«No admi­ten que los pre­sos polí­ti­cos sean vis­tos como per­so­nas». Entre­vis­ta de Gara a los cineas­tas de «Barru­ra Begi­ratze­ko Leihoak/​Ventanas al inte­rior»

http://www.bizkaie.biz/idb/articulos/zinezekipo.jpg

Txa­ber Larrea­te­gi, Josu Mar­tí­nez, Mireia Gabi­lon­do, Ena­ra Goi­koetxea y Eneko Ola­sa­gas­ti son los cin­co cineas­tas encar­ga­dos de dar for­ma y sen­ti­do a «Barru­ra Begi­ratze­ko Leihoak/​Ventanas al inte­rior»; un lar­go­me­tra­je docu­men­tal en el que asis­ti­mos a las viven­cias, emo­cio­nes y com­pli­ci­da­des mos­tra­das por cin­co pre­sos polí­ti­cos vas­cos.

Trai­ler e info sobre «Ven­ta­nas ak inte­rior»

Mireia Gabi­lon­do, Ena­ra Goi­koetxea y Eneko Ola­sa­gas­ti

Direc­to­res de «Barru­ra Begi­ratze­ko Leihoak/​Ventanas al inte­rior»

Tras la incer­ti­dum­bre gene­ra­da alre­de­dor de «Barru­ra Begi­ratze­ko Leihoak/​Ventanas al Inte­rior», final­men­te este docu­men­tal «seña­la­do» podrá ser visio­na­do en nues­tras pan­ta­llas y gra­cias en bue­na medi­da a las ini­cia­ti­vas popu­la­res impul­sa­das des­de diver­sas loca­li­da­des de Eus­kal Herria. Antes de que la pan­ta­lla se ilu­mi­ne con el tes­ti­mo­nio de los cin­co pre­sos polí­ti­cos que pro­ta­go­ni­zan el fil­me, com­par­ti­mos con­ver­sa­ción con tres de los cin­co cineas­tas que han par­ti­ci­pa­do en este pro­yec­to coral, Mireia Gabi­lon­do, Ena­ra Goi­koetxea y Eneko Olas­gas­ti.

¿Cómo sur­gió y asu­mie­ron esta ini­cia­ti­va coral?

Mireia Gabi­lon­do. En mi caso fue una gran sor­pre­sa cuan­do me lo pro­pu­so Josu Mar­tí­nez. Tenía cla­ro cómo abor­dar mi his­to­ria y tras medi­tar el enfo­que, al final he con­se­gui­do plas­mar lo que pre­ten­día. Fue una sor­pre­sa por­que Gotzo­ne López de Luzu­ria­ga es una per­so­na a la que no cono­cía y, a par­te de su his­to­ria per­so­nal dura por­que pade­ce un cán­cer y debe afron­tar­lo en la cár­cel, me pare­ció muy atrac­ti­vo tra­ba­jar con las con­ver­sa­cio­nes que su madre había gra­ba­do en cin­tas mag­ne­to­fó­ni­cas.

Ena­ra Goi­koetxea. A Josu le conoz­co des­de hace tiem­po y he tra­ba­ja­do con él en varios pro­yec­tos. Me comen­tó que bus­ca­ra a un quin­to cineas­ta y no me lo pro­pu­so a mí direc­ta­men­te por­que sabía que la polí­ti­ca no me impor­ta­ba en exce­so. Cuan­do yo le dije que que­ría par­ti­ci­par en este pro­yec­to, se sor­pren­dió un poco y me dijo que ade­lan­te.

Eneko Ola­sa­gas­ti. A mí se me pro­pu­so cen­trar­me en alguien «polí­ti­co» inclui­do en el colec­ti­vo de pre­sos. Esta­ba la opción de que fue­ran Arnal­do Ote­gi o Mikel «Antza» con quien com­par­tí amis­tad en el pasa­do. Al final yo me decan­té por este últi­mo por­que me intere­sa­ba mucho a títu­lo per­so­nal y por­que ello me obli­ga­ba a hacer un tra­ba­jo serio de intros­pec­ción; había mucha impli­ca­ción per­so­nal en esta opción por­que supo­nía un reen­cuen­tro. Este últi­mo ele­men­to estu­vo pre­sen­te des­de un prin­ci­pio.

¿Cómo plan­teó su his­to­ria?

E.O. Hubo algu­na varia­ción rela­cio­na­da con la idea pri­mi­ti­va que tenía en men­te, pero el hilo con­duc­tor ‑la recu­pe­ra­ción de una amis­tad- pre­va­le­ció. Des­pués de inter­cam­biar varias car­tas con Mikel, le pedí que se con­vir­tie­ra un poco en co-guio­nis­ta de la his­to­ria. De esta mane­ra, las car­tas se con­vir­tie­ron en el deto­nan­te y el via­je, ese reen­cuen­tro cen­tra­do en la recu­pe­ra­ción de una amis­tad, se con­vier­te en la acción de la his­to­ria. Final­men­te todo se con­cre­ta en el final, en el encuen­tro físi­co que ambos com­par­ti­mos

En el frag­men­to dedi­ca­do a Jexus Mari Zala­kain tam­bién abor­da el tris­te­men­te céle­bre «Caso 18÷98».

E.G. Jesus Mari Zala­kain es una per­so­na de cier­ta edad, lo cual dota de cier­to empa­que a lo que está con­tan­do por­que lo ha vivi­do direc­ta­men­te; ha vivi­do de pri­me­ra mano diver­sos ciclos. Me intere­sa­ba tam­bién su ver­tien­te inte­lec­tual y todo lo que podía con­tar­me acer­ca del epi­so­dio que cul­mi­nó con el cie­rre del dia­rio «Egin» y «Egin Irra­tia». Gra­cias a la ayu­da que me pres­ta­ron sus ami­gos logré lle­var a cabo este tra­ba­jo teji­do a gol­pe de corres­pon­den­cia y lla­ma­das tele­fó­ni­cas por­que toda­vía cum­ple con­de­na. Curio­sa­men­te, bue­na par­te de lo que hemos pade­ci­do a la hora de abor­dar este pro­yec­to, tie­ne muchas simi­li­tu­des con lo que ha supues­to el suso­di­cho «18÷98».

En su caso, la pala­bra jue­ga un papel fun­da­men­tal. ¿Cómo hizo para ensam­blar­la con la ima­gen?

M.G. Lo tuve muy cla­ro des­de el prin­ci­pio. Al con­tar con ese mate­rial que tuve que escu­char duran­te horas, me intro­du­je en esa peque­ña inti­mi­dad domés­ti­ca y emo­cio­nal que com­par­tían madre e hija. La voz se trans­for­ma en el hilo con­duc­tor. Gotzo­ne no apa­re­ce en momen­to alguno, sólo se intu­ye su pre­sen­cia median­te esas con­ver­sa­cio­nes que com­par­te con sus padres. Me cos­tó ver­te­brar­lo, pero una vez lo tuve cla­ro qui­se enfo­car­lo de esta mane­ra y me puse en con­tac­to con la fami­lia ‑la cual me ha pres­ta­do toda su ayu­da incon­di­cio­nal y a la que ten­go que agra­de­cer muchí­si­mo- para lle­var a cabo este cor­to de 15 minu­tos.

¿Qué sen­sa­cio­nes alber­ga­ron cuan­do pudie­ron ver este tra­ba­jo colec­ti­vo por pri­me­ra vez?

E.O. Resul­ta difí­cil expre­sar­lo. Si con­cre­to en los aspec­tos mera­men­te artís­ti­cos, yo diría que cum­pli­mos con nues­tro come­ti­do y logra­mos supe­rar la gran duda que man­tu­vi­mos al ini­cio y que con­sis­tía en que la pelí­cu­la no se resin­tie­ra en su estruc­tu­ra al estar divi­di­da en cin­co frag­men­tos. Esa uni­dad de esti­lo está muy logra­da.

E.G. Nos reu­nía­mos cada cier­to tiem­po y cada cual expo­nía cómo iba su agen­da par­ti­cu­lar. Aun­que el tra­ba­jo está divi­di­do en cin­co his­to­rias dife­ren­tes, el nexo de unión ha sido común por­que com­par­tía­mos el mis­mo equi­po de roda­je. Lue­go, cada cual, ha ela­bo­ra­do su pro­pio pro­yec­to siguien­do sus pro­pios pará­me­tros crea­ti­vos, pero tenien­do en cuen­ta el poso humano que sub­ya­ce en la pelí­cu­la.

M.G. Yo la pri­me­ra vez que me emo­cio­né fue cuan­do la vi en la pan­ta­lla gran­de, en el estreno que hici­mos en el Vic­to­ria Euge­nia. Hacía tiem­po que no la había vis­to ‑pre­via­men­te pudi­mos ver­la en casa, en nues­tros orde­na­do­res o tele­vi­sio­res- y este reen­cuen­tro con la pelí­cu­la sus­ci­tó en mí un cúmu­lo de emo­cio­nes, una catár­sis sen­ti­da en cuan­to la gen­te se puso en pie para aplau­dir­la al final de la pro­yec­ción.

«Jamás intui­mos que todo fue­ra tan des­pro­por­cio­na­do»

Fue un pro­yec­to que nació mar­ca­do des­de su pro­pia géne­sis. ¿Qué valo­ra­ción hacen sobre todo lo que ha acon­te­ci­do alre­de­dor de «Barru­ra Begi­ratze­ko Leihoak/​Ventanas al inte­rior»?

M.G. A mí me da pena, sin­ce­ra­men­te. No se ha habla­do de la pelí­cu­la una vez estre­na­da, sino antes de haber podi­do ser visio­na­da. Se ha habla­do del con­cep­to de la pelí­cu­la y no de ella mis­ma. Pero lle­ga­dos a este pun­to, en el que ya pue­de ser vis­ta, pre­va­le­ce un sen­ti­mien­to de ale­gría por­que todo lo vivi­do duran­te estos días me ha des­cu­bier­to que la gen­te tie­ne ganas de ver­la y ese es un fac­tor que hay que tener muy en cuen­ta.

E.O. Moles­ta que haya varie­dad en el rela­to. Hay una obse­sión por el rela­to úni­co y lo que hemos pre­ten­di­do fil­mar se enmar­ca pre­ci­sa­men­te en todo lo con­tra­rio, en el rela­to plu­ral, en una par­te de ese rela­to plu­ral. Sabía­mos que íba­mos a hablar de una de las par­tes, la de los pre­sos polí­ti­cos vas­cos y sabía­mos que no iba a resul­tar nada fácil, pero jamás intui­mos que todo fue­ra tan des­pro­por­cio­na­do y, sobre todo, antes de que fue­ra visio­na­da. Mariano Ferrer, Juan Mari Torreal­dai y Itziar Artea­ga nos comen­ta­ron a la sali­da del pase que hici­mos en el Aqua­rium de Donos­tia, que no nos iban a dejar seguir ade­lan­te con la pelí­cu­la por­que tra­tá­ba­mos a los pre­sos como per­so­nas y eso, de algu­na for­ma, es lo que no pue­den sopor­tar.

E.G. Com­par­to la idea gene­ral que expo­nen mis com­pa­ñe­ros. Es una ver­da­de­ra locu­ra que se pre­ten­da dejar fue­ra del cir­cui­to un docu­men­tal por­que se ale­ja de los cáno­nes esta­ble­ci­dos. Todo ello da una dimen­sión de lo que está ocu­rrien­do en nues­tros días. Creo que han ido más allá en sus for­mas y plan­tea­mien­tos por­que lo úni­co que hemos pre­ten­di­do mos­trar son las viven­cias de cin­co per­so­nas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *