De cami­nos elec­to­ra­les y lógi­cas mar­xis­tas- Gil­ber­to López y Rivas

Ponen­cia pre­sen­ta­da en Cate­dra Car­los Marx. Mesa de deba­te 1. Demo­cra­cia, elec­cio­nes y socia­lis­mo en Amé­ri­ca. Encuen­tro 2012, Uni­ver­si­dad Autó­no­ma del Esta­do de More­los. Cuer­na­va­ca, More­los, 19 de octu­bre de 2102.

Des­de la lógi­ca de quie­nes sien­do mar­xis­tas, hemos esta­do acom­pa­ñan­do a los pue­blos ori­gi­na­rios por los cami­nos de las auto­no­mías basa­das en los prin­ci­pios de la comu­na­li­dad, la demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va y el prin­ci­pio de man­dar obe­de­cien­do, los pro­ce­sos elec­to­ra­les que tie­nen lugar en paí­ses cuyos gru­pos gober­nan­tes y oli­gár­qui­cos asu­men una posi­ción de aca­ta­mien­to subal­terno al mode­lo de mun­dia­li­za­ción capi­ta­lis­ta neo­li­be­ral, repre­sen­tan meca­nis­mos hete­ró­no­mos a tra­vés de los cua­les las cla­ses domi­nan­tes, los apa­ra­tos coer­ci­ti­vos e ideo­ló­gi­cos del Esta­do y los pode­res fac­ti­cos impo­nen a los can­di­da­tos que garan­ti­zan la repro­duc­ción de sus sis­te­mas de explo­ta­ción y domi­na­ción. Esta acción impo­si­ti­va se lle­va a cabo aún a cos­ta de la trans­gre­sión de sus pro­pios mar­cos jurí­di­cos cons­ti­tu­cio­na­les y recu­rrien­do a la dic­ta­du­ra mediá­ti­ca y la defrau­da­ción estruc­tu­ral, tra­di­cio­nal y elec­tró­ni­ca para lograr vio­len­tar la volun­tad popu­lar.

La ense­ñan­za reite­ra­da que dejan los frus­tra­dos pro­ce­sos elec­to­ra­les mexi­ca­nos pre­si­den­cia­les es que mien­tras no exis­ta una corre­la­ción de fuer­zas polí­ti­cas y socia­les, movi­mien­tos y pro­ce­sos autó­no­mos que des­de aba­jo impon­gan nue­vas reglas del jue­go, resul­ta des­gas­tan­te y con­tra­pro­du­cen­te para estos movi­mien­tos con­ti­nuar par­ti­ci­pan­do en el ámbi­to elec­to­ral. No se ha des­ta­ca­do de mane­ra sufi­cien­te que las expe­rien­cias lati­no­ame­ri­ca­nas recien­tes en que las izquier­das han gana­do la pre­si­den­cia de sus res­pec­ti­vos paí­ses, Vene­zue­la, Boli­via, Ecua­dor, por ejem­plo, se han dado en con­tex­tos de fran­ca rup­tu­ra del sis­te­ma tra­di­cio­nal de par­ti­dos, ya sea por la irrup­ción de masi­vos movi­mien­tos indí­ge­nas, ciu­da­da­nos o de varia­da natu­ra­le­za cívi­co-mili­tar.

¿Por qué enton­ces en Méxi­co, a los repe­ti­dos y monu­men­ta­les frau­des elec­to­ra­les, siguen las mis­mas ruti­nas de espe­rar otros seis años más para lograr, aho­ra sí, el cam­bio ver­da­de­ro, con­fian­do en que la natu­ra­le­za auto­ri­ta­ria, corrup­ta, impo­si­ti­va y tram­po­sa del sis­te­ma impe­ran­te cam­bie y reco­noz­ca el triun­fo de una izquier­da moder­na y bien por­ta­di­ta? No es posi­ble con­ti­nuar dele­gan­do nues­tra repre­sen­ta­ción y las espe­ran­zas de cam­bio en el pro­ta­go­nis­mo de una izquier­da ins­ti­tu­cio­na­li­za­da, divor­cia­da de las luchas anti sis­té­mi­cas y de las que tie­nen lugar en con­tra de la gue­rra social, por la inte­gri­dad y pre­ser­va­ción de los terri­to­rios y sus recur­sos, con­tra el saqueo y la depre­da­ción capi­ta­lis­ta.

Tam­po­co se tra­ta de renun­ciar a nin­gu­na for­ma de lucha social, inclu­yen­do el ámbi­to elec­to­ral y par­la­men­ta­rio, ni a la for­ma par­ti­do como ins­tru­men­to orga­ni­za­ti­vo al ser­vi­cio de la trans­for­ma­ción social, siem­pre y cuan­do elec­cio­nes y par­ti­do ten­gan a los tra­ba­ja­do­res y a los pue­blos su pro­pó­si­to y razón de ser. El recien­te triun­fo del coman­dan­te Hugo Chá­vez para un nue­vo perio­do de su pre­si­den­cia en la Repu­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, mues­tra una expe­rien­cia de par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral con abier­tas posi­cio­nes socia­lis­tas que es refren­da­do por un 55% del elec­to­ra­do, con un 80% de par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na en el pro­ce­so.

En el otro polo equi­dis­tan­te, Enri­que Peña Nie­to ha sido impues­to como nue­vo titu­lar del eje­cu­ti­vo fede­ral para dar con­ti­nui­dad a las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les, pro­fun­di­zar las “refor­mas estruc­tu­ra­les”, como la gro­tes­ca refor­ma labo­ral que aca­ban de apro­bar, seguir la pri­va­ti­za­ción de PEMEX, los tur­bios nego­cios al ampa­ro del poder públi­co, inclu­yen­do el nar­co­trá­fi­co, y ase­gu­rar la impu­ni­dad para los crí­me­nes de lesa huma­ni­dad come­ti­dos duran­te el gobierno de Feli­pe Cal­de­rón. El frau­de estruc­tu­ral del sis­te­ma polí­ti­co mexi­cano con­lle­vó el escan­da­lo­so sobre­gi­ro en los topes eco­nó­mi­cos de cam­pa­ña, la coac­ción de la ciu­da­da­nía por sin­di­ca­tos ofi­cia­lis­tas, patro­nes y sica­rios, la com­pra de sufra­gios con dine­ro en efec­ti­vo, des­pen­sas, cemen­to o tar­je­tas de pre­pa­go, las encues­tas que no miden sino nor­man inten­cio­nes de voto, la dic­ta­du­ra mediá­ti­ca que cons­tru­ye y des­tru­ye can­di­da­tos y que, de paso, se embol­sa exor­bi­tan­tes sumas de dine­ro; ade­más de las auto­ri­da­des y tri­bu­na­les elec­to­ra­les omi­sos a sus obli­ga­cio­nes y cóm­pli­ces de esas prác­ti­cas de corrup­ción exten­di­da y masi­va. Todo ello, más los denun­cia­dos actos de defrau­da­ción direc­ta en las casi­llas, con las múl­ti­ples “téc­ni­cas” que han gana­do fama uni­ver­sal, hicie­ron reali­dad el regre­so del Par­ti­do Revo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal a la pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca, a con­tra­co­rrien­te de una socie­dad civil indig­na­da y un movi­mien­to de jóve­nes que pese a su fecun­da toma de con­cien­cia no pudie­ron rever­tir el gol­pe orques­ta­do por el gru­po oli­gár­qui­co el 1 de julio del 2012.

Por su par­te, las izquier­das elec­to­ra­les mexi­ca­nas, pese a las trau­má­ti­cas expe­rien­cias del 1988 y 2006, y sin que media­ra una auto­cri­ti­ca sobre su actua­ción pasa­da, no se orga­ni­za­ron ni orga­ni­za­ron a la socie­dad para rever­tir el frau­de que venía pre­pa­rán­do­se meses antes de las elec­cio­nes; entram­pa­das en la ins­ti­tu­cio­na­li­dad de la que for­man par­te, asu­mie­ron nue­va­men­te –sin fun­da­men­to alguno– acti­tu­des triun­fa­lis­tas, mien­tras sus inte­lec­tua­les per­die­ron el sen­ti­do de la crí­ti­ca hacia su can­di­da­to, sus posi­cio­nes equi­vo­cas en temas fun­da­men­ta­les y el con­te­ni­do ambi­va­len­te y gris de una cam­pa­ña sal­va­da por la irrup­ción juve­nil que vino a dar­le una impron­ta ines­pe­ra­da; sus orga­nis­mos par­ti­dis­tas se ale­ja­ron de movi­mien­tos socia­les impor­tan­tes, como el de los pue­blos indí­ge­nas, o el que se pro­nun­cia en con­tra de la gue­rra social encu­bier­ta en la “lucha con­tra el nar­co­trá­fi­co”, o el que denun­cia la abier­ta inje­ren­cia de Esta­dos Uni­dos en nues­tro país; así, fir­man­do “pac­tos de civi­li­dad” a sabien­das de que los ope­ra­ti­vos frau­du­len­tos esta­ban en mar­cha, resul­ta­ron amo­ro­sa­men­te indul­gen­tes con gru­pos empre­sa­ria­les, cle­ri­ca­les y con priis­tas recien­te­men­te con­ver­sos, entre ellos, quien en 1988 ope­ró la “caí­da del sis­te­ma” y otro, sub­se­cre­ta­rio de gober­na­ción, actual gober­na­dor de Tabas­co, den­tro del “pro­gre­sis­mo”.

Esta sería la ter­ce­ra oca­sión, en los últi­mos años, en que el pue­blo mexi­cano expe­ri­men­ta la derro­ta en sus esfuer­zos por una tran­si­ción real­men­te demo­crá­ti­ca, de modo que habría que pre­gun­tar­se por la via­bi­li­dad de pro­ce­di­mien­tos elec­to­ra­les impues­tos por el capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral y aca­ta­dos dócil­men­te por par­ti­dos que en cada una de estas frus­tra­cio­nes estra­té­gi­cas no pier­den del todo, como pier­de la demo­cra­cia de mane­ra igno­mi­nio­sa, sino que, por el con­tra­rio, ganan. Ganan gobier­nos esta­ta­les, muni­ci­pa­les, dele­ga­cio­na­les, curu­les en el Con­gre­so de la Unión y en con­gre­sos loca­les y reci­ben cuan­tio­sas pre­rro­ga­ti­vas eco­nó­mi­cas para sos­te­ner sus apa­ra­tos buro­crá­ti­cos. Estos orga­nis­mos par­ti­dis­tas, más que intere­sa­dos en luchar en con­tra de la acei­ta­da impo­si­ción de Peña Nie­to, se apre­su­ra­ron a reco­no­cer­lo, antes de que can­ta­ra el gallo, como pre­si­den­te “elec­to”.

Algu­nos pue­den pre­gun­tar­se si una even­tual incor­po­ra­ción al voto por la izquier­da ins­ti­tu­cio­nal por par­te de aque­llos que han cues­tio­na­do en estas con­di­cio­nes la vía elec­to­ral en nues­tro país hubie­se sido deci­so­ria en los resul­ta­dos a modo que nue­va­men­te impu­so el sis­te­ma. Qui­zás, un pro­gra­ma de izquier­da de otra índo­le pudie­se haber suma­do más votos, pero su mon­to final nada tie­ne nada que ver con la mag­ni­tud del ter­cer mega frau­de ni con el apa­ra­to estruc­tu­ral que lo hizo posi­ble. Quie­nes hemos man­te­ni­do una posi­ción crí­ti­ca fren­te al régi­men de par­ti­dos de Esta­do, fui­mos cau­tos en expre­sar­nos en con­tra de la opción de millo­nes de ciu­da­da­nos que con­fia­ron nue­va­men­te en el posi­bi­lis­mo de los pro­ce­sos elec­to­ra­les bajo un sis­te­ma esen­cial­men­te nega­to­rio del ejer­ci­cio efec­ti­vo de la demo­cra­cia repre­sen­ta­ti­va.

De ahí el har­taz­go que se expre­sa en los jóve­nes de #YoSoy132 y en quie­nes por déca­das han tra­ta­do de cam­biar el rum­bo del país, des­de muy diver­sas posi­cio­nes polí­ti­cas e ideo­ló­gi­cas, y algu­nos de ellos, a par­tir de todas las for­mas de lucha, inclu­yen­do la arma­da. Es alen­ta­dor que la con­ti­nui­dad con las luchas socia­les del pue­blo mexi­cano se expre­se explí­ci­ta­men­te des­de el movi­mien­to juve­nil que irrum­pió en mayo. La memo­ria se cons­ti­tu­ye en acer­vo que ser­vi­rá para paliar los ata­ques que ya están reci­bien­do des­de el poder.

Asi­mis­mo, des­de la lógi­ca del mar­xis­mo liber­ta­rio repre­sen­ta­do en una gran pen­sa­do­ra y revo­lu­cio­na­ria, como Rosa Luxem­bur­go, la acción autó­no­ma de las masas es la cla­ve para enten­der la lucha por la tras­for­ma­ción radi­cal de la socie­dad capi­ta­lis­ta. Por ello, en un deba­te sobre la demo­cra­cia, elec­cio­nes y socia­lis­mo en Amé­ri­ca Lati­na cobra una gran impor­tan­cia sus plan­tea­mien­tos sobre la trans­for­ma­ción socia­lis­ta no como un “día deci­si­vo”, sino como un pro­ce­so que pue­de comen­zar aquí y aho­ra, por el cam­bio en la corre­la­ción de fuer­zas, en las estruc­tu­ras de poder y de pro­pie­dad, en la inno­va­ción ins­ti­tu­cio­nal, que lle­ve a una rup­tu­ra, en el caso mexi­cano, del régi­men de par­ti­dos de Esta­do como el que se ha impues­to por ter­ce­ra oca­sión a los afa­nes del pue­blo mexi­cano por tran­si­tar por la vía elec­to­ral hacía una supues­ta tran­si­ción demo­crá­ti­ca.

El socia­lis­mo –seña­la­ba Luxem­bur­go– no pue­de ser rea­li­za­do por decre­tos ni es un cam­bio de gobierno lle­va­da a cabo por una mino­ría, sino una tras­for­ma­ción radi­cal de la anti­gua socie­dad, en todos los pla­nos, por la acción autó­no­ma de los tra­ba­ja­do­res. Advir­tió y cri­ti­co los pro­ce­sos de buro­cra­ti­za­ción de la social­de­mo­cra­cia par­ti­da­ria y los sin­di­ca­tos. En este sen­ti­do, Rosa Luxem­bur­go se opo­ne a la idea del socia­lis­mo como esta­ti­za­ción de los medios de pro­duc­ción sin con­trol de los tra­ba­ja­do­res, camino para una inevi­ta­ble buro­cra­ti­za­ción. Con la revo­lu­ción ale­ma­na en mar­cha, la demo­cra­cia socia­lis­ta pasa a sig­ni­fi­car con­cre­ta­men­te, para Rosa Luxem­bur­go, un gobierno con­se­jis­ta, muy simi­lar, guar­dan­do las dife­ren­cias en tiem­po y con­di­cio­nes, al que se esta­ble­ce en la Comu­na de Paris, en 1871, o en las actua­les Jun­tas de Buen Gobierno zapa­tis­ta. Los con­se­jos, orga­nis­mos de base elec­tos por los obre­ros y sol­da­dos, de acuer­do al pro­gra­ma de la Liga Espar­ta­co, serían la nue­va for­ma de poder esta­tal para sus­ti­tuir los órga­nos here­da­dos de la domi­na­ción bur­gue­sa; demo­cra­cia socia­lis­ta sig­ni­fi­ca­ba en aquel con­tex­to el auto­go­bierno de los pro­duc­to­res. Isa­bel Maria Lou­rei­ro, en su libro Rosa Luxem­bur­go: los dile­mas de la acción revolucionaria[1], iden­ti­fi­ca una idea rec­to­ra de su pen­sa­mien­to que es de gran uti­li­dad para el tema que nos ocu­pa: “Para Rosa Luxem­bur­go, así como para los movi­mien­tos socia­les de nues­tra épo­ca, es la par­ti­ci­pa­ción de los de aba­jo de la que pro­vie­ne la espe­ran­za de cam­biar el mundo…No debe­mos espe­rar nada de hom­bres pro­vi­den­cia­les. Cual­quier cam­bio radi­cal, en el sen­ti­do de un pro­yec­to eman­ci­pa­dor, solo pue­de resul­tar de la pre­sión social de aba­jo a arriba”.[2]

Por ello, el EZLN en su Sex­ta Decla­ra­ción, más vigen­te que nun­ca, esta­ble­ció con cla­ri­dad su polí­ti­ca de alian­zas con orga­ni­za­cio­nes y movi­mien­tos no elec­to­ra­les que se defi­nan, “en teo­ría y prác­ti­ca, como de izquier­da”, de acuer­do a con­di­cio­nes que evi­den­te­men­te no reúnen los par­ti­dos de esa izquier­da ins­ti­tu­cio­na­li­za­da:

“No hacer acuer­dos arri­ba para impo­ner aba­jo, sino hacer acuer­dos para ir jun­tos a escu­char y a orga­ni­zar la indig­na­ción; no levan­tar movi­mien­tos que sean des­pués nego­cia­dos a espal­das de quie­nes los hacen, sino tomar en cuen­ta siem­pre la opi­nión de quie­nes par­ti­ci­pan; no bus­car rega­li­tos, posi­cio­nes, ven­ta­jas, pues­tos públi­cos, del Poder o de quien aspi­ra a él, sino ir más lejos de los calen­da­rios elec­to­ra­les; no tra­tar de resol­ver des­de arri­ba los pro­ble­mas de nues­tra Nación, sino cons­truir DESDE ABAJO Y POR ABAJO una alter­na­ti­va a la des­truc­ción neo­li­be­ral, una alter­na­ti­va de izquier­da para Méxi­co.”

Esta alter­na­ti­va debe tomar en cuen­ta para los pró­xi­mos años y para la ela­bo­ra­ción de un pro­gra­ma de lucha con las carac­te­rís­ti­cas que el zapa­tis­mo ha bus­ca­do duran­te estos años, sin lograr­lo, el aná­li­sis de la cues­tión nacio­nal, en la actual fase del desa­rro­llo capi­ta­lis­ta, la cual se con­fi­gu­ra a par­tir de tres gran­des ámbi­tos de rela­cio­nes polí­ti­cas, socia­les, eco­nó­mi­cas, ideo­ló­gi­cas y cul­tu­ra­les estre­cha­men­te rela­cio­na­das. El pri­me­ro es la for­ma en que las cla­ses y sus dis­tin­tos sec­to­res con­for­man un sis­te­ma de hege­mo­nía nacio­nal, ya sea como gru­po domi­nan­te o subal­terno en per­ma­nen­te con­flic­to. En ese mar­co, es impor­tan­te ana­li­zar cómo se lle­va a cabo la explo­ta­ción de la gran mayo­ría de tra­ba­ja­do­res y la obten­ción de la plus­va­lía por un gru­po domi­nan­te, que en Méxi­co no pasa de uno por cien­to de la pobla­ción. Aquí es impor­tan­te ana­li­zar, por ejem­plo, los cam­bios que ten­drán lugar con la refor­ma labo­ral en el carác­ter de la domi­na­ción de la fuer­za de tra­ba­jo.

Tam­bién, dado que la gue­rra social segui­rá con Peña Nie­to, es nece­sa­rio estu­diar el papel del Esta­do en el ejer­ci­cio de la vio­len­cia sis­té­mi­ca por la vía direc­ta de sus fuer­zas arma­das, o de la dis­ci­pli­na­da adop­ción de estra­te­gias impe­ria­les que mili­ta­ri­zan el país y uti­li­zan suje­tos des­cla­sa­dos, como cri­mi­na­les y para­mi­li­ta­res, todo lo cual ha oca­sio­na­do una gue­rra con cer­ca de 80 mil muer­tos, miles de des­apa­re­ci­dos y des­pla­za­dos.

Así, no se tra­ta de adop­tar una u otra polí­ti­ca de segu­ri­dad, com­ba­tir la pobre­za, o lograr una edu­ca­ción de cali­dad, y tan­tas otros ofer­tas expues­tas en el pasa­do pro­ce­so elec­to­ral, sin tomar en cuen­ta las reali­da­des de la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta en la trans­na­cio­na­li­za­ción neo­li­be­ral por la que actual­men­te atra­ve­sa­mos, en la que la pola­ri­za­ción entre pobres y ricos, hecho inhe­ren­te al sis­te­ma, alcan­za nive­les expo­nen­cia­les, y en la que la vio­len­cia esta­tal-delin­cuen­cial se inten­si­fi­ca y masi­fi­ca en paí­ses como el nues­tro, don­de sus gru­pos domi­nan­tes inte­gran gobier­nos delin­cuen­cia­les que decla­ran una gue­rra inter­na y des­man­te­lan el esta­do de dere­cho, colo­can­do a la socie­dad en una deri­va de incer­ti­dum­bre y vio­len­cia cons­tan­tes. Por ello, el con­cep­to de Esta­dos cri­mi­na­les es de des­ta­car­se. El juris­ta ita­liano Liu­gi Ferra­jo­li vin­cu­la el fra­ca­so de las demo­cra­cias en todo el mun­do con el triun­fo de la ile­ga­li­dad, la quie­bra del esta­do de dere­cho y la vio­la­ción sis­te­má­ti­ca de las Cons­ti­tu­cio­nes nacio­na­les, a par­tir de un con­cep­to que él deno­mi­na cri­mi­na­li­dad del poder.

El segun­do ámbi­to de rela­cio­nes es la arti­cu­la­ción de la nación con los sis­te­mas mun­dia­les de con­trol eco­nó­mi­co, polí­ti­co y mili­tar del blo­que impe­ria­lis­ta enca­be­za­do por Esta­dos Uni­dos; el gra­do de domi­nio que las gran­des cor­po­ra­cio­nes capi­ta­lis­tas ejer­cen sobre nues­tra patria y sus recur­sos estra­té­gi­cos y natu­ra­les; el con­trol sobre su mano de obra, tan­to aquí como del otro lado de la fron­te­ra nor­te. Aquí corres­pon­de ana­li­zar los resul­ta­dos desas­tro­sos en Méxi­co del Tra­ta­do de Libre Comer­cio (TLC), en todas las esfe­ras de la eco­no­mía, en la cri­sis del cam­po, en el fin de la auto­su­fi­cien­cia ali­men­ta­ria, en el des­man­te­la­mien­to de las peque­ñas y media­nas indus­trias, así como en la cre­cien­te pér­di­da de sobe­ra­nía en otros rubros estra­té­gi­cos, como los acuer­dos mili­ta­res y de segu­ri­dad, como ASPAN y la Ini­cia­ti­va Méri­da, que ni siquie­ra pasa­ron por el Con­gre­so para su revi­sión y apro­ba­ción; o en la inje­ren­cia cada vez mayor de orga­nis­mos de inte­li­gen­cia esta­du­ni­den­ses en las fuer­zas arma­das y apa­ra­tos de segu­ri­dad mexi­ca­nos, con la esplén­di­da jus­ti­fi­ca­ción de la gue­rra con­tra el nar­co-terro­ris­mo. Así, deman­dar tra­tos equi­ta­ti­vos y rela­cio­nes de mutuo res­pe­to, como lo hizo el can­di­da­to de la izquier­da ins­ti­tu­cio­nal, o apro­ve­char los 3 mil kiló­me­tros de fron­te­ra común, sin tomar en cuen­ta la depen­den­cia estruc­tu­ral subor­di­na­da de Méxi­co a Esta­dos Uni­dos, resul­ta, por lo menos, una qui­me­ra.

El ter­cer ámbi­to remi­te a la com­po­si­ción étni­ca y a las rela­cio­nes de géne­ro al inte­rior de la nación, mani­fies­to en la pre­sen­cia his­tó­ri­ca y per­ma­nen­te de diver­sos pue­blos indí­ge­nas, en la sub­sis­ten­cia del racis­mo, el sexis­mo y la dis­cri­mi­na­ción de varia­dos alcan­ces, tam­bién intrín­se­cos al capi­ta­lis­mo; en la sobre­vi­ven­cia de estruc­tu­ras pre­fe­ren­tes de explo­ta­ción y domi­na­ción al inte­rior de las cla­ses, que Gon­zá­lez Casa­no­va ha deno­mi­na­do colo­nia­lis­mo interno, que hace posi­ble que los más exclui­dos y opri­mi­dos sigan sien­do, en pleno siglo XXI, los pue­blos ori­gi­na­rios, quie­nes, no obs­tan­te, resis­ten crea­ti­va­men­te las polí­ti­cas del capi­ta­lis­mo con base en auto­no­mías de fac­to, en las que se ejer­cen for­mas reno­va­das de demo­cra­cia direc­ta que la cla­se polí­ti­ca des­pre­cia olím­pi­ca­men­te, obser­van­do a la alte­ri­dad sólo des­de la ópti­ca del pater­na­lis­mo y los suje­tos víc­ti­mas.

Estos diag­nós­ti­cos de los gran­des pro­ble­mas nacio­na­les que enfren­tan millo­nes de mexi­ca­nos, como la gue­rra y sus secue­las, la pobre­za e inclu­so la mise­ria de más de la mitad de la pobla­ción, en tan­to que pro­duc­tos de la sobrex­plo­ta­ción capi­ta­lis­ta, así como la vio­len­cia sin lími­tes que pre­ten­de cau­sar terror, la impu­ni­dad de los per­pe­tra­do­res de toda cla­se de crí­me­nes, inclu­yen­do de lesa huma­ni­dad, la inje­ren­cia y el domi­nio impe­ria­lis­tas, etcé­te­ra, que son nega­dos, dilui­dos, frag­men­ta­dos, mani­pu­la­dos, ais­la­dos des­de la dis­tor­sión cog­ni­ti­va de la izquier­da ins­ti­tu­cio­na­li­za­da, deben ser la base de cono­ci­mien­to míni­mo de cual­quier pro­gra­ma de lucha por la trans­for­ma­ción revo­lu­cio­na­ria de nues­tra patria y el esta­ble­ci­mien­to de un socia­lis­mo demo­crá­ti­co y liber­ta­rio.

Con estas coor­de­na­das sobre la cues­tión nacio­nal, la izquier­da anti­ca­pi­ta­lis­ta debe encon­trar los cami­nos para su uni­dad en las dife­ren­cias. No obs­tan­te, la uni­dad se cons­tru­ye en el deba­te de ideas. Los millo­nes de per­so­nas que apo­ya­ron a AMLO y a la izquier­da ins­ti­tu­cio­na­li­za­da debe­rán dar­se cuen­ta que la cons­truc­ción de un nue­vo par­ti­do, en este caso el Movi­mien­to de Rege­ne­ra­ción Nacio­nal (More­na), siguien­do los mis­mos pasos que siguió el Par­ti­do de la Revo­lu­ción Demo­crá­ti­ca, esto es, inte­grar estruc­tu­ras de direc­ción des­de arri­ba y con el pro­pó­si­to de nue­va­men­te par­ti­ci­par en elec­cio­nes, sin mediar un cam­bio subs­tan­cial en la corre­la­ción de fuer­zas, reglas del jue­go y una pro­fun­da auto­cri­ti­ca sobre su desem­pe­ño en los últi­mos años, lle­va­rá a nue­vos fra­ca­sos y decep­cio­nes. Algu­nos ana­lis­tas ha refe­ri­do sobre la ambi­güe­dad en los tér­mi­nos del reti­ro de este movi­mien­to de la alian­za pro­gre­sis­ta que apo­yo a su can­di­da­to en las elec­cio­nes de 2012, nue­ve lar­gos días des­pués que el Tri­bu­nal Elec­to­ral otor­ga­ra la cons­tan­cia de pre­si­den­te elec­to a Peña Nie­to, el silen­cio de AMLO sobre el apre­su­ra­do reco­no­ci­mien­to al nue­vo gobierno de los gober­na­do­res elec­tos, legis­la­do­res y diri­gen­cia par­ti­da­ria, algu­nos de ellos en More­na, el refor­za­mien­to del sis­te­ma de par­ti­dos de Esta­do, esto es, la par­ti­do­cra­cia, que impli­ca la crea­ción de uno más.

Por su par­te, el movi­mien­to social debe­rá pasar de la mera denun­cia de las con­di­cio­nes por cier­to de suma gra­ve­dad por las que atra­vie­sa el país, a una eta­pa de cons­truc­ción de alter­na­ti­vas orga­ni­za­ti­vas que otor­guen direc­cio­na­li­dad, cen­tra­li­dad y pro­yec­ción nacio­nal a estos esfuer­zos, res­pe­tan­do la espe­ci­fi­ci­dad y auto­no­mía de cada movi­mien­to y orga­ni­za­ción. Esto sig­ni­fi­ca, inci­dir en la vida polí­ti­ca nacio­nal por sobre la dic­ta­du­ra mediá­ti­ca que tra­ta­ra de invi­si­bi­li­zar, estig­ma­ti­zar o cri­mi­na­li­zar cual­quier movi­mien­to opo­si­tor. La con­vo­ca­to­ria de un Con­gre­so Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te, Fren­te Patrió­ti­co, Jun­ta Patrió­ti­ca, o algu­na otra for­ma orga­ni­za­ti­va que agru­pe las mani­fes­ta­cio­nes ais­la­das de nume­ro­sas orga­ni­za­cio­nes y que pro­pon­ga una uni­dad de acción bajo con­sig­nas en las que todos y todas pue­dan sen­tir­se repre­sen­ta­dos, por ejem­plo, una varian­te de la deman­da his­tó­ri­ca que se expre­se en la con­sig­na: “paz, pan, tra­ba­jo y patria”.

La incor­po­ra­ción de los jóve­nes agru­pa­dos en el movi­mien­to #YoSoy132 en ini­cia­ti­vas estra­té­gi­cas como ésta, con la inven­ti­va y per­sis­ten­cia que han impri­mi­do a sus accio­nes con­tra la impo­si­ción y en con­tra de la refor­ma labo­ral, será fun­da­men­tal para la crea­ción de un polo opo­si­tor anti­ca­pi­ta­lis­ta que real­men­te trans­for­me nues­tra reali­dad nacio­nal. Aquí es impor­tan­te reco­no­cer la inca­pa­ci­dad de la izquier­da social para encon­trar for­mas que tras­cien­dan los estre­chos már­ge­nes de un acti­vis­mo defen­si­vo y reac­ti­vo, sin pers­pec­ti­vas estra­té­gi­cas, a la saga de las luchas espon­ta­neas y sin la sufi­cien­te fuer­za para con­te­ner agre­sio­nes direc­tas como la refor­ma labo­ral.

El movi­mien­to indí­ge­na, ade­más de los enor­mes esfuer­zos que dedi­ca a for­ta­le­cer sus pro­ce­sos auto­nó­mi­cos y a defen­der­se de la con­tra­in­sur­gen­cia, el cri­men orga­ni­za­do, la inva­sión de las cor­po­ra­cio­nes mine­ras, turís­ti­cas y de otra natu­ra­le­za, debe­rá reor­ga­ni­zar el Con­gre­so Nacio­nal Indí­ge­na y otras for­mas orga­ni­za­ti­vas que per­mi­tan su par­ti­ci­pa­ción acti­va en un pro­gra­ma nacio­nal de lucha de los explo­ta­dos mexi­ca­nos. La arti­cu­la­ción con luchas nacio­na­les debe lograr­se, sino se corre el ries­go de ser ani­qui­la­do por las fuer­zas repre­si­vas del Esta­do, la inva­sión de las cor­po­ra­cio­nes, que inclu­yen el nar­co­trá­fi­co, o el des­gas­te del pro­pio movi­mien­to que lle­ve a con­tra­dic­cio­nes inter­nas insu­pe­ra­bles.

Asi­mis­mo, el movi­mien­to nacio­nal anti­ca­pi­ta­lis­ta debe­rá dar impor­tan­cia fun­da­men­tal al estu­dio, la pre­pa­ra­ción, lo que los antro­pó­lo­gos hemos lla­ma­do “for­ta­le­ci­mien­to del suje­to auto­nó­mi­co”, a par­tir de talle­res, con­ver­sa­to­rios, inter­cam­bio de sabe­res, círcu­los de estu­dio, que des­gra­cia­da­men­te fue­ron aban­do­na­dos por muchos sec­to­res de los movi­mien­tos popu­la­res que, en su acti­vis­mo, han renun­cia­do a la nece­sa­ria refle­xión per­ma­nen­te, al aná­li­sis sis­te­má­ti­co, a la ela­bo­ra­ción teó­ri­ca de sus expe­rien­cias. Aquí tie­nen un papel que jugar ese sec­tor de la aca­de­mia y el ámbi­to de la inte­lec­tua­li­dad, que no han sido coop­ta­dos por la zanaho­ria de la exce­len­cia y el pre­mio al pro­duc­ti­vis­mo, que pro­mue­ven el indi­vi­dua­lis­mo, la com­pe­ten­cia y el aban­dono del com­pro­mi­so éti­co y social.

La izquier­da actual, des­pués de las expe­rien­cias trau­má­ti­cas de la buro­cra­ti­za­ción del socia­lis­mo real, se defi­ne en fun­ción de que tan­to es capaz de man­te­ner una posi­ción de con­gruen­cia éti­ca y coad­yu­var a cons­truir poder popu­lar en for­mas de demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va que impi­da pre­ci­sa­men­te la uti­li­za­ción de apa­ra­tos polí­ti­cos para el encum­bra­mien­to y ascen­so social de unos pocos. En cada paso que se dé, es nece­sa­rio ase­gu­rar la amplia par­ti­ci­pa­ción de las masas en los pro­ce­sos polí­ti­cos y en la toma de deci­sio­nes sobre su direc­cio­na­li­dad. En la medi­da en que la izquier­da lucha por estos ele­men­tos fun­da­men­ta­les, es real­men­te una izquier­da. Si lo que va a desa­rro­llar son pro­gra­mas socia­les y repre­sen­ta­cio­nes per­ma­nen­tes en nom­bre de las masas popu­la­res, enton­ces, es otra cosa: eso es refor­mis­mo en el más estric­to sen­ti­do del tér­mino.

De ahí la impor­tan­cia de la con­sig­na zapa­tis­ta de “para todos todo, para noso­tros nada”, que no impli­ca en cir­cuns­tan­cia algu­na una espe­cie reno­va­da de mar­ti­ro­lo­gio, sino que esta­ble­ce un dis­tan­cia­mien­to de las for­mas de hacer polí­ti­ca pro­pias de las con­cep­cio­nes van­guar­dis­tas. De aquí la impor­tan­cia de la crí­ti­ca tem­pra­na de Rosa Luxem­bur­go al mode­lo sovié­ti­co que se cons­truía y el plan­tea­mien­to de Raya Duna­yevs­ka­ya sobre la suplan­ta­ción de la cla­se por el par­ti­do y todas sus crí­ti­cas al van­guar­dis­mo para la posi­bi­li­dad de una ver­da­de­ra revo­lu­ción socia­lis­ta, hori­zon­tal, par­ti­ci­pa­ti­va y en la que todos y todas tene­mos un papel que jugar.


Notas

[1] Isa­bel Maria Lou­rei­ro. Rosa Luxem­burg: os dile­mas da ação revo­lu­cio­na­ria. Bra­sil: Unesp, Fun­dação Per­seu Abra­mo, Rls, 2003.

[2] Isa­bel Maria Lou­rei­ro. Ob. cit., p. 37

Gil­ber­to López y Rivas es Doc­tor en Antro­po­lo­gía. Pro­fe­sor-Inves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Antro­po­lo­gía e His­to­ria, dele­ga­ción More­los.

www​.enel​vol​can​.com

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *