El papel de Amnis­tía Inter­na­cio­nal en la gue­rra con­tra Siria- Red Vol­tai­re

El gran desa­fío de todas estas aso­cia­cio­nes huma­ni­ta­rias cata­lo­ga­das bajo la deno­mi­na­ción de ONGs — es decir Orga­ni­za­cio­nes No Guber­na­men­ta­les— es la de lograr tener su pro­pia auto­no­mía eco­nó­mi­ca y finan­cie­ra que las blin­de de guar­dar una inde­pen­den­cia obje­ti­va y sobe­ra­na al momen­to de posi­cio­nar­se como media­dor o ente auxi­lia­dor en un con­flic­to social, en una gue­rra, en una catás­tro­fe natu­ral. Pero gene­ral­men­te nin­gu­na cuen­ta con esa inde­pen­den­cia o auto­no­mía finan­cie­ra. Las ONGs son hoy en día gran­des estruc­tu­ras, con cien­tos de emplea­dos, loca­les, y todo esto tie­ne un pre­cio —a pesar de los bené­vo­los que tra­ba­jan — y sólo pue­den exis­tir gra­cias a la ayu­da finan­cie­ra indis­pen­sa­ble de cier­tos pode­res esta­ta­les o empre­sa­ria­les que han com­pren­di­do la gran uti­li­dad de con­tro­lar o diri­gir de cier­ta mane­ra estas herra­mien­tas huma­ni­ta­rias, muchas veces ins­tru­men­ta­li­za­das.

JPEG - 35.6 KB

Un tre­men­do trío: a la izquier­da Made­lei­ne K. Albright, anti­gua Secre­ta­ria de Esta­do de EEUU (1997−2001) en el gobierno de Bill Clin­ton, en el cen­tro de la foto Suzan­ne Nos­sel, Direc­to­ra Eje­cu­ti­vo de Amnis­tía Inter­na­cio­nal sec­ción EEUU y anti­gua emplea­da de Hillary Clin­ton, espo­sa de Bill Clin­ton, y a la dere­cha, James Wol­fen­sohn, anti­guo pre­si­den­te del Ban­co Mun­dial (1995−2005) que lle­vó a la rui­na a pue­blos ente­ros con su polí­ti­ca neo­li­be­ral, obe­de­cien­do a las indi­ca­cio­nes de Wall Street, estas tres per­so­na­li­da­des reu­ni­das para un deba­te huma­ni­ta­rio bajo el títu­lo: «¿Está el sue­ño de la ONU muer­to? Las Orga­ni­za­cio­nes Inter­na­cio­na­les y los Desa­fíos del Cam­bio», 24 de enero de 2012.
_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

Amnis­tía Inter­na­cio­nal, en su pági­na web, en su sec­ción Actúa, en abril de 2012, pedía la cola­bo­ra­ción de los ciu­da­da­nos e indi­ca­ba que ya había reco­gi­do 11.962 fir­mas para supues­ta­men­te pedir el fin de la repre­sión en Siria. Enca­be­za­ba el titu­lar como: «¿Por qué calla el mun­do ante la situa­ción en Siria?», men­cio­nan­do en el tex­to que esta­ban hacien­do pre­sión, y pidien­do ayu­da para hacer­la, hacia gobier­nos como: Bra­sil, India o Sudá­fri­ca, con el fin de que «demues­tren su lide­raz­go apo­yan­do una reso­lu­ción fir­me y jurí­di­ca­men­te vin­cu­lan­te que ayu­de a parar el baño de san­gre en Siria».

¿A qué tipo de reso­lu­ción se refie­re Amnis­tía Inter­na­cio­nal?
¿A una como la 1973 apli­ca­da a Libia? ¿A la supues­ta Res­pon­sa­bi­li­dad para Pro­te­ger que ha con­du­ci­do a la des­truc­ción del país libio y a la lle­ga­da de los fun­da­men­ta­lis­tas islá­mi­cos jun­to a los miles de ase­si­na­tos y vio­la­cio­nes? ¿A otro bom­bar­deo cri­mi­nal de la OTAN matan­do miles de civi­les?

Preo­cu­pan estas cosas. Aun­que Amnis­tía Inter­na­cio­nal (AI) pue­da decir que no apro­ba­ba todo esto, sí apro­bó la actua­ción de Nacio­nes Uni­das en Libia y lo hizo ampa­rán­do­se en datos fal­sos, como hemos vis­to en el capí­tu­lo sobre los medios de comu­ni­ca­ción. Gada­fi no bom­bar­deo ni ata­có a la pobla­ción civil, no había moti­vos para nin­gu­na inter­ven­ción mili­tar. Y no debe de olvi­dar AI que esa Res­pon­sa­bi­li­dad para Pro­te­ger ela­bo­ra­da en 2005 no está en la Car­ta de las Nacio­nes Uni­das, por­que es un cajón de sas­tre que pue­de valer, como ha vali­do en Libia, para arrui­nar a un país y con­de­nar­lo a la repre­sión y muer­te real ejer­ci­da por los isla­mis­tas y a la explo­ta­ción colo­nial exte­rior.

Siguien­do con ese comu­ni­ca­do vemos que cul­pa­bi­li­za de las muer­tes de civi­les a las fuer­zas de segu­ri­dad sirias y no habla para nada de los extre­mis­tas islá­mi­cos que han entra­do en el país, que como bien debe saber AI están exten­dien­do el terror y cau­san­do estra­gos en la pobla­ción civil.
Tam­po­co dice nada sobre que ya, hacia fina­les del año 2011, más de 2.000 muer­tos eran de las pro­pias fuer­zas de segu­ri­dad sirias, algo lla­ma­ti­vo. Si hubie­se 2.000 sol­da­dos israe­líes muer­tos en una lucha con los pales­ti­nos, ¿qué pasa­ría?, ¿qué no se jus­ti­fi­ca­ría para apro­bar las accio­nes mili­ta­res de Israel?, mejor no pre­gun­tar­lo, creo, por­que con tan solo dos o tres sol­da­dos israe­lís muer­tos se jus­ti­fi­can bom­bar­deos que matan a milla­res de civi­les.

Res­pec­to a las muer­tes de civi­les, de acuer­do a las inves­ti­ga­cio­nes con rigor, son prin­ci­pal­men­te res­pon­sa­bles las orga­ni­za­cio­nes isla­mis­tas finan­cia­das des­de el exte­rior, y esto no se men­cio­na en el infor­me de AI. Otra cosa que lla­ma la aten­ción es que no cita las fuen­tes de don­de han obte­ni­do esa infor­ma­ción y, esto, es nece­sa­rio. Amnis­tía Inter­na­cio­nal, como ya hemos comen­ta­do, lan­zó infor­ma­cio­nes que no eran cier­tas, como el caso de la mujer, Zei­nab al-Hos­ni, que supues­ta­men­te había sido: «deca­pi­ta­da, muti­la­da y des­pe­lle­ja­da en una cár­cel Siria», pero que lue­go apa­re­ció viva.

¿Qué pre­ten­de Amnis­tía Inter­na­cio­nal con esto? ¿Cul­pa­bi­li­zar de todo al gobierno sirio y callar ante otras atro­ci­da­des inclu­so mayo­res come­ti­das por los fun­da­men­ta­lis­tas y quie­nes les apo­yan? Amnis­tía tam­po­co ha demos­tra­do toda­vía con prue­bas los crí­me­nes de civi­les atri­bui­dos al gobierno.

¿Por qué el mun­do calla? o ¿por qué Amnis­tía calla ante cier­tas cosas? ¿Quie­ren hacer el cli­ma favo­ra­ble a una gue­rra? Des­de lue­go sus hechos no son ni de lejos los que corres­pon­de­rían a una orga­ni­za­ción ecuá­ni­me y que real­men­te bus­ca pro­te­ger los dere­chos huma­nos y la paz.

AI ya había mos­tra­do su par­cia­li­dad, fal­ta de rigor y de éti­ca infor­ma­ti­va y huma­ni­ta­ria el 25 de octu­bre de 2011 en su infor­me: Cri­sis Sani­ta­ria, sobre los hos­pi­ta­les en Siria, en el que indi­ca­ba cosas como que ciu­da­da­nos heri­dos en las pro­tes­tas «habían sido agre­di­dos físi­ca­men­te en los hos­pi­ta­les del gobierno por la plan­ti­lla médi­ca, y en algu­nos casos se les negó el cui­da­do médi­co, mien­tras otros que habían sido lle­va­dos al hos­pi­tal fue­ron dete­ni­dos o habían sim­ple­men­te des­apa­re­ci­do». Estas «infor­ma­cio­nes» fue­ron cla­ra­men­te cri­ti­ca­das por el pro­fe­sor Fran­klin Lamb, que ade­más era miem­bro de Amnis­tía, por­que no esta­ban basa­das en fuen­tes fia­bles y veri­fi­ca­das, entre estas fuen­tes esta­ba Al Jazee­ra, en manos de la dic­ta­du­ra cata­rí, cuyo papel y ses­go des­ca­ra­do en la cues­tión Siria es obvio dada su ene­mis­tad con el gobierno de este país. Pero lo que es más gra­ve e impor­tan­te, se vol­vía a acu­sar sin evi­den­cias, según indi­ca Lamb. Este pro­fe­sor ade­más había esta­do visi­tan­do varios hos­pi­ta­les sirios recien­te­men­te y les comen­tó lo que había dicho AI, que por cier­to no había con­tac­ta­do con nin­gu­na plan­ti­lla médi­ca e indi­ca­ba que se basa­ba en un tes­ti­go anó­ni­mo. El per­so­nal sani­ta­rio cali­fi­có lo dicho por AI como una «difa­ma­ción gra­tui­ta de la comu­ni­dad médi­ca siria». Fran­klin Lamb ofre­ce los nom­bres de los doc­to­res y los luga­res don­de estu­vo, así como el con­tac­to por telé­fono o por mail para hablar inclu­so con los pacien­tes. Ter­mi­na su artícu­lo indi­can­do:

El hecho de que AI parez­ca haber sido algo pere­zo­sa en su tra­ba­jo y con­ti­núe dán­do­le mucha publi­ci­dad a su pro­fun­da­men­te erró­nea «inves­ti­ga­ción» es cla­mo­ro­so.
AI ade­más falló en cum­plir con el están­dar de tra­ba­jo de inves­ti­ga­ción, que quie­nes con­ti­nua­re­mos en apo­yar y res­pal­dar su tra­ba­jo por los dere­chos huma­nos espe­ra­mos.

JPEG - 18.8 KB
AI Amnis­tía Inter­na­cio­nal y HRW Human Rights Watch dos ONGs que hacen un paso ade­lan­te dos atrás

Ade­más AI, en otra cam­pa­ña de las suyas que pre­ten­de cen­trar las iras de la gen­te en algu­na per­so­na demo­ni­za­da, acu­sa­ba al gobierno sirio de come­ter crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad y de haber mata­do a cen­te­na­res de muje­res, ade­más de car­gar­le con 6.000 muer­tos, otra vez todos para el gobierno y sin apor­tar prue­bas, y sin men­cio­nar a los terro­ris­tas islá­mi­cos.

En esta cam­pa­ña, ade­más, soli­ci­ta­ba que se envia­sen car­tas a la mujer de Assad para que inter­vi­nie­se y para­se esa supues­ta masa­cre de muje­res que hacía su mari­do. No hace fal­ta decir que esa mis­ma car­ta y esa mis­ma cam­pa­ña la podía haber hecho envián­do­se­la a Hillary Clin­ton, res­pon­sa­ble direc­ta del bru­tal ata­que de la OTAN y de los isla­mis­tas sobre Libia, que ha mata­do miles de civi­les, entre ellos muchas muje­res y niños, y que ha con­du­ci­do a que muchas muje­res libias hayan sido y sean obje­to de vio­la­ción, humi­lla­ción y dis­cri­mi­na­ción por los faná­ti­cos que con­tro­lan aho­ra el país.

Amnis­tía Inter­na­cio­nal no envío, como era de espe­rar, nin­gu­na car­ta a la Sra. Clin­ton, lo que mues­tra su hipo­cre­sía y fal­se­dad, por­que en este caso sí tenía unas prue­bas con­tun­den­tes con hechos reales y crí­me­nes reales, pero aquí no actuó. Si ade­más deci­mos que como Direc­to­ra Eje­cu­ti­va de AI en EE.UU. está Suzan­ne Nos­sel, asis­ten­te de Hillary Clin­ton y ex asis­ten­te de Richard Hol­broo­ke, famo­so este tam­bién por sus fal­se­da­des en la gue­rra en Yugos­la­via, enton­ces se entien­de todo. Tam­bién la fun­ción y el papel de Amnis­tía. Sobre la Sra. Nos­sel la Red Vol­tai­re comen­ta lo siguien­te:

El con­se­jo de admi­nis­tra­ción de Amnesty Inter­na­tio­nal USA esti­mó que el tra­ba­jo de Suzan­ne Nos­sel en las admi­nis­tra­cio­nes de los pre­si­den­tes Bill Clin­ton y Barack Oba­ma cons­ti­tu­ye una garan­tía de su com­pe­ten­cia, obvian­do sin embar­go los crí­me­nes que ambas admi­nis­tra­cio­nes come­tie­ron en Yugos­la­via, Afga­nis­tán, Irak y Líbano, entre otros paí­ses. La seño­ra Nos­sel dio ini­cio a diver­sas cam­pa­ñas con­tra Irán, Libia y Siria. En los últi­mos meses se des­ta­có en la cam­pa­ña de men­ti­ras des­ti­na­da a into­xi­car el Con­se­jo de Dere­chos Huma­nos, con sede en Gine­bra, para lograr que el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU adop­ta­ra una reso­lu­ción que auto­ri­za­ra la gue­rra con­tra Libia. Final­men­te las acu­sa­cio­nes de la seño­ra Nos­sel que­da­ron des­men­ti­das.

Sin ir más lejos, la pro­pia Nos­sel, a la cabe­za de Amnis­tía Inter­na­cio­nal USA, invi­tó a Made­lei­ne Albright y a otros ofi­cia­les del Depar­ta­men­to de Esta­do para hablar en su fórum de muje­res de la OTAN; y no era la pri­me­ra vez que pare­cía hacer migas AI con la secre­ta­ria de Esta­do res­pon­sa­ble de decir que las san­cio­nes que pro­vo­ca­ron la muer­te en Irak, por las san­cio­nes eco­nó­mi­cas, de posi­ble­men­te más de un millón de civi­les, la mayo­ría niños, valían la pena, que era un pre­cio que valía la pena pagar.

¿No debe­ría haber lle­va­do Amnis­tía a Albright y a otros como Bush, Chen­ney o Blair ante una Cor­te Penal Inter­na­cio­nal? No, no los lle­va­ron, no lo cre­ye­ron opor­tuno, en cam­bio sí fue­ron a por los enemi­gos ofi­cia­les de la admi­nis­tra­ción esta­dou­ni­den­se, tuvie­sen o no cul­pa en deli­tos con­tra los dere­chos huma­nos.

Poco des­pués de con­ver­tir­se en Direc­to­ra eje­cu­ti­va, Nos­sel, en enero de 2012, mode­ró una mesa redon­da en el Welles­ley Colle­ge, com­par­tien­do mesa con Albright. Y allí, en esa mis­ma mesa, inci­tó de la siguien­te for­ma no a la paz y al diá­lo­go, sino más bien a la agre­sión mili­tar, como se hizo en Libia, fal­si­fi­can­do cla­ra­men­te los hechos y suce­sos en Siria:

«Aho­ra como cabe­za de Amnis­tía Inter­na­cio­nal-USA, un pun­to de gran frus­tra­ción y cons­ter­na­ción para las orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos y las orga­ni­za­cio­nes de la socie­dad civil duran­te los últi­mos ocho o nue­ve meses, ha sido el fra­ca­so del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU para abor­dar, de algu­na for­ma, las muer­tes de aho­ra 5.000 civi­les en Siria por par­te del pre­si­den­te Assad y su ejér­ci­to.»

¿De qué fuen­te?, ¿de qué infor­me o infor­mes con rigor pue­de Amnis­tía decir que el gobierno es res­pon­sa­ble de la muer­te de 5.000 civi­les? ¿Es nece­sa­rio que recor­de­mos lo que están dicien­do los infor­mes rea­li­za­dos por los inves­ti­ga­do­res, que en cada caso estu­dia­do con cier­to rigor han atri­bui­do las muer­tes deli­be­ra­das de civi­les fun­da­men­tal­men­te y prin­ci­pal­men­te a los fun­da­men­ta­lis­tas islá­mi­cos, que en su gran mayo­ría pro­vie­nen del extran­je­ro? [1]

Amnis­tía pare­ce que a base de repe­tir algo una y otra vez, como hacen los medios de comu­ni­ca­ción de las cor­po­ra­cio­nes, quie­re con­ver­tir­lo en evi­den­cia; los hechos, sin embar­go, son dife­ren­tes. Toda esta fal­se­dad y este jue­go poco lim­pio de esta orga­ni­za­ción supues­ta­men­te huma­ni­ta­ria le pasa­rá fac­tu­ra en el futu­ro, por­que no podrá decir que esta­ba intere­sa­da en resol­ver un con­flic­to, en apos­tar por la paz y los dere­chos huma­nos, sino que lo que real­men­te está hacien­do es ser­vir al jue­go de los intere­ses del poder, a los intere­ses de las cor­po­ra­cio­nes. Has­ta tal pun­to es así que la pro­pia Nos­sel, en ese dis­cur­so, se lan­za­ba a afir­mar en un len­gua­je béli­co y des­pia­da­do lo que ni Albright ni el pro­pio Oba­ma se atre­ve­rían a decir en públi­co por pudor:

La pri­ma­ve­ra pasa­da el Con­se­jo de Segu­ri­dad con­si­guió for­mar una mayo­ría para una acción enér­gi­ca en Libia y fue al prin­ci­pio muy con­tro­ver­ti­do, [cau­san­do] muchos rece­los entre los miem­bros del Con­se­jo de Segu­ri­dad. Pero Gada­fi cayó, ha habi­do una tran­si­ción allí y creo que uno habría pen­sa­do que esos rece­los se habrían apa­ga­do. ¿Cómo expli­ca­rían esto y cuál creen que es el ingre­dien­te que fal­ta para rom­per el estan­ca­mien­to y con­se­guir que el Con­se­jo de Segu­ri­dad esté a la altu­ra de sus res­pon­sa­bi­li­da­des en Siria?

Coolen Row­ley, el ana­lis­ta que comen­ta este dis­cur­so, dice cómo has­ta la expe­ri­men­ta­da Albright se veía sor­pren­di­da por esa acti­tud tan direc­ta de la direc­to­ra de Amnis­tía Inter­na­cio­nal y como ella y otros se mos­tra­ban escép­ti­cos sobre lo que se podría con­se­guir con un ata­que a tra­vés de bom­bar­deos como se hizo en Libia.

Esto es tris­te, que has­ta los más expe­ri­men­ta­dos res­pon­sa­bles de gue­rras se mues­tren más cau­tos y cui­da­do­sos en el tema de la gue­rra que una supues­ta orga­ni­za­ción huma­ni­ta­ria, dice mucho sobre Amnis­tía y dice muy mal. Los miles de civi­les muer­tos por el bom­bar­deo de la OTAN y por los fun­da­men­ta­lis­tas islá­mi­cos que han inva­di­do el país con­vir­tién­do­lo en una rui­na social y eco­nó­mi­ca pare­ce que no supo­nen gran cosa para esta orga­ni­za­ción; lla­mán­do­lo acción enér­gi­ca y olvi­dán­do­se de sus desas­tro­sas con­se­cuen­cias para los dere­chos huma­nos y las vidas de muchas per­so­nas.

Tony Car­ta­luc­ci, el exper­to ana­lis­ta polí­ti­co esta­dou­ni­den­se, recuer­da que Amnis­tía Inter­na­cio­nal reci­be finan­cia­ción del Open Society Ins­ti­tu­te de Geor­ge Soros, ade­más del Depar­ta­men­to para el Desa­rro­llo Inter­na­cio­nal de Gran Bre­ta­ña y de la Unión Euro­pea. Dema­sia­dos intere­ses y dema­sia­dos víncu­los al mun­do del poder y de las cor­po­ra­cio­nes como para espe­rar jus­ti­cia y ecua­ni­mi­dad en sus actua­cio­nes. Y de hecho su com­por­ta­mien­to, como lo esta­mos vien­do, lo dela­ta cla­ra­men­te.

En el caso sirio ha segui­do con su cam­pa­ña y sus acu­sa­cio­nes, tam­bién, cómo no, con­tra Rusia: Rusia: no más excu­sas, plán­ta­te con­tra el baño de san­gre en Siria, indi­ca­ba la orga­ni­za­ción. Cuan­do Rusia lo que ha hecho en reali­dad es pedir un diá­lo­go para solu­cio­nar los pro­ble­mas y a dife­ren­cia de otros paí­ses e ins­ti­tu­cio­nes tam­bién ha denun­cia­do la vio­len­cia de los gru­pos isla­mis­tas arma­dos. Pero no quie­re caer en el error y en la locu­ra que supu­so la ante­rior actua­ción de las Nacio­nes Uni­das en Libia, que per­mi­tió el cri­mi­nal y des­pia­da­do bom­bar­deo de la OTAN.

Amnis­tía per­ver­sa­men­te inten­ta ter­gi­ver­sar en torno a la vio­len­cia y males­tar cla­ra­men­te fomen­ta­do por occi­den­te den­tro de Siria como de algu­na for­ma el resul­ta­do del recha­zo de Rusia a capi­tu­lar ante otra inter­ven­ción de la OTAN.
Una inter­ven­ción, debe ser indi­ca­do, que segu­ro que va a crear una gran exten­sión de la vio­len­cia, divi­sio­nes étni­cas y derra­ma­mien­tos de san­gre a lo lar­go de Siria, ade­más del saqueo por las cor­po­ra­cio­nes occi­den­ta­les deseo­sas de ocu­par el vacío cuan­do el poder nacio­na­lis­ta sirio sea qui­ta­do vio­len­ta­men­te como fue en Libia.

Amnis­tía no habla de la finan­cia­ción y apo­yo exte­rior a los fun­da­men­ta­lis­tas que han entra­do en Siria, algu­nos de ellos pro­ce­den­tes de Libia. Ni tam­po­co de la par­ti­ci­pa­ción de los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia esta­dou­ni­den­ses, bri­tá­ni­cos o inclu­so israe­líes en el pro­ce­so de des­es­ta­bi­li­za­ción de Siria.
La res­pues­ta al doble rase­ro e hipo­cre­sía de Amnis­tía Inter­na­cio­nal cuan­do indi­ca: «¿Cuán­tas víc­ti­mas más deben sufrir antes que Rusia tome una pos­tu­ra deci­si­va con­tra los crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad en Siria?», pue­de ser una pre­gun­ta más con­tun­den­te toda­vía:

¿Cuán­tas víc­ti­mas más deben sufrir antes de que el mun­do tome una pos­tu­ra deci­si­va con­tra Wall Street y Lon­dres en su matan­za glo­bal exten­dién­do­se de Libia a Siria, en Irán, a lo lar­go de Irak y en las mon­ta­ñas y pue­blos de Afga­nis­tán?

Me da la impre­sión que AI no va a hacer cam­pa­ña con­tra esta bar­ba­rie mucho mayor y que tie­ne un cla­ro cau­san­te.

¿AI defien­de los dere­chos huma­nos o qué defien­de? Ata­car al débil y hacer reve­ren­cias y favo­res al pode­ro­so no es pro­pio de una orga­ni­za­ción huma­ni­ta­ria, sino de la ser­vi­dum­bre, con inclu­so impli­ca­cio­nes cri­mi­na­les.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *