Diá­lo­go de paz en Colom­bia – Vic­to­ria de las FARC, derro­ta del gobierno- Edi­to­rial de O Dia­rio

image

La fir­ma de un pro­to­co­lo ines­pe­ra­do en La Haba­na entre repre­sen­tan­tes de las FARC y el gobierno colom­biano para abrir un diá­lo­go por la paz levan­tó una ola de comen­ta­rios con­tra­dic­to­rios.

Influ­yen­tes medios de comu­ni­ca­ción euro­peos iden­ti­fi­ca­ron el even­to como una vic­to­ria para el gobierno de Juan Manuel San­tos. Esta con­clu­sión pone de mani­fies­to la igno­ran­cia de la reali­dad colom­bia­na. En reali­dad, las FARC logra­ron una gran vic­to­ria polí­ti­ca.

El ini­cio de las con­ver­sa­cio­nes con el gobierno actual, que podrían lle­var al fin del con­flic­to colom­biano, se for­mu­ló en agos­to de 2011 por el coman­dan­te en jefe de las FARC, Alfon­so Cano. Tres meses más tar­de cayó luchan­do duran­te una gran ofen­si­va del Ejér­ci­to. El pre­si­den­te San­tos dijo enton­ces que la alter­na­ti­va a ele­gir por las FARC era entre “el sepul­cro y la cár­cel”.

El nue­vo coman­dan­te en jefe, Timo­león Jimé­nez, Timo­chen­ko, reite­ró sin embar­go el deseo de paz de las FARC, hacien­do hin­ca­pié en que no había una solu­ción mili­tar a un con­flic­to que ha dura­do medio siglo.

En los últi­mos meses una serie de ofen­si­vas de las FARC-EP infli­gió nume­ro­sas bajas al ejér­ci­to, sacu­di­do tam­bién por escán­da­los que invo­lu­cran a los gene­ra­les en el trá­fi­co de dro­gas. El res­pon­sa­ble de Segu­ri­dad fue inclu­si­ve extra­di­ta­do a EE.UU.

Una encues­ta recien­te mos­tró que el 74% de los colom­bia­nos está a favor de un diá­lo­go de paz con las FARC. En las Fuer­zas Arma­das (más de 400.000 hom­bres), los gene­ra­les ultra que toda­vía creen en una “solu­ción mili­tar” son aho­ra una mino­ría. Ni las sie­te nue­vas bases esta­dou­ni­den­ses, ni los heli­puer­tos en la sel­va, ni los avio­nes y dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos que iden­ti­fi­can a los cam­pa­men­tos de las FARC con pre­ci­sión, han impe­di­do a la gue­rri­lla adop­tar nue­vas tác­ti­cas fle­xi­bles que les han garan­ti­za­do la super­vi­ven­cia de sus colum­nas móvi­les en todos los fren­tes.

La pre­sión de las masas – el Movi­mien­to Colom­bia­nos y Colom­bia­nas por la Paz y el éxi­to de la Mar­cha Patrió­ti­ca – expre­sa cla­ra­men­te la con­de­na de la gue­rra por el pue­blo y su deseo de paz. Esta acti­tud fue deci­si­va para el súbi­to cam­bio en la posi­ción del pre­si­den­te San­tos.

Es sig­ni­fi­ca­ti­vo que su her­mano, Enri­que San­tos, haya sido desig­na­do miem­bro de la dele­ga­ción ofi­cial, enca­be­za­da por el minis­tro de Medio Ambien­te, que nego­ció en La Haba­na el ini­cio de los diá­lo­gos de paz, patro­ci­na­dos por Vene­zue­la, Norue­ga y Cuba. Cua­tro coman­dan­tes des­ta­ca­dos se unie­ron a la dele­ga­ción de las FARC-EP: Mau­ri­cio (el Medi­co), Rodri­go Gran­da, Mar­cos Calar­cá y Andrés Paris.

Ayer, en Bogo­tá, el pre­si­den­te San­tos dijo en un bre­ve comu­ni­ca­do que su obje­ti­vo aho­ra es lograr la paz y que el diá­lo­go con las FARC con­ti­nua­rá en Oslo en octu­bre, para des­pués regre­sar a La Haba­na. La noti­cia fue reci­bi­da con júbi­lo por el pue­blo colom­biano y con dis­gus­to por Washing­ton.

Los sec­to­res de la oli­gar­quía ultra cri­ti­ca­ron con dure­za al pre­si­den­te, hacien­do hin­ca­pié en que la aper­tu­ra de nego­cia­cio­nes de paz con las FARC en la prác­ti­ca sig­ni­fi­ca que el gobierno de Bogo­tá reco­no­ce el esta­tus de beli­ge­ran­te a una orga­ni­za­ción a la que días antes se cla­si­fi­ca­ba como “cri­mi­nal” y a sus líde­res como “ase­si­nos”, con la cabe­za a pre­mio por millo­nes de dóla­res.

El ex pre­si­den­te Álva­ro Uri­be ata­có per­so­nal­men­te a San­tos, acu­sán­do­lo de dia­lo­gar con un “gru­po de terro­ris­tas”. De Washing­ton tam­bién lle­gan las crí­ti­cas. Todo indi­ca que la admi­nis­tra­ción Oba­ma tra­ta­rá de impe­dir el éxi­to de las con­ver­sa­cio­nes de paz.

Vale la pena recor­dar que en 1998 se creó en el depar­ta­men­to de Caque­tá una zona des­mi­li­ta­ri­za­da ‑equi­va­len­te a la mitad de Por­tu­gal- con­tro­la­da por las FARC-EP. El pre­si­den­te Andrés Pas­tra­na se reu­nió allí con Manuel Maru­lan­da, y des­pués de lar­gas nego­cia­cio­nes, el gobierno había casi apro­ba­do una pla­ta­for­ma polí­ti­ca que impli­ca­ría cam­bios socia­les y polí­ti­cos revo­lu­cio­na­rios. Pero cedió a la pre­sión de EE.UU. y en 2002 rom­pió el diá­lo­go, inva­dió y ocu­pó la zona des­mi­li­ta­ri­za­da.

El desa­rro­llo de la situa­ción crea­da por la actual aper­tu­ra del diá­lo­go es impre­de­ci­ble. Pero está cla­ro que las FARC-EP logra­ron una gran vic­to­ria. Por sí mis­mo, el ini­cio del diá­lo­go con las FARC como fuer­za beli­ge­ran­te con­fi­gu­ra una derro­ta inocul­ta­ble del gobierno. Entie­rra el mito calum­nio­so que las pre­sen­ta­ba como una orga­ni­za­ción terro­ris­ta y tra­fi­can­te de dro­gas.

www​.odia​rio​.info

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *