No, no nece­si­to cerrar los ojos para ver- Mai­té Cam­pi­llo

A Edu ‑Ángel Cam­pi­llo- diri­gen­te mar­xis­ta-leni­nis­ta, ante su segun­do ani­ver­sa­rio de ausen­cias)

B. Durru­ti:

«Al Fas­cis­mo no se le dis­cu­te, se le des­tru­ye”

» Cuan­do la bur­gue­sía ve que el poder se les esca­pa de sus manos, alzan el fas­cis­mo para man­te­ner sus pri­vi­le­gios”

Fusil con­tra fusil, can­tó Sil­vio, y la espe­ran­za cre­ce entre los nadie.

Te gus­ta­ban sus can­cio­nes, y las de “Fau­ra”, a quién lle­gas­te a que­rer como a ti mis­mo por sus reco­no­ci­mien­tos his­tó­ri­cos y su can­ción poé­ti­ca de van­guar­dia, a ambos como par­te de tu mis­ma entra­ña, y, la impo­ten­cia te devo­ra­ba cuan­do rodea­do de “inte­lec­tua­les”, no más que eso, car­da­ban la paja men­tal ado­rán­do­se a sí mis­mos. Lás­ti­ma que lle­ga­ra a cono­cer­te cuan­do ya la repre­sión te había mata­do a peda­ci­tos cebán­do­se bien en cada poro de tu piel, y tus miem­bros cru­jie­ron y tu voz salió por las ven­ta­nas y los barro­tes te gri­lla­ron y la oscu­ri­dad de las cel­das de cas­ti­go pre­ten­die­ron borrar tu axfí­sia, y las pali­zas se eter­ni­za­ron año tras año, cola­bo­ran­do en ello has­ta car­ce­le­ros sin­di­ca­dos, y, enton­ces la alar­ma de tu cuer­po esta­lló y para silen­ciar­lo ante tu ado­ra­da fami­lia y a tu sen­si­ble com­pa, eso que lla­man espo­sa (gipuz­koa­na), te metie­ron en el hos­pi­tal peni­ten­cia­rio, des­pués de haber reco­rri­do el mapa mun­di entre dos fron­te­ras en una pere­gri­na­ción a gol­pe de mazo entre maz­mo­rras mien­tras tu voz y tu amor flo­re­cía, y salía enra­mán­do­se entre cel­da y cel­da abar­can­do las ace­ras.

Lle­gó la for­mu­la into­ca­ble por decre­to inqui­si­dor.

La for­mu­la que pre­ten­dió borrar su pro­pia impo­ten­cia ante tu fir­me­za, la del apa­ra­to repre­si­vo, y dis­pu­sie­ron para ter­mi­nar de vol­ver­te loco y sumi­so, la cora­za y el gri­lle­te. Te hora­da­ron, elec­tro­cu­ta­ron, impu­sie­ron cami­sa de fuer­za, fil­tra­cio­nes para hacer de tu ente­re­za un vege­tal y con el mani­co­mio pre­ten­die­ron aca­bar con­ti­go. Y, allí don­de te lle­va­ran todo ger­mi­na­ba, entre­la­zan­do her­ma­nos, abra­zos, besos, oídos, labios que eri­za­ban la piel y los sen­ti­mien­tos. El pro­ce­so de Bur­gos for­jó tu acti­vi­dad fre­né­ti­ca soli­da­ria, y te lan­zó desa­fian­do al mons­truo, con­tra la manio­bra que qui­so de un gol­pe borrar para siem­pre al guda­ri, gue­rri­lle­ro anti­fas­cis­ta con­tra el impe­rio espa­ñol sus­ten­ta­do por el yan­qui y sus secua­ces fran­ce­ses. Y tu alar­ma vol­vió loco a tus padres de aquí para allá, y a la por ti ado­ra­da, Ber­ta Eli­zal­de Erren­te­ría, a la que que­rías no como común­men­te se quie­re o res­pe­ta a una sue­gra, sino como cama­ra­da y madre has­ta más no poder, amatxo de Loren Ibar­lo­za, tu com­pa. Y, la voz lle­gó entre todos como avi­so urgen­te de den­tro hacia fue­ra, avi­san­do a todos los fami­lia­res.

Siem­pre fuis­te mili­tan­te has­ta segun­dos antes de tu muer­te.

Supis­te agru­par, com­par­tir, res­pe­tar, admi­rar al com­ba­tien­te de den­tro y fue­ra de tu orga­nis­mo; los valo­ra­bas como a ti mis­mo, les expli­ca­bas con pasión el mar­xis­mo leni­nis­mo, epi­so­dios del anti­co­lo­nia­lis­mo que te apa­sio­na­ba resal­tan­do Cuba y la gue­rri­lla colom­bia­na; la resis­ten­cia con­tra el nazis­mo en la Repú­bli­ca esa gran fuer­za cul­ta, que se for­jó con­tra el fas­cis­mo inter­na­cio­nal a tra­vés de esa defen­sa revo­lu­cio­na­ria por la memo­ra­ble Repú­bli­ca, ese pel­da­ño hacia el socia­lis­mo, y la inde­pen­den­cia de los impe­rios inter­nos y exter­nos. Y yo sin cono­cer­te en esa fie­bre, ni saber del color de tus ojos, nacis­te tem­prano para mi. Ya tu con los años tan avan­za­dos… te des­cu­brí, te pude obser­var por fin!, y vi el cuer­po sobre el que se cebó la repre­sión más cruel. Fuis­te entre­ga­do por la sinies­tra poli­cía fran­ce­sa, una vez más como en déca­das ante­rio­res. Fran­cia, la cola­bo­ra­do­ra his­tó­ri­ca del fas­cis­mo inter­na­cio­nal abrien­do y haci­nan­do por doquier has­ta nues­tra era actual cam­pos de con­cen­tra­ción y cel­das de cas­ti­go, entre­gas, cár­cel, repre­sión para con este lado de la Penín­su­la anti­fas­cis­ta. Jamás podrán borrar­lo de su fal­sa his­to­ria “demo­crá­ti­ca”.

Jamás obten­drán olvi­do ni per­dón.

Jamás!, aún siguen ejer­cien­do de sica­rios… por eso es que quie­ro seguir recor­dán­do­te, en el colo­fón de lo que ha for­ma­do par­te esta Tri­lo­gía en Rojo, de aquél día en que dejas­te el pla­ne­ta de los sau­ces un 30 de diciem­bre del 2010.

Lo sien­to, qui­zá equi­vo­qué el iti­ne­ra­rio, debe­ría estar publi­ca­do el libro que dejas­te escri­to sin ese final que tu desea­bas haber ter­mi­na­do, denun­cian­do la manio­bra de los jui­cios far­sa, el Pro­ce­so de Bur­gos, y la repre­sión deso­la­do­ra que se siguió ciñen­do con­tra Eus­ka­di como nación.

Cuan­do por fin!, con­se­guí en mis manos el libro ante tu ines­pe­ra­da des­apa­ri­ción, que­dó tu hue­lla a pie de letra y mero­deé hom­bres y muje­res que se encon­tra­ban en tus apun­tes. Con­se­guí con­tac­to con algu­nos, te escri­bie­ron car­tas, y sigo vien­do cuan­do pue­do a esa her­mo­sa nue­va com­pa tuya ira­qí y a tu hiji­ta, este año es que empe­zó el ins­ti­tu­to.

Ahí no más ando Edu, como Tea­tro Pue­blo.

Jodi­da, rejo­di­da, y cómo no, con­si­de­ra­da y has­ta aplau­di­da como cual­quier otro cama­ra­da que lucha sobre este abis­mo demo­le­dor. Des­de ese pun­to bus­co el sol, soy como tan­go arra­ba­le­ro entre el sen­ti­mien­to pro­fun­do y la inter­pre­ta­ción como for­ma de vida, no todo es espec­tácu­lo. Del lado del fue­lle san­guí­neo que rege­ne­ra y repue­bla las fuer­zas del talen­to que derra­man hacia el cora­zón. Des­de ese lado evi­den­te que tu supis­te defen­der, siem­pre des­de él ha sali­do la sabia de las mejo­res obras e inter­pre­ta­cio­nes. Des­de esa mara­vi­llo­sa cima del arte que tan­to te apa­sio­nó como el de la músi­ca, y que englo­ba todas las artes vivien­tes, con pala­bras y sin ellas, pero con el úni­co arte que se reci­cla y trans­mi­te en onda, de toma en toma don­de uno cur­te la infan­cia, entre can­tos y entre sue­ños, arro­pa­dos por sába­nas de algo­dón bor­da­das una a una, mano a mano, don­de los puños flo­re­cen entre las hojas. Mis manos tus manos nues­tras manos y puños dis­pa­rán­do­se a la vida como ráfa­ga de luz sobre la metra­lla.

Como el can­tan­te fla­men­co tan ajeno a tu vida y tan cer­cano en las pro­fun­di­da­des, Enri­que Moren­te, soli­da­rio siem­pre que pudo mos­trar­lo con la cau­sa vas­ca; se fue unos días antes que tu, el 13 y tu el 30 ambos de diciem­bre; tam­bién se ven­gó con él el male­fi­cio de la anes­te­sia en el mis­mí­si­mo hos­pi­tal. No, no pudo con­ti­go, per­dón con voso­tros, con ese amor y ese arte intrín­se­co de uno y otro bien dife­ren­te pero arte ideo­ló­gi­co con unas for­mas de vida de esen­cia libe­ra­do­ras, don­de se bañan los nadie como enfo­que gene­ral. Por­que de ella, y sólo de esa esen­cia de lucha y sabia, sur­gi­rán manan­tia­les de cose­cha por don­de sigan ema­nan­do las fuen­tes de vida, máxi­mo pel­da­ño en nota de amor de huma­ni­dad. Y no hay otra, u otras notas que nos dejen en este cer­co humano y de la natu­ra­le­za en su con­jun­to que fusil con­tra fusil, can­tan­do a la tie­rra mía, que es la patria for­ja­da entre todos. Lo de sumar depen­de de uste­des en el lugar del pla­ne­ta don­de se encuen­tren. Me refie­ro a mis her­ma­nos de cla­se tra­ba­ja­do­ra, y a los que no dejan tra­ba­jar para que otros vivan mejor: los nin­gu­nea­dos des­po­seí­dos por desahu­cios, los per­se­gui­dos tor­tu­ra­dos e insul­ta­dos, arrin­co­na­dos y amon­to­na­dos en maz­mo­rras, los haci­na­dos en gue­tos, pisa­dos y explo­ta­dos, ven­ci­dos mil veces vil­men­te enga­ña­dos.

Tiem­po que que­ría trans­mi­tir este “evan­ge­lio, escri­to, o nota”

Que en los últi­mos días del com­pa­ñe­ro que rin­do home­na­je, dejó a fe de su repre­sa­lia­da vida, que es el cre­do que lle­vó den­tro des­de hace lunas. Lo asu­mí como mío aun­que es de todos y lo suel­to como arma de futu­ro, cuan­do me encuen­tro con un mise­ri­cor­dio­so divino, o con un mise­ra­ble laca­yo de negras por san­grien­tas tor­men­tas, esas cata­ra­tas a for­ma de tinie­blas del capi­tal que chu­lean y babo­sean entre la dig­ni­dad que flo­re­ce. Dicen que sí, que sólo el ser humano, es capaz de lle­gar a tro­pe­zar mil veces sobre la mis­ma pie­dra. Pero yo creo como el com­pa Edu, que los úni­cos que tro­pe­za­mos más de mil, somos los y las muje­res y hom­bres some­ti­dos duran­te siglos por una mino­ría que a casi todos nos aco­bar­da cuan­do arra­san la sie­ga que pue­bla nues­tros poros.

Cla­ro que esa mino­ría no es una mino­ría cual­quie­ra.

Sume­mos a esa mino­ría una lis­ta lar­ga, encua­dre­mos en ella a los ven­de­pá­trias laca­yos, mer­ce­na­rios fun­cio­na­rios de su polí­ti­ca, sica­rios del régi­men, a los lla­ma­dos “ino­cen­tes” con su can­sino -¿yo?-, ni fu ni fa

pero que son cons­cien­tes, en eso no pue­den enga­ñar, de todo lo que deter­mi­nan las manos del amo. Ade­más, tómen­se todo el tiem­po nece­sa­rio, pero no olvi­den de seguir suman­do tan­ques, caño­nes, bom­bas, misi­les, ame­tra­lla­do­ras, fusi­les, gra­na­das, veneno-pes­ti­ci­da con­tra los ali­men­tos de los nadie, veneno-virus con­tra la huma­ni­dad de éste sim­bó­li­co pobla­do inter­na­cio­nal y sus cul­tu­ras y cos­tum­bres tan re-que-te diez­ma­das como los pro­pios pobla­do­res agre­di­dos, trans­gre­di­dos, dupli­ca­dos, gasea­dos, hip­no­ti­za­dos, aco­sa­dos, gol­pea­dos, humi­lla­dos, obli­ga­dos, redu­ci­dos… Y pasa­mos por la tie­rra, y pasa­mos por la vida, como gusa­nos arras­trán­do­nos, y miran­do de aba­jo y hacía arri­ba, con temor de ser aplas­ta­dos por­que ellos y sólo ellos tie­nen el poder. Por­que ellos y sólo ellos tie­nen la rique­za. Por­que ellos y sólo ellos tie­nen las armas con­tra las pobla­cio­nes que han hecho escla­vas.

Sólo cuan­do el diez­ma­do las ha empu­ña­do en mayo­ría ellos han caí­do.

Ah!, pero ellos tie­nen las rique­zas natu­ra­les en sus manos!, y nos com­pran, enga­ñan, car­gan y des­car­gan con todo sobre las capas des­fa­vo­re­ci­das por des­pre­cia­das, como cla­se, tra­tán­do­las peor que ani­mal en sus cace­rías de cor­te feu­dal, y qué hace­mos, vol­ve­mos al corral del pien­so para sub­sis­tir como rep­til?.

Nooooooo, no ten­go que cerrar los ojos para ver el oro sobre las con­cien­cias… Y, el ins­tin­to mal­va­do vuel­ve a levan­tar­se, revol­cán­do­se gozo­so de nue­vo sobre su pro­pia luju­ria y matan­zas, cami­nan­do una vez más en la his­to­ria a sus hacien­das con el láti­go des­ple­ga­do. Y, su len­gua des­cla­sa­da, de ser­pien­te de sica­rio y laca­yo, se arras­tra tras él acom­pa­ñán­do­los en su idi­lio con­tra la huma­ni­dad. Mien­tras unos y otros ser­vi­do­res hablan ‑para su tran­qui­li­dad y tu intran­qui­li­dad- del ham­bre en otras pobla­cio­nes terres­tres, que ellos fomen­tan y sus mer­ce­na­rios demen­tes defien­den, entre pala­bra escri­ta y bom­bas Hiroshi­ma, gus­to­sa­men­te con­ven­ci­dos de estar del lado del ven­ce­dor. Y, mien­tras tu mue­res des­te­rra­do de todo dere­cho, ellos duer­men a pier­na suel­ta, sabien­do de que jamás levan­ta­rás cabe­za como cla­se, mien­tras las rique­zas natu­ra­les y paí­ses sigan en manos del amo interno y externo que les remu­ne­ra en agra­de­ci­das pagas que nun­ca sufri­rán cri­sis algu­na. Así, con esa repre­sión y aco­so inti­mi­da­to­rio nos han ido des­po­se­yen­do de toda defen­sa, que ya ni la pie­dra en hon­da lan­za­da nos que­da, engu­lli­dos todos por el infierno real en masa de la gran ciu­dad de la tram­pa, esos mons­truos edi­fi­cios depre­si­vos haci­na­dos en for­ma de gue­to.

Hubo un capí­tu­lo espec­ta­cu­lar, que pudo haber lle­ga­do a deter­mi­nan­te, para la lar­ga his­to­ria mun­dial de´los nadie…

El gobierno de los comu­ne­ros, del París de 1871, esta­ble­ció un movi­mien­to popu­lar, un cona­to de revo­lu­ción, pero duró tan poco!, intro­du­jo pro­fun­dos cam­bios en la vida social for­man­do coope­ra­ti­vas de tra­ba­ja­do­res, supri­mien­do el tra­ba­jo veja­to­rio noc­turno, y, has­ta eli­mi­nó la influen­cia reli­gio­sa en la ense­ñan­za. El gobierno de los comu­ne­ros inclu­so lle­gó más allá, y, entre otras ver­da­de­ra­men­te acer­ta­das refor­mas, sus­ti­tu­yó al ejér­ci­to con mili­cias popu­la­res. Impre­sio­nan­te, eso es bien cier­to. Pero bro­tó la nebu­lo­sa con­ci­lia­do­ra, que se acer­có ante las con­tra­dic­cio­nes anta­gó­ni­cas al pue­blo arras­tran­do intrín­se­ca la deca­den­cia, impo­nien­do en la van­guar­dia del gobierno comu­ne­ro una ráfa­ga de mio­pía ocu­lar e impu­so al pue­blo atrin­che­rar­se en París. No avan­za­ron para unir, para eli­mi­nar, des­truir la bur­gue­sía pudien­te de la ciu­dad y del cam­po. Ellos seguían deten­tan­do la eco­no­mía prin­ci­pal, el dine­ro. Y, con dine­ro, den­tro del mis­mo sis­te­ma mone­ta­rio que ellos tenían, crea­ron un nue­vo ejér­ci­to. Un ejér­ci­to de mer­ce­na­rios muy nume­ro­so, en un san­tia­mén aplas­tó la ino­cen­cia del pue­blo pues­ta en la espe­ran­za comu­ne­ra, y los líde­res natos, la van­guar­dia fue ase­si­na­da, y el res­to encar­ce­la­dos, des­te­rra­dos has­ta la muer­te.

La bur­gue­sía siem­pre está aler­ta, tie­ne dine­ro, tie­ne armas.

Los cona­tos de revo­lu­ción que hubo pos­te­rior­men­te en Ingla­te­rra, Ale­ma­nia, y Esta­dos Uni­dos fue­ron apla­ca­dos con igual rapi­dez y con­tun­den­cia que hicie­ron con La Comu­na de París. Ima­gí­nen­se una colec­ti­vi­dad de cam­pe­si­nos ocu­pan­do una fin­ca, unas tie­rras pro­duc­ti­vas. La tra­ba­jan, la cui­dan, sacan fru­tos, comen, viven, gozan, desa­rro­llan.

Lle­ga una per­so­na rodea­da de pis­to­le­ros, tras ellos más mer­ce­na­rios, sica­rios de todo tipo… Y, les dice que esas tie­rras le per­te­ne­cen, que se lar­guen, que des­apa­rez­can. Los tra­ba­ja­do­res no tie­nen mas armas que sus manos, que sus herra­mien­tas de tra­ba­jo. Son muchos, cien­tos pero sus armas no sir­ven. El amo si tie­ne armas, ¡muchas!, todas las armas, y, aun­que apa­ren­te mino­ría, ape­nas unas doce­nas… los cam­pe­si­nos sólo tie­nen dos opcio­nes, una, aga­char la cabe­za y tomar las de san Die­go, y otra, inten­tar resis­tir y com­ba­tir con sus armas rudi­men­ta­rias. En las dos opcio­nes per­de­rían: su dig­ni­dad como per­so­nas en la pri­me­ra, o su vida en la segun­da opción. “Una sola” per­so­na ven­ce a cien­tos. Los tra­ba­ja­do­res no dis­po­nían de armas, no dis­po­nían de defen­sa.

(Paso al capí­tu­lo II)

P. Kro­pot­kin:

«La úni­ca igle­sia que ilu­mi­na es la que arde»

El capi­ta­lis­mo siem­pre se arro­pa en leyes crea­das por el, sólo ellos pue­den tener ejér­ci­tos, poli­cías, mer­ce­na­rios, armas sofis­ti­ca­das.

Sólo ellos deci­den a quien repri­mir, robar, y matar. Una cla­se mino­ri­ta­ria dis­po­ne de todo el poder, has­ta del par­la­men­ta­rio, para domi­nar al res­to de los huma­nos… Y es que la “revo­lu­ción boli­va­ria­na” de Vene­zue­la no es revo­lu­ción.

Es lo que hones­ta­men­te quie­ro decir.

Revo­lu­ción es otra cosa, revo­lu­ción es la toma de las armas por los tra­ba­ja­do­res para derro­tar a la cla­se opre­so­ra, que no es otra que la bur­gue­sía, y todos sus con­sor­tes: ejér­ci­to, poli­cías, medios de comu­ni­ca­ción, buro­cra­cia, y reli­gión como opio, con­di­cio­nan­tes del sis­te­ma opre­sor.

Revo­lu­ción es soli­da­ri­dad con los que luchan.

Soli­da­ri­dad con otros pue­blos del mun­do, con tus veci­nos, que armas en mano inten­tan des­de hace dece­nios sobre­vi­vir sobre una de las mayo­res masa­cres de la his­to­ria de la huma­ni­dad.

NO es revo­lu­cio­na­rio coope­rar con ase­si­nos nar­co-tra­fi­can­tes, alia­dos de la CIA, mons­truo que impo­ne el con­trol sobre la vida en el mun­do y su des­truc­ción.

NO es de revo­lu­cio­na­rios entre­gar a mili­tan­tes vas­cos a uno de los paí­ses del mun­do que más tor­tu­ra.

NO es de revo­lu­cio­na­rios dete­ner, encar­ce­lar y entre­gar a gue­rri­lle­ros, poe­tas, músi­cos, perio­dis­tas, al sis­te­ma fas­cis­ta de Colom­bia.

NI SE HACE UNA REVOLUCIÓN

Hacien­do dia­ria­men­te misas evan­ge­lis­tas, vana­glo­rian­do lo mas oscu­ran­tis­ta y anti­cien­tí­fi­co de la socie­dad.

NO se hace una revo­lu­ción sin ani­qui­lar a los medios de comu­ni­ca­ción de la gran bur­gue­sía.

NO, no se hace una revo­lu­ción sin arre­ba­tar los medios de pro­duc­ción, la ban­ca.

NO es una revo­lu­ción si no se sacan de los lla­ma­dos tem­plos a los inmo­ra­les fomen­ta­do­res de la alie­na­ción escla­vis­ta, y las reli­gio­nes como ins­ti­tu­ción que­den anu­la­das, como par­te del oscu­ran­tis­mo que duran­te siglos y siglos mania­ta e idio­ti­za escla­vi­zan­do a los pue­blos uti­li­za­dos como cal­do de cul­ti­vo, entre can­tos pre­ña­dos de barro­tes dego­llan­do alas libe­ra­do­ras, para impe­dir el vue­lo defi­ni­ti­vo con­tra la explo­ta­ción. Es el pro­pio capi­ta­lis­mo, odio­so y des­pia­da­do, el que impo­ne la alter­na­ti­va.

¿Cómo atre­ver­se hablar en nom­bre del socia­lis­mo implo­ran­do a la vez a la vir­gen, a los san­tos, y a un hipo­té­ti­co dios ami­go para cons­truir un país?

NO, ni para no morir por enfer­me­dad, cuan­do todos los días mue­ren millo­nes de per­so­nas de ham­bre, de mise­ria, de gue­rras impe­ria­lis­tas, de desahu­cios y des­pi­dos impues­tos y otor­ga­dos por los gobier­nos por ulti­ma­tum. Hoy, aca­ban de ase­si­nar a una flor pales­ti­na de 4 años, un niño que jugan­do inten­tó ino­cen­te­men­te pasar al lado oscu­ro sio­nis­ta, una bala dis­pa­ra­da por una mili­tar le des­tro­zó la cabe­za. De tan­tas cosas volun­ta­rias e invo­lun­ta­rias uno mue­re! Qué fal­ta de res­pe­to al humi­lla­do, diez­ma­do, al como si no exis­tie­ra… La cien­cia, y en el caso del pre­si­den­te Chá­vez, los mejo­res médi­cos cuba­nos, es la que le está cui­dan­do, miman­do, alar­gan­do la vida, todo un reto.

Y a su vez, hay que decir­lo para poder dor­mir.

¿Cuán­tos gue­rri­lle­ros siguen murien­do en Colom­bia fusil en mano luchan­do por la jus­ti­cia, por una patria socia­lis­ta?

¿Cuán­tos mue­ren de enfer­me­da­des menos gra­ves que la del pre­si­den­te Chá­vez sin ser aten­di­dos ni por una sim­ple hemo­rra­gia?

Sí, reafir­mo a la voz del pue­blo ejem­pla­ri­zan­do con los poe­tas que sobre la his­to­ria de´ los nadie lucha­ron subien­do nota: “Nadie es mas impor­tan­te que nadie”… ¡Nadie debe­ría ser más impor­tan­te entre los que se con­si­de­ren revo­lu­cio­na­rios! Pero uno se sien­te impor­tan­te y has­ta impres­cin­di­ble cuan­do se deten­ta cier­to poder, el poder abso­lu­to sobre el que se sacri­fi­ca al diez­ma­do y… No te fías de nin­gún cien­tí­fi­co, ni equi­po médi­co, ni la sani­dad que hay en tu pro­pio país a la que el pro­pio pue­blo tra­ba­ja­dor tie­ne como recur­so úni­co.

NO, yo tam­po­co Edu, jamás me ape­na­ré de nadie has­ta humi­llar­me a mi mis­ma, y humi­llar a mis her­ma­nos que luchan.

Ellos, que con­tro­lan todo a tra­vés de los ase­si­nos del pue­blo colom­biano, de la CIA que des­tru­ye los sue­ños de los opri­mi­dos y media­ti­za; de un ejér­ci­to y poli­cía que se sien­te con mucho poder y dine­ro. De la igle­sia cató­li­ca que man­tie­ne un poder ideo­ló­gi­co pre­po­ten­te, y ampa­ra a sus “san­tos” en el poder de las armas, impo­nien­do el mie­do y anal­fa­be­tis­mo en las masas opri­mi­das.

NO, com­pa, yo tam­po­co seré soli­da­ria de quién impi­de la igual­dad entre la gen­te de la que soy par­te vin­cu­lan­te de sus armas de libe­ra­ción, de su ver­dad, de su can­ción de futu­ro.

Sí, estu­ve en Vene­zue­la como tan­tos otros entu­sias­tas de la espe­ran­za revo­lu­cio­na­ria, cuan­do el refe­rén­dum revo­ca­to­rio a Chá­vez, actué y reco­rrí par­te del país; habla­mos con muchos tra­ba­ja­do­res ilu­sio­na­dos como noso­tros, char­lan­do sobre la revo­lu­ción, sobre Cuba, Bolí­var y el Che. .. y, como no, tam­bién sobre su pre­si­den­te Chá­vez.

No recuer­do que en nin­gún momen­to me habla­ra nadie en estos encuen­tros, sobre vír­ge­nes ni dio­ses, sí sobre su tra­ba­jo, sobre sus pro­ble­mas, fati­gas…

Han pasa­do ya unos añi­tos de todos estos cona­tos, que lla­ma­ré como posi­ti­vo de cor­te demo­crá­ti­co. Y, ni tie­nen un fusil en sus manos ni mucho menos el con­trol de los medios de pro­duc­ción, ni el con­trol, es evi­den­te, de la sani­dad ni la cien­cia. Y las mafias siguen exis­tien­do, extor­sio­nan­do, roban­do al mas mise­ra­ble, y ase­si­nan­do indí­ge­nas y sin­di­ca­lis­tas.

Y no hay CDR en cua­dra algu­na, ni arma­do con el mache­te de Mar­tí, ni con la espa­da de Bolí­var, ni con el sim­bó­li­co fusil de nues­tros her­ma­nos, Che, San­dino, Maru­lan­da, Fara­bun­do Mar­tí, Fran País, Zapa­ta, Durru­ti, Rosa­rio´ la dina­mi­te­ra, ni de la valien­te ado­les­cen­te pero heroí­na Inés, Ho chi minh, ni del Mao de la Gran Mar­cha, ni de Manuel Rodri­guez, Raúl Sen­dic, Arga­la… Y, la revo­lu­ción Bol­che­vi­que se ter­mi­nó cuan­do el yan­qui com­pró la revo­lu­ción.

Hay un dicho que dice que en esta vida todo tie­ne un pre­cio.

Que todo se com­pra y se ven­de, has­ta las revo­lu­cio­nes legen­da­rias, como

Krus­chev:

¡A vivir que son dos días!

Y es que los ejér­ci­tos siem­pre son trai­do­res has­ta con Sta­lin lo fue­ron. El poder siem­pre debe estar en manos de los Sovies. Los ejér­ci­tos son pará­si­tos con armas, dege­ne­ra­dos corrup­tos vivi­do­res y tira­nos ven­di­dos al mejor pos­tor. Y ahí no más el ejem­plo chino…

¡QUIÉN TE HA VISTO, Y QUIÉN TE VE!

La cons­truc­ción de una socie­dad socia­lis­ta, para lle­gar al comu­nis­mo liber­ta­rio, o como que­ra­mos lla­mar­la, hacen fal­ta no sólo guá­si­mas, muchas revo­lu­cio­nes hacen fal­ta. Avan­zar en empa­tía, res­pe­to, subir nota en amor por el res­pe­to de los que un dios per­ver­so, dise­ñó como menos que nada. Así, revo­lu­ción tras revo­lu­ción entre gene­ra­ción y gene­ra­ción.

Por­que el enemi­go siem­pre está al ace­cho.

Por­que en el menor des­cui­do te qui­ta la sar­di­na como felino con garras y dien­tes afi­la­dos y te deja así, anu­la­da tu colum­na y cal­ci­fi­ca­ción. Y, los jóve­nes chi­nos hicie­ron su revo­lu­ción “cul­tu­ral”, sí, pero el gran dra­gón muy bien ins­ta­la­do en pala­cio aca­bó devo­ran­do el camino hacia el socia­lis­mo. Y, tuvo muchos hijos, que se hicie­ron igual­men­te dra­go­nes, y, Mao, no dijo ni mu… abra­zó a los dra­go­nes extran­je­ros, y los dra­go­nes extran­je­ros ter­mi­na­ron con la Gran Mar­cha de la libe­ra­ción cam­pe­si­na. Y se hicie­ron mul­ti­mi­llo­na­rios los dra­go­nes nacio­na­les. Y el pue­blo vol­vió a las caver­nas, a la escla­vi­tud y Chi­na, o sea, los dra­go­nes, se hicie­ron gran­des en el capi­ta­lis­mo, tan gran­de que las águi­las del impe­rio le tie­nen mie­do. Y, es que los chi­nos deja­ron el cañón del futu­ro en aque­lla revo­lu­ción “cul­tu­ral”, lo ente­rra­ron entre los cam­pos de arroz, y cla­ro, así no se cons­tru­ye el socia­lis­mo.

Hace tiem­po que el valien­te, sacri­fi­ca­do y ague­rri­do pue­blo viet­na­mi­ta olvi­dó al poe­ta de la vida, de la dig­ni­dad del ser humano, al revo­lu­cio­na­rio gue­rri­lle­ro Ho Chi Mim. Olvi­dó a su pro­pio pue­blo que supo morir ven­cien­do al gran mons­truo de la huma­ni­dad, para aden­trar­se en cami­nos equi­vo­ca­dos, en lagu­nas de algas pes­ti­len­tes, y en siem­bra sin cose­cha colec­ti­va. Los viet­na­mi­tas deja­ron el fusil, ese cañón de futu­ro que arras­tra hacia ade­lan­te la ver­da­de­ra cul­tu­ra entre can­tos y sue­ños de acor­des en cuer­da y cue­ro cur­ti­do, y tor­cie­ron el camino hacia la explo­ta­ción social, la humi­lla­ción y supe­di­ta­ción.

¡Adon­de vas her­mano!

Gri­tó un gue­rri­lle­ro en su tum­ba olvi­da­da.

Y, el pue­blo saha­rahui, y no diga­mos el pales­tino lle­va déca­das resis­tien­do a la ocu­pa­ción de sus tie­rras por par­te de los judios-sio­nis­tas. Pero los pales­ti­nos ape­nas tie­nen arma­men­to, muchas veces se enfren­ta a los ocu­pan­tes con pie­dras y armas rudi­men­ta­rias. Y los sio­nis­tas tie­nen muchas, las más mor­tí­fe­ras y moder­nas del mun­do. Y en un momen­to pun­tual qui­zá, has­ta más del 90% de la pobla­ción de Israel fue­ra ase­si­na: ya que sólo desean la exter­mi­na­ción total del pue­blo pales­tino.

Es indu­da­ble que la úni­ca alter­na­ti­va que tie­ne el pue­blo pales­tino es reagru­par­se, man­dar a la mier­da a las reli­gio­nes que les para­li­zan sus alas, e ini­ciar una revo­lu­ción arma­da de cla­se y de libe­ra­ción nacio­nal, gol­pean­do a los sio­nis­tas en la reta­guar­dia con ata­ques a la indus­tria, pues­tos mili­ta­res, poli­cías, sica­rios de toda estir­pe, gober­nan­tes, clé­ri­gos todos crea­dos por el dolar. Sabo­tean­do las comu­ni­ca­cio­nes, las infra­es­truc­tu­ras, comer­cio. Creán­do­les total ines­ta­bi­li­dad, que es lo que el sio­nis­mo a esta­do crean­do, ines­ta­bi­li­dad y terror, des­de hace tan­tos y tan­tos años impo­nien­do su ile­ga­li­dad. La úni­ca lega­li­dad es la nues­tra, la de nues­tro her­mano pales­tino.

(Paso al capí­tu­lo III, hoy la noche es lar­ga)

V. L. Lenin:

“La úni­ca garan­tía posi­ble de demo­cra­cia es un fusil en el hom­bro de cada obre­ro.”

La lla­ma­da Amé­ri­ca Lati­na, pasó en la mayo­ría de sus paí­ses, de dic­ta­du­ras fas­cis­tas a demo­cra­cias bur­gue­sas. Algu­nos paí­ses como Nica­ra­gua y El Sal­va­dor ini­cia­ron una revo­lu­ción arma­da con­tra las tira­nías de sus res­pec­ti­vos pue­blos. En el caso de Nica­ra­gua toma­ron el poder polí­ti­co con las armas, hacien­do huir al tirano Somo­za y sus secua­ces, al igual que hace años atrás lo hicie­ran los gue­rri­lle­ros cuba­nos con Batis­ta. Pero la revo­lu­ción san­di­nis­ta, no siguió hacien­do revo­lu­ción, y que­dó intac­to el poder eco­nó­mi­co en manos de la bur­gue­sía nica­ra­güen­se, que en par­te apo­yó en el derro­ca­mien­to de Somo­za.

Igual­men­te que­dó intac­to el poder de la igle­sia reac­cio­na­ria, que inclu­so tomó más pro­ta­go­nis­mo con los gobier­nos de Orte­ga, y los medios de comu­ni­ca­ción en su mayo­ría se vol­vie­ron con­tra la revo­lu­ción san­di­nis­ta. Se deja­ron libres a sol­da­dos, poli­cías y ofi­cia­les de Somo­za, que pron­to pasa­ron a la con­tra como mer­ce­na­rios del impe­ria­lis­mo.

No se depu­ra­ron a corrup­tos de la direc­ción san­di­nis­ta, que se ins­ta­la­ron como nue­vos caci­ques del país. En defi­ni­ti­va, debió hacer­se otra revo­lu­ción para cami­nar hacia el socia­lis­mo, no hacia el capi­ta­lis­mo.

Los gue­rri­lle­ros sal­va­do­re­ños inten­ta­ron hacer lo mis­mo que los san­di­nis­tas. Pero los yan­quis ni siquie­ra les deja­ron tomar el poder polí­ti­co. Se inven­ta­ron unas nego­cia­cio­nes para des­ar­mar a los gue­rri­lle­ros, eli­mi­nar a los más com­ba­ti­vos, y com­prar a la direc­ción, hoy bien ins­ta­la­da en los círcu­los polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos. Mien­tras, el pue­blo sal­va­do­re­ño está en la mise­ria mas abso­lu­ta, y el país es un caos de mafias, delin­cuen­cia y dro­gas.

Y, la gue­rri­lla mas anti­gua y com­ba­ti­va de Amé­ri­ca Lati­na, las FARC, se deba­te nue­va­men­te en un pro­ce­so de paz con un régi­men nar­co-ase­sino como el colom­biano, un gobierno de la CIA, por­que los yan­quis son los que con­tro­lan la eco­no­mía, la polí­ti­ca y al ejér­ci­to en Colom­bia.

¿Se cae­rá en la tram­pa, del jue­go de la paz, capi­ta­lis­ta?

Segui­rán ase­si­nan­do a los gue­rri­lle­ros más com­ba­ti­vos e ideo­ló­gi­cos, y, la bur­gue­sía colom­bia­na nun­ca sol­ta­rá el poder que tie­ne mien­tras no se lo arre­ba­ten con las armas.

Y los yan­quis segui­rán man­dan­do, y los cam­pe­si­nos y obre­ros segui­rán en la mise­ria domi­na­dos por los caci­ques y nar­co­tra­fi­can­tes rodea­dos de mili­cos y sica­rios, pero sin diri­gen­tes, sin guía hacia el hori­zon­te del futu­ro. Fusil con­tra fusil, con nues­tra eter­na som­bra entre las som­bras de la sel­va.

Méxi­co que inten­tó hacer la pri­me­ra revo­lu­ción social de la his­to­ria, des­pués de un siglo de penu­rias con gobier­nos casi todos de nar­co­tra­fi­can­tes, ven­di­dos, corrup­tos y ase­si­nos, sigue inmer­so en jugar a la demo­cra­cia. Pero los corrup­tos no quie­ren ni por aso­mo que gobier­ne ni la social­de­mo­cra­cia. Y el pue­blo se mue­re de ham­bre, emi­gra, y es ase­si­na­do. Y nun­ca más se hizo otra revo­lu­ción, nun­ca más los cam­pe­si­nos y obre­ros cogie­ron las armas. Lo de los zapa­tis­tas en Chia­pas es otra cosa, que pudo en su tiem­po pren­der la mecha al res­to de esta­dos, pero la izquier­da refor­mis­ta no esta­ba ni está por la labor, mien­tras no peli­gren en serio sus intere­ses per­so­na­les. Y mien­tras, dia­ria­men­te ase­si­nan a muje­res, a sin­di­ca­lis­tas, cam­pe­si­nos, indí­ge­nas com­pro­me­ti­dos en la lucha social, perio­dis­tas, inte­lec­tua­les, estu­dian­tes, a todo lo que se mue­ve para denun­ciar la injus­ti­cia y la corrup­ción.

(Lle­gó la hora del pos­tre de esta noche lla­ma­da bue­na)

Poned sobre los cam­pos
un car­bo­ne­ro, un sabio y un poe­ta.
Veréis cómo el poe­ta admi­ra y calla,
el sabio mira y pien­sa…

Segu­ra­men­te, el car­bo­ne­ro bus­ca
las moras o las setas.
Lle­vad­los al tea­tro
y sólo el car­bo­ne­ro no bos­te­za.

Quien pre­fie­re lo vivo a lo pin­ta­do
es el hom­bre que pien­sa, can­ta o sue­ña.
El car­bo­ne­ro tie­ne lle­na de fan­ta­sías la cabe­za.

(Anto­nio Macha­do)

Des­pi­do el año ante la vís­pe­ra de siem­pre y con él, a mi gen­te, con rabia, dolen­cia y horror… *A Cuba socia­lis­ta, la revo­lu­cio­na­ria, la Cuba lin­da por una legión de gen­te año­ra­da que sien­te y viven­cia su defen­sa como sed de amor, dis­pu­tán­do­le futu­ro ante el enemi­go de “lo sim­ple” por sen­ci­llo y humil­de; como ense­ña anti­co­lo­nia­lis­ta des­de todos los con­fi­nes del pla­ne­ta.

La Cuba que sim­bo­li­zó un ama­ne­cer cer­cano, un ama­ne­cer de sue­ños e ilu­sio­nes y los tro­va­do­res de talla sur­gie­ron impreg­na­dos de pre­go­nes pro­pios de sabia de flo­res de vida que ofre­cer para seguir vivien­do.

La Cuba que regó el Pla­ne­ta de míti­cos gue­rri­lle­ros y a más de un Che sin ata­du­ras, de deca­den­cia de poder indi­vi­dua­lis­ta, gene­ro­sa­men­te humano; gue­rri­lle­ro de la vida como can­tó Alí Pri­me­ra, siem­pre gue­rri­lle­ro! Sin fron­te­ras, volun­ta­rio­so, libre como el vien­to por el mun­do aman­do tan­to la patria:

LA REVOLUCIÓN

Úni­ca vía hacia la revo­lu­ción de revo­lu­cio­nes que ha de libe­rar a los seres diez­ma­dos por el des­po­tis­mo impe­rial y caci­que de la explo­ta­ción escla­va de un des­pre­cio atroz humi­llan­te y san­grien­to.

A la Cuba ama­da, defen­di­da, dispu­tada, ejem­pla­ri­za­da por el com­pa­ñe­ro home­na­jea­do en estas líneas, Edu, fue el nom­bre impues­to por la clan­des­ti­ni­dad de la mili­tan­cia; otro diri­gen­te, gue­rri­lle­ro sin fron­te­ras, y con el toda su fami­lia hizo de Cuba ban­de­ra de ilu­sio­nes y espe­ran­zas, defen­dién­do­la has­ta que el cuer­po aban­do­nó los idea­les que han segui­do flo­re­cien­do entre los que luchan, entre los que siguen suman­do nota en el amor dis­pu­tán­do­se cada com­ba­te.

Hoy es un día de esas vís­pe­ras que invi­tan a con­fra­ter­ni­zar, por eso he de decir lo que sien­to para lograr­lo, con todo el cari­ño que siem­pre me carac­te­ri­zó y res­pe­to para los que en Cuba, como sue­ño idí­li­co, hemos cre­ci­do edu­ca­dos en su his­to­ria y su amor a la huma­ni­dad. No se si debo, en este ya tuyo, pre­sen­te que te escri­bo. Pero en honor a la pro­pia hones­ti­dad sin­ce­ra de fie­bre de amor, her­mano, he de con­cluir este final con lo que me afec­ta y preo­cu­pa…

Y, lo que me due­le y mucho, pro­fun­da­men­te, des­de hace algu­nos años en lo que está inmer­sa la patria ‑lo que enten­de­mos por revo­lu­ción- esa encru­ci­ja­da polí­ti­ca, social y eco­nó­mi­ca, por­que nada es fácil cuan­do uno está rodea­do, cer­ca­do por el capi­ta­lis­mo inter­na­cio­nal con­su­mis­ta, devo­ra­dor de lo humano en la defor­me por él engu­lli­da huma­ni­dad de saber, o no saber por dón­de tirar. Son momen­tos deci­si­vos, com­ple­jos, difí­ci­les, de los que estoy hablan­do. Y, tam­bién sé como tu supis­te com­pa­ñe­ro, que los mila­gros no exis­ten, y una revo­lu­ción avan­za o retro­ce­de. Tiem­po ya, no sólo Cuba en el mun­do, todo el que se sien­ta mini­ma­men­te revo­lu­cio­na­rio y deten­te poder sobre ello debe­ría tomar medi­das, ante esta deca­den­cia capi­ta­lis­ta impar­tien­do cade­nas de todo tipo; para seguir ende­re­zan­do el camino hacia el socia­lis­mo, don­de la abun­dan­cia como la pobre­za se pague con el nada para mi, y todo para todos. Fal­ta­ron otras revo­lu­cio­nes que se han per­di­do con el tiem­po, y el tiem­po es impla­ca­ble cole­ga, has­ta para con los revo­lu­cio­na­rios del pasa­do siglo.

En tu pró­xi­mo libro, que no logras­te ver publi­ca­do, ensal­zas y agra­de­ces des­de el París del Mayo fran­cés, ya a los médi­cos de Cuba, ese her­mano tuyo soli­da­rio que como uno más se abrió de par en par ante un sen­ci­llo cam­pe­sino que que­ría estu­diar y hacer la revo­lu­ción aquí y allá, pero que la Fran­cia racial no te per­mi­tía; ayu­dó en todo has­ta lo impo­si­ble logran­do en ello pudie­ras resi­dir y estu­diar, lo que era todo para ti, pero tris­te­men­te te diré que no he con­se­gui­do ante la emba­ja­da si vive o no vive…

Pero esto es como dice mi veci­na Argi, hari­na de otro cos­tal.

Sí, Cuba tie­ne que tra­ba­jar y reci­bir el apo­yo de su gen­te en el mun­do para avan­zar pre­ci­sa­men­te en una eco­no­mía socia­lis­ta, ter­mi­nar de raíz con la corrup­ción y los pri­vi­le­gios que pue­dan dar­se, para poder res­pi­rar fue­ra del lodo. Crear nue­vas fuen­tes de rique­za tan­to en el mar como en el cam­po, coope­ran­do con paí­ses que sim­pa­ti­zan para la implan­ta­ción de fábri­cas, de talle­res que encua­dren las nece­si­da­des de desa­rro­llo colec­ti­vo como fun­da­men­tal. Regu­la­ri­zar y estruc­tu­rar el turis­mo, sin hacer un mun­do en sí de él, y apro­ve­char el cli­ma envi­dia­ble en fuen­te de divi­sas. Es evi­den­te que para poder seguir avan­zan­do no hay que estan­car­se, exi­ge reci­clar­se, más pro­fe­sio­na­li­dad, y visión ideo­ló­gi­ca por supues­to com­ba­tir más que nun­ca con mano dura la corrup­ción.

No, no hablo de los tra­ba­ja­do­res en sí, más bien de las empre­sas turís­ti­cas, los direc­to­res y cua­dros de esa peli­gro­sa y degra­da­da fuen­te de ingre­sos, que se ha impues­to como medio de “pro­duc­ción”, y explo­ta­ción de divi­sas en el mun­do.

Hay tan­to tra­ba­jo que seguir hacien­do en la pro­pia sani­dad y edu­ca­ción, trans­por­te, y, no diga­mos en la vivien­da, comu­ni­ca­cio­nes e infra­es­truc­tu­ras; tan­tos barrios que espe­ran ansio­sos sean reha­bi­li­ta­dos! Deben par­ti­ci­par todos sus habi­tan­tes sin excep­ción en ello de una y otra mane­ra, cru­za­dos de bra­zos nun­ca!, espe­rar que otro nos solu­cio­ne la vida jamás!, tras el paso de un hura­cán como ejem­plo, espe­rar que el esta­do o la muni­ci­pa­li­dad lim­pien y arre­glen lo des­tro­za­do, pue­de lla­gar a muti­lar el esta­do de bien­es­tar anhe­la­do por el que se ha lucha­do tan­tos años. No dar can­cha, con qué dere­cho!, a vivi­do­res “tra­ba­jan­do” para el impe­rio ni vivi­do­res “tra­ba­jan­do” des­de den­tro de la revo­lu­ción para su exclu­si­vo egoís­mo. Cor­tar­lo de raíz es sano por salu­da­ble, como hizo en su tiem­po Fidel. A los trai­do­res y corrup­tos no es acon­se­ja­ble una vez apar­ta­dos de sus car­gos ence­rrar­los sin más, se les sigue ali­men­tan­do, cui­dan­do, y ter­mi­na­ría­mos sien­do de nue­vo sus cria­dos; exi­ge una deci­sión más acor­de con los prin­ci­pios. La Cuba por­ta­do­ra de una his­tó­ria de resis­ten­cia idí­li­ca jamás se la debe de lle­var a un calle­jón con sali­da capi­ta­lis­ta en la eco­no­mía. La eco­no­mía capi­ta­lis­ta está lle­na de atro­ci­da­des, y en lo social, a las des­igual­da­des de cla­se.

Fidel crea­ba ilu­sión, empa­tia, unión…

Tenia la fuer­za de un revo­lu­cio­na­rio ora­dor, de un gue­rri­lle­ro, como la tuvie­ron otros que rega­ron sobre el com­ba­te un camino de lucha y crea­ti­vi­dad como for­ma de vida. Cuba igual no nece­si­ta otro Fidel, para mi dolor pro­fun­do, fui edu­ca­da en su amor y pasión… pero si nece­si­ta otra revo­lu­ción inter­na, para seguir crean­do socia­lis­mo. El capi­ta­lis­mo peres­troi­ko o Chino, es cosa muy mala, dis­pa­ra con­tra los ele­gi­dos por los nadie, esos que no caben en la muer­te.

Lo adver­tía el mis­mí­si­mo Fidel hace años:

“La revo­lu­ción se pue­de per­der des­de den­tro”

Y, Che, acon­se­jó:

“Hay que lle­var la gue­rra has­ta don­de el enemi­go la lle­ve: a sus casas, a sus luga­res de diver­sión; hacer­la total. Hay que impe­dir­le que ten­ga un minu­to de tran­qui­li­dad, un minu­to de sosie­go… ata­car­lo don­de quie­ra que se encuen­tre; hacer­le sen­tir una fie­ra aco­sa­da por cada lugar que tran­si­te”

Mai­té Cam­pi­llo (actriz y direc­to­ra de Tea­tro Hatuey)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *