Man­de­la, la his­to­ria nun­ca te absol­ve­rá!!!- Mai­té Cam­pi­llo

«Lenin cali­fi­có a la gue­rra his­pano-ame­ri­ca­na en Cuba y la anglo-boer en Sudá­fri­ca, como las pri­me­ras con­tien­das inter­im­pe­ria­lis­tas por un nue­vo repar­to del mun­do.»

Ven­ta­na al mun­do

Quie­ro dejar en éstas líneas la hue­lla de C. Mitxe­le­na, buen músi­co, peda­go­go y mejor ami­go; por sus pala­bras y toda la amis­tad inter­na­cio­na­lis­ta, que todo su entorno ha derro­cha­do en cada pro­yec­to en que he pedi­do su cola­bo­ra­ción:

Si uni­mos nues­tras manos no sere­mos, sola­men­te, unos seres que se acer­can, sino esa fuer­za mis­te­rio­sa que trans­for­ma la apa­rien­cia en sudor, pala­bra y can­to. Si entre­la­za­mos nues­tros dedos, no sere­mos sue­ño o fan­ta­sía, sino la úni­ca reali­dad que lucha con­tra el llan­to: sere­mos ami­gos.”

La ima­gen que empe­cé a reci­bir, sien­do muy joven, de Nel­son Man­de­la

Me la tras­mi­tió su ex-com­pa­ñe­ra, Win­nie Madi­ki­ze­la; recuer­do esa ima­gen como fas­ci­nan­te de lucha anti­co­lo­nia­lis­ta y de resis­ten­cia anti­ra­cial que me hizo soñar, cre­cer como mujer que des­per­ta­ba ejer­cien­do ese entu­sias­mo arro­lla­dor y creer fir­me­men­te en otro mun­do posi­ble. Lue­go él salió, fue un 11 de febre­ro de 1990, antes que yo pudie­ra dige­rir el can­to de amor a la patria de mis her­ma­nos que tan­to me habían apor­ta­do. Mi expec­ta­ción se man­tu­vo. Pero se fue difu­mi­nan­do des­de los pri­me­ros días de su pues­ta en liber­tad: ¿cómo podía ser?, ¿cómo podía tener más atrac­ción den­tro de las maz­mo­rras, a la som­bra, que cami­nan­do libre entre las calles de mi gen­te? No pue­de ser, no pue­de apa­gar­se el can­to que irra­dió mi cuer­po!!! Me repe­tí una y otra vez, y mez­clá­ba­se la pro­fun­di­dad de mis sen­ti­mien­tos entre las pri­me­ras esce­nas inter­na­cio­na­les que me roba­ban la ima­gen de lo que un día fue un her­mano y sal­té, lan­zán­do­me dis­pues­ta a defen­der el prin­ci­pio del ser: “si uni­mos nues­tras manos no sere­mos, sola­men­te, unos seres que se acer­can, sino esa fuer­za mis­te­rio­sa que trans­for­ma la apa­rien­cia en sudor, pala­bra y can­to…”

La ima­gen arro­lla­do­ra de Man­de­la se fue apa­gan­do.

Mis ojos mar­ca­ron los lati­dos del cora­zón y empe­cé a sen­tir un ser “vacío de su raíz”, del entorno al que una vez dijo per­te­ne­cer y ya doble­ga­do de lleno hacia otra reali­dad don­de se codean los “mons­truos impor­tan­tes”.

Como una vela sin mecha, como fue­lle agu­je­rea­do, así lo vi. Repre­sen­tan­do nue­vos intere­ses y alia­dos; salió cas­tra­do en cuan­to alum­brar un camino de dig­ni­dad y sin cera para yo poder reha­cer una com­po­si­ción huma­na res­pe­ta­ble. Nel­son ya fue­ra de mi alcan­ce, de mi mun­do y vida per­so­nal en cuan­do per­fil gra­ba­do en las pare­des. Man­de­la avan­zó ante mis ojos por una pasa­re­la de ter­cio­pe­lo de pala­cio pro­pia de otros intere­ses aje­nos a lo que has­ta enton­ces fue su gen­te. Empe­zó a codear­se con todo lo más des­pre­cia­ble de cada país si excep­tua­mos Cuba, o algún otro lugar del pla­ne­ta ais­la­do; a vivir y cele­brar públi­ca­men­te nue­vos intere­ses per­so­na­les brin­dan­do y coque­tean­do con los amos del cri­men lle­gan­do a reci­bir en el E. Espa­ñol al rey Juan Car­los, repre­sen­tan­te de una de las cas­tas más degra­dan­tes, corrup­tas, colo­nia­lis­tas y pará­si­tas de la huma­ni­dad, ade­más de una dic­ta­du­ra terro­rí­fi­ca que dio muer­te, cár­cel, tor­tu­ra, garro­te vil, fusi­la­mien­tos en masa, sem­bró la penín­su­la de fosas comu­nes con dece­nas, cen­te­nas y has­ta algu­na de más de mil fusi­la­dos; uti­li­zó los dos lados de la Penín­su­la en una bus­ca y cap­tu­ra has­ta el exter­mi­nio ase­so­ra­do por el nazis­mo ale­mán e ita­liano que a toda Euro­pa la puso a sus pies, le sir­vie­ron favo­re­cien­do en todo, y con ellos el yan­qui y más paí­ses de Amé­ri­ca, que se resis­tie­ron a rom­per las rela­cio­nes con el exter­mi­na­dor de un pue­blo cul­to pero increí­ble­men­te diez­ma­do por caci­ques, lati­fun­dios, y raíz bor­bó­ni­ca: la que abra­zó gus­to­so el “líder del pue­blo”, o de los intere­ses de la bur­gue­sía abo­ri­gen de Sudá­fri­ca y de la Gran Bre­ta­ña?.

Qué pasó Man­de­la?

Cómo pudo abra­zar a un here­de­ro del des­po­tis­mo más racial, feu­dal y pará­si­to don­de los haya en toda la his­to­ria de la huma­ni­dad?, “amo abso­lu­to” de una cons­ti­tu­ción y de un Esta­do que lo engor­dan pue­blos y auto­no­mías, que toda­vía hoy, les siguen secues­tran­do su his­to­ria, sus héroes de la liber­tad, su ban­de­ra, su lega­li­dad y con ella su dig­ni­dad?.

Odio a la gen­te que hace eso.

Lo pri­me­ro cuan­do un “comu­nis­ta”, “líder” anti­fas­cis­ta, anti­co­lo­nia­lis­ta de otro país visi­ta pri­me­ro al ase­sino y no a las víc­ti­mas, es que me digo, quie­nes somos para éstos “revo­lu­cio­na­rios” que no nos ven, ni exis­ti­mos, que se mues­tran tan viles ante nues­tros ojos arras­trán­do­se como meque­tre­fes, bufo­nes, mario­ne­tas, ante ideo­lo­gías que evi­den­cian épo­cas y acon­te­ci­mien­tos de esca­lo­frío?.

A los tra­ba­ja­do­res mine­ros de Sudá­fri­ca; de los 40 fusi­la­dos y más dece­nas de heri­dos, del domi­nio blan­co es que segui­mos hablan­do.

Lo real para mi, fue la lucha y las fati­gas que pasa­ron los revo­lu­cio­na­rios, hom­bres y muje­res del pue­blo duran­te los 27 años que estu­vo ence­rra­do Nel­son. Apos­ta­ron a fon­do por una­ni­mi­dad todas las fuer­zas polí­ti­cas por el “líder”, de él die­ron una ima­gen idí­li­ca, impe­ca­ble; pero eran ellos ‑y por enton­ces la com­pa­ñe­ra Win­nie- las ban­de­ras que suje­ta­ban el más­til!!!

Año­ran­za del apartheid?

De los miles de muer­tos que sem­bró por Sowe­to?

Nece­dad de asu­mir al enemi­go como ami­go?

Murió el hom­bre, y con él su ideal; los intere­ses empe­za­ron a ser más sober­bios, sus pasos ya libres por su tie­rra, eli­gie­ron un camino equi­vo­ca­do gus­to­so del due­ño del láti­go. Otra mate­ria puso pre­cio a su liber­tad. Años de “cau­ti­ve­rio” for­mán­do­se, reu­nién­do­se, ali­men­tán­do­se de una cul­tu­ra y nego­cia­cio­nes aje­nas al sufri­mien­to de un pue­blo; apo­ya­do por direc­cio­nes gus­to­sas de pro­ta­go­ni­zar en sus cuer­pos y men­tes “al hom­bre nue­vo afri­cano: negro amo al ser­vi­cio de” con sica­rios abo­rí­ge­nes… para mejor enfren­tar­se a los escla­vos de su pro­pia raza y cul­tu­ra inde­fen­sos, bajo las mis­mas orde­nes inal­te­ra­bles del amo blan­co.

Decla­ra­ción de prin­ci­pios ante la masa­cre de Mari­ka­na…

Es esa pena que sien­to pro­fun­da que me des­ga­rra la que moti­va la denun­cia. Ese mirar hacia otro lado el que me corroe, por ser noso­tros como pue­blo ‑mayo­ría- los que per­mi­ta­mos de algu­na mane­ra el cri­men en el poder de escla­vis­tas de dife­ren­tes correas, cru­ci­fi­jos, dis­fra­ces, zapa­tos de pun­ta fina o de bota bas­ta mili­tar; sus pie­les cur­ti­das en la des­hu­ma­ni­za­ción que basa la alie­na­ción en la pro­pia des­truc­ción del ser. Es su mal­dad inter­na y su anti­faz, “sus mala­ba­ris­tas medios” como enga­ño lo que me tras­pa­sa el pecho, al ver cómo es capaz el mons­truo más des­pre­cia­ble de la his­to­ria de la huma­ni­dad, ali­men­tar la sumi­sión de la cegue­ra el“ NO PIENSES, déja­nos hacer… y flo­re­cen sus filas refor­za­das de mer­ce­na­rios que en otros tiem­pos fue­ron, ¿líde­res?.

Es el creer­se y sen­tir­se lejos de todo, lo que opri­me mi liber­tad. Nun­ca lo sufi­cien­te­men­te cer­ca, para apo­yar el dere­cho de ejer­cer­la.

De la Liber­tad esta­mos hablan­do.

Y, del con­cep­to capi­ta­lis­ta gre­mia­lis­ta de que la lucha la ha de sos­te­ner quién ten­ga el pro­ble­ma, y es el cre­cer cre­yen­do que uno lo hace bien -“tira pa“lante”- den­tro de un sis­te­ma que opri­me al res­to lo que hace vómi­to mi des­pre­cio dispu­tan­do un reto: ¿Qué gobierno del mun­do se atre­ve a juz­gar, a lle­var ante un tri­bu­nal inter­na­cio­nal éste nue­vo geno­ci­dio de pre­po­ten­cia colo­nial?

La sel­va afri­ca­na lla­ma a mi puer­ta.

Cuna idí­li­ca de las más her­mo­sas espe­cies del rei­no ani­mal don­de podrían ani­dar libre­men­te mari­po­sas sobre el enjam­bre de las flo­res; pero sólo el colono es el pro­pie­ta­rio que defi­ne la mar­gi­na­ción y la prio­ri­dad. El man­to de estre­llas de Áfri­ca ha de alum­brar su sel­va a todos los ase­si­na­dos si no más nun­ca será Áfri­ca, sino hijos de la Gran Bre­ta­ña. Sí, han de alum­brar sí, a todos los que han muer­to ase­si­na­dos. Dis­pa­ra­da su dig­ni­dad y su entre­ga, amor a la patria por el mero hecho de pre­ten­der sen­tir­se sel­va en la noche y sol en la madru­ga­da; [email protected] del astro abo­ri­gen irra­dian­do luz y fue­go de estre­llas; a seguir nue­vos hom­bres y muje­res su sen­de­ro ilu­mi­na­do en san­gre y lucha.

Tu me entien­des, ver­dad her­mano negro?.

Entien­des que la lar­ga este­la de todos los muer­tos por un apartheid que se per­pe­tua con los siglos, impreg­ne de nom­bres su his­to­ria embe­lle­cien­do calles, vues­tras calles, para que los cam­pos alum­bren la des­truc­ción capi­ta­lis­ta del colono “con sus pan­te­ras negras”, ahhhhh, mer­ce­na­rios!!!… como un desa­fío radi­cal a la mise­ria, a la escla­vi­tud a la que uno se ve some­ti­do antes ya de nacer. Del dere­cho a vivir en Paz, es que yo hablo, insis­to en ella.

Hable­mos de Paz.
De la paz del dere­cho de vivir en paz, y gozar, gozar la vida y reci­bir la muer­te sin la pesa­di­lla de nin­gún tipo de mar­gi­na­ción ni aco­so, ni tiro cobar­de por la espal­da a manos de los esbi­rros del blan­co. Sí, es de Sudá­fri­ca de quién sigo hablan­do en pleno siglo 21, y de la escla­vi­tud que de for­ma san­gui­na­ria plan­tea su per­pe­tui­dad sobre mi gen­te. De eso habla­mos, del cri­men de la impu­ni­dad, del desan­gre de la huma­ni­dad a manos de los tira­nos: es fres­co rein­ci­dir en argu­men­tos.

Alum­brar la denun­cia es bueno.

Con­fir­mar hechos es fres­co, lo que no es fres­co es que los EEUU ase­si­nos de la huma­ni­dad y sus patri­mo­nios, sigan alla­nan­do paí­ses y abo­lien­do cul­tu­ras. Noooooo, no es fres­co callar no mirar el horror “de los otros”. De mi gen­te hablo, y dar por asen­ta­do como par­te de la his­to­ria de la huma­ni­dad el geno­ci­dio humano per­ma­nen­te. Sí, mi denun­cia es fres­ca, irra­dia fra­gan­cia; lo que no es fres­co es el Judío­sio­nis­mo, por ser tan­to o más ase­si­nos que sus alia­dos de “Amé­ri­ca”, su con­cep­to de supe­rio­ri­dad colo­nia­lis­ta, madre ideo­ló­gi­ca que les parió a ambos, que se ido­la­tran unos a otros en cada cri­men que come­ten para seguir jun­tos deci­dien­do más gue­rras de exter­mi­nio, en cada tri­bu, cul­tu­ra que embar­ga de amor cada soplo que rege­ne­ra mi san­gre. Noooooo, no es fres­co hablar de cha­bo­lis­mo, haci­na­mien­to, de vivir sin acce­so a sanea­mien­to ni agua pota­ble ni alum­bra­do en con­di­cio­nes, no. Por­que cuan­do éste sis­te­ma en el mun­do “te pre­mia” , es por­que ya tu, has empe­za­do a enfa­ti­zar con él.

De raí­ces y de his­to­ria.

Nel­son Man­de­la, refe­ren­te anti­co­lo­nia­lis­ta y anti­ra­cis­ta.

Con­de­na­do en 1962 a cade­na per­pe­tua, pri­sión de máxi­ma segu­ri­dad en Rob­ben Island. Se le acu­sa de haber inten­ta­do jun­to a otros com­pa­ñe­ros, «el derro­ca­mien­to del Esta­do Suda­fri­cano por medios vio­len­tos». Entre las pre­gun­tas del Fis­cal: “si en su opi­nión ésta vio­len­cia había aumen­ta­do pos­te­rior­men­te.”

A lo que Mán­de­la res­pon­de:

«Oh sí, noso­tros sen­ti­mos que el gobierno no duda­ría en masa­crar a cien­tos de afri­ca­nos para inti­mi­dar­los de mane­ra que no se opu­sie­ran a su reac­cio­na­ria polí­ti­ca».

El fis­cal le hace una nue­va pre­gun­ta: si es comu­nis­ta.

Man­de­la, expli­ca su cola­bo­ra­ción con los líde­res comu­nis­tas, pero la defen­sa rein­ci­de una vez más en la pre­gun­ta:

«¿Lle­gó Ud., a ser un comu­nis­ta?.”

Mán­de­la repli­ca de nue­vo a la defen­sa:

«Bien, yo no sé si lle­gué a ser un comu­nis­ta. Si por comu­nis­ta Ud., quie­re seña­lar a un mili­tan­te del Par­ti­do Comu­nis­ta y a una per­so­na que cree en la teo­ría de Marx, Engels, Lenin y Sta­lin y que se adhie­re estric­ta­men­te a la dis­ci­pli­na del Par­ti­do, yo no lle­gué a ser un comu­nis­ta.» *De la decla­ra­ción se dedu­ce, de que a fines de 1960, momen­to de la masa­cre de Shar­pe­vi­lle, Nel­son Man­de­la, según se reafir­ma en su decla­ra­ción “no cree en la teo­ría de Marx, ni en la de Engels, ni por supues­to en la de Lenin».

PD.

Inde­pen­den­cia, Socia­lis­mo, ¿o bar­ba­rie?.

¿Dere­chos huma­nos en el mun­do? Bunnn, bunnnnnnn con­tra Orien­te. Bunnn con­tra Sudá­fri­ca!! Bunnn con­tra la gue­rri­lla colom­bia­na! Bunnnn, bunnnnnn con­tra todo país que lucha por su sobe­ra­nía e inde­pen­den­cia!!!

A la calle cace­ro­las que el mun­do arde, a la calle, a la calle!!!

La indig­na­ción social reco­rre el mun­do de pun­ta a pun­ta para aco­rra­lar en puño úni­co los crí­me­nes de Esta­do, de todos los Esta­dos capi­ta­lis­tas.

Por­que vivir sin vivir no es vivir.

Vivir sin poder comer entre el esplen­dor de las minas bajo con­trol del capi­tal extran­je­ro que inva­de tus raí­ces; vivir más de la mitad de la nación en la mise­ria abso­lu­ta en sus pobla­dos abo­rí­ge­nes rodea­dos de barrios que son cha­bo­las, de hom­bres y muje­res desahu­cia­dos del dere­cho al tra­ba­jo que son gen­te, de dece­nas de niños y niñas ausen­tes de todo reco­no­ci­mien­to que son amor; anal­fa­be­tis­mo, impo­ten­cia y ham­bre como cor­dón umbi­li­cal; la pobre­za opri­me, abor­da las casas trans­for­man­do la aldea en gue­to. Ahhhh, Sowe­to inme­mo­rial!!!! Sudá­fri­ca es dan­za y lamen­to, creo en tu pue­blo.

Y, en la heren­cia de la lucha de tus gue­rri­lle­ros.

Ase­si­na­dos en lucha con­tra todo lo que repre­sen­ta el apartheid como mode­lo de sumi­sión y escla­vi­tud. Tam­bién creo en tu volun­tad sin­ce­ra de que los muer­tos por sus dere­chos de vida y tie­rra con liber­tad, no sean solo muer­tos.

En pie tu que me entien­des her­mano negro!!!

NO hay líde­res de un pue­blo aje­nos a la mise­ria y humi­lla­ción. TODAS LAS CASAS de todas las aldeas y ciu­da­des (que sufren la envol­tu­ra inter­na­cio­nal de éste explo­ta­dor, san­grien­to, paten­te apartheid), han de mos­trar­se a sí mis­mos, que todos son líde­res, guías de vida y lucha pro­ta­go­nis­tas de un nue­vo ama­ne­cer.

Notas:

Los mine­ros en Sudá­fri­ca han sido una cons­tan­te de lucha des­de la épo­ca del Apartheid:

Las huel­gas de mine­ros en 1987 mos­tra­ron que el movi­mien­to obre­ro en Sudá­fri­ca alcan­zó mayo­res nive­les orga­ni­za­ti­vos y de lucha fren­te al gobierno fas­cis­ta. Una mues­tra rele­van­te de ese mayor nivel orga­ni­za­ti­vo fue la huel­ga rea­li­za­da en agos­to de 1987 que logró movi­li­zar a 350. 000 mine­ros duran­te 21 días, lo que para­li­zó más del 50 % de las ins­ta­la­cio­nes extrac­ti­vas de oro y car­bón y ori­gi­nó gran­des pér­di­das a la eco­no­mía racis­ta.

El desa­rro­llo del capi­ta­lis­mo en Sudá­fri­ca

Se sus­ten­tó des­de sus ini­cios en la for­ma racis­ta de domi­na­ción y explo­ta­ción apli­ca­da por la mino­ría blan­ca, prin­ci­pal bene­fi­cia­ria: la gran rique­za de este país no sólo des­can­sa en sus enor­mes recur­sos natu­ra­les sino en la crea­da, por una de las más des­hu­ma­ni­za­das explo­ta­cio­nes; lo que ha per­mi­ti­do un inin­te­rrum­pi­do cre­ci­mien­to de la eco­no­mía des­de el final de la Segun­da Gue­rra Mun­dial: For­ma­ción de un capi­tal finan­cie­ro suda­fri­cano de mino­ría blan­ca, que con las trans­na­cio­na­les con­tro­lan y domi­nan la casi tota­li­dad de la rique­za del país, gene­ran­do des­de sus ini­cios un fren­te anta­gó­ni­co abo­ri­gen, la enor­me pobre­za de los tra­ba­ja­do­res es el resul­ta­do de la apli­ca­ción del nue­vo apartheid social, que al mis­mo tiem­po, con­tie­ne la con­tra­dic­ción de ser gober­na­dos por el CNA (par­ti­do de Man­de­la).

Es cono­ci­do que tres gru­pos prin­ci­pa­les:

Bar­low Rand, Anglo Ame­ri­can, y San­lam, poseen tres cuar­tas par­tes de las rique­zas del país; el poder de éstos impe­rios finan­cie­ros se expan­de por toda Sudá­fri­ca. La fuer­te par­ti­ci­pa­ción de la Anglo Ame­ri­can en Gran Bre­ta­ña, Cana­dá y EEUU son mues­tras de estas cone­xio­nes inter­na­cio­na­les del impe­ria­lis­mo finan­cie­ro.

«El espec­tro de Berg­gen-Bel­sen y de Buchen­wald, la vida bajo el régi­men del Apartheid»

(Escri­to por Nel­son Man­de­la, 1955):

«El ries­go de un geno­ci­dio seme­jan­te al que se reali­zó con­tra las pobla­cio­nes esla­vas, tzi­ga­nas y judías de Euro­pa pesa sobre la pobla­ción negra en Áfri­ca Aus­tral, inclu­si­ve sobre toda Áfri­ca. Ese cri­men con­tra la huma­ni­dad, que el nazis­mo hizo de mane­ra «expe­ri­men­tal» (14 millo­nes de per­so­nas exter­mi­na­das en los cam­pos de con­cen­tra­ción), el apartheid podría aco­me­ter­lo en una esca­la ili­mi­ta­da sobre un con­ti­nen­te. No se pue­de, sub­es­ti­mar este peli­gro. El fas­cis­mo demos­tró en Euro­pa has­ta dón­de es capaz de lle­gar el impe­ria­lis­mo, y como fren­te a sus pro­yec­tos, a las infor­ma­cio­nes que cir­cu­la­ban sobre sus crí­me­nes, la incre­du­li­dad lo ayu­dó a poner en eje­cu­ción sus pla­nes. La lucha con­tra el apartheid está ínti­ma­men­te vin­cu­la­da a la lucha por la paz, el desar­me y la segu­ri­dad. Y no sola­men­te en Áfri­ca. La alian­za más o menos sella­da median­te los acuer­dos secre­tos entre el apartheid y Washing­ton inclu­ye a Pre­to­ria en toda la polí­ti­ca desa­rro­lla­da por el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano con­tra los pue­blos del ter­cer mun­do y los paí­ses socia­lis­tas. No es por casua­li­dad que se pre­sen­ta el pro­ble­ma del apartheid en el mar­co de esta fal­sa evi­den­cia:

el «con­flic­to Este-Oes­te».

Sudá­fri­ca racis­ta cons­ti­tu­ye una base de reta­guar­dia y un pun­to de apo­yo para las polí­ti­cas de «recha­zo al comu­nis­mo», y de «hege­mo­nía mun­dial», de domi­na­ción mili­tar del mun­do. Tales son los sue­ños de los hom­bres del com­ple­jo finan­cie­ro mili­tar indus­trial nor­te­ame­ri­cano. La derro­ta del apartheid pue­de sig­ni­fi­car tam­bién una nue­va rup­tu­ra en la cade­na impe­ria­lis­ta:

la exis­ten­cia de una cla­se obre­ra fuer­te, nume­ro­sa, los víncu­los orgá­ni­cos entre capi­ta­lis­mo, opre­sión nacio­nal y racial, hacen que la revo­lu­ción nacio­nal demo­crá­ti­ca que derro­ta­rá al apartheid sea por­ta­do­ra de la revo­lu­ción social.»

El Con­gre­so Nacio­nal Afri­cano.

(Afri­can Natio­nal Con­gress o ANC), lla­ma­do has­ta 1923 South Afri­can Nati­ve Natio­nal Con­gress, par­ti­do suda­fri­cano supre­ma­cis­ta negro y miem­bro de la Inter­na­cio­nal Socia­lis­ta. Dicho par­ti­do gobier­na el país des­de el esta­ble­ci­mien­to de la “demo­cra­cia capi­ta­lis­ta” en mayo de 1994. Fun­da­do un 8 de enero del 1912 en Bloem­fon­tein. Entre sus fun­da­do­res

se encon­tra­ba el poe­ta Sol Plaat­je, y el (polé­mi­co) des­ta­ca­do diri­gen­te Nel­son Man­de­la. ANC… rama par­la­men­ta­ria, de una alian­za tri­par­ti­ta, entre el Con­gre­so Nacio­nal Afri­cano, el Con­gre­so de Sin­di­ca­tos de Sudá­fri­ca (Con­gress of South Afri­can Tra­de Unions – COSATU), y el par­ti­do refor­mis­ta deno­mi­na­do, P. C. de Sudá­fri­ca.

Todo el terri­to­rio que hoy ocu­pa la Repú­bli­ca de Sudá­fri­ca se con­vir­tió enton­ces en 4 pro­vin­cias bajo el domi­nio de Lon­dres.

Duran­te aque­lla gue­rra, inter­im­pe­ria­lis­ta, los bri­tá­ni­cos crea­ron cam­pos de con­cen­tra­ción en zonas rura­les en los cua­les murie­ron de ham­bre y enfer­me­dad miles de muje­res, ancia­nos y niños boers, exac­ta­men­te igual que lo ocu­rri­do con la pobla­ción rural de Cuba en la gue­rra de 1895 – 98 a mano de los espa­ño­les en los crue­les cam­pos de con­cen­tra­ción de Wey­ler.

En 1910, los ingle­ses nego­cia­ron con los boers para crear la Unión de Sudá­fri­ca, y entre ambos con­ti­nuar explo­tan­do a la mayo­ría abso­lu­ta negra. En 1921 a la Unión Suda­fri­ca­na se le adju­di­có el carác­ter de Esta­do inde­pen­dien­te, miem­bro del Com­mon­wealth.

Noti­cias de últi­ma hora

En boca del obis­po Johan­nes Seo­ka: «No debe­mos matar­nos los unos a los otros.” (Pero en caso de que nos

maten… )

Debe­mos per­do­nar, no ven­gar­nos.» (Ni hacer polí­ti­ca, sino dejar­le a él hacer­la…)

«Nues­tros polí­ti­cos, por favor, no inten­ten ganar pun­tos de for­ma bara­ta con esta tra­ge­dia, se tra­ta de per­so­nas de dios.» (Sólo muer­tas, vivas no?., hay señor, señor!!!. Sí, el obis­po “se que­ja de que se per­mi­ta” que…)

Vivan entre la sucie­dad y la basu­ra sin nin­gu­na asis­ten­cia».

(Qué mez­quino es el “mun­do de dios” mami…)

*Los medios cuen­tan que miles de per­so­nas se han con­gre­ga­do cer­ca del lugar de la tra­ge­dia en Mari­ka­na.

Mai­té cam­pi­llo (actriz y direc­to­ra de tea­tro)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *