Chá­vez y la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do- Car­los de Urabá

En Vene­zue­la este domin­go 18.000.000 de elec­to­res están lla­ma­dos a ajer­cer el dere­cho a voto. Se esti­ma que un 75% del cen­so elec­to­ral acu­di­rá a las urnas, es decir, 12.000.000 de per­so­nas. Mate­má­ti­ca­men­te pode­mos afir­mar con rotun­di­dad que Hugo Chá­vez con­se­gui­ra un 60% de los sufra­gios. La mayo­ría del pro­le­ta­ria­do le da su voto de con­fian­za, pues él se ha con­ver­ti­do en su men­tor, en el papá lin­do que saca cara por sus hijos des­va­li­dos El gobierno boli­va­riano ha desa­rro­lla­do una polí­ti­ca social sin pre­ce­den­tes en la his­to­ria de Amé­ri­ca Lati­na y reci­bi­rá el espal­da­ra­zo de sus incondicionales.

En Vene­zue­la la dic­ta­du­ra bur­gue­sa ha pre­va­le­ci­do duran­te los últi­mos dos siglos de vida repu­bli­ca­na. Los man­da­ma­ses, patro­nes y terra­te­nien­tes, hacían y des­ha­cían a su anto­jo. La oli­gar­quía usu­fruc­tuó del poder expo­lian­do a manos lle­nas las rique­zas del país sin que nadie se opu­sie­ra a sus desig­nios. Evi­den­te­men­te los padres de la patria ejer­cían el poder por man­da­to divino y nadie podía hacer­le som­bra. Para sol­ven­tar cual­quier des­ave­nen­cia con­ta­ban con el apo­yo irres­tric­to de las Fuer­zas Arma­das cuya misión prin­ci­pal con­sis­te en defen­der los intere­ses de la cla­se dominante.

Cuan­do en el año 98 Hugo Cha­vez lle­gó al poder la cosa cam­bió radi­cal­men­te. A par­tir de ese momen­to el pro­le­ta­ria­do se empo­de­ró y asu­mió el papel que le corres­pon­de en la cons­truc­ción de la patria nue­va. Los mes­ti­zos, negros, zam­bos, mula­tos o indí­ge­nas por los siglos de los siglos mar­gi­na­dos y exclui­dos recu­pe­ra­ron su con­cien­cia de cla­se. Aque­llos mise­ra­bles anal­fa­be­tas cuyo úni­co des­tino es car­gar bul­tos o lim­piar las letri­nas son capa­ces de retar a due­lo a los pér­fi­dos oligarcas.

Como olvi­dar esos siglos de explo­ta­ción y de humi­llan­te escla­vi­tud; pri­me­ro en la con­quis­ta y la colo­ni­za­ción espa­ño­la y, tras la inde­pen­den­cia, bajo el yugo de los crio­llos man­tua­nos. Aho­ra los pobres, que por lo regu­lar son apá­ti­cos y escép­ti­cos y pien­san que no hay nada que hacer para cam­biar su des­tino, levan­tan alti­vos el puño en alto y se lan­zan a la con­quis­ta de su futuro.

Vene­zue­la hoy es un país polí­ti­ca­men­te pola­ri­za­do; por un lado las gran­des masas popu­la­res apo­yan al ofi­cia­lis­mo y por el otro la cla­se media y la bur­gue­sía cie­rra filas en torno al can­di­da­to de la opo­si­ción Hen­ri­que Capri­les. Este es el mejor ejem­plo de con­fron­ta­ción deri­va­da de la lucha de cla­ses, una lucha en el que no sólo inter­vie­ne el fac­tor eco­nó­mi­co sino tam­bién el racial. Ya afir­ma­ba Marx que el pro­le­ta­ria­do tenía que esta­ble­cer­se como cla­se domi­nan­te en una tran­si­ción hacia una socie­dad sin cla­ses. La dic­ta­du­ra de los tra­ba­ja­do­res, de los obre­ros y cam­pe­si­nos tie­ne por obje­ti­vo demo­ler las estruc­tu­ras colo­nia­les de una socie­dad eli­tis­ta como la vene­zo­la­na que se ha dis­tin­gui­do por ser ven­de­pa­trias y peo­nes del imperialismo.

Aun­que el dis­cur­so cha­vis­ta muchas veces esté impreg­na­do de dema­go­gia tro­pi­cal eso para nada lo inva­li­da, el carác­ter extro­ver­ti­do y sus ínfu­las de cau­di­llo boli­va­riano hacen par­te de una pues­ta en esce­na tea­tral no excen­ta de nove­le­ría. Algo que es del agra­do de sus devo­tos. Se pue­de estar de acuer­do o des­acuer­do con sus pos­tu­la­dos pero lo cier­to es que por pri­me­ra vez los bene­fi­cios de los recur­sos petro­li­fe­ros vene­zo­la­nos se han inver­ti­do en las cla­ses menos favo­re­ci­das. El socia­lis­mo del siglo XXI ha sido ala­ba­do has­ta por el mis­mí­si­mo can­di­da­to de la opo­si­ción Hen­ri­que Capri­les quien tuvo que acep­tar que el cha­vis­mo ha logra­do erra­di­car la pobre­za endé­mi­ca que se aso­la­ba a la inmen­sa mayo­ría del pue­blo vene­zo­lano. Salud, edu­ca­ción, cul­tu­ra y empleo para que la gen­te sea feliz y reco­bre la fe en la instituciones.

-Como lo dije­ra Lenin: «la demo­cra­cia men­ti­ro­sa siem­pre humi­lló a los más pobres» es la hora, enton­ces, de des­po­jar­se de la heren­cia del esta­do bur­gués y poner en pie un esta­do obre­ro y cam­pe­sino basa­do en la orga­ni­za­ción colec­ti­va o comu­nas. En Vene­zue­la el pue­blo se ha colo­ca­do en la van­guar­dia de este pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio. Fiel­men­te lo demos­tró el año 2002 cuan­do la bur­gue­sía reac­cio­na­ria qui­so dar un gol­pe de esta­do con­tra Hugo Chá­vez y los parias baja­ron de los cerros que rodean Cara­cas y sitia­ron el pala­cio de Mila­flo­res exi­gien­do la res­ti­tu­ción del glo­rio­so coman­dan­te y jefe.

La revo­lu­ción boli­va­ria­na se ha fija­do unas metas muy loa­bles entre las que cabe resal­tar: la «misión Ribas» «misión Sucre» «misión Robin­son» de alfa­be­ti­za­ción, la misión «Vuel­van Caras» para la for­ma­ción de coope­ra­ti­vas, la misión Mer­cal (mer­ca­do de ali­men­tos en la comu­ni­dad) o abas­tos que depen­den del gobierno y garan­ti­zan el acce­so a bie­nes que son de pri­me­ra nece­si­dad a pre­cios sub­si­dia­dos. Tam­bién se han toma­do deci­sio­nes drás­ti­cas como la expro­pia­ción y nacio­na­li­za­ción de empre­sas e indus­trias estra­té­gi­cas. Sin olvi­dar el «Plan Masi­vo para la Cons­truc­ción de Vivien­das Popu­la­res», el sec­tor salud no es un pri­vi­le­gio sino que es patri­mo­nio de todos, igual que el acce­so a la elec­tri­ci­dad y el agua pota­ble. Con la misión «Barrio Aden­tro» los equi­pos médi­cos y de salud actúan con un mode­lo pre­ven­ti­vo crean­do una red de aten­ción pri­ma­ria, con­sul­to­rios y clí­ni­cas popu­la­res en defen­sa del sis­te­ma de salud pública.

El Par­ti­do Socia­lis­ta Uni­do de Vene­zue­la eli­ge a sus can­di­da­tos con­vo­can­do elec­cio­nes pri­ma­rias mien­tras la opo­si­ción los nom­bra a dedo. Esta acti­tud es muy impor­tan­te para seguir man­te­nien­do la con­fian­za de sus bases. La nue­va cons­ti­tu­ción apro­ba­da median­te refe­ren­dum el año 1999 pro­cla­ma el naci­mien­to de la V Repu­bli­ca don­de la igual­dad y la jus­ti­cia social son sus prin­ci­pa­les atri­bu­tos. La CEPAL (Comi­sión Eco­nó­mi­ca para Amé­ri­ca Lati­na y El Cari­be) seña­ló que actual­men­te Vene­zue­la tie­ne la menor des­igual­dad social de Amé­ri­ca Latina.

¿Podrá sobre­vi­vir el cha­vis­mo sin Chá­vez? Se ha pri­ma­do la figu­ra del líder caris­má­ti­co o cau­di­llo reden­tor y va a ser muy difi­cil reem­pla­zar­lo. He aquí su talón de Aqui­les. Chá­vez en la actual cam­pa­ña pre­si­den­cial 2012 ha teni­do que poner­se a la defen­si­va por cul­pa del cán­cer que pade­ce. Al estar fisi­ca­men­te impe­di­do no le que­dó otra alter­na­ti­va que uti­li­zar los medios de comu­ni­ca­ción de masas y dejar a un lado las gran­des mani­fes­ta­cio­nes o con­cen­tra­cio­nes de cam­pa­ña. Debe tener fe en que su aura mitó­lo­gi­ca obre prodigios.

En Cara­cas es muy nor­mal ver por los barrios popu­la­res car­te­les dibu­ja­dos con el ros­tro del «Coman­dan­te» y escu­char a la gen­te decir «por acá somos todos rojos roji­tos» Millo­nes de vene­zo­la­nos de los estra­tos más humil­des lo ado­ran pues el «papa lin­do» no les aban­do­na ni de noche ni de día. El pro­gre­so gene­ra­do por la admi­nis­tra­ción cha­vis­ta en estos últi­mos 14 años ha sido algo espec­ta­cu­lar. Como reza la can­ción de Geral­do Van­dré «el pue­blo es el que más orde­na» y por eso apues­tan a ojos cerra­dos por la con­ti­nui­dad de su gobierno «él me dio lo bási­co, lo que nin­gún otro pre­si­den­te ha hecho. ¿por qué voy a votar por otro?

Es impen­sa­ble que el pue­blo vene­zo­lano renun­cie a los dere­chos adqui­ri­dos duran­te el gobierno boli­va­riano. Se ha refun­da­do Vene­zue­la pro­cla­man­do una nue­va cons­ti­tu­ción que da prio­ri­dad al esta­do social de dere­cho y nadie quie­re vol­ver al anti­guo régi­men de explo­ta­ción y de bar­ba­rie. La dic­ta­du­ra capi­ta­lis­ta es la peor de las mal­di­cio­nes pues ele­va a los alta­res a los ban­que­ros y usu­re­ros, a la cla­ses más reac­cio­na­ria cuya úni­ca misión es vam­pi­ri­zar al pue­blo has­ta extraer­le la últi­ma gota de sangre.

* Inves­ti­ga­dor de Colombia
La Haine

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *