Men­sa­je de soli­da­ri­dad con el cole­ga Adol­fo Atehor­túa- Renán Vega Cantor

«La pri­me­ra noche ellos se acer­can y cogen una flor de nues­tro jardín, 
y no deci­mos nada. 
La segun­da noche ya no se escon­den pisan las flo­res, matan nues­tro perro 
y no deci­mos nada. 
Has­ta que un día el más frá­gil de ellos entra sólo en nues­tra casa, 
nos roba la luna, 
y cono­cien­do nues­tro miedo 
nos arran­ca la voz de la garganta. 
Y por­que no diji­mos nada 
ya no pode­mos decir nada». 
Vla­di­mir Maiakovski 
Cuan­do se vuel­ve a hablar de paz en Colom­bia se entur­bia el pano­ra­ma social y polí­ti­co del país con los ase­si­na­tos, las des­apa­ri­cio­nes, los hos­ti­ga­mien­tos y las ame­na­zas de muer­te, como par­te de la apues­ta de los que se lucran con la gue­rra y, que­rien­do man­te­ner­la a toda cos­ta, se pro­po­nen eli­mi­nar a las per­so­nas que, con sus ideas y sus accio­nes, pue­dan con­tri­buir a cons­truir un país dife­ren­te, en paz y con jus­ti­cia social. Son terro­rí­fi­cas las noti­cias sobre el ase­si­na­to de miem­bros de la Mar­cha Patrió­ti­ca y de orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas de izquier­da, las ame­na­zas de gru­pos para­mi­li­ta­res en diver­sas regio­nes del país y la deten­ción ofi­cial de mili­tan­tes políticos.
La uni­ver­si­dad públi­ca no está al mar­gen de ese pro­ce­so de ame­dren­ta­mien­to como lo pone de pre­sen­te el ase­si­na­to este mar­tes 20 de noviem­bre en la ciu­dad de Arme­nia de Olga Cade­na, comu­nis­ta y pro­fe­so­ra de his­to­ria de la Uni­ver­si­dad del Quin­dío, quien fue­ra mi com­pa­ñe­ra de estu­dios en la pri­me­ra pro­mo­ción de la Maes­tría de His­to­ria de la Uni­ver­si­dad Nacio­nal y a quien le rin­do un home­na­je pós­tu­mo. En la mis­ma direc­ción se ins­cri­ben las ame­na­zas con­tra nue­ve pro­fe­so­res en la Uni­ver­si­dad del Mag­da­le­na por­que denun­cia­ron irre­gu­la­ri­da­des en la elec­ción del rec­tor y las ame­na­zas de muer­te que cir­cu­lan en la Uni­ver­si­dad Peda­gó­gi­ca Nacio­nal y que aho­ra afec­tan de mane­ra direc­ta al cole­ga y ami­go Adol­fo Atehortúa.
Era pre­vi­si­ble que ante la pasi­vi­dad de las direc­ti­vas de la UPN para con­de­nar los pan­fle­tos anó­ni­mos que cir­cu­la­ron en el pri­mer semes­tre de este año con­tra mi inte­gri­dad per­so­nal, los terro­rí­fi­cos emi­sa­rios de la muer­te con­ti­nua­ran con su labor de inti­mi­da­ción, ampa­ra­dos en la impu­ni­dad que los cobi­ja, impu­ni­dad tan­to inter­na como exter­na al ámbi­to uni­ver­si­ta­rio. Estos emi­sa­rios de la muer­te son los que no acep­tan que en una ins­ti­tu­ción uni­ver­si­ta­ria se pue­da pen­sar y asu­mir una pos­tu­ra crí­ti­ca y deli­be­ran­te ante las polí­ti­cas edu­ca­ti­vas que se impul­san en el seno de las uni­ver­si­da­des y que final­men­te bus­can des­truir­las. Para esos emi­sa­rios resul­tan muy inco­mo­das las per­so­nas como el pro­fe­sor Atehor­túa, tan­to por sus inves­ti­ga­cio­nes y estu­dios como por sus accio­nes en defen­sa de la uni­ver­si­dad y de sus estu­dian­tes. Al res­pec­to debo recor­dar su com­pro­mi­so como Decano de Huma­ni­da­des en algu­nos hechos impor­tan­tes: duran­te el paro uni­ver­si­ta­rio del 2011, con sus con­tri­bu­cio­nes a la dis­cu­sión median­te char­las, con­fe­ren­cias y escri­tos per­ti­nen­tes sobre la con­tra­rre­for­ma edu­ca­ti­va; su soli­da­ri­dad con las fami­lias de nues­tros que­ri­dos estu­dian­tes Oscar Arcos, Daniel Gar­zón y Lizai­da Ruíz; sus pos­tu­ras crí­ti­cas en el seno del Con­se­jo Aca­dé­mi­co, en don­de ha debi­do sopor­tar toda cla­se de insul­tos y ultra­jes por el solo hecho de disen­tir con las polí­ti­cas ofi­cia­les de la actual admi­nis­tra­ción de la UPN.
La bru­tal ame­na­za de que ha sido víc­ti­ma Adol­fo Atehor­túa es una terro­rí­fi­ca expre­sión de la igno­ran­cia y la medio­cri­dad que impe­ra en la socie­dad colom­bia­na y en la Uni­ver­si­dad Públi­ca, con­ver­ti­da en un san­tua­rio mer­can­til, en don­de no cabe la refle­xión y mucho menos la defen­sa del dere­cho a la edu­ca­ción. Y tam­bién se enmar­ca en el con­tex­to nacio­nal, en el cual escri­bir sobre cier­tos tópi­cos resul­ta dema­sia­do com­pro­me­te­dor, tal y como suce­de con inves­ti­ga­cio­nes que ha rea­li­za­do Adol­fo Atehor­túa sobre temas álgi­dos, como los rela­ti­vos, para men­cio­nar solo dos, al Pala­cio de Jus­ti­cia y a la masa­cre de Tru­ji­llo, en el Valle del Cau­ca. Con esto se evi­den­cian las tre­men­das difi­cul­ta­des que rodean la labor inte­lec­tual en Colom­bia, lo que nos recuer­da la fra­gi­li­dad de todos aque­llos que solo pode­mos esgri­mir como medio de defen­sa la impres­cin­di­ble arma de la crí­ti­ca y del pensamiento.
Cuan­do se ame­na­za de muer­te a un pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio, a un inves­ti­ga­dor y a un admi­nis­tra­dor aca­dé­mi­co como se hace aho­ra con Adol­fo Atehor­túa que­da de pre­sen­te la bru­ta­li­dad e igno­ran­cia cri­mi­nal que nos rodea y que bus­ca impo­ner el una­ni­mis­mo en el seno del mun­do uni­ver­si­ta­rio, para que los pro­yec­tos de pri­va­ti­za­ción y mer­can­ti­li­za­ción se con­su­men de mane­ra definitiva.
Por todo ello, es muy impor­tan­te que la comu­ni­dad uni­ver­si­ta­ria en pleno recha­ce las ame­na­zas y se soli­da­ri­ce con el pro­fe­sor Atehor­túa, mani­fes­tán­do­se públi­ca­men­te y des­ta­can­do las con­tri­bu­cio­nes inte­lec­tua­les e inves­ti­ga­ti­vas que él ha hecho a la com­pren­sión de la reali­dad colombiana.
Des­de la dis­tan­cia, y con todo el dolor que me embar­ga, me uno al home­na­je y al apo­yo que en el día de hoy la comu­ni­dad uni­ver­si­ta­ria le ofre­ce al cole­ga y ami­go Adol­fo Atehor­túa, con quien nos unen varias cosas: ser pro­fe­so­res del Depar­ta­men­to de Cien­cias Socia­les de la UPN, his­to­ria­do­res y tener una acti­tud crí­ti­ca fren­te a los pro­ble­mas del país y de la edu­ca­ción. Que tan­to él como su fami­lia cuen­ten con mi fra­ter­na solidaridad.
(*) Renán Vega Can­tor es his­to­ria­dor. Pro­fe­sor titu­lar de la Uni­ver­si­dad Peda­gó­gi­ca Nacio­nal, de Bogo­tá, Colom­bia. Autor y com­pi­la­dor de los libros Marx y el siglo XXI (2 volú­me­nes), Edi­to­rial Pen­sa­mien­to Crí­ti­co, Bogo­tá, 1998 – 1999; Gen­te muy Rebel­de, (4 volú­me­nes), Edi­to­rial Pen­sa­mien­to Crí­ti­co, Bogo­tá, 2002; Neo­li­be­ra­lis­mo: mito y reali­dad; El Caos Pla­ne­ta­rio, Edi­cio­nes Herra­mien­ta, 1999; entre otros. Pre­mio Liber­ta­dor, Vene­zue­la, 2008. 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *