La hege­mo­nía de Grams­ci en Eus­kal Herria

Borro­ka Garaia

gramsciEl con­cep­to de hege­mo­nía es un tér­mino que se ha hecho común en el deba­te polí­ti­co de la coyun­tu­ra vas­ca des­de la pers­pec­ti­va de la acu­mu­la­ción de fuer­zas y blo­que his­tó­ri­co en el pro­ce­so de libe­ra­ción. Muchas veces ha sido aso­cia­da a los plan­tea­mien­tos del pen­sa­dor mar­xis­ta ita­liano Anto­nio Gramsci.

Hege­mo­nía deri­va del grie­go eghesthai, que sig­ni­fi­ca “con­du­cir”, “ser guía”; o tal vez del ver­bo eghe­mo­neno, que sig­ni­fi­ca “guiar”, “con­du­cir”. Hege­mo­nía en la anti­gua Gre­cia se enten­día a la direc­ción del ejer­ci­to. Efec­ti­va­men­te, es un tér­mino mili­tar. Ege­mo­ne era el con­duc­tor de la gue­rra. En la gue­rra del Pelo­po­ne­so se habla­ba de la ciu­dad hege­mó­ni­ca que era la que diri­gía alian­zas en gue­rra. A nivel gené­ri­co se deno­mi­na hege­mo­nía al domi­nio de una enti­dad sobre otra.

En el deba­te de la izquier­da aber­tza­le y el sobe­ra­nis­mo de izquier­da el tér­mino de hege­mo­nía ha sido uti­li­za­do inva­ria­ble­men­te para aco­tar su sig­ni­fi­ca­do a una supre­ma­cía elec­to­ral, o a veces para una supre­ma­cía social, mas bien ideo­ló­gi­ca, del pro­yec­to inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta. Es nece­sa­rio con­ven­cer a la socie­dad de la nece­si­dad de la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo y una vez con­ven­ci­da se logra la hege­mo­nía y se tra­du­ce en supre­ma­cía elec­to­ral. Sin embar­go, ésto no sería exac­to en rela­ción al con­cep­to grams­ciano de hegemonía.

El pen­sa­mien­to de Grams­ci ha sido mani­pu­la­do his­tó­ri­ca­men­te por diver­sos sec­to­res, entre ellos el nefas­to euro-comu­nis­mo como jus­ti­fi­ca­ción de la acep­ta­ción de las reglas de jue­go impues­tas por el sis­te­ma y la diná­mi­ca de pac­tos con el capi­tal. De esta mane­ra des­tru­yen­do a movi­mien­tos emer­gen­tes en la déca­da de los 70 por toda Euro­pa. Y es que Grams­ci apos­ta­ba por el con­sen­so, pero no por un con­sen­so neo-liberal.

Para Grams­ci la hege­mo­nía era una nece­si­dad demo­crá­ti­ca para fun­da­men­tar la insu­rrec­ción con­tra el sis­te­ma. Cuan­do la cla­se bur­gue­sa que deten­ta el poder se encuen­tra con pro­ble­mas para diri­gir o resol­ver situa­cio­nes, cuan­do su con­cep­ción e ima­gi­na­rio se ponen en entre­di­cho, y al mis­mo tiem­po la cla­se subor­di­na­da se hace diri­gen­te al saber indi­car res­pues­tas y solu­cio­nes a esos pro­ble­mas, tenien­do ade­más una con­cep­ción del mun­do radi­cal­men­te opues­ta, el ganar adhe­sión en esos pará­me­tros es don­de hay que con­tex­tua­li­zar la hege­mo­nía de la que habla­ba Grams­ci. No una sim­ple lucha ideo­ló­gi­ca inde­fi­ni­da en el tiem­po como afir­ma­ba el euro-comu­nis­mo sino una sub­ver­sión de las rela­ció­nes de poder dominante.

En defi­ni­ti­va, son pre­ci­sa­men­te las diná­mi­cas social­de­mó­cra­tas que deri­van en la obse­sión por el elec­to­ra­lis­mo, el par­la­men­ta­ris­mo como vía casi exclu­si­va y el refor­mis­mo lo que Grams­ci cri­ti­ca­ba del vie­jo Par­ti­do Socia­lis­ta Ita­liano a la hora de teo­ri­zar la hege­mo­nía. Para Grams­ci sola­men­te con ins­ti­tu­cio­nes nue­vas la cla­se tra­ba­ja­do­ra podía triun­far y el pro­ta­go­nis­mo fun­da­men­tal corres­pon­día al pro­le­ta­ria­do que debía asu­mir la con­cien­cia revo­lu­cio­na­ria, aun­que no debía des­pla­zar a otros gru­pos de la pobla­ción alia­dos poten­cia­les. Las cla­ses opri­mi­das o subor­di­na­das tie­nen una con­cep­ción de lo que le rodea que ha sido impues­ta por la cla­se opre­so­ra a tra­vés de múl­ti­ples vías gra­cias a su capa­ci­dad de influen­ciar la con­cien­cia de toda la colec­ti­vi­dad crean­do un ”sen­ti­do común”. La hege­mo­nía del pro­le­ta­ria­do por tan­to es enten­di­da como la cons­truc­ción de una nue­va socie­dad, estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca e ins­ti­tu­cio­nal pero tam­bién moral, filo­só­fi­ca e inte­lec­tual, de un nue­vo “sen­ti­do común”.

La hege­mo­nía bur­gue­sa man­tie­ne uni­do a un blo­que social que no es homo­gé­neo y cuen­ta con con­tra­dic­cio­nes de cla­se, pero la cla­se bur­gue­sa es la hege­mó­ni­ca, domi­na y diri­ge, mien­tras con su acción man­tie­ne uni­do lo hete­ro­géno sin que las con­tra­dic­cio­nes se radi­ca­li­zen y esta­llen. Para lograr la hege­mo­nía de la cla­se tra­ba­ja­do­ra un paso impres­cin­di­ble por tan­to es radi­ca­li­zar esas con­tra­dic­cio­nes y que esta­llen des­de todos los pun­tos de vis­ta; polí­ti­co, cul­tu­ral, moral… Ese es el sig­ni­fi­ca­do pro­fun­do de la hege­mo­nía grams­cia­na. Man­te­ner uni­do a un blo­que social que no es homo­gé­neo y cuen­ta con con­tra­dic­cio­nes de cla­se, pero la cla­se pro­le­ta­ria es la hegemónica,

Grams­ci afir­ma­ba que “La supre­ma­cía de un gru­po social se mani­fies­ta de dos modos, como domi­na­ción y como direc­ción inte­lec­tual y moral. Un gru­po social es domi­nan­te de los gru­pos adver­sa­rios, que tien­de a liqui­dar o a some­ter has­ta con la fuer­za arma­da, y es diri­gen­te de los gru­pos afi­nes y alia­dos. Un gru­po social pue­de, y tam­bién debe ser diri­gen­te ya antes de con­quis­tar el poder guber­na­men­tal. Es esta una de las con­di­cio­nes prin­ci­pa­les para la pro­pia con­quis­ta del poder. Des­pués, cuan­do ejer­ce el poder y tam­bién lo man­tie­ne fir­me­men­te en sus manos se con­vier­te en domi­nan­te, pero debe con­ti­nuar sien­do tam­bién diri­gen­te”. La supre­ma­cía es domi­nio y direc­ción o domi­nio y hege­mo­nía. La hege­mo­nía avan­za con la capa­ci­dad de direc­ción polí­ti­ca y moral.

Por ello aña­de “El pro­le­ta­ria­do pue­de con­ver­tir­se en cla­se diri­gen­te y domi­nan­te en la medi­da en que con­si­gue crear un sis­te­ma de alian­zas de cla­se que le per­mi­ta movi­li­zar con­tra el capi­ta­lis­mo y el Esta­do bur­gués a la mayo­ría de la pobla­ción tra­ba­ja­do­ra”. La dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do es por tan­to el pro­ce­so de rea­li­za­ción de la hegemonía.

La dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do es la fase de tran­si­ción revo­lu­cio­na­ria entre el capi­ta­lis­mo y la socie­dad comu­nis­ta. O sea, el esta­do socia­lis­ta. Para el mar­xis­mo no exis­te el esta­do neu­tro, un esta­do es siem­pre la supre­ma­cía de una cla­se sobre otra. Una dic­ta­du­ra. Una dic­ta­du­ra bur­gue­sa sería la demo­cra­cia bur­gue­sa actual y una dic­ta­du­ra socia­lis­ta, la demo­cra­cia socia­lis­ta. La hege­mo­nía se lle­va a cabo en la socie­dad civil y la for­ma ins­ti­tu­cio­nal que la hege­mo­nía toma es el esta­do socia­lis­ta o dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do. La dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do es la direc­ción de un deter­mi­na­do tipo de alian­zas como bien expli­ca­ba Lenin.

Lenin tam­bién hizo uso del tér­mino hege­mo­nía, Por ejem­plo ante la revo­lu­ción rusa de 1905 que apa­re­ce como una revo­lu­ción de carác­ter demo­crá­ti­co-bur­gués. Los men­che­vi­ques afir­ma­ban que la direc­ción le corres­pon­día a la bur­gue­sía libe­ral y que el pro­le­ta­ria­do debía apo­yar esa revo­lu­ción pero evi­tan­do ser pro­ta­go­nis­ta no asu­mien­do la direc­ción. Lenin , al con­tra­rio afir­ma­ba que el pro­le­ta­ria­do si debía ser la direc­ción de esa revo­lu­ción demo­crá­ti­co-bur­gue­sa. Ya que la lucha del pro­le­ta­ria­do por la liber­tad polí­ti­ca es una lucha revo­lu­cio­na­ria, la lucha de la bur­gue­sía, en cam­bio, es una lucha opor­tu­nis­ta pero al alcan­zar un terreno de jue­go más favo­ra­ble para el pro­le­ta­ria­do, éste ten­dría más posi­bi­li­da­des para man­te­ner esas con­quis­tas demo­crá­ti­co-bur­gue­sas y des­de esa posi­ción crear más bases para la revo­lu­ción socialista.

La hege­mo­nía pro­le­ta­ria avan­za­ba en la capa­ci­dad diri­gen­te del pro­le­ta­ria­do en esa revo­lu­ción demo­crá­ti­co-bur­gue­sa. Lenin afir­ma: “Des­de el pun­to de vis­ta pro­le­ta­rio, la hege­mo­nía per­te­ne­ce en la gue­rra a quien lucha con mayor ener­gía que los demás, a quien apro­ve­cha todas las oca­sio­nes para ases­tar gol­pes al enemi­go, a aquel cuyas pala­bras no difie­ren de los hechos y es, por ello, el guía ideo­ló­gi­co de la demo­cra­cia, y cri­ti­ca toda ambigüedad”.

El euro­co­mu­nis­mo fue un desa­rro­llo no grams­ciano de la hege­mo­nía. La hege­mo­nía no es sim­ple­men­te lucha ideo­ló­gi­ca sino la uni­fi­ca­ción de teo­ría y prác­ti­ca, direc­ción polí­ti­ca, direc­ción moral e ini­cia­ti­va. Grams­ci, en su coyun­tu­ra, seña­li­za el núcleo prin­ci­pal don­de debe nacer la hege­mo­nía. Y seña­la a la fábri­ca. Los Con­se­jos de Fábri­ca como for­ma alter­na­ti­va a la legi­ti­mi­dad del sis­te­ma. Un ejem­plo grá­fi­co en Eus­kal Herria de base hege­mó­ni­ca serían los gaz­tetxes, las asam­bleas de acción direc­ta, el movi­mien­to juvenil..

La hege­mo­nía tien­de a crear un blo­que his­tó­ri­co que reune dife­ren­tes blo­ques polí­ti­cos y esas alian­zas no se apo­yan en la bur­gue­sía ni en sus valo­res sino en los de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. En nues­tro caso con con­cien­cia nacio­nal y social.

La cons­truc­ción nacio­nal y social de Eus­kal Herria a tra­vés del movi­mien­to popu­lar y del ten­sio­na­mien­to polí­ti­co y la lucha, son los gene­ra­do­res de con­cien­cia nacio­nal y social, los que crean un eco-sis­te­ma pro­pi­cio para que esos plan­tea­mien­tos pue­dan ali­men­tar­se y de los que ema­nan com­po­nen­tes emo­cio­na­les y mora­les. Sien­do de este modo la base del pro­yec­to inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta en con­tra­po­si­ción a can­tos de sire­na que colo­can la des­ac­ti­va­ción de la lucha y el des­ten­sio­na­mien­to como la base de adhe­sión a un pro­yec­to con­fun­dién­do­lo con la adhe­sión elec­to­ral coyun­tu­ral más basa­da en ren­tas adqui­ri­das y otros fac­to­res, muchos de ellos que no han llo­vi­do del cielo.

La lucha ideo­ló­gi­ca no tie­ne sen­ti­do sin un des­plie­gue de lucha en todos los nive­les no sien­do exóge­na y estan­do bien imbri­ca­da en ellos. De lo con­tra­rio, el pro­yec­to polí­ti­co está des­ti­na­do a con­ver­tir­se en un pro­duc­to que nave­ga­rá en las aguas de la super­fi­cia­li­dad y lo arti­fi­cio­so del sis­te­ma capi­ta­lis­ta para aca­bar hun­di­do en él, hacien­do papel moja­do toda lucha ideo­ló­gi­ca verdadera.

Con­se­guir la hege­mo­nía en Eus­kal Herria supo­ne opti­mi­zar todos los fren­tes en el camino hacia el esta­do socia­lis­ta, ganan­do adhe­sión, cam­bian­do la cul­tu­ra, moral y rela­cio­nes de poder. Des­de esa pers­pec­ti­va, la uni­dad de los blo­ques polí­ti­cos a la izquier­da del PNV en un blo­que his­tó­ri­co es eje impor­tan­te de cara a la hege­mo­nía de la cla­se tra­ba­ja­do­ra en el camino hacia la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo, siem­pre y cuan­do se entien­da la hege­mo­nía en sen­ti­do inver­so a como lo hizo el euro-comu­nis­mo, el movi­mien­to popu­lar sea el eje ver­te­bra­dor de la nue­va socie­dad y no se pier­da de vis­ta que bajo las ins­ti­tu­cio­nes bur­gue­sas no hay éxi­to posi­ble sino que el éxi­to radi­ca en la trans­for­ma­ción del sis­te­ma que haga sur­gir un nue­vo “sen­ti­do común” entre otras muchas cosas.

De cada coyun­tu­ra his­tó­ri­ca se pue­den extraer ense­ñan­zas y es obvio que la teo­ría revo­lu­cio­na­ria clá­si­ca nos pue­de dejar muchas cla­ves pero es la cla­se tra­ba­ja­do­ra actual la que tie­ne que levan­tar su teo­ría y su praxis.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *