Senlhei­ro y Bal­tar: Dos pesos y dos medi­das- Mau­ri­cio Castro

No ten­go rela­ción per­so­nal con el joven más recien­te­men­te dete­ni­do bajo la mediá­tii­ca y poli­cial acu­sa­ción de «terro­ris­mo». Tam­po­co voy a entrar a deba­tir sobre el deba­ti­ble dere­cho del Esta­do al mono­po­lio de la vio­len­cia, aún que no pue­da dejar de denun­ciar los tan evi­den­tes como abun­dan­tes exce­sos vio­len­tos de las fuer­zas poli­cia­les a su servicio.

Pre­ten­do úni­ca­men­te, delan­te de la recien­te deten­ción y lin­cha­mien­to mediá­ti­co de un vecino de Ames, cono­ci­do por su acti­vis­mo social e inde­pen­den­tis­ta, cum­plir con el deber de denu­ciar el con­tras­te que un hecho como ese se refle­ja en rela­ción a los nume­ro­sos casos de corrup­ción polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca que dia­ria­men­te -¡y no exa­ge­ro! – lle­nan las pági­nas de los medios de comu­ni­ca­ción de este país.

Es por eso que en el títu­lo que enca­be­za estas líneas he colo­ca­do los nom­bres de Senlhei­ro y de Bal­tar. A quien me acu­se de hacer dema­go­gia por com­pa­rar dos casos tan dife­ren­tes, res­pon­de des­de este ins­tan­te que si, son dife­ren­tes, pero tam­bién indi­ca­ti­vos de las con­tra­dic­cio­nes que atra­vie­sa el deca­den­te sis­te­ma actual.

El pri­me­ro, Hadriám Mos­que­ra, Senlhei­ro, repre­sen­ta un cre­cien­te núme­ro de gale­gas y gale­gos que en los últi­mos años están sien­do perió­di­ca­men­te dete­ni­dos y encar­ce­la­dos de mane­ra ful­mi­nan­te. No sólo eso: es cos­tum­bre incluir un pro­to­co­lo con­tra ellos que inclu­ye meses o años de pri­sión pre­ven­ti­va a cien­tos de qui­ló­me­tros de dis­tan­cia de sus luga­res de resi­den­cia, a veces con veja­cio­nes y malos tra­tos inclui­dos, a la espe­ra de jui­cio por acu­sa­cio­nes que a menu­do no que­dan más que en humo.

El segun­do, José Luis Bal­tar, repre­sen­ta en estos días esa legión de aco­mo­da­dos polí­ti­cos y millo­na­rios ban­que­ros acu­sa­dos, impu­tados, con­de­na­dos, e indul­ta­dos, cuya cuen­ta sin fin es difí­cil de hacer, tan­to por su núme­ro como por lo que roba­ron o des­via­ron para las cuen­tas de sus par­ti­dos, y que hacen par­te del con­sen­so de un régi­men cada vez más visi­ble­men­te podri­do y antidemocrático.

Los rigo­res de la pri­sión, del ais­la­mien­to e inclu­si­ve de la dis­per­sión, impues­tos por una legis­la­ción per­ver­sa y par­cial, son apli­ca­dos con­tra quien el sis­te­ma con­si­de­ra sus enemi­gos, entre los cua­les nun­ca se encuen­tran esos polí­ti­cos corrup­tos, los ban­que­ros ni otros gran­des delin­cuen­tes económicos.

Estos a pesar de las con­tras­ta­das redes de finan­cia­ción irre­gu­lar que ali­men­tan los prin­ci­pa­les par­ti­dos, de las gran­des ope­ra­cio­nes finan­cie­ras de enga­ño masi­vo a dece­nas de miles de fami­lias gale­gas, y del hun­di­mien­to de todo un sis­te­ma eco­nó­mi­co basa­do en la espe­cu­la­ción y en el robo gene­ra­li­za­do. Nin­guno de los pro­ta­go­nis­tas y res­pon­sa­bles de todo esto está en pri­sión y algu­nos de ellos has­ta fue­ron pre­mia­dos en su día con las Meda­llas Cas­te­lao, el máxi­mo reco­no­ci­mien­to ins­ti­tu­cio­nal de la Gali­za autonómica.

No sé si Senlhei­ro y las res­tan­tes pre­sas y pre­sos pre­ven­ti­vos por moti­vos polí­ti­cos come­tie­ron algu­na infrac­ción o deli­to con­tra el actual orde­na­mien­to jurí­di­co. Si ten­go la cer­te­za de que todas ellas son per­so­nas hon­ra­das, con un com­pro­mi­so comu­ni­ta­rio con­tras­ta­do y aje­nas a cual­quier lucro o inte­rés per­so­nal que no sea con­tri­buir a la cons­truc­ción de una socie­dad mejor. Por eso no mere­cen la apli­ca­ción de una legis­la­ción tan injus­ta como des­pro­por­cio­na­da, que sólo cae sobre los más débi­les y nun­ca sobre los más fuertes.

Trans­mi­ti­da por unos medios de comu­ni­ca­ción secues­tra­dos por el poder polí­ti­co y eco­nó­mi­co, asis­ti­mos en estos días a una into­le­ra­ble repre­sen­ta­ción de la pro­fun­da y dis­cri­mi­na­to­ria des­igual­dad en que este sis­te­ma se sus­ten­ta. No pode­mos asis­tir calla­dos, por­que no que­re­mos ser cóm­pli­ces. Debe­mos denun­ciar la impu­ni­dad con que en este régi­men se apli­can dos pesos y dos medi­das en el ejer­ci­cio del mono­po­lio de la vio­len­cia por par­te del Estado.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *