Pen­sa­mien­to Crí­ti­co y el deba­te por las cien­cias socia­les en el seno de la revo­lu­ción cuba­na- Nés­tor Kohan

La ofen­si­va anti­ca­pi­ta­lis­ta en los años ’60
¿El capi­tal cons­ti­tu­ye un suje­to auto­má­ti­co, una sus­tan­cia dota­da de vida pro­pia o, por el con­tra­rio, no es más que una rela­ción social his­tó­ri­ca atra­ve­sa­da por los ava­ta­res de la lucha de cla­ses? Ya des­de los tiem­pos de Karl Marx esa pre­gun­ta qui­tó el sue­ño a los revo­lu­cio­na­rios, cada vez que se pro­pu­sie­ron estu­diar la socie­dad (para modi­fi­car­la). La res­pues­ta, aun­que parez­ca sen­ci­lla y qui­zás obvia, dis­ta de ser­lo. Apa­ren­te­men­te, si nos situa­mos en la pers­pec­ti­va de la con­cep­ción mate­ria­lis­ta de la his­to­ria, la teo­ría crí­ti­ca y la filo­so­fía de la pra­xis —como es nues­tro caso— todo con­du­ce a acep­tar que el capi­tal es una rela­ción. Cual­quier otro tipo de res­pues­ta impli­ca­ría des­li­zar­se en los bra­zos del feti­chis­mo más gro­se­ro, opción de la que no siem­pre han logra­do esca­par algu­nas corrien­tes de moda en el pen­sa­mien­to social con­tem­po­rá­neo.
No obs­tan­te, a pesar de esta apa­ren­te sen­ci­llez del pro­ble­ma, toda­vía sobre­vi­ven rela­tos que pre­ten­den expli­car la géne­sis, emer­gen­cia y hege­mo­nía mun­dial del neo­li­be­ra­lis­mo duran­te el últi­mo cuar­to de siglo como si hubie­se bro­ta­do por gene­ra­ción espon­tá­nea a par­tir de los dic­ta­dos mis­mos del capi­tal. ¿El deno­mi­na­do “nue­vo orden mun­dial” que se ins­ta­ló de mane­ra pre­po­ten­te en todo el pla­ne­ta tie­ne aca­so una lógi­ca auto­cen­tra­da? ¿El mer­ca­do y el capi­tal giran espon­tá­nea­men­te sobre sí mis­mos? La mayor par­te de los dis­cur­sos legi­ti­man­tes que hoy pre­ten­den con­ven­cer­nos de su “ineluc­ta­bi­li­dad”, de su “impa­ra­ble” avan­ce y su “incon­te­ni­ble” des­plie­gue, así pare­cen pre­su­po­ner­lo. Muchos de esos dis­cur­sos pre­ten­di­da­men­te “cien­tí­fi­cos” se olvi­dan del modo cómo las dic­ta­du­ras de los gene­ra­les Pino­chet y Vide­la en Amé­ri­ca lati­na y los gobier­nos auto­ri­ta­rios de Ronald Reagan y Mar­ga­ret That­cher en el capi­ta­lis­mo metro­po­li­tano, ope­ra­ron con fór­ceps para que nacie­ran el neo­li­be­ra­lis­mo y sus mer­ca­dos “espon­tá­neos”.
Sin embar­go, la pers­pec­ti­va de los opri­mi­dos —que en for­ma cre­cien­te comien­za a cues­tio­nar al neo­li­be­ra­lis­mo— es bien dis­tin­ta. Si obser­va­mos el mun­do des­de las cla­ses subal­ter­nas, des­de los millo­nes de explo­ta­dos y sojuz­ga­das, el ángu­lo cam­bia nota­ble­men­te. Des­de este otro hori­zon­te, el neo­li­be­ra­lis­mo, los nue­vos patro­nes de acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta y la lógi­ca cul­tu­ral del capi­ta­lis­mo tar­dío no tie­nen una lógi­ca auto­cen­tra­da. No son com­ple­ta­men­te autó­no­mos. No giran sobre sí mis­mos ni son auto­su­fi­cien­tes. Se cons­ti­tu­yen a par­tir de un anta­go­nis­mo. Se ali­men­tan de sus opo­nen­tes. Su “espon­ta­nei­dad” es fic­ti­cia y apa­ren­te.
Los cam­bios eco­nó­mi­cos, socia­les, polí­ti­cos, ideo­ló­gi­cos y cul­tu­ra­les que cris­ta­li­za­ron a fines del siglo XX en la figu­ra del “neo­li­be­ra­lis­mo” no se han gene­ra­do de mane­ra auto­má­ti­ca. Entre estas muta­cio­nes no pue­den sos­la­yar­se la nue­va moda­li­dad de impe­ria­lis­mo y el nue­vo patrón de acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta tar­dío. Si el nue­vo impe­ria­lis­mo dise­mi­na sus gue­rras de con­quis­ta por todo el orbe, repar­tién­do­se el pla­ne­ta, sus recur­sos natu­ra­les y la bio­di­ver­si­dad entre unas pocas fir­mas y empre­sas, el nue­vo patrón de acu­mu­la­ción pro­fun­di­za la sub­sun­ción real del tra­ba­jo en el capi­tal, inten­si­fi­ca la explo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo ocu­pa­da, gene­ra millo­nes de tra­ba­ja­do­res des­ocu­pa­dos, des­tru­ye sis­te­má­ti­ca­men­te el medio ambien­te, refuer­za el patriar­ca­lis­mo —y otras for­mas “arcai­cas”, aho­ra resig­ni­fi­ca­das— y some­te toda la socie­dad a la mer­can­ti­li­za­ción, a lado­mi­na­ción de la sub­je­ti­vi­dad, al con­trol del pen­sa­mien­to y a la vigi­lan­cia. Jun­to con el mili­ta­ris­mo mul­ti­pli­ca­do a esca­la uni­ver­sal, en el capi­ta­lis­mo con­tem­po­rá­neo tam­po­co pue­de obviar­se la cons­truc­ción de una iné­di­ta hege­mo­nía cul­tu­ral nor­te­ame­ri­ca­na a esca­la pla­ne­ta­ria basa­da en los mono­po­lios de la comu­ni­ca­ción masi­va y en el com­ple­jo indus­trial holly­woo­den­se de la ima­gen que impo­nen a todo el mun­do el ame­ri­can way of life.
En el cam­po uni­ver­si­ta­rio dicha hege­mo­nía mun­dial ha teni­do varia­das for­mas de legi­ti­ma­ción ideo­ló­gi­ca y teó­ri­ca según sea la dis­ci­pli­na en cues­tión. Sus pro­pul­so­res han ape­la­do tan­to a los pos­tu­la­dos mone­ta­ris­tas de la eco­no­mía neo­clá­si­ca como a los dis­cur­sos pos­mo­der­nos de “la dife­ren­cia”, la “iden­ti­dad” y el “giro lin­güís­ti­co”, sin olvi­dar­nos tam­po­co del pos­es­truc­tu­ra­lis­mo y el pos­mar­xis­mo, entre muchos otros rela­tos aca­dé­mi­cos (Kohan, 2005c).
Pues bien, en el pre­sen­te ensa­yo par­ti­mos del pre­su­pues­to que si ana­li­za­mos la socie­dad capi­ta­lis­ta mun­dial y la his­to­ria de sus últi­mas déca­das en Amé­ri­ca Lati­na des­de una pers­pec­ti­va crí­ti­ca, la emer­gen­cia del neo­li­be­ra­lis­mo y muchas de estas trans­for­ma­cio­nes que lo acom­pa­ña­ron —tan­to en el mun­do terre­nal del mer­ca­do capi­ta­lis­ta como en el cie­lo cul­tu­ral de la teo­ría pos­mo­der­na— con­for­man una res­pues­ta fren­te a un desa­fío. La ofen­si­va capi­ta­lis­ta de las últi­mas déca­das no ha cons­ti­tui­do en reali­dad más que una con­tra­ofen­si­va. El avan­ce neo­li­be­ral, ni espon­tá­neo ni auto­má­ti­co, ha sido, evi­den­te­men­te, un con­tra­ata­que.
¿Un con­tra­ata­que fren­te a qué y quién? ¿Una con­tra­ofen­si­va para enfren­tar cuál ofen­si­va? Comen­zar a res­pon­der estas pre­gun­tas en Amé­ri­ca Lati­na cons­ti­tu­ye un pri­mer paso para resol­ver el enig­ma de la Esfin­ge. Des­de nues­tro pun­to de vis­ta, el neo­li­be­ra­lis­mo ha cons­ti­tui­do una res­pues­ta capi­ta­lis­ta fren­te a la cri­sis de hege­mo­nía que el capi­tal pade­ció a esca­la con­ti­nen­tal y mun­dial duran­te los años ’60.
Del mis­mo modo que hoy no pue­de com­pren­der­se la reac­ción del fas­cis­mo, del fran­quis­mo y del nazis­mo de los años ’30 (y ni siquie­ra el esta­do de bien­es­tar y las polí­ti­cas key­ne­sia­nas pre­ven­ti­vas pos­te­rio­res a 1929) si no damos cuen­ta de la inmen­sa ame­na­za polí­ti­ca y cul­tu­ral que sig­ni­fi­có para la domi­na­ción mun­dial del capi­tal la revo­lu­ción bol­che­vi­que de 1917 y la ofen­si­va con­se­jis­ta de los ’20; así tam­po­co pue­de com­pren­der­se la con­tra­ofen­si­va capi­ta­lis­ta que se ini­cia a nivel mun­dial tras la cri­sis del petró­leo de los ’70 (sig­na­da en Amé­ri­ca lati­na por toda una serie de dic­ta­du­ras mili­ta­res) si no se da cuen­ta de la agu­da ame­na­za polí­ti­ca y cul­tu­ral que se ini­cia con la revo­lu­ción cuba­na y otros pro­ce­sos socia­les con­tem­po­rá­neos (como la revo­lu­ción cul­tu­ral chi­na o la gue­rra de Viet­nam).
Una ame­na­za que atra­ve­sa­rá toda la déca­da de los ’60 y lle­ga­rá has­ta prin­ci­pios de los ’70. Un ase­dio fren­te a las acei­ta­das redes de la domi­na­ción social (eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca, mili­tar, ideo­ló­gi­ca y cul­tu­ral) que comien­za con la revo­lu­ción cuba­na y que pro­ba­ble­men­te se extien­de —a nivel mun­dial— has­ta la vic­to­ria viet­na­mi­ta de 1975, pasan­do por toda la serie de levan­ta­mien­tos obre­ros y estu­dian­ti­les de 1968 en las metró­po­lis del impe­ria­lis­mo capi­ta­lis­ta occi­den­tal (tan­to en Euro­pa y Japón como en los EEUU).
Por lo tan­to, sos­te­ne­mos como hipó­te­sis que sin dar cuen­ta del apor­te espe­cí­fi­co que pro­du­jo la revo­lu­ción cuba­na a esa ofen­si­va mun­dial de los explo­ta­dos y opri­mi­das, que ori­gi­nó como res­pues­ta una con­tra­ofen­si­va del capi­tal hoy cono­ci­da popu­lar­men­te como “neo­li­be­ra­lis­mo”, no se pue­de com­pren­der a fon­do las raí­ces de éste últi­mo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *