La nega­ción de la reali­dad como méto­do de tra­ba­jo. El caso de Cata­lun­ya- Luis Ocampo

El sec­tor mayo­ri­ta­rio de lo que podría­mos lla­mar, qui­zás algo eufe­mís­ti­ca­men­te, la inte­li­gen­cia orgá­ni­ca del blo­que domi­nan­te espa­ñol, tie­ne una espe­cial afi­ni­dad por el méto­do de negar la exis­ten­cia de aque­llos aspec­tos de la reali­dad que no son de su agra­do, o entran en con­tra­dic­ción con sus intere­ses. Has­ta que éstos se expre­san con tal mag­ni­tud que impo­si­bi­li­tan su igno­ran­cia, enton­ces en un com­por­ta­mien­to que podría­mos deno­mi­nar del tipo ciclo­tí­mi­co pro­fun­do, casi de tras­torno bipo­lar, los ele­van, des­de la nada según su sub­je­ti­vi­dad, al nivel de dra­ma o inclu­so de tragedia.
Si por algu­na cir­cuns­tan­cia, el pro­ble­ma adop­ta nue­vas for­mas, inter­pre­tan que éste ya ha des­apa­re­ci­do y de nue­vo entra, esa estruc­tu­ra orgá­ni­ca al ser­vi­cio de la repro­duc­ción del régi­men, en la fase nega­do­ra del pro­ble­ma, has­ta que nue­vos sín­to­mas o sim­ple­men­te la expre­sión exa­cer­ba­da de los ante­rio­res, les lle­va a una nue­va fase de dra­ma­ti­za­ción del con­flic­to en cues­tión. El tema en fin, es no abor­dar con aná­li­sis rigu­ro­so las dife­ren­tes con­tra­dic­cio­nes, de toda natu­ra­le­za , que atra­vie­san una socie­dad com­ple­ja, tal como es la que nos ha toca­do vivir. Úni­ca for­ma de apor­tar solu­cio­nes jus­tas, equi­li­bra­das y por supues­to democráticas.
Esta meto­do­lo­gía de tra­ba­jo, que sucin­ta­men­te aca­ba­mos de des­cri­bir, se evi­den­cia en el tra­to dado a la lla­ma­da, cues­tión cata­la­na. Al menos des­de la sen­ten­cia del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, que recha­zó ele­men­tos esen­cia­les del Esta­tu­to de Auto­no­mía apro­ba­do por amplí­si­ma mayo­ría en el Par­la­ment, reba­ja­do des­pués sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en las cáma­ras espa­ño­las, pero aún así apro­ba­do en Refe­rén­dum por el Pue­blo de Cataluña.
Esa deci­sión del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, obvia­men­te, sig­ni­fi­có un pun­to de infle­xión sin retorno en las rela­cio­nes de Cata­lu­ña con el actual Esta­do Español.
A la impre­sio­nan­te mani­fes­ta­ción de recha­zo por la sen­ten­cia del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, siguie­ron las elec­cio­nes cata­la­nas del 2010, gana­das por CiU y en las que el sobe­ra­nís­mo, por acu­dir muy frac­cio­na­do a las urnas, salió ins­ti­tu­cio­nal­men­te debilitado.
[email protected] comen­ta­ris­tas de los “gran­des medios” escri­tos y audio­vi­sua­les, echa­ron de inme­dia­to las cam­pa­nas al vue­lo. Sus con­clu­sio­nes eran tan paté­ti­cas como la meto­do­lo­gía de tra­ba­jo que las sus­ten­ta­ba. Cata­lu­ña, según esos ana­lis­tas, se españolizaba.
El sobe­ra­nís­mo baja­ba, el PP obte­nía sus mejo­res resul­ta­dos y sus “ami­gos de Cata­lu­ña”, CiU , gana­ban las elec­cio­nes, san­ta sim­pli­ci­dad.
Lle­go el 11 de sep­tiem­bre de 2012 y de nue­vo el estrés ner­vio­so se con­vier­te en his­te­ria, espe­cial­men­te cuan­do el mis­mí­si­mo Artur Mas manio­bra para enca­be­zar el movi­mien­to social, sin pre­ce­den­tes, a favor del dere­cho a deci­dir y la sobe­ra­nía.
El 25N, a par­tir de las 23h, esta­ban otra vez en fase manía­ca, eufó­ri­ca, por­que Artur Mas no había con­se­gui­do su obje­ti­vo, el de la apro­pia­ción, por cier­to inde­bi­da, del tsu­na­mi social soberanista.
Su capa­ci­dad inte­lec­tual no les da para más, sim­ple­men­te son inca­pa­ces de dife­ren­ciar entre ese movi­mien­to social cada día mas amplio y cohe­ren­te a favor de la sobe­ra­nía cata­la­na y sus diver­sas expre­sio­nes políticas.
Les resul­ta difí­cil ana­li­zar en pro­fun­di­dad y sacar con­clu­sio­nes del dato, de que si en el año 2010 entre ERC y CiU suma­ban 72 esca­ños, de los cua­les 62 fue­ron a parar a CiU y 10 a ERC. En el 25N de 2012, la suma de esca­ños de ERC y CiU es de 71, pero con una corre­la­ción mucho más favo­ra­ble a la izquier­da inde­pen­den­tis­ta, es decir de 21 (ERC) y 50 (CiU). A los que hay que sumar los 3 esca­ños obte­ni­dos por la CUP, can­di­da­tu­ra inde­pen­den­tis­ta cohe­ren­te­men­te de izquier­das, que entra por pri­me­ra vez en el Parlament.
¿Esa redis­tri­bu­ción de la hege­mo­nía, hacia la izquier­da, den­tro del sobe­ra­nís­mo cata­lán, pare­ce que es moti­vo de ale­gría para la “inte­lec­tua­li­dad orgá­ni­ca” del blo­que domi­nan­te espa­ñol?, cosas vere­des que non creeredes.
Apre­cia­ción muy dife­ren­tes por cier­to hace la pren­sa inter­na­cio­nal La pren­sa inter­na­cio­nal con­si­de­ra que Cata­lun­ya ha ini­cia­do el camino hacia la independencia
El movi­mien­to for­mal­men­te inde­pen­den­tis­ta no sólo ha gana­do dos esca­ños, sino que ha pasa­do de un total 1.524.924 votos en 2010 a 1.781.460 votos en 2012. Es decir 256.536 votos más, que en por­cen­ta­jes sig­ni­fi­ca un 16,8% de subida.
Ade­más se da un incre­men­to, como decía­mos, muy sig­ni­fi­ca­ti­vo del voto de izquier­das den­tro de ese mun­do sobe­ra­nís­ta, que pasa del 21% al 37,5% del conjunto.
El par­la­men­to cata­lán sali­do de las elec­cio­nes del 25N tie­ne una mayo­ría abru­ma­do­ra a favor del dere­cho a deci­dir, mas de 100 [email protected]; y una mayo­ría abso­lu­ta 74 sobre un total de 135 esca­ños a favor de la soberanía.
El pro­ble­ma cata­lán está tan vivo, al menos como el 24N, pero con una dife­ren­cia impor­tan­te para el Pue­blo Tra­ba­ja­dor, las posi­cio­nes de izquier­da van ganan­do terreno y en ese esce­na­rio nos pare­ce un sal­to cua­li­ta­ti­vo la irrup­ción de la CUP.
La his­to­ria nos ense­ña que en los Pue­blos bajo juris­dic­ción del Esta­do Espa­ñol, el avan­ce del sobe­ra­nis­mo va de la mano de las posi­cio­nes de izquier­das, así ha sido y así pare­ce que sigue sien­do en este momen­to en Cataluña.
Decía­mos que ese carác­ter bipo­lar de la “inte­li­gen­cia del Esta­do”, les lle­va a des­apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des de resol­ver los con­flic­tos por vía polí­ti­ca y recu­rrir cuan­do estas apa­re­cen en toda su exten­sión y gra­ve­dad a la vía repre­si­va, en cual­quie­ra de sus varian­tes, como úni­ca alternativa.
Ese es uno de los ries­gos a los que se enfren­ta el movi­mien­to popu­lar-demo­crá­ti­co en Cata­lu­ña. Otro tam­bién his­tó­ri­ca­men­te pre­sen­te es que algu­nos sec­to­res de la dere­cha cata­la­na renun­cian con cier­ta faci­li­dad a sus con­vic­cio­nes patrió­ti­cas, cuan­do la hege­mo­nía del movi­mien­to pasa a la izquierda.
Al ini­cio del bie­nio negro repu­bli­cano, 1934, el Gobierno espa­ñol deci­dió disol­ver la Gene­ra­li­tat y encar­ce­lar a su Pre­si­den­te, así como a varios de sus con­se­je­ros. Lo mis­mo hizo con muchos ayun­ta­mien­tos de izquier­das, entre ellos el de Valla­do­lid, cuyo alcal­de, Gar­cía Quin­ta­na, fue des­ti­tui­do y apre­sa­do. Pos­te­rior­men­te en 1936 sería ase­si­na­do por los fascistas.
Los sec­to­res más reac­cio­na­rios de la dere­cha espa­ño­la y algu­nos de la pseu­do­iz­quier­da, ya están into­xi­can­do a la opi­nión públi­ca sobre la nece­si­dad de recu­rrir a la apli­ca­ción del Artícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción espa­ño­la de 1978, que pre­vé la sus­pen­sión de las auto­no­mías, caso de que el pro­ce­so de con­sul­ta demo­crá­ti­co al Pue­blo Cata­lán siguie­ra adelante.
Los comu­ne­ros del siglo XXI, en cohe­ren­cia con lo que es el autén­ti­co inter­na­cio­na­lis­mo, siem­pre esta­re­mos del lado de los movi­mien­tos demo­crá­ti­cos-popu­la­res tal como es el caso del pues­to en mar­cha en Cata­lu­ña . Inter­ven­ción de Doris Bene­gas en el mitin de cie­rre de cam­pa­ña de LA CUP –AE – en Bar­ce­lo­na el 23.11.2012.
Des­de la Coor­di­na­do­ra 25S a la que per­te­ne­ce la orga­ni­za­ción en la que mili­to se deman­da la pues­ta en mar­cha de un “Pro­ce­so Cons­ti­tu­yen­te”. Diver­sos Pue­blos del Esta­do, espe­cial­men­te Cata­lu­ña, deman­dan el dere­cho a deci­dir. Ambas exi­gen­cias demo­crá­ti­cas son per­fec­ta­men­te con­flu­yen­tes. De la siner­gia de todas ellas sal­drá ese cam­bio de régi­men que hoy anhe­la­mos la mayoría.
Luis Ocampo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *