos cla­ro, los nom­bres y deno­mi­na­cio­nes no serán un problema.

—S. López Arnal: Marx, afir­ma usted, no sólo es el teó­ri­co de la explo­ta­ción sino tam­bién del poder y de la domi­na­ción. ¿Nos seña­la algu­nas de sus tesis más esenciales?

—N.K.: En pri­mer lugar, el mar­xis­mo no es una teo­ría de los “fac­to­res”. El fac­tor eco­nó­mi­co, el polí­ti­co-jurí­di­co y el ideo­ló­gi­co. Ya Anto­nio Labrio­la le demos­tró a Aqui­les Loria que mar­xis­mo y teo­ría de los fac­to­res son dos uni­ver­sos teó­ri­cos com­ple­ta­men­te dis­tin­tos. La socie­dad capi­ta­lis­ta cons­ti­tu­ye un con­jun­to de rela­cio­nes socia­les estruc­tu­ra­das históricamente.

Marx inten­ta pen­sar la domi­na­ción en todas las rela­cio­nes socia­les, no sólo en “el fac­tor eco­nó­mi­co”. Eso en pri­mer tér­mino. En segun­do lugar, Anto­nio Grams­ci se ade­lan­tó cua­ren­ta años a Vigi­lar y cas­ti­gar de Michel Fou­cault cuan­do plan­teó en el cua­derno Nº13 de susCua­der­nos de la cár­cel que la polí­ti­ca y el poder no son cosas sino rela­cio­nes. Pero Grams­ci dio una expli­ca­ción mucho más rica que la de Foucault.

No sólo son rela­cio­nes “en gene­ral” sino que son rela­cio­nes de poder, de enfren­ta­mien­to y de fuer­za entre las cla­ses socia­les. Bien, enton­ces cuan­do Marx, en una céle­bre nota al pie del capí­tu­lo 25 del tomo pri­me­ro de El Capi­tal nos aler­ta que todas las cate­go­rías son rela­cio­nes socia­les (el valor, el dine­ro, el capi­tal, etc.) lo que nos está dicien­do es que son rela­cio­nes socia­les de pro­duc­ción y al mis­mo tiem­po de fuer­za, enfren­ta­mien­to y de poder entre las cla­ses socia­les. Por lo tan­to, El Capi­tal nos habla de rela­cio­nes de pro­duc­ción —aque­llas que nos per­mi­ten dife­ren­ciar una épo­ca his­tó­ri­ca de otra— que al mis­mo tiem­po son rela­cio­nes de fuer­za y de poder entre las cla­ses socia­les. Por ejem­plo el dine­ro no sólo no es un peda­zo de lin­go­te de oro alo­ja­do en la bóve­da de un ban­co cen­tral ni un peda­zo mági­co de plás­ti­co de una tar­je­ta de cré­di­to que por sí mis­mo, sin tra­ba­jo alguno, gene­ra más dine­ro. El dine­ro expre­sa en reali­dad una rela­ción social de pro­duc­ción gene­ra­li­za­da en la cual se enfren­tan cla­ses socia­les. Cuan­do hay infla­ción los ceros no suben de for­ma auto­má­ti­ca en los bille­tes por arte de magia. Lo que se expre­sa en la infla­ción, por ejem­plo, es una rela­ción de fuer­zas don­de una cla­se social pre­ten­de y se pro­po­ne domes­ti­car y domi­nar a otras cla­ses socia­les. De esta for­ma el dine­ro pier­de su “extra­ñe­za”, su carác­ter apa­ren­te­men­te “mági­co” y se vuel­ve mucho más com­pren­si­ble. La bur­bu­ja finan­cie­ra expre­sa rela­cio­nes de poder y de fuer­zas. No tie­ne nada de mági­co ni de mís­ti­co. El capi­tal se mue­ve sin res­tric­cio­nes por­que la cla­se obre­ra fue gol­pea­da y derro­ta­da en la lucha de cla­ses. Ni el dine­ro ni el capi­tal ni el mer­ca­do giran en sí mis­mos. No son com­pren­si­bles inde­pen­dien­te­men­te de la pro­duc­ción social pero tam­po­co al mar­gen de las rela­cio­nes de poder y de fuer­za entre las cla­ses socia­les. A esca­la nacio­nal y a esca­la planetaria.

—S. López Arnal: Por últi­mo, para ini­ciar la lec­tu­ra de Marx, ¿por dón­de debe­ría­mos empe­zar en su opinión?

—N.K.: En su momen­to escri­bi­mos Mar­xis­mo para prin­ci­pian­tes y allí inten­ta­mos apor­tar dis­tin­tas vías posi­bles de intro­duc­ción a Marx, según sea el inte­rés del lec­tor o la lec­to­ra. Lo mis­mo inten­ta­mos hacer en Intro­duc­ción al pen­sa­mien­to mar­xis­ta tam­bién publi­ca­do con el títu­lo Apro­xi­ma­cio­nes al mar­xis­mo. Habría muchas vías posi­bles. La úni­ca vía intro­duc­to­ria no es el pró­lo­go de 1859 a la Con­tri­bu­ción a la crí­ti­ca de la eco­no­mía polí­ti­ca... Exis­ten varios cami­nos alter­na­ti­vos. El mar­xis­mo es un uni­ver­so abier­to, pro­ba­ble­men­te el más intere­san­te y suge­ren­te de nues­tra épo­ca, don­de a con­tra­mano de la medio­cri­dad actual, cada uno pue­de encon­trar su pro­pio camino y “ele­gir su pro­pia aven­tu­ra”. Es decir, encon­trar­le un sen­ti­do a su pro­pia vida.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *