La uni­dad es indis­pen­sa­ble en la lucha por la paz- FARC EP

El ver­da­de­ro per­so­na­je del año 2013 es el pue­blo colom­biano, ese que con su tra­ba­jo y sudor gene­ra las rique­zas de las que se apro­pian la oli­gar­quía domi­nan­te y los mono­po­lios extran­je­ros. Esos millo­nes de muje­res y hom­bres que dia­ria­men­te se levan­tan a con­se­guir a gol­pe de esfuer­zo el pan para sus hijos; aque­llos que con hacha, mache­te y aza­dón hacen bro­tar de la tie­rra la mayor par­te de los ali­men­tos que con­su­mi­mos millo­nes de com­pa­trio­tas; esos que ven­den su fuer­za de tra­ba­jo por un míse­ro sala­rio rega­tea­do has­ta el últi­mo cen­ta­vo por los mez­qui­nos patronos.

Las muje­res cabe­za de fami­lia que sopor­tan el peso de la múl­ti­ple explo­ta­ción y la dis­cri­mi­na­ción; los pue­blos indí­ge­nas y la comu­ni­da­des negras que, ade­más de su tra­ba­jo apor­tan la rique­za de sus ances­tros a la iden­ti­dad nacio­nal; los jóve­nes que con su fuer­za, ale­gría y opti­mis­mo nos indi­can que habrá un maña­na mejor para la patria; los des­em­plea­dos y los des­apa­re­ci­dos de las esta­dís­ti­cas ofi­cia­les por artes de magia guber­na­men­tal; los des­pla­za­dos por la vio­len­cia esta­tal y para­es­ta­tal, los emplea­dos y pro­fe­sio­na­les cada vez más empo­bre­ci­dos y endeu­da­dos; los artis­tas popu­la­res, los inte­lec­tua­les y aca­dé­mi­cos que apor­tan sus luces a la bre­ga popu­lar. A todo ese pue­blo colom­biano va nues­tro salu­do en este año que comienza.

2014, año del 50º ani­ver­sa­rio de las FARC-EP y el ELN como bas­tio­nes de lucha y resis­ten­cia del pue­blo colom­biano. Año deci­si­vo en la bús­que­da de la paz con jus­ti­cia social, demo­cra­cia real y sobe­ra­nía para Colom­bia; el gran obje­ti­vo que nos lle­vó a La Haba­na y que tras un año de con­ver­sa­cio­nes se halla más cer­cano en el hori­zon­te de la patria, muy a pesar de la resis­ten­cia guber­na­men­tal a abor­dar los temas estruc­tu­ra­les que die­ron ori­gen y ali­men­tan el con­flic­to y de los ata­ques per­ma­nen­tes con­tra el pro­ce­so por par­te del mili­ta­ris­mo de civil y de uniforme.

Gran­des jor­na­das nos espe­ran a los colom­bia­nos en el año que comien­za, las más impor­tan­tes las rela­cio­na­das con la con­quis­ta de la paz. La defen­sa del pro­ce­so de La Haba­na y la exi­gen­cia de ini­ciar diá­lo­gos con las demás fuer­zas insur­gen­tes son tareas de pri­mer orden en el camino hacia la paz, tal y como la con­ce­bi­mos des­de los sec­to­res popu­la­res, algo muy dis­tin­to a lo que pre­ten­de el gobierno de Juan Manuel San­tos, que con­ci­be y entien­de la paz como la clau­di­ca­ción de la insur­gen­cia en bene­fi­cio de su mode­lo de domi­na­ción eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca y social, para pro­ve­cho exclu­si­vo de las éli­tes domi­nan­tes y poten­cias extranjeras.

Lograr esa paz tan anhe­la­da por la inmen­sa mayo­ría de los colom­bia­nos no es solo cues­tión de la Mesa de La Haba­na; ven­cer la resis­ten­cia de la cla­se domi­nan­te a pro­du­cir los cam­bios estruc­tu­ra­les que la paz requie­re, exi­ge la pre­sen­cia acti­va del pue­blo sobe­rano en las calles y carre­te­ras del país. El año que ter­mi­na nos deja inva­lua­bles expe­rien­cias en ese sen­ti­do: las movi­li­za­cio­nes en defen­sa de la salud y la edu­ca­ción públi­cas, el paro cafe­te­ro, de camio­ne­ros, las pro­tes­tas de los cacao­te­ros y arro­ce­ros, la his­tó­ri­ca jor­na­da de los habi­tan­tes de la región del Cata­tum­bo, las luchas por la defen­sa de la peque­ña mine­ría y la mine­ría arte­sa­nal y con­tra los mega pro­yec­tos mine­ro ener­gé­ti­cos y agro­in­dus­tria­les, el paro agra­rio y popu­lar, las huel­gas en dis­tin­tas empre­sas y el recha­zo ciu­da­dano a la des­ti­tu­ción del Alcal­de de la Capi­tal, entre muchas otras expre­sio­nes loca­les y regio­na­les, seña­lan que el pue­blo ha comen­za­do a tener con­cien­cia de su fuer­za como poder cons­ti­tu­yen­te, para hacer valer sus dere­chos y aspiraciones.

Unir esos millo­nes de voces en un solo cla­mor nacio­nal por la solu­ción de los pro­ble­mas más urgen­tes; unir esas múl­ti­ples aspi­ra­cio­nes en un solo torren­te de lucha por la paz con jus­ti­cia social, demo­cra­cia real y sobe­ra­nía, es requi­si­to indis­pen­sa­ble y la tarea más urgen­te para obli­gar a la oli­gar­quía domi­nan­te a abrir la com­puer­ta de las trans­for­ma­cio­nes que den paso a la paz para nues­tro pueblo.

Ese es el reto que tene­mos quie­nes des­de dis­tin­tas pos­tu­ras y las más varia­das for­mas de lucha aspi­ra­mos a lograr la paz para Colom­bia. En esa direc­ción apun­ta la impor­tan­te y sig­ni­fi­ca­ti­va reu­nión de los máxi­mos coman­dan­tes del ELN y la FARC-EP efec­tua­da este año. Uni­dos logra­re­mos cerrar el paso a los enemi­gos de la paz y a quie­nes bus­can uti­li­zar­la como ban­de­ra para su aspi­ra­ción reeleccionista.

Por esta razón salu­da­mos y alen­ta­mos los esfuer­zos que dis­tin­tos sec­to­res socia­les y polí­ti­cos vie­nen hacien­do por la con­for­ma­ción de un gran movi­mien­to nacio­nal por la paz, la jus­ti­cia social, la demo­cra­cia real y la sobe­ra­nía; por la inte­gra­ción de un blo­que alter­na­ti­vo en capa­ci­dad de dispu­tar el poder a la oli­gar­quía gue­rre­ris­ta y ven­de patria; por un nue­vo gobierno de mayo­rías real­men­te demo­crá­ti­co y patrió­ti­co, que no sien­ta temor a estam­par sobre el tra­ta­do de paz el sello inde­le­ble de una asam­blea nacio­nal constituyente.

Por nues­tra par­te, como lo tes­ti­fi­can la recien­te decla­ra­to­ria uni­la­te­ral de cese al fue­go y las cen­te­na­res de pro­pues­tas lle­va­das a la Mesa de La Haba­na, segui­re­mos rea­li­zan­do todos los esfuer­zos nece­sa­rios para con­cre­tar la paz con jus­ti­cia social. Es el com­pro­mi­so lega­do por los fun­da­do­res delas FARC Ejér­ci­to del Pueblo.

SECRETARIADO DEL ESTADO MAYOR CENTRAL DE LAS FARC-EP
Mon­ta­ñas de Colom­bia, diciem­bre de 2013.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *