For­ma­ción polí­ti­ca- Borro­ka Garaia

Des­de siem­pre he oído e inclu­so yo mis­mo he dicho algu­na vez que la for­ma­ción polí­ti­ca es un ele­men­to fun­da­men­tal de cara a desa­rro­llar la pro­pia acti­vi­dad polí­ti­ca, con­se­guir unas coor­de­na­das en las cua­les inte­grar la infor­ma­ción que reci­bi­mos a dia­rio y con­se­guir en defi­ni­ti­va cono­ci­mien­tos que en sí mis­mo se con­vier­ten en herra­mien­tas para enten­der e inter­ac­tuar con la reali­dad.

En cual­quier caso.. ¿Qué supo­ne la for­ma­ción polí­ti­ca?. ¿Aca­so resi­de en la lec­tu­ra inter­mi­na­ble de libros y tex­tos?, ¿En la asis­ten­cia a char­las y deba­tes?. Cier­ta­men­te todo eso es una par­te de la for­ma­ción polí­ti­ca que no se pue­de obviar y es que mucho está escri­to o ha sido pen­sa­do algu­na vez, al menos asen­tan­do unas bases. Enton­ces ¿En que con­sis­te real­men­te la for­ma­ción polí­ti­ca que nos intere­sa?. ¿En estu­diar el inmen­so lega­do de cono­ci­mien­to revo­lu­cio­na­rio e his­to­ria de los pue­blos?. ¿En lle­gar a un esta­do de inte­lec­tua­li­dad ama­san­do todo ese cono­ci­mien­to?. Cier­ta­men­te mucha gen­te podría decir que sí, que en eso con­sis­te. Sin embar­go dis­cre­po par­cial­men­te ya que en mi opi­nión la for­ma­ción polí­ti­ca, la real, está asen­ta­da en la expe­rien­cia prác­ti­ca, la refle­xión colec­ti­va y el fun­cio­na­mien­to de tu pro­pio cere­bro como una autén­ti­ca orga­ni­za­ción.

Efec­ti­va­men­te, la for­ma­ción polí­ti­ca no es sim­ple­men­te algo externo a la per­so­na, algo a ser estu­dia­do e inte­rio­ri­za­do sino el esta­do don­de a par­tir de una infor­ma­ción o cono­ci­mien­to adqui­ri­do ali­men­ta los meca­nis­mos median­te los cua­les se pone a tra­ba­jar tu pro­pio cere­bro para sacar unas con­clu­sio­nes. El obje­ti­vo de la for­ma­ción polí­ti­ca por tan­to sería apren­der a pen­sar por noso­tros y noso­tras mis­mas, y poner esos pen­sa­mien­tos en con­tras­te colec­ti­vo, vol­ver a adqui­rir cono­ci­mien­tos y repe­tir el pro­ce­so sis­te­má­ti­ca­men­te.

¿Qué pro­ble­ma exis­te?. Que muchas veces dele­ga­mos ese pro­ce­so de for­ma­ción polí­ti­ca por­que pen­sa­mos (muy mal) que todo lo que poda­mos lle­gar a saber, lo sabe mejor otra per­so­na y deja­mos en sus manos los meca­nis­mos para sacar con­clu­sio­nes o sim­ple­men­te cree­mos que en un libro o en un docu­men­to vamos a leer unas cla­ves que son las que tene­mos que seguir. Con esto lo úni­co que se con­si­gue es rom­per de cua­jo el pro­ce­so colec­ti­vo de pen­sa­mien­to y se cae­rá en un acti­vis­mo poco racio­nal o por el con­tra­rio en un dog­ma­tis­mo teó­ri­co muy infle­xi­ble. Un con­tex­to polí­ti­co con tan­tas nece­si­da­des y tan vivo e inten­so como el vas­co, ade­más no ayu­da espe­cial­men­te para encon­trar momen­tos y espa­cios para el estu­dio y la refle­xión. Uno de los obje­ti­vos prio­ri­ta­rios de la repre­sión es pre­ci­sa­men­te anu­lar la capa­ci­dad de pen­sa­mien­to y por tan­to ero­sio­nar el pro­ce­so de for­ma­ción polí­ti­ca. Que repi­tien­do lo dicho, no sería sim­ple­men­te la absor­ción de cono­ci­mien­to externo sino el pro­ce­so indi­vi­dual de pen­sa­mien­to ali­men­ta­do por ese cono­ci­mien­to y pues­to ade­más en manos colec­ti­vas en una prác­ti­ca con­cre­ta.

Podría sur­gir la pre­gun­ta…. ¿Enton­ces que hay que hacer para for­ta­le­cer la for­ma­ción polí­ti­ca?. En pri­mer lugar con­fiar en ti mis­ma. Eres úni­ca. Nadie en todo el mun­do tie­ne tu exac­ta pers­pec­ti­va. Nadie va a reco­ger cono­ci­mien­to de la mis­ma mane­ra que tu lo haces y nadie a par­tir de ello va a tener un pro­ce­so de pen­sa­mien­to cal­ca­do que a su vez crea un nue­vo cono­ci­mien­to que es nue­va rique­za para la refle­xión colec­ti­va for­ta­le­cien­do la for­ma­ción polí­ti­ca de todos y todas.

Por eso, algu­na vez que me han pre­gun­ta­do que reco­men­da­ría de cara a la for­ma­ción polí­ti­ca he con­tes­ta­do: sién­ta­te y hable­mos, cuén­ta­me todas tus refle­xio­nes.

Es por ello que si bien es impres­cin­di­ble hin­car codos en un momen­to dado, cier­ta­men­te las mayo­res lec­cio­nes que he podi­do apren­der y los pen­sa­mien­tos más pro­fun­dos que he podi­do reco­ger han sido de jóve­nes lle­nos de ansie­dad, de char­las entre com­pa­ñe­ros bajo el man­to de la noche, de escu­char al que se cree que no es escu­cha­do y de las pala­bras que sur­gen de la preo­cu­pa­ción. Y es que las ban­de­ras son tra­pos si no sopla el vien­to.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *