[Video] Aba­jo los putos muros de las prisiones

A la llu­via se le sue­le rela­cio­nar con la melan­co­lía. Inclu­so se le da mal nom­bre: “hace día malo, está llo­vien­do”. No es mi caso. Me encan­ta la llu­via. Sen­tir las gotas de agua. La llu­via fina del xiri­mi­ri es una deli­cia. Al tener el mar al nor­te cuan­do la masa de aire húme­do cho­ca con­tra nues­tra cos­ta se con­den­sa dan­do lugar a ello. El agua es vida. Con­di­ción indis­pen­sa­ble para que exis­ta. Mis­ma­men­te el cuer­po humano está com­pues­to de ella en un 65%. Alguien podría decir enton­ces cómo es que nos aho­ga­mos en el agua si somos mayor­men­te agua. Pues por­que al agua se le res­pe­ta. El mar te pue­de aca­ri­ciar sua­ve­men­te pero si le pier­des el res­pe­to te pue­de engullir.

El sába­do en Bil­bo, gota a gota segui­re­mos hacien­do que suba ese cau­dal de la marea de la soli­da­ri­dad has­ta que final­men­te, con el vien­to que ten­drá que lle­gar de algu­na for­ma, nos trans­for­me­mos en una ola que arra­se con todo lo que impi­de que en este pue­blo se pue­da vivir en libertad.

El sis­te­ma poli­cia­co-repre­si­vo, car­ce­la­rio y eco­nó­mi­co es una mis­ma cosa. La vin­cu­la­ción es tan ínti­ma que nin­guno de ellos podría sub­sis­tir sin el otro. Es por ello que las cár­ce­les están lle­nas de las cla­ses más bajas de la socie­dad y de lucha­do­res y lucha­do­ras con­tra la injus­ti­cia. Apos­tar por las cár­ce­les es apos­tar por ins­ta­lar la vio­len­cia en la socie­dad para man­te­ner la injus­ti­cia. Pese a que la cár­cel esté nor­ma­li­za­da tras un lar­go pro­ce­so hege­mó­ni­co de la bur­gue­sía, una socie­dad sana don­de impe­ra la jus­ti­cia no enjau­la seres huma­nos. La cár­cel hay que rom­per­la. Hay que des­tro­zar­la a tra­vés de la soli­da­ri­dad natu­ral huma­na que inten­tan que olvi­de­mos. Casi nadie se opo­ne , casi nadie ima­gi­na, casi.. pero yo quie­ro ima­gi­nar­me una Eus­kal Herria libre sin cár­ce­les, don­de impe­re la jus­ti­cia y no como un arti­cu­la­do penal sino con su sig­ni­fi­ca­do pro­fun­do real.

Eus­kal Herria lle­va some­ti­da a la mise­ra­ble cár­cel des­de incon­ta­bles gene­ra­cio­nes que se pier­den en la his­to­ria. Ha sido y es un ele­men­to de coac­ción y opre­sión con el obje­ti­vo de que este pue­blo no alcan­ce su liber­tad. Los inqui­si­do­res del siglo XXI lo saben bien en su infi­ni­ta cru­za­da con­tra el ake­la­rre. Pero el ake­la­rre es liber­tad. Ellos son los delincuentes.

Nos enga­ña­ría­mos a noso­tros mis­mos si pen­sa­mos que los pre­sos y pre­sas polí­ti­cas son los úni­cas que están encar­ce­la­das. Pese a que no se vean los barro­tes en la calle, es todo el pue­blo el que está tras ellos. Pues Eus­kal Herria es una inmen­sa cár­cel don­de los sue­ños no pue­den esca­par tras las ren­di­jas. Es por ello que la amnis­tía y los dere­chos de este pue­blo son una mis­ma cosa. Eso indi­ca que ten­drá que ser la socie­dad vas­ca la que ten­drá que doble­gar a la cár­cel, sien­do la soli­da­ri­dad con los pre­sos un ele­men­to vital a refor­zar para aca­bar con todas las medi­das crue­les e inhu­ma­nas y final­men­te alcan­zar la amnis­tía y la libertad.

Este sába­do en Bil­bo van a llo­ver miles y miles de gotas de soli­da­ri­dad con los pre­sos vas­cos sin olvi­dar que habrá que ir pen­san­do en como con­vo­car ese vien­to que gene­re la ola que arrase.

Muchos tam­bién recor­da­re­mos a todos los pre­sos anti-fas­cis­tas, comu­nis­tas, anar­quis­tas e inde­pen­den­tis­tas de los dife­ren­tes luga­res de la cár­cel de pue­blos que son el esta­do espa­ñol, el fran­cés y los esta­dos capi­ta­lis­tas de la UE.

Amnis­tia eta aska­ta­su­na! espetxeak apurtu!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.