Las cues­tio­nes nacio­na­les y las izquier­das en el Esta­do espa­ñol- David Fernández

Arti­cle de Sal­va­dor López Arnal: http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​1​6​1​431

He leí­do con aten­ción –y con cier­ta sor­pre­sa y con cier­ta desa­zón, tam­bién– las refle­xio­nes de Sal­va­dor Lopez Arnal en Rebe­lión a pro­pó­si­to del dis­cur­so colec­ti­vo de la CUP en el pasa­do pleno de inves­ti­du­ra. Como un bucle melan­có­li­co, de te fabu­la narra­tur: esta his­to­ria ya había sido escri­ta, dis­cu­ti­da, pole­mi­za­da. Des­de la déca­da de los 70 en el seno de la(s) izquierda(s). Pero dado que con Sal­va­dor nos cono­ce­mos, que hemos coin­ci­di­do ante­rior­men­te y que en otras oca­sio­nes me ha entre­vis­ta­do a pro­pó­si­to del coope­ra­ti­vis­mo y las alter­na­ti­vas finan­cie­ras éti­cas, me he toma­do el sin­fín de pre­gun­tas –algu­nas pro­fun­das, otras ram­plo­nas– que lan­za como una nue­va entre­vis­ta. Esta vez, empe­ro, en autén­ti­co ter­cer gra­do y ante un dedo acusador.

Sea como fue­re, estas son las res­pues­tas, Sal­va­dor. Rápi­das por la urgen­cia de dar­las en ple­na era digi­tal. Siem­pre des­de la fra­ter­ni­dad pero, en esta oca­sión, des­de una pro­fun­da y radi­cal dis­cre­pan­cia. Como diría l’es­ti­mat Ramon Zallo, las res­pues­tas son de cajón. De rey des­nu­do. De pero­gru­llo. Dejo para el final algu­nas con­si­de­ra­cio­nes últi­mas y el por­qué de una res­pues­ta que es, en pri­me­ra ins­tan­cia y por aho­ra, inter­na y sin volun­tad de ser publicada.

Un abra­zo roig.

[Las negri­tas refie­ren las pre­gun­tas extraí­das del tex­to de Salvador]

Sobre los pue­blos del Esta­do espa­ñol. ¿No aspi­ran todos ellos, no aspi­ra­mos todas y todos, a la rup­tu­ra demo­crá­ti­ca en serio, a la trans­for­ma­ción social con orien­ta­ción y fina­li­da­des socia­lis­tas y a la con­quis­ta de una demo­cra­cia real que no sea un timo ni un mito ni un con­cep­to deme­dia­do has­ta la sim­ple y pura asignificatividad?

Si, por supues­to, y eso espe­ra­mos a pesar de las debi­li­da­des actua­les de las izquier­das y de las aspi­ra­cio­nes refe­ri­das. Pero veni­mos de la derro­ta, cabrá recor­dar­lo, y la hege­mo­nía domi­nan­te es la que es. Con­cre­tan­do aspi­ra­cio­nes: no solo con los otros pue­blos del Esta­do espa­ñol –con los que “com­par­ti­mos” estruc­tu­ras y super­es­truc­tu­ras de domi­na­ción– sino con los del sur euro­peo ‑empe­zan­do por Gre­cia, don­de nos la juga­mos todos. Y más, mucho más, por­que pre­ten­de­mos no olvi­dar­nos de nada ni de nadie: tam­bién abier­ta­men­te con los pue­blos lati­no­ame­ri­ca­nos y con todos los pue­blos del mun­do. Des­de una pro­fun­da pers­pec­ti­va inter­na­cio­na­lis­ta. Pero entran­do en el quid de la cues­tión que López Arnal sugie­re… cabría recor­dar y rete­ner que en el acto cen­tral de cam­pa­ña elec­to­ral de la CUP-Alter­na­ti­va d’Es­que­rres en Bar­ce­lo­na había sólo dos invi­ta­dos que pre­ci­sa­men­te expre­sa­ban ese anhe­lo y una soli­da­ri­dad inal­te­ra­ble e inal­te­ra­da. Die­go Caña­me­ro, del Sin­di­ca­to Anda­luz de Tra­ba­ja­do­res, y Txe­lui Moreno, por­ta­voz de la izquier­da aber­tza­le. El cari­ño y la esti­ma con la que fue­ron reci­bi­dos y ova­cio­na­dos es la mejor mues­tra de esa com­pli­ci­dad gra­ní­ti­ca. Hechos, no pala­bras: es la mejor enmien­da gene­ral a tu pre­gun­ta. Ade­más, cabría recor­dar, ante una izquier­da espa­ño­la mayo­ri­ta­ria­men­te ausen­te del recla­mo y/​o res­pe­to al libre dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción, las pala­bras pre­ci­sas de Caña­me­ro el pasa­do 18 de noviem­bre: recla­mó a viva voz el dere­cho a la inde­pen­den­cia de Cata­lun­ya. Como dere­cho demo­crá­ti­co y des­de la soli­da­ri­dad de cla­se. Por eso, Caña­me­ro sí nos representa.

Paï­sos Cata­lans. ¿Por una his­to­ria común? ¿Por pro­yec­tos polí­ti­cos muy simi­la­res? ¿Por la exis­ten­cia de una mis­ma len­gua? ¿O se tra­ta más bien del pro­yec­to polí­ti­co-terri­to­rial que una van­guar­dia quie­re cons­truir, quie­re suge­rir, basán­do­se en una deter­mi­na­da lec­tu­ra de una his­to­ria que ofre­ce mul­ti­tud de inter­pre­ta­cio­nes con­sis­ten­tes que ponen el acen­to en pun­tos de unión y no de diferenciación?

Los Paï­sos Cata­lans son hoy –y han sido– una inne­ga­ble reali­dad cul­tu­ral y social. ¿Polí­ti­ca? Sin tiem­po ni espa­cio para refle­xio­nar sobre ras­gos his­tó­ri­co-cul­tu­ra­les comu­nes y dife­ren­cia­les cabe afir­mar que, al menos des­de 1968 , se con­for­ma como un pro­yec­to polí­ti­co de libe­ra­ción: el de la izquier­da inde­pen­den­tis­ta y otras expre­sio­nes de izquier­da radi­cal. No hay tiem­po para hablar del PSUC y el PSAN (su embrión). Pero en todo caso, des­de 1968, es un pro­yec­to, como insis­ti­mos en la inves­ti­du­ra, que radi­ca en la indi­so­cia­bi­li­dad de la libe­ra­ción nacio­nal y la eman­ci­pa­ción social. Y vice­ver­sa. Rebo­bi­ne­mos para seguir. Del frau­de de la tran­si­ción –don­de el papel de la tra­di­ción euro­co­mu­nis­ta res­pec­to a la auto­de­ter­mi­na­ción nacio­nal (Cons­ti­tu­ción, Monar­quía) y social (trá­ga­la de los Pac­tos de la Mon­cloa) debe­ría ser obje­to de otra crí­ti­ca exten­sa que hoy no podrá ser– dan bue­na fe los pro­pó­si­tos fran­quis­tas y pre­sio­nes mili­ta­res en el pro­ce­so de redac­ción de la Cons­ti­tu­ción de 1978. Que se lo pre­gun­ten a Herre­ro de Miñón. Prohi­bi­ción explí­ci­ta de libre fede­ra­ción de comu­ni­da­des autó­no­mas (pen­san­do en los Paï­sos Cata­lans) y segre­ga­ción de País Vas­co y Nava­rra (has­ta el PSOE vin­di­ca­ba su fede­ra­ción). No es casual, por ende, que las “bata­llas” más duras de la tran­si­ción se libra­rán en el País Valen­cià y Nava­rra. Es direc­ta­men­te cau­sal y cau­sa­do por el pro­yec­to hege­mó­ni­co del nacio­na­lis­mo espa­ñol, cuyos las­tres arras­tran hoy, y toda­vía, muchas izquier­das estatistas/​nacionalistas espa­ño­las. Esa reali­dad com­ple­ja que son los Paï­sos Cata­lans es más evi­den­te, aho­ra mis­mo, si obser­va­mos como se cier­ne la mis­ma ofen­si­va cen­tra­li­za­do­ra, espa­ño­li­za­do­ra y flo­ri­do­pen­si­le­ra de Wert y sus mucha­chos en… Pues si, espe­cial­men­te en los Paï­sos Cata­lans. ¿Es casual que sea la mis­mo ofen­si­va? Ofen­si­va con­tra el mode­lo de inmer­sión lin­güís­ti­ca en Cata­lun­ya (¿cabe recor­dar que sólo 12 fami­lias de 50.000 han deman­da­do no hacer­lo?), apartheid en el País Valen­cià (125.000 alum­nos sin poder estu­diar en la opción esco­gi­da: el valen­cià) y en les Illes Balears –y a pesar de ello, el 87% de las fami­lias sigue optan­do por un cata­lán que se quie­re reti­rar de la vida públi­co-ins­ti­tu­cio­nal. En todo caso, Sal­va­dor, bien­ve­ni­do el deba­te sobre la com­ple­ji­dad del labe­rin­to espa­ñol. Don­de el nacio­na­lis­mo espa­ñol con­ser­va­dor es de una hege­mo­nía que abru­ma y don­de –más allà de “la Roja”– las raí­ces y ses­gos iden­ti­ta­rios siguen hun­di­das en Tor­que­ma­da: la negación/​ridiculización/​folklorización del otro. La indi­so­lu­bi­li­dad de la patria eter­na. Si: meta­fa­lan­gis­mo del siglo XXI a nues­tro parecer.

¿Qué gen­tes, qué ciu­da­da­nos han para­do esos desahucios?

Sin duda, Sal­va­dor, per­so­nas plu­ra­les, de dife­ren­tes sen­si­bi­li­da­des y ads­crip­cio­nes múl­ti­ples. Sólo fal­ta­ría y nadie ha dicho lo con­tra­rio. No cabe la ten­den­cia a la mani­pu­la­ción. No es de reci­bo. Y no es jus­to mez­clar refle­xio­nes dife­ren­tes y dife­ren­cia­das –una sobre Paï­sos Cata­lans, otra sobre movi­li­za­cio­nes popu­la­res– cuan­do noso­tros no lo hace­mos. Ade­más, eso de “en su mayor par­te ale­ja­das de pro­yec­tos inde­pen­den­tis­tas” es muy dis­cu­ti­ble. ¿De dón­de lo sacas? Es acien­tí­fi­ca, muy ale­ja­da de la reali­dad con­cre­ta y dis­cu­ti­ble del todo. Más toda­vía si ana­li­za­mos la tra­ma de resis­ten­cias en las comar­cas y en la conur­ba­ción urba­na metro­po­li­ta­na, con con­for­ma­cio­nes socia­les des­igua­les. Mira, las hos­tias son para todos siem­pre, pero para visua­li­zar el víncu­lo estre­cho entre izquier­da inde­pen­den­tis­ta y luchas socia­les te diría, como sim­ple y modes­to ejem­plo y sin nin­gu­na meda­lla, que de los 100 dete­ni­dos en la huel­ga gene­ral del 29M, 54 eran acti­vis­tas del inde­pen­den­tis­mo de izquier­das. Como dato sin­gu­lar. “Ale­ja­das de pro­yec­tos inde­pen­den­tis­tas” no es aná­li­sis ni dia­léc­ti­ca. Nace de un pre­jui­cio pro­fun­do. Y par­te de un aprio­ris­mo algo cie­go, ram­plón y ses­ga­do y can­sa­da­men­te can­sino: ali­men­tar la fal­so moto –insul­tan­te– que Cata­lun­ya es CiU, que no hay matiz alguno y que todo es la mis­ma cosa. Inte­lec­tual­men­te deplo­ra­ble. Con meto­ni­mias que asus­tan. Como decir que todos los nacio­na­lis­mos son idén­ti­cos: ¿es lo mis­mo Somo­za que San­dino? ¿Es lo mis­mo Pemán que Como­re­ra? ¿Es lo mis­mo la resis­ten­cia saha­rauí que Moha­med VI? Pedro­lo des­bro­za­ba el entuer­to: “hay nacio­na­lis­mos de domi­na­ción y nacio­na­lis­mos de domi­na­ción”. Las resis­ten­cias y ten­sio­nes nacio­na­les (pue­blos con­tra impe­rios, libe­ra­cio­nes con­tra domi­na­cio­nes) exis­ten, Sal­va­dor. Y exis­ti­rán. Aun­que algu­nas voces se empe­ñen en redu­cir­lo, deci­mo­nó­ni­ca­men­te, a “sim­ple inven­to de la bur­gue­sía” como argu­men­to pre­po­lí­ti­co e infan­til. Telón de fon­do ago­ta­dor: cons­ta­tar, una vez más, que cier­tas izquier­das solo hablan de auto­de­ter­mi­na­ción cuan­do el pue­blo que la recla­ma este lejos. Cuan­to más lejos mejor. Si esta cer­ca, el dere­cho se invo­ca como for­ma­li­dad para que nun­ca se ejer­za. Aca­bá­ra­mos. Lo hemos dicho mil veces y hoy cabe insis­tir de nue­vo: la dife­ren­cia entre CiU y la CUP es la mis­ma que media entre la Duque­sa de Alba y Die­go Caña­me­ro. La inter­ven­ción de la CUP-AE en la inves­ti­du­ra que­dó meri­dia­na­men­te cla­ra: uno de nues­tros adver­sa­rios es el Esta­do espa­ñol y con ello visua­li­zá­ba­mos que en nin­gún caso, jamás, son el res­to de pue­blos y cul­tu­ras. Due­le has­ta tener que escri­bir­lo, cuan­do es una obvie­dad. Algu­nos no es que no lo entien­dan. Es peor: no lo quie­ren entender.

Sobre la oli­gar­quía catalana.

O no hemos oído el mis­mo dis­cur­so o no oís­te que habla­mos abier­ta­men­te de Millet, Pre­to­ria, cas Palau, cas Tre­ball, cas Turis­me, La Cai­xa (a quién exi­gi­mos sus pin­gües bene­fi­cios para rever­tir la cri­sis) y Aber­tis. Y le res­pon­di­mos –en la répli­ca de 20 minu­tos que tal vez no hayas vis­to– que eso de pri­va­ti­zar agua (ATL) y auto­pis­tas (Taba­sa) a los mis­mos que con­for­man el CAREC, con­se­jo ase­sor eco­nó­mi­co del Govern pre­si­di­do por Sal­va­dor Ale­many (Aber­tis), es con­fun­dir el país con una empre­sa y el gobierno con un Con­se­jo de Admi­nis­tra­ción. Por cier­to, que es el empre­sa­ria­do cata­lán el que más se opo­ne, y más radi­cal­men­te, a la inde­pen­den­cia. Cabe recor­dar, como hemos hecho en cam­pa­ña, las pala­bras de Sal­va­dor Seguí, en el Ate­neo de Madrid en 1919, sobre el carác­ter (de cla­se y nacio­nal espa­ñol) de la bur­gue­sía cata­la­na: “En can­vi, nosal­tres, els tre­ba­lla­dors, com sigui que amb una Cata­lun­ya inde­pen­dent no hi per­dríem res, ans el con­tra­ri, hi guan­ya­ríem molt, la inde­pen­dèn­cia de la nos­tra terra no ens fa por. Esti­gueu segurs, amics madri­lenys que m’escolteu, que si algun dia és par­lés serio­sa­ment d’independitzar Cata­lun­ya de l’Estat espan­yol, els pri­mers i potser els únics que s’oposarien a la lli­ber­tat nacio­nal de Cata­lun­ya, foren els capi­ta­lis­tes de la lli­ga regio­na­lis­ta i del Fomen­to del Tra­ba­jo Nacional”

Te adjun­to dos artícu­los recien­tes al respecto:

http://​www​.set​ma​na​ri​di​rec​ta​.info/​n​o​t​i​c​i​a​/​v​o​l​e​u​-​f​e​r​-​f​a​v​o​r​-​c​a​l​lar

http://www.setmanaridirecta.info/noticia/posen-cartera-posen-senyera?mini=calendar%2F2012-10

Sobre Millet y Samaranch.

Media hora da para media hora, Sal­va­dor. Con acier­tos y erro­res. Juz­gar todas las omi­sio­nes y ele­var meto­ni­mias a ran­go de con­clu­sio­nes es abier­ta­men­te injus­to. Pero en todo caso, sabes per­fec­ta­men­te que for­ma­mos par­te, como impul­so­res, de la Acu­sa­ción Popu­lar del caso Millet/​Palau de la Músi­ca Cata­la­na. Y, sobre, Sama­ranch, ahí va (en archi­vo adjun­to) la denun­cia que escri­bí en la Direc­ta ante el ver­gon­zan­te fune­ral de Esta­do que se le otor­gó. Al que tam­bién asis­tie­ron, por cier­to, algu­nas muchas izquier­das cata­la­nas y espa­ño­las sal­vo hon­ro­sas excep­cio­nes. La CUP, no. Ni tan sólo fue invi­ta­da: por­qué su pro­yec­to radi­ca en la memo­ria anti­fas­cis­ta y por­que segui­mos denun­cia­mos que el nue­vo Museo Olím­pi­co de Bar­ce­lo­na lle­ve su nom­bre: no solo por su pasa­do fran­quis­ta sino por hacer del COI una mafia multinacional.

¿La Falan­ge es un asun­to estric­ta­men­te “espa­ñol”? ¿No hay, no ha habi­do falan­gis­tas catalanes?

Otra pre­gun­ta absur­da, por obvia. Ni mucho menos: Nani Rie­ra lo por­me­no­ri­zó per­fec­ta­men­te en “Els cata­lans de Fran­co” en un ejer­ci­cio de memo­ria impres­cin­di­ble e irre­nun­cia­ble. Por qué acla­ra de don­de veni­mos y por­qué esta­mos don­de esta­mos aún. Ni Falan­ge fue sólo “espa­ñol” ni las resis­ten­cias anti­fas­cis­tas solo “peri­fé­ri­cas”. Sim­plis­mo en demasía.

¿Expre­sión popu­lar masi­va? ¿Qué por­cen­ta­je de la ciu­da­da­nía par­ti­ci­pó en las con­sul­tas soberanistas?

Y tan­to que masi­va, Sal­va­dor. Y tan­to. 555 con­sul­tas en 555 muni­ci­pios (de 944) y 900.000 votos a favor. O sea, que si: ciclo movi­li­za­dor y expre­sión popu­lar masi­va. Mani­fes­ta­ción del 10J de 2010 y del 11S de 2012, la mayor de la his­to­ria de la ciu­dad y del país y la más explí­ci­ta­men­te inde­pen­den­tis­ta. En cam­bio, las recien­tes movi­li­za­cio­nes espa­ño­lis­tas en Bar­ce­lo­na ape­nas 6.000 per­so­nas (12 de octu­bre) y 3.000 (6 de diciem­bre), con acti­vos miem­bros de extre­ma dere­cha y neo­na­zis loca­li­za­dos, por cier­to. Y dis­po­nien­do de todo la ampli­fi­ca­ción y ten­sión mediá­ti­ca de la caver­na de Madrid (las sobe­ra­nis­tas tam­bién goza­ron de amplia difu­sión mediá­ti­ca). Demos­co­pi­ca­men­te, ¿de què habla­mos?. Pues que tene­mos lo que tene­mos: un 51% de la socie­dad cata­la­na ya está a favor de la inde­pen­den­cia. Y el 71% de esa mayo­ría se decla­ra abier­ta­men­te de izquierdas.

¿No había que hacer refe­ren­cia aquí al 15M, al movi­mien­to cívi­co-rebel­de que ha sido carac­te­ri­za­do como “espa­ño­lis­ta” en ambien­tes nacio­na­lis­tas catalanes?

Por supues­to que hici­mos refe­ren­cia: tan­to que diji­mos que es lo mejor que le había pasa­do a la socie­dad! Agra­dez­co el matiz (“algu­nos ambien­tes nacio­na­lis­tas”) sobre des­de que sec­to­res (con­cre­tos) ver­tie­ron crí­ti­cas enve­ne­na­das. Fue la dere­cha nacio­na­lis­ta cata­la­na y un cier­to inde­pen­den­tis­mo neo­li­be­ral de nue­vo cuño el que lo demo­ni­zó y azu­zó con argu­men­tos surrea­lis­tas su estig­ma­ti­za­ción. Y tam­bién, ¿te olvi­das?, fuer­te­men­te cri­ti­ca­do por ambien­tes nacio­na­lis­tas espa­ño­les. Cabe recor­dar, en todo caso, que el 90% de la Asam­blea del 15M en plaça Cata­lun­ya votó a favor del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción. Por lo demás, bien lo sabes: engrue­so la lar­ga lis­ta de heri­dos en el des­alo­jo poli­cial del 27M. 22 porra­zos, 13 con­tu­sio­nes. Y somos 57 los que hemos man­te­ne­mos la denun­cia judi­cial toda­vía: indig­na­dos no-inde­pen­den­tis­tas y indig­na­dos inde­pen­den­tis­tas. Es decir… no es que hable­mos o no de ellos, como tu pre­gun­tas. Es que, sim­ple­men­te, está­ba­mos allí. Otros no. Radi­cal dife­ren­cia cor­po­ral-espa­cial nue­va­men­te: el movi­mien­to se demues­tra andan­do. Cuan­do los hechos del Par­la­ment del 15J, la CUP salió en abier­ta defen­sa de los indig­na­dos mien­tras todas las fuer­zas par­la­men­ta­rias se ence­rra­ban en su autis­mo. La CUP lo sos­tie­ne des­de mayo de 2011: es el ciclo com­bi­na­do de sobe­ra­nis­mo e indig­na­ción lo que ha posi­bi­li­ta­do cier­tas expe­rien­cias muni­ci­pa­lis­tas alta­men­te posi­ti­vas. 65.000 votos en las muni­ci­pa­les del 22M de 2011 (7 días des­pués del 15M) pre­sen­tán­do­se solo al 10% de los muni­ci­pios. 4 alcal­días, 101 con­ce­ja­les. Y polí­ti­ca con­fe­de­ra­ti­va en movi­mien­to autó­no­mo y a pie de calle.

Podía y debía haber­se aña­di­do: reco­no­cien­do, por jus­ti­cia y ver­dad, que cuan­do muchos “nacio­na­lis­tas” no habla­ban del tema ni de muchos otros asun­tos y esta­ban ubi­cán­do­se en la línea de man­do y opor­tu­ni­da­des neo­li­be­ra­les, la tra­di­ción mar­xis­ta-comu­nis­ta no inde­pen­den­tis­ta, cata­la­na y no cata­la­na, abo­nó la lucha por el ejer­ci­cio de ese derecho.

Podía y debía, no, Sal­va­dor. Podía­mos y debía­mos. En la répli­ca de la inves­ti­du­ra habla­mos del PSUC. Y nues­tra memo­ria de ele­fan­tes nada olvi­da­di­za sabe­mos de sobra de “El Peque”, de Caz­ca­rra, de los maquis, de los subal­ter­nos que se deja­ron la piel mien­tras los “cata­la­nes de Fran­co” les sobre­ex­plo­ta­ban. ¿Por qué nos tra­tas con ese des­liz pater­na­lis­ta, como si fué­ra­mos pre­sun­ta­men­te igno­ran­tes, con ese ses­go de ata­la­ya que nos juz­ga “des­via­dos”? Pero insis­ta­mos: no nos pue­des exi­gir que lo dijé­ra­mos todo en 30 minu­tos. És un puro tec­ni­cis­mo tem­po­ral: no podía­mos. Por cier­to: la tra­di­ción mar­xis­ta-comu­nis­ta (en la que siem­pre me he ubi­ca­do des­de la hete­ro­do­xia) es más amplia tam­bién, no? Hay una tra­di­ción mar­xis­ta inde­pen­den­tis­ta tam­bién. Y siem­pre se la silen­cia. Por ejem­plo: August Gil Mata­ma­la, que cerra­ba la lis­ta elec­to­ral por Bar­ce­lo­na de la CUP el pasa­do 25N, y que fue res­pon­sa­ble de inte­lec­tua­les del PSUC has­ta 1965.

La len­gua cata­la­na, una de las len­guas de Maria Mer­cè Marçal, ¿es el úni­co medio de her­ma­na­mien­to social y cul­tu­ral en los “Paí­ses cata­la­nes”? ¿No hay otras len­guas que inclu­so son, en muchos terri­to­rios de esos Paí­ses, tan o más inclu­so más habla­das que la cata­la­na? ¿El cas­te­llano no es tam­bién medio de her­ma­na­mien­to social y cul­tu­ral en estas tierras?

No es el úni­co, pero sin duda es el que más nos defi­ne –no el úni­co– como cul­tu­ra medi­te­rrá­nea (una más) de códi­go abier­to. Cla­ro que hay más len­guas: la cas­te­lla­na, por supues­to, aun­que hoy en nues­tros barrios se habla urdú, ama­zigh o ára­be. Afor­tu­na­da­men­te. Tam­bién hay comar­cas valen­cia­nas cas­te­lla­no­ha­blan­tes y un país cons­trui­do en base a un desa­rro­llo des­igual, a agre­ga­cio­nes migra­to­rias (yo mis­mo, que ven­go de tie­rras zamo­ra­nas) y múl­ti­ples exclu­sio­nes para con las cla­ses popu­la­res. ¿No cita­mos aca­so a Miguel Her­nán­dez en el dis­cur­so? Si, deli­be­ra­da­men­te y a cons­cien­cia. Pien­so ade­más, que si algu­na cul­tu­ra eman­ci­pa­to­ria de izquier­das se recla­ma tam­bién de Her­nán­dez, de Gar­cía Lor­ca, de Macha­do o de Gil de Bied­ma (a quién el PSUC, por cier­to, estig­ma­ti­zó su valía por su homo­se­xua­li­dad) se da en las izquier­das cata­la­nas. ¿Es recí­pro­co? Creo que no o que es muy des­igual. Pocas izquier­das espa­ño­las, hoy, dis­fru­tan de los poe­mas de Sarrio­nain­dia o de las can­cio­nes de Ovi­di Montllor, por poner dos ejem­plos silen­cia­dos. De hecho, dudo que se conoz­ca en dema­sía la obra femi­nis­ta de Marçal: “al azar agra­dez­co tres dones: haber naci­do mujer, de cla­se baja y nación opri­mi­da”. La incom­pre­sión con­ti­nua y se tra­ta, sin que­rer gene­ra­li­zar, a las “cul­tu­ras peri­fé­ri­cas” como un anec­dó­ti­co loca­lis­mo patuà. La esti­ma­da izquier­da autó­no­ma madri­le­ña, en cam­bio, dedi­có en “Dia­go­nal” el pasa­do año sen­dos espe­cia­les a Montllor y Marçal. Y Lluís Llach, en Madrid, siem­pre es aco­gi­do con sumo cari­ño. Rom­pa­mos pues ese dis­cur­so falaz que pre­ten­de azu­zar la con­fron­ta­ción entre cul­tu­ras y no entre cla­ses y aban­do­ne­mos esa cegue­ra inca­paz de enten­der lo plu­ri­na­cio­nal y plu­ri­lin­güís­ti­co. Ya vale de blo­ques mono­lí­ti­cos y fal­sos fron­tis­mos. Que nos dejen deci­dir libre­men­te. Tan sen­ci­llo como eso.

¿Qui­co?

Débil argu­men­to de ata­que pero no, no es un pro­ble­ma de tra­duc­ción. No conoz­co al señor Homs. Lo vi arri­ba, en la zona de invi­ta­dos e impro­vi­sé. Mediá­ti­ca­men­te se usa a menu­do Qui­co. Hace poco lla­me a Artur Mas, Ártur Mas (con el acen­to del pro­gra­ma satí­ri­co de Polo­nia). Cosas del direc­to. Lo de la fami­lia­ri­dad infun­da­da es mala leche fun­da­da, ¿no? 🙂 Aquí, sim­ple­men­te, lo que recla­ma­mos es que el futu­ro de Cata­lun­ya lo deci­dan demo­crá­ti­ca­men­te su ciu­da­da­nía. ¿Any pro­blem? No Madrid, no Bru­se­las, no la troi­ka, no nues­tra bur­ge­sía. ¿Tan­to mie­do hay a la demo­cra­cia que supo­ne el libre ejer­ci­cio del dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción? Pare­ce que si y se azu­za la peor cul­tu­ra del mie­do, de una frac­tu­ra social que no será. Sim­ple­men­te habla­mos de demo­cra­cia polí­ti­ca y de que somos una nación. Eso que el espa­ño­lis­mo nie­ga a cada segundo.

Por lo demás, la Espa­ña neo­fran­quis­ta y neo­li­be­ral no es ni pue­de ser el futu­ro para nin­guno de los pue­blos que la cons­ti­tu­yen. ¿Por qué iba a saber­lo? ¿Qué pue­blos rebel­des abo­nan ese horizonte?

Por­qué iba a ser­lo… ¿por qué el PP arra­sa, tal vez, y con mayo­ría abso­lu­ta? ¿Por el dete­rio­ro acu­mu­la­do de las cul­tu­ras eman­ci­pa­to­rias en el Esta­do espa­ñol y en los Paï­sos Cata­lans? ¿Por què Zapa­te­ro ganó de “chi­ri­pa” un con­gre­so del PSOE, con sólo sie­te votos de dife­ren­cia, fren­te a un tal José Bono, nacio­na­lis­ta espa­ñol rezu­ma­do? ¿Por qué el anti­ca­ta­la­nis­mo per­vi­ve en la polí­ti­ca ofi­cial como ele­men­to cohe­sio­na­dor fun­da­men­tal, fun­da­cio­nal? ¿Por qué el minis­tro de cul­tu­ra man­da espa­ño­li­zar­nos de nue­vo? Manía de des­cu­brir lo obvio para auto­afir­mar­se. Cla­ro que hay bur­ge­sía espa­ño­la. Y cata­la­na. Y vas­ca. Pero hay sobre­to­do Bil­du, hay Ano­va, hay CUP y hay otras izquier­das cata­la­nas, hay miles de expe­rien­cias que vuel­ven a exi­gir que nos retor­nen todo lo roba­do, todo lo nega­do. Des­de la rei­vin­di­ca­ción auto­de­ter­mi­nis­ta de izquier­das no se dilu­yen las con­tra­dic­cio­nes socia­les: muy al con­tra­rio, se cla­ri­fi­can del todo y se visua­li­zan mejor. Y en cam­bio, Sal­va­dor, ¿exac­ta­men­te de qué otras izquier­das hablas (y haber­las, hay­las, y son bien­que­ri­das)? ¿Pue­de haber fede­ra­lis­mo, ucró­ni­co, sin fede­ra­lis­tas? Sub­ya­ce ade­más otro gra­ve error de bul­to: pre­ten­des visua­li­zar que hay un úni­co rela­to inde­pen­den­tis­ta, Sal­va­dor. Y eso es radi­cal­men­te fal­so. Hacer meto­ni­mia es hacer tram­pa. Meter a la CUP en el carro de CiU es como meter a nues­tros que­ri­dos buca­ne­ros de Valle­cas en la sede mis­ma del PP. Un des­pro­pó­si­to inte­lec­tual y diría que éti­co. Injus­to. Más aún cuan­do CiU, pre­sun­ta­men­te, aca­ba de lle­gar hace dos meses a la vin­di­ca­ción de auto­de­ter­mi­na­ción. Otros lle­van 40 años exigiéndola.

¿Inclui­mos tam­bién al empre­sa­ria­do y a las finan­zas catalanas?

Sólo hay que ver la segun­da res­pues­ta de esta entre­vis­ta impro­vi­sa­da. Hay una fra­se que recha­za­mos de plano: tots els cata­lans som bons. Y un cuerno. Aquí tene­mos Mos­sos que nos par­ten la cara, Angla­das que azu­zan la xeno­fo­bia, eva­so­res fis­ca­les de pro, un Puig que nos deja tuer­tos y oli­gar­quía que nos roba por des­po­se­sión. Enme­dio de la Euro­pa del capital.

Estos, por ejem­plo: Ibá­rru­ri, Cer­nu­da, Gar­cía Lor­ca, Anto­nio Macha­do, Julián Gri­mau, José Arnal Cere­zue­lo. ¿Ellos son tam­bién fran­quis­mo, espa­ño­lis­mo y reacción?

En esta oca­sión, y sin que sir­va de pre­ce­den­te, la sim­ple pre­gun­ta ofen­de. Una barbaridad.

¿El fran­quis­mo es un esta­do de Dere­cho? ¿Qué tipo de derecho?

Sobre la (fal­sa) polé­mi­ca sobre si el fran­quis­mo era un Esta­do de Dere­cho y de Dere­chas (cam­pa­ña de Fra­ga Iri­bar­ne en 1964) era una fínis­ma iro­nía con reali­dad y base, des­gra­cia­da­men­te, jurí­di­co-legal. Sobre Esta­do de Dere­cho y Esta­do de Excep­ción, reco­mien­do viva­men­te a Gior­gio Agam­ben. Subli­me. Por cier­to que Miguel Her­nán­dez y “lo mejor del país sigue en la cune­ta” por­que hubo refor­ma pac­ta­da y con­ti­nui­dad jurí­di­ca de Dere­cho –hara­ki­ri de las Cor­tes, Refor­ma Polí­ti­ca, Cons­ti­tu­ción– des­de un fran­quis­mo que que­dó impu­ne. Nin­gu­na rup­tu­ra. Y así nos va. Con las cune­tas lle­nas toda­vía. Gra­cias al “Esta­do de Dere­cho”. O al Dere­cho de Esta­do (espa­ñol).

¿Sólo los espa­ño­lis­tas son nacionalistas?

Ni mucho menos. Pero a estas altu­ras del siglo XXI cabe con­ve­nir que los nacio­na­lis­mos exis­ten, per­du­ra­rán y de todo hay. Son como la con­di­ción huma­na: capaz de lo más terri­ble y de lo más subli­me. En el siglo XX, el nacio­na­lis­mo hiper­tro­fia­do y supre­ma­cis­ta ha traí­do el peor horror (los fas­cis­mos) y la muer­te mis­ma de la cul­tu­ra en sen­ti­do civi­li­za­to­rio (Adorno) a las puer­tas de Aus­witchz. Pero las luchas de libe­ra­ción nacio­nal tam­bién han traí­do pro­ce­sos eman­ci­pa­to­rios y de resis­ten­cia: del ghet­to de Var­so­via a Nica­ra­gua y a tan­tas dece­nas de ejem­plos. Supon­go que lo te gene­ra aver­sión es el tér­mino “nacio­na­lis­ta”. Bien, a mi tam­bién. Mira, nues­tro Joan Fus­ter escri­bía: “tene­mos unas terri­bles ganas de dejar de ser nacio­na­lis­tas pero no nos dejan”.

Sepha­rad.

El recur­so a Sepha­rad era para recor­dar­le a CiU la equí­vo­ca cam­pa­ña nacio­na­lis­ta con­ser­va­do­ra de “Cata­lun­ya es CiU” y Mas el Mesías (“nun­ca un pue­blo debe poner­se tras un sola per­so­na” escri­bía Espriu). Nada más. No le bus­ques tres pies ni tras­píes al gato, por favor.

¿Es trai­do­ra la fami­lia Mas por ello? ¿Enton­ces…?

En nues­tro voca­bu­la­rio la pala­bra trai­ción no se fre­cuen­ta mucho. Refie­re una cul­tu­ra polí­ti­ca sec­ta­ria y mani­quea. Pero en todo caso, la mayo­ría de la bur­gue­sía cata­la­na apo­yó a Fran­co. No por trai­ción, apun­ta­ría: sino por pura fide­li­dad de cla­se, ¿no?. La dic­ta­du­ra fran­quis­ta fue eso pre­ci­sa­men­te, una dic­ta­du­ra de cla­se y nacio­nal (espa­ño­la). CiU tam­bién apo­yó a Aznar. CiU gobier­na hoy la Dipu­tación de Bar­ce­lo­na y Bada­lo­na con el PP. No creo que des­cu­bras nada nue­vo. O si: el inde­pen­den­tis­mo de izquier­das lucha con­tra su bur­gue­sía y es soli­da­ria con los tra­ba­ja­do­res de todo el mun­do des­de un pers­pec­ti­va de cla­se irre­nun­cia­ble. El vie­jo lema de paz entre pue­blos y gue­rra entre cla­ses. Pasa que pasa que el pro­gra­ma de la dere­cha espa­ño­la de siem­pre se pare­ce en dema­sía a al de la dere­cha cata­la­na de siem­pre. Menu­da nove­dad. Nada nue­vo bajo el (cara al) sol. Y pasa que pasa que los nacio­na­lis­mos con­ser­va­do­res –el espa­ñol, el cata­lán– se retro­ali­men­tan en velei­da­des y vic­ti­mis­mos: ambos uti­li­zan la inde­pen­den­cia para tapar la cri­sis. En cam­bio, los inde­pen­den­tis­mos de libe­ra­ción nos apo­ya­mos mutuamente.

¿Mano exten­di­da a CiU, a quié­nes abo­nan agre­sio­nes socia­les, demo­ni­zan, agre­den e insul­tan a las cla­ses tra­ba­ja­do­ras y pri­va­ti­zan aguas, edu­ca­ción y sani­dad? ¿Un acuer­do con gen­tes así?

Cíta­nos correc­ta­men­te, por favor. Lite­ral­men­te “mano exten­di­da a nues­tro pue­blo”, no a CiU. Te con­fun­des de nue­vo: el pue­blo cata­lán no es CiU. Mano ten­di­da por la auto­de­ter­mi­na­ción como dere­cho demo­crá­ti­co irre­nun­cia­ble. ¿Si un día CiU se levan­ta y dice que es anti­rra­cis­ta… deja­re­mos de ser­lo? Y, sobre­to­do, puño cerra­do al neo­li­be­ra­lis­mo des­de un pro­yec­to anti­ca­pi­ta­lis­ta que rei­vin­di­ca la auto­de­ter­mi­na­ción polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y ener­gé­ti­ca en base a la autor­ga­ni­za­ción popu­lar, la des­obe­dien­cia civil y una vía ins­ti­tu­cio­nal has­ta aho­ra inex­plo­ra­da. Tam­bién con CiU hemos coin­ci­di­do, en cam­pa­ña elec­to­ral, en una pro­pues­ta trans­ver­sal con­tra la homo­fo­bia. ¿Somos impu­ros? Si, afor­tu­na­da­men­te. Pero en algo lle­vas razón com­par­ti­da, sin que nos des­cu­bras nada: todo pro­ce­so de auto­de­ter­mi­na­ción es com­ple­jo y no exen­to de con­tra­dic­cio­nes. ¿Y? ¿Des­cu­bri­mos la sopa de ajo? Te dejas el final de la sín­te­sis que hici­mos: “y luces y taquí­gra­fos en la ges­tión”. Con­tra la corrup­ción: que no es del sis­te­ma. Es el sis­te­ma. Se ha aca­ba­do el tiem­po de meter la mano en la caja públi­ca. El acta de sesio­nes lo recoge.

¿Y quié­nes nie­gan esa liber­tad? ¿”Los espa­ño­les”, el gobierno cen­tral, los Botín, los Godó? ¿Quié­nes?

El esta­do espa­ñol, los mer­ca­dos finan­cie­ros y la bur­gue­sía cata­la­na. El orden pon­lo tu. En tér­mi­nos recien­tes: el Esta­do espa­ñol a tra­vés del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal (sen­ten­cia Esta­tut), los mer­ca­dos finan­cie­ros (deu­do­ra­cia) y nues­tra bur­gue­sía (que en 2010, vía CiU, pre­ten­dió trans­mu­tar, reci­clar y des­ca­fei­nar el ciclo sobe­ra­nis­ta cata­lán con un difu­so pac­to fis­cal). Y algo más, en bue­na lógi­ca spi­no­zia­na: tam­bién noso­tros la nega­mos. Des­de nues­tra indo­len­cia o pasi­vi­dad, si somos inca­pa­ces de cons­truir contrahegemonías.

—-

Y cua­tro apun­tes finales

* Yo no soy nacio­na­lis­ta. Soy inde­pen­den­tis­ta. O como diría el señor K de Brecht en tono fus­te­riano… soy nacio­na­lis­ta según quién ten­ga delante.

* Crí­ti­cas pero pro­po­nes esca­sas alter­na­ti­vas, cuan­do izquier­da espa­ño­la y auto­de­ter­mi­na­cio­nes tie­nen tan malas, y tan ten­sas, rela­cio­nes. Y aca­bo. ¿La nue­va izquier­da espa­ño­la será Lla­ma­za­res con Bal­ta­sar Gar­zón? Sólo pre­gun­to. Y pre­gun­to… ¿dón­de esta­ba la izquier­da inexis­ten­te que sugie­res cuan­do cerra­ron Egin y Egun­ka­ria? ¿dón­de cuan­do tor­tu­ra­ban a inde­pen­den­tis­tas de izquier­das en 1992 y Gar­zón mira­ba a otro lado, como dic­ta­mi­nó el Tri­bu­nal Euro­peo de Dere­chos Huma­nos? ¿Dón­de cuán­do Gar­zón encar­ce­la­ba impu­ne­men­te a paci­fis­tas y des­obe­dien­tes vas­cos cómo reco­no­ció el Supre­mo? ¿Dón­de… dón­de cara­jo esta­ba? Una sola anéc­do­ta: cuan­do el pro­ce­so de Nou Esta­tut lle­gó a Madrid se bus­ca­ron apo­yos en la socie­dad civil espa­ño­la a las deman­das cata­la­nas. Sólo fue una sola per­so­na: San­tia­go Carri­llo. Otro ejem­plo, esta vez per­so­nal pero trans­fe­ri­ble: duran­te el suma­rí­si­mo 1898 (2007) con­tra la izquier­da aber­tza­le vas­ca media­mos para reca­bar apo­yos con­tra un pro­ce­so jurí­di­co inqui­si­to­rial ancla­do en el Dere­cho Penal de Enemi­go. En dos oca­sio­nes, me reu­ní con dos miem­bros de la tra­di­ción cata­la­na mar­xis­ta-comu­nis­ta no inde­pen­den­tis­ta que recla­mas para que nos apo­ya­ran en la denun­cia. Cono­ces a los dos: uno es polí­ti­co, otro es cate­drá­ti­co. Es mejor, por dolo­ro­so, por extre­ma­da­men­te dolo­ro­so, no repro­du­cir ni los nom­bres ni el con­te­ni­do terri­ble­men­te deso­la­dor de su res­pues­ta. Sólo aña­di­ré una cosa: esta­ban al nivel “guan­ta­na­me­ro” de las dia­tri­bas de Mayor Oreja.

* El nudo gor­diano que no te atre­ves a plan­tear en tu refle­xión –que agra­dez­co aun­que tam­bién la juz­gué algo enve­ne­na­da y de ses­go atá­vi­co para con la auto­de­ter­mi­na­ción– es, final­men­te, el suje­to de deci­sión. Como la tra­di­ción mar­xis­ta recla­mó, la auto­de­ter­mi­na­ción de Cata­lun­ya ata­ñe al pue­blo de Cata­lun­ya en base a pro­ce­sos demo­crá­ti­cos, de libre deci­sión y opi­nión (los que vota­rán que si y los que vota­rán que no, sólo fal­ta­ría). Y ahí hay quién se cie­rra numan­ti­na­men­te a que el suje­to de deci­sión es el pue­blo espa­ñol. Y eso, com­pany, eso es puro nacio­na­lis­mo espa­ñol nega­dor de liber­ta­des aje­nas. Camu­fla­do, mati­za­do o des­bor­da­do. Si de lo que se tra­ta en cam­bio es de hablar de fede­ra­lis­mos no hue­cos y sin­ce­ros, hable­mos enton­ces de Pi i Mar­gall. Pri­me­ro libres y des­pués ya deci­di­re­mos con quién nos federamos.

* La hege­mo­nía his­tó­ri­ca del nacio­na­lis­mo con­ser­va­dor con­ver­gen­te, de 23 años de pujo­lis­mo, ha daña­do antes y dete­rio­ra hoy este deba­te. Se uti­li­za como arie­te y excu­sa y pie­dra arro­ja­di­za. Noso­tros no le vamos a rega­lar la auto­de­ter­mi­na­ción a CiU: más toda­vía cuan­do la liber­tad polí­ti­ca de Cata­lun­ya fue defen­di­da en dic­ta­du­ra por la clan­des­ti­ni­dad comu­nis­ta mien­tras los cata­la­nes de Fran­co hacían sus nego­cios. Por eso tan nece­sa­rio el inde­pen­den­tis­mo de izquier­das: para des­nu­dar a CiU y des­pro­veer­le de la manía de envol­ver­se en la ban­de­ra para hacer nego­cios. Pero ape­nas suge­rir –dejar caer, hacer intuir– que las miles y miles de per­so­nas que en dic­ta­du­ra o en demo­cra­cia se han com­pro­me­ti­do con la ple­na liber­tad polí­ti­ca y la máxi­ma jus­ti­cia social en los Paï­sos Cata­lans, des­de un acre­di­ta­do inter­na­cio­na­lis­mo, son CiU o le hacen el jue­go es una fal­ta de res­pe­to en toda regla. Y diría que grave.

* No sé si el aná­li­sis eti­mo­ló­gi­co, tal vez sim­ple, de un dis­cur­so ‑uno más, ni más ni menos- es la mejor for­ma de afron­tar el irre­so­lu­to deba­te nece­sa­rio, impres­cin­di­ble, sobre la izquier­da ante cues­tión nacio­nal. Hubie­ra pre­fe­ri­do una crí­ti­ca polí­ti­ca al pro­yec­to CUP. Pero mira, estos días hemos teni­do la suer­te de poder con­ver­sar lar­ga­men­te con Jai­me Pas­tor y Miguel Rome­ro. Para noso­tros ha sido un lujo. Vien­to sur y cali­dez izquier­dis­ta des­de Madrid en apo­yo a la auto­de­ter­mi­na­ción. Abso­lu­tos com­pa­ñe­ros de via­je. De Pas­tor te reco­mien­do “Los nacio­na­lis­mos, el Esta­do espa­ñol y la izquier­da”, de recien­tí­si­ma publi­ca­ción. Y que habla pre­ci­sa­men­te de lo que sub­ya­ce en esa epís­to­la cru­za­da: la incom­pre­sión inte­lec­tual de los hechos nacio­na­les y los pro­ce­sos his­tó­ri­cos, la inca­pa­ci­dad pro­gra­ma­da y deli­be­ra­da para dis­fru­tar de la pell de brau d’Es­priu y la abso­lu­ta ausen­cia de volun­tad polí­ti­ca de cier­ta izquier­da para res­pe­tar siquie­ra ‑ya no digo deman­dar- el dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción. Moti­va­do por una per­sis­ten­te hege­mo­nía nacio­na­lis­ta espa­ño­lis­ta con­ser­va­do­ra que los ha hecho cau­ti­vos de un espa­ño­lis­mo mili­tan­te, difu­so o camu­fla­do. Ese es el quid. Y cuan­do cai­ga esa cor­ti­na de humo… tal vez noso­tros nos libe­re­mos de nues­tros Millets y ellos de sus Botines.

* Anéc­do­ta de cam­pa­ña que vie­ne muy a cola­ción. En una entre­vis­ta en Cata­lun­ya Radio, Manuel Fuen­tes pre­gun­tán­do­me que haría el día de la inde­pen­den­cia. Pro­se­guir el lar­go camino ímpro­bo de la ple­na libe­ra­ción, por supues­to, sin renun­ciar a Valle­cas ni a Zamo­ra ni a Mari­na­le­da ni a un pro­yec­to con­fe­de­ral como Coop57 ni a la suer­te, el lujo y el honor de com­par­tir pro­yec­tos, por ejem­plo, escri­bien­do en el quin­ce­nal Dia­go­nal. No hay nin­gún moti­vo para hacer­lo y están todos los argu­men­tos para refor­zar esos lazos. En todo caso, fue­ra mitos y fan­tas­mas, la res­pues­ta per­so­nal y trans­fe­ri­ble a Manuel Fuen­tes fue que me iría al Raval, a bus­car al bueno de Lluís Cabre­ra, fun­da­dor en 9 Barris de la peña fla­men­ca Enri­que Moren­te en 1969 y uno de los acti­vos cul­tu­ra­les impres­cin­di­bles del fla­men­co en Bar­ce­lo­na y en Euro­pa. Y que con Cabre­ra nos iría­mos a tomar unas cañas y a can­tar Moren­te. “Ger­ni­ka-Iraq”, por ejem­plo, o “Manhat­tan” (home­na­je a Lor­ca) uno de sus mejo­res temas en mi modes­ta opi­nión des­de aba­jo a la izquierda.

Bueno, lo dejo aquí. Con desa­zón, decía al prin­ci­pio, por­que en tu artícu­lo sub­ya­ce un pun­to de sober­bia y algún gra­do de menos­des­pre­cio hacia la CUP que sólo tu sabrás de dón­de nace y que lo impul­sa. Un abra­zo y la pró­xi­ma en direc­to ana­ló­gi­co y no vir­tual digi­tal. El artícu­lo, eso si, tie­ne una vir­tud crí­ti­ca: reabrir un deba­te siem­pre cerra­do con sie­te lla­ves y cien can­da­dos. El de las cues­tio­nes nacio­na­les y las izquier­das en el Esta­do español.

Sobre el hipo­té­ti­co carác­ter públi­co de esta res­pues­ta en Rebe­lión, lo dejo a tu cri­te­rio y al cri­te­rio tam­bién de Espai Marx, esti­mat Sal­va­dor. Si con­si­de­ráis que pue­de ser­vir para un buen deba­te dia­léc­ti­co y ayu­dar a la con­fron­ta­ción libre de ideas entre dife­ren­tes tra­di­cio­nes de las izquier­das, cosa que some­to a vues­tra con­si­de­ra­ción, lo publi­ca­ría en Rebe­lión. Si, otro­ra­men­te, con­si­de­ráis que ali­men­ta­rá el bucle de la incom­pren­sión o con­tri­bui­rá a estan­car toda­vía más un deba­te que ha naci­do algo enve­ne­na­do, lo deja­mos aquí.

Nos vemos en la pró­xi­ma mani­fes­ta­ción, ¿no?

Salut i llibertat.

PS. He escri­to en cas­te­llano en home­na­je y des­men­ti­mien­to a Wert: para demos­trar que la inmer­sión lin­güís­ti­ca –que nació en los barrios obre­ros de San­ta Colo­ma de Gra­me­net en 1983 a deman­da de padres, madres, pro­fe­so­res y alum­nos– no limi­ta la cul­tu­ra sino que la amplia.

PS. Abra­zos a Miras, a Tafa­lla y tan­tos otros de los que apren­dí hace 20 años, tan­tas lec­cio­nes naci­das de los reco­ve­cos sub­ra­ya­dos de los Grun­dis­se y los Mani­fies­tos filo­só­fi­co-eco­nó­mi­cos de Marx.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *