El públi­co res­pon­de con aplau­sos en las dos sesio­nes de «Ven­ta­nas al interior»

Cin­co his­to­rias con­ta­das por cin­co direc­to­res; la tra­yec­to­ria per­so­nal de cin­co pre­sos polí­ti­cos vas­cos dis­pues­ta a modo de radio­gra­fía de una par­te del con­flic­to, eso es «Barru­ra begi­ratze­ko leihoak («Ven­ta­nas al inte­rior»), un docu­men­tal que se enfren­tó ayer por fin con el públi­co, aun­que, como siem­pre, con pro­ble­mas y peti­ción de ile­ga­li­za­ción incluida.

p038_f01_20,3x97.jpg

Te pue­de gus­tar o no su men­sa­je ‑huma­ni­dad y recon­ci­lia­ción, básicamente‑, pue­des estar de acuer­do o no con lo que cuen­tan o man­ten­gan sus pro­ta­go­nis­tas, pero lo que no se pue­de decir de «Barru­ra begi­ratze­ko leihoak (Ven­ta­nas al inte­rior)» es que cine­ma­to­grá­fi­ca sea un mal docu­men­tal, ni que no de pie al deba­te, algo que siem­pre resul­ta enri­que­ce­dor. El docu­men­tal pro­du­ci­do por Zinez y diri­gi­do por Txa­ber Larrea­te­gi, Josu Mar­tí­nez, Mireia Gabi­lon­do, Ena­ra Goi­koetxea y Eneko Ola­sa­gas­ti se pro­yec­tó ayer por la tar­de-noche en dos pases pri­va­dos en el tea­tro Vic­to­ria Euge­nia de Donos­tia, alqui­la­do para la oca­sión a Donos­tia Kul­tu­ra y su pri­mer enfren­ta­mien­to a la gran pan­ta­lla y al públi­co no pudo ser más con­tun­den­te, ya que, en ambos pases, las pro­yec­cio­nes se cerra­ron entre aplau­sos y con el públi­co en pie, en el caso del pase de las 19.00.

Una pro­yec­ción que pare­cía inclu­so que podría haber peli­gra­do ante la peti­ción de prohi­bi­ción rea­li­za­da ante el fis­cal de la Audien­cia Nacio­nal por Car­los Urqui­jo, el dele­ga­do del Gobierno. Por­que de este docu­men­tal «se ha habla­do sin haber­lo vis­to», como se apun­tó ayer en la pre­sen­ta­ción. A tra­vés del exi­lio de la por­tu­ga­lu­ja miem­bro de Segi Ira­ti Tobar ‑por cier­to, ya en liber­tad, asis­tió ayer al pri­mer pase‑, se nos con­du­ce has­ta la vida en la calle el ex pre­so Jon Ugar­te Zin­ku­ne­gi ‑con momen­tos divertidísimos‑, pasan­do por la resis­ten­cia de Gotzo­ne Lopez de Luzu­ria­ga ‑con cán­cer y apli­ca­da la deno­mi­na­da ley Parot, cuya voz se escu­cha a tra­vés de los cien­tos de cin­tas gra­ba­das por su madre con sus lla­ma­das tele­fó­ni­cas-; el encar­ce­la­mien­to y enjui­cia­men­te del pro­fe­sor de Uni­ver­si­dad y miem­bro del con­se­jo de admi­nis­tra­ción de Egin Jesus Mari Zala­kain y el intere­san­te encuen­tro vein­te años más tar­de del pre­so y escri­tor Mikel Albi­su Antza con un ami­go, el cineas­ta Eneko Olasagasti.

A los pases habían sido invi­ta­das las per­so­nas que cola­bo­ra­ron en la rea­li­za­ción de la pelí­cu­la de mane­ra desin­te­re­sa­da apor­tan­do su pro­pio dine­ro en for­ma de crowd­fun­dig, cuan­do Zinez optó por renun­ciar a la sub­ven­ción de 9.000 euros otor­ga­da por el Ayun­ta­mien­to de Donos­tia vis­ta la tor­men­ta polí­ti­ca sus­ci­ta­da por PNV, PP y PSE por la sub­ven­ción de 9.000 euros que le había otor­ga­do el Ayun­ta­mien­to de Donos­tia. La cosa lle­gó a tal pun­to que has­ta el Gobierno espa­ñol ame­na­zó con la ile­ga­li­za­ción de Bildu.

Aque­llo fue en junio. En julio pasa­do, un nutri­do gru­po de per­so­nas vin­cu­la­das a la cul­tu­ra, como Nes­tor Bas­te­rretxea, Kir­men Uri­be o Fer­min Mugu­ru­za, sus­cri­bie­ron un mani­fies­to en el que denun­cia­ban la per­se­cu­ción y la cen­su­ra a la que ha sido some­ti­da Zinez, enti­dad encar­ga­da de pro­du­cir el lar­go­me­tra­je que ha sido obje­to de una cam­pa­ña de aco­so pese a que ni siquie­ra se ha estrenado.

A prin­ci­pios de este mes, se cono­cía que el Fes­ti­val de Cine de Donos­tia había deci­di­do no selec­cio­nar la pelí­cu­la ‑aun­que su direc­tor negó que hubie­ran reci­bi­do pre­sio­nes polí­ti­cas- y el par­ti­cu­lar vía cru­cis del docu­men­tal con­ti­nua­ba ayer, cuan­do el dele­ga­do del Gobierno en el País Vas­co, Car­los Urqui­jo, se des­col­ga­ba con una peti­ción y una ame­na­za en sen­das car­tas remi­ti­das al fis­cal de la Audien­cia Nacio­nal, Javier Zara­go­za, y al alcal­de de Donos­tia, Juan Kar­los Iza­gi­rre. Al pri­me­ro le infor­ma­ba de que había teni­do cono­ci­mien­to, a tra­vés de los medios de comu­ni­ca­ción, de la pro­yec­ción en pase pri­va­do «el mar­tes 11» de la pelí­cu­la sobre varios pre­sos de ETA, «entre ellos el his­tó­ri­co exje­fe Mikel Albi­su (Antza)». «Tal actua­ción ‑apun­ta­ba- podría vul­ne­rar lo pre­vis­to en la Ley 292011, de 22 de sep­tiem­bre, de Reco­no­ci­mien­to y Pro­tec­ción Inte­gral a las Víc­ti­mas de Terro­ris­mo y la ley del Par­la­men­to Vas­co 4/​2008, de 19 de junio, de Reco­no­ci­mien­to y Repa­ra­ción a las Víc­ti­mas del Terro­ris­mo, e inclu­so ser cons­ti­tu­ti­va de deli­to, por lo que lo pon­go en su cono­ci­mien­to a los efec­tos que con­si­de­re oportunos».

Al alcal­de de Donos­tia le exi­gía que impi­die­ra la exhi­bi­ción, «advir­tién­do­le de las res­pon­sa­bi­li­da­des admi­nis­tra­ti­vas, y en su caso pena­les, que podrían deri­var­se» si des­atien­die­se su orden.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *