“Vamos a seguir tocan­do la puer­ta de todas las for­ma­cio­nes”. Aste­ka­ri Digi­ta­la entre­vis­ta a Beñat Zarra­bei­tia, miem­bro de Herrira

El movi­mien­to a favor de los dere­chos de los pre­sos, Herri­ra, ha sido pro­ta­go­nis­ta este verano por su acti­vi­dad a favor de la excar­ce­la­ción de Iosu Uri­betxe­be­rria Boli­na­ga, un pre­so de ETA gra­ve­men­te enfer­mo. Recien­te­men­te, han con­vo­ca­do una mar­cha el 10 de Noviem­bre en Baio­na y otra en Bil­bao para el 12 de enero del pró­xi­mo año.

Habla­mos con Beñat Zarra­bei­tia, una de los por­ta­vo­ces del movi­mien­to, en una taber­na de Alde Zaha­rra de Bil­bo. Beñat es perio­dis­ta, vive en Bil­bo y tie­ne 29 años.

Supon­go que no será muy agra­da­ble estar en boca de todos por las cir­cuns­tan­cias del caso de Iosu Uribetxeberria.

No, la ver­dad es que no, el verano ha sido duro y com­pli­ca­do. Pero más allá de eso, en este tiem­po se ha pues­to en valor el dis­cur­so que ha veni­do man­te­nien­do Herri­ra en los meses previos.

Había­mos situa­do tres ejes a supe­rar en la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria en un pla­zo cer­cano, por un lado supe­rar la doc­tri­na Parot y el 9 de Julio tuvi­mos cono­ci­mien­to de la reso­lu­ción del Tri­bu­nal de Dere­chos Huma­nos de Estras­bur­go sobre el caso de Inés del Río, que venía a seña­lar que Espa­ña había vul­ne­ra­do el Con­ve­nio Euro­peo de los Dere­chos Huma­nos y que la Doc­tri­na Parot era ile­gal. El gobierno espa­ñol deci­dió hacer oidos sor­dos y seguir man­te­nien­do su pos­tu­ra y vere­mos que ocu­rre en los pró­xi­mos días ya que hoy mis­mo ha inter­pues­to recurso.

En segun­do lugar, y a la par que ingre­sa­ban a Iosu Uri­betxe­be­rria, el pri­mer día que noso­tros rea­li­zá­ba­mos una con­cen­tra­ción en el Hos­pi­tal Donos­ti, supi­mos que la mujer y los dos hijos de Mikel Egi­bar se habían empo­tra­do con­tra un camión vol­vien­do de hacer­le una visi­ta a la cár­cel. Esto vuel­ve a mar­car que la dis­per­sión supo­ne un ries­go evi­den­te para muchí­si­mas per­so­nas cuyos dere­chos civi­les y polí­ti­cos están intac­tos: son fami­lia­res de presos.

Y por últi­mo en el tema de los pre­sos enfer­mos, noso­tros que­re­mos lan­zar un men­sa­je muy cla­ro: con una situa­ción que se ha dila­ta­do duran­te cua­ren­ta y cin­co días, con una per­so­na en fase ter­mi­nal, el que haya­mos asis­ti­do a una pelea tan dura nos con­vier­te a todos en per­de­do­res. Todos hemos per­di­do algo duran­te esos cua­ren­ta y cin­co días por­que el gobierno espa­ñol no ha cum­pli­do la ley. Con­si­de­ra­mos que esto no se pue­de vol­ver a repe­tir y tene­mos que empe­zar a ganar todos y tene­mos que con­quis­tar espa­cios, situa­cio­nes y dere­chos que nos acer­quen hacia la paz y hacia la solución.

Con estos tres ele­men­tos, noso­tros que­re­mos hacer que la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria de un giro de sus cla­ves actua­les, que van des­de la uti­li­za­ción a la repre­sión, inclu­so de ven­gan­za en algu­nos casos, hacia un esce­na­rio de reso­lu­ción y de res­pe­to a los dere­chos huma­nos y de paz. En este sen­ti­do no solo se daría un impul­so hacia el res­pe­to de los dere­chos huma­nos, sino tam­bién ayu­da­ría a crear ese esce­na­rio que ansía uná­ni­me­men­te la socie­dad vasca.

¿Cómo ha res­pon­di­do la socie­dad a los lla­ma­mien­tos que habéis hecho?

Creo que hay que valo­rar posi­ti­va­men­te que en un con­tex­to que siem­pre es com­pli­ca­do des­de el pun­to de vis­ta logís­ti­co, inclu­so del ocio, como es el verano, duran­te todo un mes haya habi­do una con­cen­tra­ción dia­ria en el hos­pi­tal Donos­tia. Que haya habi­do cer­ca de sesen­ta per­so­nas que han par­ti­ci­pa­do en la huel­ga de ham­bre que hubo en el hos­pi­tal. Que duran­te el fin de sema­na del 24 y el 25 de Agos­to hubo en un mon­tón de pue­blos un fin de sema­na de ayuno, etc. Tam­bién en la mani­fes­ta­ción de Donos­ti que hici­mos en Agos­to en el ini­cio de la Sema­na Gran­de vinie­ron cer­ca de 15.000 per­so­nas. Ade­más con­si­de­ra­mos que las for­mas y los méto­dos uti­li­za­dos para las pro­tes­tas han sido muy posi­ti­vos. Evi­den­te­men­te siem­pre hay cosas a mejo­rar pero en líneas gene­ra­les tene­mos una valo­ra­ción posi­ti­va, tan­to del dis­cur­so ins­ti­tu­cio­nal, que ha esta­do ahí, como de la par­ti­ci­pa­ción ciudadana.

Engar­zan­do con las mani­fes­ta­cio­nes que habéis con­vo­ca­do ¿Qué obje­ti­vos os mar­cáis a cor­to plazo?

Hemos situa­do dos pun­tos de infle­xión cer­ca­nos en el tiem­po con un obje­ti­vo muy cla­ro: que los gobier­nos espa­ñol y fran­cés cam­bien la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria que man­tie­nen actual­men­te. En el caso de la mani­fes­ta­ción de Baio­na, se vie­ne hacien­do un tra­ba­jo en Ipa­rral­de que ha teni­do sus fru­tos ya que ha habi­do decla­ra­cio­nes y posi­cio­na­mien­tos de dipu­tados del par­ti­do socia­lis­ta fran­cés, de los ver­des, e inclu­so de la dere­cha fran­ce­sa; como el alcal­de de Kan­bo, de la UMP, que ha pedi­do la liber­tad de los pre­sos enfer­mos. Es decir, ha habi­do una diná­mi­ca de rela­cio­nes, de adhe­sión y un con­sen­so bas­tan­te gene­ra­li­za­do refe­ri­do a que un nue­vo tiem­po en el País Vas­co debe ir acom­pa­ña­do de nue­vas polí­ti­cas. Ade­más, tenien­do en cuen­ta que el gobierno fran­cés de Fran­co­is Hollan­de se aca­ba de estre­nar, que­re­mos enviar­le un men­sa­je des­de las calles de Biao­na has­ta París, seña­lán­do­le que tie­ne una opor­tu­ni­dad de cam­biar la polí­ti­ca peni­ten­cia que ha man­te­ni­do el gobierno fran­cés ‑diga­mos como un apén­di­ce del gobierno espa­ñol- tenien­do una visión pro­pia y sien­do agen­te de cam­bio e impul­san­do la solución.

En la segun­da mani­fes­ta­ción, que se va a hacer en Bil­bao, que­re­mos lan­zar un men­sa­je al gobierno espa­ñol de Madrid para que cam­bie su acti­tud. Que­re­mos que sea una mani­fes­ta­ción muy gran­de y toda la cam­pa­ña pre­via la vamos a basar en torno a la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, con­flu­yen­do esta par­ti­ci­pa­ción en una expre­sión con­jun­ta mul­ti­tu­di­na­ria. En cuan­to a como vamos arti­cu­lar la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, toda­vía no pode­mos ade­lan­tar como lo vamos a hacer, ya que esta­mos en fase de pre­pa­ra­ción, pero la idea es que cada uno apor­te el tra­ba­jo que pue­da y quie­ra en su ámbi­to cer­cano para publi­ci­tar e impul­sar la mar­cha. Duran­te los meses de Octu­bre y Noviem­bre ire­mos ade­lan­tan­do los detalles.

¿Cómo pue­de afec­tar las pró­xi­mas elec­cio­nes vas­cas tan­to al tra­ba­jo de vues­tra orga­ni­za­ción como a la situa­ción de los presos?

En prin­ci­pio no tie­ne que afec­tar a nues­tro tra­ba­jo, que aho­ra lo esta­mos rea­li­zan­do en el con­tex­to del eje­cu­ti­vo actual y que des­pués lo desa­rro­lla­re­mos con el pró­xi­mo sea del color que sea. Noso­tros vamos a seguir tocan­do la puer­ta de todas las for­ma­cio­nes y espe­re­mos que el ejem­plo que he men­cio­na­do de Ipa­rral­de se vaya exten­dien­do tam­bién a Hegoal­de y que las rela­cio­nes se vayan nor­ma­li­zan­do más allá de con­tac­tos pun­tua­les o no públicos.

En este sen­ti­do, con­si­de­ra­mos que las elec­cio­nes deben mar­car- y yo creo que mar­ca­rán- un reco­no­ci­mien­to a aque­llas for­ma­cio­nes que han mos­tra­do su dis­po­ni­bi­li­dad al cam­bio en la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria. En cam­bio, aque­llas for­ma­cio­nes que se man­tie­nen ancla­das en la vul­ne­ra­ción de los dere­chos huma­nos, ade­más de por otros moti­vos, pue­den ver­se castigadas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *