Docu­men­tal sobre un ex-pre­so: «No es un retra­to com­pla­cien­te, hur­ga­mos en luga­res incó­mo­dos»

http://gara.naiz.info/Repository/Imagenes/Pub_3/Issue_8414/p006_f01.jpg«Asier y yo cre­ci­mos jun­tos en las con­flic­ti­vas calles de la Iru­ñea de los ochen­ta. Des­pués, toma­mos cami­nos dife­ren­tes: Asier per­ma­ne­ció allí rea­li­zan­do acti­vi­da­des de cla­ro com­pro­mi­so polí­ti­co, y yo me tras­la­dé a Madrid».
Este esbo­zo nos aden­tra en «Asier ETA biok», un lar­go­me­tra­je docu­men­tal en el que el Aitor Merino («Ake­la­rre», «His­to­rias del Kro­nen», «Celos» o «Te doy mis ojos»- pro­ta­go­ni­za un reen­cuen­tro reple­to de emo­cio­nes con su ami­go, el expre­so polí­ti­co Asier Aran­gu­ren.

¿Qué moti­vos ins­pi­ra­ron la crea­ción de «Asier ETA biok»?
La pri­me­ra idea fue de Amaia, mi her­ma­na y codi­rec­to­ra de la pelí­cu­la, mien­tras Asier aún cum­plía con­de­na. Ambos resi­di­mos fue­ra de Eus­kal Herria des­de hace vein­te años, ella en Ecua­dor y yo en Madrid. Nece­si­tá­ba­mos hablar de Asier, el Asier mili­tan­te y, sobre todo, el Asier ami­go. Lle­vá­ba­mos tiem­po dán­do­le vuel­tas sin con­cre­tar nin­gu­na idea. El día ante­rior a su libe­ra­ción sen­tí un impul­so: que debía tomar una cáma­ra e ir a gra­bar­le, tomar ese tes­ti­mo­nio para des­pués com­par­tir­lo. Así empe­zó todo.
¿El reen­cuen­tro supo­ne una excu­sa argu­men­tal, pero hacia qué pará­me­tros nos guía la pelí­cu­la?
Se tra­ta de un docu­men­tal auto­bio­grá­fi­co, narra­do por mí en pri­me­ra per­so­na, con mi rela­ción de amis­tad con Asier como eje cen­tral. Des­de el mis­mo momen­to en que seguí aquel pri­mer impul­so de tomar una cáma­ra y salir corrien­do a gra­bar, había una nece­si­dad de la que al comien­zo no era muy cons­cien­te. Lo que ori­gi­nó todo esto se había ido ges­tan­do duran­te los años en los que Asier estu­vo encar­ce­la­do: a mis ami­gos de Madrid, la mayo­ría tam­bién actri­ces y acto­res, les habla­ba mucho de Asier, de lo espe­cial que es para mí nues­tra amis­tad. ¿Pero cómo hacer­les enten­der mi amis­tad con un mili­tan­te de ETA? ¿Cómo hacer­les enten­der qué pudo lle­var­le a tomar una deci­sión que a mí mis­mo me cos­ta­ba asi­mi­lar? No se tra­ta­ría de jus­ti­fi­car, sino de cono­cer al otro. Y esta­ble­cer lazos. Por tan­to, la pelí­cu­la gira en tor­mo a estos tres ele­men­tos: Asier como per­so­na obser­va­da, yo como obser­va­dor, y mis ami­gos de Madrid como herra­mien­ta argu­men­tal que repre­sen­ta a quie­nes va real­men­te diri­gi­da la pelí­cu­la, es decir, al públi­co espa­ñol (en espe­cial, aun­que tam­bién al del res­to del mun­do, si es que logra­mos lle­gar a alguno de ellos, cla­ro).
¿Cuá­les fue­ron las pri­me­ras reac­cio­nes de Asier cuan­do le expu­sis­te esta expe­rien­cia com­par­ti­da? ¿Qué Asier te encon­tras­te tras cum­plir su con­de­na?
Me encon­tré al Asier de siem­pre ‚den­tro de lo rela­ti­vo que supo­ne el haber pasa­do ocho años encar­ce­la­do, con todo lo que esto impli­ca. Un Asier ilu­sio­na­do, lucha­dor, com­pro­me­ti­do con sus idea­les; una per­so­na ínte­gra y con­se­cuen­te. Qui­zás, lo que sí había cam­bia­do era mi mira­da sobre él. A lo lar­go de la gra­ba­ción, sur­gie­ron en mí cues­tio­nes que habían esta­do laten­tes, cues­tio­nes difí­ci­les que son par­te de la pelí­cu­la, y que que­re­mos tras­la­dar al espec­ta­dor. Este no es un retra­to com­pla­cien­te. Hur­ga­mos en luga­res incó­mo­dos, que due­len. Asier, des­de el prin­ci­pio, se ha mos­tra­do como es: tre­men­da­men­te gene­ro­so. Pero ambos sabe­mos que nos hemos embar­ca­do en un pro­yec­to del que no sal­dre­mos indem­nes. No sólo él ha sido gene­ro­so; tam­bién su com­pa­ñe­ra, la fami­lia y todos los alle­ga­dos que de algu­na mane­ra apa­re­cen en la pelí­cu­la. Des­de aquí mi agra­de­ci­mien­to, para el que me fal­tan pala­bras…
Hoy en día no resul­ta fácil lle­var a cabo un pro­yec­to cine­ma­to­grá­fi­co. Pero, en este caso con­cre­to, ¿se aña­die­ron mayo­res difi­cul­ta­des en cuan­to plan­teó un pro­yec­to de estas carac­te­rís­ti­cas?
Es cier­to que, tal y como está el patio, poner­se a hacer una pelí­cu­la de cual­quier géne­ro, ya sea docu­men­tal o de fic­ción, es una tarea de locos. De locos… de amor por el cine. Noso­tros esta­mos hacien­do entre menos de diez per­so­nas, no solo sin cobrar sino invir­tien­do mucho tiem­po, esfuer­zo y dine­ro, el tra­ba­jo que en con­di­cio­nes idea­les haría un equi­po de trein­ta o cua­ren­ta per­so­nas. Esa es una de las razo­nes por las que nos hemos lan­za­do al crowd­fun­ding (finan­cia­ción en gru­po a tra­vés de inter­net) por medio de Ver­ka­mi. Ade­más, debi­do al tema que se tra­ta, si espe­rá­ra­mos algo a nivel de ayu­das ins­ti­tu­cio­na­les del Esta­do peca­ría­mos de inge­nuos. Asier ETA biok es una copro­duc­ción con Ecua­dor. La úni­ca ayu­da públi­ca que hemos reci­bi­do ha sido del Con­se­jo Nacio­nal de Cine del Gobierno de ese país. Los euro­peos hemos ido allí duran­te déca­das a hacer docu­men­ta­les sobre sus Pue­blos Indí­ge­nas, su natu­ra­le­za sal­va­je, la her­mo­su­ra de los Andes, etc etc. Y resul­ta que aho­ra son ellos quie­nes apo­yan un pro­yec­to sobre los vas­cos, esos indí­ge­nas tes­ta­ru­dos del otro lado del atlán­ti­co. Me pare­ce una para­do­ja de lo más curio­sa.
El mode­lo ele­gi­do para lograr el capi­tal eco­nó­mi­co ha sido el crowd­fun­ding. ¿Un mode­lo de estas carac­te­rís­ti­cas otor­ga al crea­dor mayor liber­tad?
Sí. Por un lado, lo hace­mos por nece­si­dad. Pero tam­bién es mara­vi­llo­so poder reci­bir el apo­yo del públi­co al que nos diri­gi­mos. Les da la opor­tu­ni­dad de impli­car­se per­so­nal­men­te en el pro­yec­to, de for­mar par­te de él de mane­ra direc­ta. Ya no somos menos de diez; el «noso­tros» se amplía. Es estu­pen­do.
¿Teme que su carre­ra como actor se resien­ta, que tomen repre­sa­lias por abor­dar este tema?
Qui­zás me cie­rren algu­na puer­ta, aun­que quie­ro pen­sar que no. Pero si lo hacen, se abri­rán otras. Siem­pre hay que ele­gir, y el camino que me ape­te­ce es este. Pase lo que pase, bien­ve­ni­do será.
¿Qué encon­tra­rá el espec­ta­dor en «Asier ETA biok»?
‑Una pelí­cu­la hones­ta. La res­pon­sa­bi­li­dad de hablar sobre un ami­go al que quie­res y res­pe­tas, sobre mi tie­rra, sobre uno mis­mo, es enor­me. A Amaia y a mí nos cau­sa pavor no retra­tar a Asier con la dig­ni­dad que mere­ce, y al mis­mo tiem­po, ser capa­ces de ofre­cer una visión no caren­te de crí­ti­ca. Es un equi­li­brio muy deli­ca­do. Pero cree­mos que en ese reto tan difí­cil está el valor de la pelí­cu­la. Ója­la este­mos a la altu­ra.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *