Aho­ra toca secues­trar la his­to­ria- Euge­ni Casanova

El sin­gu­lar Wert ha per­pe­tra­do un curri­cu­lum esco­lar que impo­ne el 100% de la his­to­ria y de las huma­ni­da­des a las comu­ni­da­des autó­no­mas. No es la polí­ti­ca del minis­tro más cues­tio­na­do del gobierno, sino la de Mariano Rajoy. Aho­ra toca abrir este fren­te. El año que aca­ba ha toca­do lengua.

Lui­sa Fer­nan­da Rudi, la inven­to­ra del lapao («len­gua ara­go­ne­sa pro­pia del área orien­tal», por no decir «cata­lán»), ha empe­za­do a hacer decla­ra­cio­nes según las cua­les los cata­la­nes quie­ren apro­piar­se de la his­to­ria de Ara­gón, y ha orga­ni­za­do un sim­po­sio de lar­go reco­rri­do que comen­za­rá con una ponen­cia que lo dice todo: “Fer­nan­do II de Ara­gón y el naci­mien­to de España”.

La his­to­ria es, no hace fal­ta decir­lo, una estruc­tu­ra de Esta­do y esta­mos ante un nue­vo pro­yec­to coor­di­na­do por las men­tes pre­cla­ras de la FAES. Aznar & Co. están obse­sio­na­dos por demos­trar que Cata­lu­ña no fue una nación jurí­di­ca, sino un sim­ple apén­di­ce del espa­ño­lí­si­mo Ara­gón. Tres estu­dio­sas como Bote­lla, Cos­pe­dal y Agui­rre insis­ten mucho en este pun­to histórico.

El emba­ja­dor en Lon­dres, Fede­ri­co Tri­llo, héroe de Pere­jil, lo qui­so pro­cla­mar urbi et orbi en una car­ta al Finan­cial Times (7/​XI/​2012): «Esco­cia fue una nación inde­pen­dien­te y ha sido par­te del Rei­no Uni­do des­de que el par­la­men­to esco­cés deci­dió libre­men­te unir­se a él en el siglo XVIII. Por el con­tra­rio, Cata­lu­ña era par­te del más amplio Rei­no de Ara­gón y ha sido una par­te inte­gral de Espa­ña des­de sus orí­ge­nes, hace más de cin­co siglos». Si Tri­llo supie­ra inglés, se daría cuen­ta que dijo “Rei­no” y no “Coro­na”, que vie­ne a ser como con­fun­dir el Ara­gón actual con Espa­ña. Es el nivel.

Vivi­mos tiem­pos his­to­ri­cis­tas. Mas ha feli­ci­ta­do las fies­tas con una ima­gen del sitio aus­tria­cis­ta de Bar­ce­lo­na de 1705, que ter­mi­nó en vic­to­ria cata­la­na: todo un men­sa­je. Algu­nos la han acu­sa­do de ana­cro­nis­mo, pero hay tra­di­ción de ello. Fran­co espe­ró tres días a entrar en Bar­ce­lo­na el 26 de enero de 1939 para que el des­fi­le por la Dia­go­nal coin­ci­die­ra con el ani­ver­sa­rio de la derro­ta que sufrió el ejér­ci­to de Feli­pe IV a manos de la Gene­ra­li­tat en la bata­lla de Mont­juïc, en 1641. Lo argu­men­ta­ron de mane­ra ine­quí­vo­ca: «El glo­rio­so Ejér­ci­to espa­ñol tie­ne memoria».

Este año que comien­za ten­dre­mos un mon­tón. El espa­ño­lis­mo no para de car­gar con­tra los actos del tri­cen­te­na­rio y reite­ran que aque­lla fue una gue­rra dinás­ti­ca inter­na­cio­nal y no un con­flic­to por la liber­tad cata­la­na. Otro eru­di­to, Enric Millo, ase­gu­ró que «en 1714 los cata­la­nes no lucha­ban por la inde­pen­den­cia y esta­ban defen­dien­do una mane­ra de enten­der Espa­ña». Se olvi­dan, entre otros deta­lles, de que la paz de Utrecht se fir­mó en abril de 1713 y que el pri­mer Bor­bón pro­si­guió la gue­rra has­ta arra­sar Bar­ce­lo­na y Cata­lu­ña ente­ra. Y duran­te déca­das, y has­ta hoy.

Sus libros ‑los otros esta­ban prohi­bi­dos- han dicho siem­pre que Feli­pe V sal­vó a los cata­la­nes de la deca­den­cia. Tuvi­mos que espe­rar a que Albert Gar­cia Espu­che fue­se a la raíz, a las actas de los nota­rios bar­ce­lo­ne­ses, para ver que Bar­ce­lo­na era en 1700 una ciu­dad rica, diná­mi­ca y cosmopolita.

La cues­tión no es nada banal por­que si Cata­lu­ña había teni­do un Esta­do y lo per­dió por la fuer­za y de mane­ra ile­gal, el dere­cho inter­na­cio­nal lo debe­rá reco­no­cer. No se tra­ta­ría de ganar la sobe­ra­nía, sino de recu­pe­rar­la, que es bas­tan­te dife­ren­te. La cues­tión pue­de ir aún más lejos, como plan­tea Albert Pont: en caso de recu­pe­ra­ción, 300 años des­pués, del Esta­do cata­lán ¿quién sería el here­de­ro de la actual Espa­ña? ¿Quién se que­da­ría con sus acti­vos? ¿Con qué argu­men­tos? Rusia suce­dió en los foros inter­na­cio­na­les a la URSS, pero fue por­que las quin­ce vie­jas repú­bli­cas lo pac­ta­ron así. Pero la tur­bu­len­ta Espa­ña en des­com­po­si­ción no quie­re pac­tar nada.

Hace fal­ta, pues, que los cata­la­nes expli­quen los hechos des­de su pun­to de vis­ta. Para eso son nece­sa­rias pla­ta­for­mas que divul­guen la his­to­ria, como el Cen­tro Cul­tu­ral Born, o sim­po­sios como “Espa­ña con­tra Cata­lu­ña”. De hecho, es bas­tan­te más que la his­to­ria: están ter­gi­ver­san­do el mis­mo pre­sen­te, bas­ta con un vis­ta­zo a los medios de Madrid o a los men­sa­jes que lle­gan des­de el esta­blish­ment. Bas­ta con Wert.

Si lo hacen delan­te de nues­tros ojos, ¿qué se pue­de pen­sar de los docu­men­tos de los archi­vos, la mayo­ría copias de copias? El “Tirant”, por ejem­plo, fue duran­te siglos un “clá­si­co cas­te­llano anó­ni­mo”, has­ta que Marian Agui­ló des­cu­brió un ejem­plar del mis­mo en cata­lán y lo publi­có en 1873. Antes, la edi­ción ori­gi­nal era la que se había publi­ca­do en Valla­do­lid en 1511 sin nom­bre de autor y sin men­cio­nar que fue­ra una tra­duc­ción. La filó­lo­ga Glo­ria Saba­té expli­ca en un estu­dio que «el tra­duc­tor actuó sobre todos aque­llos aspec­tos que rela­cio­na­ban el “Tirant” a una cul­tu­ra dife­ren­te y aje­na a la cas­te­lla­na». Esta nove­la había sido un bes­tse­ller, por eso se sal­vó algún ejem­plar. ¿Cuán­tas veces se repi­tió la juga­da? El filó­lo­go Pep Soler­vi­cens prue­ba que bue­na par­te de las obras edi­ta­das en la épo­ca de Car­los I des­apa­re­cie­ron duran­te el rei­na­do de Feli­pe II.

¿Nadie se ha plan­tea­do, por ejem­plo, cómo pue­de ser que Ferran (Fer­nan­do) II cedie­ra los dere­chos sobre el Nue­vo Mun­do a Cas­ti­lla, de don­de ter­mi­nó expul­sa­do por “cata­la­no­te”? ¿Era un irres­pon­sa­ble? ¿Era muy gene­ro­so? ¡Pero si ins­pi­ró “El prín­ci­pe” de Maquia­ve­lo! Había sido su teso­re­ro, Luis de San­tán­gel, quien había finan­cia­do a Colón. El eru­di­to Jau­me Ramon Vila expli­ca­ba un siglo más tar­de (1602) que había vis­to en el Archi­vo Real de Bar­ce­lo­na los docu­men­tos fir­ma­dos por él que lo pro­ba­ban. Des­pués desaparecieron.

Este archi­vo, here­de­ro del Con­dal y radi­ca­do siem­pre en Bar­ce­lo­na, pasó con la Nue­va Plan­ta bor­bó­ni­ca a ser deno­mi­na­do Real y Gene­ral de la Coro­na de Ara­gón y de otras mane­ras, has­ta que ter­mi­nó en el “Archi­vo de la Coro­na de Ara­gón”. Aho­ra Ara­gón recla­ma la par­te corres­pon­dien­te “que los cata­la­nes se han apro­pia­do”. Cie­rran el círcu­lo, una vez más.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *