Eco­no­mía de gue­rra vs Eco­no­mía espe­cu­la­ti­va: A once años de las Torres Geme­las- Wim Dierckx­sens

Larry A. Sil­vers­tein, un mag­na­te israe­lí, com­pró el 24 de Julio de 2001 el World Tra­de Cen­ter. Des­pués de los «aten­ta­dos», obtu­vo del segu­ro 7.300 millo­nes de dóla­res

Intro­duc­ción

Larry A. Sil­vers­tein, un mag­na­te israe­lí en bie­nes raí­ces, fir­mó el 24 de Julio de 2001 un con­tra­to de arren­da­mien­to-com­pra del World Tra­de Cen­ter (WTC), con un pago ini­cial de 124 millo­nes de dóla­res. El con­tra­to se cele­bró 6 sema­nas antes del “ata­que terro­ris­ta” del 11 de setiem­bre. El ban­co JP Mor­gan Cha­se y las Auto­ri­da­des del Puer­to de Nue­va York, ambos con­tro­la­dos por la fami­lia Roc­ke­fe­ller, nego­cia­ron el tra­to. Sil­vers­tein ase­gu­ró fuer­te­men­te el com­ple­jo del WTC con­tra ata­ques terro­ris­tas. Sil­vers­tein tam­bién poseía el edi­fi­cio sie­te del com­ple­jo. Los ocu­pan­tes de este edi­fi­cio bas­tan­te segu­ro fue­ron, entre otros, la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia (CIA). Este edi­fi­cio sie­te colap­só aun­que edi­fi­cios que se encon­tra­ban más cer­ca de las Torres Geme­las pero no poseí­do por el Sr. Sil­vers­tein que­da­ron sin daños.

Sil­vers­tein reci­bió una liqui­da­ción de 4.5 mil millo­nes de dóla­res de las com­pa­ñías de segu­ro des­pués de su des­truc­ción. Ape­ló el pago del segu­ro recla­man­do que el impac­to de los dos avio­nes no repre­sen­ta­ba un solo caso sino dos. El ganó el jui­cio y de esta for­ma obtu­vo una indem­ni­za­ción total de 7.3 mil millo­nes de dóla­res. Ali­ce Schroe­der, Vinay Saqui y Chris Winans afir­man en su docu­men­to del 17 de setiem­bre de 2001, titu­la­do “World Tra­de Cen­ter Spe­cial Issue”, que las pér­di­das con­se­cuen­tes de la caí­da de las Torres Geme­las supe­ra­rían even­tual­men­te las posi­bi­li­da­des de Lloy­d’s como empre­sa re-ase­gu­ra­do­ra.

Es pre­ci­so saber que Lloy­d’s es una de las empre­sas cla­ves que per­te­ne­ce a la frac­ción domi­nan­te del capi­tal finan­cie­ro anglo-ame­ri­cano glo­ba­li­za­do con sede en Wall Street y el cen­tro finan­cie­ro de Lon­dres. Esta frac­ción que reúne las prin­ci­pa­les ban­cas de inver­sión del mun­do y trans­na­cio­na­les está en fran­ca dispu­ta con la frac­ción finan­cie­ra ame­ri­ca­na con­ser­va­do­ra uni­po­lar y uni­la­te­ral. La últi­ma se basa fuer­te­men­te en el com­ple­jo indus­trial y mili­tar de EEUU y bus­ca con­ser­var la hege­mo­nía nor­te­ame­ri­ca­na en el mun­do. Los glo­ba­lis­tas en cam­bio, aspi­ran a crear un Esta­do glo­bal bajo hege­mo­nía de los gran­des ban­que­ros. Lo ante­rior pone el suce­so del aten­ta­do del 11 de setiem­bre de 2001 en un entorno de lucha geo­po­lí­ti­ca que tie­ne su ancla­je pri­me­ro que todo en los pro­pios Esta­dos Uni­dos.

La pér­di­da de sobe­ra­nía nacio­nal en la era de la glo­ba­li­za­ción

Con la glo­ba­li­za­ción neo­li­be­ral ha domi­na­do la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca que pro­mue­ve la libe­ra­li­za­ción de los mer­ca­dos en gene­ral y de los finan­cie­ros en espe­cial. El poder de los Esta­do-nación para defi­nir en for­ma inde­pen­dien­te su polí­ti­ca eco­nó­mi­ca den­tro de un mar­co nacio­nal, ha sido redu­ci­do de for­ma drás­ti­ca, pri­me­ro en los paí­ses peri­fé­ri­cos como los lati­no­ame­ri­ca­nos, pero lue­go tam­bién en Euro­pa y has­ta en los mis­mo EEUU. En las últi­mas dos déca­das del siglo pasa­do, el poder sobe­rano del Esta­do-nación ha dis­mi­nui­do en el plano eco­nó­mi­co como con­se­cuen­cia del poder tota­li­za­dor adqui­ri­do por las trans­na­cio­na­les en el mar­co de la polí­ti­ca de des­re­gu­la­ción eco­nó­mi­ca a nivel mun­dial. El poder tota­li­za­dor que adquie­ren las trans­na­cio­na­les en la des­re­gu­la­ción eco­nó­mi­ca y en la polí­ti­ca de los esta­dos, se desa­rro­lla en el mar­co de la efi­cien­cia para maxi­mi­zar ganan­cias como fina­li­dad últi­ma, que no es otra cosa que la ley del más fuer­te en el libre jue­go del mer­ca­do (que por supues­to no es libre). Las trans­na­cio­na­les, los gran­des ban­cos, a par­tir de las mega­fu­sio­nes y gran­des adqui­si­cio­nes se trans­for­man en «Esta­dos pri­va­dos sin fron­te­ras ni ciu­da­da­nos» y jun­tos actúan como un capi­tal finan­cie­ro glo­ba­li­za­do que no da cuen­ta de nada a nadie más allá de sus prin­ci­pa­les accio­nis­tas.

Es la des­truc­ción de la sobe­ra­nía, demo­cra­cia, liber­tad y del con­cep­to de esta­do ya men­cio­na­dos, para dar paso a la cons­truc­ción de un nue­vo esta­do glo­bal total: El de las trans­na­cio­na­les y los gran­des capi­ta­les atrin­che­ra­dos tras la mayor acu­mu­la­ción de armas que cono­ce la his­to­ria. Si la ganan­cia en la eco­no­mía real tien­de a la baja, ya nada impor­ta el cómo se obtie­ne la ganan­cia, lo que con­lle­va a la corrup­ción y la cri­mi­na­li­za­ción de las socie­da­des. Los esta­dos se con­vier­ten en los garan­tes para toda moda­li­dad de acu­mu­lar. Así tam­bién el esta­do tra­di­cio­nal ha veni­do sien­do subs­ti­tui­do por un nue­vo con­cep­to: el de un “Esta­do-corrup­to-tota­li­ta­rio” que es el que brin­da las mejo­res y más rápi­das opor­tu­ni­da­des para acu­mu­lar, pero que a la par des­man­te­la todo el sis­te­ma y no solo social pre­vio. Eso no es sos­te­ni­ble por lar­go tiem­po sin hun­dir­se en el caos.

¿Cómo se estruc­tu­ra esa red finan­cie­ra glo­bal que tien­de a subor­di­nar a todos los esta­dos en el mun­do? Los resul­ta­dos de un estu­dio de ETH en Zürich, Sui­za, titu­la­do “The net­work of glo­bal cor­po­ra­te con­trol”, rea­li­za­do por los inves­ti­ga­do­res sui­zos, Stepha­nia Vita­li. James B. Glat­ter­fel­der y Ste­fano Bat­ti­son, mues­tran que 737 com­pa­ñías con­tro­lan 80% de la red de cor­po­ra­cio­nes trans­na­cio­na­les y que solo 147 con­tro­la­ban más del 40% de esta red glo­bal. De las 50 com­pa­ñías, la mitad es nor­te­ame­ri­ca­na. Gran Bre­ta­ña ocu­pa el segun­do lugar con 8; Japón y Fran­cia siguen con 4 com­pa­ñías cada uno en el ter­cer y cuar­to lugar. A esto se pue­de sumar que 12 de las 25 com­pa­ñías con el mayor núme­ro total de nodos de la cade­na, son cono­ci­dos ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras. En el orden de impor­tan­cia men­cio­na el tex­to: Bar­clays, JP Mor­gan Cha­se (crea­da el año 2000 a par­tir de la fusión del Cha­se Manhat­tan y la JP Mor­gan & Co), UBS AG, Merril Lynch & Co, Deu­ts­che Bank AG, Cre­dit Suis­se Group, Bank of New York Mellon, Gold­man Sachs Group, Mor­gan Stan­ley, Mis­tsu­bishi Finan­cial Group, Socie­té Géne­ra­le y Bank of Ame­ri­ca Corp. Estos son como los pul­pos más gran­des con más ten­tácu­los en el mun­do. Lo que más lla­ma la aten­ción aquí es que Bar­clays de la City de Lon­dres esta­ba en pri­mer lugar. El capi­tal finan­cie­ro glo­bal gue­rrea por más áreas de influen­cia para ins­tau­rar un orden glo­bal bajo su hege­mo­nía. Esta puja ten­drá sus triun­fa­do­res y per­de­do­res den­tro y entre las pro­pias poten­cias eco­nó­mi­cas que si se basan en la terri­to­ria­li­dad. La impo­si­ción del poder finan­cie­ro glo­bal hoy res­pon­de a una lógi­ca más allá de un país hege­mó­ni­co o domi­nan­te en el mun­do. Lo ante­rior impli­ca que has­ta se vuel­ve nece­sa­ria la supera­ción de EEUU como la úni­ca super­po­ten­cia del mun­do. Con ello la auto­de­ter­mi­na­ción o sobe­ra­nía del Esta­do-nación está en peli­gro de pasar a la his­to­ria. Has­ta en los pro­pios Esta­dos Uni­dos, hay una puja de intere­ses por aca­bar con o defen­der su sobe­ra­nía. En medio de esta puja de intere­ses, el blo­que de poder finan­cie­ro anglo­ame­ri­cano se divi­de en dos, como vere­mos a con­ti­nua­ción.

1. La frac­ción domi­nan­te del capi­tal finan­cie­ro anglo-ame­ri­cano glo­ba­li­za­do

La frac­ción domi­nan­te de capi­tal finan­cie­ro anglo-ame­ri­ca­na, glo­ba­li­za­do tie­ne su cen­tro de ope­ra­cio­nes en la City de Lon­dres y Wall Street. Este capi­tal finan­cie­ro glo­ba­li­za­do está lide­ra­do por ban­cos como City Group (es la mayor empre­sa de ser­vi­cios finan­cie­ros del mun­do con sede en Nue­va York), HSBC (es la segun­da empre­sa de ser­vi­cios finan­cie­ros más gran­de del mun­do con sede en Lon­dres), Lloyd’s (es el prin­ci­pal mer­ca­do de segu­ros y re-ase­gu­ra­mien­tos con sede en Lon­dres) y Bar­clays (es la cuar­ta com­pa­ñía más gran­de del mun­do en ser­vi­cios finan­cie­ros con sede en Lon­dres) y con­tro­la, por ejem­plo a Car­gill-Mon­san­to (Vea, For­men­to y Merino, Cri­sis finan­cie­ra glo­bal; La lucha por la con­fi­gu­ra­ción del Orden Mun­dial, Peña Lilo Eds. Bue­nos Aires, 2011: p.58). Muy espe­cial­men­te los auto­res men­cio­nan la red finan­cie­ra inter­na­cio­nal de la Gran Ban­ca Glo­bal Roths­child que está detrás de HSBC y Lloyd´s Bank y detrás de los últi­mos apa­re­cen empre­sas trans­na­cio­na­les como la Shell y Uni­le­ver. Es intere­san­te saber que los Roths­child con­tro­lan a los prin­ci­pa­les medios de comu­ni­ca­ción (Reuters News, Asso­cia­ted Press, ABC, CBS, NBC, CNBC, CNN, la BBC, y otros cana­les de tele­vi­sión y dia­rios en todo el mun­do). Los medios de comu­ni­ca­ción masi­vos divul­ga­ron que la euro-zona y la deu­da sobe­ra­na de EE.UU. pro­du­ci­rán un desas­tre cre­cien­te duran­te el año 2012. Estas nacio­nes enten­de­rán, por la «teo­ría» acep­ta­da como «polí­ti­ca­men­te correc­ta», que solo una gue­rra apa­ci­gua­rá la cri­sis finan­cie­ra. Es pre­ci­so saber aquí que los Roths­child con­tro­lan la CIA y la OTAN y que has­ta hace poco sólo había cin­co nacio­nes en el mun­do don­de los Roths­child no con­tro­la­ban el ban­co cen­tral.

La idea de los Roths­child es pro­vo­car una Ter­ce­ra Gue­rra Mun­dial, que tie­ne como obje­ti­vo ins­ta­lar una nue­va éli­te glo­bal, sumien­do al pla­ne­ta en un Esta­do Tota­li­ta­rio. En tér­mi­nos polí­ti­cos este impe­rio finan­cie­ro esta­ba mejor repre­sen­ta­do en EEUU por los Demó­cra­tas des­de la admi­nis­tra­ción de Bill Clin­ton (1993−2001). Hoy en día el gobierno de EEUU bajo la admi­nis­tra­ción Oba­ma (2009−2013) está en manos de la frac­ción glo­ba­lis­ta, que impo­ne minis­tro de eco­no­mía, Geith­ner, y de rela­cio­nes exte­rio­res, Clin­ton, pero no con­tro­la el minis­te­rio de defen­sa ni el ban­co cen­tral que están en manos ambos de la frac­ción ame­ri­ca­na impe­ria­lis­ta. En tér­mi­nos inte­lec­tua­les su ideó­lo­go es el pre­mio nobel de eco­no­mía Paul Krug­man. Se des­ta­ca aquí tam­bién la figu­ra polí­ti­ca de Zbig­niew Brze­zins­ki, ex ase­sor de segu­ri­dad nacio­nal de EEUU y ase­sor del pre­si­den­te Barack Oba­ma.

El capi­tal finan­cie­ro glo­bal gue­rrea por más áreas de influen­cia para ins­tau­rar un orden glo­bal bajo su hege­mo­nía con la crea­ción de un Esta­do glo­bal. Su pro­yec­to estra­té­gi­co ha sido la ace­le­ra­ción de la cri­sis de la sobe­ra­nía del esta­do nacio­nal y el desa­rro­llo de for­mas de sobe­ra­nía glo­bal ten­dien­tes a la con­for­ma­ción de un Esta­do Glo­bal sin Fron­te­ras ni Ciu­da­da­nos. El espa­cio nacio­nal nor­te­ame­ri­cano deja de ser pun­to de par­ti­da del gran capi­tal finan­cie­ro glo­bal en la lucha por ese nue­vo orden glo­bal. Este capi­tal deja de tener, en otras pala­bras, cual­quier com­pro­mi­so con los ciu­da­da­nos en los paí­ses cen­tra­les has­ta en los mis­mos EEUU.

Para las redes finan­cie­ras glo­ba­les, afir­man For­men­to y Merino (Ob. Cit.), “solo debe haber colo­nias no paí­ses colo­ni­za­do­res; inclu­so estos mis­mos devie­nen en terri­to­rios a colo­ni­zar”. Tra­ta­se de un impe­ria­lis­mo des­ple­ga­do en una red jerar­qui­za­da de ciu­da­des finan­cie­ras glo­ba­les: Nue­va York y el cen­tro finan­cie­ro de Lon­dres (la City de Lon­dres) como su eje cen­tral. Esta red ten­drá sus nodos loca­les en París, Tokio Shanghái, Frank­furt, Mos­cú Sin­ga­pur, Hong Kong, Dubái, Abu Dabi, Bom­bay, Síd­ney, Johan­nes­bur­go, Sao Pau­lo, Bue­nos Aires, Méxi­co etc. Estas ´capi­ta­les finan­cie­ros´, con­ti­núan los auto­res, son los nodos prin­ci­pa­les que darían for­ma social al Esta­do Glo­bal y don­de la divi­sión glo­bal de tra­ba­jo asig­na­ría las fun­cio­nes a cum­plir en cada espa­cio regio­nal. La caí­da de EEUU como poten­cia mun­dial se con­vier­te una con­di­ción nece­sa­ria para avan­zar hacia este nue­vo for­ma­to impe­rial don­de no exis­te país cen­tral: Un impe­ria­lis­mo sin cen­tro esta­ble­ci­do en un país deter­mi­na­do, sino en una red de mega ciu­da­des finan­cie­ras.

Para no ser absor­bi­do por los ten­tácu­los del capi­tal finan­cie­ro glo­bal anglo­ame­ri­cano y al tra­tar de ser par­te de los mis­mos, ha de enten­der­se la crea­ción de la Unión Euro­pea en 1992 y la intro­duc­ción de la mone­da úni­ca, el euro, en 1999. La for­ma de avan­zar es a tra­vés de la cons­ti­tu­ción de áreas de libre comer­cio por región. Regio­na­li­zan­do el Glo­bo, sin que esto impli­que armar blo­ques polí­ti­cos de poder (la Unión Euro­pea o UNASUR), sino como estra­te­gia para debi­li­tar los pode­res esta­ta­les nacio­na­les y regio­na­les, se avan­za para los intere­ses anglo­ame­ri­ca­nos hacia el glo­ba­lis­mo finan­cie­ro.

2. La frac­ción finan­cie­ra nor­te­ame­ri­ca­na con­ser­va­do­ra uni­po­lar y uni­la­te­ral

A la polí­ti­ca de des­man­te­la­mien­to de la sobe­ra­nía nacio­nal había opo­si­ción de un fuer­te blo­que con­ser­va­dor den­tro de los pro­pios EEUU. Estas frac­cio­nes con­ser­va­do­ras nece­si­tan per­pe­tuar el vie­jo impe­ria­lis­mo del país cen­tral y apun­tan a la estra­te­gia de un uni­po­la­ris­mo uni­la­te­ral con el bra­zo fuer­te del Pen­tá­gono en medio de blo­ques regio­na­les bajo hege­mo­nía de EEUU. Este blo­que de poder cuen­ta con la frac­ción finan­cie­ra de J.P. Mor­gan (es la pri­me­ra ban­ca comer­cial de EEUU en cuan­to a acti­vos), Bank of Ame­ri­ca (es la segun­da ban­ca comer­cial más gran­de de los Esta­dos Uni­dos). La ban­ca comer­cial es la acti­vi­dad más cono­ci­da por el gran públi­co, la que se rea­li­za a tra­vés de las típi­cas sucur­sa­les ban­ca­rias. Su nego­cio prin­ci­pal con­sis­te en pagar por el dine­ro que depo­si­tan sus clien­tes y cobrar por los cré­di­tos que con­ce­de. Lue­go está Gold­man Sachs (es uno de los gru­pos de ban­ca de inver­sión y valo­res más gran­des del mun­do). La ban­ca de inver­sión se dedi­ca a sacar empre­sas a Bol­sa, dise­ñar y eje­cu­tar la obten­ción de una par­ti­ci­pa­ción sig­ni­fi­ca­ti­va en el capi­tal de una socie­dad (OPA’s), fusio­nes, ven­tas de divi­sio­nes ente­ras entre empre­sas, emi­sio­nes de bonos, ope­ra­cio­nes de gran volu­men en los mer­ca­dos finan­cie­ros, etc. En fusio­nes y adqui­si­cio­nes Gold­man Sachs ha gana­do fama his­tó­ri­ca por ase­so­rar clien­tes en ofer­tas públi­cas de adqui­si­ción.

En este blo­que están tam­bién las gran­des empre­sas del impe­rio Roc­ke­fe­ller. David Roc­ke­fe­ller era el pre­si­den­te del ban­co gigan­te de Cha­se Manhat­tan que hoy está fusio­na­do en J.P Mor­gan Cha­se. Su víncu­lo con la indus­tria mili­tar ha sido muy direc­to. Así como los Roths­child mane­jan a la OTAN, así tra­ba­jan los Roc­ke­fe­ller con el Pen­tá­gono. El impe­rio petro­le­ro de los Roc­ke­fe­ller es impre­sio­nan­te y se expre­sa a tra­vés de sus empre­sas como Exxon Mobil, Che­vron Texa­co, BP Amo­co y Marathon Oil. El J.P.Morgan Cha­se con­tro­la la ESSO, Hulli­bur­ton, etc. Los Roc­ke­fe­ller con­tro­lan gran­des empre­sas far­ma­céu­ti­cas así como la empre­sa cons­truc­to­ra de avio­nes Boeing, las aero­lí­neas Uni­ted Air­li­nes, Del­ta y North­west Air­li­nes. Esto deja ver la can­ti­dad de empre­sas que hay en esta línea. En tér­mi­nos polí­ti­cos este gru­po fue mejor repre­sen­ta­do por los Repu­bli­ca­nos bajo la admi­nis­tra­ción Bush (2001−2009).

Estas fuer­zas con­ser­va­do­ras bus­can man­te­ner a toda cos­ta la sobe­ra­nía y for­ta­le­za del poder nor­te­ame­ri­cano como poten­cia hege­mó­ni­ca. Para ello es pre­ci­so man­te­ner el dólar como mone­da mun­dial que impli­ca man­te­ner a la vez su poder mili­tar. Este pro­yec­to polí­ti­co defien­de el con­cep­to de Esta­do nación hege­mó­ni­ca con sus con­tro­les geo­grá­fi­cos. La debi­li­dad y retra­so en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos de esta frac­ción ame­ri­ca­na de poder fue com­pen­sa­da por la polí­ti­ca mili­tar. La caí­da de las Torres Geme­las en 2001, según una W. For­men­to y G. Merino (La lla­ma­da cri­sis finan­cie­ra glo­bal), era el medio para dete­ner el avan­ce de la frac­ción avan­za­da del capi­tal finan­cie­ro glo­bal que bus­ca­ba aca­bar con la sobe­ra­nía nacio­nal de los mis­mo EEUU y dina­mi­zar la hege­mo­nía nor­te­ame­ri­ca­na a par­tir del anti­guo com­ple­jo indus­trial-mili­tar nor­te-ame­ri­cano. Antes de lle­gar a la Casa Blan­ca en el año 2001 Geor­ge Bush ya tenía ela­bo­ra­do el Pro­yec­to para un Nue­vo Siglo Ame­ri­cano. Pero este pro­yec­to no lo podría poner en prác­ti­ca sin tener nin­gún ali­cien­te que lo jus­ti­fi­ca­ra. El Pro­yec­to para el Nue­vo Siglo Ame­ri­cano más que como un inten­to de expan­dir e inten­si­fi­car el poder de EEUU en el mun­do, se debe con­si­de­rar como un inten­to de man­te­ner su posi­ción hege­mó­ni­ca en el nue­vo con­tex­to de acu­mu­la­ción de capi­tal finan­cie­ro sin fron­te­ras que se da des­de fina­les del Siglo XX, ya que esta acu­mu­la­ción sin liga­men alguno a las fron­te­ras pone en peli­gro has­ta la pro­pia sobe­ra­nía de EEUU. Para poder imple­men­tar el Pro­yec­to para un Nue­vo Siglo Ame­ri­cano los hal­co­nes nece­si­ta­ban de una ban­de­ra fal­sa y este se lo va a pro­por­cio­nar el ata­que a las Torres Geme­las el 11 de sep­tiem­bre. Con la «caí­da» de las Torres Geme­las y la cri­sis de la bur­bu­ja de Nas­daq, los neo­cons logran impo­ner una nue­va corre­la­ción de fuer­zas en el terri­to­rio nor­te­ame­ri­cano, gene­ran­do una situa­ción de empa­te de fuer­zas. A par­tir de aquí, tan­to una como otra frac­ción se posi­cio­na, per­tre­cha y for­ta­le­ce, agu­di­zan­do nece­sa­ria­men­te las con­tra­dic­cio­nes entre ellas.

A par­tir de 2001, la frac­ción retra­sa­da, fuer­te­men­te desa­rro­lla­da al inte­rior de los EEUU pero con menor desa­rro­llo glo­bal logra com­pen­sar así su debi­li­dad en el terreno eco­nó­mi­co, des­ple­gan­do una polí­ti­ca mili­ta­ris­ta basa­da en la idea de la segu­ri­dad nacio­nal. Los hal­co­nes en EEUU apro­ve­cha­ron el aten­ta­do del 11 de setiem­bre para fomen­tar un nacio­na­lis­mo retro­gra­da en tie­rra pro­pia a tal gra­do que pude emer­ger una gue­rra con­tra el terro­ris­mo. La gue­rra con­tra el terro­ris­mo ha de “legi­ti­mar” cual­quier bar­ba­ri­dad. La inva­sión de EEUU en Afga­nis­tán se hizo sin prue­ba algu­na sobre la posi­ble res­pon­sa­bi­li­dad de Bin Laden en la caí­da de las torres geme­las de Nue­va York.

A par­tir del 11 de setiem­bre de 2001 EEUU pre­pa­ra la inva­sión de Iraq. EEUU no con­si­guió los votos nece­sa­rios en el Con­se­jo de Segu­ri­dad para inva­dir Iraq. La inva­sión fue la sus­ti­tu­ción del impe­rio de la ley por la ley del impe­rio. Con la inva­sión a Iraq en mar­zo de 2003, el gobierno de EEUU ha des­co­no­ci­do abier­ta­men­te la pro­pia Car­ta Mag­na de la ONU y con ello vio­la la sobe­ra­nía nacio­nal, mos­tran­do a la vez tener el dere­cho exclu­si­vo de sobre­po­ner­se a las demás poten­cias, inclu­yen­do a la Unión Euro­pea. Sadam Hus­sein y sus supues­tos armas de des­truc­ción masi­va reve­lan ser mero pre­tex­to para la inva­sión así como son hoy en día las armas nuclea­res que supues­ta­men­te están en desa­rro­llo en Irán. Nun­ca encon­tra­ron dichas armas de des­truc­ción masi­va en Iraq, pero menos de diez años des­pués de nue­vo se hace creer al mun­do que, esta vez, Irán está fabri­can­do armas ató­mi­cas.

El aten­ta­do del 11 de sep­tiem­bre en Nue­va York no tenía que ver con la caí­da bur­sá­til en las prin­ci­pa­les poten­cias. La cri­sis bur­sá­til (la de Nas­daq espe­cial­men­te) ya exis­tía en ellas, y se espe­ra­ba que la bol­sa con­ti­nua­ra cayen­do a par­tir de la rece­sión mun­dial que esta­ba a la vis­ta. Del 10 de sep­tiem­bre al 10 de octu­bre del 2001, la situa­ción bur­sá­til no empeo­ró de mane­ra sus­tan­cial entre las poten­cias mun­dia­les: el Nik­kei 225 esta­ba el 10 de octu­bre un 74% por deba­jo de su récord his­tó­ri­co con­tra el 73% un mes antes; El Dow Jones, un 21% con­tra 14%; el Nas­daq, un 68% con­tra 65%; y el área euro­pea un 35% con­tra un 31%. Las bol­sas en los paí­ses emer­gen­tes reci­bie­ron gol­pes más duros, pues­to que la acti­vi­dad bur­sá­til cayó en un mes del 12% al 23% por deba­jo de su nivel alcan­za­do a prin­ci­pios del 2001. Así por ejem­plo, la bol­sa en Bra­sil cayó en ese mes del 39% al 53% por deba­jo de su nivel alcan­za­do a prin­ci­pios del 2001; en Argen­ti­na, pasó del 25% al 46% por deba­jo de ese nivel; en Chi­na, del 11 % al 20% (The Eco­no­mist, 13 – 19. X. 2001: 99).

Ante la lógi­ca uni­po­lar del capi­tal finan­cie­ro anglo­ame­ri­cano glo­ba­li­za­do se enfren­tó la visión uni­po­lar de la frac­ción de aquel capi­tal finan­cie­ro apo­ya­do en el com­ple­jo indus­trial y mili­tar. Tra­ta­se de una bata­lla entre dos frac­cio­nes de capi­tal impro­duc­ti­vo al inte­rior de EEUU. André Gun­der Frank seña­la­ba que el poder hege­mó­ni­co y uni­po­lar de Esta­dos Uni­dos se sos­tie­ne sobre dos pila­res: el dólar y el Pen­tá­gono. La gue­rra en Irak era una nece­si­dad estra­té­gi­ca para ase­gu­rar la con­ti­nui­dad del poder ame­ri­cano por otras cuan­tas déca­das. Al repo­sar la domi­na­ción de Esta­dos Uni­dos sobre el mun­do en los men­cio­na­dos dos pila­res, resul­ta­ba estra­té­gi­co para Esta­dos Uni­dos pre­ser­var el dólar como la mone­da de reser­va. Con una caí­da del dólar esta­ría en jue­go uno de los dos pila­res de la hege­mo­nía nor­te­ame­ri­ca­na. El fin de la era del dólar como mone­da de reser­va inter­na­cio­nal sig­ni­fi­ca­ría el hun­di­mien­to de Esta­dos Uni­dos y con­se­cuen­te­men­te un triun­fo del capi­tal anglo­ame­ri­cano glo­ba­li­za­do.

La eco­no­mía esta­dou­ni­den­se depen­día cada vez más de los ban­cos cen­tra­les de Chi­na, Japón y otras nacio­nes peri­fé­ri­cas que inver­tían sus prin­cipales reser­vas inter­na­cio­na­les en bonos del Teso­ro. Con el trans­cu­rrir del tiem­po, el dólar retro­ce­de como mone­da de inter­cam­bio uni­ver­sal y como mone­da de reser­va. Rusia ya expor­ta­ba en 2001 la mitad de su petró­leo y gas en euros, y exis­tían nego­cia­cio­nes para que el comer­cio bila­te­ral con la Unión Euro­pea se hicie­ra en euros. La par­ti­ci­pa­ción del euro en las reser­vas inter­na­cio­na­les alcan­zó en 2003 ya el 20% y en 2011 (en medio de la cri­sis del euro) el 25.7% con­tra un 61.7% en dóla­res. Exis­tía el peli­gro de que los paí­ses de la OPEP deja­ran el dólar como mone­da de inter­cam­bio con Chi­na, India entre otros. La imple­men­ta­ción efec­ti­va de tal polí­ti­ca hubie­ra con­lle­va tar­de o tem­prano a la caí­da libre del dólar. La lla­ma­da gue­rra con­tra el terro­ris­mo por tan­to, ha sido una enor­me cor­ti­na de humo para ocul­tar esta feroz lucha por man­te­ner el mun­do uni­po­lar bajo hege­mo­nía esta­dou­ni­den­se.

La cre­cien­te des­con­fian­za en el dólar se reve­la en el pre­cio del oro: Des­de que la admi­nis­tra­ción Bush lle­gó al poder en 2001, el oro pasó de 200 dóla­res a casi 700 la onza a prin­ci­pios de mayo de 2006. Des­de junio de 2005 Chi­na anun­ció reor­ga­ni­zar la com­po­si­ción de sus reser­vas inter­na­cio­na­les lo que empu­ja el dólar hacia aba­jo. A nadie se le esca­pa, ni en Chi­na ni afue­ra, que la diver­si­fi­ca­ción de las reser­vas inter­nacionales a otras divi­sas, al oro y al “oro negro” u otras mate­rias pri­mas que no pier­den su valor, vuel­ve suma­men­te vul­ne­ra­ble al dólar. En este con­tex­to se entien­de cómo en 2012 el pre­cio del oro esta­ba ya en más de 1700 dóla­res por onza.

La lucha entre las dos frac­cio­nes del capi­tal impro­duc­ti­vo sal­ta a la vis­ta con el tras­pa­so de la pre­si­den­cia de la Reser­va Fede­ral en EEUU en febre­ro de 2006. En esa fecha “cae” Alan Greens­pan como pre­si­den­te de la Reser­va Fede­ral y suben a Ben Ber­nan­ke. Con ello cam­bia la corre­la­ción de fuer­zas entre las dos frac­cio­nes de capi­tal en el núcleo del poder finan­cie­ro glo­bal: La Reser­va Fede­ral. Con Ben Ber­nan­ke en la pre­si­den­cia de la Fed., la polí­ti­ca de altas tasas de inte­rés, gol­pea direc­ta­men­te al sis­te­ma finan­cie­ro. Para For­men­to y Merino (La lla­ma­da cri­sis finan­cie­ra glo­bal), el Ban­co Leh­man Brothers (una de las mayo­res ban­cas finan­cie­ras de inver­sión y par­te de la red del Citi­group, prin­ci­pal gru­po del capi­tal finan­cie­ro anglo-ame­ri­cano glo­ba­li­za­do) no se cayó el 15 de setiem­bre de 2008 sino, en la lucha lo deja­ron caer para que arras­tra­ra a toda la ban­ca de inver­sión a la cri­sis. La caí­da del Leh­man Brothers guar­da, enton­ces, rela­ción direc­ta con la nece­si­dad de des­ar­ti­cu­lar la Red finan­cie­ra glo­bal. Leh­man Brothers fue. Meses antes habían caí­do el Bear Stearns (un ban­co de inver­sión glo­bal y de ven­ta de ´secu­ri­ties´ como los CDS) el Merryll Linch (otro ban­co de inver­sio­nes), que fue­ron inme­dia­ta­men­te adqui­ri­dos a pre­cios de ofer­ta (10% de su valor) y con el apo­yo finan­cie­ro de la Reser­va Fede­ral, por el JPMor­gan y el Bank of Amé­ri­ca res­pec­ti­va­men­te, ambos par­te del gru­po con­ser­va­dor. Este pro­ce­so de cen­tra­li­za­ción for­za­do per­mi­te un sal­to de esca­la impre­sio­nan­te para estas enti­da­des con poca pre­sen­cia glo­bal en tér­mi­nos rela­ti­vos, pero con fuer­te desa­rro­llo al inte­rior de los EEUU, aso­cia­das al anti­guo com­ple­jo indus­trial-mili­tar y a los gran­des labo­ra­to­rios nor­te-ame­ri­ca­nos, cuyos cua­dros for­man par­te, a su vez, de la cúpu­la del par­ti­do repu­bli­cano.

Los jue­gos de aje­drez con­ti­núan y pare­cen tor­nar­se de nue­vo a favor de los glo­ba­lis­tas. En 2011 Barack Oba­ma anun­ció un cam­bio en su polí­ti­ca de defen­sa. La polí­ti­ca mili­tar ya no foca­li­za­ba tan­to como pro­yec­to nor­te­ame­ri­cano hacia Medio Orien­te, sino como pro­yec­to de la OTAN con­tra Chi­na y Rusia. El hecho que la admi­nis­tra­ción Oba­ma orien­ta su polí­ti­ca hacia una con­fron­ta­ción direc­ta con Chi­na y Rusia obe­de­ce a la pre­pon­de­ran­cia de la polí­ti­ca del capi­tal finan­cie­ro anglo-ame­ri­cano y glo­bal sobre los neo­con­ser­va­do­res. La idea prin­ci­pal sería frag­men­tar a Rusia y Chi­na en esta­dos meno­res, con fuer­za eco­nó­mi­ca y capa­ci­dad mili­tar muchí­si­mo más limi­ta­da. Con ello se abor­ta­ría la alter­na­ti­va de un sur­gi­mien­to de un mun­do mul­ti­po­lar bajo la hege­mo­nía ruso-chino. Su afán es evi­tar un mun­do mul­ti­po­lar bajo hege­mo­nía ruso-chi­na que echa­ría a per­der el obje­ti­vo de alcan­zar un Esta­do Glo­bal.

Según el autor Webs­ter G. Tar­pley en su tra­ba­jo “US Policy Shift On Iran-Iraq” (2008), el ideo­lo­go Brze­zins­ki, seña­la que la pri­me­ra fase con­sis­te en echar a Chi­na de Áfri­ca a fin de cor­tar su acce­so al petró­leo y los recur­sos natu­ra­les en este con­ti­nen­te y así sabo­tean­do su rápi­do cre­ci­mien­to indus­trial actual. Toda Áfri­ca se está tor­nan­do en un cam­po de bata­lla con­tra los intere­ses chi­nos y Oba­ma con la OTAN la enca­be­za. Una polí­ti­ca posi­ble, aun­que dura de lograr, es no ata­car a Siria e Irán sino tor­nar estos paí­ses con­tra de Rusia y Chi­na. Este dise­ño de Brze­zins­ki expli­ca por­qué Oba­ma afir­ma que quie­re nego­ciar con Irán y bom­bar­dear a Pakis­tán. En la fase final Brze­zins­ki pla­nea que los chi­nos tan nece­si­ta­dos de petró­leo inva­den las pro­vin­cias orien­ta­les de Rusia don­de hay muy pocos rusos y muchos posos de petró­leo. De esta for­ma Oba­ma, pre­mio nobel de la paz, sería el por­ta­dor de un plan para encau­sar una Gue­rra mun­dial que esta­lla­ra entre Rusia y Chi­na que en mucho supera el plan insano de los neo­con­ser­va­do­res. En la ter­ce­ra gue­rra mun­dial se sacri­fi­ca­rá a Euro­pa y se entre­ga­rá Israel al mun­do musul­mán. Con ello triun­fa­ría el Esta­do Glo­bal.

La pre­gun­ta enton­ces ya no es cuál de las dos ten­den­cias den­tro de EEUU gana­rá, sino si la polí­ti­ca de los glo­ba­lis­tas triun­fa­rá o si habrá una ter­ce­ra opción. Dife­ren­te de lo que pro­nos­ti­can For­men­to y Merino, en nues­tra opi­nión, el capi­tal impro­duc­ti­vo, sea finan­cie­ro o mili­tar no triun­fa­rá en esta carre­ra por el poder. Con ello vie­ne inme­dia­ta­men­te otra pre­gun­ta sobre las alter­na­ti­vas que que­re­mos desa­rro­llar en el pró­xi­mo capí­tu­lo.


Biblio­gra­fía

-Bar­ton Fre­de­rick y Croc­ker Bathshe­ba, “A wiser pea­ce: an action stra­tegy for a post-con­flict Iraq: sup­ple­ment I”, 23 de enero de 2003.

-Clair­mont Fre­de­rick, “Una deu­da que ame­na­za al impe­rio”; en “Le Mon­de Diplo­ma­ti­que”, abril 2003: pags. 18 y 19.

-Clark W., “The real reasons for the upco­ming war with Iraq”: A macro­eco­no­mic and geo­es­tra­te­gic analy­sis of the uns­po­ken truth”, 20 de febre­ro de 2003; www​.indy​me​dia​.org

-Gut­man Roy y Barry John, “Beyond Bagh­dad: Expan­ding tar­get List: Washing­ton looks at overhau­ling the Isla­mic and Ara­bic World”, News­week, 11 de agos­to, 2002.

-Hardt Michael y Negri Anto­nio, 2002. “Impe­rio”. Edi­cio­nes Paí­dos, Bar­ce­lo­na, Espa­ña.

-Liu Henry, “US dollar hege­mony has not to go”, Asia Times, 11 de abril de 2002

-Meyssan,Thierry, 2002. “11 de Sep­tem­bre 2001: L´effroyable impos­tu­re”. edi­to­rial Carrot, París, Fran­cia.

-Nay­yer Ali, “Iraq and oil”13 de diciem­bre de 2002.

-Sadowsky Yah­ya, “Las cau­sas de la gue­rra”; en “Le Mon­de Diplo­ma­ti­que”, abril 2003: pags. 16 y 17.

-War­de Ibrahim, “La gue­rra cues­te lo que cues­te”; en “Le Mon­de Diplo­ma­ti­que”, abril 2003: pág. 19.

www​.dei​-cr​.org

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *