Libia, de la ‘pri­ma­ve­ra’ al infierno

Nagham Sal­man, exper­ta en Orien­te Pró­xi­mo |
Rus­sia Today

Recien­te­men­te, se ha cum­pli­do un año del ase­si­na­to de Muam­mar Gad­da­fi, momen­to en el que Libia des­apa­re­ció total­men­te de los medios de masas occi­den­ta­les, como si su muer­te hubie­ra nor­ma­li­za­do demo­crá­ti­ca­men­te al país, otor­ga­do a sus ciu­da­da­nos la anhe­la­da liber­tad, y esta­ble­ci­do un res­pe­to estric­to a los dere­chos humanos.

Pero en Libia ocu­rrie­ron, han ocu­rri­do y siguen ocu­rrien­do cosas atro­ces des­de que la Yamahi­ri­ya ára­be fue­ra des­man­te­la­da por la ope­ra­ción ‘Odi­sea del ama­ne­cer’, una ope­ra­ción que el paso del tiem­po se encar­ga­rá de cata­lo­gar como uno de los epi­so­dios más terri­bles de la his­to­ria de la Humanidad.

Tras más de 10.000 bom­bar­deos y ata­ques de las fuer­zas mer­ce­na­rias infil­tra­das, la muer­te de Gad­da­fi a manos de un miem­bro de los ser­vi­cios secre­tos fran­ce­ses abrió las puer­tas a una nue­va ocu­pa­ción y un caso más de fla­gran­te expo­lia­ción de los recur­sos naturales.

Y aun­que la muer­te de Gad­da­fi a car­go de un agen­te de los ser­vi­cios fran­ce­ses ya ha sido reco­no­ci­da y publi­ca­da por varios medios euro­peos, la opi­nión públi­ca occi­den­tal igno­ra toda­vía los crí­me­nes con­tra la Huma­ni­dad y los crí­me­nes de gue­rra que se come­tie­ron duran­te y tras la ope­ra­ción mili­tar extran­je­ra. Y lo más lamen­ta­ble: los que siguen come­tién­do­se a día de hoy.

La inte­li­gen­cia impe­ria­lis­ta apro­ve­chó la olea­da de pro­tes­tas ára­bes de para sacar­se de enci­ma a un polí­ti­co tan moles­to para los intere­ses geo­es­tra­té­gi­cos anglo-sio­nis­tas. La Libia de Gad­da­fi era uno de los pocos paí­ses ára­bes que toda­vía apo­ya­ban sin­ce­ra­men­te a la cau­sa pales­ti­na. Por otra par­te, era una pie­dra en el zapa­to para el desa­rro­llo de AFRICOM , por su lide­raz­go anti-impe­ria­lis­ta en el con­ti­nen­te afri­cano. En ter­cer lugar, el petró­leo y gas libio era un gran acti­vo para las cor­po­ra­cio­nes mul­ti­na­cio­na­les ener­gé­ti­cas occidentales.

En resu­mi­das cuen­tas: Libia era la víc­ti­ma per­fec­ta y el úni­co pro­ble­ma sería dis­cu­tir cómo se repar­ti­ría el botín.

La ‘gue­rra huma­ni­ta­ria’ de la OTAN en Libia pro­vo­có en unos meses la des­truc­ción total del que fue­ra el país más desa­rro­lla­do de Áfri­ca, y el mag­ni­ci­dio de más de 120.000 per­so­nas. Otras 240.000 per­so­nas resul­ta­ron heri­das y más de 70.000 ino­cen­tes fue­ron encar­ce­la­dos en las pri­sio­nes inhu­ma­nas que las mili­cias infes­ta­das de yiha­dis­tas extran­je­ros infil­tra­dos des­de Túnez y Cire­nai­ca, y arma­dos has­ta los dien­tes por las poten­cias neo-colo­nia­lis­tas, habi­li­ta­ron en las ciu­da­des y pue­blos que iban arra­san­do tras los bom­bar­deos de los cazas fran­ce­ses y británicos.

Las úni­cas ONG´s a las que se per­mi­tió la entra­da en Libia tras la inva­sión fue­ron Amnis­tía Inter­na­cio­nal y Human Rights Watch, que ocul­ta­ron y han segui­do ocul­tan­do la mag­ni­tud de la catás­tro­fe. Esta deli­be­ra­da omi­sión no hace más que con­fir­mar que ambas orga­ni­za­cio­nes están con­tro­la­das por la inte­li­gen­cia imperialista.

Mien­tras la reali­dad de Libia era bom­bar­deos masi­vos y entra­da masi­va de mer­ce­na­rios que se unían a los rebel­des y enfren­ta­ban a lo que que­da­ba de las tro­pas guber­na­men­ta­les tras los bom­bar­deos, la mer­ca­do­tec­nia polí­ti­ca y los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia occi­den­ta­les ela­bo­ra­ban todo tipo de sim­bo­lo­gía revo­lu­cio­na­ria, ban­de­ras y pan­car­tas con ins­crip­cio­nes que entre­ga­ban a las masas en Ben­ga­si y a unos cien­tos de acto­res en la Pla­za Ver­de de Qatar para simu­lar la toma de la capi­tal, Trí­po­li, por los mani­fes­tan­tes y gra­bar las ‘mani­fes­ta­cio­nes’. Así, mien­tras la gran mayo­ría de ben­ga­síes y tri­po­li­ta­nos pasea­ban pan­car­tas con­tra la inter­ven­ción extran­je­ra, se con­tra­ta­ron acto­res y se ini­ció la gran cam­pa­ña de into­xi­ca­ción mediá­ti­ca des­de Qatar, don­de el canal Al Jazee­ra puso a dis­po­si­ción de los agre­so­res exter­nos y a sus medios hege­mó­ni­cos todos sus recursos.

De esta mane­ra, la opi­nio­nes públi­cas occi­den­tal y ára­be fue­ron con­ta­mi­na­das duran­te toda la inva­sión y tras ella, con­ven­ci­das de que la ‘Res­pon­sa­bi­lity to Pro­tect’ esta­ba lle­ván­do­se a la prác­ti­ca res­pe­tán­do­se estric­ta­men­te la lega­li­dad inter­na­cio­nal. Con algo tan sen­ci­llo como impu­tar a las fuer­zas de Gad­da­fi la auto­ría de las masa­cres de civi­les que deja­ban tras de sí los bom­bar­deos de la OTAN y mos­trar los vídeos que hie­ren la sen­si­bi­li­dad de cual­quier ser civi­li­za­do, es más que sufi­cien­te con­ven­cer a la opi­nión públi­ca de que debe inter­ve­nir­se para sal­var la vida de miles de civiles.

El típi­co guión holly­woo­dien­se de bue­nos y malos que rige la polí­ti­ca inter­na­cio­nal mani­queís­ta impues­ta des­de el Pentágono.

Todo con­flic­to pro­vo­ca­do requie­re un inten­so tra­ba­jo de pre­pa­ra­ción, razón por la cual cier­tos paí­ses des­ti­nan cada vez más recur­sos pre­su­pues­ta­rios a los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia, lo que hace sos­pe­char que nos ale­ja­mos de una comu­ni­dad inter­na­cio­nal regi­da por el Derecho.

En Libia, la ope­ra­ción mili­tar fue pre­ce­di­da por los con­tac­tos del ‘filó­so­fo’ y sio­nis­ta fran­cés Ber­trand Hen­ri Levy con algu­nos líde­res tri­ba­les de la Cire­nai­ca. Anti­guo corres­pon­sal de gue­rra, es cono­ci­do por sus fuer­tes víncu­los con la extre­ma dere­cha israe­lí, has­ta el pun­to que ha sido cali­fi­ca­do como el “emi­sa­rio israe­lí de la muer­te” por su expe­rien­cia en fomen­tar con­flic­tos y pre­pa­rar el terreno como paso pre­vio a las inter­ven­cio­nes mili­ta­res de la OTAN en los Bal­ca­nes, Afga­nis­tán y Sudán. Y por lle­var­lo a la prác­ti­ca de nue­vo en Libia y cons­pi­rar para apli­car el mis­mo guión en Siria.

Hen­ri Levy ha sido la mano dere­cha de Nico­las Sar­kozy. Estre­cho cola­bo­ra­dor de la CIA y el Mos­sad, fue el autén­ti­co autor inte­lec­tual de la cam­pa­ña de into­xi­ca­ción infor­ma­ti­va, has­ta el pun­to que diri­gió la simu­la­ción de la toma de la Pla­za Ver­de de Trí­po­li en el pla­tó pre­pa­ra­do por Al Jazee­ra en Qatar, que pro­vo­có el reco­no­ci­mien­to del CNT por más de diez paí­ses y fue la pun­ti­lla al Gobierno de Gaddafi.

Día tras día apa­re­cen más evi­den­cias del maquia­vé­li­co plan que aca­bó con el Gobierno de Gad­da­fi. Cabe des­ta­car las decla­ra­cio­nes de la perio­dis­ta ‘free­lan­ce’ bri­tá­ni­ca Liz­zie Phe­lan, tes­ti­go direc­to de la agre­sión extran­je­ra a Libia, que ha apor­ta­do todo tipo de prue­bas de la maca­bra ope­ra­ción mili­tar de la OTAN. Dichas prue­bas han son­ro­ja­do a la pren­sa inter­na­cio­nal, y en espe­cial a la bri­tá­ni­ca, que ha teni­do que reco­no­cer que todo fue un com­plot en cor­tos artícu­los en zonas inde­tec­ta­bles de los rotativos.

http://​liz​zie​-phe​lan​.blogs​pot​.com​.es/

Al igual que el pres­ti­gio de Tony Blair se vino aba­jo tras la inva­sión de Irak y estu­vo a pun­to de ser pro­ce­sa­do por enga­ñar a la opi­nión públi­ca bri­tá­ni­ca, es posi­ble que algún día vea­mos a Nico­las Sar­kozy o David Came­ron tam­bién defe­nes­tra­dos, por­que la ver­dad ocul­ta espe­ra su ven­gan­za, y una cons­pi­ra­ción de tal mag­ni­tud no pue­de ocul­tar­se duran­te mucho tiempo.

En Occi­den­te, la actua­li­dad inter­na­cio­nal es siem­pre mono­po­lio de los medios de comu­ni­ca­ción de masas, que ter­gi­ver­san la reali­dad para con­se­guir el apo­yo o la indi­fe­ren­cia de sus socie­da­des, a las que man­tie­nen entre­te­ni­das con depor­te y tele­ba­su­ra sen­sa­cio­na­lis­ta, y anes­te­sia­das con un esti­lo de vida basa­do en el con­su­mo individualista.

A con­ti­nua­ción, los Rex Mun­di y los pode­res finan­cie­ros que los sus­ten­tan, ponen en fun­cio­na­mien­to todo el entra­ma­do de corrup­ción, chan­ta­je y soborno a tra­vés de los “cables diplo­má­ti­cos”, a los que los ciu­da­da­nos de a pie tuvi­mos acce­so duran­te unos días gra­cias a WikiLeaks.

Final­men­te, y por medio del meca­nis­mo ante­rior, se con­si­guen los apo­yos nece­sa­rios para que las altas ins­ti­tu­cio­nes inter­na­cio­na­les, en espe­cial la ONU y la OMC, per­mi­tan, res­pec­ti­va­men­te, el ini­cio de con­flic­tos expo­lia­do­res y la adop­ción de san­cio­nes eco­nó­mi­cas que man­ten­gan al segun­do y al ter­cer mun­do sumi­nis­tran­do mano de obra y recur­sos bara­tos al pri­mer mundo.

El caso de Libia, como antes Afga­nis­tán e Irak, y pró­xi­ma­men­te Malí, y posi­ble­men­te Siria e Irán, entra­rían todos ellos den­tro de la cate­go­ría de con­flic­tos expo­lia­do­res inducidos.

Aun­que el dere­cho de infor­ma­ción veraz que con­sa­gran diver­sas con­ven­cio­nes inter­na­cio­na­les y muchas cons­ti­tu­cio­nes no se com­ple­men­ta con una obli­ga­ción de infor­mar fide­dig­na­men­te por par­te de los Esta­dos e ins­ti­tu­cio­nes, en la era de Inter­net la ver­dad es sólo cues­tión de tiem­po y la red de redes nos per­mi­te nave­gar a tra­vés de una blo­gos­fe­ra y un uni­ver­so de sitios web ela­bo­ra­dos por perio­dis­tas y per­so­nas anó­ni­mas aman­tes de la ver­dad y que de for­ma desin­te­re­sa­da nos per­mi­ten cono­cer otras ver­sio­nes de lo que acon­te­ce en el mundo.

¡Viva la demo­cra­cia de la red!

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​
Nagham Sal­man es jefa de pro­yec­tos euro­peos de inves­ti­ga­ción y ana­lis­ta polí­ti­ca espe­cia­lis­ta en asun­tos de Orien­te Medio.

Face­book de Nagham
Twit­ter de Nagham

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.