Pro­ce­so de paz, ni sí, ni no, ni todo lo con­tra­rio- Borro­ka Garaia

p007_f01_088x132Miem­bros de PNV, PSE y PP en el pala­cio foral de Biz­kaia reti­ran­do el car­tel “Bakea behar dugu-Nece­si­ta­mos la paz” que pre­si­día el bal­con des­de 1997
28/​10/​2011

¿Qué es un pro­ce­so de paz?. Los pro­ce­sos de paz son los esfuer­zos de las par­tes intere­sa­das en lograr una solu­ción dura­de­ra a un con­flic­to. Un pro­ce­so de paz requie­re como míni­mo de dos acto­res; Obvia­men­te, las dos par­tes enfren­ta­das en ese con­flic­to. Gene­ral­men­te, una ter­ce­ra par­te que a veces pue­de ayu­dar es la media­do­ra. Ésta es la estruc­tu­ra míni­ma que requie­re todo pro­ce­so de paz. La impli­ca­ción de todos los agen­tes enfren­ta­dos y un esfuer­zo míni­mo por dar sali­da a una situa­ción de conflicto.

Una par­te por sí sola no pue­de rea­li­zar un pro­ce­so de paz ya que no pue­de dar una solu­ción dura­de­ra al con­flic­to uni­la­te­ral­men­te ni pue­de traer la paz. Es impor­tan­te resal­tar la dife­ren­cia entre paci­fi­ca­ción y pro­ce­so de paz. Paci­fi­ca­ción es la eli­mi­na­ción pro­gre­si­va de ele­men­tos de vio­len­cia en un con­flic­to, pero nun­ca es un pro­ce­so de paz, ya que se pue­de dar una paci­fi­ca­ción tras una vic­to­ria mili­tar. Sien­do la paci­fi­ca­ción un ele­men­to de un pro­ce­so de gue­rra y no de paz, para asen­tar y nor­ma­li­zar lo pre­via­men­te ase­gu­ra­do tras la fuerza.

¿Exis­te pro­ce­so de paz en Eus­kal Herria?

Sin entrar en lar­gos aná­li­sis que se podrían hacer, pero que no creo que sean nece­sa­rios debi­do a la evi­den­cia más irre­ba­ti­ble posi­ble, no exis­te nin­gún pro­ce­so de paz en Eus­kal Herria. Hay una par­te que no reco­no­ce la mis­ma exis­ten­cia del con­flic­to (pre­ci­sa­men­te la par­te que lo ini­ció), y no es que quie­ra enfren­tar­se a su solu­ción sino que cami­na en sen­ti­do opues­to. Tam­po­co quie­re si quie­ra entrar en tér­mi­nos paci­fi­ca­do­res ya que la otra par­te se ha auto-paci­fi­ca­do. Pode­mos decir a modo de con­clu­sión que no exis­te volun­tad para dar solu­ción al con­flic­to y que una par­te no está intere­sa­da en ello. Obvia­men­te esa par­te es la que polí­ti­ca­men­te es la ven­ce­do­ra y el sta­tus-quo le es favo­ra­ble. No quie­re cam­biar nada, por­que el esta­do actual de las cosas es opre­sión nacio­nal y social, su opción. Ade­más es Estado.

¿Qué hay detrás de los pro­ce­sos de paz?

Dejan­do de lado el idea­lis­mo, la meta­fí­si­ca, los intere­ses de la “indus­tria de la paz” y el bue­nis­mo hable­mos real­men­te de lo que es un pro­ce­so de paz en tér­mi­nos his­tó­ri­cos y más pega­dos a la reali­dad. Un pro­ce­so de paz es un pun­to de infle­xión al que se lle­ga cuan­do una par­te en con­flic­to se posi­cio­na por enci­ma de la otra. Ha con­se­gui­do cier­ta ven­ta­ja y el pro­ce­so de paz lo asen­ta­rá. Si no se asien­ta esa ven­ta­ja en el pro­ce­so, éste pro­ce­so será recha­za­do, abandonado.

Es decir, un pro­ce­so de paz es la hege­mo­nía de uno de los ban­dos mien­tras el otro aca­ta las con­di­cio­nes de derro­tas estra­té­gi­cas. Pue­de que sue­ne muy duro y polí­ti­ca­men­te no muy correc­to esto que aca­ba de ser expues­to pero ani­mo a cual­quie­ra a que pon­ga un ejem­plo de pro­ce­so de paz don­de dos ban­dos de mutuo acuer­do lle­gan a la con­clu­sión de que la paz es nece­sa­ria por­que es un valor de la huma­ni­dad. Tam­bién reto a que cual­quie­ra expon­ga un pro­ce­so de paz don­de no se asien­tan las posi­cio­nes de uno u otro ban­do en mucha mayor medida.

Él más cer­cano a noso­tros y noso­tras es el de Irlan­da del nor­te. Los ejes en los que giró el acuer­do fue­ron lucha arma­da y reco­no­ci­mien­to del dere­cho a deci­dir de la par­te nor­te de la isla. Esa fue una vic­to­ria estra­té­gi­ca del repu­bli­ca­nis­mo y nacio­na­lis­mo irlan­dés que ganó ven­ta­ja (no total, ya que sino la re-uni­fi­ca­ción se hubie­ra pro­du­ci­do) pero si la sufi­cien­te para lograr ese acuer­do polí­ti­co que lue­go se esce­ni­fi­có como pro­ce­so de paz y no al revés.

¿Qué es lo que hace que la balan­za vaya a un lado u otro?

Enton­ces sur­ge esa pre­gun­ta. El anti­guo Elka­rri o el hoy Loka­rri, cuyo fun­da­dor aca­ba de ganar­se un pues­to impor­tan­te en Lakua y mucha gen­te de dife­ren­tes sec­to­res polí­ti­cos nos dirán que la paz se logra median­te acuer­dos, con cul­tu­ra de paz, recon­ci­lia­ción y des­ac­ti­van­do la vio­len­cia. Eso sí, la vio­len­cia legal no se pon­drá en entre­di­cho ni el sta­tus quo de opre­sión nacio­nal y social, a lo sumo la vio­len­cia ile­gal o la “espe­cial” del esta­do que real­men­te es la que menos inci­de de cara a man­te­ner la opre­sión y el con­flic­to jun­to a su ori­gen por muy dolo­ro­sa que pue­da lle­gar a ser.

Para ellos la “con­so­li­da­ción de la paz y de la con­vi­ven­cia” es el obje­ti­vo. Y hablan de ello así lite­ral­men­te pese a que no haya paz. Y que­da todo muy genial y demo­crá­ti­co, cla­ro está que para ello habría que olvi­dar que Eus­kal Herria está opri­mi­da y no se le res­pe­ta el dere­cho a deci­dir que no es otra cosa mas que la auto­de­ter­mi­na­ción. Sobra hablar tam­bién de lo irres­pon­sa­ble que supo­ne hablar de Eus­kal Herria como el “últi­mo con­flic­to arma­do de Euro­pa” en ple­na ofen­si­va mili­tar fran­ce­sa por solo poner un ejem­plo. Es tan obvio el mirar hacia otro lado de la vio­len­cia legal de Esta­dos que impresiona.

El día 17 de octu­bre del 2011 se pro­du­jo la decla­ra­ción de Aie­te. Ese mis­mo día escri­bí lo siguien­te en un post:

  • La exclu­si­va foca­li­za­ción en ETA sin hacer men­ción expre­sa a la vio­len­cia repre­si­va y a los impe­di­men­tos impo­si­ti­vos que usan tan­to el esta­do espa­ñol como el fran­cés des­vir­túan los ejes reales del con­flic­to en su par­te vio­len­ta que es mul­ti­la­te­ral. Y tras el alto el fue­go de ETA, uni­la­te­ral por par­te espa­ño­la y fran­ce­sa. Lo cual no ayu­da a colo­car en todos los pará­me­tros la exten­sión total del con­flic­to. Es difí­cil que se pue­da cerrar el ciclo de con­fron­ta­ción vio­len­ta con el com­pro­mi­so exclu­si­vo de una sola de las partes.
  • No exis­te nin­gu­na garan­tía ni nin­gu­na reco­men­da­ción pro­pues­ta para que tan­to el gobierno espa­ñol como el fran­cés res­pe­ten un pro­ce­so de diá­lo­go entre agen­tes polí­ti­cos (algu­nos de ellos aún ile­ga­li­za­dos) y mucho menos para que no inter­fie­ran median­te el uso de la vio­len­cia, la impo­si­ción y la ame­na­za en una con­sul­ta ciu­da­da­na. Las con­sul­tas ciu­da­da­nas en torno a la sobe­ra­nía están impo­si­bi­li­ta­das por ley y el pue­blo vas­co no tie­ne capa­ci­dad legal para rea­li­zar nin­gu­na que des­ate los nudos del con­flic­to (auto­de­ter­mi­na­ción y territorialidad).
  • Tie­ne un valor impor­tan­te el ofre­ci­mien­to inter­na­cio­nal para hacer un segui­mien­to del pro­ce­so, así como las reco­men­da­cio­nes sobre víc­ti­mas, diá­lo­go y con­sul­ta popular.
  • En el caso que los esta­dos espa­ñol y fran­cés die­ran res­pues­ta posi­ti­va al pun­to cua­tro, ade­más de des­ac­ti­var su estra­te­gia vio­len­ta, las reco­men­da­cio­nes cobra­rían el valor que se mere­cen y podrían ser un pun­to de par­ti­da para una reso­lu­ción glo­bal, inte­gral y defi­ni­ti­va al con­flic­to. Que en defi­ni­ti­va resi­de en la des­apa­ri­ción de todas las vio­len­cias así como el res­pe­to a la volun­tad de la socie­dad vas­ca sin nin­gu­na limi­ta­ción legal.
  • Se abre una ven­ta­na a la espe­ran­za por la que la mayo­ría de la socie­dad vas­ca está dis­pues­ta a aso­mar­se pero cuen­ta con una limi­ta­ción impor­tan­te: La nula volun­tad espa­ño­la y fran­ce­sa de ir más allá del pun­to dos de las reco­men­da­cio­nes. Como supe­rar esa nega­ción e impo­si­ción será el eje cen­tral de aho­ra en ade­lan­te para que el pro­ce­so de solu­ción sea integral.

Bási­ca­men­te el aná­li­sis me sigue resul­tan­do actual y ade­cua­do. Con la úni­ca dife­ren­cia de que me pare­cía des­de un pun­to de vis­ta esta­tal que les hubie­ra resul­ta­do posi­ti­vo dar res­pues­ta al pun­to dos y des­pués blo­quear­lo. Y creo que no lo des­car­tan. En cual­quier caso que ni siquie­ra hayan dado res­pues­ta al pun­to dos no es más que otra cons­ta­ta­ción de su nula voluntad.

Auto-blo­queo

Una cosa es tener una guía de cara a la reso­lu­ción del con­flic­to y otra muy dife­ren­te tener una guía de cara a la libe­ra­ción nacio­nal y social, que pasa inelu­di­ble­men­te por la reso­lu­ción al con­flic­to, pero que no tie­ne las cla­ves en ese pro­ce­so mis­mo ni en los posi­bles acuer­dos sino en la gene­ra­ción de condiciones.

No se están gene­ran­do nue­vas con­di­cio­nes debi­do a una ensi­mis­ma­ción en el pro­ce­so de reso­lu­ción cuan­do no exis­te volun­tad de reso­lu­ción. ¿Cómo se gene­ran esas con­di­cio­nes que sean palan­ca para una reso­lu­ción?. Ahon­dan­do en el pro­ce­so de libe­ra­ción y median­te la con­fron­ta­ción. No ali­men­tan­do vie­jos espe­jis­mos ni levan­tan­do nuevos.

Y es que pue­de pare­cer una para­do­ja pero la reso­lu­ción del con­flic­to solo se con­se­gui­rá avan­zan­do en el pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal y social sien­do un con­cep­to en su for­ma pare­ci­do al que tra­té el otro día en el post sobre la des­obe­dien­cia. Y por supues­to, reso­lu­ción tie­ne unos pará­me­tros y lucha de libe­ra­ción tie­ne otros, mez­clar­los auto-blo­quea cuan­do en reali­dad son sepa­ra­dos pero complementarios.

Paz, jus­ti­cia y lucha

Los esta­dos no están fuer­tes, aun­que si tie­nen la sufi­cien­te for­ta­le­za para man­te­ner blo­quea­da la situa­ción vas­ca si el eje prio­ri­ta­rio es la solu­ción y no la libe­ra­ción, sien­do la solu­ción una con­se­cuen­cia natu­ral de ésta. La reso­lu­ción del con­flic­to no debe ni tie­ne por­qué aban­do­nar el esce­na­rio pero el esce­na­rio debe ser con­fron­ta­dor y la pre­sión el eje ver­te­bra­dor que es com­ple­men­ta­rio a la acu­mu­la­ción de fuerzas.

Y eso es que­rer real­men­te la paz, por­que si algo ten­go cla­ro es que quie­nes han lucha­do por la ver­da­de­ra paz en este país no son aque­llos que nun­ca se han enfren­ta­do a las injus­ti­cias nacio­na­les y sociales.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.