[Video] Aba­jo los putos muros de las prisiones

A la llu­via se le sue­le rela­cio­nar con la melan­co­lía. Inclu­so se le da mal nom­bre: “hace día malo, está llo­vien­do”. No es mi caso. Me encan­ta la llu­via. Sen­tir las gotas de agua. La llu­via fina del xiri­mi­ri es una deli­cia. Al tener el mar al nor­te cuan­do la masa de aire húme­do cho­ca con­tra nues­tra cos­ta se con­den­sa dan­do lugar a ello. El agua es vida. Con­di­ción indis­pen­sa­ble para que exis­ta. Mis­ma­men­te el cuer­po humano está com­pues­to de ella en un 65%. Alguien podría decir enton­ces cómo es que nos aho­ga­mos en el agua si somos mayor­men­te agua. Pues por­que al agua se le res­pe­ta. El mar te pue­de aca­ri­ciar sua­ve­men­te pero si le pier­des el res­pe­to te pue­de engullir.

El sába­do en Bil­bo, gota a gota segui­re­mos hacien­do que suba ese cau­dal de la marea de la soli­da­ri­dad has­ta que final­men­te, con el vien­to que ten­drá que lle­gar de algu­na for­ma, nos trans­for­me­mos en una ola que arra­se con todo lo que impi­de que en este pue­blo se pue­da vivir en libertad.

El sis­te­ma poli­cia­co-repre­si­vo, car­ce­la­rio y eco­nó­mi­co es una mis­ma cosa. La vin­cu­la­ción es tan ínti­ma que nin­guno de ellos podría sub­sis­tir sin el otro. Es por ello que las cár­ce­les están lle­nas de las cla­ses más bajas de la socie­dad y de lucha­do­res y lucha­do­ras con­tra la injus­ti­cia. Apos­tar por las cár­ce­les es apos­tar por ins­ta­lar la vio­len­cia en la socie­dad para man­te­ner la injus­ti­cia. Pese a que la cár­cel esté nor­ma­li­za­da tras un lar­go pro­ce­so hege­mó­ni­co de la bur­gue­sía, una socie­dad sana don­de impe­ra la jus­ti­cia no enjau­la seres huma­nos. La cár­cel hay que rom­per­la. Hay que des­tro­zar­la a tra­vés de la soli­da­ri­dad natu­ral huma­na que inten­tan que olvi­de­mos. Casi nadie se opo­ne , casi nadie ima­gi­na, casi.. pero yo quie­ro ima­gi­nar­me una Eus­kal Herria libre sin cár­ce­les, don­de impe­re la jus­ti­cia y no como un arti­cu­la­do penal sino con su sig­ni­fi­ca­do pro­fun­do real.

Eus­kal Herria lle­va some­ti­da a la mise­ra­ble cár­cel des­de incon­ta­bles gene­ra­cio­nes que se pier­den en la his­to­ria. Ha sido y es un ele­men­to de coac­ción y opre­sión con el obje­ti­vo de que este pue­blo no alcan­ce su liber­tad. Los inqui­si­do­res del siglo XXI lo saben bien en su infi­ni­ta cru­za­da con­tra el ake­la­rre. Pero el ake­la­rre es liber­tad. Ellos son los delincuentes.

Nos enga­ña­ría­mos a noso­tros mis­mos si pen­sa­mos que los pre­sos y pre­sas polí­ti­cas son los úni­cas que están encar­ce­la­das. Pese a que no se vean los barro­tes en la calle, es todo el pue­blo el que está tras ellos. Pues Eus­kal Herria es una inmen­sa cár­cel don­de los sue­ños no pue­den esca­par tras las ren­di­jas. Es por ello que la amnis­tía y los dere­chos de este pue­blo son una mis­ma cosa. Eso indi­ca que ten­drá que ser la socie­dad vas­ca la que ten­drá que doble­gar a la cár­cel, sien­do la soli­da­ri­dad con los pre­sos un ele­men­to vital a refor­zar para aca­bar con todas las medi­das crue­les e inhu­ma­nas y final­men­te alcan­zar la amnis­tía y la libertad.

Este sába­do en Bil­bo van a llo­ver miles y miles de gotas de soli­da­ri­dad con los pre­sos vas­cos sin olvi­dar que habrá que ir pen­san­do en como con­vo­car ese vien­to que gene­re la ola que arrase.

Muchos tam­bién recor­da­re­mos a todos los pre­sos anti-fas­cis­tas, comu­nis­tas, anar­quis­tas e inde­pen­den­tis­tas de los dife­ren­tes luga­res de la cár­cel de pue­blos que son el esta­do espa­ñol, el fran­cés y los esta­dos capi­ta­lis­tas de la UE.

Amnis­tia eta aska­ta­su­na! espetxeak apurtu!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *