Una peque­ña vic­to­ria para la liber­tad de pren­sa en la lucha de Gre­cia con­tra la cleptocracia

Hace un par de horas , Kos­tas Vaxe­va­nis, edi­tor de HOT DOC, ha sido absuel­to por un tri­bu­nal ate­nien­se por haber publi­ca­do la lla­ma­da lis­ta Lagar­de. Se le acu­sa­ba de haber vio­la­do la legis­la­ción sobre pro­tec­ción de datos al haber publi­ca­do una lis­ta de más de dos mil nom­bres de titu­la­res de cuen­tas ban­ca­rias en el HSBC en Gine­bra. El vere­dic­to de no cul­pa­bi­li­dad ha sido una gran vic­to­ria para aque­llos que valo­ran la liber­tad de pren­sa en un país don­de todos los días es cues­tio­na­da, jun­to con todos los aspec­tos de la estruc­tu­ra social de Gre­cia, por una clep­to­cra­cia que se afe­rra deses­pe­ra­da­men­te al poder, y en el con­tex­to de la debi­li­tan­te depre­sión, que le ha toca­do en suer­te a Gre­cia en la actual cri­sis de la eurozona.

En su artícu­lo en HOT DOC, Vaxe­va­nis había pro­lo­ga­do la lis­ta afir­man­do cate­gó­ri­ca­men­te que las per­so­nas men­cio­na­das eran ino­cen­tes has­ta que se pro­ba­se lo con­tra­rio, que la mayo­ría de ellos, si no todos, pue­den no haber come­ti­do acto alguno de frau­de o corrup­ción, y que tenían todo el dere­cho a tener una cuen­ta en una sucur­sal del HSBC en Gine­bra. Así que, ¿por qué publi­car la lista?

La razón, por supues­to, es que no se tra­ta­ba de una lis­ta más, fil­tra­da a la revis­ta. Era una lis­ta que envió en 2010 al minis­tro grie­go de finan­zas, en ese momen­to Geor­ge Papa­kons­tan­ti­nou, la enton­ces minis­tra fran­ce­sa de finan­zas, Chris­ti­ne Lagar­de, que aho­ra diri­ge el FMI, uno de las tres par­tes cons­ti­tu­yen­tes de la troi­ka de pres­ta­mis­tas e ins­pec­to­res que se encuen­tran actual­men­te asfi­xian­do fis­cal­men­te a Gre­cia, exi­gien­do al gobierno grie­go que per­pe­tre los recor­tes más sal­va­jes en las pen­sio­nes y pres­ta­cio­nes socia­les de la his­to­ria de la socie­dad civi­li­za­da. La acción de la Sra. Lagar­de, enviar esa lis­ta a Geor­ge Papa­kons­tan­ti­nou, tenía un pro­pó­si­to sin­gu­lar: ayu­dar al gobierno grie­go en sus inves­ti­ga­cio­nes fis­ca­les y en el con­trol de la eva­sión de impues­tos por los pode­res fác­ti­cos de Grecia.

Estas lis­tas fue­ron envia­das por la Sra. Lagar­de tan­to a los gobier­nos de Ale­ma­nia como de Espa­ña. Según varios infor­mes, los tres gobier­nos (fran­cés, ale­mán y espa­ñol) uti­li­za­ron estas lis­tas con­ve­nien­te­men­te y logra­ron recau­dar más impues­tos de los titu­la­res de cuen­tas del HSBC-Gine­bra, cuya decla­ra­ción de impues­tos no cua­dra­ba con los sal­dos de sus cuen­tas ban­ca­rias en Sui­za. Excep­to, por supues­to, el gobierno grie­go, que se que­dó cru­za­do de bra­zos, per­dien­do una opor­tu­ni­dad de oro.

El públi­co grie­go no era cons­cien­te de la exis­ten­cia de la lis­ta Lagar­de has­ta hace poco, cuan­do un ex fun­cio­na­rio de la Uni­dad de Lucha con­tra el Frau­de Fis­cal men­cio­nó de pasa­da su exis­ten­cia. En ese momen­to, el señor Papa­kons­tan­ti­nou decla­ró que había pasa­do la lis­ta al jefe de la Uni­dad, pidién­do­le que la inves­ti­ga­ra. Este últi­mo lo nie­ga, afir­man­do que se le dio una copia no ofi­cial, en una memo­ria USB, y que nun­ca se le orde­nó inves­ti­gar. Para aña­dir a la deba­cle, el suce­sor de Papa­kons­tan­ti­nou , Evan­ge­los Veni­ze­los (líder actual del diez­ma­do PASOK) afir­ma que nun­ca reci­bió de su pre­de­ce­sor la lis­ta, aun­que una copia de la memo­ria USB ter­mi­nó en su escri­to­rio . Tam­bién argu­yó que la lis­ta era inú­til como prue­ba al ser una reco­pi­la­ción ile­gal de datos privados.

Para no hacer el cuen­to lar­go, des­de hace un mes la lis­ta de Lagar­de ha sido la man­za­na de la dis­cor­dia en el deba­te públi­co grie­go. Dos ex minis­tros de finan­zas y dos jefes de la Uni­dad de Lucha con­tra el Frau­de Fis­cal están tra­tan­do deses­pe­ra­da­men­te de pasar­se la pelo­ta, un espec­tácu­lo deplo­ra­ble y ver­gon­zo­so tenien­do en cuen­ta el hecho de que, mien­tras tan­to, la troi­ka y el nue­vo Gobierno grie­go han esta­do (y con­ti­núan) nego­cian­do el recor­te misan­tró­pi­co de las pres­ta­cio­nes socia­les, las pen­sio­nes y los sala­rios (inclu­yen­do la exclu­sión de la cober­tu­ra de salud de los des­em­plea­dos de lar­ga dura­ción, y la recau­da­ción de impues­to sobre la ren­ta de quie­nes el Esta­do grie­go reco­no­ce ofi­cial­men­te estar por deba­jo del umbral de la pobre­za). El Esta­do grie­go, en defi­ni­ti­va, ha deja­do pasar la opor­tu­ni­dad de recau­dar muchos millo­nes de impues­tos eva­di­dos por los capi­ta­nes de la indus­tria, ban­que­ros, etc…al mis­mo tiem­po que san­gra­ba a los más vul­ne­ra­bles e inde­fen­sos ciudadanos.

En este con­tex­to, cuan­do Kos­tas Vaxe­va­nis (uno de los pocos perio­dis­tas de inves­ti­ga­ción inde­pen­dien­tes) publi­có la lis­ta (des­pués de haber eli­mi­na­do la can­ti­dad de dine­ro de cada cuen­ta ban­ca­ria), ases­tó un duro gol­pe a la dupli­ci­dad hipo­cre­sía del esta­blish­ment grie­go. Para empe­zar, con­tra­di­jo con hechos la nega­ti­va de los fun­cio­na­rios de que la lis­ta exis­tie­se; reba­tien­do su afir­ma­ción de que se había per­di­do. Por otra par­te, cuan­do el fis­cal (que había esta­do nota­ble­men­te ausen­te e inac­ti­vo cuan­do la lis­ta y su des­tino se esta­ban dis­cu­tien­do, sin moles­tar­se en inves­ti­gar su para­de­ro, así como el papel y la com­pli­ci­dad de los fun­cio­na­rios en el encu­bri­mien­to del asun­to) actuó a los pocos minu­tos de la publi­ca­ción de la lis­ta en DOC HOT para dete­ner a Vaxe­va­nis, demos­tran­do con­tun­den­te­men­te que cuan­do el Esta­do grie­go quie­re actuar rápi­da­men­te, pue­de hacer­lo. Pero eso sí, ¡jamás cuan­do seme­jan­te actua­ción pone en peli­gro los intere­ses de los más fuer­tes y pode­ro­sos, es decir, de la clep­to­cra­cia, que toda­vía gobier­na Grecia!

La abso­lu­ción de Vaxe­va­nis es un raro rayo de luz en la oscu­ra reali­dad de la pren­sa y de los medios de comu­ni­ca­ción grie­gos. La eva­sión de impues­tos es sólo uno de los tres ten­tácu­los con los que la clep­to­cra­cia grie­ga está impi­dien­do res­pi­rar a nues­tra eco­no­mía social y que pue­da otra vez poner­se en pie, con un poco de orgu­llo y aplo­mo. Los otros dos son: (A) unos medios de comu­ni­ca­ción, en su mayo­ría caren­tes de liber­tad, con­tro­la­dos con mano de hie­rro por corrup­tos ban­que­ros en quie­bra (que son recom­pen­sa­dos​con los des­po­jos de los ban­cos des­na­cio­na­li­za­dos, en lugar de con la fis­ca­lía) y pro­mo­to­res inmo­bi­lia­rios sin escrú­pu­los (cuya corrup­ta rela­ción con el gobierno es legen­da­ria), y (B) una cla­se polí­ti­ca que, des­pués que el país se derrum­bó en 2010, se escon­de detrás de los acree­do­res de Gre­cia, lo que per­pe­túa su poder ate­rro­ri­zan­do a los elec­to­res para que acep­ten los tér­mi­nos del res­ca­te y los tér­mi­nos y con­di­cio­nes de una aus­te­ri­dad que hun­den al país en la más pro­fun­da Gran Depresión.

La abso­lu­ción de Kos­ta Vaxe­va­nis no es más que una peque­ña vic­to­ria en esta gue­rra lar­ga y repug­nan­te con­tra la decen­cia y la huma­ni­dad. Pue­de ser una estre­lla fugaz en una noche inter­mi­na­ble de oscu­ro invierno. Pero vale la pena cele­brar­la. Por­que aun­que a los clep­tó­cra­tas les impor­ta un pito la auto­ri­dad moral, al res­to de noso­tros pue­de ayu­dar­nos a endu­re­cer el tono, reci­bir una dosis de cora­je, y levan­tar la cabe­za antes de vol­ver a pelear por una bue­na causa.

Yanis Varou­fa­kis es un reco­no­ci­do eco­no­mis­ta gre­co-aus­tra­liano de repu­tación cien­tí­fi­ca inter­na­cio­nal. Es pro­fe­sor de polí­ti­ca eco­nó­mi­ca en la Uni­ver­si­dad de Ate­nas y con­se­je­ro del pro­gra­ma eco­nó­mi­co del par­ti­do grie­go de la izquier­da, Syri­za. Actual­men­te ense­ña en los EEUU, en la Uni­ver­si­dad de Texas. Su últi­mo libro, El Mino­tau­ro Glo­bal, para muchos crí­ti­cos la mejor expli­ca­ción teó­ri­co-eco­nó­mi­ca de la evo­lu­ción del capi­ta­lis­mo en las últi­mas 6 déca­das, está a pun­to de ser publi­ca­do en cas­te­llano por la edi­to­rial espa­ño­la Capi­tán Swing. Una exten­sa y pro­fun­da rese­ña del Mino­tau­ro, en Sin­Per­mi­so Nº 11, Verano-Oto­ño 2012.

Tra­duc­ción para www​.sin​per​mi​so​.info : Gus­ta­vo Buster

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *