¿Y si fue­ra una cri­sis de sobre­pro­duc­ción?- Ibán Díaz Parra

En los últi­mos años he oído hablar de que la cau­sa de la cri­sis es el sis­te­ma finan­cie­ro, las hipo­te­cas basu­ra, la codi­cia de los mer­ca­dos, la mala ges­tión de los polí­ti­cos y las ins­ti­tu­cio­nes regu­la­do­ras, etcé­te­ra, etcé­te­ra. Pro­ba­ble­men­te todas esta tie­nen par­te de razón, algu­nas bas­tan­te más que otras. Sin embar­go, como decía hace algún tiem­po David Har­vey (ver Cri­ses of Capi­ta­lism < http://​you​tu​.be/​q​O​P​2​V​_​n​p​2c0>)

, pare­ce que lo últi­mo que se les ha pasa­do por la cabe­za a la mayor par­te de eco­no­mis­tas y/​u opi­na­do­res pro­fe­sio­na­les es que la cau­sa de la cri­sis sea el pro­pio sis­te­ma, que se tra­te de una cri­sis estruc­tu­ral. Tam­bién hace años, alguien pre­gun­tó en un gru­po de dis­cu­sión en el que par­ti­ci­pa­ba si la cri­sis que enton­ces empe­za­ba a vis­lum­brar­se era una típi­ca cri­sis de pro­duc­ción. Enton­ces con­si­de­ra­ba que sí, y es una opi­nión que sigo man­te­nien­do.

La teo­ría clá­si­ca de la cri­sis

En la teo­ría mar­xis­ta clá­si­ca las cri­sis capi­ta­lis­tas tie­nen su ori­gen en empre­sas que no encuen­tran mer­ca­do para su pro­duc­ción. Sobre­pro­duc­ción por lo tan­to que tien­de a coexis­tir con una situa­ción de des­em­pleo, que no es en con­jun­to sino capi­tal y fuer­za de tra­ba­jo (otro tipo de capi­tal) que no encuen­tran opor­tu­ni­da­des para ser inver­ti­dos y gene­rar bene­fi­cios. Esto no quie­re decir que no haya esca­sez. La sobre­pro­duc­ción impli­ca exce­den­tes de mer­can­cías y las mer­can­cías no se diri­gen a cubrir las nece­si­da­des huma­nas sino la deman­da sol­ven­te. Así, pode­mos encon­trar un stock, por ejem­plo mer­can­cía-vivien­da, que no encuen­tra sali­da al mer­ca­do y por lo tan­to se acu­mu­la sin ser uti­li­za­do. ¿A alguien le sue­na esto? En este país hay 3.5 millo­nes de vivien­das vacías y, sin embar­go, en un con­tex­to de des­truc­ción de empleo, miles de fami­lias encuen­tran pro­ble­mas para solu­cio­nar una nece­si­dad tan bási­ca como es la de tener un techo.

La cau­sa de que el sis­te­ma capi­ta­lis­ta tien­da a desem­bo­car en este tipo de cri­sis es que, tras un perio­do de expan­sión, la dife­ren­cia entre la capa­ci­dad de pro­duc­ción y la deman­da sol­ven­te se hace cada vez más pro­fun­da, así que la deman­da se hace insu­fi­cien­te, los pre­cios se estan­can y bajan, caen las ganan­cias, las empre­sas quie­bran y los tra­ba­ja­do­res se que­dan en el paro. Así que, para enfren­tar­se a la cri­sis o para evi­tar­las, hay que crear opor­tu­ni­da­des don­de inver­tir capi­tal y mano de obra y/​o incre­men­tar la deman­da sol­ven­te. Ambas cosas están ínti­ma­men­te rela­cio­na­das, dado que si se des­tru­yen pues­tos de tra­ba­jo, la deman­da sol­ven­te se redu­ce y vice­ver­sa.

Así las cosas, diría que las últi­mas cri­sis del capi­ta­lis­mo glo­bal, des­de la déca­da de los seten­ta, han sido cri­sis de las solu­cio­nes para evi­tar la cri­sis de sobre­pro­duc­ción. Estas solu­cio­nes han sido, pri­me­ro, la inter­ven­ción del Esta­do sobre la eco­no­mía y, segun­do, la libe­ra­li­za­ción del sis­te­ma finan­cie­ro y la crea­ción de com­ple­jos sis­te­mas de deu­da. En ambos casos la cues­tión de la vivien­da y la urba­ni­za­ción en gene­ral han juga­do un papel fun­da­men­tal (y esta últi­ma es una idea que tomo direc­ta­men­te de David Har­vey que a su vez tra­ba­ja sobre las tesis de Hen­ri Lefeb­vre).

La solu­ción esta­tal

Vamos con la cri­sis de los seten­ta. Esta fue una cri­sis del sis­te­ma de regu­la­ción for­dis­ta-key­ne­siano, que se habría desa­rro­lla­do a su vez como res­pues­ta a la terri­ble cri­sis del 29 y a la depre­sión de los años 30 del siglo XX. El pro­ble­ma era alcan­zar un con­jun­to de estra­te­gias que pudie­ran esta­bi­li­zar el capi­ta­lis­mo en las cua­les la inter­ven­ción del Esta­do, fren­te al libe­ra­lis­mo pre­do­mi­nan­te con ante­rio­ri­dad, iba a jugar un papel cru­cial. Fren­te a la cri­sis de sobre­pro­duc­ción Key­nes pro­pug­na­ba la intro­mi­sión del Esta­do en la ges­tión de la rela­ción entre fuer­za de tra­ba­jo y acu­mu­la­ción del capi­tal. El prin­ci­pal pro­ble­ma a solu­cio­nar era man­te­ner el poder adqui­si­ti­vo, dis­tri­buir sala­rio y ren­ta para con­se­guir ele­var el nivel de con­su­mo y salir de la rece­sión. Tras una cri­sis de la acti­vi­dad en la que eco­no­mía se estan­ca, la úni­ca for­ma de salir del circu­lo vicio­so de “reduc­ción del consumo=reducción de la producción=desempleo= reduc­ción del con­su­mo” es incre­men­tar el con­su­mo median­te la inter­ven­ción del Esta­do en la eco­no­mía.

En este perio­do el Esta­do asu­mió varias obli­ga­cio­nes. Para empe­zar, la pro­duc­ción en masa for­dis­ta (que ya venía desa­rro­llán­do­se antes de la cri­sis, pero que alcan­za su madu­rez tras la IIGM) exi­gía fuer­tes inver­sio­nes en infra­es­truc­tu­ras y nece­si­ta­ba a su vez con­di­cio­nes de deman­da rela­ti­va­men­te esta­bles para ser ren­ta­ble. Así, duran­te el perío­do de pos­gue­rra el Esta­do tra­tó de domi­nar los ciclos de los nego­cios por medio de una mez­cla apro­pia­da de polí­ti­cas fis­ca­les y mone­ta­rias. Estas polí­ti­cas esta­ban diri­gi­das hacia aque­llas áreas de inver­sión públi­ca (trans­por­te, ser­vi­cios públi­cos, etc.) que eran vita­les para el cre­ci­mien­to de la pro­duc­ción y del con­su­mo masi­vo, y que tam­bién garan­ti­za­rían el pleno empleo. Los gobier­nos tam­bién se dedi­ca­ron apun­ta­lar fuer­te­men­te el sala­rio indi­rec­to a tra­vés de des­em­bol­sos des­ti­na­dos a la segu­ri­dad social, al cui­da­do de la salud, la edu­ca­ción, la vivien­da y cues­tio­nes seme­jan­tes. Ade­más, el poder esta­tal afec­ta­ba, de mane­ra direc­ta o indi­rec­ta, los acuer­dos sala­ria­les y los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res. Esta fue base para el pro­lon­ga­do boom de pos­gue­rra, en el que los paí­ses capi­ta­lis­tas avan­za­dos alcan­za­ron fuer­tes tasas de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, se ele­va­ron los nive­les de vida y se fre­na­ron las ten­den­cias a la cri­sis. Todo ello con un indu­da­ble cos­te eco­ló­gi­co y limi­ta­do a un ámbi­to geo­po­lí­ti­co muy defi­ni­do, por supues­to.

Un ele­men­to al que Har­vey con­ce­de un gran peso en esta ola de expan­sión es el cre­ci­mien­to urbano y, para el caso anglo­sa­jón, la sub­ur­ba­ni­za­ción. El auge de los espa­cios resi­den­cia­les sub­ur­ba­nos, se pro­du­ce en EEUU y RU espe­cial­men­te tras la IIGM. Este mode­lo de urba­ni­za­ción se basa­ba en la com­pra de vivien­das en pro­pie­dad y en la cons­truc­ción de zonas resi­den­cia­les de bajas den­si­da­des, dan­do lugar a un inmen­so mer­ca­do del sue­lo y la vivien­da, ade­más del desa­rro­llo de inno­va­do­res sis­te­mas de cré­di­to a las fami­lias. Asi­mis­mo, otros aspec­tos fun­da­men­ta­les del mode­lo fue­ron el auto­mó­vil pri­va­do como solu­ción pri­mor­dial al des­pla­za­mien­to y la cons­truc­ción de auto­pis­tas. Así que, los cre­cien­tes capi­ta­les y la mano de obra eran absor­bi­dos por la fábri­ca for­dis­ta, pero tam­bién por la cons­truc­ción de gran­des infra­es­truc­tu­ras y por la cons­truc­ción y recons­truc­ción de ciu­dad. En la Euro­pa con­ti­nen­tal, la sub­ur­ba­ni­za­ción tie­ne un peso menor y su desa­rro­llo es más tar­dío. De hecho su ver­da­de­ro auge comien­za a par­tir de la déca­da de los seten­ta. No obs­tan­te, el mis­mo papel que jue­gan los subur­bios en el caso esta­dou­ni­den­se, lo jue­gan los barrios fun­cio­na­lis­tas peri­fé­ri­cos pro­mo­vi­dos por el sec­tor públi­co y la inten­sa reno­va­ción urba­na de los cen­tros urba­nos, tan nece­sa­ria en una Euro­pa devas­ta­da por la gue­rra.

No obs­tan­te, este mode­lo colap­sa­ría en los años seten­ta, cuan­do empe­za­ron a aflo­rar los pro­ble­mas de rigi­dez de la indus­tria de tipo for­dis­ta, basa­da en inver­sio­nes a lar­go pla­zo y a gran esca­la, que daba por supues­to el cre­ci­mien­to esta­ble del con­su­mo. Sur­gie­ron tam­bién pro­ble­mas de rigi­de­ces en los mer­ca­dos de la fuer­za de tra­ba­jo y todo inten­to de supe­rar estas rigi­de­ces cho­ca­ba con la fuer­za de los sin­di­ca­tos y de la cla­se obre­ra orga­ni­za­da en gene­ral, poco dis­pues­ta a ceder la esta­bi­li­dad y el nivel de vida que había alcan­za­do en las déca­das ante­rio­res. En este con­tex­to, la com­pe­ten­cia de los nue­vos paí­ses indus­tria­li­za­dos empe­za­ba a hacer mella en la indus­tria occi­den­tal. Ade­más, las rigi­de­ces de los com­pro­mi­sos esta­ta­les tam­bién se agra­va­ron cuan­do el gas­to en sala­rios indi­rec­tos (segu­ri­dad social, pen­sio­nes, sani­dad, etcé­te­ra) cre­ció por la pre­sión de man­te­ner una cier­ta legi­ti­mi­dad en el con­tex­to de rece­sión. Ante esta situa­ción, el úni­co ins­tru­men­to con capa­ci­dad de dar una res­pues­ta fle­xi­ble era la polí­ti­ca mone­ta­ria, por su capa­ci­dad de impri­mir mone­da cuan­do hacía fal­ta para man­te­ner la esta­bi­li­dad de la eco­no­mía. Y de este modo comen­zó la ola infla­cio­na­ria que pon­dría fin al boom de la pos­gue­rra cuyos hitos fun­da­men­ta­les para Har­vey (ver Bre­ve his­to­ria del neo­li­be­ra­lis­mo , edi­ta­do por AKAL) fue­ron las quie­bras de Rei­no Uni­do y de Nue­va York.

De la cri­sis de los seten­ta sur­gi­ría un nue­vo mode­lo para el capi­ta­lis­mo occi­den­tal y, pau­la­ti­na­men­te, una nue­va estruc­tu­ra geo­po­lí­ti­ca y geo­eco­nó­mi­ca. Así, una par­te impor­tan­te de los pro­ble­mas de rigi­dez del for­dis­mo y de los cre­cien­tes cos­tes de una fuer­za de tra­ba­jo orga­ni­za­da fue la recon­ver­sión indus­trial, que resul­tó en par­te auto­ma­ti­za­ción, en par­te des­lo­ca­li­za­ción y en par­te pura y sim­ple des­in­dus­tria­li­za­ción duran­te las déca­das de los seten­ta y ochen­ta. Por su par­te, los gran­des cen­tros urba­nos occi­den­ta­les se irían espe­cia­li­zan­do en una eco­no­mía ter­cia­ria fun­da­men­ta­da en un sec­tor finan­cie­ro cada vez más deter­mi­nan­te y sobre­di­men­sio­na­do. Creo que un buen ejem­plo de esto es el caso de Rei­no Uni­do. Aquí, mien­tras la indus­tria naval y auto­mo­vi­lís­ti­ca se des­pla­za­ba al sur­es­te asiá­ti­co y el nor­te indus­trial y mine­ro de Gran Bre­ta­ña se hun­día y su carac­te­rís­ti­ca cla­se obre­ra se lum­pen­pro­le­ta­ri­za­ba, el cen­tro finan­cie­ro de Lon­dres no hacía sino cre­cer has­ta con­ver­tir­se en la base de la eco­no­mía del Esta­do. El pro­yec­to de reno­va­ción urba­na de los doc­klands resul­ta para­dig­má­ti­co en este sen­ti­do, eli­mi­nan­do los his­tó­ri­cos asti­lle­ros de Lon­dres y su prin­ci­pal encla­ve indus­trial his­tó­ri­co para sus­ti­tuir­lo por un par­que de ofi­ci­nas, el nue­vo cen­tro finan­cie­ro de Canary Wharf. Un nue­vo mode­lo eco­nó­mi­co en el que se mul­ti­pli­ca­ban los direc­ti­vos y pro­fe­sio­na­les bien paga­dos, pero tam­bién un pro­le­ta­ria­do del sec­tor ser­vi­cios some­ti­do a una pre­ca­rie­dad extre­ma, una socie­dad cada vez más dua­li­za­da si se quie­re, tér­mino que empe­zó a popu­la­ri­zar­se en este con­tex­to.

Uno de las bases del nue­vo mode­lo fue la des­re­gu­la­ción del sis­te­ma finan­cie­ro, que había esta­do rigu­ro­sa­men­te con­tro­la­do por el esta­do des­de 1930. A par­tir de la cri­sis de 1973 la pre­sión para la des­re­gu­la­ción finan­cie­ra ganó fuer­za y para la segun­da mitad de los ochen­ta era un hecho. La des­re­gu­la­ción y la inno­va­ción finan­cie­ra se con­vir­tie­ron en ese momen­to en una con­di­ción de super­vi­ven­cia para cual­quier cen­tro finan­cie­ro mun­dial den­tro de un sis­te­ma glo­bal alta­men­te inte­gra­do, resul­tan­do ade­más fun­da­men­tal para incen­ti­var el endeu­da­mien­to a tra­vés de for­mu­las para la finan­cia­ción de vivien­das y cré­di­tos para el con­su­mo, al mis­mo tiem­po que cre­cían los nue­vos mer­ca­dos de accio­nes, divi­sas o futu­ros de deu­da. La con­se­cuen­cia ha sido una eco­no­mía some­ti­da a ciclos cor­tos cada vez más vio­len­tos y muy vin­cu­la­dos a los vai­ve­nes del mer­ca­do inmo­bi­lia­rio. Así, el ciclo hiper­es­pe­cu­la­ti­vo de la segun­da mitad de los ochen­ta aca­ba­ría con el esta­lli­do de la bur­bu­ja inmo­bi­lia­rio finan­cie­ra de EEUU, Rei­no Uni­do y Japón en 1990, que en este últi­mo país daría lugar a la que se cono­ce como déca­da per­di­da. En Espa­ña el esta­lli­do se pro­rro­gó un poco más, gra­cias a los macre­ven­tos de 1992 que per­mi­tie­ron seguir cana­li­zan­do inver­sio­nes espe­cu­la­ti­vas en el mer­ca­do inmo­bi­lia­rio y crean­do opor­tu­ni­da­des de inver­sión a tra­vés de la crea­ción de las gran­des infra­es­truc­tu­ras que reque­rían even­tos como la Expo­si­ción Uni­ver­sal o las Olim­pia­das de Bar­ce­lo­na. Tras esto, un perio­do de estan­ca­mien­to y vuel­ta a empe­zar en 1997 y has­ta el nue­vo esta­lli­do, infi­ni­ta­men­te más vio­len­to, 10 años des­pués. De esta for­ma, la actual cri­sis encuen­tra su deto­nan­te pre­ci­sa­men­te en los dis­pa­ra­ta­dos pro­duc­tos finan­cie­ros desa­rro­lla­dos para per­mi­tir que el endeu­da­mien­to fami­liar de los esta­dou­ni­den­ses, con­tra toda razón, siguie­ra incre­men­tán­do­se. Un dato que evi­den­cia la nece­si­dad de seguir amplian­do mer­ca­do y seguir fir­man­do hipo­te­cas para que los pre­cios siguie­ran subien­do y no explo­ta­se la enor­me bur­bu­ja de espe­cu­la­ción y deu­da que se había con­for­ma­do en los tres lus­tros ante­rio­res.

Qui­zás la inter­pre­ta­ción de la cri­sis como una cri­sis esen­cial­men­te urba­na y de la vivien­da no sea váli­da para todos los paí­ses, pero al menos resul­ta evi­den­te en los casos de algu­nas de las eco­no­mías más impor­tan­tes del mun­do, como Rei­no Uni­do o EEUU, o de algu­nas de las eco­no­mías que han sufri­do el hun­di­mien­to más ace­le­ra­do des­de 2007 como Gre­cia, Irlan­da o Espa­ña. Actual­men­te, los paí­ses que están en una mejor situa­ción son pre­ci­sa­men­te aque­llos que han desa­rro­lla­do o man­te­ni­do una eco­no­mía pro­duc­ti­va en el con­tex­to post­for­dis­ta. No obs­tan­te, los efec­tos sobre la eco­no­mía mun­dial del hun­di­mien­to del con­su­mo en los paí­ses occi­den­ta­les no pasan des­aper­ci­bi­dos para nadie. De poco sir­ve que cier­tos paí­ses man­ten­gan una poten­te eco­no­mía expor­ta­do­ra si sus prin­ci­pa­les clien­tes no pue­den seguir com­prán­do­les.

En defi­ni­ti­va, resul­ta evi­den­te que los sala­rios indi­rec­tos que paga­ba el Esta­do, y que lo hacían defi­ci­ta­rio, y la segu­ri­dad y esta­bi­li­dad labo­ral, fru­to del poder de los sin­di­ca­tos y de la nego­cia­ción colec­ti­va, han veni­do sien­do sus­ti­tui­dos en occi­den­te por cré­di­tos e hipo­te­cas, por un terri­ble endeu­da­mien­to fami­liar que ha per­mi­ti­do has­ta aho­ra el con­ti­nuo incre­men­to del con­su­mo, los pre­cios y las plus­va­lías. Así que, esta es, de nue­vo, una cri­sis de los ins­tru­men­tos dis­pues­tos para evi­tar la cri­sis de sobre­pro­duc­ción. Por esta razón es tan irreal tan­to la actual insis­ten­cia en apli­car las mis­mas tesis y medi­das en las que se basa el mode­lo que actual­men­te se está derrum­ban­do, como pro­po­ner vol­ver a un “idí­li­co” pasa­do key­ne­siano, que en par­te nun­ca exis­tió y en par­te ya fra­ca­só. El tiem­po de las cer­te­zas, inclui­das las de aque­llo que era o no posi­ble en polí­ti­ca eco­nó­mi­ca, pas

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *