Luis­mi Uhar­te: «Iber­dro­la con­cul­ca dere­chos en Bra­sil y Méxi­co para ganar más»

Gara

GARA
Para este pro­fe­sor e inves­ti­ga­dor, Iber­dro­la no se dife­ren­cia de otras mul­ti­na­cio­na­les. Allí don­de se ins­ta­la gene­ra impac­tos eco­nó­mi­cos, socia­les y cul­tu­ra­les «por­que explo­ta a los tra­ba­ja­do­res» para obte­ner mejo­ras en su ren­ta­bi­li­dad. Denun­cia que la ener­gía reno­va­ble que pro­du­cen es a penas 15%.

Ha segui­do los pasos de Iber­dro­la en Amé­ri­ca Lati­na, cen­trán­do­se en Méxi­co y Bra­sil. Luis Miguel Uhar­te, pro­fe­sor e inves­ti­ga­dor de la UPV-EHU, pre­sen­tó hace unos días su tra­ba­jo «Mul­ti­na­cio­na­les en el siglo XXI: Impac­tos múl­ti­ples. El Caso de Iber­dro­la en Méxi­co y Bra­sil». Un estu­dio por­me­no­ri­za­do se desa­rro­lla­rá esta sema­na en el VII Cur­so Obser­va­to­rio de Mul­ti­na­cio­na­les de Amé­ri­ca Lati­na (OMAL), que se inte­gra la «Pla­ta­for­ma 2015 y más».

¿Qué se pue­de des­ta­car de la acti­vi­dad de Iber­dro­la?

Que una gran par­te de la infor­ma­ción reco­gi­da con­tra­po­ne de una for­ma muy drás­ti­ca la ima­gen que siem­pre pre­ten­de pro­yec­tar de empre­sa ver­de y res­pon­sa­ble, que res­pe­ta el medio ambien­te. Esta inves­ti­ga­ción es un grano de are­na que, des­de la ópti­ca crí­ti­ca, inten­ta des­mon­tar toda esa ima­gen fal­sa que pro­yec­ta la com­pa­ñía que pre­si­de Igna­cio Sán­chez Galán.

¿A qué se refie­re en con­cre­to?

Si habla­mos de la cues­tión ambien­tal, esca­sa­men­te un 15% de la gene­ra­ción de ener­gía es ener­gía reno­va­ble. El res­to, dos ter­ce­ras par­tes, es ener­gía sucia, con­ta­mi­nan­te o de alto ries­go, la nuclear. En el caso de Amé­ri­ca Lati­na es más evi­den­te y en Méxi­co, tam­bién. La ligan a pro­duc­ción ver­de de los pro­yec­tos eóli­cos, pero solo supo­nen un 4% de la pro­duc­ción eléc­tri­ca de Iber­dro­la en ese país.

¿Enmas­ca­ra la reali­dad?

Cla­ro. Si inten­ta­ran uti­li­zar el con­tra­ar­gu­men­to de que antes sí pero aho­ra hay aumen­to cons­tan­te de las ener­gías reno­va­bles, no sería cier­to del todo. La estra­te­gia de la mul­ti­na­cio­nal eléc­tri­ca vas­ca es de diver­si­fi­ca­ción, no de apues­ta por las reno­va­bles. En Méxi­co está cons­tru­yen­do en con­sor­cio una plan­ta de coge­ne­ra­ción, que es ener­gía sucia, y están vin­cu­la­dos a dos pro­yec­tos nuclea­res en Méxi­co y Bra­sil.

¿Hay inte­rés de ir a las reno­va­bles por­que tie­nen ayu­das?

Sí, el inte­rés de Iber­dro­la por las reno­va­bles se debe a que son más lucra­ti­vas. De hecho, si se repa­sa la ren­ta­bi­li­dad de todos los sec­to­res, el más ren­ta­ble es el de las reno­va­bles. Esta­dos Uni­dos es para­dig­má­ti­co por­que las sub­ven­cio­nes públi­cas son astro­nó­mi­cas. Solo des­de esa ópti­ca se entien­de la apues­ta por las reno­va­bles, pero con un fin lucra­ti­vo.

En el plano social, Iber­dro­la se pre­sen­ta como una empre­sa social­men­te res­pon­sa­ble a nivel labo­ral, etc. Aquí no lo cum­ple, pero fue­ra, tam­po­co. Todos los tes­ti­mo­nios reca­ba­dos indi­can que con­cul­ca la liber­tad sin­di­cal y las con­di­cio­nes labo­ra­les. Es preo­cu­pan­tes. En Belo Mon­te en Bra­sil, Iber­dro­la par­ti­ci­pa en un con­sor­cio que se lla­ma Nor­te Ener­gía, que cons­tru­ye la ter­ce­ra pre­sa más gran­de del mun­do. Habla­mos de más de 10.000 tra­ba­ja­do­res en una empre­sa des­co­mu­nal y ope­ran con «sin­di­ca­tos ama­ri­llos», subor­di­na­dos a la empre­sa.

¿Lo ha cons­ta­ta­do en su inves­ti­ga­ción?

Así es. Se demues­tra por­que una par­te impor­tan­te de los tra­ba­ja­do­res con­vo­ca­ron diver­sas huel­gas a tra­vés de sin­di­ca­tos espon­tá­neos alter­na­ti­vos que tie­nen que crear para exi­gir con­di­cio­nes labo­ra­les míni­mas. No pagan horas extras. El 30% del sala­rio que tenía que ver con el trans­por­te ha sido supri­mi­do. En con­di­cio­nes de higie­ne y segu­ri­dad, los tes­ti­mo­nios son dra­má­ti­cos. Tam­bién ha habi­do denun­cias de tra­ba­ja­do­res de Belo Mon­te que se les entre­ga comi­da des­com­pues­ta y algu­nos can­te­ros de obra hubo acu­sa­cio­nes de que les daban para beber agua del río. El trans­por­te que les lle­va de la pre­sa a la ciu­dad, unos 40 kiló­me­tros, con­ta­ban que cuan­do llo­vía tenían que abrir los para­guas den­tro del auto­bús.

¿Diría que Iber­dro­la con­si­gue bene­fi­cios explo­tan­do ?

En Méxi­co y Bra­sil con­si­guen mayo­res nive­les de ren­ta­bi­li­dad que en el Esta­do espa­ñol o en Rei­no Uni­do. Es bas­tan­te evi­den­te. Para que la empre­sa sea ren­ta­ble, otro sec­tor tie­ne que per­der. En Amé­ri­ca Lati­na los que pier­den son las arcas públi­cas por­que se ven­die­ron muy bara­tas las empre­sas públi­cas, por­que están pagan­do pocos impues­tos y por­que se per­mi­te una legis­la­ción que impo­ne una tari­fa eléc­tri­ca muy alta. Y en el caso de las dis­tri­bui­do­ras de elec­tri­ci­dad están cobran­do las tasas más altas del mun­do. En Bra­sil Iber­dro­la a tra­vés de Neo­ener­gía, que es su sello en Sal­va­dor de Bahía y Per­nan­bu­co, está tenien­do unos nive­les de lucro increí­bles.

¿Qué ocu­rre con la comu­ni­dad indí­ge­na en Méxi­co?

Hay que enten­der la pre­sen­cia de Iber­dro­la no como algo ais­la­do, sino como par­te del mega­pro­yec­to eóli­co trans­na­cio­nal. Hablar de Oaxa­ca, es hablar de pro­yec­to que más que con un espí­ri­tu de impul­sar las ener­gías reno­va­bles, hay un espí­ri­tu de lucro. Diver­sas empre­sas eléc­tri­cas euro­peas y esta­dou­ni­den­ses han encon­tra­do el filón. Por­que la velo­ci­dad del vien­to es ade­cua­da. Esta­rá com­pues­to por trein­ta par­ques eóli­cos.

La sobe­ra­nía nacio­nal ha sido cedi­da a las trans­na­cio­na­les. Se va a mer­can­ti­li­zar la gene­ra­ción eléc­tri­ca y, una par­te, no va a ser para sumi­nis­tro a la ciu­da­da­nía, sino de auto­abas­te­ci­mien­to de las empre­sas pri­va­das. En este con­tex­to de des­em­bar­co, entre ellas Iber­dro­la, ha gene­ra­do un con­flic­to con las comu­ni­da­des indí­ge­nas dedi­ca­das a la agri­cul­tu­ra, a una eco­no­mía tra­di­cio­nal. Este pro­yec­to ha pues­to en ries­go su super­vi­ven­cia y el modo de vida ances­tral.

Nos dicen que Ale­ma­nia está ganan­do la ter­ce­ra gue­rra mun­dial, la de las finan­zas, y ¿el Esta­do espa­ñol está reco­lo­ni­zan­do Amé­ri­ca?

Hay que com­pren­der­lo en el mar­co de una socie­dad glo­bal. El capi­ta­lis­mo como sis­te­ma domi­nan­te está inter­co­nec­ta­do. Si no pue­de lucrar­se aquí, va a otro lugar. El fenó­meno mul­ti­na­cio­nal en el Esta­do espa­ñol sur­ge en los años 90 con la entra­da en Euro­pa y la com­pe­ten­cia del res­to de empre­sas euro­peas. La vía fue acu­dir a Amé­ri­ca Lati­na. Des­em­bar­car y apro­ve­char­se de la des­re­gu­la­ción que se impul­só en todo ese con­ti­nen­te. En Méxi­co se vuel­ve a esa narra­ti­va de la colo­ni­za­ción espa­ño­la. Así lo ven y es, cada vez, más cla­ro.

¿Como se le da la vuel­ta?

Con inves­ti­ga­cio­nes, poten­cian­do agen­tes crí­ti­cos fren­te a la con­cen­tra­ción de poder que las ins­ti­tu­cio­nes apo­yan. La gen­te en cada lugar debe orga­ni­zar­se y luchar por sus dere­chos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *