Capi­ta­lis­mo sal­va­je y corrup­to, epi­cen­tro de la cri­sis- Álva­ro Cepe­da

No lo dice el autor de La pri­me­ra gran cri­sis mun­dial del siglo XXI, el inves­ti­ga­dor F Ale­jan­dro Villa­gó­mez, pero de su lec­tu­ra se dedu­ce que la cri­sis eco­nó­mi­ca-finan­cie­ra de 2008 – 2009 tie­ne su ori­gen en el neo­li­be­ra­lis­mo eco­nó­mi­co y corrup­to que deja en rui­nas a muchos paí­ses, a tra­vés de la abso­lu­ta liber­tad de mer­ca­dos don­de se her­ma­nan los capi­ta­lis­tas-finan­cie­ros con los cár­te­les del nar­co­trá­fi­co para obte­ner las máxi­mas ganan­cias, ampa­ra­dos por la mano visi­ble de gobier­nos corrup­tos. El capi­ta­lis­mo mun­dial ha hecho a más de tres cuar­tas par­tes de la huma­ni­dad víc­ti­mas de la pobre­za y el des­em­pleo, y el res­to mane­ja el mun­do como su botín.

Es un rela­to e inter­pre­ta­ción (acer­ta­da al entrar Key­nes a la dis­cu­sión) del sacu­di­mien­to finan­cie­ro-eco­nó­mi­co 2006 – 2009 que ges­tó “una de las peo­res cri­sis finan­cie­ras y eco­nó­mi­cas en la his­to­ria del últi­mo siglo, sólo supe­ra­da por la Gran Depre­sión” de la déca­da de 1930 (res­pec­to de ésta, con­sul­tar: John K Gal­braith, El crac del 29; José Mori­lla Critz, La cri­sis eco­nó­mi­ca de 1929; Gor­don Tho­mas y Max Mor­gan-Witts, El día que se hun­dió la bol­sa; y Dutré­nit, Gui­llén, Puchet, Rodrí­guez, Tous­saint y Gra­fens­tein, El impac­to polí­ti­co de la cri­sis del 29 en Amé­ri­ca Lati­na). En 250 cuar­ti­llas pre­sen­ta “una revi­sión sis­te­ma­ti­za­da de la ges­ta­ción, evo­lu­ción, impac­tos y con­se­cuen­cias en la eco­no­mía mun­dial y mexi­ca­na de la cri­sis glo­bal […] tra­ta de ubi­car a Méxi­co en este even­to […] que resin­tió con mayor fuer­za los efec­tos nega­ti­vos de la cri­sis”.

En el caso mexi­cano, el autor deja de lado la exa­ge­ra­da alar­ma de la influen­za a media­dos de 2009, pues Cal­de­rón, Ebrard, Cór­do­va Villa­lo­bos y algu­nos des­pis­ta­dos gober­na­do­res para­li­za­ron la eco­no­mía y agra­va­ron los impac­tos de la cri­sis; aumen­tó el des­em­pleo con repun­tes infla­cio­na­rios y el desas­tre eco­nó­mi­co fue mayor por nues­tra depen­den­cia al país del Nor­te (loco­mo­to­ra a la que nos engan­chan y des­en­gan­chan nues­tras expor­ta­cio­nes, sobre todo de petró­leo) don­de se ori­gi­nó la cri­sis finan­cie­ra. “La cri­sis ha mos­tra­do que el mode­lo [mexi­cano] de cre­ci­mien­to basa­do en el sec­tor externo resul­ta insu­fi­cien­te, si no se pro­mue­ve un mer­ca­do interno más diná­mi­co y sóli­do”, escri­be Villa­gó­mez.

“Esta cri­sis no es com­pa­ra­ble con la ocu­rri­da duran­te la Gran Depre­sión […] pero todo pare­ce indi­car que se ha colo­ca­do como la peor cri­sis mun­dial des­pués de ese suce­so. Para Esta­dos Uni­dos, país que fue el epi­cen­tro de este suna­mi finan­cie­ro, ésta sería la segun­da peor rece­sión en casi 100 años, con una dura­ción de 18 meses”. Su biblio­gra­fía, índi­ce ono­más­ti­co, notas a sus seis capí­tu­los y su pro­sa de perio­dis­ta (es colum­nis­ta de El Uni­ver­sal), nos per­mi­ten com­pren­der el tema con obje­ti­vi­dad y aso­mar­nos a esa cri­sis que sigue viva, devas­ta­do­ra (Gre­cia, Por­tu­gal, Ita­lia, Irlan­da, Méxi­co…), y que ame­na­za con recru­de­cer los males del capi­ta­lis­mo sal­va­je y corrup­to que pro­pi­cian ban­que­ros vora­ces, polí­ti­cos inca­pa­ces y ladro­nes, y gobier­nos sola­pa­dos que sal­van a los depre­da­do­res.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *