Muje­res que estu­vie­ron en cár­ce­les para niñas- M.J. Este­so

JPG - 104.7 KB
REENCUENTRO. Ali­cia Gar­cía, Ánge­la Fer­nán­dez y Chus Gil fue­ron inter­nas del Pre­ven­to­rio de Gua­da­rra­ma. Foto: David Fer­nán­dez.

“En sep­tiem­bre de 1957, mi her­ma­na, que tenía enton­ces diez años, y yo con ocho, fui­mos al pre­ven­to­rio de Gua­da­rra­ma, en Madrid. Mis padres nos lle­va­ron allí por­que los jefes de mi madre se lo reco­men­da­ron. Le dije­ron que era un sitio muy agra­da­ble para que las niñas pasa­ran unas vaca­cio­nes”, recuer­da Ali­cia Gar­cía Rome­ra.

“Des­pués de 55 años me he reen­con­tra­do con todo esto. Aho­ra sé que todas las niñas que pasa­ron por el pre­ven­to­rio de Gua­da­rra­ma sufrie­ron las mis­mas tor­tu­ras. Has­ta aho­ra, nun­ca había­mos habla­do de este tema” expli­ca Ali­cia, que des­de hace un año y medio empe­zó a inda­gar. Hoy son más de 200 muje­res las que han reve­la­do que cuan­do eran niñas pasa­ron entre tres y seis meses en el lla­ma­do pre­ven­to­rio de Gua­da­rrama, un edi­fi­cio situa­do en la sie­rra don­de las peque­ñas eran some­ti­das a un régi­men car­ce­la­rio, que incluía malos tra­tos y tor­tu­ras, y que estu­vo fun­cio­nan­do has­ta 1975. Los lla­ma­dos pre­ven­to­rios fue­ron crea­dos por el régi­men fran­quis­ta como luga­res don­de se “pre­ve­nían las enfer­me­da­des”. Enton­ces se decía que “el con­tac­to con el aire puro de la sie­rra” evi­ta­ba el con­ta­gio de infec­cio­nes a las niñas, sobre todo la tubercu­losis.

Cap­tar y reedu­car a las niñas

“La mayo­ría de las niñas eran cap­ta­das en los cole­gios por una seño­ri­ta de la Sec­ción Feme­ni­na que daba char­las a las alum­nas sobre lo bien que se lo iban a pasar allí”. Las mili­tan­tes de esta orga­ni­za­ción fran­quis­ta reclu­ta­ban a las peque­ñas con la excu­sa de que el Esta­do las lle­va­ba de vaca­cio­nes. “Lo ven­dían como las colo­nias a las que las niñas iban a dis­fru­tar. Otras veces los médi­cos reco­men­da­ban lle­var allí a las peque­ñas para que engor­da­ran”, expli­ca Ali­cia. Ase­gu­ra que lle­ga­ban sanas y salían enfer­mas. Su his­to­ria y el res­to de las viven­cias de otras inter­nas ha sido recons­trui­da gra­cias a las redes socia­les. Jun­tas, esas niñas hoy adul­tas han pues­to en común aque­lla expe­rien­cia.

Cuan­do Ali­cia empe­zó a bus­car infor­ma­ción se encon­tró una web en la que ya había 50 tes­ti­mo­nios como el suyo. Des­pués, una de ellas, Chus Gil, creó una pági­na en Face­book don­de ya son 200 las muje­res que rela­tan aque­llos días terri­bles de su infan­cia. “Aho­ra sabe­mos que hubo niñas de entre cua­tro y 14 años de edad. Nos metían en aquel enor­me recin­to y ya no salía­mos. Ni siquie­ra cuan­do los padres nos visi­ta­ban, a pesar de estar en la sie­rra y al lado del pue­blo de Gua­da­rra­ma. En ese tiem­po jamás pisa­mos la calle”. La estan­cia míni­ma era tres meses e inclu­so algu­nas niñas esta­ban algún tiem­po más.

Dis­ci­pli­na y orden

“Lo pri­me­ro que hacían cuan­do lle­gá­ba­mos era ‘desin­fec­tar­nos’. Nos des­nu­da­ban y nos ponían unos pol­vos por todo el cuer­po y en la cabe­za tam­bién, don­de nos colo­ca­ban un tra­po que tenía­mos que lle­var duran­te dos días”, rela­ta la exin­ter­na de aquel pre­ven­to­rio como si fue­ra ayer. “Lue­go nos ponían a todas des­nu­das, en fila. Muchas eran niñas, pero otras, ya ado­les­cen­tes, tenían ver­güen­za y se tapa­ban. Las cui­da­do­ras nos lava­ban una a una con un estro­pa­jo y cho­rros de agua. Otra nos seca­ba, a todas con la mis­ma toa­lla. Des­pués nos ponían la ropa del pre­ven­to­rio y la nues­tra des­apa­re­cía”. Ali­cia recuer­da que eran esce­nas muy tris­tes y que tenían prohi­bi­do hablar.

Siguien­do con esa dis­ci­pli­na, todos los días reza­ban el rosa­rio y “tras los rezos salía­mos a can­tar el cara al sol al patio. Las niñas éra­mos tan peque­ñas que ni sabía­mos qué sig­ni­fi­ca­ba aque­llo. Pasá­ba­mos mucho frío fue­ra. Nos ponían fir­mes, sin ape­nas ropa y en alpar­ga­tas, mien­tras las cui­da­do­ras lle­va­ban gran­des capas”. La vigi­lan­cia era cons­tan­te y nun­ca esta­ban solas. “Íba­mos de sus­to en sus­to. Casi a dia­rio nos pin­cha­ban, pero no sabe­mos aún qué nos inyec­ta­ban, tam­po­co nues­tros padres”.

Todas estas muje­res están bus­can­do docu­men­ta­ción pero no apa­re­ce nin­gún docu­men­to ofi­cial sobre aquel cen­tro, tam­po­co sobre las per­so­nas que tra­ba­ja­ron allí. Aquel edi­fi­cio, situa­do en el pue­blo madri­le­ño de Gua­da­rra­ma, sigue en pie y hoy es un cen­tro para huér­fa­nos de la Guar­dia Civil, a quien per­te­ne­ce.

Ali­cia Gar­cía ase­gu­ra que todos los tes­ti­mo­nios reve­lan lo mis­mo: a los pocos días las niñas escri­bían a los padres para que las saca­ran de allí. Pero las car­tas esta­ba cen­su­ra­das por esas cui­da­do­ras e inclu­so ellas dic­ta­ban lo que tenían que poner. Las visi­tas esta­ban con­tro­la­das tam­bién. “Tenía­mos que decir que está­ba­mos encan­ta­das. Siem­pre había una ‘seño­ri­ta’ pre­sen­te duran­te la visi­ta de los padres y cuan­do éstos comen­ta­ban algo, ellas insis­tían en que eran cosas de niñas”, expli­ca Ali­cia.

Pero cuen­ta que ade­más esta­ban lle­nas de mora­to­nes: “Tor­ta­zos, tiro­nes de pelo, ame­na­zas, por todo nos pegaban…Además, tenía­mos que salir gor­di­tas y la comi­da era espan­to­sa. Las niñas que vomi­ta­ban tenían que comer­se sus vómi­tos. A otras, peque­ñas, que se mea­ban en la cama, les colo­ca­ban orti­gas en el culo. A una de las mayo­res, que insis­tía en lavar­se sola, las cui­da­do­ras la cogie­ron de los pies y le metie­ron la cabe­za en el lava­bo una y otra vez”.

Ali­cia con­clu­ye: “Sabe­mos que una vez fue un hom­bre mayor a hacer­se fotos con la niñas des­nu­das en las duchas. Está­ba­mos tan mal… que algu­nas niñas iban a las ven­ta­nas a pedir soco­rro”. A pesar de todo, Ali­cia y su her­ma­na tuvie­ron suer­te. Sus padres las saca­ron de allí a los dos meses, pero dice que algu­nas tenían tan­to páni­co que no con­ta­ron nada por­que esta­ban ame­na­za­das. Hoy, algu­nas de estas muje­res van a unir su tes­ti­mo­nio a la cau­sa argen­ti­na para juz­gar los crí­me­nes de la dic­ta­du­ra fran­quis­ta.

NIÑOS ROBADOS. Crí­me­nes que no han pres­cri­to

La Audien­cia Pro­vin­cial de Madrid dic­ta­mi­nó el pasa­do 4 de octu­bre que el robo de bebés no pres­cri­be. Esta noti­cia ha sido cele­bra­da por las aso­cia­cio­nes de afec­ta­dos por el robo de bebés, que piden la reaper­tu­ra de dece­nas de denun­cias archi­va­das en todo el Esta­do espa­ñol. Al mis­mo tiem­po, des­de sep­tiem­bre, el juez Adol­fo Carre­te­ro, del juz­ga­do 47 de Madrid, que ins­tru­ye el caso del pre­sun­to robo de la hija de María Lui­sa Torres, sigue toman­do decla­ra­ción a médi­cos, enfer­me­ras y exres­pon­sa­bles de la Aso­cia­ción Espa­ño­la para la Pro­tec­ción de la Adop­ción impli­ca­dos en el caso.

Por otra par­te, la Dipu­tación de Valen­cia va a entre­gar 20.000 euros anua­les duran­te cua­tro años a la casa cuna San­ta Isa­bel de esa ciu­dad, que ges­tio­na la mon­ja sor Jua­na des­de hace más de 40 años y que está pre­sun­ta­men­te impli­ca­da en el robo de bebés en Valen­cia. En esa mis­ma comu­ni­dad hay pre­vis­tas pró­xi­ma­men­te la aper­tu­ra de varias tum­bas de bebés supues­ta­men­te roba­dos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *