Dina­mi­ta para la paz- Gui­ller­mo Paniagua

La con­for­ma­ción del espa­cio eco­nó­mi­co-ins­ti­tu­cio­nal euro­peo estu­vo mar­ca­da des­de sus ini­cios a nivel inter­na­cio­nal por la nece­si­dad de las bur­gue­sías euro­peas de ase­gu­rar­se una posi­ción aven­ta­ja­da en la pug­na com­pe­ti­ti­va inter­im­pe­ria­lis­ta y a nivel interno por su nece­si­dad de afian­zar­se como cla­se domi­nan­te. Aun­que esta ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción dio sus pri­me­ros pasos en el inme­dia­to perio­do de pos­gue­rra (CECA, CEE), su afian­za­mien­to como herra­mien­ta estra­té­gi­ca de la cla­se domi­nan­te euro­pea no se mate­ria­li­zó antes de 1992 con la fir­ma del Tra­ta­do de Maas­tricht. Y es que para estas fechas las con­di­cio­nes posi­bi­li­ta­ban y reque­rían una super­es­truc­tu­ra jurí­di­ca, polí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca para la imple­men­ta­ción sis­te­má­ti­ca de su apues­ta estra­té­gi­ca ya pues­ta en mar­cha tras la cri­sis de los 70: el capi­ta­lis­mo en su decli­na­ción neoliberal.

La nece­si­dad de recom­po­ner la tasa da ganan­cia, un con­tex­to inter­na­cio­nal mar­ca­do por el derrum­be del blo­que socia­lis­ta y un mar­co interno de debi­li­ta­mien­to de las resis­ten­cias y orga­ni­za­cio­nes obre­ras deli­nea­ban las con­di­cio­nes obje­ti­vas y sub­je­ti­vas para sis­te­ma­ti­zar el des­man­te­la­mien­to de las polí­ti­cas redis­tri­bu­ti­vas impul­sa­das por el pac­to inter­cla­sis­ta de pos­gue­rra. Así es como los nue­vos cri­te­rios de con­ver­gen­cia acor­da­dos se empe­za­ron a des­gra­nar de for­ma coor­di­na­da con­vir­tien­do a la fle­xi­bli­za­ción, pri­va­ti­za­ción, des­lo­ca­li­za­ción y des­re­gu­la­ción en nues­tro pan de cada día. Como expre­sión más fla­gran­te de este com­pro­mi­so his­tó­ri­co, esta vez no inter- sino intra­cla­sis­ta aun­que hege­mo­ni­za­do por la frac­ción finan­cie­ra indus­trial, se adop­tó el euro como mone­da úni­ca y se creó el Ban­co Cen­tral Euro­peo. Final­men­te, para apun­ta­lar este mar­co de acu­mu­la­ción había que man­te­ner obe­dien­te y dis­ci­pli­na­da a la fuer­za de tra­ba­jo crean­do un espa­cio poli­cial euro­peo y, en gene­ral, des­ac­ti­var por pasi­va o por acti­va el menor cues­tio­na­mien­to del sta­tus quo, como en el caso del «No» a la Cons­ti­tu­ción europea.

La fase que esta­mos atra­ve­san­do actual­men­te no es más que una ace­le­ra­ción en la mate­ria­li­za­ción de este pro­yec­to estra­té­gi­co. Así es como la res­pues­ta capi­ta­lis­ta a su pro­pia cri­sis estruc- tural com­bi­nan­do una ingen­te trans­fe­ren­cia direc­ta («sal­va­ta­je ban­ca­rio») e indi­rec­ta («res­ca­te») de dine­ro públi­co al sec­tor pri­va­do finan­cie­ro con un recru­de­ci­mien­to direc­to (refor­ma labo­ral) e indi­rec­to (refor­ma de las pen­sio­nes, etc.) de los nive­les de explo­ta­ción se ins­cri­be en unas direc­tri­ces mar­ca­das hace ya tiem­po. Final­men­te, a nivel polí­ti­co-ideo­ló­gi­co para con­tro­lar y cana­li­zar el males­tar popu­lar la cla­se domi­nan­te está aumen­tan­do las medi­das repre­si­vas (cie­rre de fron­te­ras, mili­ta­ri­za­ción del con­flic­to social), ali­men­tan­do los plan­tea­mien­tos ultras y xenó­fo­bos de recha­zo y expul­sión de los migran­tes, sin dudar cuan­do las cir­cuns­tan­cias lo requie­ren en impo­ner ban­que­ros-tec­nó­cra­tas de con­fian­za en el poder (Ita­lia, Gre­cia). Esta cre­cien­te oli­gar­qui­za­ción y fas­cis­ti­za­ción de las ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­cas euro­peas, nece­sa­ria para la repro­duc­ción del sis­te­ma, es la que sub­ya­ce en la tram­po­sa dis­yun­ti­va plan­tea­da en 2009 por Durao Barro­so a los sec­to­res popu­la­res: «recor­tes y aus­te­ri­dad o gol­pe militar».

Por lo tan­to, no es extra­ño que para lle­var ade­lan­te medi­das que ata­can fron­tal­men­te las con­quis­tas his­tó­ri­cas de los sec­to­res subal­ter­nos un ele­men­to cla­ve de la estra­te­gia neo­li­be­ral fue­ra dotar­se de una ins­ti­tu­ción cons­trui­da ad hoc que ade­más de pro­veer­le de un valio­so mar­co de coor­di­na­ción, per­mi­tie­ra des­pla­zar la adop­ción de estas medi­das hacia una esfe­ra supra­es­ta­tal y evi­tar así su difí­cil y cos­to­sa apro­ba­ción en los esta­dos de la Unión. Ver­da­de­ra coar­ta­da de los esta­dos miem­bros para imple­men­tar medi­das anti­po­pu­la­res pre­via­men­te con­sen­sua­das, la Unión Euro­pea crea la fic­ción feti­chis­ta de que los esta­dos miem­bros, al auto­pre­sen­tar­se como meras correas de trans­mi­sión de las deci­sio­nes toma­das en una ins­tan­cia supe­rior, ya no repre­sen­tan espa­cios de deci­sión ni, por lo tan­to, de lucha. Pero no nos des­pis­te­mos: aun­que con dife­ren­tes velo­ci­da­des y subor­di­na­ción entre un evi­den­te cen­tro y peri­fe­ria inter­na, los esta­dos y el Capi­tal siguen sien­do los prin­ci­pa­les acto­res de este tea­tro maca­bro lla­ma­do Unión Europea.

Com­ple­men­ta­ria­men­te a este papel fun­cio­nal interno en la reor­de­na­ción del mode­lo de acu­mu­la­ción y domi­na­ción capi­ta­lis­ta, a su vez la UE ha ser­vi­do a nivel mun­dial para ase­gu­rar a la cla­se domi­nan­te euro­pea una posi­ción estra­té­gi­ca en el repar­to del botín impe­ria­lis­ta. Así es como en estos últi­mos vein­te años no se ha can­sa­do de fomen­tar y res­pal­dar el expo­lio rea­li­za­do por sus gran­des cor­po­ra­cio­nes en sus anti­guas y año­ra­das colo­nias; ha par­ti­ci­pa­do por pasi­va o acti­va jun­to a su her­mano mayor esta­dou­ni­den­se y la OTAN en inter­ven­cio­nes mili­ta­res ya sea en los Bal­ca­nes, Irak, Afga­nis­tán o en los últi­mos capí­tu­los mili­ta­res y para­mi­li­ta­res en Libia, y actual­men­te Siria. El res­pal­do incon­di­cio­nal a su pode­ro­sa y cri­mi­nal indus­tria arma­men­tís­ti­ca, y el apo­yo polí­ti­co-eco­nó­mi­co y mili­tar que brin­da a los Es-tados terro­ris­tas de Israel y Marrue­cos en su afán de exter­mi­nar a los indo­ma­bles pue­blos pales­tino y saha­raui res­pec­ti­va­men­te no hacen más que alar­gar una lis­ta infi­ni­ta de con­cul­ca­ción de dere­chos bási­cos, tan­to indi­vi­dua­les como colec­ti­vos, que des­de su naci­mien­to per­pe­tra esta gran poten­cia impe­ria­lis­ta que es la Unión Europa.

Lle­ga­dos a este pun­to pare­ce­ría que sobran las razo­nes para que­dar un tan­to per­ple­jos tras la recien­te con­ce­sión del pre­mio Nobel de la paz a seme­jan­te can­di­da­to. Pero no nos enga­ñe­mos: ade­más de con­de­co­rar a un cri­mi­nal de gue­rra más con este ya des­acre­di­ta­do galar­dón esta deci­sión res­pon­de a la urgen­te nece­si­dad (al igual que al con­ce­der­le hace tres años el mis­mo pre­mio a Oba­ma) de inyec­tar una deses­pe­ra­da dosis de legi­ti­mi­dad a un sis­te­ma capi­ta­lis­ta impe­ria­lis­ta que debi­do a la agu­di­za­ción de sus con­tra­dic­cio­nes inter­nas no pue­de seguir ter­gi­ver­san­do tan fácil­men­te su más pro­fun­da natu­ra­le­za: la gue­rra abier­ta y pro­lon­ga­da en con­tra de los pue­blos tra­ba­ja­do­res. Tan­to a nivel interno como mun­dial el cuen­to de la «Euro­pa Demo­crá­ti­ca y de los Dere­chos Huma­nos» se hace cada vez más insos­te­ni­ble. Y ante una situa­ción explo­si­va, ¿qué mejor que entre­gar­se a la peri­cia del padre de la dinamita?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *