El hotel Carl­ton y el carri­to de Mer­ca­do­na- Txetxu Rojo

Dos acon­te­ci­mien­tos, ale­ja­dos en el tiem­po y en el espa­cio, me sir­ven para hacer esta refle­xión. Antes de entrar en mate­ria es sano reco­no­cer que uno de ellos me ha dado envi­dia; el otro, me ha des­co­lo­ca­do y decep­cio­na­do.

Por una par­te, sin­di­ca­lis­tas anda­lu­ces expro­pia­ron ali­men­tos de dos super­mer­ca­dos para, pos­te­rior­men­te, socia­li­zar­los entre per­so­nas nece­si­ta­das. Los deta­lles son de sobra cono­ci­dos; por tan­to, voy a des­ta­car lo que me ha pare­ci­do más impor­tan­te: acción direc­ta des­de la des­obe­dien­cia civil, ava­la­da por un sin­di­ca­to de cla­se.

Sin­di­ca­lis­tas anda­lu­ces expro­pia­ron ali­men­tos de dos super­mer­ca­dos para socia­li­zar­los entre per­so­nas nece­si­ta­das. Por ello, nos han dado una gran lec­ción

Nos han dado una gran lec­ción a quie­nes nos tenía­mos por el ombli­go del mun­do, a quie­nes pen­sá­ba­mos que la com­ba­ti­vi­dad era una seña de iden­ti­dad de Eus­kal Herria. No hace fal­ta echar la vis­ta muy atrás para recor­dar gran­des accio­nes por los pre­sos o con­tra el tren de alta velo­ci­dad; nom­bres y gran­des luchas se ate­so­ran en el recuer­do: Lemoiz, Eus­kal­du­na, Itoiz, Kukutza…

Pero aho­ra nos hemos que­da­do anqui­lo­sa­dos, esta­mos oxi­da­dos. Nues­tra res­pues­ta a la ges­tión de la cri­sis eco­nó­mi­ca no deja de ser tes­ti­mo­nial: cien­tos de con­cen­tra­cio­nes, varias huel­gas gene­ra­les, pro­pa­gan­da, agi­ta­ción… pero poco más. La mayo­ría sin­di­cal vas­ca jugan­do a la oca: de huel­ga en huel­ga; entre una y otra, pocos lla­ma­mien­tos y nada de pro­pues­tas de lucha que real­men­te hagan daño al capi­tal, a la ban­ca y a los gobier­nos neo­li­be­ra­les.

Si algo ha deja­do cla­ro el carro de Mer­ca­do­na es que la pro­pie­dad pri­va­da es inhe­ren­te al sis­te­ma capi­ta­lis­ta y, por tan­to, into­ca­ble; en con­se­cuen­cia, todos los pode­res del esta­do espa­ñol lo han per­se­gui­do y sata­ni­za­do, para que no cun­da el ejem­plo. Si han reac­cio­na­do así, ya sabe­mos lo que les hace daño. Temen el esta­lli­do social, nos mar­can el camino.

El segun­do acon­te­ci­mien­to la foto de Lau­ra Min­te­gi y su equi­po en la bal­co­na­da del Hotel Carl­ton reme­mo­ran­do una ante­rior del Lehen­da­ka­ri Agi­rre, ha sido efec­tis­ta por­que duran­te varios días no se ha habla­do de otra cosa, pero nada peda­gó­gi­co.

El gobierno de Agi­rre no fue el úni­co gobierno sobe­rano; entre otras cosas por­que solo repre­sen­ta­ba a Biz­kaia y Gipuz­koa

No se pue­de afir­mar que el gobierno de Agi­rre fue el úni­co gobierno sobe­rano en la his­to­ria de Eus­kal Herria; no, por tres moti­vos: por­que se cons­tru­yó sobre una base legal, el Esta­tu­to, del que se había reti­ra­do la dis­po­si­ción adi­cio­nal rela­ti­va a la futu­ra incor­po­ra­ción de Nafa­rroa, por­que solo repre­sen­ta­ba a Biz­kaia y Gipuz­koa (que habían derro­ta­do la insu­rrec­ción arma­da fas­cis­ta, mien­tras que Ara­ba y Nafa­rroa ense­gui­da fue­ron domi­na­das por los gol­pis­tas) y por­que le tocó actuar como un gobierno de gue­rra ais­la­do de Madrid y Valen­cia.

En la situa­ción socio­eco­nó­mi­ca actual, poner como refe­ren­cia un gobierno de con­cen­tra­ción, decir que vamos a hablar con todos los par­ti­dos o pro­po­ner un acuer­do nacio­nal con el PNV, res­ta cre­di­bi­li­dad a una fuer­za polí­ti­ca que tie­ne una alter­na­ti­va real para hacer fren­te a la cri­sis, por­que esa alter­na­ti­va no se pue­de lle­var a cabo con algu­nos com­pa­ñe­ros de via­je, ya que los mode­los socia­les y eco­nó­mi­cos son anta­gó­ni­cos.

Bel­tza (Emi­lio López Adan), refi­rién­do­se al gobierno Agi­rre, lo sin­te­ti­zó magis­tral­men­te: “La con­clu­sión de estas rea­li­za­cio­nes prác­ti­cas del Gobierno Vas­co es doble: de una par­te, que el PNV fue la fuer­za pre­pon­de­ran­te, gra­cias a una coyun­tu­ra his­tó­ri­ca que le ase­gu­ró la cola­bo­ra­ción de socia­lis­tas, comu­nis­tas y repu­bli­ca­nos; la segun­da, que la polí­ti­ca anti­fas­cis­ta del nacio­na­lis­mo estu­vo todo el tiem­po acom­pa­ña­da de una polí­ti­ca con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria, enemi­ga de la revo­lu­ción social, con­for­me a su doc­tri­na y al papel en él de las cla­ses posee­do­ras del País.”

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *