¿La paz en Colom­bia?- Nés­tor Kohan

Nos piden una opi­nión sobre el pro­ce­so de paz en Colom­bia. Resul­ta difí­cil des­de tan lejos. Siem­pre recor­da­mos aque­lla lúci­da adver­ten­cia del vie­jo his­to­ria­dor argen­tino Rodol­fo Puig­grós, quien se reía de la petu­lan­cia por­te­ña afir­man­do que como los revo­lu­cio­na­rios argen­ti­nos no hemos podi­do tomar el poder ni hacer nues­tra pro­pia revo­lu­ción socia­lis­ta anda­mos por el mun­do ins­pec­cio­nan­do revo­lu­cio­nes aje­nas. Hecha esta sal­ve­dad, cree­mos que como inte­gran­tes de la Patria Gran­de lati­no­ame­ri­ca­na, aun­que no sea­mos colom­bia­nos, pode­mos al menos opi­nar o dar nues­tro pun­to de vis­ta.

En Colom­bia hay gue­rra social. Este es el pun­to de par­ti­da. Una gue­rra de lar­ga data, no sólo coyun­tu­ral sino estruc­tu­ral.

- No hay un gru­pi­to de delin­cuen­tes que algu­na vez fue­ron rebel­des idea­lis­tas y hoy están sedien­tos de san­gre y enlo­que­ci­dos por la cocaí­na, como han que­ri­do pin­tar a la insur­gen­cia des­de el poder.
– Tam­po­co exis­te un elen­co de polí­ti­cos pro­li­jos y hones­tos y empre­sa­rios empren­de­do­res que tie­nen difi­cul­ta­des para desa­rro­llar un capi­ta­lis­mo serio por­que los terro­ris­tas no quie­ren vivir en paz y armo­nía, como han que­ri­do dibu­jar los gran­des mono­po­lios de comu­ni­ca­ción a la cla­se domi­nan­te colom­bia­na, tan­to en el plano polí­ti­co como en la esfe­ra eco­nó­mi­ca.
– De igual modo, los mili­ta­res ofi­cia­les de Colom­bia (al menos sus cua­dros diri­gen­tes y altos ofi­cia­les) no son gen­te patrio­ta, ape­ga­dos a la ley, defen­so­res del mun­do libre, la liber­tad del pen­sa­mien­to y las tra­di­cio­nes altruis­tas y plu­ra­lis­tas de occi­den­te.
– Final­men­te, los ase­so­res nor­te­ame­ri­ca­nos e israe­líes, el per­so­nal yan­qui en las bases mili­ta­res, los avia­do­res que bom­bar­dean pobla­ción civil, los espías que hablan inglés (o hebreo) y los seño­res del Pen­tá­gono que dise­ñan los pla­nes de gue­rra con­tra­in­sur­gen­te no son gen­te bue­na, dul­ce y pací­fi­ca, exce­len­tes padres de fami­lia, como apa­re­cen en las pelí­cu­las de Holly­wood de un sába­do a la tar­de.

No. Las cosas por su nom­bre. Al pan, pan; al vino, vino.

En Colom­bia hay gue­rra social. Comen­zó en 1948 con el ase­si­na­to de Jor­ge Elié­cer Gai­tán por par­te de la cla­se domi­nan­te local y con inter­ven­ción de la inte­li­gen­cia yan­qui, aun­que las matan­zas y geno­ci­dios con­tra el pue­blo son muy ante­rio­res (bas­ta recor­dar la masa­cre de las bana­ne­ras en 1928 a manos de la empre­sa tris­te­men­te céle­bre Uni­ted Fruit). Esa gue­rra enfren­ta des­de hace más de 60 años al cam­po popu­lar en sus dife­ren­tes expre­sio­nes (civi­les y polí­ti­co-mili­ta­res) con­tra la cla­se domi­nan­te nati­va y extran­je­ra. Las Fuer­zas Arma­das ofi­cia­les, las más beli­co­sas y san­grien­tas de Nues­tra Amé­ri­ca, están diri­gi­das direc­ta­men­te por el Pen­tá­gono y el Coman­do Sur de las Fuer­zas Arma­das nor­te­ame­ri­ca­nas. Sus jefes hablan inglés, no espa­ñol. En ese con­flic­to social de más de seis déca­das, ha habi­do una can­ti­dad enor­me de des­apa­re­ci­dos (muchí­si­mo mayor que en las dic­ta­du­ras mili­ta­res geno­ci­das del cono sur), de tor­tu­ra­dos, de muti­la­dos con la moto­sie­rra. No los ase­si­nó la insur­gen­cia sino los mili­ta­res y para­mi­li­ta­res al ser­vi­cio del empre­sa­ria­do (como sus pro­pios jefes han decla­ra­do públi­ca­men­te cuan­do la des­agra­de­ci­da cla­se domi­nan­te colom­bia­na pre­ten­dió des­em­ba­ra­zar­se de sus sica­rios y mato­nes). No hay equi­dis­tan­cia posi­ble entre opre­so­res y opri­mi­dos, entre bases mili­ta­res yan­quis e insur­gen­cia, entre el terro­ris­mo de esta­do y la res­pues­ta popu­lar de la rebel­día insur­gen­te.

La “segu­ri­dad demo­crá­ti­ca” no es más que la vie­ja y podri­da doc­tri­na (nor­te­ame­ri­ca­na) de la Segu­ri­dad Nacio­nal, reci­cla­da aho­ra con par­la­men­to y títe­res civi­les.

Eso exis­te en Colom­bia. Pue­de pare­cer obvio, pero no lo es. Insis­ti­mos: las cosas por su nom­bre.

En ese con­tex­to his­tó­ri­co y en una corre­la­ción de fuer­zas inter­na­cio­na­les don­de el gobierno colom­biano se encuen­tra ais­la­do den­tro de Una­sur y en toda Amé­ri­ca Lati­na apa­re­cen estos diá­lo­gos de paz. ¿Son los pri­me­ros? No. Hubo muchos antes. ¿Cómo ter­mi­na­ron todos? Con el bom­bar­deo sis­te­má­ti­co por par­te del terro­ris­mo de esta­do. Por­que el man­te­ni­mien­to de la gue­rra per­mi­te a la bur­gue­sía lúm­pen que gobier­na Colom­bia man­te­ner y repro­du­cir sus nego­cios lúm­pe­nes. La gue­rra es un buen nego­cio para los millo­na­rios. En la gue­rra mue­ren los indí­ge­nas, los more­nos, la gen­te pobre de piel oscu­ra, los hijos del pue­blo. Los ricos hacen dine­ro en nom­bre de “la liber­tad” y de la “segu­ri­dad”.

El com­ple­jo mili­tar-indus­trial de Esta­dos Uni­dos (y sus ser­vi­les peo­nes colom­bia­nos) nece­si­ta recrear la gue­rra perió­di­ca­men­te. El capi­ta­lis­mo para­si­ta­rio de nues­tra épo­ca ha trans­for­ma­do las acti­vi­da­des ante­rior­men­te mar­gi­na­les y noc­tur­nas en su queha­cer cen­tral y en su modus viven­di a ple­na luz del día. Gue­rra, dro­gas y pros­ti­tu­ción cons­ti­tu­yen fuen­tes estruc­tu­ra­les y cen­tra­les de acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta en el mun­do con­tem­po­rá­neo. Por eso no van a des­apa­re­cer con un tími­do e inope­ran­te afi­che de la UNESCO o una pro­pa­gan­da tele­vi­si­va de la UNICEF.

¿Ten­drá futu­ro la paz en Colom­bia a par­tir de estos diá­lo­gos? Por par­te del gobierno y el esta­do colom­biano… defi­ni­ti­va­men­te NO. Sería ton­to y has­ta per­ver­so depo­si­tar espe­ran­zas en gen­te que tie­ne no sólo las manos man­cha­das de san­gre sino tam­bién sus abul­ta­das cuen­tas ban­ca­rias, sus fin­cas, sus fir­mas y empre­sas. La insur­gen­cia sólo podrá impo­ner la paz (sí, por­que la paz con jus­ti­cia social nun­ca lle­ga­rá ale­gre­men­te y soli­ta, se la debe impo­ner, como anta­ño hicie­ron los viet­na­mi­tas o los arge­li­nos) si el con­jun­to del cam­po popu­lar se movi­li­za, des­co­lo­ca y hace tam­ba­lear las estruc­tu­ras de domi­na­ción polí­ti­co-mediá­ti­cas del esta­do terro­ris­ta colom­biano.

Impo­ner la paz a la bur­gue­sía colom­bia­na, obli­gar­la a acep­tar que a lar­go pla­zo es invia­ble el man­te­ni­mien­to de la gue­rra es una tarea dura, un desa­fío casi impo­si­ble, difi­ci­lí­si­mo. Pero la insur­gen­cia colom­bia­na tie­ne un apo­yo popu­lar indu­da­ble. El sólo hecho de haber obli­ga­do al gobierno a acep­tar las mesas de diá­lo­go —con lo cual el esta­do reco­no­ce que la insur­gen­cia no cons­ti­tu­ye “un gru­po de faci­ne­ro­sos, ban­do­le­ros y nar­co­tra­fi­can­tes sin ideo­lo­gía”, sino una fuer­za beli­ge­ran­te, polí­ti­co-mili­tar— ya es un avan­ce nota­ble.

Las dos vio­len­cias (esta­tal e insur­gen­te) no son equi­pa­ra­bles, no son homo­lo­ga­bles. En la medi­da en que los movi­mien­tos socia­les logren elu­dir y supe­rar esas fal­sas dico­to­mías que res­pon­den a la coop­ta­ción de las tram­po­sas y enve­ne­na­das ONGs (que reci­ben cuan­tio­sas sumas de euros y dóla­res a con­di­ción de que con­de­nen por igual “ambas vio­len­cias, ven­gan de don­de ven­gan”, igua­lan­do fal­sa­men­te al terro­ris­mo del esta­do con la rebel­día popu­lar orga­ni­za­da) podrán sumar­se al pro­ce­so de paz.

El futu­ro de este pro­ce­so de paz no se resol­ve­rá en la tele­vi­sión, ya de por sí a favor del régi­men terro­ris­ta como colum­na ver­te­bral de la gue­rra psi­co­ló­gi­ca con­tra­in­sur­gen­te. La posi­bi­li­dad de impo­ner el fin de la gue­rra y la con­quis­ta de la paz depen­de­rá de la capa­ci­dad de los movi­mien­tos socia­les para desa­fiar la “segu­ri­dad demo­crá­ti­ca”, para enfren­tar la repre­sión esta­tal (dis­fra­za­da de “demo­cra­cia”) y las mani­pu­la­cio­nes del gobierno de San­tos. El futu­ro de una nue­va Colom­bia ple­na­men­te inte­gra­da a Amé­ri­ca Lati­na y ya sin bur­gue­sía domi­nan­te ven­drá, no hay duda, de la uni­dad de la insur­gen­cia y los movi­mien­tos socia­les.

Repú­bli­ca Socia­lis­ta y Mul­ti­cul­tu­ral de Mise­re­re, 11 de diciem­bre de 2012

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *