“Vamos a seguir tocan­do la puer­ta de todas las for­ma­cio­nes”. Aste­ka­ri Digi­ta­la entre­vis­ta a Beñat Zarra­bei­tia, miem­bro de Herrira

El movi­mien­to a favor de los dere­chos de los pre­sos, Herri­ra, ha sido pro­ta­go­nis­ta este verano por su acti­vi­dad a favor de la excar­ce­la­ción de Iosu Uri­betxe­be­rria Boli­na­ga, un pre­so de ETA gra­ve­men­te enfer­mo. Recien­te­men­te, han con­vo­ca­do una mar­cha el 10 de Noviem­bre en Baio­na y otra en Bil­bao para el 12 de enero del pró­xi­mo año.

Habla­mos con Beñat Zarra­bei­tia, una de los por­ta­vo­ces del movi­mien­to, en una taber­na de Alde Zaha­rra de Bil­bo. Beñat es perio­dis­ta, vive en Bil­bo y tie­ne 29 años.

Supon­go que no será muy agra­da­ble estar en boca de todos por las cir­cuns­tan­cias del caso de Iosu Uribetxeberria.

No, la ver­dad es que no, el verano ha sido duro y com­pli­ca­do. Pero más allá de eso, en este tiem­po se ha pues­to en valor el dis­cur­so que ha veni­do man­te­nien­do Herri­ra en los meses previos.

Había­mos situa­do tres ejes a supe­rar en la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria en un pla­zo cer­cano, por un lado supe­rar la doc­tri­na Parot y el 9 de Julio tuvi­mos cono­ci­mien­to de la reso­lu­ción del Tri­bu­nal de Dere­chos Huma­nos de Estras­bur­go sobre el caso de Inés del Río, que venía a seña­lar que Espa­ña había vul­ne­ra­do el Con­ve­nio Euro­peo de los Dere­chos Huma­nos y que la Doc­tri­na Parot era ile­gal. El gobierno espa­ñol deci­dió hacer oidos sor­dos y seguir man­te­nien­do su pos­tu­ra y vere­mos que ocu­rre en los pró­xi­mos días ya que hoy mis­mo ha inter­pues­to recurso.

En segun­do lugar, y a la par que ingre­sa­ban a Iosu Uri­betxe­be­rria, el pri­mer día que noso­tros rea­li­zá­ba­mos una con­cen­tra­ción en el Hos­pi­tal Donos­ti, supi­mos que la mujer y los dos hijos de Mikel Egi­bar se habían empo­tra­do con­tra un camión vol­vien­do de hacer­le una visi­ta a la cár­cel. Esto vuel­ve a mar­car que la dis­per­sión supo­ne un ries­go evi­den­te para muchí­si­mas per­so­nas cuyos dere­chos civi­les y polí­ti­cos están intac­tos: son fami­lia­res de presos.

Y por últi­mo en el tema de los pre­sos enfer­mos, noso­tros que­re­mos lan­zar un men­sa­je muy cla­ro: con una situa­ción que se ha dila­ta­do duran­te cua­ren­ta y cin­co días, con una per­so­na en fase ter­mi­nal, el que haya­mos asis­ti­do a una pelea tan dura nos con­vier­te a todos en per­de­do­res. Todos hemos per­di­do algo duran­te esos cua­ren­ta y cin­co días por­que el gobierno espa­ñol no ha cum­pli­do la ley. Con­si­de­ra­mos que esto no se pue­de vol­ver a repe­tir y tene­mos que empe­zar a ganar todos y tene­mos que con­quis­tar espa­cios, situa­cio­nes y dere­chos que nos acer­quen hacia la paz y hacia la solución.

Con estos tres ele­men­tos, noso­tros que­re­mos hacer que la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria de un giro de sus cla­ves actua­les, que van des­de la uti­li­za­ción a la repre­sión, inclu­so de ven­gan­za en algu­nos casos, hacia un esce­na­rio de reso­lu­ción y de res­pe­to a los dere­chos huma­nos y de paz. En este sen­ti­do no solo se daría un impul­so hacia el res­pe­to de los dere­chos huma­nos, sino tam­bién ayu­da­ría a crear ese esce­na­rio que ansía uná­ni­me­men­te la socie­dad vasca.

¿Cómo ha res­pon­di­do la socie­dad a los lla­ma­mien­tos que habéis hecho?

Creo que hay que valo­rar posi­ti­va­men­te que en un con­tex­to que siem­pre es com­pli­ca­do des­de el pun­to de vis­ta logís­ti­co, inclu­so del ocio, como es el verano, duran­te todo un mes haya habi­do una con­cen­tra­ción dia­ria en el hos­pi­tal Donos­tia. Que haya habi­do cer­ca de sesen­ta per­so­nas que han par­ti­ci­pa­do en la huel­ga de ham­bre que hubo en el hos­pi­tal. Que duran­te el fin de sema­na del 24 y el 25 de Agos­to hubo en un mon­tón de pue­blos un fin de sema­na de ayuno, etc. Tam­bién en la mani­fes­ta­ción de Donos­ti que hici­mos en Agos­to en el ini­cio de la Sema­na Gran­de vinie­ron cer­ca de 15.000 per­so­nas. Ade­más con­si­de­ra­mos que las for­mas y los méto­dos uti­li­za­dos para las pro­tes­tas han sido muy posi­ti­vos. Evi­den­te­men­te siem­pre hay cosas a mejo­rar pero en líneas gene­ra­les tene­mos una valo­ra­ción posi­ti­va, tan­to del dis­cur­so ins­ti­tu­cio­nal, que ha esta­do ahí, como de la par­ti­ci­pa­ción ciudadana.

Engar­zan­do con las mani­fes­ta­cio­nes que habéis con­vo­ca­do ¿Qué obje­ti­vos os mar­cáis a cor­to plazo?

Hemos situa­do dos pun­tos de infle­xión cer­ca­nos en el tiem­po con un obje­ti­vo muy cla­ro: que los gobier­nos espa­ñol y fran­cés cam­bien la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria que man­tie­nen actual­men­te. En el caso de la mani­fes­ta­ción de Baio­na, se vie­ne hacien­do un tra­ba­jo en Ipa­rral­de que ha teni­do sus fru­tos ya que ha habi­do decla­ra­cio­nes y posi­cio­na­mien­tos de dipu­tados del par­ti­do socia­lis­ta fran­cés, de los ver­des, e inclu­so de la dere­cha fran­ce­sa; como el alcal­de de Kan­bo, de la UMP, que ha pedi­do la liber­tad de los pre­sos enfer­mos. Es decir, ha habi­do una diná­mi­ca de rela­cio­nes, de adhe­sión y un con­sen­so bas­tan­te gene­ra­li­za­do refe­ri­do a que un nue­vo tiem­po en el País Vas­co debe ir acom­pa­ña­do de nue­vas polí­ti­cas. Ade­más, tenien­do en cuen­ta que el gobierno fran­cés de Fran­co­is Hollan­de se aca­ba de estre­nar, que­re­mos enviar­le un men­sa­je des­de las calles de Biao­na has­ta París, seña­lán­do­le que tie­ne una opor­tu­ni­dad de cam­biar la polí­ti­ca peni­ten­cia que ha man­te­ni­do el gobierno fran­cés ‑diga­mos como un apén­di­ce del gobierno espa­ñol- tenien­do una visión pro­pia y sien­do agen­te de cam­bio e impul­san­do la solución.

En la segun­da mani­fes­ta­ción, que se va a hacer en Bil­bao, que­re­mos lan­zar un men­sa­je al gobierno espa­ñol de Madrid para que cam­bie su acti­tud. Que­re­mos que sea una mani­fes­ta­ción muy gran­de y toda la cam­pa­ña pre­via la vamos a basar en torno a la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, con­flu­yen­do esta par­ti­ci­pa­ción en una expre­sión con­jun­ta mul­ti­tu­di­na­ria. En cuan­to a como vamos arti­cu­lar la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, toda­vía no pode­mos ade­lan­tar como lo vamos a hacer, ya que esta­mos en fase de pre­pa­ra­ción, pero la idea es que cada uno apor­te el tra­ba­jo que pue­da y quie­ra en su ámbi­to cer­cano para publi­ci­tar e impul­sar la mar­cha. Duran­te los meses de Octu­bre y Noviem­bre ire­mos ade­lan­tan­do los detalles.

¿Cómo pue­de afec­tar las pró­xi­mas elec­cio­nes vas­cas tan­to al tra­ba­jo de vues­tra orga­ni­za­ción como a la situa­ción de los presos?

En prin­ci­pio no tie­ne que afec­tar a nues­tro tra­ba­jo, que aho­ra lo esta­mos rea­li­zan­do en el con­tex­to del eje­cu­ti­vo actual y que des­pués lo desa­rro­lla­re­mos con el pró­xi­mo sea del color que sea. Noso­tros vamos a seguir tocan­do la puer­ta de todas las for­ma­cio­nes y espe­re­mos que el ejem­plo que he men­cio­na­do de Ipa­rral­de se vaya exten­dien­do tam­bién a Hegoal­de y que las rela­cio­nes se vayan nor­ma­li­zan­do más allá de con­tac­tos pun­tua­les o no públicos.

En este sen­ti­do, con­si­de­ra­mos que las elec­cio­nes deben mar­car- y yo creo que mar­ca­rán- un reco­no­ci­mien­to a aque­llas for­ma­cio­nes que han mos­tra­do su dis­po­ni­bi­li­dad al cam­bio en la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria. En cam­bio, aque­llas for­ma­cio­nes que se man­tie­nen ancla­das en la vul­ne­ra­ción de los dere­chos huma­nos, ade­más de por otros moti­vos, pue­den ver­se castigadas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.