Las tra­ba­ja­do­ras vas­cas ganan entre un 30,8% y un 35,4% menos que sus com­pa­ñe­ros de pues­to- Naiz

La dis­cri­mi­na­ción sala­rial por razón de sexo se man­tie­ne. Los datos del INE con­fir­man que las tra­ba­ja­do­ras vas­cas ganan entre un 30,8% y un 35,4% menos que los hom­bres. El Ban­co de Espa­ña tam­bién dice que los sala­rios de las muje­res cre­cie­ron menos.

La «Encues­ta de Estruc­tu­ra Sala­rial 2010», del INE, con­fir­ma que la dis­cri­mi­na­ción sala­rial de la mujer se man­tie­ne y no remi­te. Los empre­sa­rios y las admi­nis­tra­cio­nes públi­cas man­tie­nen impor­tan­tes dife­ren­cias en la retri­bu­ción. Se incum­plen de mane­ra sis­te­má­ti­ca las reco­men­da­cio­nes de la OIT en esta mate­ria para avan­zar hacia la igual­dad sala­rial. Tam­po­co la legis­la­ción euro­pea en esta mate­ria tie­ne eco en la mane­ra de pagar de los empre­sa­rios del Esta­do espa­ñol, pero tam­po­co se avan­za en las pro­pias deci­sio­nes auto­nó­mi­cas. Los datos inape­la­bles con­fir­ma que la dife­ren­cia sala­rial entre un hom­bre y una mujer en Nafa­rroa ascen­dió en 7.055,34 euros al año, un 35,4% menos que los hom­bres. Per­ci­bie­ron un sala­rio bru­to medio anual de 19.927,15 euros fren­te a los 26.982,49 euros de los hom­bres. En la CAV, la dife­ren­cia sala­rial alcan­za el 30,8%. Es decir, una mujer per­ci­bió una remu­ne­ra­ción de 22.706,1 euros anua­les, fren­te a los 29.708,66 euros de los hom­bres, es decir, 7.002 euros menos. Si esta com­pa­ra­ción se rea­li­za con la dura­ción de los con­tra­tos, se com­prue­ba que la dife­ren­cia sala­rial entre con­tra­tos de carác­ter tem­po­ral entre hom­bres y muje­res es infe­rior. Así, una mujer con con­tra­to tem­po­ral per­ci­bió 1.540 euros menos que un hom­bre con un con­tra­tos simi­lar en Ara­ba, Biz­kaia y Gipuz­koa. En Nafa­rroa, la dife­ren­cia en este caso es casi simi­lar, 1.568,15 euros al año.

En este caso, el Ban­co de Espa­ña ana­li­za en el Bole­tín Eco­nó­mi­co de octu­bre «la dis­per­sión sala­rial en Espa­ña: Resul­ta­dos a par­tir de datos de la Segu­ri­dad Social». En el mis­mo se con­fir­ma que entre 1988 y 2010 la media­na de los sala­rios reales aumen­tó un 15,5% ‑de 46,5 euros a 54 euros- en el caso de los hom­bres, mien­tras que en el caso de las muje­res dicho incre­men­to se que­dó en raquí­ti­co 7,65% de incre­men­to.

La esta­dís­ti­ca ofi­cial con­fir­ma que los tra­ba­ja­do­res de Ara­ba, Biz­kaia y Gipuz­koa son los que más cobran den­tro del Esta­do espa­ñol, con sala­rio medio de 26.593,70 euros, aun­que si la com­pa­ra­ción se rea­li­za con otros paí­ses euro­peos el sala­rio de los tra­ba­ja­do­res vas­cos es, en el mejor de los casos, un 40% de media infe­rior al de los euro­peos de los paí­ses más avan­za­dos.

Tam­bién se pro­du­ce un dis­tan­cia­mien­to impor­tan­te entre los sala­rios de los tra­ba­ja­do­res fijos con los tem­po­ra­les. En el ámbi­to de la CAV, un tra­ba­ja­dor tem­po­ral per­ci­bió 19.450,72 euros al año, 9.395,21 euros menos que los fijos, lo que supo­ne un 48,3% menos. En Nafa­rroa, la dife­ren­cia sala­rial es de 8.406,54 euros más entre los con­tra­ta­dos de for­ma inde­fi­ni­da y los even­tua­les, que tie­nen un sala­rio bru­to anual de 17.297,49 euros, según las esta­dís­ti­cas del INE, lo que supo­ne que la fran­ja es de un 48,6% menos.

Los direc­to­res y geren­tes per­ci­ben un 148,4% más que el sala­rio medio y, por otro lado, des­ta­ca que los emplea­dos en el sec­tor públi­co per­ci­ben un 30,8% más.

Los empre­sa­rios con la cri­sis eco­nó­mi­ca de 1993 – 1994 logra­ron la intro­duc­ción en las empre­sas de las dobles y tri­ples esca­las sala­ria­les, que se están man­te­nien­do en estos momen­tos, como indi­can los regis­tros ofi­cia­les y, a la vez, no han equi­pa­ra­do los sala­rios entre hom­bres y muje­res por hacer un tra­ba­jo simi­lar.

En la cri­sis actual, los empre­sa­rios han obte­ni­do la capa­ci­dad de des­pe­dir de una mane­ra más bara­ta y con mayor rapi­dez. Casi no tie­nen tra­bas, des­pués de las refor­mas labo­ra­les que José Luis Rodrí­guez Zapa­te­ro y Mariano Rajoy han pues­to en mar­cha. Tal es el caso, que los des­pi­dos por medio de expe­dien­tes de res­ci­sión han aumen­ta­do un 80%. Esta es la mane­ra que las empre­sas han toma­do para aumen­tar sus bene­fi­cios. Este hecho tie­ne un efec­to direc­to sobre los bene­fi­cios de las empre­sas. Hay que dar­se cuen­ta que des­de 2007 a setiem­bre de 2012 en Hego Eus­kal Herria hay 124.900 para­dos más y 156.400 ocu­pa­dos menos.

Así, el infor­me del Ban­co de Espa­ña con­fir­ma que los sala­rios más bajos entre 1998 y 2010 se han que­da­do en el mis­mo nivel, mien­tras que el incre­men­to de las retri­bu­cio­nes en la par­te más alta han cre­ci­do de media en un 22,8% en ese lar­go perío­do. Sin embar­go, los sala­rios más bajos de las muje­res se han redu­ci­do en ese espa­cio de tiem­po, aun­que cre­cie­ron en el nivel más alto.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *