Libia, de la ‘pri­ma­ve­ra’ al infierno

Nagham Sal­man, exper­ta en Orien­te Pró­xi­mo |
Rus­sia Today

Recien­te­men­te, se ha cum­pli­do un año del ase­si­na­to de Muam­mar Gad­da­fi, momen­to en el que Libia des­apa­re­ció total­men­te de los medios de masas occi­den­ta­les, como si su muer­te hubie­ra nor­ma­li­za­do demo­crá­ti­ca­men­te al país, otor­ga­do a sus ciu­da­da­nos la anhe­la­da liber­tad, y esta­ble­ci­do un res­pe­to estric­to a los dere­chos humanos.

Pero en Libia ocu­rrie­ron, han ocu­rri­do y siguen ocu­rrien­do cosas atro­ces des­de que la Yamahi­ri­ya ára­be fue­ra des­man­te­la­da por la ope­ra­ción ‘Odi­sea del ama­ne­cer’, una ope­ra­ción que el paso del tiem­po se encar­ga­rá de cata­lo­gar como uno de los epi­so­dios más terri­bles de la his­to­ria de la Humanidad.

Tras más de 10.000 bom­bar­deos y ata­ques de las fuer­zas mer­ce­na­rias infil­tra­das, la muer­te de Gad­da­fi a manos de un miem­bro de los ser­vi­cios secre­tos fran­ce­ses abrió las puer­tas a una nue­va ocu­pa­ción y un caso más de fla­gran­te expo­lia­ción de los recur­sos naturales.

Y aun­que la muer­te de Gad­da­fi a car­go de un agen­te de los ser­vi­cios fran­ce­ses ya ha sido reco­no­ci­da y publi­ca­da por varios medios euro­peos, la opi­nión públi­ca occi­den­tal igno­ra toda­vía los crí­me­nes con­tra la Huma­ni­dad y los crí­me­nes de gue­rra que se come­tie­ron duran­te y tras la ope­ra­ción mili­tar extran­je­ra. Y lo más lamen­ta­ble: los que siguen come­tién­do­se a día de hoy.

La inte­li­gen­cia impe­ria­lis­ta apro­ve­chó la olea­da de pro­tes­tas ára­bes de para sacar­se de enci­ma a un polí­ti­co tan moles­to para los intere­ses geo­es­tra­té­gi­cos anglo-sio­nis­tas. La Libia de Gad­da­fi era uno de los pocos paí­ses ára­bes que toda­vía apo­ya­ban sin­ce­ra­men­te a la cau­sa pales­ti­na. Por otra par­te, era una pie­dra en el zapa­to para el desa­rro­llo de AFRICOM , por su lide­raz­go anti-impe­ria­lis­ta en el con­ti­nen­te afri­cano. En ter­cer lugar, el petró­leo y gas libio era un gran acti­vo para las cor­po­ra­cio­nes mul­ti­na­cio­na­les ener­gé­ti­cas occidentales.

En resu­mi­das cuen­tas: Libia era la víc­ti­ma per­fec­ta y el úni­co pro­ble­ma sería dis­cu­tir cómo se repar­ti­ría el botín.

La ‘gue­rra huma­ni­ta­ria’ de la OTAN en Libia pro­vo­có en unos meses la des­truc­ción total del que fue­ra el país más desa­rro­lla­do de Áfri­ca, y el mag­ni­ci­dio de más de 120.000 per­so­nas. Otras 240.000 per­so­nas resul­ta­ron heri­das y más de 70.000 ino­cen­tes fue­ron encar­ce­la­dos en las pri­sio­nes inhu­ma­nas que las mili­cias infes­ta­das de yiha­dis­tas extran­je­ros infil­tra­dos des­de Túnez y Cire­nai­ca, y arma­dos has­ta los dien­tes por las poten­cias neo-colo­nia­lis­tas, habi­li­ta­ron en las ciu­da­des y pue­blos que iban arra­san­do tras los bom­bar­deos de los cazas fran­ce­ses y británicos.

Las úni­cas ONG´s a las que se per­mi­tió la entra­da en Libia tras la inva­sión fue­ron Amnis­tía Inter­na­cio­nal y Human Rights Watch, que ocul­ta­ron y han segui­do ocul­tan­do la mag­ni­tud de la catás­tro­fe. Esta deli­be­ra­da omi­sión no hace más que con­fir­mar que ambas orga­ni­za­cio­nes están con­tro­la­das por la inte­li­gen­cia imperialista.

Mien­tras la reali­dad de Libia era bom­bar­deos masi­vos y entra­da masi­va de mer­ce­na­rios que se unían a los rebel­des y enfren­ta­ban a lo que que­da­ba de las tro­pas guber­na­men­ta­les tras los bom­bar­deos, la mer­ca­do­tec­nia polí­ti­ca y los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia occi­den­ta­les ela­bo­ra­ban todo tipo de sim­bo­lo­gía revo­lu­cio­na­ria, ban­de­ras y pan­car­tas con ins­crip­cio­nes que entre­ga­ban a las masas en Ben­ga­si y a unos cien­tos de acto­res en la Pla­za Ver­de de Qatar para simu­lar la toma de la capi­tal, Trí­po­li, por los mani­fes­tan­tes y gra­bar las ‘mani­fes­ta­cio­nes’. Así, mien­tras la gran mayo­ría de ben­ga­síes y tri­po­li­ta­nos pasea­ban pan­car­tas con­tra la inter­ven­ción extran­je­ra, se con­tra­ta­ron acto­res y se ini­ció la gran cam­pa­ña de into­xi­ca­ción mediá­ti­ca des­de Qatar, don­de el canal Al Jazee­ra puso a dis­po­si­ción de los agre­so­res exter­nos y a sus medios hege­mó­ni­cos todos sus recursos.

De esta mane­ra, la opi­nio­nes públi­cas occi­den­tal y ára­be fue­ron con­ta­mi­na­das duran­te toda la inva­sión y tras ella, con­ven­ci­das de que la ‘Res­pon­sa­bi­lity to Pro­tect’ esta­ba lle­ván­do­se a la prác­ti­ca res­pe­tán­do­se estric­ta­men­te la lega­li­dad inter­na­cio­nal. Con algo tan sen­ci­llo como impu­tar a las fuer­zas de Gad­da­fi la auto­ría de las masa­cres de civi­les que deja­ban tras de sí los bom­bar­deos de la OTAN y mos­trar los vídeos que hie­ren la sen­si­bi­li­dad de cual­quier ser civi­li­za­do, es más que sufi­cien­te con­ven­cer a la opi­nión públi­ca de que debe inter­ve­nir­se para sal­var la vida de miles de civiles.

El típi­co guión holly­woo­dien­se de bue­nos y malos que rige la polí­ti­ca inter­na­cio­nal mani­queís­ta impues­ta des­de el Pentágono.

Todo con­flic­to pro­vo­ca­do requie­re un inten­so tra­ba­jo de pre­pa­ra­ción, razón por la cual cier­tos paí­ses des­ti­nan cada vez más recur­sos pre­su­pues­ta­rios a los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia, lo que hace sos­pe­char que nos ale­ja­mos de una comu­ni­dad inter­na­cio­nal regi­da por el Derecho.

En Libia, la ope­ra­ción mili­tar fue pre­ce­di­da por los con­tac­tos del ‘filó­so­fo’ y sio­nis­ta fran­cés Ber­trand Hen­ri Levy con algu­nos líde­res tri­ba­les de la Cire­nai­ca. Anti­guo corres­pon­sal de gue­rra, es cono­ci­do por sus fuer­tes víncu­los con la extre­ma dere­cha israe­lí, has­ta el pun­to que ha sido cali­fi­ca­do como el “emi­sa­rio israe­lí de la muer­te” por su expe­rien­cia en fomen­tar con­flic­tos y pre­pa­rar el terreno como paso pre­vio a las inter­ven­cio­nes mili­ta­res de la OTAN en los Bal­ca­nes, Afga­nis­tán y Sudán. Y por lle­var­lo a la prác­ti­ca de nue­vo en Libia y cons­pi­rar para apli­car el mis­mo guión en Siria.

Hen­ri Levy ha sido la mano dere­cha de Nico­las Sar­kozy. Estre­cho cola­bo­ra­dor de la CIA y el Mos­sad, fue el autén­ti­co autor inte­lec­tual de la cam­pa­ña de into­xi­ca­ción infor­ma­ti­va, has­ta el pun­to que diri­gió la simu­la­ción de la toma de la Pla­za Ver­de de Trí­po­li en el pla­tó pre­pa­ra­do por Al Jazee­ra en Qatar, que pro­vo­có el reco­no­ci­mien­to del CNT por más de diez paí­ses y fue la pun­ti­lla al Gobierno de Gaddafi.

Día tras día apa­re­cen más evi­den­cias del maquia­vé­li­co plan que aca­bó con el Gobierno de Gad­da­fi. Cabe des­ta­car las decla­ra­cio­nes de la perio­dis­ta ‘free­lan­ce’ bri­tá­ni­ca Liz­zie Phe­lan, tes­ti­go direc­to de la agre­sión extran­je­ra a Libia, que ha apor­ta­do todo tipo de prue­bas de la maca­bra ope­ra­ción mili­tar de la OTAN. Dichas prue­bas han son­ro­ja­do a la pren­sa inter­na­cio­nal, y en espe­cial a la bri­tá­ni­ca, que ha teni­do que reco­no­cer que todo fue un com­plot en cor­tos artícu­los en zonas inde­tec­ta­bles de los rotativos.

http://​liz​zie​-phe​lan​.blogs​pot​.com​.es/

Al igual que el pres­ti­gio de Tony Blair se vino aba­jo tras la inva­sión de Irak y estu­vo a pun­to de ser pro­ce­sa­do por enga­ñar a la opi­nión públi­ca bri­tá­ni­ca, es posi­ble que algún día vea­mos a Nico­las Sar­kozy o David Came­ron tam­bién defe­nes­tra­dos, por­que la ver­dad ocul­ta espe­ra su ven­gan­za, y una cons­pi­ra­ción de tal mag­ni­tud no pue­de ocul­tar­se duran­te mucho tiempo.

En Occi­den­te, la actua­li­dad inter­na­cio­nal es siem­pre mono­po­lio de los medios de comu­ni­ca­ción de masas, que ter­gi­ver­san la reali­dad para con­se­guir el apo­yo o la indi­fe­ren­cia de sus socie­da­des, a las que man­tie­nen entre­te­ni­das con depor­te y tele­ba­su­ra sen­sa­cio­na­lis­ta, y anes­te­sia­das con un esti­lo de vida basa­do en el con­su­mo individualista.

A con­ti­nua­ción, los Rex Mun­di y los pode­res finan­cie­ros que los sus­ten­tan, ponen en fun­cio­na­mien­to todo el entra­ma­do de corrup­ción, chan­ta­je y soborno a tra­vés de los “cables diplo­má­ti­cos”, a los que los ciu­da­da­nos de a pie tuvi­mos acce­so duran­te unos días gra­cias a WikiLeaks.

Final­men­te, y por medio del meca­nis­mo ante­rior, se con­si­guen los apo­yos nece­sa­rios para que las altas ins­ti­tu­cio­nes inter­na­cio­na­les, en espe­cial la ONU y la OMC, per­mi­tan, res­pec­ti­va­men­te, el ini­cio de con­flic­tos expo­lia­do­res y la adop­ción de san­cio­nes eco­nó­mi­cas que man­ten­gan al segun­do y al ter­cer mun­do sumi­nis­tran­do mano de obra y recur­sos bara­tos al pri­mer mundo.

El caso de Libia, como antes Afga­nis­tán e Irak, y pró­xi­ma­men­te Malí, y posi­ble­men­te Siria e Irán, entra­rían todos ellos den­tro de la cate­go­ría de con­flic­tos expo­lia­do­res inducidos.

Aun­que el dere­cho de infor­ma­ción veraz que con­sa­gran diver­sas con­ven­cio­nes inter­na­cio­na­les y muchas cons­ti­tu­cio­nes no se com­ple­men­ta con una obli­ga­ción de infor­mar fide­dig­na­men­te por par­te de los Esta­dos e ins­ti­tu­cio­nes, en la era de Inter­net la ver­dad es sólo cues­tión de tiem­po y la red de redes nos per­mi­te nave­gar a tra­vés de una blo­gos­fe­ra y un uni­ver­so de sitios web ela­bo­ra­dos por perio­dis­tas y per­so­nas anó­ni­mas aman­tes de la ver­dad y que de for­ma desin­te­re­sa­da nos per­mi­ten cono­cer otras ver­sio­nes de lo que acon­te­ce en el mundo.

¡Viva la demo­cra­cia de la red!

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​
Nagham Sal­man es jefa de pro­yec­tos euro­peos de inves­ti­ga­ción y ana­lis­ta polí­ti­ca espe­cia­lis­ta en asun­tos de Orien­te Medio.

Face­book de Nagham
Twit­ter de Nagham

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *