La nue­va medi­da de exclu­sión del dere­cho a la asis­ten­cia sani­ta­ria debe ser res­pon­di­da- Nines Maestro

La Ley de Pre­su­pues­tos para 2014i anu­la, des­de el pasa­do 1 de enero, el dere­cho a la asis­ten­cia sani­ta­ria a las per­so­nas sin tra­ba­jo que hayan ago­ta­do las pres­ta­cio­nes y sub­si­dios por des­em­pleo y que pasen más de 90 días en el extran­je­ro. Dado el cre­cien­te núme­ro de per­so­nas, la mayor par­te jóve­nes, que se ven obli­ga­das a emi­grar en bus­ca de empleo – se cal­cu­la que 2013 salie­ron 600.000 per­so­nas y en que 2012 lo hicie­ron 476.000 – la reper­cu­sión de esta medi­da pue­de ser muy importante.

La medi­da aña­de a la exclu­sión de los inmi­gran­tes sin pape­les del dere­cho a la sani­dad a un colec­ti­vo inde­ter­mi­na­do de per­so­nas, pero sin duda cre­cien­te debi­do a los ele­va­dos índi­ces de des­em­pleo y de pre­ca­rie­dad, espe­cial­men­te entre los jóve­nes. El 56% de paro juve­nil y más del 75 de empleo pre­ca­rio son cifras estre­me­ce­do­ras, que se unen al cer­ca del 24% de per­so­nas entre 15 y 29 que ni estu­dian, ni tra­ba­jan. La mar­cha al extran­je­ro para tra­ba­jar y/​o estu­diar es la vía de esca­pe de una situa­ción sin sali­da que uti­li­zan cada vez más jóvenes.

Pero lo peor es que el pro­ce­so no se detie­ne aquí. La fina­li­dad cen­tral del Real Decre­to 162012 que lle­va por cíni­co títu­lo “medi­das urgen­tes para garan­ti­zar la sos­te­ni­bi­li­dad del Sis­te­ma Nacio­nal de Salud y mejo­rar la cali­dad y segu­ri­dad de sus prestaciones”es la intro­duc­ción del con­cep­to de “ase­gu­ra­do” (artº1). Este cri­te­rio es abso­lu­ta­men­te inacep­ta­ble en un sis­te­ma sani­ta­rio finan­cia­do casi exclu­si­va­men­te a tra­vés de los impues­tos, que cada vez más son indi­rec­tos y que los paga­mos todas las per­so­nas. El cri­te­rio sir­ve al obje­ti­vo de ir suman­do requi­si­tos e ir expul­san­do a los sec­to­res con menos recur­sos del acce­so a la sani­dad pública.

Este Real Decre­to ya obli­ga­ba a las per­so­nas mayo­res de 26 años que no estu­vie­ran afi­lia­das a la Segu­ri­dad Social, y que no cobra­ran pres­ta­ción o sub­si­dio de des­em­pleo a decla­rar­se como “sin recur­sos” en una ofi­ci­na de la Segu­ri­dad Social para tener acce­so a la car­ti­lla sanitaria.

El camino que nos pre­pa­ran, si no lo para­mos, es sin lugar a dudas el de Gre­cia. De las per­so­nas para­das, grie­gas o inmi­gran­tes, están exclui­das de la asis­ten­cia sani­ta­ria todas aque­llas meno­res de 55 años que no hayan esta­do ins­cri­tos en la ofi­ci­na del paro duran­te al menos doce meses y hayan coti­za­do 600 jor­na­das labo­ra­les, con un aumen­to de 100 jor­na­das por cada año para las mayo­res de 30 años. En el caso de las para­das de más de 55 años, el requi­si­to es que hayan esta­do doce meses al menos ins­cri­tos en el paro y hayan coti­za­do tres mil jor­na­das. Cer­ca de la mitad del millón dos­cien­tas mil per­so­nas des­em­plea­das no tie­nen asis­ten­cia sani­ta­ria. Cuan­do se le diag­nos­ti­ca un cán­cer a una per­so­na sin segu­ro, “el sis­te­ma sim­ple­men­te hace caso omi­so de ella”, “No pue­de acce­der a la qui­mio­te­ra­pia, ni a la ciru­gía, ni siquie­ra a medi­ca­men­tos sencillos”ii.

Cada vez está más cla­ro que, jun­to a la des­truc­ción y con­cen­tra­ción de capi­tal, las polí­ti­cas de los gobier­nos per­si­guen la des­truc­ción de los sec­to­res socia­les que el capi­tal no nece­si­ta como mano de obra y que con­si­de­ra un las­tre por­que con­su­men gran­des recur­sos: per­so­nas mayo­res pobres, para­das pobres y enfer­mas cró­ni­cas pobres. Hay datos sufi­cien­tes para afir­mar que, a dife­ren­cia de lo que los gobier­nos decla­ran, la eli­mi­na­ción físi­ca de estos gru­pos socia­les cons­ti­tu­ye un obje­ti­vo y no una con­se­cuen­cia “no desea­da”, pero “inevi­ta­ble” de sus políticas.

El ensa­ña­mien­to con las per­so­nas jóve­nes, que no ten­drán jamás dere­cho a una pen­sión míni­ma­men­te dig­na, a quie­nes se con­de­na vivir entre la pre­ca­rie­dad y el paro, y a quie­nes se les nie­ga aho­ra el dere­cho a la asis­ten­cia sani­ta­ria en el caso de que se vean obli­ga­das a salir al extran­je­ro para tra­ba­jar, es un escar­nio fru­to de un capi­ta­lis­mo podri­do que mues­tra su cara más bár­ba­ra: la des­truc­ción de los sec­to­res de la cla­se obre­ra que no nece­si­ta para la pro­duc­ción y espe­cial­men­te de la juventud.

Si ese es el futu­ro que nos pre­pa­ran, a noso­tras y noso­tros nos corres­pon­de tomar las deci­sio­nes nece­sa­rias para impe­dir­lo. Paso a paso, per­so­na a per­so­na, debe­mos reco­rrer el camino, que sola­men­te se abre con la lucha, para cons­truir nues­tro pro­pio poder.

En cuan­to a la nue­va medi­da de exclu­sión de la sani­dad públi­ca, la res­pues­ta debe ser deci­di­da. La juven­tud, jun­to a la cla­se obre­ra inmi­gran­te y las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res, deben orga­ni­zar la movi­li­za­ción para echar atrás esa nue­va nor­ma criminal.

La orga­ni­za­ción y la fuer­za se cons­tru­yen paso a paso, y ésta es una bue­na opor­tu­ni­dad para avan­zar en la con­cien­cia de cla­se y para la cons­truc­ción de la uni­dad con la cla­se obre­ra inmi­gran­te. A medi­da que el poder mues­tra su ros­tro más bár­ba­ro, más gen­te es capaz de iden­ti­fi­car­lo. Aho­ra la tarea es levan­tar la res­pues­ta del pueblo.

Sie­te de enero de 2014

i. http://​www​.boe​.es/​b​o​e​/​d​i​a​s​/​2​0​1​3​/​1​2​/​2​6​/​p​d​f​s​/​B​O​E​-​A​-​2​013 – 13616.pdf

ii. http://​www​.cas​ma​drid​.org/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​i​d​s​e​c​c​=​n​o​t​i​c​i​a​s​&​i​d​=​3​7​3​6​&​t​i​t​u​l​o​=​N​O​T​I​C​IAS

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *