El arte de la gue­rra: La línea roja de Netan­yahu

Ya sabe­mos como será la bom­ba nuclear ira­ní: una bola con la mecha encen­di­da, como la de los dibu­jos ani­ma­dos para niños. El pri­mer minis­tro israe­lí la ha mos­tra­do con un dibu­jo a la Asam­blea Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das, como un maes­tro de escue­la de la mater­nal, sacó un rotu­la­dor y tra­zó sobre la bom­ba una bella línea roja. Aquí, expli­có, debe parar­se «el más peli­gro­so régi­men terro­ris­ta del mun­do», el ira­ní, «antes de que lle­ve a cabo el enri­que­ci­mien­to nuclear nece­sa­rio para fabri­car una bom­ba». Otro pano­ra­ma debe­ría haber­se pre­sen­ta­do a las Nacio­nes Uni­das: el del poten­te arse­nal nuclear israe­lí, den­tro de la línea negra del secre­to y de la «omer­tà». Según el Jane’s Defen­se Weekly, Israel ‑la úniu­ca poten­cia nuclear de Orien­te Medio- posee de 100 a 300 cabe­zas nuclea­res, lis­tas para su lan­za­mien­to en misi­les balís­ti­cos que, con el Jeri­cho 3, tie­nen un alcan­ce de 8 – 9 mil kiló­me­tros. Ale­ma­nia ha pro­por­cio­na­do a Israel (como don o a pre­cio redu­ci­do) cua­tro sub­ma­ri­nos Dolphin modi­fi­ca­dos: en cada uno de ellos, a los seis tubos de lan­za­mien­to de misi­les de cru­ce­ro a cor­ta dis­tan­cia se le han sido aña­di­dos cua­tro para los Pope­ye Tur­bo, misi­les nuclea­res de 1.500 km de alcan­ce. Los sub­ma­ri­nos israe­líes made in Ger­many, silen­cio­sos, pue­den estar en inmer­sión duran­te una sema­na, están en el Medi­te­rrá­neo orien­tal, en el Mar Rojo y en el Gol­fo Pér­si­co, en aler­ta 24 horas sobre 24, pre­pa­ra­dos para el ata­que nuclear. Esta­dos Uni­dos, que ya ha pro­por­cio­na­do a Israel más de 350 caza-bom­bar­de­ros F‑16 y F‑15, se ha com­pro­me­ti­do a pro­por­cio­nar­les al menos 75 avio­nes caza F‑35, con doble capa­ci­dad nuclear y con­ven­cio­nal. El Pen­tá­gono, que guar­da secre­tos los códi­gos de acce­so al sof­wa­re del F‑35 inclu­so con los paí­ses (como Ita­lia) que par­ti­ci­pan en su cons­truc­ción, los dará a Israel para que pue­da inte­grar a los F‑35 sus pro­pios sis­te­mas de gue­rra elec­tró­ni­ca. Dará prio­ri­dad al entre­na­mien­to de los pilo­tos israe­líes, pre­pa­rán­do­les al ata­que nuclear con avio­nes caza de quin­ta gene­ra­ción.

Israel, que a dife­ren­cia de Irán recha­za el Tra­ta­do de no pro­li­fe­ra­ción, no admi­te que posee un arse­nal nuclear (cuya exis­ten­cia está reco­no­ci­da por la Agen­cia Inter­na­cio­nal para la Ener­gía Ató­mi­ca), pero deja enten­der de mane­ra ame­na­zan­te que lo tie­ne y que pue­de ser­vir­se de él. Recha­za igual­men­te par­ti­ci­par en la Con­fe­ren­cia para la crea­ción en Orien­te Medio de una zona sin armas nuclea­res, orde­na­do por Nacio­nes Uni­das, a la que Irán por el con­tra­rio se ha adhe­ri­do. Duran­te este tiem­po Israel, que según el SIPRI ha pro­du­ci­do en 2011, 690 – 950 kg de plu­to­nio, con­ti­núa pro­du­cien­do una can­ti­dad sufi­cien­te para fabri­car cada año de 10 a 15 bom­bas de una poten­cia como la de Naga­sa­ki. Fabri­ca segu­ra­men­te tam­bién tri­tium, un gas radio­ac­ti­vo con el que fabri­ca armas nuclea­res de nue­va gene­ra­ción. Entre ellas mini-nukes [mini bom­bas nuclea­res], que se uti­li­za­rían en un tea­tro de gue­rra redu­ci­do, y armas neu­tró­ni­cas, que pro­vo­can una con­ta­mi­na­ción radio­ac­ti­va menor, pero de una leta­li­dad más ele­va­da a cau­sa de su fuer­te emi­sión de neu­tro­nes rápi­dos: las más adap­ta­das con­tra los obje­ti­vos poco dis­tan­tes de Israel.

Los Esta­dos ára­bes de la AIEA, que habían pre­pa­ra­do una reso­lu­ción sobre «Las capa­ci­da­des nuclea­res israe­líes», han retra­sa­do, bajo pre­sión de Esta­dos Uni­dos, su pre­sen­ta­ción a 2013.

Mien­tras tan­to la mecha de la bom­ba, no la ira­ní de los dibu­jos ani­ma­dos, sino la de ver­dad, la de Israel, pue­de ser encen­di­da en cual­quier momen­to.

Man­lio Dinuc­ci

Edi­ción de Il Mani­fes­to del 2 de octu­bre de 2012

[Tra­du­ci­do del fran­cés por Boltxe kolek­ti­boa.]

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *