Limi­ta­cio­nes de la lucha ideo­ló­gi­ca- Borro­ka Garaia

¿Por qué eres aber­tza­le?. ¿Por qué te sien­tes inde­pen­den­tis­ta?. ¿Por qué defien­des el socia­lis­mo?. Ante estas pre­gun­tas cada cual pue­de sol­tar un núme­ro mayor o menor de argu­men­tos teó­ri­cos y razo­na­mien­tos y si nos damos cuen­ta la mayor par­te de estos ejes habrán sido inte­rio­ri­za­dos pos­te­rior­men­te a optar por ellos. Es decir, cuan­do se ini­cia el pro­ce­so de ideo­lo­gi­za­ción gene­ral­men­te toma­mos una opción y pos­te­rior­men­te la ali­men­ta­mos. ¿Por qué toma­mos dife­ren­tes opcio­nes?. No es un pro­ce­so lineal y pue­den exis­tir múl­ti­ples fac­to­res; des­de el entorno fami­liar, el círcu­lo de amis­ta­des, un impul­so emo­cio­nal crea­do por algún deto­nan­te, una for­ma de adap­tar­te a tu medio cer­cano o por el con­tra­rio a veces por ale­jar­te de él. El caso es que ini­cial­men­te la toma de con­cien­cia nacio­nal o social es un pro­ce­so difu­so que al igual que el pro­ce­so de ideo­lo­gi­za­ción sue­le sur­gir a muy tem­pra­na edad cuan­do las herra­mien­tas que con­ta­mos para impul­sar tales pen­sa­mien­tos y razo­na­mien­tos no están aún muy desa­rro­lla­das, sien­do qui­zás el com­po­nen­te emo­cio­nal uno de los fac­to­res más impor­tan­tes. Es por ello que inten­tar con­ven­cer a un adul­to que sea inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta pue­de ser tarea más que ardua por muy demo­le­do­res que sean los argu­men­tos si pre­via­men­te no se ha pren­di­do de algu­na mane­ra ese pro­ce­so de con­cien­cia nacio­nal o de cla­se y en algún momen­to no se le adhie­re tam­bién algún tipo de com­po­nen­te emo­cio­nal. Un con­tex­to de opre­sión nacio­nal y social, unos argu­men­tos y teo­rías desa­rro­lla­das para dar res­pues­ta a ese con­tex­to no gene­ran por sí solo inde­pen­den­tis­tas y socialistas.

Por tan­to, para crear inde­pen­den­tis­tas y socia­lis­tas tie­nen que exis­tir de entra­da gene­ra­do­res de con­cien­cia nacio­nal y gene­ra­do­res de con­cien­cia social. Tie­ne que exis­tir a su vez un eco-sis­te­ma social pro­pi­cio para que esos plan­tea­mien­tos pue­dan ali­men­tar­se. Y ade­más de todo ello tie­nen que exis­tir pará­me­tros en los cua­les se gene­ra com­po­nen­te emo­cio­nal. De la mis­ma mane­ra no olvi­dan­do que gene­ral­men­te todo este pro­ce­so se ini­cia muy pron­to en la vida de una persona.

En resu­mi­das cuen­tas, nadie se mete un día a la cama regio­na­lis­ta espa­ñol de dere­chas y se levan­ta aber­tza­le de izquier­da por­que haya leí­do un artícu­lo que le haya con­ven­ci­do o haya teni­do una dis­cu­sión polí­ti­ca con el vecino. Se pue­de ale­gar que hay gen­te a lo lar­go de su vida que cam­bia de ideas pero si nos fija­mos será mas un cam­bio den­tro de unos pará­me­tros con­cre­tos ya inte­rio­ri­za­dos. Mas cam­bios de opi­nión par­ti­dis­ta, tác­ti­cos o estra­té­gi­cos que pro­pia­men­te ideo­ló­gi­cos, revir­tien­do total­men­te los valo­res y con­cien­cia­ción que haya ido adqui­rien­do. O en el peor de los casos sim­ple­men­te será un pro­ce­so de dege­ne­ra­ción indu­ci­do por intere­ses per­so­na­les de carác­ter dudoso.

Un aber­tza­le que opte por la vía auto­no­mis­ta tie­ne bole­tos para con­ver­tir­se en inde­pen­den­tis­ta o alguien con sen­ti­do de la jus­ti­cia igual­men­te los tie­ne para con­ver­tir­se en socia­lis­ta. De esta for­ma, tener sen­ti­mien­to de adhe­sión a Eus­kal Herria y un sen­ti­do de la jus­ti­cia avan­za­do es real­men­te el vive­ro de la crea­ción de inde­pen­den­tis­tas y socialistas.

¿Es la lucha ideo­ló­gi­ca el impul­sor y cui­da­dor de ese vive­ro?. Cier­ta­men­te por si sola difí­cil­men­te lo sea sino que es un regu­la­dor que pue­de inten­si­fi­car y ali­men­tar esa con­cien­cia nacio­nal y social pre­via­men­te adqui­ri­da dan­do solu­cio­nes prác­ti­cas que a su vez pue­den gene­rar adhe­sión hacia pro­yec­tos con­cre­tos. En nues­tro caso, el Esta­do socia­lis­ta vasco.

¿Qué sig­ni­fi­ca todo esto?. Que la cons­truc­ción nacio­nal y social de Eus­kal Herria a tra­vés del movi­mien­to popu­lar y que el ten­sio­na­mien­to polí­ti­co y la lucha, son los gene­ra­do­res de con­cien­cia nacio­nal y social, los que crean un eco-sis­te­ma pro­pi­cio para que esos plan­tea­mien­tos pue­dan ali­men­tar­se y de los que ema­nan com­po­nen­tes emo­cio­na­les. Sien­do de este modo la base
del pro­yec­to inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta en con­tra­po­si­ción a can­tos de sire­na que colo­can la des­ac­ti­va­ción de la lucha y el des­ten­sio­na­mien­to como las base de adhe­sión a un pro­yec­to con­fun­dién­do­lo con la adhe­sión elec­to­ral coyun­tu­ral más basa­da en ren­tas adqui­ri­das y otros fac­to­res, muchos de ellos que no han llo­vi­do del cielo.

En resu­men, la lucha ideo­ló­gi­ca no tie­ne sen­ti­do sin un des­plie­gue de lucha en todos los nive­les no sien­do exóge­na y estan­do bien imbri­ca­da en ellos. De lo con­tra­rio, el pro­yec­to polí­ti­co está des­ti­na­do a con­ver­tir­se en un pro­duc­to que nave­ga­rá en las aguas de la super­fi­cia­li­dad y lo arti­fi­cio­so del sis­te­ma capi­ta­lis­ta para aca­bar hun­di­do en él, hacien­do papel moja­do toda lucha ideo­ló­gi­ca verdadera.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *