Nues­tra izquier­da en la hora de nues­tra Amé­ri­ca- Luis Brit­to Gar­cia

La hora de Nues­tra Amé­ri­ca es tam­bién la de la izquier­da. No más replie­gue ni defen­si­va. La hora es la de la ofen­si­va.

La hora de la eco­lo­gía. La hora de Nues­tra Amé­ri­ca es la de defen­der sus recur­sos natu­ra­les: las más impor­tan­tes reser­vas pla­ne­ta­rias de agua dul­ce, bio­di­ver­si­dad, mine­ra­les estra­té­gi­cos y ener­gía. La izquier­da debe inven­ta­riar­las, recu­pe­rar­las y pre­ser­var­las para el uso social y racio­nal, impe­dir su con­su­mo pre­da­to­rio y su entre­ga a las trans­na­cio­na­les o a mino­rías loca­les cóm­pli­ces, con­tro­lar o vetar la pro­duc­ción de trans­gé­ni­cos y bio­com­bus­ti­bles y la paten­te sobre seres vivien­tes.

La hora del tra­ba­ja­dor. Nues­tra izquier­da debe cul­mi­nar refor­mas agra­rias inte­gra­les. Maqui­las y legis­la­cio­nes neo­li­be­ra­les pau­pe­ri­zan a las masas, disi­mu­lan la rela­ción de tra­ba­jo y mul­ti­pli­can la eco­no­mía infor­mal y la mar­gi­na­li­dad. La izquier­da debe ser la van­guar­dia de cen­te­na­res de millo­nes de tra­ba­ja­do­res y de exclui­dos en la lucha por sus dere­chos y por una vida ple­na y pro­duc­ti­va.

La hora de los movi­mien­tos socia­les. La hora de Nues­tra Amé­ri­ca es la de la inte­gra­ción de su izquier­da con los movi­mien­tos socia­les. Un movi­mien­to social resul­ta de luchas rei­vin­di­ca­ti­vas que ni par­ti­dos con­ven­cio­na­les ni Esta­dos logra­ron hacer suyas. Por ello per­die­ron vigen­cia Esta­dos y par­ti­dos, y debie­ron admi­tir nue­vas orien­ta­cio­nes y diri­gen­cias. Nues­tra izquier­da debe impe­dir que los movi­mien­tos socia­les ter­mi­nen corrom­pi­dos por las agen­cias impe­ria­les.

La hora de las eco­no­mías inte­gra­das. Nues­tra izquier­da debe con­ver­tir en pro­pie­dad social los prin­ci­pa­les medios de pro­duc­ción, rei­vin­di­car los dere­chos de nacio­nes y Esta­dos a pro­te­ger sus eco­no­mías, prio­ri­zar la crea­ción de bie­nes bási­cos para el con­su­mo de las mayo­rías, incor­po­rar mayor valor agre­ga­do a las expor­ta­cio­nes, pro­mo­ver acuer­dos que defien­dan el jus­to pre­cio de estas y pri­vi­le­gien el inter­cam­bio regio­nal, pro­se­guir la polí­ti­ca mul­ti­po­lar que ha libra­do a Nues­tra Amé­ri­ca de la cri­sis, y librar­se de la escla­vi­tud de las deu­das exter­nas.

La hora de la polí­ti­ca. Nues­tra izquier­da debe apren­der a con­quis­tar el poder y a defen­der­lo con­tra la vio­len­cia de oli­gar­quías e impe­rios. Debe dese­char la anti­po­lí­ti­ca, y com­pren­der que Par­ti­do y Esta­do son herra­mien­tas para abrir la ruta hacia el Socia­lis­mo. Ha de librar al Esta­do de la mara­ña de pac­tos y com­pro­mi­sos que some­ten su sobe­ra­nía a cor­tes, jun­tas arbi­tra­les u orga­nis­mos forá­neos. Debe evi­tar que dife­ren­cias regio­na­les, étni­cas o parro­quia­les pro­vo­quen inten­tos de sece­sión como el de la Media Luna en Boli­via.

La hora de la estra­te­gia con­ti­nen­tal. Nues­tra izquier­da debe revi­sar el pre­jui­cio que en algu­nos paí­ses la opo­ne a todo lo mili­tar. El ejér­ci­to es el arma de la cla­se domi­nan­te, pero si los domi­na­dos quie­ren supe­rar su con­di­ción de tales, deben dis­po­ner de ejér­ci­tos. Reto de toda izquier­da triun­fan­te es crear un nue­vo ejér­ci­to con mili­cias popu­la­res de apo­yo, abier­to a todos los sec­to­res. Amé­ri­ca Nues­tra debe con­cer­tar sus pro­pias alian­zas estra­té­gi­cas para opo­ner­las a pac­tos de ser­vi­dum­bre como Tiar, y des­alo­jar las 47 bases esta­dou­ni­den­ses en la región.

La hora de la inte­gra­ción. Esa izquier­da nues­tra que lucha por la inte­gra­ción y la uni­dad de Nues­tra Amé­ri­ca debe com­pren­der la nece­si­dad de inte­grar­se y unir­se ella mis­ma a nivel nacio­nal, con­ti­nen­tal y mun­dial.

La hora de la revo­lu­ción cul­tu­ral. La izquier­da que pre­di­ca la revo­lu­ción cul­tu­ral debe revo­lu­cio­nar su pro­pia cul­tu­ra. Ha de con­si­de­rar que los medios de pro­duc­ción son eco­ló­gi­ca­men­te limi­ta­dos, lo que impo­si­bi­li­ta la copia de la socie­dad de con­su­mo para todo el pla­ne­ta. Usar la infor­má­ti­ca para la auto­ma­ti­za­ción de todo tra­ba­jo no crea­ti­vo y la infi­ni­ta y gra­tui­ta mul­ti­pli­ca­ción del bien más valio­so, para des­con­cen­trar las ciu­da­des y lograr una par­ti­ci­pa­ción demo­crá­ti­ca y una crea­ti­vi­dad jamás antes vis­lum­bra­da

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *